27.07.14

Las tres estaciones de la humildad

Carta de Dom Columba Marmion a una hermana religiosa

11 de diciembre de 1895.

Tu carta me ha proporcionado una gran alegría al comprobar que, a pesar de tu indignidad, es Dios quien te guía y se muestra extremadamente misericordioso contigo. Tu mayor empeño debiera ser el de alcanzar una gran humildad, porque es el mejor camino para llegar al amor de Dios. Porque es tan grande el poder de Dios, que puede convertir nuestra misma corrupción en oro puro de su amor, a condición de que no haya obstáculo que lo impida; y el mayor obstáculo es precisamente el orgullo. Puedes creerme cuando te digo que, si eres sinceramente humilde, Dios hará lo demás.

Quizás te pueda ser provechosa una sencilla práctica de que yo me sirvo, para alcanzar la humildad. Y consiste en hacer cada día tres estaciones.

Leer más... »

24.07.14

Ha resplandecido, Señor, sobre nosotros la luz de tu rostro

La Liturgia de las Horas, en la edición española, nos trae hoy una luminosa palabra de Dios (jueves, XVI sem. T.O.), la que nos transmite el Apóstol San Pablo: «El Dios que dijo: “brille la luz del seno de la tiniebla” ha brillado en nuestros corazones, para que nosotros iluminemos, dando a conocer la gloria de Dios, reflejada en Cristo» (2Corintios 4,5-18).

Leer más... »

18.07.14

¿Dónde te buscaré, Señor?

Señor,
si no estás aquí,
¿dónde te buscaré estando ausente?
Si estás en todas partes,
¿cómo no descubro tu presencia?

Cierto es que habitas en una claridad inaccesible.
Pero, ¿dónde se halla esa inaccesible claridad?
¿Quién me conducirá hasta allí para verte en ella?
Y luego, ¿con qué señales,
bajo qué rasgos te buscaré?

Nunca jamás te vi,
Señor, Dios mío;
no conozco tu rostro…

Enséñame a buscarte
y muéstrate a quien te busca
porque no puedo ir en tu busca
a menos que tú me enseñes,
y no puedo encontrarte
si tú no te manifiestas.

Deseando,
te buscaré;
te desearé buscando;
amando
te hallaré;
y encontrándote,
te amaré.

San Anselmo (1035-1109)

16.07.14

Pensamientos de soledad: el silencio

«Tibi silentium laus» (para Ti, el silencio es alabanza)

Si algo caracteriza al mundo actual es la falta de silencio. Hay ruido en todas partes, sin interrupción. En las calles, en las casas, en la forma de hablar de las personas. Al entrar en cualquier tienda o local comercial, en un hospital o en un tren, en los aviones o buses, ahí está la pantalla difundiendo ruido… Es muy difícil encontrar en la mayoría de esos ambientes una música serena, una película que ayude a reflexionar y que no estimule los sentidos cuando no las pasiones invitándolas a desbocarse, un juego que no inyecte una cuota de violencia en los jóvenes de hoy.

Leer más... »

11.07.14

SAN BENITO, intercede por Europa

  Hoy, 11 de Julio, la Iglesia universal celebra a San Benito Abad, Patrono de Europa. Es, por tanto, un día muy propicio para orar con fe por la conversión de Europa y de todo Occidente.

   San Benito nació en Nursia hacia el año 480. Joven aún, abandonó el mundo y los estudios y vivió durante algunos años como eremita en Subiaco. La fama de su santidad llevó junto a él numerosos discípulos para los cuales edificó varios Monasterios. En el de Montecasino, donde vivió sus últimos años, escribió una Regla, más tarde universalmente adoptada por los monjes de Occidente. Célebre por sus milagros, por el don de profecía y por una admirable sabiduría se durmió en el Señor en 547. Su vida fue escrita por San Gregorio Magno.

 A continuación ofrecemos a nuestros lectores algunos fragmentos acerca de nuestro Bienaventurado Padre, escogidos del Año Litúrgico de Dom Próspero Guéranger, Abad de Solesmes (+1875):

Leer más... »