¿Por qué elegir un colegio católico para los hijos?

Una señora católica que sabe que mis hijos van a un colegio católico cuestionó esa decisión preguntando: “¿Por qué intentar aislarles de personas de otras religiones? ¿Crees que tus hijos van a ser mejores que otros por eso? ¿Es que no sabes todas las cosas terribles que pasan en colegios católicos y que no todos acaban siendo santos?” Quizá se podría pensar que tal decisión es como la de los apóstoles encerrándose “por miedo a los judíos” (Jn. 20, 19) antes de ver a Cristo Resucitado, según el Evangelio del Domingo de Pentecostés [05.19.13]. Lo cierto es que no fue una decisión tomada a la ligera.

Dejando aparte la cuestión de la calidad en sí del colegio católico (lo cual se trató en el post:“Como encontrar un buen colegio católico” y requiere también discernimiento de parte de los padres), ¿por qué elegir siquiera un colegio católico? Tengamos en cuenta primero lo que declara el Código de Derecho Canónico:

“793.1. Los padres y quienes hacen sus veces tienen la obligación y el derecho de educar a la prole; los padres católicos tienen también la obligación y el derecho de elegir aquellos medios e instituciones mediante los cuales, según las circunstancias de cada lugar, puedan proveer mejor a la educación católica de los hijos.

Las circunstancias de mi familia son tales que contamos entre nuestros parientes y amigos a más personas no católicas o católicos no practicantes que católicos practicantes. Mis hijos juegan con unos y otros sin problema alguno y hasta hay alumnos no católicos en el colegio de mis hijos por motivos académicos (dos hindúes, por ejemplo, en la clase de mi hija este curso). O sea que no es que estén aislados de la sociedad en general y que no les dejemos hablar con nadie que no sea católico practicante, por ejemplo. Eso sería simplemente una falta de caridad.

Pero, reconozco que sí tiene el miedo algo que ver con la decisión. Mi esposo y yo tenemos “ante todo al que puede hacer perder alma y cuerpo en el infierno” (Mt. 10, 28) como nos dice el Señor. En concreto, nos tomamos muy en serio las advertencias de Jesucristo en Su parábola del sembrador. La tierra junto al camino deja que la semilla de la fe sea pisoteada y comida por las aves del cielo; la tierra pedrosa no permite que la semilla tome raíz; la tierra con espinos ahoga la planta de la fe. Los padres católicos tenemos la obligación de hacer lo posible para que las almas de nuestros hijos crezcan en condiciones bien labradas, las mejores condiciones posibles, para que sean tierra buena que conserven la fe y den fruto como desea el Señor.

Ni el Señor mismo mandó a sus discípulos a predicar por el mundo sin haberles enseñado primero. Recordemos que la parábola del sembrador lo explicó a los apóstoles en privado, aunque ellos tenían contacto a diario en su sociedad con personas de otra fe. Tampoco envió el Espíritu Santo hasta que estuvieron sus discípulos preparados y unidos en oración. Después de Pentecostés difundieron la fe por todo el mundo sin temor alguno.

¿Tendría sentido que eligiera enviar a mis hijos a escuelas en las que parte del programa de estudio fuera aprender cosas contrarias a la fe católica y que lo hiciera cuando todavía no tuvieran la madurez suficiente para defenderse de los que menospreciarían y atacarían abiertamente su fe? ¿Puedo esparcir tierra buena por los caminos, las piedras y los espinos y esperar que Dios plante la semilla de fe en mis hijos de todas formas? Claro que para Dios nada es imposible, pero no tendría sentido hacerlo de esa forma. Se debería de cuidar bien de la semilla, sobre todo cuando todavía no ha dado raíz la planta.

Podrían decir algunos que el Señor dijo que nuestra luz ha de brillar ante otros: “Nadie que ha encendido una lámpara la oculta con una vasija o la pone debajo de la cama, sino que la pone sobre un candelero para que los que entran vean la luz” (Lucas 8, 16). Sí, pero no dice el Señor que se intente encender la lámpara en pleno vendaval, ni dijo que se pusiera afuera, sino que la vieran “los que entran”. Tanto la tierra buena que da fruto como la luz que ayuda a otros pueden hacer tales cosas por medio de la perseverancia. Cuanto mejor se prepara uno para un largo camino, mejor podrá emprenderlo.

El gran educador de jóvenes, S. Juan Bosco, invocaba constantemente la ayuda de la Ssma. Virgen María, bajo la advocación de Ntra. Sra. Auxiliadora (fiesta 24 de mayo). El Bto. Cardenal Newman enumera en sus [“Meditaciones sobre la Letanía de Loreto para el mes de mayo” (enlace en inglés) cinco ocasiones por las cuales surgió esta advocación y fiesta gracias a los favores obtenidos por medio del Rosario y recalca: “Nuestra gloriosa Reina, desde su Asunción a las alturas, ha sido la ministra de servicios al pueblo elegido de Dios sobre la tierra, y de Su Santa Iglesia.” (traducción mía). “Auxilium Christianorum”, Auxilio de los Cristianos, ruega por nosotros y por nuestros hijos para que perseveremos en la fe.

[Fotos del post de Wikimedia Commons: 1)cc de Julio César Petrelli, 2) cc de Enrique López-Tamayo Biosca, 3)cc de Daniel Daley]


Pregunta del día [Puede dejar su respuesta en los comentarios]
: ¿Cómo respondería a la crítica mencionada al comienzo del post?

Siguiente post – S. Felipe Neri – “recibirá de mí lo que os irá comunicando” (Jn. 16, 14)

11 comentarios

  
Gregory
Mi respuesta sería porque soy católico y quiero que mis hijos crezcan y sean formados por los principios y orientaciones catolicas que he compartido en mi familia desde siempre. Solo agregare que es por eso que confio la educación de mi hijo a tal cual institución escolar católica y confio en ella unicamente porque es católica nada más.

---------------------------

Gregory, estoy de acuerdo con lo que dice. Es verdad que la familia es donde los niños comienzan a recibir los fundamentos de la fe, pero hoy en día eso no es siempre suficiente. Ayuda mucho tener el apoyo de la parroquia y que los niños vean el ejemplo de otros viviendo también su fe, como sus profesores y compañeros, sobre todo cuando se pasan tanto tiempo en el colegio.
25/05/13 11:25 PM
  
DavidQ
El líder del grupo de jóvenes de mi parroquia lo respondía así:

"No son santos, pero al menos están aquí"


----------------------

DavidQ, sí, y de un colegio católico se puede esperar que se les enseñe a desear ser santos y a amar a Dios.
26/05/13 2:28 AM
  
Daniel Iglesias
Estimada María Lourdes: muchas gracias por este buen artículo sobre un tema tan importante. Respondiendo a tu invitación, trataré de responder brevemente a las preguntas-objeciones iniciales, que son tres:

1) ¿Por qué intentar aislarles de personas de otras religiones?

Simplemente, enviar a los hijos a una escuela católica (o "que imparte educación católica", fórmula preferida por algunas escuelas) no los aísla de las personas de otras religiones.

La pregunta correcta sería: ¿por qué intentar darles una educación católica? Simplemente, porque valoramos nuestra fe católica como el mayor tesoro a transmitir a nuestros hijos.

2) ¿Crees que tus hijos van a ser mejores que otros por eso?

No tiene sentido que nos comparemos con los demás. Lo que importa es comparar los distintos caminos que podría seguir una misma persona. Sin duda creemos que, habiendo recibido una educación católica, nuestros hijos van a ser mejores que lo que ellos mismos serían si no la recibieran.

Es como el asunto de la Misa. A los que objetan el valor de la Misa porque los que vamos a Misa seguimos siendo pecadores les podemos responder que si no fuéramos a Misa seríamos mucho más pecadores todavía.

3) ¿Es que no sabes todas las cosas terribles que pasan en colegios católicos y que no todos acaban siendo santos?

Cosas terribles pasan en muchos lugares, no sólo en algunos colegios católicos. Por eso es importante elegir bien el colegio de nuestros hijos.

En cuanto a que no todos los alumnos de colegios católicos acaban siendo santos, eso se debe simplemente al gran misterio de la libertad. La objeción parece presuponer una incomprensión del misterio del hombre y de la educación. La escuela no es una fábrica, ni una línea de montaje. La educación nos condiciona, influye en nosotros, pero no nos determina. Siempre mantenemos un ámbito decisivo de libertad moral. Lo importante es que la influencia (inevitable) del colegio se ejerza en la dirección correcta.

-----------------------

Estimado Daniel: en el fondo, como comenta, se trata de valorar la fe, que después de todo es un don de Dios que se ha de cuidar para no perder. Los padres no podemos tomar de hecho siquiera que con mandar a los hijos a un colegio católico ya conservarán la fe, pero podemos poner todo de nuestra parte para que entre el ejemplo en el hogar y la educación recibida en el colegio estén bien armados para defender ese precioso don de la fe a lo largo de la vida. Muchísimas gracias por sus respuestas, que espero sean de ayuda a otros.
26/05/13 1:40 PM
  
Odet
Lo primero es que jamás me metería en asuntos que no me importan(las preguntas que te hace esa persona son impertinentes)
y como dices que es católica, yo pienso:Señor líbranos de esos católicos,olvida sus palabras,además los colegios católicos tienen tanto prestigio que incluso los no creyentes llevan sus hijos a ellos,por cierto de
acuerdo en todo con el blogger Daniel Iglesias,un saludo y no te preocupes :D

------------------------------

Odet, me imagino que esa señora tenía las mejores intenciones, probablemente considerando el colegio católico un gasto innecesario. A ella no le parecía que valía la pena gastar dinero para llevarles algo lejos a un colegio católico cuando hay escuelas públicas gratis a la vuelta de la esquina. Pero, habiendo trabajado en escuelas públicas en los EE.UU., no estoy convencida de que sean lugares idóneos para formar a niños en la fe católica. Un saludo.
26/05/13 7:53 PM
  
José Luis
Es muy interesante esta reflexión hermana Lourdes, muchas gracias.

San Juan Bosco tenía muy buen cuidado, para que los alumnos no se extraviasen, sino que se purificasen, y la conversión de corazón.

No hace mucho tiempo, en este mes de mayo, pasaba yo cerca de un colegio religioso, una de las puertas de salidas daba a la calle. Era un momento de recreo en que los niños jugaban. Pero oí, ya que hubo alguno quien gritaba una blasfemia, como si fuera algo normal. Con esto intento decir, que en un colegio religioso, debería haber mucho cuidado. Y corregir como lo haría San Juan Bosco a aquellos jóvenes, para que no se pervirtieran ni pervirtieran a nadie. Pero en este colegio que me refiero, yo continuaba mi camino, y no sé si habría algún adulto del personal del colegio religioso, hubiera oído tal ofensa al Señor.

No digo que el colegio religioso es culpable, pero sí que se necesitaría la protección de esas almas, para educarlos mejor y no hablasen cosas terribles, blasfemias y conversaciones pecaminosas.

San Juan Bosco es un buen y digno ejemplo de educador, siempre con el corazón en Jesús y en María Santísima; la verdadera devoción, la santificación de todas las almas.

Hoy los juegos disipan la mente, el corazón, en el que un niño, un joven, puede perder la alegría de la verdadera devoción. Santo Domingo Savio, precisamente es también un modelo perfecto para los jóvenes, muchachos y muchachas de su propia edad, pues siempre se centraba en la oración contemplativa, apartándose incluso de los juegos de los de su propia edad. Cristo para las almas santas, siempre es lo más importante y necesario.


------------------------

José Luis, al menos en un colegio católico se puede esperar que los profesores corrijan a los alumnos si les oye blasfemar y que les expliquen por qué no deberían de hacerlo. En una escuela pública en los EE.UU. no hay tal expectativa, aunque los profesores podrían decir a los alumnos que no gritaran o que fueran más respetuosos.

S. Juan Bosco recomendaba a los padres que sus hijos recibieran los Sacramentos de la Eucaristía y de la Confesión con frecuencia, y que vigilaran los libros y compañeros de sus hijos (le recomendaba a Sto. Domingo Savio que no nadara con jóvenes que animaban las malas conversaciones y costumbres). Solía predicar con frecuencia sobre las postrimerías (muerte, juicio, infierno y Cielo). Se puede aprender mucho de este santo educador.
27/05/13 5:15 PM
  
Lupe
Hola Maria Lourdes desde mi Mexico lindo y querido,aqui la ley dice que los padres son libres de mandar a sus hijos a la escuela que mejor les convenga, en mi caso muy particular estudie la primaria en una escuela de gobierno ( en donde no se enseña religion , pero que JAMAS se habla mal de ninguna, aunque algunos compatriotas digan lo contrario) y ya la secundaria y la escuela normal primaria ( soy maestra de educacion primaria en una escuela de gobierno )en un colegio catolico dirigido por las madres josefinas, en los dos recibi excelente educacion, pero una cosa si dire y creo que va para todos los padres de familia que mandan a sus hijos a una escuela catolica, sean mexicanos, españoles, o de cualquier otro pais,los niños y niñas reciben la primera educacion de sus PADRES, algunos, ingenuamente pretenden que, lo que no enseñaron en casa el colegio lo enseñara y que van a tener compañeros o compañeras de su misma forma de pensar, y muchas veces lo que no se aprende en casa, en el colegio lo aprende uno, lo digo porque en mi caso particular, en la escuela catolica aprendi desde decir groserias ( en casa jamas mi mama o hermanos decian una palabrota )hasta una compañera llevo la ouija para jugar con ella, cuando se lo comente a mi mama me regaño y se lo conto a mi tio sacerdote y el me explico lo que era la ouija, bueno tambien aprendi muchas cosas buenas ,ese es mi comentario,espero le haya parecido adecuado, saludos y que la morenita del tepeyac la bendiga mucho a usted y su familia

--------------------------

Lupe, le agradezco mucho su aporte. Comprendo muy bien su aviso a los padres y me alegro mucho que su madre veló bien por su formación.

El comienzo del colegio para mis hijos fue todo un ajuste para mi familia, desde la elección del colegio [que comenté en el post anterior relacionado al tema - enlace en este post] hasta reuniéndome con profesores y con el director del colegio elegido para dejar claro lo que esperábamos del colegio para que no hubiera muchas sorpresas por el camino.

Luego también tuvimos que aclarar a nuestros hijos que ciertas actitudes o lenguaje que pudieran observar u oír en sus compañeros no íbamos a tolerar en ellos. Cuando comentan algo que no nos parece apropiado vamos explicando nuestras razones. En cierto sentido, es mejor que vayen enfrentando de pequeños ciertas situaciones que también verán cuando sean mayores, pero primero con padres apoyados por un colegio que no irá en contra del Magisterio de la Iglesia. Para que eso funcione, es fundamental que los padres establezcan una buena relación con sus hijos y que se esfuercen en mostrar coherencia entre fe y vida (más fácil dicho que hecho). Muchas gracias por sus oraciones.
28/05/13 2:53 AM
  
Joaquín
Aquí en España ya no quedan casi colegios católicos. Los que en otro tiempo eran colegios católicos ahora son más bien colegios herejes. Si tuviera hijos preferiría mandarles a una escuela pública. Cierto que la enseñanza sería no católica o incluso anticatólica pero yo lo sabría desde el principio y podría tomar precauciones. En cambio, en un colegio "católico" les darían gato por liebre. Por ejemplo, les enseñarían que la Resurrección del Señor es "espiritual", que los Evangelios no son históricos, que el infierno no existe, que el demonio no existe, que la presencia del Señor en la Eucaristía es "simbólica" (y no me estoy inventando nada: todo eso se enseña aquí en colegios "católicos").

-------------------------------------

Joaquín, sí es muy importante que el colegio católico sea uno fiel al Magisterio de la Iglesia. Antes de encontrar el colegio al que van ahora mis hijos, mi esposo y yo consideramos muy en serio la posibilidad de educarles en casa, como hacen con sus hijos algunos amigos nuestros que son católicos. Por lo que he oído de las escuelas públicas en mi zona, el programa de estudios incorpora temas presentados de una forma que mi esposo y yo no consideramos compatibles con la fe católica. Pero comprendo que sería peor aún tener que decirles a nuestros hijos que algo que se les enseñe en un colegio católico como doctrina católica no lo sea.
28/05/13 7:08 PM
  
DavidQ
Lo que comenta Lupe me recuerda mi ya muy lejana infancia, cuando estudié también en una escuela pública.

Una gran diferencia que había antes, es que ser laico no obligaba a ser ateo. Nuestra escuela estaba cruzando la calle del templo católico y saliendo por el patio trasero dábamos directamente al protestante. Entre los compañeros habíamos de las dos denominaciones cristianas, había uno que otro mormón y nada más. Muy de vez en cuando se levantaba alguna polémica sobre el culto a la Virgen (casi el único punto de conflicto en aquellos tiempos) pero no pasaba de "nosotros no hacemos eso".

Durante toda mi educación pública jamás un maestro se tomó la molestia de negar la existencia de Dios, enseñar sobre el aborto o tratar de convencernos que todos los curas eran pedófilos. Cada maestro se dedicaba a lo suyo, y aunque no nos enseñaban moral -al menos no de manera formal-, tampoco nos enseñaban "inmoral".

Ahora me pregunto... ¿Sobra tanto el tiempo de clases que los maestros tienen que ocuparse de esas cosas en lugar de enseñar su materia? Comparado con lo que me cuentan de las escuelas de hoy, mi escuela era prácticamente un monasterio.

----------------------------

DavidQ, en una escuela pública donde trabajaba, se organizó una excursión obligatoria de cuatro días en un campamento sin tener en cuenta un día de precepto. La iglesia más cercana estaba a 20 minutos en coche. Cuando se dieron cuenta, no se hizo nada para ajustar el programa. Me dijo una profesora que no era católica que si alguna vez los católicos (y la mayoría de los alumnos lo eran) lo pidieran de antemano, invitaban a algún sacerdote a celebrar la Misa en la cafetería del campamento, pero ni se anunció que había tal opción.

Los padres deben saber los derechos que tienen y expresar lo que desean para sus hijos en las escuelas públicas. Pocas veces he visto a católicos expresar una objeción de conciencia (como en ese caso de la excursión) en las escuelas públicas donde he trabajado. Creo que menos personas se atreverían a atacar la doctrina católica tan descaradamente como comenta si los católicos la defendiéramos con mayor coherencia.
29/05/13 3:50 AM
  
Su
Creo que es coherente mandarlos a una escuela que piense parecido a los padres.
Yo por la misma razón elijo un colegio laico, el mundo es diverso, gracias a dios, y la a aceptar las diferencias se aprende desde chicos.
30/06/14 3:07 PM
  
TooMach sg
En principio, elegir un colegio católico sería beneficioso pero, lo que es innegable, es que muchos alumnos escogen la asignatura de religión católica por obligación. Una vez que terminan sus estudios se olvidan de la religión. Los verdaderos católicos se forman en la parroquia y en la misa semanal.
17/07/14 3:41 PM
  
Adrián Ferreira
Yo no voy a inscribir a mis hijos en un Colegio Católico, porque la formación se da en casa por quienes realmente se interesan por sus almas, prefiero, y es mil veces mejor que les digan barbaridades en un colegio público donde ya están preparados para escuchar cualquier tontería y no la asocian con la fe Católica a que en un colegio Católico escuchen las mismas o peores barbaridades, ahí ya existe una asociación negativa con la Iglesia que es difícil superar, además los colegios Católicos en general hoy día salvo excepciones muy raras tiene los mismos o más problemas que otros colegios, solo lo recomendaría en caso de orfandad y que no quede más remedio, en los colegios Católicos se ve con la misma frecuencia que cualquier otro colegio fenómenos como el bullying, se enseñan herejías con profesores de religión que sinceramente no se de donde se los sacan, en fin, no veo beneficios sino todo lo contrario. Educación de primera en valores y la fe se logran perfectamente en casa, además de la debida oración y la enseñanza de su valor, si es por la misa, siempre hay una parroquia cerca a las cuales llevarlos para que adoren al santísimo, en definitiva hoy en día los Colegios Católicos en general no ofrecen ni garantías ni ningún beneficio real para una familia con buena formación en la fe y que la vive día a día. En un colegio público ya los muchachos están alerta de que cualquier cosa que oigan viene de un ambiente ajeno a su fe, en otro ambiente no se esta alerta y se hacen pésimas asociasioens con la fe a partir de pésimos testimonios.
13/09/14 4:41 AM

Esta publicación tiene 17 comentarios esperando moderación...

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.