(434) Fátima (13-V-1917), 2: visiones y apariciones

 Fátima: los tres pastorcillos

El Ángel del Señor anunció a María,

–y concibió por la gracia del Espíritu santo.

En mi anterior artículo (433) La Virgen de Fátima hoy: conversión, oración y penitencia (12-V-2017), con ocasión del viaje del Papa, de las canonizaciones y del comienzo del Centenario, hice una presentación muy abreviada del conjunto de las apariciones de la Santísima Madre de Dios en 1917. En su Centenario lo primero de todo es recordar, recibir y cumplir el mensaje de Fátima.

Sor Lucía, movida siempre por la obediencia, hizo cuatro relaciones fundamentales de los sucesos de Fátima: primera (1935), segunda (1937), tercera (1941) y cuarta (1941). Yo reproduzco aquí y comento el relato de la memoria cuarta (Memórias da Irmâ Lúcia, Secretariado dos Pastorcinhos, Fátima VIII-2000, 8ª ed.; Memorias de la Hermana Lucía, id., VII-2003, 7ª ed.). Y haré lo mismo, Dios mediante, en las fechas correspondientes a las siguientes apariciones. Transcribo el texto de Sor Lucía.

* * *

El trece de mayo

Día 13 de mayo de 1917. –Estando jugando con Jacinta y Francisco encima de la pendiente de Cova de Iría, haciendo una pared alrededor de una mata, vimos, de repente, como un relámpago. –Es mejor irnos ahora para casa, dije a mis primos; hay relámpagos; puede venir tormenta. –Pues sí.

Y comenzamos a descender la ladera, llevando las ovejas en dirección del camino. Al llegar poco más o menos a la mitad de la ladera, muy cerca de una encina grande que allí había, vimos otro relámpago; y, dados algunos pasos más adelante, vimos sobre una carrasca [encina pequeña] una Señora, vestida toda de blanco, más brillante que el sol, irradiando una luz más clara e intensa que un vaso de cristal, lleno de agua cristalina, atravesado por los rayos del sol más ardiente. Nos detuvimos sorprendidos por la aparición. Estábamos tan cerca que nos quedábamos dentro de la luz que la cercaba, o que Ella irradiaba. Tal vez a metro y medio de distancia más o menos.

Entonces Nuestra Señora nos dijo: –No tengáis miedo. No os voy a hacer daño. –¿De dónde es Vd.? le pregunté. –Soy del Cielo.

–¿Y qué es lo que Vd. quiere? –Vengo a pediros que vengáis aquí seis meses seguidos, el día 13 a esta misma hora. Después os diré quién soy  y lo que quiero. Después volveré aquí aún una séptima vez. [N. del Editor: Esta «séptima vez» aconteció la mañana del día 16 de junio de 1921, cuando Lucía se despedía de la Cova de Iría. Se trataba de una aparición particular y personal]. –¿Y yo también voy al Cielo? –Sí, vas. –¿Y Jacinta? –También. –¿Y Francisco? –También; pero tiene que rezar muchos Rosarios.

Entonces me acordé de preguntar por dos muchachas que habían muerto hacía poco. Eran amigas mías e iban a mi casa a aprender a tejer con mi hermana mayor.

–¿María de las Nieves ya está en el Cielo? –Sí, está. (Me parece que debía de tener unos dieciséis años). –¿Y Amelia? –Estará en el Purgatorio hasta el fin del mundo [N. del Editor: Puede significar «por mucho tiempo»]. (Me parece que debía de tener de dieciocho a veinte años).

¿Queréis ofreceros a Dios para soportar todos los sufrimientos que El quisiera enviaros, en acto de desagravio por los pecados con que es ofendido y de súplica por la conversión de los pecadores? –Sí, queremos. –Tendréis, pues, mucho que sufrir, pero la gracia de Dios será vuestra fortaleza.

Fue al pronunciar estas últimas palabras (la gracia de Dios, etc…) cuando abrió por primera vez las manos comunicándonos una luz tan intensa como un reflejo que de ellas se irradiaba, que nos penetraba en el pecho y en lo más íntimo del alma, haciéndonos ver a nosotros mismos en Dios que era esa luz, más claramente que nos vemos en el mejor de los espejos. Entonces por un impulso íntimo, también comunicado, caímos de rodillas y repetíamos íntimamente: «Oh Santísima Trinidad, yo os adoro. Dios mío, Dios mío, yo os amo en el Santísimo Sacramento».

Pasados los primeros momentos, Nuestra Señora añadió: –Rezad el Rosario todos los días, para alcanzar la paz para el mundo y el fin de la guerra.

En seguida comenzó a elevarse suavemente, subiendo en dirección al naciente, en la inmensidad de la lejanía. La luz que la rodeaba iba como abriendo camino en la bóveda de los astros, motivo por el cual alguna vez dijimos que habíamos visto abrirse el Cielo.

Me parece que ya expuse en lo escrito sobre Jacinta o en una carta, que el miedo que sentíamos, no fue propiamente de Nuestra Señora, sino de la tormenta que supusimos iba a venir, y de la cual queríamos huir. Las apariciones de Nuestra Señora no infunden miedo o temor, pero sí sorpresa. Cuando preguntaban si habíamos sentido miedo, y decía que sí, me refería al miedo que habíamos tenido de los relámpagos y del trueno que suponía vendría próximo; y de eso fue de lo que queríamos huir, pues estábamos habituados a ver relámpagos sólo cuando tronaba.

Los relámpagos tampoco eran propiamente relámpagos, sino el reflejo de una luz que se aproximaba. Por ver esta luz es por lo que decíamos a veces que veíamos venir a Nuestra Señora, pero a Nuestra Señora propiamente só!o la distinguíamos en esa luz cuando estaba ya sobre la encina. El no sabernos explicar o el querer evitar preguntas fue lo que dio lugar a que algunas veces decíamos que la veíamos venir; otras que no. Cuando decíamos que sí, qué la veíamos venir, nos referíamos a que veíamos aproximarse esa luz que al final era Ella. Y cuando decíamos que no la veíamos venir, nos referíamos a que Nuestra Señora sólo la veíamos propiamente cuando estaba ya sobre la encina.

Hasta aquí el texto íntegro del relato de Sor Lucía.

* * *

-Apariciones y visiones

Antes de comentar algunos aspectos concretos de este primer encuentro de los niños con la Virgen María, expondré en forma breve lo que la Biblia y el Magisterio, así como los teólogos y los santos, nos enseñan en relación a los fenómenos sobrenaturales –apariciones, visiones, revelaciones, profecías, locuciones, etc.– que Dios suscita a veces en los hombres. Me fijaré sobre todo en las apariciones y visiones.

La Biblia

Tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento se refieren a seres o acontecimientos, que siendo inasequibles a las facultades naturales del hombre, a sus sentidos o a su inteligencia, por la acción de Dios, han sido a veces captados como realidades presentes o como imágenes de esas realidades. Dios mismo, los ángeles, los demonios, las almas de los difuntos, sucesos del pasado o del futuro, la Virgen María o algún santo, se muestran al hombre como realidades presentes. En los Evangelios, concretamente, se testimonia la presencia de los ángeles en el portal de Belén, las tentaciones de Jesús en el desierto, las llamas de fuego en Pentecostés, el mantel que Pedro ve descender de lo alto con alimentos… El vidente no produce por sí mismo lo que la aparición le muestra, sino que recibe en su mente o en sus sentidos algo que viene del cielo.

La aparición causa la visión. El mismo término latino apparere, apparitio, también en las lenguas modernos, significa una realidad que se hace visible o captables por un sujeto que la recibe, pero que no es producida por él. Si lo fuera, se trataría de una alucinación, que sólo muestra una apariencia de realidad inexistente, pero no sería una aparición, en la que siempre se captan realidades físicas o intelectuales existentes.

 

Visiones corporales, imaginativas o intelectuales

San Agustín (De Genesi ad litteram 12,6), San Isidoro (Etimologías 7,8, 37ss), Santo Tomás (STh I, 93, 6, 4m) y otros autores dividían ya las visiones como corporales, captadas por los sentidos exteriores; imaginativas, si por los sentidos interiores, e intelectuales, experimentadas por la inteligencia. Todas ellas coinciden en que no son impresiones puramente subjetivas, acciones del vidente, sino la manifestación de un objeto que es captado por el vidente como algo presente y real.

Santa Teresa de Jesús explica bien lo que estos autores citados aluden al paso sin explicarlo apenas. Partiendo de muy numerosas experiencias personales, ella habla a veces de visiones imaginarias, queriendo significar que eran visiones reales que se producían con imagen.

«Un día de San Pablo, estando en misa se me representó toda esta Humanidad sacratísima [del Señor] como se pinta resucitado, con tanta hermosura y majestad… que no se puede decir que no sea deshacerse… Esta visión, aunque es imaginaria, nunca la vi con los ojos corporales, ni ninguna, sino con los ojos del alma» (Vida 28,3). «Bien me parecía en algunas cosas que era imagen lo que veía, mas por otras muchas no, sino que era el mismo Cristo… Hay la diferencia  que de lo vivo a lo pintado, no más ni menos. Porque si es imagen, es imagen viva; no hombre muerto, sino Cristo vivo; y da a entender que es hombre y Dios… Y viene a veces con tan grande majestad que no hay quien pueda dudar sino que es el mismo Señor» (28,7-8).

El Señor «apareciome como otras veces, y comenzó a mostrarme la llaga de la mano izquierda» (39,1). «Vino la hora de dormir, y yo estaba con hartos dolores y había de tener el vómito ordinario [!]… Comencé a llorar mucho y a afligirme… Estando en esta pena, me apareció el Señor y regaló mucho, y me dijo que hiciese yo estas cosas por amor a Él y lo pasase… Y así ahora no me parece que hay para qué vivir sino para esto… “Señor, o morir o padecer; no os pido otra cosa para mí”» (40,20). Apariciones semejantes tuvo Teresa de amigos suyos santos. San Pedro de Alcántara, «un año antes que muriese me apareció estando ausente, y supe se había de morir y se lo avisé… Cuando expiró, me apareció y dijo cómo se iba a descansar» (27,19).

En otras ocasiones nos habla Teresa de visiones intelectuales, sin imagen, como las muchas que ella tiene cuando llega a la vida mística, a la oración puramente pasiva, que apenas es descriptible: «no se ha de saber decir ni el entendimiento lo sabe entender ni las comparaciones pueden servir para declararlo, pues son muy bajas las cosas de la tierra para este fin» (V Moradas 1,1).

«Metida en aquella morada [séptima] por visión intelectual, por cierta manera de representación de la verdad, [se le aparece] se le muestra la Santísima Trinidad, todas tres Personas, y por una noticia admirable que se da al alma, entiende con grandísima verdad ser todas tres Personas una sustancia, y un poder y un saber y un solo Dios; de manera que lo que tenemos por fe, allí lo entiende el alma por vista, aunque no es vista con los ojos del cuerpo ni los del alma, porque no es visión imaginaria» (VII Morada 1,7).

 

¿Origen divino, diabólico o meramente natural de apariciones-visiones?

En todo esto, obviamente, surge la necesidad de discernir la autenticidad real de esos fenómenos sobrenaturales. ¿Cómo discernir las apariciones y visiones verdaderas, las que proceden de Dios, de aquellas otras de origen diabólico, o de las que están suscitadas simplemente del natural del hombre, en forma alucinatoria o sin ella?

 

Discernimiento concreto de personas y circunstancias

Siendo la aparición una captación de algo extraordinario, antes de darle crédito, exige considerar con mucha atención al «vidente», su carácter, virtud, conocimientos, experiencias de su pasado, calidad doctrinal, etc. Pero también es importante conocer bien el marco ideológico y ambiental en el que ha vivido o vive todavía. Tanto en la condición personal del vidente, como en el anbiente que lo rodea, podemos hallar indicios para considerar su testimonio como fide-digno o como no fiable. Y en esto pueden darse tres diagnósticos fundamentales.

1. Constat de supernaturaliter. En los casos de videntes santos, como el de Lourdes o Fátima, su misma canonización por la autoridad de la Iglesia hace fidedignas sus visiones, y más si las mismas visiones son objeto de reconocimiento por parte de la Iglesia.

2. Non constat de supernaturalitate. Casos como las apariciones y mensajes de la Virgen de Medjugorje, que todavía no han recibido una aprobación oficial y definitiva de la Iglesia.

3. Constat de non supernaturalitate. Son muy numerosas las apariciones y visiones que, convenientemente investigadas, vienen a ser declaradas falsas por la Iglesia. Aunque no haya dolo en esa falsedad. Y aunque el primer engañado sea el propio vidente.

 

Discernimiento teológico

Conviene tener en cuenta varios principios fundamentales.

Las apariciones y visiones auténticas son «gratiæ gratis datæ», que pueden darse para el bien de la Iglesia a personas santas o no santas, incluso sin vida de la gracia (STh II-II, 172,4). Por ejemplo, Maximino, el vidente con Melania de las apariciones de La Salette, no era un niño ejemplarmente virtuoso.

Toda visión o aparición cuyo mensaje es inconciliable con la doctrina de la Iglesia es falsa. Puede proceder de un hombre mal o bienintencionado, o incluso del diablo, «padre de la mentira», pues ya sabemos que «el mismo Satanás se disfraza de ángel de luz» (2Cor 11,14) para perder a los hombres.

Sólo la autoridad de la Iglesia, aprobando públicamente unas apariciones y su mensaje, puede garantizar el constat de supernaturalitate. Propiamente tal acto del Magisterio apostólico no llega a exigir de los fieles un asentimiento de fe divina. Y como es obvio, esta aprobación eclesiástica puede darse en grados muy diversos.

La aprobación que da la Iglesia de ciertas apariciones o visiones puede darse en grados muy diversos, más explícitos o implícitos.

–Hay cultos a ciertas advocaciones marianas que, procedentes de tiempo immemoral, son aceptadas por la Iglesia, sin que haya constancia de su sobrenaturalidad en el origen. –El libro de la revelaciones, de Santa Brígida (+1373), es obra altísima en doctrina y espiritualidad, en la que lectores cultos o ignorantes hallaban grandes luces y gracias; pero que tuvo detractores también. Nada menos que un concilio, el de Basilea (1431ss), lo aprobó y recomendó. –Grandes solemnidades litúrgicas, como el Corpus Christi o el Sagrado Corazón tienen en buena parte su origen en las visiones y apariciones que tuvieron dos monjas contemplativas, Santa Juliana de Mont Cornillón (+1258) y Santa Margarita María de Alacoque (+1690). –Las apariciones y otros fenómenos extraordinarios dificultan en ocasiones las causas de beatificación. Así por ejemplo, la religiosa Ana Catalina Emmerick (+1834), ya desde niña, tuvo casi en forma continua visiones sobre el pasado, el presente y el futuro: visiones, apariciones y profecías, que fueron escritas por Clemente von Brentano (+1842), según ella se las narraba. En este caso la sobreabundancia de fenómenos sobrenaturales –también la estigmatización– más que facilitar su beatificación, la dificultaron. En sus obras siempre podría haber interpolados textos de Brentano, añadidos con su mejor intención. Por eso cuando ¡por fin! fue beatificada por Juan Pablo II (2004), la consideración de sus visiones, profecías y apariciones fue separada del proceso, y su causa fue juzgada por la Iglesia atendiendo solamente a sus virtudes y a su patente santidad personal.

* * *

–Las apariciones de Fátima son totalmente fidedignas

Quiso Dios que el mensaje de su Madre fuera dado por tres pastorcillos niños e ignorantes, que de ningún modo hubieran podido fabricarlo ellos. Viviendo en el marco cerrado, piadoso y pobre de sus familias, nada o casi nada podían saber de los innumerables «ultrajes, sacrilegios e indiferencias» que Jesucristo sufría del mundo y de hombres de la misma Iglesia. Es probable que nunca hubieran oído hablar del modernismo en la Iglesia, tampoco de Rusia, y menos aún de sus alarmantes inicios marxistas –contemporáneos a las Apariciones– y de sus próximos ataques contra la Iglesia. Ellos transmiten el mensaje de la Virgen, sin más. La fiabilidad de los mensajes de Fátima viene también asegurada por los documentos y visitas de los Papas, por el culto litúrgico establecido, por la canonización de dos videntes, así como por la veracidad comprobada de sus anuncios y profecías.

No hay en los tres niños rasgo alguno de brillo protagonista. En las fotografías aparecen como abrumados por el pecado del mundo y por la importancia de la misión que han recibido. No sin causa la Virgen les dice: No tengáis miedo.

La Virgen se apareció como una visión con imagen. No fue una visión intelectual, ni sólo una imagen infundida es sus mentes e imaginaciones. Así lo expresan los videntes: –Estábamos tan cerca que nos quedábamos dentro de la luz que la cercaba, o que Ella irradiaba. Tal vez a metro y medio de distancia más o menos.

«Soy del cielo». La Virgen María desde el principio les asegura a los niños la autenticidad sobrenatural de sus apariciones. Les asegura a ellos y, más aún, a las autoridades de la Iglesia y del mundo, que sus mensajes no proceden del diablo, ni de las muy limitadas imaginaciones de los niños: Vienen del cielo. Vienen de Dios.

Como el ángel Gabriel a María, la Virgen pide permiso a los niños para comunicarles su mensaje y su misión: «Vengo a pediros, que vengáis aquí seis meses»… «¿Queréis ofreceros a Dios para soportar todos los sufrimientos que Él quiera enviaros, en desagravio por los pecados y en súplica para la conversión de los pecadores?»… Aceptan los pastorcillos con voluntad incondicional: –Sí, queremos. –Tendréis mucho que sufrir, pero la gracia de Dios será vuestra fortaleza.

José María Iraburu, sacerdote

 

Post post.– Dios mediante, iré comentando el mensaje de las Apariciones de Fátima en los días en que se produjeron. No comento ahora otros puntos de este primer encuentro (13 mayo), que aunque son esbozados por la Virgen, tendrán desarrollos más amplios en las apariciones posteriores. En este artículo he preferido considerar qué son las apariciones y visiones.

Índice de Reforma o apostasía

20 comentarios

  
Catholicus
Padre Iraburu ¿Podría darnos su opinión en esta serie sobre el supuesto trozo no publicado que defienden tantos autores además de Socci y recientemente Zavala?.

Dios le mantenga en su ministerio tan edificante muchos años.
---------------------------------
JMI.-No sé a qué se refiere.
Si se trata de consagración de Rusia, puede mirar en mi anterior artículo una respuesta algo larga que le di a Néstor (14/05/2017 - 2:49 PM).
22/05/17 2:31 PM
  
Ana Cecilia Ramírez Rodriguez
Me parece muy importante y oportuno, recibir formación adecuada sobre estos aspectos. Sobre todo ahora, que circula tanta información especulativa.
Me parece que nos ayuda, no sólo para confirmarnos en la fe, sino para tener mejor criterio para entender la realidad.
22/05/17 2:32 PM
  
vicente
la Virgen nos dijo en Fátima: oración y conversión.
22/05/17 3:01 PM
  
Jose Luis
Padre, se deja usted en el tintero al padre Arintero, insólita mezcla de erudición y de falta de corporativismo eclesial. Se deja en el tintero la casi universal oposición de los "buenos" a las apariciones, malusando a San Juan de la Cruz. Se deja en el tintero la pastoral de videntes, rechazada.
------------------------------------------
JMI.-Según ya he informado, publicaré Dios mediante 7 (al menos) artículos sobre las apariciones de Fátima. ¿Cómo sabe Ud. que "me dejo en el tintero" esto y lo otro si no ha leído todavía los 5 (por lo menos) restantes? ¿O es que quiere que hable de todo a la vez?
22/05/17 5:38 PM
  
Josefa Candela
/////////////////////
----------------------------------------
JMI.-Este artículo trata de Fátima, no de Medjugorje.
22/05/17 7:30 PM
  
El kiku
Muy ilustrativo y útil contra la revisitación de Fátima que se está haciendo. Sólo una cosa me chirrió, que la Virgen dijera que un alma iba a estar en el purgatorio hasta el fin del mundo "Y Amelia? –Estará en el Purgatorio hasta el fin del mundo" y el editor parezca querer corregir a la Virgen :" [N. del Editor: Puede significar «por mucho tiempo»].
-------------------------------------------------------
JMI.-El Editor es el "Secretariado dos Pastorinhos", y las notas (como ésa que he incluido) están hechas por los PP. Kondor, Alonso y Cristino. No intentan ellos "corregir" a la Virgen (o la expresión de Hna. Lucía), sino "interpretarla" bien, evitando interpretaciones erradas.
22/05/17 8:15 PM
  
Néstor
Aunque la causa de la visión sea objetiva, y no sea el vidente mismo, se puede todavía distinguir el caso en que la causa de la visión es simplemente la presencia de un cuerpo a unos metros de distancia del vidente, y el caso en que la causa de la visión es algo que está en el orden trascendente en que se encuentra la Iglesia triunfante y no localmente situado frente al vidente mismo.

En la Enciclopedia Católica distinguen dos tipos de visiones y apariciones corporales: las que son causadas por la presencia corporal misma de Cristo o de la Virgen, y las que se deben a una acción sobrenatural que produce una apariencia en la retina mediante los rayos luminosos, que lo aplican a las apariciones de los ángeles o las almas de los difuntos no resucitados.

Saludos cordiales.

22/05/17 8:58 PM
  
Maria Eugenia Licona y Galdi
Yo si creo en las apariciones de la Santisima Virgen. He leido mucho sobre otras y me extraña,q la Iglesia no reconozca las de Garabandal y q el Papa Francisco no crea en las deMedjugorje cuando ha habido tantas curaciones y ccnversiones!!!
22/05/17 11:55 PM
  
Marcela
Tanto Fatima como Lourdes dejaron un milagro ocurrido ante miles de personas. Por lo que además de todo lo relatado por ellos la virgen hace el milagro para que todos crean. Y aún así existen quienes los difaman. Lo de Medjugorge comparto con el Papa Francisco, la virgen tratada como jefa de una oficina postal que da mensajes todos los días?. Yo me converti gracias a La Virgen de Fatima, no podría ni dudar de la veracidad de sus relatos.
23/05/17 1:56 AM
  
Luis Piqué Muñoz
Las apariciones de la Virgen en Fátima, como las ya largas de Medjugorje ¡Creo, no sé! y muchas otras son evidentemente auténticas y divinas ¡sólo hacen Bien a la Iglesia y su Doctrina ¡Amor a Dios! y así lo reconoce la Iglesia! ¡que es la que dictamina siempre! A mi lo que más me impresiona y emociona de las bellas y maravillosas Apariciones de la Virgen en Fátima son las Palabras de La Purísima, Nuestra Señora, la Madre de Dios, pidiendo a los Inocentes Niños que acepten padecer y Morir en Penitencia por los Pecados del Mundo ¡Qué lejos y qué escándalo para el Mundo pedir semejante atrocidad mundana a unos pobres Niños, que son mimados y ultraprotegidos por los Padres! ¡ay si enferman o se mueren, qué llantos y lamentos y quejas a un Dios Injusto y Vengador! Pero Dios Ama más a esos Niños ¡los Ama de Verdad! que unos simples y pobres Padres Carnales, y los eleva a la Gloria de la Cruz, del Sacrificio por Amor de Su Hijo, Cristo ¡la dulzura y el Amor! En realidad Dios, aunque los Santos, como la Virgen, utilicen esa Santa expresión, no envía sufrimientos y Muerte a los Mártires ¡como no envió la Cruz ni a su Hijo a la Cruz, sino el Diablo y el Pecado del Hombre! sino que los permite, pero el que actúa es el Diablo, directamente o a través de los pecadores y malvados ¡y Dios al permitirlo hace más fuerte ¡Omnipotente! ¡la Omnipotencia del Bien! al Mártir, a la Víctima por Amor, por Dios, por Cristo, porque no hay mayor Fuerza y Paraíso que el Amor, bendice con su Sangre ¡la Sangre de Cristo! y pasa al Gozo del Señor! Nada más.
23/05/17 6:30 PM
  
Matiz
Nestor:

Eso iba escribir. Royo Marín escribe con más profundidad en el tema. De hecho creo recordar que fue Sante Teresa la que dijo que todas la apariciones de Cristo después de su ascensión al cielo no han sido corporales y Santo Tomás solo reconoce la que tuvo con San Pablo. Los argumentos teológicos son bastante contundentes.

El hecho de que una aparición no sea material no significa que no sea sobrenatural.
-------------------------------
JMI.-El QUÉ de la Trinidad es que hay tres Personas distintas en un solo Dios. El CÓMO explicar ese misterio es cosa de los teólogos, que lo intentan como mejor pueden, habiendo grandes diferencias de unos a otros.

Algo semejante ocurre con la apariciones-visiones. En una concreta, p.ej., la de Cristo a Juan apóstol el Patmos (Apocalipsis 1) tiene un QUÉ cierto: la presencia de Cristo procede de Dios, no del diablo ni del propio Juan. No está "fabricada" por la mente o imaginación de Juan, no es alucinación, no viene del diablo: viene de Dios.

El CÓMO se produce puede ser objeto de muchas hipótesis diferentes: p.ej., es imagen exterior visible con los ojos corporales; o es íntima, infundida por Dios en el alma, y contemplada por en la fe y en los dones intelectivos del Espíritu Santo, etc.

A veces (en Sta. Teresa, p.ej., que tuvo tantas) ella misma confiesa que no sabe bien cómo fue. Afirma el QUÉ: no puedo dudar de que era el mismo Cristo.

Cuando no hay enseñanza de la Biblia, Padres y Magisterio sobre una cuestión, no puede haber "argumentos teológicos bastante contundentes". Por otra parte, el CÓMO puede ser de modos muy diversos en cada caso concreto, y no es posible defender un modo como si fuera cierto en todos los casos.
23/05/17 6:57 PM
  
Matiz
/////////////////
------------------------------------
JMI.-Perdone, no estamos tratando de Garabandal.
23/05/17 7:01 PM
  
Armando
Muy buena nota y que bueno que controlen los mensajes pues hay ateos y protestantes que solo insultan y condenan, no creen que nuestra Madre sigue trabajando para los HIJOS pecadores
23/05/17 8:41 PM
  
Laura Quesada
Desde pequeña mi padre me narraba al ir a la cama, la historia de las apariciones de la Santísima Virgen en Fátima. Yo soñaba con estas historias y me dejaban una dulce sensación de paz y serenidad. Ahora que celebramos el centenario de las apariciones recuerdo a mi padre, quien era un gran devoto de la Virgen, cuando me leía y narraba estas apariciones. Padre. gracias por el recuento que está haciendo sobre Fatima. Es como volver a aquellos bonitos años de mi infancia y a la vez aprovechar que otras personas se ilustren sobre estas apariciones que hoy día su mensaje está màs actual que nunca. Yo digo oración, sacrificio y adoración.
23/05/17 9:29 PM
  
Matiz
No he sido el primero en mencionarlas. Mi comentario es corto y conciso. No es que no estén reconocidas, sino que todos los actos de piedad respecto a ellas están prohibidas. Hay una diferencia importante.
Totalmente de acuerdo en lo demás. Lo importante es el que, y el como es un tema hasta cierto punto opinable. Leí algunas opiniones en otro de sus artículos donde parecía que se podía entender que dudar de la aparición en cuerpo presente de la Virgen - no de la sobrenaturalidad en si - era una tesis cercana a las filosofías modernistas. Eso se puede malentender.
-------------
JMI.-"Hay una diferencia importante".
Una diferencia decisiva. Efectivamente, cuando el discernimiento de la Iglesia llega al constat de non supernaturalitater ya nos salimos del tema: no hay apariciones ni visiones.
24/05/17 1:29 AM
  
Matiz
Los argumentos teológicos los explica Royo Marín que a su vez cita a otros como Santo Tomas. Yo no. Asi que enseñanza de cierta autoridad si que hay y no se puede negar. Recuerdo que me llamaron bastante la atención. El hecho de que no sean dogma de fe no significa que no sean contundentes. Uno puede opinar en lo opinable, pero es de ley reconocer que Royo Marin no va citando a Santo Tomás a la ligera.
En lo opinable libertad.
----------------------------
JMI.-Las opiniones teológicas, por alto que sea su autor, si tratan de cuestiones que no han sido iluminadas por Biblia-Tradición-Magisterio, no pasan -no pueden pasar- de ser eso, opiniones. No argumentos contundentes.
24/05/17 1:43 AM
  
Matiz
No coincido con Vd. Antes de que la Iglesia - obispos reunidos en concilio, por ejemplo - reconozca una postura como verdadera, la inteligencia de los obispos iluminada por la gracia tiene que reconocer la fuerza de sus argumentos. El pronunciamiento de la Iglesia en cuestiones no reveladas directamente por Dios, pasa por el reconocimiento previo de unos argumentos teológicos por simples hombres. Una cosa sucede antes que otra.

Después del reconocimiento de la Iglesia lo que hay no son argumentos, son verdades o cierto grado de certidumbre según el caso, que, de todas formas todos los fieles debemos asentir. Dicho esto con todos los matices que hay, claro.

Uno puede pensar que la Virgen estuvo en carne o no. Cualquiera de ambas posturas es lícita. Aún siendo licitas, cada uno puede tender a pensar que fue de un modo u otro según la razón se incline a unos argumentos o a otros. Si no hubiera argumentos de peso en ambas opciones, la discusión no tendría lugar o sería de necios.

Llegado a este punto, el cristiano puede hacer uso de la cuestión para meditar y contemplar el misterio sacando buen fruto de ello, o lo podemos hacer estéril de muchas otras formas.
24/05/17 9:40 AM
  
María de las Nieves
Hay un hecho cierto que fundamenta nuestra fe revelada y es la Resurrección corporal de Jesucristo en su cuerpo glorificado, es cierto que a sus discípulos se presento de forma diferente ,a María Magdalena lo reconoce por la pronunciación de su nombre a los discípulos de Emaús en la eucaristía al partir el pan.
El hecho de la aparición trasciende tiempo y espacio y pertenece a lo sobrenatural o a una dimensión no accesible a los 5 sentidos. Dios es definido como luz y las apariciones o visiones llevan un gran componente de luz y amor de la Persona divina - Jesucristo .

El vidente queda penetrado en su alma por la luz de la Persona divina y algo excepcional es cuando el mismo vidente no sólo presencia la visión ,sino que además entra con todo su ser en la esencia divina,queda marcado por ella en su núcleo esencial y un signo de que puede ser auténtico es la conversión y la vida espiritual y de oración . El vidente por intervención divina nos dice algo de lo que podemos alcanzar como regalo del Señor ,pero implica todo un programa de vida de esa persona de virtudes ,humildad y aceptar el plan de Dios que nos está invitando a la santidad. Oremos con reverencia ante su Santísima Presencia.
24/05/17 8:42 PM
  
Dorli
Casi nunca hablan los sacerdotes o obispos, cuando abordan el tema de las apariciones de Santa María en Fátima, aquella descripción que Sor Lucía recibió, estando ante el Santísimo en la que el Señor le dijo:
" La punta de la lanza como llama que se desprende toca el eje de la tierra. Ella tiembla: montañas, ciudades, villas y aldeas con sus moradores son sepultados. El mar, los ríos y las nubes se salen de sus límites, se desbordan, inundan y arrastran consigo en un remolino, viviendas y gente en número que no se puede contar,es la purificación del mundo por el pecado en el que se sumerge.
¡El odio, la ambición provocan la guerra destructora! "
Después sentí en el palpitar acelerado del corazón y en mi espíritu el eco de una voz suave que decía:
" En el tiempo, una sola Fe, un solo Bautismo, una sola Iglesia, Santa, Católica, Apostólica. En la eternidad, ¡el Cielo! "
Esta palabra Cielo llenaba mi alma de paz y felicidad, de tal forma que casi sin darme cuenta, quedé repitiendo por mucho tiempo: - ¡Oh Cielo... oh Cielo!-
Apenas pasó la mayor fuerza de lo sobrenatural, fui a escribir y lo hice sin dificultad, en el dia 3 de enero de 1944, de rodillas apoyada sobre la cama que me sirvió de mesa."
25/05/17 11:32 PM
  
estéfano sobrino
Aunque han pasado varios días, me parece que puede ser interesante un matiz respecto al término "alucinación", habitualmente mal empleado. Hace unos meses leí un libro al respecto, del neurólogo Oliver Sacks, y me pareció muy ilustrativo. De entrada explica cómo no es el ojo el que ve, sino el cerebro, y éste de un modo mucho más complejo de lo que podemos suponer.

Una primera idea clara es la "normalidad" de la alucinación: ¿te ha parecido oir tu nombre cuando nadie lo ha dicho? Es la alucinación más frecuente. Por supuesto no tiene ninguna relación con la locura ni con la irracionalidad. También las distingue de los sueños e imaginaciones.

Después explica la base fisiológica de las alucinaciones, la "realidad de las mismas" (el que la sufre no se inventa nada, sino que "ve" u "oye" algo que no está ahí).

Y no entra en más trascendencias... ni las niega. En otro libro, de modo más abiero, las compara a "puertas" que nos permiten conectar con otras realidades.
Yo concluyo: igual que el cerebro soporta nuestro funcionamiento racional, pero no lo explica, la alucinación simplemente es un mecanismo que nos permite percibir cosas que no están ahí, abierto a muchas posibles causas: fisiológicas, psicológicas o espirituales; el modo más "sencillo" que tendría Dios de hacernos ver algo (que no "está" ahí) sería provocarnos una alucinación.

En resumen, que alucinación no es sinónimo de invención ni de irracionalidad, y que tampoco se opone a un origen sobrenatural. (Desde el punto de vista científico neurológico; a nivel coloquial se suele emplear el término de modo mucho más despectivo).
Esto tampoco ata las manos a Dios: que El nos pueda hacer percibir realidades mediante alucinaciones no quiere decir que sólo pueda emplear ese medio.

-----------------------------
JMI.-Muy interesante. No le digo "de acuerdo" porque no soy docto en estas materias. Y por la misma razón no puede decirle "no estoy de acuerdo".
Pero sí le digo malamente lo se meseocurre, sin darle mayor valor.

La alucinación creo que, de suyo, es un fenómeno "natural", o como dice que dice Sacks "normal", con su base psico-somática cerebral.

La aparición y la visión, por el contrario, son fenómenos "sobrenaturales" por su origen, Dios, que los activa en el hombre, y que por eso se diferencian "realmente" de la alucinación-visión. Son otra cosa. Su origen y su génesis es realmente diferente. Aunque puedan a veces, no siempre -como ya lo advierte Ud. en la última linea- emplear "el modo" propio de alucionaciones, visiones o locuciones.
29/05/17 6:40 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.