(440) Prisa mala y prisa buena

–Vaya por Dios: otro pecado, la prisa.

–Puede ser incluso la síntesis de muchos pecados.

Hay en el hacer del hombre prisas buenas y prisas malas. Empiezo por describir éstas.

* * *

I.– Hay prisa mala, la del hombre viejo-carnal

–Causas

La soberbia, la vanidad, los apegos desordenados. «El Señor todo lo que quiere lo hace, en el cielo y en la tierra»(Sal 134,6). Como es creador y omnipotente, lo que quiere lo hace: «Exista la luz. Y la luz existió». Causa y efecto son en Dios simultáneos. Y el pobre hombre adámico, queriendo «ser como Dios» (Gen 3,5) –soberbia–, también pretende causar  pronto, en seguida, sin demora, los efectos que desea. Y se impacienta y enoja cuando no lo consigue, cosa que sucede con mucha frecuencia, porque, aunque sea «imagen de Dios», ni es creador ni es omnipotente. Muchas deficiencias, propias o ajenas, pueden demorar o impedir una acción pretendida.

Cierto que también hay hombres perezosos, como esos que tienen como norma «no hagas hoy lo que puedas dejar para mañana». Pero no voy a tratar aquí de ellos. Me da pereza. Hablaré de los apresurados crónicos.

Cuando la voluntad del hombre quiere algo por sí misma, no según la voluntad de Dios, obra contra naturam, porque él, como Cristo, «no ha venido al mundo a hacer su voluntad, sino la voluntad de Dios que lo envió» (cf. Jn 6,38). El hombre no está creado para obrar por sí mismo. Querer y procurar algo con prisa nace de la soberbia y de los apegos desordenados de la voluntad.

La prisa puede ser pecado. 

El cristiano-carnal, que todavía es como niño y vive a lo humano (1Cor 3,1-3) –sobre todo si está más o menos enfermo de voluntarismo pelagiano o semipelagiano, cosa hoy frecuente entre los buenos–, según su temperamento, puede padecer la prisa como una dolencia crónica, de la que muchas veces no es consciente, pues la entiende como laboriosidad, solicitud caritativa, celo apostólico… Y no se corrige del vicio de la prisa porque la entiende como una virtud.

* * *

–Efectos

Consta que la prisa mala es un pecado por los muchos males que produce. La prisa es con frecuencia un árbol malo que da malos frutos. «Por sus frutos la conoceréis» (Mt 7,20).

La prisa causa muchas faltas de caridad con el prójimo. El presuroso se interesa más por la obra que por las personas que en ella co-laboran. Si éstas se demoran, a veces por causas justas e inevitables, y la obra se retrasa, incurre en reproches, enfados, discusiones. Exige a los prójimos esfuerzos agobiantes, y es causa de no pocos juicios temerarios. [«Para otras cosas sí que tiene tiempo; pero en esto nos deja colgados».]

La prisa causa muchos en el presuroso disgustos vanos, nerviosismos, irritabilidad, insomnios, cansancios, preocupaciones: «Ya estoy viendo que no vamos a lograrlo para cuando queríamos». [¿Y quién le manda a usted querer y exigir lo que sea con tiempos fijos? ¿Por quién se tiene? Me figuro que no se tendrá usted por «Dios»… ¿O sí?]

La prisa realiza obras muy imperfectos, sin suficiente preparación, sin las informaciones previas convenientes, sin un cálculo suficiente de los medios necesarios, sin darle al trabajo el tiempo y la calma que necesita para conseguir la obra bien hecha. [«Ha salido una chapuza. Se nota que se ha hecho con prisa»].

A veces, es cierto, cierta prisa puede ser crónicamente obligada. Por ejemplo, un cura que está sólo para atender a 5 o 10 mil feligreses, se ve en la necesidad de trabajar con prisas que le vienen impuestas, y consiguientemente no está en condiciones de preparar y de realizar con la deseable calidad sus predicaciones y demás acciones pastorales. Pero esto ha de tomarlo como providencia de Dios, como Cruz santificante, crucificado con las prisas y el desbordamiento crónico, mártir de la chapuza. Bendito sea.

La prisa suele ir unida a un activismo excesivo. No siempre, pero el apresurado suele querer realizar más actividades que las que puede realizar con paz, y por eso precisamente va tan deprisa, para poder aplicarse a muchas obras. No camina al paso que Dios le lleva de su mano providente, sino que moviéndose por su voluntad ansiosa y prepotente, siempre anda con prisas: siempre está necesitado de «autoafirmarse en la acción». Y siempre anda frustrado, lógicamente, porque muchas veces no logra realizar sus planes.

Esto, en la vida de apostolado, puede llevar a la amargura de la esterilidad, a la frustración y al abandono. No es raro que el activista llegue a un final inactivo: «ya se ve que no hay nada que hacer». Cuando en realidad siempre uno tiene «cinco panes y dos peces», que si los pone enteros en las manos del Señor, pueden ser suficientes para dar de comer a la multitud (Jn 6,9).

La prisa al decidir sin previa oración, reflexión e información suficientes puede conducir a enormes errores: casarse con quien no debiera, arruinar un negocio, quebrar la unidad de la familia…

La prisa crónica suele quitar tiempo para Dios: oración, Misa, confesión frecuente, obras de caridad, lecturas, etc. Por ejemplo, un cura enfermo de activismo –quizá en fuga continua de sí mismo: si no obra, se angustia, se siente vacío–, seguramente «no tendrá tiempo» para la oración. «Necesitará» estar ocupado todo el día.

Le convendría recordar lo de San Juan de la Cruz: «Adviertan aquí los que son muy activos, que piensan ceñir el mundo con sus predicaciones y obras exteriores, que mucho más provecho harían a la Iglesia y mucho más agradarían a Dios –dejando aparte el buen ejemplo que de sí darían– si gastasen siquiera la mitad de ese tiempo en estarse con Dios en oración. Ciertamente, entonces harían más y con menos trabajo con una obra que con mil, mereciéndolo su oración y habiendo obtenido fuerzas espirituales en ella; porque, de otra manera, todo es martillar, y hacer poco más que nada, y a veces nada, y aun a veces daño» (Cántico 29,3).

La prisa al conducir un vehículo puede venir a ser suicida o quizá homicida. No es preciso explicarlo.

La prisa de padres y maestros a la hora de educar puede ocasionar en niños y adolescentes efectos muy negativos: alergia a la autoridad, complejos de  inferioridad, enfermedades psico-somáticas… La excelsa tarea de la educación exige mucha paciencia y pocas prisas. El jardinero que quiere hacer crecer sus plantas tirando de ellas para arriba, acabará por arrancarlas de la tierra.

 

II.– Hay prisa buena, la del hombre nuevo-espiritual

–Causas

El amor a Dios impulsa a obedecerle con prontitud. Y cuanto mayor es el amor al Señor, más pronta, fácil y grata es la obediencia a su voluntad. Si hemos conocido una obra como voluntad providente de Dios, debemos cumplirla sin demora, «dejando inacabado lo que se está haciendo», como dispone San Benito en su Regla (5,8).

La Virgen María da su «fiat» a Dios inmediatamente. Después de una pregunta pertinente, hace al punto lo que de parte de Dios le dice el ángel. No necesita pensarlo mucho, consultarlo, darle muchas vueltas. Y el amor al prójimo mueve a María, que se deja mover inmediatamente por Dios: «se puso María en camino de prisa hacia la montaña», para ayudar a Isabel y Zacarías (Lc 1,39).

También Isabel y Juan en su seno van con prisas. «En cuanto Isabel oyó el saludo de María, se estremeció la criatura en su vientre, y se llenó Isabel del Espíritu Santo» (1,41-42). Los pastores de Belén, al recibir el  aviso del ángel, «fueron con presteza y encontraron a María, a José y el Niño acostado en un pesebre» (Lc 2,15-16). No hay demoras en el mundo de la gracia.

Los hermanos Simón-Pedro y Andrés, cuando Cristo los llama al apostolado, «al punto, dejando las redes, lo siguieron» (Mt 4,20). Y lo mismo hicieron los hermanos Santiago y Juan: «dejando al momento la barca y a su padre, lo siguieron» (4,22). Leví-Mateo estaba sentado en su oficina de recaudación de impuestos cuando Jesús, mirándole, le dice: «“Sígueme”. Él se levantó, dejó todas las cosas y lo siguió» (Lc 5,27-28). Felipe obedece la llamada y, al mismo tiempo, el mandato de Jesús: «sígueme» con toda prontitud (Jn 1,43-44). El Señor manda que llamen al ciego Bartimeo, y éste «arrojó su manto, y saltando se acercó a Jesús» (Mc 10,50). El rico Zaqueo, subido en un árbol, llamado por Jesús, «bajó a toda prisa y lo recibió con alegría» (Lc 19,6).

Es nota común en quienes obedecen la llamada de Cristo hacerlo con prisa, al momento, en cuanto las circunstancias lo permitan. Otros hay en cambio que, habiendo sido llamados por el Maestro al seguimiento apostólico, demoran la respuesta, y quizá la rechazan: «Deja a los muertos sepultar a sus muertos»; «nadie que, después de haber puesto la mano sobre el arado, mira atrás, es apto para el reino de Dios» (Lc 9,57-62). Desarrollo un poco más este punto.

La lentitud a la hora de obedecer la vocación-llamada de Cristo es signo de poco amor y de apego al mundo. Pero a veces, después de vacilaciones, termina en obediencia «por gracia de Dios».

Algunos llamados por Dios demoran la respuesta. No le dicen que No a Cristo, pero tampoco que Sí: no dicen nada, miran a otro lado. O dudan y vacilan. Así San Agustín: «Me retenían unas bagatelas de bagatelas y vanidades de vanidades, antiguas amigas mías; y me tiraban del vestido de la carne, y me decían por lo bajo: “¿nos dejas?”, y “¿desde este momento no estaremos contigo por siempre jamás?”, y “¿desde ahora nunca más te será lícito esto y aquello?”; “¿qué, piensas tú que podrás vivir sin estas cosas?”» (Confesiones VIII, 11,26). La misericordia de Dios, su amor gratuito, con la oración de Santa Mónica, dió a Agustín la gracia necesaria para reconocer su vocación y la fuerza para seguirla.

Otros hay que se autorizan a pensárselo mucho. Cuesta salir del pecado a la gracia; pero aún puede ser más costoso pasar de lo bueno a lo mejor, como cuando llama el Señor a dejarlo todo para seguirle. Pues bien, pensando en estos casos, dice Santo Tomás muy indignado –a pesar de su habitual serenidad–: «¿Con qué cara (qua fronte) sostienen algunos que antes de abrazar los consejos de Cristo debe preceder una larga deliberación? Injuria a Cristo, en quien están escondidos todos los tesoros de la sabiduría de Dios, quien habiendo oído su consejo, aún piensa que deber recurrir a consejo de hombre mortal. Si cuando oímos la voz del Creador sensiblemente proferida, debemos obedecer sin demora, con cuánta más razón no debe resistirse nadie a la locución interior, con la que el Espíritu Santo inspira la mente. Definitivamente, se la debe obedecer sin lugar a dudas» (Contra doctrinam retrahentium a religionis ingressu cp.9: Contra aquellos –los padres, a veces–, que retraen del ingreso en un instituto religioso). Otra cosa será cuando la duda versa sobre si Cristo llama o no.

La caridad al prójimo, sobre todo a los pobres, no admite demoras

Cuando nuestro hermano sufre una necesidad apremiante, hemos de ayudarle con presteza. Así nos lo han enseñado el Señor, los Apóstoles y Santos Padres, lo mismo que los maestros espirituales, como San Vicente de Paúl:

«El servicio a los pobres ha de ser preferido a todo, y hay que prestarlo sin demora. Por esto, si en el tiempo de la oración hay que llevar a algún pobre un medicamento o un auxilio cualquiera, id a él con ánimo bien tranquilo y haced lo que convenga, ofreciéndolo a Dios como una prolongación de la oración… Si dejáis la oración para acudir con presteza en ayuda de algún pobre, recordad que aquel servicio lo prestáis al mismo Dios» (Correspondencia, cta. 2.546). «En verdad os digo que cuantas veces hicisteis eso a uno de estos mis hermanos menores, a mí me lo hicisteis» (Mt 25,40).

 

III.– Discernimiento humilde

Debemos ir haciendo todo, sólo y aquello que el Señor quiere hacer en nosotros y con nosotros. Y no otra cosa, por buena que sea. «En Dios vivimos, nos movemos y existimos» (Hch 17,28). «Sin mí no podéis hacer nada» (Jn 15,5). «Es Dios el que obra en nosotros el querer y el obrar según su beneplácito» (Flp 2,13). «No debe el hombre tomarse nada –dice el Bautista–, si no le fuere dado del cielo» (Jn 3,27: frase formidable, significativamente silenciada o ignorada). El hombre ha de hacer siempre la voluntad concreta de Dios providente: no más, no menos, no otra cosa. Y a ese buen discernimiento sólo se llega a la luz de la verdadera doctrina de la gracia.

El cristiano ha de «hacerse como niño» (Mt 18,1-4; Lc 18,17), como uno que, sin preocupación ninguna, anda por una ciudad desconocida bien tomado de la mano de su padre, sin saber ni a dónde van, ni menos por dónde caminan. Y sin querer ir más deprisa, tirando de su padre, o más despacio, haciéndose remolcar por él. Santa Teresa: «Dios es suma Verdad, y la humildad es andar en verdad»  (VI Moradas 10,7). Sin prisas malas y con prisas buenas.

José María Iraburu, sacerdote

Post post.–No me alargo sobre la última parte del artículo, la IIIª, porque sobre el tema Gracia y libertad ya abusé de la paciencia de los lectores dedicándole en este blog 20 (veinte) artículos (56-75).

Índice de Reforma o apostasía

 

15 comentarios

  
Maricruz
Conmigo el Señor se las ha agenciado para enseñarme cómo y para qué he de andar sin prisas. Cosa muy buena he visto que es. De gran provecho para el alma. Casi que de ahí es que he empezado a ver sus maravillas.
----------------------------
JMI.-Bendigamos al Señor, que nos sigue enseñando día a día, sin que nuestra torpeza enorme lo desanime.
28/06/17 11:54 AM
  
antonio
Muchas Gracias, es muy bueno y un desafío en está epoca, la lucha por vivir en presencia de Dios, que indudablemente mejora la virtud de la prudencia.
Que Dios lo bendiga Padre y lo haga con la Iglesia.
28/06/17 12:44 PM
  
Alonso Gracián
"El hombre ha de hacer siempre la voluntad concreta de Dios providente: no más, no menos, no otra cosa. Y a ese buen discernimiento sólo se llega a la luz de la verdadera doctrina de la gracia."

Gracias Padre Iraburu.

Qué gran don de Dios Uno y Trino, desear conocimiento y luz en esta doctrina. Cada vez veo más claro que la santa reforma que necesita la Iglesia tiene en la doctrina católica de la gracia uno de sus pilares. Ni que decir tiene, que bajo la pedagogía tomista, y su núcleo, que es San Agustín. Orange, Trento.... cada día más actuales.

Abrazo en Cristo, viviente en la Inmaculada.
28/06/17 12:52 PM
  
Luis Fernando
El que reza mucho, discierne bien. Y el que discierne bien, tiene ya medio camino recorrido para cumplir lo que Dios le concede hacer.

Pidamos al Señor que nos conceda rezar más.
28/06/17 4:03 PM
  
estéfano sobrino
¡Grandes verdades! Al final todo depende de no perder el auténtico rumbo.

"¡Ay Señor!: hazme paciente... ¡ya!"

-------------------------------
JMI.-¡Ya!
Con prisa.
Pero de la buena.
28/06/17 8:22 PM
  
Juan Andrés
El tema de la prisa (mala) tiene relación con todos aquellos que dicen que la parusía es mañana, que el Papa debe irse ayer, que el cisma es pasado mañana y no admite demoras, que tales cardenales tienen que hacer la corrección fraterna hoy, etc. Y está muy vinculada con la falta o disminución de esta virtud teologal que hoy hay que pedir más, la esperanza. Y mucho ayudan los dones de fortaleza y entendimiento, para discriminar las prisas (si, discriminar, que se le va a hacer).
-----------------------------------
JMI.-"Tiene relación"...
Bueno, todo está relacionado con todo. Aunque más algunas cosas con otras.
28/06/17 11:59 PM
  
Juan Sebastían.
///////////////////////////////////////////
-----------------------------------
JMI.- perdone que no publique su comentario.
1. No tiene nada que ver con el artículo.
2. Y no sabría responder su pregunta.

Piense que la Sala de Comentarios de un blog
no es una Consultorio filosófico-teológico-histórico abierto a cualquier tipo de pregunta.
29/06/17 7:41 AM
  
Opinando
La parte de la 'prisa mala' le encaja como un guante al 'ansias' de mi jefe, porque es un 'ansias'; quiere que todo se haga a la vez, y para ayer, por supuesto; así le luce el pelo; si no está en la calle es porque es el dueño, pero subrayé en el artículo lo de 'arruinar un negocio' y 'quebrar la unidad de la familia', porque el infeliz lo está logrando; espero que le sirva, pues algún día estará esto expuesto jajaja
29/06/17 11:47 AM
  
Luis Piqué Muñoz
¡Magnífico Artículo, como siempre, Dr Iraburu! La Prisa por obtener una Cosa, la prisa material, siempre es Mal porque niega la Confianza y la Fe en Dios ¡Hágase tu Voluntad y no la mía! Y precisamente en el absoluto abandono a la Voluntad del Señor, Dios Padre, Jesús, Espíritu Santo, está la Felicidad y el Paraíso ¡ya en la Tierra! que culmina con el Martirio y Sacrificio por Amor ¡Eso es no tener prisas ni dar la Culpa de todo a Dios, como el ¡Ay! ¡es curioso! ateo Hombre moderno! ¡Odio a Dios! Y apresurarse, no perder un instante de la Vida, aprovecharla toda para Amar a Dios y al prójimo, hacer la Voluntad de Dios, cumplir con tu Deber, Obedecer, respetar y reverenciar la auténtica ¡y Justa! Autoridad, eso no es Prisa ¡sino sensatez, Sentido Común y Triunfo de la Cristiandad! ¡Dios es Amor! Nada más ¡Viva el Amor! ¡Viva Dios!
29/06/17 5:20 PM
  
José Luis
Hace años, cuando fui a un pueblo de Alicante, fui tempranito, a tal hora de la mañana tenía que estar en el lugar con otros compañeros. Iba solo, no conocía la ciudad, pero caminando a ver si encontraba la calle, vi una iglesia abierta, y estaba a punto de comenzar la Santa Misa, me quedé. Y luego de terminar la Santa Misa, no me di prisa por ir al encuentro con los profesores y demás compañeros, alumnos. Me había quedado más tiempo en la iglesia, con el Señor. A esa hora, habían comenzado las presentaciones y la charla, pero yo seguía con el Señor. Y ya al salir, ya me encaminé hacia el lugar, sería cerca de las doce del mediodía, y desde la nueve de la mañana, que había llegado a la ciudad. Para mí, lo primero es el Señor, luego los demás asuntos, sin importarme el llegar más tarde de lo debido. Cuando llegué, y tan contento. ¡Bendito sea Dios! No les expliqué a ellos como anduve. Pues como había dicho, no conocía la ciudad, sino que iba preguntando de vez en cuando.

Tener prisa para obedecer al Señor es importante, cumplir sus mandamientos, su Santísima Voluntad.

También he notado yo, cuando alguien me ha dicho: "tiempo al tiempo, que todo se irá arreglando", pero esto ya va para los dos años y no se ha comenzado a servir dignamente al Señor. Por eso, que el demonio es demasiado tramposo y mentiroso, Para el Señor quiere que procuremos que las cosas sean tan despacio, que finalmente no se ha comenzado a dar el primer paso, o cuanto menos el segundo., Porque no está bien que la fe se estanque, que no avance.

Pero para otros tipos de prisas, "ahora no, pues tengo que hacer esto para los "boys escouts", "juniors", "acampadas", y cosas asís, ahí, si que se procura hacer mejor las cosas.

Gracias a Dios, sé de un sacerdote que conozco personalmente, enamorado de Cristo, que es muy atento en primer lugar a Dios, y de ahí tiene sus fuerzas para seguir adelante, pues la tarea del sacerdote, siempre debe comenzar con las oraciones delante del Señor, a lo largo del día, recogerse interiormente, y evitar la peligrosidad del activismo que puede dañar gravemente a las almas.

Pues los que no somos sacerdotes, debemos ayudarles, pero en serio con nuestras oraciones.

29/06/17 5:27 PM
  
carmelo
gracias..me ayudara de mucho!
30/06/17 4:25 PM
  
Palafoxita
Muchas gracias por la reflexión Padre Iraburu; me gustó mucho y me servirá. Al respecto, tengo tres comentarios que me atrevo a expresar con todo respeto:
1. Creo que, a la prisa buena, yo le añadiría el evaluar todas y cada una de las actividades diarias respecto al tiempo dedicado a la oración, recordando la frase de San Bernardo: "malditas ocupaciones, si no dejan dedicar el debido tiempo a la oración y a la meditación".
2. Me gustaría que su reflexión (sólo de serle posible, claro), abarcara no sólo el llamado vocacional a la vida consagrada, sino la de los laicos. Pues puede ser que uno, bajo el adecuado discernimiento y aprobación del director espiritual, esté inmerso en cantidad de actividades (como las de su ejemplo del sacerdote con la "cruz santificante"), y que, sólo con la ayuda de Dios, pueden llevarse a cabo sin perjudicar ni las obligaciones propias de estado, ni la oración.
3. Sobre la realización de actividades, pienso que pueden realizarse en "santa prisa" si se realizan con, en y para Jesús en María y José, a sabiendas de obrar con Él (con esto se podrá cumplir el obrar bien respecto al prójimo) y que, acabadas dichas labores, podremos tener más tiempo para nuestra oración diaria y así más tiempo con el Amado Esposo del alma.
30/06/17 7:53 PM
  
Damian
Efectivamente. El hombre adámico, mundano, carnal, cae presa de sus nerviosismos y ansiedades: la prisa.
Me gustaría desarrollase, con el favor de Dios, el extremo vicioso opuesto: la inacción, la imoperancia. Retrasar asuntos y decisiones "sine die". Parálisis en nuestra colaboración a la Gracia. No acometer la actividad propia, oportuna, honesta. También es una poderosa y muy frecuente resistencia a la Gracia.
02/07/17 12:29 AM
  
manuel d
magnífico comentario D. Jose María. Hemos de ser humildes, y reconocer que no podemos NADA sin la gracia de Jesucristo. cuando hablo de no poder nada me refiero a hacer cosas con sentido, con verdad, con vida.
Alabado sea Nº Señor por los siglos de los siglos.
--------------------
JMI.-Amén.
02/07/17 10:18 PM
  
gabriel
Es ud. Brillante. Dios lo bendiga.
---------------------
JMI.-Hay que mirarme con gafas de sol.
Qué cosa.
06/07/17 5:42 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.