(438) Fátima (13-VI-1917): No sigan ofendiendo a Dios

Virgen de Fátima

–Veo que el día en que toca reproducir una aparición, más que comentarla, una vez transcrito el relato, pasa a exponer las verdades fundamentales del mensaje de Fátima.

–Exacto. Lo hago y haré así porque en cada aparición habla la Virgen de varios temas. Y de un mismo tema suele tratar en varias apariciones.

Hoy, 13 de junio, nos toca recordar la aparición de la Virgen en Fátima hace justamente cien años. Ésta es la descripción que de ella hace Sor Lucía en su Memoria cuarta (1941).

* * *

El trece de junio – 2ª aparición

Día 13 de mayo de 1917. –Después de rezar el Rosario con Jacinta y Francisco y algunas personas que estaban presentes, vimos de nuevo el reflejo de la luz que se acercaba (y que llamábamos relámpago), y en seguida a Nuestra Señora sobre la encina, todo lo mismo que en mayo.

–¿Qué quiere Usted de mí?, pregunté. –Quiero que vengáis aquí el día 13 del mes que viene; que receis el Rosario todos los dias y que aprendais a leer. Después diré lo que quiero.

Pedí la curación de un enfermo. –Si se convierte, se curará durante el año.

Quería pedirle que nos llevase al Cielo. –Sí; a Jacinta y a Francisco los llevaré pronto. Pero tú quedarás aquí algún tiempo más. Jesús quiere servirse de ti para darme a conocer y amar. El quiere establecer en el mundo la devoción a mi Inmaculado Corazón.

–¿Me quedo aquí sola?, pregunté, con pena. –No, hija. ¿Y tú sufres mucho? No te desanimes. Yo nunca te dejaré. Mi Inmaculado Corazón será tu refugio y el camino que te conducirá hasta Dios.

Fue en el momento en que dijo estas palabras, cuando abrió las manos y nos comunicó, por segunda vez, el reflejo de esa luz inmensa. En elIa nos veiámos como sumergidos en Díos. Jacinta y Francisco parecían estar en la parte de la luz que se elevaba al Cielo y yo en la que esparcía sobre la tierra. Delante de la palma de la mano derecha de Nuestra Señora estaba un corazón, cercado de espinas, que parecían estar clavadas en él. Comprendimos que era el Inmaculado Corazón de María, ultrajado por los pecados de la Humanidad que pedía reparación.

He aquí, Exmo. y Reverendísimo Sr. Obispo, a lo que nos referíamos cuando decíamos que Nuestra Señora nos había revelado un secreto en el mes de junio. Nuestra Señora no nos mandó aún, esta vez, guardar secreto; pero sentíamos que Dios nos movía a eso.

* * *

Verdades principales del Mensaje de la Virgen de Fátima

Lo mismo que el Bautista y que Cristo (Mt 3,2; Mc 1,15), la Virgen de Fátima es enviada por Dios para denunciar el  pecado del mundo, llamar a conversión y traer así la salvación en Cristo. Celebremos, pues, el Centenario de su misión, procurando con el favor de Dios que su mensaje sea hoy recibido, ya que entonces y después fue rechazado: «¡Cuánto nos duele que la invitación a la penitencia, a la conversión y a la oración no haya encontrado aquella acogida que debía!» (Juan Pablo II, Fátima 13-V-1982).

Nota previa: El Señor acusa a los falsos profetas porque no predican la urgente necesidad de conversión:  «Pretenden curar el mal de mi pueblo como cosa leve, y dicen “Paz, paz”, cuando no ha de haber paz. Serán confundidos por haber obrado abominablemente» (Jer 6,14). «Han engañado a mi pueblo, y dicen “Paz”, no habiendo paz» (Ez 13,10). Los verdaderos profetas, como Cristo o el Bautista, por el contrario, llaman con fuerza a la conversión: «Si no hiciereis penitencia, todos moriréis igualmente» (Lc 13,3); advierten con todo amor al pueblo de que, abandonando al Señor, han tomado el camino que conduce a la perdición temporal y eterna; y al mismo tiempo ofrecen la gracia y el perdón de Dios a quienes acudan a Él reconociéndose pecadores, y acudan al Señor de la misericordia, seguros de su perdón (Is 3; Os 4 y 14; Joel 2). Calificarlos, pues, como «profetas de calamidades» es un gran error, porque justifica la resistencia de los pecadores a la llamada del Señor, llena de amor misericordioso y de fuerza de salvación.

Como dice el cardenal Ratzinger, «el mensaje de Fátima, con un angustioso llamamiento a la conversión y a la penitencia, impulsa en realidad hacia el corazón del Evangelio. Fátima es sin duda la más profética de las apariciones modernas» (CDF, 26-VI.2000, El mensaje de Fátima)Y quienes califiquen a la Virgen de Fátima y a quienes difunden su mensaje como «profetas de calamidades», no saben lo que dicen.

* * *

1. No sigan ofendiendo a Dios, que ya está muy ofendido

Ésta es una de las verdades primordiales del mensaje de Fátima. La Virgen a los tres niños: «¿Queréis ofreceros a Dios para soportar todos los sufrimientos que Él quiera enviaros, en acto de desagravio por los pecados con que es ofendido?… Tendréis que sufrir mucho… Rezad el Rosario todos los días…» (1ª aparición). «Muchas almas van al infierno» (4ª). «No ofendan más a Dios Nuestro Señor, que ya está muy ofendido» (Nâo ofendam mais a Deus Nosso Senhor que já está muito ofendido) (6ª)…

Este mensaje de Dios en Fátima es de siempre, pero puede decirse que, acompañado de apariciones, visiones o revelaciones privadas, se produce cuando la apostasía va iniciando hacia 1700 la demolición de la cristiandad en el mundo y en parte de la Iglesia. Citaré sólo algunos testimonios más importantes.

–El Sagrado Corazón, en la última y principal de las revelaciones a Santa Margarita María de Alacoque (16-VI-1675), dos siglos y medio antes que Fátima, ya da una fuerte y urgente llamada a la conversión:

«He aquí este Corazón que tanto ha amado a los hombres, que nada ha perdonado hasta agotarse y consumirse para demostrarles su amor, y que no recibe en reconocimiento de la mayor parte sino ingratitud, ya por sus irreverencias y sacrilegios, ya por la frialdad y desprecio con que me trata en este Sacramento del amor [la Eucaristía]. Pero lo que me es aún mucho más sensible es que son corazones que me están consagrados los que así me tratan»… Obispos, sacerdotes, religiosos…

La Virgen en la Salette, diócesis francesa de Grenoble, se aparece a dos niños pastores, Melania y Maximino (19-IX-1846), con un mensaje parecido. En la soledad del monte, según declara la niña, se les aparece una Señora, que «nos dijo llorando todo el tiempo que nos ha hablado (he visto correr sus lágrimas)»… La Virgen llora la irreligiosidad creciente en el pueblo cristiano, y especialmente los pecados de los eclesiásticos y religiosos:

«Los jefes, los conductores del Pueblo de Dios, han descuidado la oración y la penitencia, y el demonio ha oscurecido sus inteligencias… Muchos [cristianos] abandonarán la fe, y el número de sacerdotes y religiosos que se separarán de la verdadera religión será grande. Entre estas personas se encontrarán incluso Obispos»…

En el 150 aniversario de la aparición, el papa Juan Pablo II escribió una carta al Obispo de Grenoble (6-V-1996):… «La Salette testimonia que el mensaje de María no consiste solamente en el sufrimiento expresado por su lágrimas. La Virgen exhorta a renovarse; invita a la penitencia, a la perseverancia en la oración y, particularmente, a la fidelidad a la práctica dominical»…

El Obispo de Grenoble afirma pronto la veracidad de la aparición (1851), y también el Bto. Pío IX (1852). El relato de la aparición es hecho público por Melania en 1879 y, más completo, en 1922, ambas veces con licencia de la Iglesia. Como se ve en estos testimonios citados, se va produciendo una descristianización del pueblo cristiano, que con frecuencia se inicia en sus pastores; una secularización, o mejor apostasía, que en el XIX se generaliza en la cultura del liberalismo.

Los santos de esos siglos son quienes mejor conocen esas degradaciones, y los que con más fuerza las denuncian y combaten. Hoy sus palabras son tan verdaderas y más que cuando ellos las dijeron; pero casi nadie osa decirlas –y tampoco osa pensarlas–.

San Claudio la Colombière (1641-1682): «La depravación es hoy mayor que nunca, y nuestro siglo, cada día más refinado, parece corromperse cada vez más» (Écrits spirituels, DDB, Paris 1962, 295).

San Luis María Grignion de Montfort (1673-1716): muy pocos cristianos viven cristianamente; «es un número tan pequeño, tan reducido, que si lo conociéramos, quedaríamos pasmados de dolor» (Carta a los Amigos de la Cruz 14). «Nunca ha estado el mundo tan corrompido como hoy, porque nunca había sido tan sagaz, prudente y astuto a su manera. Utiliza tan hábilmente la verdad para inspirar el engaño; la virtud, para autorizar el pecado»… (El amor de la Sabiduría eterna 79).

 Los males del mundo y de la Iglesia reciben de los Papas diagnósticos históricos similares. Preceden, acompañan y prolongan los mensajes de la Virgen María en Fátima. Todos están convencidos de que el Estado moderno apóstata está mucho más sujeto al diablo, por ejemplo, que el Imperio pagano de Roma. Éste era solo un perro de mal genio, comparado con el tigre moderno de los Estados apóstatas y de muchos Organismos internacionales. Se cumplen las profecías del Apocalipsis: a la Bestia mundana «el Dragón [infernal] le dió su poder, su trono y un  poder muy grande» (13,2). ¿Puede entenderse algo de lo que hoy pasa en el mundo si esto se ignora? ¿Puede realizarse en el tiempo actual una pastoral realmente evangelizadora, capaz de pelear y vencer al Leviatán diabólico, si se parte de un ingenuo optimismo sobre el mundo y la Iglesia?… Podemos comprobar con algunas citas –aunque sean pocas y muy abreviadas– que el pensamiento de los Papas en estas cuestiones es el mismo del mensaje de la Virgen en Fátima.

–San Pío X (1903-1914), en su primera encíclica, Supremi Apostolatus Cathedra (1903), poco antes de Fátima, declara que «“se han amotinado las gentes contra su Autor y que traman las naciones planes vanos” (Sal 2,1). Parece que de todas partes se eleva la voz de quienes atacan a Dios: “apártate de nosotros” (Job 21,14). De aquí viene que esté extinguida en la mayoría la reverencia hacia el Dios eterno, y que no se tenga en cuenta la ley de su poder supremo en las costumbres ni en público ni en privado. Más aún, se procura con todo empeño y esfuerzo que la misma memoria y noción de Dios desaparezca totalmente.

«Quien reflexione sobre estas cosas, ciertamente habrá de temer que esta perversidad de los ánimos sea un preludio y como comienzo de los males que hemos de esperar para el último tiempo; o incluso pensará que “el Hijo de perdición, de quien habla el Apóstol, ya habita  en este mundo” (2Tes 2,3)… Se pretende directa y obstinadamente apartar y destruir cualquier relación que medie entre Dios y el hombre. Ésta es la señal propia del Anticristo, según el mismo Apóstol. El hombre mismo, con temeridad extrema, ha invadido el lugar de Dios, exaltándose sobre todo lo que se llama Dios, hasta tal punto que… se ha consagrado a sí mismo este mundo visible, como si fuera su templo, para que todos lo adoren. Se sentará en el templo de Dios, mostrándo como si fuese Dios» (ib. 2,4). 

 

La espiritualidad del Sagrado Corazón, muy difundida y asimilada por el pueblo en esos años, coincide totalmente con los mensajes del Señor y de la Virgen (Paray-le-monial, La Salette, Fátima, y otros posteriores), que podrían resumirse diciendo: hoy crece más y más el pecado en el mundo, y en la Iglesia ofende especialmente al Señor la infidelidad de sacerdotes y almas consagradas. Es urgente la conversión por la oración, la penitencia y la reparación.

–Pío XI (1822-1939), en el año primero de su Pontificado escribe la encíclica Ubi arcano (1922), que viene a ser un eco de la Ad beatissimi (1914) de Benedicto XV (1914-1922). En ella se describen los estragos que el alejamiento de Cristo está produciendo en el pueblo, especialmente en la vida pública (5-14); señala certeramente las causas principales y secundarias de las degradaciones que denuncia (15-25), y enseña las medicinas espirituales capaces de sanar enfermedades tan graves (26-66). Pocos años más tarde publica una encíclica, la Miserentissimus Redemptor (1928) «sobre la expiación que todos deben al Sagrado Corazón de Jesús» por las innumerables ofensas, desprecios y ataques que recibe. Y en la encíclica Divini Redemptoris (1937) afirma algo muy grave: «por primera vez en la historia, asistimos a una lucha fríamente calculada y arteramente preparada por el hombre “contra todo lo que es divino” (2Tes 2,4)».

–Pío XII (1939-1958), en su primera encíclica, Summi Pontificatus (1939), señala el pecado de su tiempo en sintonía igualmente con los mensajes de la Virgen en Fátima. «Cuando Jesús fue crucificado, “las tinieblas invadieron toda la superficie de la tierra” (Mt 27,45); símbolo luctuoso de lo que ha sucedido y sigue sucediendo, cuando la incredulidad religiosa, ciega y demasiado orgullosa de sí misma, excluye a Cristo de la vida moderna, y especialmente de la pública». Y el mismo diagnóstico histórico está presente en toda su enseñanza, concretamente en la encíclica Haurietis aquas (1956), «sobre el culto al Sagrado Corazón de Jesús». En ella dice: causa «amargo dolor el ver cómo languidece la fe en los buenos… y mucho más nos atormentan las maquinaciones de los impíos que, ahora más que nunca, parecen incitados por el enemigo infernal en su odio implacable y declarado contra Dios, contra la Iglesia y sobre todo, contra» el Papa (33). Pide que en todas partes se celebren actos de adoración, acción de gracias «y de reparación al Corazón divino de Jesús» (37).

* * *

Los Papas de la época moderna explican los males del mundo –también lo que se dan dentro de la Iglesia–, señalando el acrecentamiento del influjo del diablo, «Príncipe de este mundo», protagonista decisivo de todas las mentiras y crímenes que sufre la humanidad. Los Papas no explican los males presentes en relación solamente a causa sociales, culturales, políticas, económicas, etc., sino que señalan al diablo como culpable principal de todos los males, pues él es «homicida desde el principio, mentiroso y padre de la mentira» (Jn 8,44).

León XIII, en 1886, después, al parecer, de una visión sobrenatural de los poderes de los demonios en el mundo, compuso contra ellos una oración de exorcismo, que había de rezarse, y se rezó, en toda la Iglesia al terminar la Misa: Sancte Michael Archangele, defende nos in proelio»… Integrada esta oración en el Rituale Romanum tradicional de Paulo V (ed. 1954, tit. XII, c.III), fue recuperada en el final del nuevo Ritual de exorcismos (1999), entre las «Súplicas que pueden ser empleadas privadamente por los fieles en la lucha contra las potestades de las tinieblas». 

Pablo VI denuncia en varias ocasiones que en el mundo actual «una potencia adversa ha intervenido. Su nombre es el diablo… Nosotros creemos en la acción que Satanás ejerce hoy en el mundo» (29-VI-1972). «¿Cuáles son las necesidades más grandes de la Iglesia? Que no os maraville como simplista o incluso supersticiosa o irreal nuestra respuesta: una de las más grandes necesidades de la Iglesia es la defensa contra este mal que llamamos demonio… El Mal no es solamente una deficiencia. Es la acción de un ser vivo, espiritual, pervertido y pervertidor. Realidad terrible, misteriosa y temible» (15-XI-1972). Son diagnósticos históricos sobre el Mysterium iniquitatis que ya los Papas anteriores habían hecho, tratando de la creciente apostasía de Occidente. Por ejemplo, –San Pío X, Supremi apostolatus cathedra, 1903, nn. 131-132; –Pío XI, Divini Redemptoris, 1937, n.22.

Juan Pablo II, en el mismo sentido, enseña que «las impresionantes palabras del Apóstol Juan, “el mundo entero está bajo el Maligno” (1Jn 5,19) aluden a la presencia de Satanás en la historia de la humanidad, una presencia que se hace más fuerte a medida que el hombre y la sociedad se alejan de Dios» (13-8-1886; cf. etiam 20-8-1886). Como es lógico,  previsible y visible.

 * * *

San Juan XXIII (1958-1963), aunque en la mayoría de sus documentos sigue el pensamiento tradicional sobre los males del mundo y de la Iglesia, introduce en ocasiones alteraciones de perspectiva muy fuertes. Así lo hace, por ejemplo, en el discurso de inauguración del Vaticano II (11-X-1962):

Denuncia «a quienes en los tiempos modernos no ven otra cosa que prevaricación y ruina. Dicen y repiten que nuestra hora, en comparación con las pasadas, ha empeorado (9)… Mas nos parece necesario decir que disentimos de esos profetas de calamidades (10)… La Iglesia siempre se opuso a los errores [de su tiempo]. Frecuentemente los condenó con la mayor severidad. En nuestro tiempo, sin embargo, la Esposa de Cristo prefiere usar de la medicina de la misericordia más que de la severidad. Piensa que hay que remediar a los necesitados mostrándoles la validez de su doctrina sagrada más que condenándolos. No es que falten doctrinas falaces, opiniones, conceptos peligrosos que hay que prevenir y disipar; pero ellos están ahí, en evidente contradicción con la recta norma de la honestidad, y han dado frutos tan perniciosos que ya los hombres, por sí solos [sic], hoy día parece que están por condenarlos [sic]… Cada día están más convencidos del máximo valor de la dignidad de la persona humana [sic] y de su perfeccionamiento [sic] y del compromiso que esto significa» (15).

El sagrado concilio Vaticano II enseña grandes verdades sobre el pecado del mundo y de los cristianos: «A través de toda la historia humana exite una dura batalla contra el poder de las tinieblas» (Gaudium et spes 37), «un combate entre el bien y el mal, entre la luz y las tinieblas» (13). Pero también contiene algunas ingenuas expresiones de optimismo que resultan casi increíbles:

«Ante la actual evolución del mundo, son cada día más numerosos [sic] los que se plantean o los que acometen con nueva penetración las cuestiones más fundamentales» (GS 10a). «El hombre contemporáneo camina hoy hacia el desarrollo pleno de su personalidad [sic] y hacia el descubrimiento y afirmación crecientes de sus derechos [sic]» (GS 41). Estas afirmaciones más retóricas que verdaderas recuerdan algunas otras de Juan XXIII: Cada día están más convencidos del máximo valor de la dignidad de la persona humana

No pocos hoy consideramos falsos esos diagnósticos históricos, dichos al paso, tan cargados de un optimismo falso y ajeno a la realidad, y tan contrarios a los de los Papas precedentes y posteriores, mucho más realistas y verdaderos. Si vemos que crecen más y más el olvido, la negación de Dios, y el desprecio de sus mandamientos; si pensamos en la legalización del aborto, de la eutanasia, del divorcio express, del adulterio, del «matrimonio» homosexual, o si consideramos la imposición obligatoria de la ideología del género en las escuelas, el combate contra la enseñanza privada, la eliminación de la objeción de conciencia, etc. nadie nos hará creer que hoy «cada vez son más» los que «con nuevas penetraciones», descubren y procuran «la dignidad humana» y «el pleno desarrollo de su personalidad»… Bastaría recordar el desarrollo actual del «derecho al aborto» para ver la falsedad de esas ampulosas afirmaciones. También es verdad, a mi entender, que no creían en ellas muchos de los Padres conciliares que, viéndolas como meras frases retóricas, firmaron la Gaudium et spes (2.309 votos favorables, 75 adversos y 10 nulos).

* * *

Destaco ahora algunos testimonios de los Papas posteriores al Vaticano II en los que recuperan el diagnóstico realista y verdadero de sus predecesores… y de la Virgen de Fátima.

–Pablo VI (1963-1978), al comprobar, por ejemplo, el rechazo escandaloso de la Humanae vitae (1968: en los diez años siguientes no publicó ya ninguna encíclica), inicia una vuelta al reconocimiento de la realidad histórica. Pocos años después del Vaticano II, celebrando la solemnidad de San Pedro y San Pablo (31-X-1973), declara en la homilía: «Se diría que a través de alguna grieta, ha entrado el humo de Satanás en el templo de Dios. Hay dudas, incertidumbre, problemática, inquietud, insatisfacción, confrontación. Ya no se confía en la Iglesia, se confía más en cualquier profeta profano». Y en una Audiencia general (21-XI-1973) reconocía: «Hemos sido quizá demasiado débiles e imprudentes en la actitud a la que nos invita la escuela del cristianismo moderno… Hemos andado fuera del signo en el conformismo con la mentalidad y con las costumbres del mundo profano».

–San Juan Pablo II (1978-2005), gran devoto de la Virgen de Fátima, aprecia  como ella con frecuencia el creciente alejamiento de Dios en que vive el mundo, que afecta también a una buena parte de la Iglesia: «se han esparcido a manos llenas ideas contrastantes con la verdad revelada y enseñada desde siempre. Se han propalado verdaderas y propias herejías en el campo dogmático y moral, creando dudas, confusiones, rebeliones. Se ha manipulado incluso la liturgia» (6-2-1981).

El cardenal Ratzinger, un mes antes de ser Benedicto XVI, decía en el Via Crucis del Coliseo: «¡Cuántas veces se deforma y se abusa de su Palabra [de Dios]! ¡Qué poca fe hay en muchas teorías, cuántas palabras vacías! ¡Cuánta suciedad en la Iglesia y entre los que, por su sacerdocio, deberían estar completamente entregados a él! ¡Cuánta soberbia, cuánta autosuficiencia!… Señor, frecuentemente tu Iglesia nos parece una barca a punto de hundirse, que hace aguas por todas partes. Y también en tu campo vemos más cizaña que trigo» (25-III-2005).

* * *

No sigan ofendiendo a Dios, que ya está muy ofendido… Sin un reconocimiento profundo de la gravedad y extensión del pecado en nuestro tiempo, el pueblo cristiano se cierra a la conversión, no puede mantenerse vigilante, no puede liberarse de una conformidad suicida con el mundo, y desde luego, no tiene fuerza para evangelizarlo.

Perdura hoy y crece el rechazo del mensaje de Fátima.

Al celebrar su Centenario, Dios nos conceda creer las palabras de la Virgen, vivirlas y difundirlas. Son palabras celestiales, son mensajes de nuestro Padre misericordioso, que no quiere darnos por perdidos. Ya lo dijo Ella en su primera aparición: «yo soy del cielo».

José María Iraburu, sacerdote

Índice de Reforma o apostasía

 

27 comentarios

  
hornero (Argentina)
-¿Qué quiere Usted de mí?, pregunté. –Quiero que vengáis aquí el día 13 del mes que viene; que receis el Rosario todos los dias y que aprendais a leer. Después diré lo que quiero. Pero, hay quien cuestiona que la Virgen anuncie la fecha de su próxima manifestación, parece, que disimuladamente, se niega la autenticidad de esta Aparición. Veamos.
---------------------------------
JMI.-O sea que se pone en duda la veracidad de Sor Lucía.
13/06/17 10:05 AM
  
vicente
es urgente convertirnos.
13/06/17 11:41 AM
  
Luis López
Hace poco el Santo Padre estuvo en Fátima, y en sus discursos no mencionó ni una vez la necesidad de conversión y penitencia. Ni una vez. Ni habló de que los pecados de los hombres son, ante todo, -como recordó la Bienaventurada Virgen María- un ultraje a Dios.

Habló de derribar muros, de ir a las periferias -todo muy bueno ciertamente-; habló de esperanza y paz para los enfermos, los discapacitados, las personas que no tienen trabajo, los pobres, los encarcelados, los abandonados -todo muy bien, claro que sí-, pero no entró el núcleo básico de Fátima: O nos convertimos (y de verdad) o literalmente pereceremos

Insistió mucho en la misericordia de Dios, pero omitió que la Santísima Virgen mostró el infierno "donde van las almas de los pobres pecadores".

La pregunta es muy sencilla: ¿Por qué?
13/06/17 11:53 AM
  
Dorli
Muchas gracias, Don José María, es un análisis certero de la situación actual y del devenir de la progresiva descristianización de las sociedades otrora cristianas. Estamos viviendo, creo yo, el comienzo de la desenmascarización de muchos que desde dentro de la iglesia católica sirven a los intereses del maligno, en lugar de los intereses de Jesucristo Nuestro Señor.
No van a ceder, pero también es cierto y realmente consolador el oir bastantes voces de obispos, cardenales, sacerdotes, religiosos y láicos que verdaderamente creen en el Señor y defienden su iglesia con pasión, con amor y sobretodo con Verdad.
La Verdad de Jesucristo tiene tal fuerza que podrá con todo, de manera que, cuando Él lo disponga, toda esta inundación infernal que padecemos, simplemente se desvanecerá. Eso creemos y esperamos.
El Señor ya ha vencido, una vez para siempre. Ahora lo vivimos en fe, luego lo veremos, por su infinita Misericordia, así lo esperamos.
-----------------------------------
JMI.-Y seremos semejantes a Él porque le veremos tal cual es.
IJn. Bendición+
13/06/17 12:44 PM
  
marcelo
Si no me equivoco, es todo una revelacion y\o vision privada, y por consiguiente no es obligatorio creer en Fatima, mensaje que varia segun los años. Cada año una nueva addenda a las visiones, mucho Ocultismo en el mediohay en esto.
13/06/17 2:11 PM
  
Vladimir
Tengo la impresión de que, lamentablemente, en este momento, una gran cantidad de nuestros Pastores (desde la cabeza) no quieren predicar la conversión. Predicar la conversión es acusar al mundo de pecado y ¿quiénes somos nosotros para juzgar?
13/06/17 3:16 PM
  
Curro Estévez
Extraordinario artículo don José María.
Es esto, conversión y penitencia, las cuales han desaparecido del discurso cristiano.

PD: Lo de "profeta de calamidades" tiene su miga.
¿Acaso los profetas del AT eran otra cosa?
13/06/17 3:19 PM
  
Fruela
Artículo y tema ciertamente actuales. Conversión y penitencia. A veces se oye hablar de conversión, pero de un modo tan difuso, que luego queda en nada con sifón. De penitencia, hace décadas que no oigo hablar en un templo, durante la homilia dominical. La Iglesia reducida a ONG. Esto debiera ser motivo de honda preocupación en las altas instancias vaticanas y en otras no tan altas. Sin embargo...
Creo que Dios nos ha de pedir cuentas muy estrechas a todos por nuestros pecados de pensamiento, de palabra, de obra y de OMISIÓN. Y yo pregunto...¿por qué tanto miedo a la penitencia, a la expiación? A lo largo y ancho del AT y del NT es la receta más usada para la conversión del pecador. ¿Que religión es esa nueva que nos quieren inculcar que no incluye el sacrificio por ninguna parte, cuando hasta los paganos ofrecían sacrificios de propiciacion a sus dioses falsos?
13/06/17 5:36 PM
  
Pub
La especificidad del mensaje de Fátima, lo que lo hace único, es la revelación de la imprescindible mediación de María, tanto para la paz del mundo, a ella confiada, como para detener el torrente de desdichados que se precipitan en el Infierno cada día. Y es necesario que se entienda, se reconozca y se cumpla este designio de Dios para nuestro tiempo, en lo que parece la última y definitiva batalla entre la Mujer y el dragón (Apoc 12), comenzada en los albores de la humanidad (Gen 3, 15).
No sólo la oración y la penitencia. Dios quiere la consagración personal y colectiva al Inmaculado y Dolorido Corazón de María, la oración del Santo Rosario y la práctica de los 5 primeros sábados de mes. María es el gran signo para nuestro tiempo. Dichoso el que lo descubra y acepte.
13/06/17 11:35 PM
  
Pub
Esta revelación del Señor a la mística italiana María Valtorta confirma la misión transcendental de María en nuestra época, ya afirmada en Fátima:
"Si no fuera por los empeños de María, por sus plegarias, la raza humana ya no existiría. La habría borrado, porque vuestro malvivir ha tocado, verdaderamente, el fondo del mal. La Justicia está herida, colmada la Paciencia y el castigo inmediato. Mas es María las que os defiende con su manto. Y si bien puedo yo, con un giro de la mirada, hacer que se postre el Paraíso y que tiemblen los astros, nada puedo, en cambio, contra mi Madre.

Soy su Dios, pero soy siempre su Niño. Sobre aquel corazón descansé en mi primer sueño de infante y en el último de mi muerte, y sé todos los secretos de aquel corazón. Sé, por tanto, que castigaros sería proporcionar un dolor lacerante a la Madre del género humano, a vuestra Madre verdadera, que espera siempre poder conduciros a su Hijo. Soy su Dios, mas ella es mi Madre. Y yo, perfecto en todo, soy también Maestro para vosotros también en esto: en el amor a la Madre. A quien aún crea, de entre los que están en el mundo, le digo yo: la salvación del mundo está en María. Es el único puente que ahora os queda. Mas si también a ella despreciáis, seréis aplastados. No permito que sea vilipendiada aquella a cuyo seno descendió el Espíritu Santo para engendrarme a mí, Hijo de Dios y Salvador del mundo".
(María Valtorta. Cuadernos de 1943).
--------------------------------------
JMI.-María Valtorta (1897-1961), gran mística y escritora.
13/06/17 11:56 PM
  
Lucía
La misericordia no es contraria a la conversión. Hoy nuestro mundo no solo es secularizado, ateo y con un endiosamiento de lo científico como fin, sino que esta ideología nos ha llevado al desprecio del hombre y de toda la creación que sin duda es la finalidad del demonio. Como consecuencia sufrimos todas las calamidades de la sociedad y la auto destrucción. Sumergidos en el dolor de lo que nosotros mismos hemos provocado, el Eterno Amor vuelve a derramarse sobre nosotros. Esa experiencia de Amor infinito, incondicional, es transformadora. Nunca tan actual este Dios Todopoderoso anonadandose x nosotros. Esta experiencia de Dios al encuentro íntimo con el hombre es lo que convierte corazones de piedra en corazones amantes. Es así como Cristo lo hizo desde el principio, lo vemos en la conversión de Zaqueo, de Maria Magdalena, de Mateo. Dios Misericordioso, Amor que derrite el hierro. No le quita una como al mensaje de conversión, le da un porqué.
14/06/17 2:33 AM
  
Maria
Este jueves 15 comenzaría la Novena de la Fiesta del Inmaculado Corazón de María.

"La Inmaculada es la Omnipotencia Suplicante. Toda conversión y toda santificación son obra de la gracia, y Ella es la mediadora de todas las gracias" San Maximiliano Kolbe


14/06/17 4:10 AM
  
Matias
Muy buen artículo padre José María.
Solo me permito agregar al mensaje de Fatima el mensaje de Akita que me hace pensar. Una parte dice "los sacerdotes que me veneran serán despreciados y encontrarán oposición de sus compañeros". Qué quiere decir la Madre con esto, acaso no todos los sacerdotes veneran a María? Se ve que algo los diferenciará a unos sacerdote de otros en cuanto a rechazar la veneración a María. Podría ser una advocación en particular, la mayor en particular, qué de especial tendrá?
Otra cosa extraña es que cuando el Santo Padre volvió de Fatima, ni una sola nota sobre la conferencia en el vuelo salio aquí, extraño verdad?
Por ahi dijo algo el Santo Padre que no gusta en veneración, y menos aún cuando no se cumple con el reglamento humano de apariciones. El que quiera oír que oiga...y el que quiera entender que entienda....
Seria bueno, si nos compartiera una hipótesis sobre este tema. Pues algo se diferenciará entre los sacerdotes sobre un rechazo a la veneración de Nuestra Madre.
Saludos.
14/06/17 5:57 AM
  
Catholicus
Gran artículo.

Desgraciadamente el común de nuestros pastores demolerá Fátima sutilmente sumándose al carro de desviar la atención a lo accesorio, dejando los mensajes del cielo opacados si no directamente manipulados:

Los pastorcitos, las flores, la hierba y las ovejitas... qué bonito todo !!

Esa es la manipulación más sutil de todas.

Por no hablar de los engendros modernistas y del lobby gay en el mismo santuario. Comenzando por lo horripilante de ese crematorio de velas recicladas que no puede tener sentido cristiano alguno.

Hay que defender Fátima de la contaminación.
14/06/17 3:54 PM
  
hornero (Argentina)
Ciertamente, los tiempos avanzan y maduran, quiero decir, que los acontecimientos anunciados por el Evangelio y por el Apocalipsis se cumplen poco a poco ante nuestros ojos, a veces atónitos. Fátima no termina en Fátima, se continúa en las Apariciones y Mensajes actuales, me refiero a los que cuentan con la aprobación indiscutible del obispo del lugar, o, como Medjuigorje, cuentan con una gran certidumbre, fundada entre otras razones por la creciente persistencia de los peregrinos y sus trestimonios. En nuestro tiempo, María nos dice que se libra un encarnizado combate entre las fuerzas que Ella conduce y las de luciter con sus secuaces. Es verdad, los bandos se hacen visibles rápidamente, de definen quienes militamos en uno u otro; con la Virgen y con Cristo, o contra la Virgen y contra Cristo. (Editado)

14/06/17 6:25 PM
  
Damián
"No queremos que éste reine sobre nosotros" Lc 19,14. De un tiempo a esta parte el Señor me ha mostrado con toda su actualidad y potencia vigorosa el misterio de Nuestra Sra de Fátima. En cambio, el ambiente eclesial de lo "políticamente correcto" se me hace del todo irrespirable: una estructura de mentira y muerte, idiotizada ante los males que nos aquejan. Remedios irrisorios para los males que nos enfrentamos. Planes pastorales, reuniones, ideas, etc. Nada. Humo y ceniza. Volver a Dios que nos ama en los Corazones de Jesús y María. Convertirnos para que tengamos VIDA. Volver a la Eucaristía. Y reparar. Esto es como hablar de un tema bizarro, extraño, "profeta de calamidades". "YO CREO, ADORO, ESPERO Y OS AMO, POR LOS QUE NO CREEN, NO ADORAN, NO ESPERAN, Y NO OS AMAN". Por pura Gracia y bendición.
14/06/17 9:51 PM
  
Pub
Luis López. Si no entendí mal, también Francisco ironizó sobre la primera parte del tercer secreto de Fátima, diciendo algo así como que es una barbaridad que alguien detenga el brazo justiciero de Cristo, como si este tal (María, sin duda) estuviera queriendo aparecer como alguien más misericordioso que el mismo Dios. Estoy tratando de releer sus comentarios, pero cuando los leí por vez primera me dejaron un malísimo sabor de boca, de oído y de todo.
-------------------------------------
JMI.-Efectivamente, decir que la Virgen María "detenga el brazo justiciero" de Cristo, si se entiende como que la misericordia de María es mayor que la de Cristo, no tiene sentido. Puede colar la frase si se acompaña de la aclaración necesaria en la fe.
15/06/17 2:35 AM
  
Cristianos pro Francisco
«¿Queréis ofreceros a Dios para soportar todos los sufrimientos que Él quiera enviaros, en acto de desagravio por los pecados con que es ofendido?… Tendréis que sufrir mucho… Rezad el Rosario todos los días…»

¿Pero como se puede pretender que tales palabras puedan salir de la boca de la Madre de Jesús?
¿Sufrir para desagraviar a Dios?
¿Dios enviar sufrimientos a alguien por estar ofendido con otros...?
¿Cómo puede alguien formado y preparado como usted creerse esto?
Y encima con algo que ni es doctrina ni es dogma y sobre lo cual la Iglesia permite el culto pero no confirma formalmente.
Si no fuera porque me consta que lo dicen en serio pensaría que nos quieren tomar el pelo.
¡¡Santo Dios, que ha sido de tu Iglesia!!
¡¡Nuestro Sr. Jesucristo, lo qué han hecho con tu mensaje de amor!!
--------------------------------
JMI.-Tranquilo. Está usted mal informado (o mal formado). La conversión (penitencia-metanoia), en la doctrina de la Iglesia, implica reconocimiento del pecado, arrepentimiento, propósito y reparación-expiación penitencial. Puede ver un resumen de la doctrina católica en el libro RIVERA-IRABURU, Síntesis de espiritualidad cristiana, en el capítulo Penitencia. Puede hallarlo en www.gratisdate.org. He buscado el enlade al capítulo mismo y me da http://gratisdate.org/texto.php?idl=55&a=34 ... No lo juraría, pero pruebe. Podrá comprobar que es doctrina bíblica, tradicional y católica.
La encíclica Miserentissimus Redemptor, p.ej., es monográfica sobre la expiación.
Pero lo mejor que conozco en Magisterio apostólico es la const. apostólica de Pablo VI Poenitemini (17-02-1966). Impresionante.
Ánimo.
Con la gracia de Dios siempre es posible pasar de la oscuridad a la luz, del error a la verdad.
15/06/17 11:52 AM
  
María Jesús
HAN AUMENTADO LOS DELITOS DE LOS HOMBRES. ES LA OPORTUNIDAD DEL PERDÓN.
LA GENTE NO TIENE EN CUENTA LA PASIÓN.
En Jeremías, EL SEÑOR dice que "llora la soberbia de los hombres, que se han olvidado de ÉL, y han sido hechos cautivos".
15/06/17 5:35 PM
  
DJ L
El mensaje de Fátima se apaga, ya no se extenderá más.

Valga el ejemplo: En Pontevedra ha tenido lugar el broche final de los mensajes de Fátima (la devoción reparadora de los primeros sábados de mes) con la aparición de la Santa Virgen y nada menos que el niño Jesús correteando por las calles de Pontevedra cuando Lucía se disponía a tirar la basura...y ni los de Pontevedra conocen los hechos históricos, ocurridos entre ahora locales de copas en la zona vieja. Menos conocerán la transcendencia espiritual.

No estaría mal que el Arzobispado de Santiago de Compostela se decidiese a darlos a conocer. Es un mensaje salido de Pontevedra para el mundo entero.
15/06/17 5:38 PM
  
Piedad
Excelente Artículo, en el que se sustentan los mensajes de la Virgen con la Doctrina, el Magisterio y la Tradición Católica. Pero, muy preocupante el comentario que rechaza el Mensaje de Conversión, porque hace mención al sufrimiento, y da a entender que el sufrimiento se opone a la Bondad de Dios:
"¿Sufrir para desagraviar a Dios?"..."¿Dios enviar sufrimientos a alguien por estar ofendido con otros?" ... Yo respondo a estas aparentes dudas con otra pregunta:
Entonces ¿No fue acaso el sufrimiento de Nuestro Señor Jesucristo, El Justo, el que redimió y redime nuestro agravio y ofensa continúa a Dios con Su Pasión, Crucifixión y Muerte, sin ni siquiera haber cometido algún pecado?
- A veces tenemos una Fe tan superficial y mentirosa que recitamos nuestra Profesión de Fe y ni creemos en lo que allí decimos. Es necesario entender lo que repetimos de memoria, para entender el sentido y alcance que tienen el sufrimiento y la renuncia a una vida fácil: ... Creo en Un Solo Señor, Jesucristo... que por nuestra causa fue crucificado...padeció y fue sepultado... [El Credo. Primera Parte. Sección 1. CIC184...]
15/06/17 6:32 PM
  
Francisco María de la Cruz
Nuestro Seňor continuamente habla de la necesidad de conversión.
16/06/17 8:46 AM
  
rmartinhe
Estos días, debido a las temperaturas extremas, está corriendo un mensaje por internet que dice algo así: “Voy a empezar a portarme bien porque si este calor no lo soporto, el infierno menos”. Pues el infierno es sin duda “lo peor” que nos puede pasar.
Otro día de esta semana al llegar a la última parte del Ángelus: “Concédeles Señor el descanso eterno, y brille para ellos la luz perpetua”, pensaba por un lado en los difuntos “fieles” que se pueden beneficiar de nuestras oraciones y me alegraba por ellos y por otro lado me daba escalofríos pensar en el destino de los “infieles”, aquellos por los que nada podemos, ni pueden, y según parece ni quieren hacer, porque se fueron “para abajo” y se fueron para siempre. Esto sí que es terrible desgracia.
Pues aunque para ellos ya no hay tiempo todavía lo hay para nosotros, los que aún vivimos.
Por eso me parece muy desafortunado llamar profetas de calamidades a los verdaderos profetas que hablan en nombre de Dios advirtiendo a las gentes del peligro que corren si no se convierten, anunciando calamidades, sí, porque son el último recurso que a Dios le queda para hacernos volver al buen camino y evitarnos así la calamidad mayor.
Gracias padre por recordarnos esta llamada de la Virgen María a la conversión y a que ofrezcamos oraciones y sacrificios por esta causa. Al fin los cristianos formamos una familia y somos como vasos comunicantes por los que las gracias de unos llegan a otros.
También le diría a Cristianos pro Francisco que cuando no entendamos algo o nos supere, antes de negarlo, deberíamos pedir luz a Dios, que no es ningún ogro y suele responder disipando nuestras dudas. Y ojalá aprendamos también de la Virgen María. Seguramente tampoco Ella lo entendió todo en su momento, pero todo lo guardaba en su corazón y cuanto mayor era su dolor mayor era su confianza en Dios. Y vio como el amor, probado en el sufrimiento, venció al pecado en la Cruz. Y vio a su Hijo resucitado y a la muerte vencida. Y sigue luchando para vernos a nosotros a su lado para siempre.
Quiera el Señor que conozcamos ese día. Un saludo.
16/06/17 8:40 PM
  
Pub
Padre Iraburu: No pretendo dar lecciones a nadie. Permítame un comentario ampliatorio de una opinión que expuse anteriormente.
"Ya no te llamarás Jacob, sino Israel, porque has luchado con Dios y con los hombres, y has vencido" (Gen 32, 299.
"El Señor se arrepintió de la desgracia que había determinado enviarles. Así que no se ejecutó" (los ninivitas detuvieron la justicia divina, por su esfuerzo penitencial) (Jon 3, 10).
(El Señor, a Moisés): " Voy a herir de peste y a desheredar a este pueblo" (Num 14, 12). "Voy a perdonarlo, como me lo pides" (Num 14, 20).
Tres casos extraídos de otros parecidos que figuran en la Escritura. ¿También se puede ironizar sobre su Jacob es más fuerte que Dios; Jonás y Moisés más misericordiosos que el mismo Dios?

Si en el "tercer secreto" aparece María neutralizando la justicia divina sobre el mundo, o sea, "deteniendo el brazo justiciero de su Hijo", ¿se puede caer en la simpleza de contraponer la misericordia de María a la de Cristo? ¿Acaso la misericordia de María no es sino una participación de la infinita misericordia de Dios? ¿No será que Dios quiere que le honremos a través de su obra maestra, María, y que reconozcamos las obras grandes que ha obrado en ella? (Lc 1, 49).

Si María intercede a Dios por el hombre, presentándole las oraciones y méritos de los justos, incluyendo las suyas, y consigue detener la justicia divina, esto no quiere decir que sea más misericordiosa que el mismo Dios, sino al contrario, muestra de una forma más lúcida la misericordia divina, capaz de ablandarse por los ruegos de sus criaturas y, particularmente, por los de su Madre Santísima. Ya sé que usted sabe esto más y mejor que yo, pero quería justificar lo mal que me sonó el comentario, poco afortunado en mi opinión, que escuché el 13 de mayo en Fátima, proferido por quien lo profirió.
---------------------------------------------------
JMI.-Veo su comentario a la 1 de la noche, cuando he venido al PC para apagarlo. Y he buscado el texto "deteniendo el brazo justiciero de su Hijo", para recordar el contexto exactamente. Pero no lo he encontrado y ya es muy tarde.

Contestando a lo rápido le digo lo que Ud. ya sabe, según creo. Que al hablar de la relación del hombre con Dios fácilmente se emplean expresiones antropocéntricas que dicen la verdad, pero que tomadas al pie de la letra, no son verdaderas. La Virgen propiamente "no detiene" el brazo del Salvador, pues Ella, como miembro de su Cuerpo, sólo puede obrar movida por su Cabeza. Siempre.
Igualmente antropocéntrica es la expresión de que "capaz de ablandarse por los ruegos de sus criaturas". Dios, infinitamente misericordioso, mueve por el ESanto a los fieles a esas oraciones de súplica, que en un sentido exacto y literal "no ablandan" la dureza del designio de Dios. Es obvio.
16/06/17 9:00 PM
  
Luis Piqué Muñoz
Se ha Ofendido mucho ¡Infinitamente! a Dios, el Justo y Misericordioso Dios Padre, el dulce Jesús el Salvador y el Amor apasionado Espíritu Santo. Nuestro Mediador ante el Padre, Nuestro Señor Jesucristo, que ya pagó por los pecados del Hombre con la horrible Cruz, ha evitado hasta ahora el Justo Castigo planetario. La Criatura más Perfecta ¡a Infinita distancia! la Santísima Virgen, la CoRredentora, también Media en su Eterno y dulcísimo Amor al Hombre. Pero éste será ¡es! cada Vez Peor, como está Profetizado y es evidente, y en los 3 sucesivos Apocalipsis del Fin del Mundo será Castigado de manera definitiva ¡Viva el Castigo de Dios! ¡Viva el Amor! ¡Viva la Virgen! ¡Viva Cristo! ¡Viva el Espíritu Santo! ¡Viva Dios!
17/06/17 11:15 AM
  
DJ L
"Es urgente la conversión por la oración, la penitencia y la reparación"

¿Cómo los neopaganos van a ponerse a hacer penitencia si ni siquiera tienen conciencia del pecado?

Si algo nos salva de los castigos directos de la mano de Dios del calibre de los que conocemos por el Antiguo testamento es por algo que los de entonces no tenían y tuvieron que pagar caro ahogándose en el diluvio o ardiendo como en Sodoma: La Santa Misa.

Supongo que llegará un día que el grado de profanación de la Misa será de tal envergadura (¿más aún?) que llegará el castigo saludable.
19/06/17 11:44 PM
  
María Jesús
JESUCRISTO VENCIÓ EN LA CRUZ, pero el pecado, la enemigo siguen en la tierra...por supuesto que seguimos luchando, sufriendo, somos la Iglesia
militante y peregrina, con MARÍA, con el ESPÍRITU. Por supuesto que el Reino de DIOS es un Reino de AMOR, que vive en nosotros...pero mucha gente no lo sabe, no se sabe amada, no ama, ni conoce...LA IGLESIA ES RECONCILIACIÓN, EVANGELIZADORA.
20/06/17 5:42 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.