¿Qué sería un buen regalo para un sacerdote?

Antes que nada y sobre todo, uno debería rezar por los sacerdotes y apoyarles en su ministerio todo lo posible. Pero, aparte de eso, puede haber ocasiones en que uno desee regalarle algo a un sacerdote como muestra de agradecimiento, especialmente a lo largo de este Año Sacerdotal. Además de algún regalo espiritual como tarjetas expresando el regalo espiritual de oraciones y de Misas encargadas por las intenciones del sacerdote, por ejemplo, ¿qué sería un buen regalo para un sacerdote?

Estas son algunas cosas a tener en cuenta antes de regalarle algo a un sacerdote o religioso, según la información y los comentarios en “QUAERITUR: what to buy a priest?” y “Christmas gifts for priests – revisited” (en inglés en www.wdtprs.com):

1 – Tarjetas de regalo. ¿Se pueden usar en tiendas locales o fácilmente por Internet? ¿Se tienen que usar en un tiempo determinado (si es así, se debería de indicar las fechas claramentes sobre la tarjeta)? ¿Qué intereses tiene el sacerdote? ¿Viaja mucho en coche por lo cual le sería útil una tarjeta de regalo a una gasolinera local?
2 – Comida o vino - ¿Qué alergias tiene el sacerdote? ¿Sigue algún régimen? ¿Qué gustos tiene? ¿Vive solo o en una comunidad religiosa muy grande?
3 - Dinero. ¿Pertenece el sacerdote a una Orden religiosa o a un Instituto con reglas respecto al dinero recibido por sus miembros?
4- Vestimentas litúrgicas u objetos para la Misa como cálices - ¿Tiene el sacerdote ya lo que se piensa comprar o es que la parroquia está pensando en reemplazar algo que está gastado o arreglar algo? ¿Qué gustos tiene el sacerdote? ¿Se podrá comprar algo de buena calidad para la celebración de la Misa?
5 – Otros regalos. Recordando los votos del sacerdote… ¿Tiene un interés particular el sacerdote? ¿Es el libro o DVD algo que podría compartir con su comunidad si pertenece a un Orden o Instituto? ¿Ocupa mucho sitio? ¿Sería fácil de mudar? ¿Hay algún regalo que podría comprar de alguna comunidad religiosa?

Como todo regalo, sería bueno tener en cuenta los gustos y las necesidades del sacerdote, pero lo más importante es que se exprese el agradecimiento por ese sacerdote que se olvida de sí por el Señor y por el prójimo.

————————————-

Sta. Eustoquia Julia (c. 368-c.419) [enlace en inglés] hija de un senador y de Sta. Paula, tenía con su madre a S. Jerónino como director espiritual desde 382. Ella y su madre le habían seguido a Belén en 385, donde fundaron cuatro monasterios, uno para hombres y tres para mujeres, a las cuales dirigió Sta. Paula hasta su muerte y luego Sta. Eustoquia. En 384 en ocasión del voto perpetuo de virginidad de Sta. Eustoquia, le escribió S. Jerónimo “De custodia virginitaties” (enlace en inglés), pero también se conserva una carta de este santo a Sta. Eustoquia agradeciéndole unos regalos que le hizo la santa en la fiesta de S. Pedro.

———————————————-

“Carta de S. Jerónimo a Sta Eustoquia (Carta 31)” [Traducción de una versión en inglés]

“1. Palomas, pulseras y una carta son regalos exteriores pero pequeños para recibir de una virgen, pero la acción que las impulsó realza su valor. Y como la miel no puede ser ofrecida en sacrificio a Dios, ha mostrado habilidad quitándoles su sobrada dulzura y haciéndolos amargos – si así pudiera decir – con un poco de pimienta. Porque nada que es simplemente placentero o meramente dulce puede complacer a Dios. Todo tiene que tener en sí un afilado condimento de verdad. La pascua de Cristo debe ser comida con hierbas amargas (Ex. 12, 8).

“2. Es verdad que una fiesta como el cumpleaños de S. Pedro debería ser sazonado con más alegría que lo normal; de todas formas, nuestra alegría no debe olvidarse del límite establecido por las Escrituras, y no debemos desviarnos demasiado lejos de la frontera de nuestro campo de lucha. Sus regalos, de hecho, me recuerdan el Sagrado Volúmen, porque en él Ezequiel engalana Jerusalén con pulseras (Ezequiel 16, 11), Baruc recibe cartas de Jeremías (Jer. 36; Baruch 6) y el Espíritu Santo desciende en forma de una paloma en el bautismo de Cristo (Mt. 3, 16). Pero para darle, también, un espolvoreado de pimienta y para recordarle mi anterior carta (Carta 22), le envío hoy esta triple advertencia. No deje de adornarse con obras buenas – las verdaderas pulseras de una mujer cristiana (1 Tim. 2, 10), no desgarre la carta escrita en su corazón (2 Cor. 3, 2) como cortó el rey profano con su cuchillo de escriba la que le entregó Baruc (Jer. 36, 23). Que no le diga Oseas como hizo a Efraím: “Es como paloma estúpida” (Oseas 7, 11).

“Mis palabras son demasiadas duras, dirá, y apenas apropiado para una fiesta como la presente. Si es así, me ha provocado a ello por la naturaleza de sus propios regalos. Mientras junte amargo con dulce, debe esperar lo mismo de mí, palabras duras, eso es, como también alabanza.

“3. Pero, no deseo quitarle importancia a sus regalos, y menos de todo el cesto de magniíficas cerezas, ruborizadas con tal modestia virginal que me las imagino recién recogidas por el mismo Lucullus [celebrado por sus campañas contra Mitridades, y también como un príncipe de epicúreos] Porque fue él el que primero introdujo la fruta en Roma después de su conquista de Pontus y Armenia; y el cerezo se llama así porque lo trajo de Cerasus. Ahora, como las Escrituras no mencionan cerezas, pero hablan de un cesto de higos (Jer. 24, 1-3), usaré éstos en su lugar para señalar mi moraleja. Que esté hecha de frutos como los que crecen ante el templo de Dios y de los cuales dice Él: “Los buenos son muy buenos” (Jer. 24, 3). Al Salvador no le gusta nada que sea a medias,y, mientras da la bienvenida a los calientes y no rechaza a los fríos, nos dice el Apocalipsis que vomitará a los tibios dse su boca (Ap. 3, 15. 16). Por lo tanto debemos ser muy cuidadosos para celebrar nuestro santo día no tanto con abundancia de comida como con una exultación del espíritu. Porque es del todo irrazonable desear honrar a un mártir por el exceso, cuando él mismo, como sabe, complació a Dios por el ayuno. Cuando tomes comida siempre recuerde que la comida debe de ser seguida por la lectura, y también por la oración. Y si, tomando este rumbo, desagrada a algunos, repítese las palabras del Apóstol: “Si aún buscase agradar a los hombres, no sería siervo de Cristo.”(Gal. 1, 10).”

——————————————

Quizás recordó además S. Jerónimo en esa ocasión lo que dijo el Señor a sus apóstoles en el Evangelio del XXVI Domingo de Tiempo Ordinario: “el que os dé a beber un vaso de agua porque seguís al Mesías, os aseguro que no quedará sin recompensa” (Mc. 9, 41). Que S. Eustoquia nos ayude a purificar nuestras intenciones en todo regalo que hagamos para que sean agradables nuestros ofrecimientos al Señor, que lee nuestros corazones.


Preguntas del día [Puede dejar su respuesta en los comentarios]
: ¿Qué le parece bueno regalar a sacerdotes y a religiosos? ¿Hay otras cosas que cree que hay que tener en cuenta al elegir un regalo para sacerdotes? ¿Qué regalos ha hecho a sacerdotes o a religiosos?

Mañana: Ss Arcángeles – “si tu ojo te hace caer, sácatelo” (Mc. 9, 47)

12 comentarios

  
Mariano
Un colega tuyo (articulista) sugiere para regalar a un sacerdote:
Michel de Saint Pierre. La vida prodigiosa del cura de Ars. Madrid 2008. Homo Legens. 287 págs.
01/10/09 1:23 PM
  
María Lourdes
Mariano, muchísimas gracias por compartir esa recomendación aquí. Me encanta leer vidas de santos, o sea que pienso buscarme una copia también. Un saludo.
01/10/09 2:03 PM
  
odet
Yo le regalé a mi párroco en una ocasión el libro "Dios y el mundo" está hecho en forma de entrevista a Joseph Ratzinger,y tambien le dí en una ocasión un articulo tuyo:Pido perdon a estos sacerdotes.Saludos.
01/10/09 7:06 PM
  
María Lourdes
Odet, ¿se refiere al P. Julián a quien mencionó en ese otro post sobre los sacerdotes? Seguro que habrá apreciado tanto su apoyo de su ministerio sacerdotal como su amabilidad.

Una vez, en una parroquia a la que fui a Misa unas pocas veces, oí que unos feligreses querían hacer algo para el cumpleaños de uno de los sacerdotes. Le pregunté a ese sacerdote que qué sabor de tarta le gustaba para regalarle uno. El día de su cumpleaños, me dijo ese sacerdote que su lengua había perdido el gusto hace muchos años y que por eso nada tenía un sabor particular para él. Pero, se acordaba de que el sabor que me mencionó era su favorito y esperaba que gustara a los feligreses también.

He notado esa generosidad en muchos sacerdotes, que suelen pensar en compartir lo que les regala la gente con otros y con los necesitados. ¡Qué buen ejemplo para todos! Un saludo.
01/10/09 8:06 PM
  
Verónica
En nuestra comunidad le hemos regalado sandalias y camisas. y siempre una tarjeta acompaña el obsequio. Nuestro Sacerdote las recibe muy gustoso
17/03/10 1:16 AM
  
María Lourdes
Verónica, gracias por compartir el detalle que tiene su comunidad hacia su sacerdote, acordándose de él. Espero que anime a otras personas a regalar algo a sus sacerdotes, siquiera una tarjeta expresándole su aprecio de que dijo "sí" a su vocación. Un saludo.
17/03/10 3:09 AM
  
anonimo
muy bueno estos temas...


----------------------

Anónimo, le agradezco su apoyo del blog. ¡Feliz temporada de Pascua!
28/04/11 10:17 PM
  
Juani
He leído todo este texto . Pero es que es un cura tan tan especial que me ha ayudado en momentos tan difíciles y me ha aclarado muchas ideas , que me entristezco solo de pensar que lo han destinado . De verdad que me hace mucha falta porque es un cura con verdadera vocación


----------------------

Juani, gracias a Dios, he conocido a sacerdotes como el que describe. En mi opinión, un buen regalo sería un ramillete espiritual de oraciones, acompañado por una carta en la que exprese su agradecimiento por toda su ayuda. Siga rezando por él, acompañándole en la oración, ya que la distancia no existe para Dios y anima mucho en el peregrinaje por este mundo saberse acompañado por la presencia de Dios y la oración de seres queridos. Muchas gracias por haber dejado su comentario.
03/09/11 8:03 PM
  
karen
Yo también queria darle un regalo a un sacerdote que estuvo apenas 1 año en la parroquia cercana a mi casa y me enteré muy tarde, a pesar que voy a misa todos los domingos, que lo habían destinado a otro lugar, pero aun no se a cual, espero poder encontrarlo para agradecerle personalmente su ayuda y sus rezos que me han ayudado infinitamente.

----------------------

Karen, me alegro mucho que Dios le haya ayudado tanto por medio de ese sacerdote a pesar de su poco tiempo en la parroquia. A veces no se aprecia bastante el impacto que pueden tener los sacerdotes en la vida de las almas bajo su cuidado, y lo que comparte indica que no se puede medir el bien que hacen simplemente por el tiempo pasado en un sitio, sino por la Caridad de sus obras. Espero que pudo expresarle su agradecimiento a ese sacerdote. Siga recordándole en sus oraciones y agradeciéndole a Dios que le haya llamado al sacerdocio. Que el Señor nos mande más sacerdotes santos.
04/01/12 3:46 PM
  
Omar
En algunas ocaciones le he regalado a nuestro Parroco, botellas de vino de su agrado, pero lo más importante para mi, no es el regalo sino hacerle saber lo que lo quiero como amigo que es lo que realmente a ellos les importa, saberse queridos por la comunidad a la que representa. Para mi familia es una persona especial, que está siempre en nuestras plegaria para que Dios siempre ilumine su palabra que tanto nos reconforta.


----------------------------

Omar, ¡qué detalle el suyo, tanto regalándole algo a su párroco según el gusto de éste, como recordándole siempre en sus oraciones! El demonio siempre está al acecho de los siervos de Dios, pero, según muchos santos, una buena forma de luchar contra el demonio es estar alegres, algo que ayuda a su párroco a estar por medio de su aprecio. Su apoyo de ese sacerdote de forma temporal y espiritual es algo valioso para el sacerdote, pero más aún ante el Señor, Cuya Persona representa el sacerdote. Y nadie le gana al Señor en generosidad.
06/02/12 12:13 PM
  
diana
yo tengo un gran amigo que es sacerdote y le he hecho varios regalos, tarjetas hechas especialmente para el utilizando sus fotos, cartas animándolo a que siga firme en su vocación,dulces,le hice un vídeo, le prepare una fiesta sorpresa y sobre todo lo mas importante orar mucho por él y nunca olvidar las fechas importantes,y si no lo tienes muy cerca para compartir no olvides darle una llamada de vez en cuando para que sepa lo importante que él es como amigo si es el caso o como tu guía espiritual. en mi caso el es ambas cosas.

---------------

Diana, muchas gracias por haber compartido lo que le ha regalado a su amigo sacerdote. Espero que su comentario ayude a otros a decidir lo que sería un buen regalo para los sacerdotes en sus vidas sobre todo en fechas importantes (como aniversarios de ordenación sacerdotal, por ejemplo). Como comenta, lo más importante es el apoyo espiritual. De hecho, sé que hay parroquias en las que se han formado grupos de oración por los sacerdotes. Dios sabe mejor que nadie lo que necesita cada uno de Sus sacerdotes y seguro que oirá con gusto las oraciones ofrecidas por ellos. Le agradezco que haya dejado su comentario y siento mucho que haya tardado tanto en publicarlo.
14/11/12 9:02 PM
  
jorge
A mi Párroco lo mejor que se le puede regalar es un wiskie o una grapa italiana...

----------------

Jorge, me alegro que conozca lo suficientemente bien a su Párroco como para conocer también sus gustos. Seguro que tanto él como otros sacerdotes apreciarían que alguno de sus feligreses se acordará de él de forma tan atenta. Gracias por compartir su comentario, que siento haber tardado tanto en publicar.
28/02/13 8:18 PM

Esta publicación tiene 1 comentario esperando moderación...

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.