Iglesia y masonería

Después de toda una vida trabajando detrás de la barra del bar, a aquel hombre nunca le habían hecho una petición tan disparatada y, lógicamente, puso cara de reproche, por pensar que le estaban tomando el pelo:

- ¡Camarero! ¡Póngame un bocadillo de jamón, pero sin jamón…!

Pues eso es exactamente es la historia de los tres últimos siglos, cuando se escribe sin tener en cuenta la actuación de la Masonería: un bocadillo de jamón pero sin jamón. Es decir, una tomadura de pelo, en el mejor de los casos, y una gran manipulación casi siempre.

El historiador Alberto Bárcena viene demostrando en los últimos años que es de la casta de los valientes, de los que dan la espalda al discurso dominante y se salen del sistema para correr en busca de la verdad. Hace unos años, el profesor Bárcena puso las cosas en sitio cuando contó lo que de verdad sucedió en la construcción del Valle de los Caídos, después desmontó el mito de la Revolución Francesa narrando el genocidio de La Vendée y ahora se apunta una tercera diana al resumir magistralmente los tres siglos de la historia de la Masonería desde su fundación en 1717 hasta el día de hoy. En definitiva, el profesor Bárcena con este libro nos ha servido un bocadillo de jamón…, ¡pero con jamón…!

Este es el primer acierto de este libro: saber explicar y hacer comprensible tres décadas de protagonismo histórico de la Masonería en una síntesis clara y sencilla de trecientas páginas. Y este trabajo no es nada sencillo porque a lo dilatado del período -trecientos años- se viene a añadir la diversidad de la actuación masónica, que hace muy difícil descubrir el hilo argumental por debajo de los múltiples y distintos episodios.

Pero además de contar la historia de la Masonería, y de contarla muy bien, Alberto Bárcena nos ofrece en esta publicación «un dos por uno», como indica el título de este libro: Iglesia y Masonería, las dos ciudades. Y lo hace en una edición en la que se han cuidado los detalles materiales al máximo. Parafraseando el dicho, la portada de este libro vale más que mil palabras. En efecto, junto a la historia de la Masonería se describe otra acción, la de la Iglesia, pues como se puede leer en la contraportada: «No habían pasado más que veintiún años desde el nacimiento de la Masonería cuando el papa Clemente XII la condenó en 1738. La historia de estos casi tres siglos, como cuenta Alberto Bárcena, es el de la incompatibilidad entre la Iglesia Católica y la Masonería, resumida en estas palabras de San Agustín: «Dos amores edificaron dos ciudades: el amor a sí mismo hasta el desprecio de Dios edificó la ciudad terrena; el amor de Dios hasta el desprecio de sí mismo, la celestial».

Y todo esto lo cuenta Alberto Bárcena sin morderse la lengua, y en consecuencia se descubren en estas páginas las conexiones existentes entre la Masonería y el satanismo, y se queda uno de una pieza cuando lee cómo se deslumbran los sesudos y racionalistas masones por la maléfica luz luciferina. Estoy convencido que la lectura de estas páginas les va abrir los ojos a más de uno.

Por último, a buen seguro que la presentación de este libro el próximo día 30 de enero va a ser todo un acontecimiento, en la sala Juan Pablo II de la madrileña basílica de la Concepción de la calle Goya. Que haya podido ver la luz un libro como este ya lo es; pero además en la presentación estará Beatriz Ozores, otra que tampoco se muerde la lengua y vendrá desde París Serge Abad-Gallardo, un francés que habla clarito de su desprendimiento del mandil y que es autor del libro Por qué dejé de ser masón.

Javier Paredes

39 comentarios

  
Beatriz Mercedes Alonso (Córdoba - Argentina)
¡Qué bueno! ¿Cuándo saldrá a la venta? ¿Me lo podrán enviar a Argentina?
13/01/17 12:42 PM
  
Echenique
Pues parece que ahora ya no hay condenas vigentes sino acompañamiento, diálogo, discernimiento, puentes, inclusión, encuentro, etc. Si te descuidas los masones, como los luteranos y su testigo del evangelio, cualquier día se nos presentan comulgando, o inercomulgando, sin necesidad de un apéndice de la Amoris.
13/01/17 1:19 PM
  
Viejo Profesor
En mi país, Ecuador, la masonería tuvo un enorme influjo durante unos 60 años, desde fines del siglo XIX a mediados del XX (alcanzó el poder por la fuerza de las armas con ayuda internacional), con sus conocidas iniciativas: matrimonio civil, divorcio, laicismo anticatólico agresivo, algún martirio hoy casi olvidado, etc. Luego pasó a un segundo o tercer plano por la misma evolución de la sociedad. Hoy día ha vuelto a tener mucha ingerencia en el campo de la cultura, con la complicidad de un presidente que se dice católico. Con su vieja astucia los masones han vuelto a tener monopolio en la planificación de la educación; el caso de la Historia es patético, se inventan pertenencias e influencias masónicas a troche y moche, sin pruebas. Etc.
13/01/17 2:35 PM
  
Rafael
Creo que tiene toda la razón. Contar la historia de España sin la intervención de la masonería, especialmente desde la llamada guerra de la independencia, es como servir un bocadillo de jamón pero sin jamón. ¿Por qué lo ocultan casi todos los historiadores? La masonería parece que no es más que un instrumento de poderes económicos. Todo el siglo XIX español está fuertemente influido por la casa Rothschild, con cantidad de presidentes de gobierno y ministros de fomento que dependían de ella. A partir de 1939 es otra historia, con sus similitudes.
13/01/17 3:57 PM
  
Fernando de Torrelavega
Sería importante que también tuviera edición digital en Amazon kindle o Google play books.
13/01/17 7:07 PM
  
Juan Mariner
Echenique: pues Mons. Ricard M. Carles i Gordó, ya fallecido, ofició misa-funeral en una logia por el eterno descanso del alma de su gran maestre en Barcelona ciudad. Lejos de criticar al Cardenal y alabar a los masones, debemos hacer una reflexión sobre los grupos masónicos, al igual que las sectas, catalogarlos y ver quién es quién. Los masones que salen en la foto, inconscientemente encubren a los "secretos", son sus "tontos útiles".
13/01/17 7:27 PM
  
Néstor
Una buena reflexión sobre los grupos masónicos es la que hace León XIII en "Humanum Genus".

Saludos cordiales.
13/01/17 8:39 PM
  
Mariano
Por los frutos los conoceréis.
13/01/17 8:41 PM
  
Néstor
Por ejemplo, el n. 20 de "Humanum Genus":

"20. De lo que sumariamente hemos referido aparece bastante claro que sea y por dónde va la secta de los Masones. Sus principales dogmas discrepan tanto y tan claramente de la razón, que nada puede ser más perverso. Querer acabar con la religión y la Iglesia, fundada y conservada perennemente por el mismo Dios, y resucitar después de dieciocho siglos las costumbres y doctrinas gentílicas, es necedad insigne y muy audaz impiedad. Ni es menos horrible o más llevadero el rechazar los beneficios que con tanta bondad alcanzó Jesucristo, no sólo a cada hombre en particular, sino también en cuanto viven unidos en la familia o en la sociedad civil, beneficios señaladísimos hasta según el juicio y testimonio de los mismos enemigos. En tan feroz e insensato propósito parece reconocerse el mismo implacable odio o sed de venganza en que arde Satanás contra Jesucristo.

Así como el otro vehemente empeño de los Masones, el de destruir los principales fundamentos de lo justo y lo honesto, y animar así a los que, a imitación del animal, quisiera fuera lícito cuanto agrada, no es otra cosa que empujar el género humano ignominiosa y vergonzosamente a su extrema ruina."

Saludos cordiales.
13/01/17 8:42 PM
  
Beatriz Mercedes Alonso (Córdoba - Argentina)
Muchísimas gracias, Néstor, por el dato y por el n. 20 de "Humanum Genus" que compartiste. Que el Espíritu Santo te siga iluminando.
13/01/17 9:52 PM
  
Fr. Roothaan
Echenique,

los masones ya comulgan; incluso no me extrañaría de que celebraran e impartieran la comunión ellos.

Quien tenga oídos...
13/01/17 10:16 PM
  
Fr. Roothaan
(cfr. Lista Pecorelli)
13/01/17 10:17 PM
  
Fruela
Como sociedad secreta, es precisamente el secreto su mejor aliado. Cuanto más y mejor se les conozca (no sus pomposas declaraciones de sociedad benéfica que busca el bien de la Humanidad y El Progreso y bla, bla, bla), mejor se les podrá combatir y contrarrestar.
Si conociéramos sus designios, a mucha gente se les abrirían los ojos. Hechos aparentemente absurdos o sin lógica, cobrarían sentido de forma repentina. Creo que está detrás de muchos de los males que aquejan a nuestra sociedad.
13/01/17 10:33 PM
  
Pincho Gonzales
En 2017 se cumplen 500 años de la reforma, 300 años de la fundación de la primera logia masónica, y 100 años de la primera aparición de Fátima. Curioso, ¿no?

Por cierto que según cuenta el padre Zuhlsdorf en su blog (wdtprs.com), Francisco le habría encomendado al cardenal Burke la labor de limpiar la Orden de Malta de masones. Parece una broma, pero la fuente es bastante fidedigna. Y alguien comenta en el post que la media de edad de los masones en EEUU está en 69 años, que cierran 2 logias al mes, y que están desesperados por enganchar jóvenes.
13/01/17 11:33 PM
  
Frank
Cuantos disparates hablan sin saber. Recuerden que la libertad de muchos países que habían sido dominados En la antigüedad, se la deben a Los masones, como Francisco de miranda, Simon bolívar, san Martín, o'higgins, Washington, etc, etc.
14/01/17 12:23 AM
  
Angel
Dentro de los Templos Masónicos conviven fraternalme con la más amplia libertad: sacerdotes católicos y ortodoxos, pastores evangélicos, obispos mormones, laicos, artistas, filósofos, destacados profesionales de todas las áreas del quehacer, militares, policías, etc, etc. La masonería no combate a ninguna religión, sus enemigos son la ignorancia, la intolerancia y la flojera. Ama al estudio en uns búsqueda permanente de la Verdad, la justicia, la democracia y el respeto por los derechos humanos cuya carta fundamental de las Naciones Unidas fue inspirada por y con principios de esa respetada Orden. El ideal masónico es en el advenimiento de una humanidad unida TODA bajo una gran hermandad.
14/01/17 5:06 AM
  
Néstor
Aclaración: en los templos masónicos conviven fraternalmente sacerdotes católicos y ortodoxos, pastores evangélicos, obispos mormones, etc., que han aceptado el relativismo, y al hacerlo, por lo menos en el caso de los católicos, han renegado de su fe.

Ahora, que aspiran a ser los gobernantes en un único Estado mundial, sin duda, y que por eso son la fuerza que está detrás del anticristiano y antihumano Nuevo Orden Mundial, también.

Y que existe una estrecha relación entre la masonería y el mormonismo, también.

Saludos cordiales.
14/01/17 7:45 AM
  
Luis Fernando
Angel, gracias por recordarnos que la masonería está detrás de la ONU. Muchos ya lo sabíamos, pero así habrá gente que se dé cuenta que Satanás es el que ha creado eso.

Sí, he dicho Satanás. Es que, como el doctor Bárcena va a demostrar en ese libro, el Gran Arquitecto de la masonería es literalmente Satanás. No porque lo diga él, sino porque lo han reconocido masones de grados altos.
14/01/17 7:58 AM
  
Jordán Kimbriel
No somos una secta. La biblia es nuestro libro sagrado. Para su información, el Papa Francisco es masón, como muchos otros antes qué él. Dios o el Gran Arquitecto del Universo, es el creador omnipotente, omnipresente y omnisciente. La masonería operativa nació con el Templo de Salomón, NO en 1717. Los Masones fueron los constructores de TODAS las catedrales de Europa. Investiguen antes de comentar por favor.
14/01/17 11:01 AM
  
Ricardo de Argentina
Los comentarios del Ángel (caído) y de Jordán Krimbiel habría que recordárselos a aquéllos que, por ignorancia o por mala leche, cuando se saca el tema de la influencia masónica en la nefasta democracia se ponen frenéticos y gritan: "¡Sois unos conspiranoicos!".
Es que como bien lo ha señalado Fruela, los masones tratan de borrar las huellas de su repudiable accionar. Aparentan, en el colmo de una hipocresía en la que se mueven como pez en el agua, renegar del secretismo y reconocer que existen. Incluso conceden reportajes y hacen manifestaciones, hasta con sus mandiles puestos. Pero lo que ocultan celosamente es su inconfesable accionar, habiendo penas terribles (la muerte inclusive, generalmente acompañada de señales características en el lugar del crimen) para quienes violen el secreto masónico.

Los que entran en la Masonería lo hacen generalmente atraídos por las ventajas sociales y económicas que suele brindar. Y fuerza es reconocer que muchos encuentran allí lo que buscan, pues la Masonería es terriblemente corporativa y tiene acceso a todos los niveles. A quienes estén dispuestos a vender su alma al diablo a cambio de beneficios mundanos, la pertenencia a la Masonería les abrevia el trámite y les asegura el resultado.

14/01/17 12:42 PM
  
Palas Atenea
Kimbriel: Pues salid de la oscuridad para que os conozcamos. Dad la cara por una vez ¿o tenéis miedo a que la luz os destruya? Naturalmente que los masones fueron los constructores de todas las catedrales de Europa, según etimología, y de mi casa también. ¿Quién si no?
14/01/17 1:57 PM
  
Palas Atenea
Además, Dios creo el mundo con el Logos no con una escuadra y un compás. Tiene gracia que los masones sean secretos menos el Papa Francisco. ¿Qué credibilidad puede tener una secta de mentirosos oscurantistas?
14/01/17 2:06 PM
  
Palas Atenea
De todas maneras, aunque no haya manera de reconocer a los que son masones, si hay forma de reconocer a los que no lo son: todos los que hablan con franqueza, los resistentes que se juegan el pellejo o el prestigio (los masones jamás resisten en las situaciones duras), los inocentes, los que manifiestan frescura o ternura, los espontáneos, los limpios de corazón, esos no son masones.
14/01/17 2:25 PM
  
Mª del Pilar
La masonería está detrás de todas estas leyes contra el hombre, leyes perversas que revisten de “derechos” en un plan “buenista”, pero que no son más que argucias para acabar con gran parte de la humanidad, eso sí, previo paso por las multinacionales farmacéuticas, de las que también son dueños. Los Papas, nos han venido advirtiendo, hay Encíclicas, contra “la masonería”, “el modernismo”, que le ayuda, y “la Nueva Era” que es otra pata del monstruo que nos quiere aniquilar. Sin embargo hay mucha gente, dentro y fuera de la Iglesia, que caen en la trampa.
Cumplir los Diez Mandamientos, nada más, con eso nos salvamos y salvamos a la humanidad.
Krimbiel, estas en el bando equivocado.
14/01/17 8:03 PM
  
Rafael
Qué pena que ese tema no se toque en Puerto Rico. Todo es silencio y casi nadie habla sobre eso.
14/01/17 8:05 PM
  
Andrés B.
Alguien avísele a Frank que eso de que los libertadores de América eran masones es un bulo desmentido años ha por numerosas fuentes historiográficas. Al menos en el caso de San Martín, en su correspondencia privada se nota claramente su profundo espíritu católico.
15/01/17 4:20 AM
  
Jose Luis
Pero la verdadera masonería en la Iglesia es amorfa, sin descartar la otra; se pertenece a ella sin necesidad de firmar nada ni llevar mandil y corbata, lo que se expone en este enlace:
tanantiguaytannueva.blogspot.com.es/2006/09/masonera-amorfa.
15/01/17 11:45 AM
  
Ricardo de Argentina
Andrés B, es totalmente cierto lo que dices: San Martín no era masón. No obstante lo cual todos los años los masones argentinos van a la catedral de Buenos Aires, adonde descansan sus restos, a hacer un homenaje al "Hermano Tres Puntos José de San Martín". Nada de qué asombrarse proviniendo, como proviene, de hijos de la mentira.

En cambio Miranda sí era masón. Y Simón Bolívar lo fue en su juventud, pero atención, renunció absolutamente a su filiación masónica, y cuando estuvo en el poder combatió a la Masonería, lo cual probablemente contribuyó a su asesinato.

San Martín fue un católico íntegro y cabal, lo que en cambio yo no me atrevería a afirmar de Bolívar, muy contaminado -¡ya en ese entonces!- del nefasto indigenismo antiespañol. Suyas son estas palabras, destinadas a ensalzar a su lugarteniente, el Mariscal Sucre:

---
El General Sucre es el Padre de Ayacucho: es el redentor de los hijos del Sol (los Incas); es el que ha roto las cadenas con que envolvió Pizarro el imperio de los Incas. La posteridad representará a Sucre con un pie en el Pichincha y el otro en el Potosí, llevando en sus manos la cuna de Manco-Capac y contemplando las cadenas del Perú rotas por su espada."
---
15/01/17 5:12 PM
  
Néstor
Además, los masones constructores de las Catedrales medievales eran católicos, fue después, en la época moderna que de gremio de constructores pasaron a ser sociedad dedicada a la toma del poder mundial y al combate contra la Iglesia Católica.

Saludos cordiales.
15/01/17 5:15 PM
  
Avanter
La masoneria como sociedad secreta nace con la ilustracion, donde la razon rompe con la fe, como una pataleta infantil, y los masones se lanzan a buscar y tomar el poder, antes en manos de reyes y de la Iglesia. Lo demas es cuento.

George Lucas lo refleja en su Guerra de las Galaxias como el reverso tenebroso, un camino mas rapido, mas atractivo, pero que no lleva al mismo destino. Solo el camino de la luz es bueno para el hombre.

O tolkien con el señor oscuro, un anillo para someter a todos los hombres.

La relacion con el satanismo es cierta, ya que no se libran de la cultira cristiana y asocian al Poder con el Anticristo, y como hombres que son, caen en la idolatria a ese Poder, al mal.

Al final el Enemigo aprovecha la debilidad del ser humano para vencerlo.

15/01/17 9:51 PM
  
Luis I. Amorós
La masonería es un medio, no un fin, por ello, cuando en la sociedad occidental casi todas las personas (incluyendo la mayoría de católicos) profesan creencias masónicas, no siendo masones, e incluso riéndose de los "conspiranoicos de la masonería", da igual que cierren logias o los jóvenes no tengan interés por ingresar al club privado y elitista. Cumplida su función para su promotor, poco importa que permanezcan o perezcan.

Todas las creencias masónicas se resumen en la autonomía del hombre y de su conciencia, principalmente frente a Dios y todo orden externo. Esa creencia es actualmente normativa en occidente. La guerra está en llevarla a las otras sociedades del mundo, algunas con éxito, otras con menos.
Y concluir con el gobierno mundial de los individuos, la religión mundial y la fraternidad mundial, esclavos todos de los poderosos.

La masonería de estos poderosos, oculta y reservada esotéricamente a unos pocos, continuará. Y seguirán adorando a su señor.

Adán fue el pecador que quería ser como Dios, castigado y arrepentido (y perdonado, pues la humanidad desciende de él).
Cristo es el Dios hecho hombre, que encarna la obediencia y la puerta para que el hombre se "divinice" adorando a su Creador.
Prometeo es el modelo de los masones: el hombre rebelde a Dios, que por medio de la fuerza arrebata (o más bien lo intenta) a Dios sus atributos. Jamás se arrepiente, por mucho que sea castigado. Como su maestro.
15/01/17 10:31 PM
  
Ricardo de Argentina
Es terriblemente cierto lo que dice Luis Amorós, en uno de los más lúcidos comentarios sobre la masonería que he leído en este portal.

A los postulados de la masonería los ha asumido una inmensa mayoría de occidentales bajo el nombre de democracia. Y una buena parte del clero, al haberse mundanizado, los ha aceptado también.

El N.O.M. debería traducirse por Nuevo Orden Masónico. Y como bien dice Nachet, sus principales "dueños" (poderosísimas familias que controlan a los gobiernos de EEUU, GB., Francia e Israel, más sus aliados) quieren exportarlo fuera del área occidentalizada, para lo cual y desde finales del pasado siglo, han emprendido una serie de guerras de pesadilla.

Ahora se han encontrado conque les han parado los pies Rusia, China e Irán, entonces con Trump intentarán una nueva estrategia. Pero apuesto doble contra sencillo que sin renunciar a sus metas últimas, claramente señaladas por Nachet: imponer la tiranía de los poderosos de occidente a todo el mundo, mediante la aceptación universal de los principios masónicos. O sea lo que comúnmente llamamos la democracia.

Así como Dios castiga a los ricos ensoberbecidos ("...derriba a los poderosos y enaltece a los humildes" proclama Nuestra Señora en el Magnificat), contrariamente la masonería busca incesantemente engrandecer a una mafia de poderosos que domine tiránicamente a los débiles. De ahí el carácter corporativo de las logias, de ahí la concentración de riquezas y de poder que ha acompañado al auge de la masonería, hasta niveles que cuesta imaginar.
16/01/17 2:38 AM
  
Luis Piqué Muñoz
El satanismo de los masones ¡como el del Hombre moderno! es Normal pues el Ateísmo ¡Odio a Dios, a Cristo! oscurece la Luz del Espíritu Santo y lleva a buscar otra Luz luciferina, la Luz Roja del Mal ¡de la Sangre! que se opone al Bien ¡a Dios, a la Vida! Además, siempre que hablo con Ateos, admiran al Diablo ¡en el que claro no Creen, porque le Temen! ¡en Cambio, para ellos Dios tiene la Culpa de todo, porque no le Temen ni Aman! por ser un Rebelde, haberse rebelado contra la Tiranía del Omnipotente e Injusto ¡Ay! Dios todopoderoso. Finalmente, decir que he oído, creo que hay Libros con Testimonios autorizados, que hay Masones en la Iglesia, en su Jerarquía, incluidos Cardenales y Obispos ¡pero como la Iglesia moderna ha hecho las Paces con la Masonería, desautorizando y Negando su Condena ¡como tantas Sabias y Santas Encíclicas ¡Doctrina, Magisterio y Tradición de la Iglesia! del ¡Ay! despreciable y erróneo Pasado! no veo ningún Problema, Hoy, en que se admitan Masones Católicos y en la Jerarquía de la Iglesia ¡Como usted bien dice, Amigo Javier, Bocadillo de Jamón sin Jamón! Ja, Ja, Ja. Nada más.
21/01/17 12:16 PM
  
Miguel
En el SXIX se quemaba en la hoguera a los masones en España.
No digo que lo hagamos ahora, por aquello de no verter mas CO2 al efecto invernadero, pero esos si que merecen la excomunión. Su pecado es servir directamente al Enemigo. Un pobre pecador como lo es un adultero, merece mas misericordia, pues peca de forma irracional, pasional, mientras que el mason lo hace con el cerebro, meditado, planificado, buscando el mal en el resto de sus hermanos. Esto dicho si Dios nos juzgara como lo hacemos entre los seres humanos. No es igual de grave matar a uno en una pelea de borrachos, que explotarse en medio de una Iglesia.
21/01/17 1:22 PM
  
Miguel
Y recordemos que un catolico solo se arrodilla ante Dios. Y un español no necesita descubrise ante nadie excepto ante Dios. No recuerdo que Bula del Papa nos exime Incluso de estar descubiertos en misa. Pero alguna ventaja debemos tener ante Dios.
21/01/17 1:26 PM
  
chico
¡ Y a mí que me da que se le da demasiada importancia a la masonería... !. . Me parece que se ponen muy contentos al ver lo mucho que se habla de ellos sin que den un palo.
21/01/17 2:17 PM
  
Miguel
Saludos Profesor Paredes, Acudí a la presentación (¡que llenazo!, gente escuchándola desde otras salas y el pasillo de acceso). Hice una grabación del acto en audio para aquellos interesados que no pudieron asistir. como no se pueden incluir anlaces en el masnaje, pueden buscarlo en el sitio de internet ivoox "Presentación del libro 'Iglesia y Masonería: Las dos ciudades' de Alberto Bárcena"
02/02/17 12:33 PM
  
Antonio
Existe desde el mismo principio ,un orden universal y dentro de ese orden ,es el hombre imagen y semejanza de Dios ,que no solo creo al hombre ,sino a los arboles ,las especies y hasta el agua ,para que el hombre bebiese de esta y al concluir su creacion ,le dio al hombre libre albedrio y quizas alli surjio la envidia de Lucifer y sus huestes de angeles caidos ,entonces ,? por que el hombre ateo sique creyendo en esa teoria erronea y divisoria darwiniana ... que un cuadrupedo es el antecessor del hombre ,cuando jamas ha existido semejante probabilidad ....... Cristo rex ..
08/02/17 2:44 AM
  
Antonio
Historicamente ,el general Franco ,persiguio y borro los simientos de la antigua franc masoneria en la Espana del pasado e implanto su propia masoneria a su estilo y el general Franco era cristiano devoto . Creo sin embargo que dos meritos que le corresponden al franquismo era el anti comunismo y el cristianismo , no asi ,el fascismo ,repudiable en todos sus aspectos y lo escribo yo ,un catolico que padecio el comunismo miserable y anti humano por mas de veinte a nos ,un cordial saludo .
20/02/17 1:47 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.