(395) Exaltación de la santa Cruz (14 de septiembre)

Al principio del cristianismo los discípulos de Cristo veían con espanto, dolor y amor el signo de la Cruz. Pero Jesús, como lo vemos en las catacumbas, por ejemplo, era representado más bien bajo otras imágenes, como la del Buen Pastor. La veneración de la Santa Cruz comienza en tiempo del emperador Constantino –«in hoc signo vinces»–, y ha de ser relacionada también con el hallazgo de la Cruz y la construcción de la basílica de la Resurrección, edificada sobre el sepulcro de Cristo (335). Es una fiesta litúrgica muy entrañada hasta hoy en la devoción del pueblo cristiano.

Pronto la teología y la espiritualidad de la Cruz, que ya en el Nuevo Testamento –sobre todo en San Juan y en San Pablo– tenían fundamentos tan profundos y tan altos, halla en los Padres de la Iglesia desarrollos preciosos. La Cruz, finalmente, vino a ser el signo fundamental del cristianismo: en lo más alto de las iglesias cristianas, junto al altar, en el ábside, en el pectoral de los Obispos, abades y muchas congregaciones religiosas, en la pared de los hogares cristianos, en los cruceros de caminos de toda la cristiandad…

En la Liturgia de las Horas hoy la Iglesia nos ofrece un maravilloso texto de

San Andrés de Creta, obispo (650-712), nacido en Damasco (Siria), monje en el monasterio del Santo Sepulcro, en Jerusalén, compositor de excelentes himnos litúrgicos y de escritos muy valiosos, Obispo finalmente de Gortina, sede metropolitana de Creta. Reproduzco un fragmento de su Sermón 10, Sobre la Exaltación de la Santa Crruz.

* * *

Por la cruz, cuya fiesta celebramos, fueron expulsadas las tinieblas y devuelta la luz. Celebramos hoy la fiesta de la cruz y, junto con el Crucificado, nos elevamos hacia lo alto, para, dejando abajo la tierra y el pecado, gozar de los bienes celestiales; tal y tan grande es la posesión de la cruz. Quien posee la cruz posee un tesoro. Y, al decir un tesoro, quiero significar con esta expresión a aquel que es, de nombre y de hecho, el más excelente de todos los bienes, en el cual, por el cual y para el cual culmina nuestra salvación y se nos restituye a nuestro estado de justicia original.

Porque, sin la cruz, Cristo no hubiera sido crucificado. Sin la cruz, aquel que es la vida no hubiera sido clavado en el leño. Si no hubiese sido clavado, las fuentes de la inmortalidad no hubiesen manado de su costado la sangre y el agua que purifican el mundo, no hubiese sido rasgado el documento en que constaba la deuda contraída por nuestros pecados, no hubiéramos sido declarados libres, no disfrutaríamos del árbol de la vida, el paraíso continuaría cerrado. Sin la cruz, no hubiera sido derrotada la muerte, ni despojado el lugar de los muertos.

Por esto, la cruz es cosa grande y preciosa. Grande, porque ella es el origen de innumerables bienes, tanto más numerosos, cuanto que los milagros y sufrimientos de Cristo juegan un papel decisivo en su obra de salvación. Preciosa, porque la cruz significa a la vez el sufrimiento y el trofeo del mismo Dios: el sufrimiento, porque en ella sufrió una muerte voluntaria; el trofeo, porque en ella quedó herido de muerte el demonio y, con él, fue vencida la muerte. En la cruz fueron demolidas las puertas de la región de los muertos, y la cruz se convirtió en sal­vación universal para todo el mundo.

La cruz es llamada también gloria y exaltación de Cristo. Ella es el cáliz rebosante, de que nos habla el salmo, y la culminación de todos los tormentos que padeció Cristo por nosotros. El mismo Cristo nos enseña que la cruz es su gloria, cuando dice: Ahora es glorificado el Hijo del hombre, y Dios es glorificado en él, y pronto lo glorificará. Y también: Padre, glorifícame con la gloria que yo tenía cerca de ti, antes que el mundo existiese. Y asimismo dice: «Padre, glorifica tu nombre». Entonces vino una voz del cielo: «Lo he glorificado y volveré a glorificarlo», palabras que se referían a la gloria que había de conseguir en la cruz.

También nos enseña Cristo que la cruz es su exaltación, cuando dice: Cuando yo sea elevado sobre la tierra, atraeré a todos hacia mí. Sí, ciertamente, la cruz es la gloria y exaltación de Cristo.

 

Oración

Señor, Dios nuestro, que has querido realizar la salvación de todos los hombres por medio de tu Hijo, muerto en la Cruz, concédenos, te rogamos, a quienes hemos conocido en la tierra este misterio, alcanzar en el cielo los premios de la redención. Por nuestro Señor Jesucristo.

 

 * * *

El P. Hugo Rahner, S. J. –a quien se atribuye la frase: «no querría morirme sin traducir antes al alemán los escritos de mi hermano Karl»– fue un gran patrólogo e historiador de la Iglesia antigua y del desarrollo de los dogmas católicos. En su obra L’ecclesiologia dei Padri (edizioni Paoline, Roma 1971, 989 pgs.), dedica una amplia parte al significado de la Cruz como mástil de la nave de la Iglesia en los escritos de los Padres (397-966). Es una antología formidable de escritos patrísticos. Partiendo del símbolo homérico de Ulises, que se abraza y se ata al mástil de su barca para no ser seducido por las sirenas  –en la Tradición, más bien, para no ser arrastrado en la tormenta por las olas furiosas del mar, enseñan los Padres que el cristiano ha de hacer la navegación de su vida en la barca de Pedro, la Iglesia, bien sujeto siempre a su mástil fundamental, la sagrada Cruz de Cristo.

«Si alguno quiere ser mi discípulo, tome su cruz cada día, y sígame». Padre nuestro celestial, danos hoy la cruz de cada día, y tu gracia para poder llevarla con paz, amor y esperanza.

José María Iraburu, sacerdote

9 comentarios

  
susi
En la Santa Cruz está esperándonos el amor del Señor.
14/09/16 7:32 PM
  
Beatriz Mercedes Alonso (Córdoba - Argentina)
«Si alguno quiere ser mi discípulo, tome su cruz cada día, y sígame». Padre nuestro celestial, danos hoy la cruz de cada día, y tu gracia para poder llevarla con paz, amor y esperanza.

Padre nuestro celestial, danos la gracia de hacer siempre y en toda nuestra vida tu santísima Voluntad.
14/09/16 7:33 PM
  
enrique
Padre Iraburu: sabemos que Cristo nos ha conseguido la salvación a la humanidad de todos los tiempos; ahora falta que nosotros la aceptemos a través del bautismo y celebrando Su Vida , Muerte, Resurrección y Ascensión a los Cielos y practicando Sus consejos evangélicos, aceptando la vida tal como a cada cristiano se le presente, con sus contradicciones y situaciones que al cuerpo no le agradan, las rechaza; y situaciones que al cuerpo le agrada y que están tipificadas como contrarias a los principios evangélicos, sin tener que imponernos por nuestra parte ningún suplemento de sacrificio, o por el contrario es bueno y aconsejable que nos impongamos algún sacrificio por nuestra parte, o busquemos cruces, para superar el acoso constante de tendencias de pecado.
Sobre todo me interesa en su respuesta sobre esto último: si es bueno imponernos sacrificios.
Gracias por sus aportes en el crecimiento y acercarnos a conocer mejor el Evangelio y que nos acerca a Jesús. También gracias por su respuesta , que espero me la de, cuando crea conveniente y pueda. Un abrazo. enrique .
-----------------------------
JMI.-Sí es bueno, siguiendo el ejemplo de Cristo y de los Santos, y la enseñanza de la Iglesia.
Hace poco dediqué 11 artículos a la santidad-conversión. Concretamente en los arts. (365-367) trato de las penitencias voluntariamente auto-impuestas.
15/09/16 3:54 AM
  
María de los Ángeles Lizasoaín Allaria
JESÚS ABRAZA LA CRUZ: (De las 24 Horas de la Pasión de la Sierva de Dios, Luisa Picarreta)
Cruz santa, tú eras la meta de mis deseos, la finalidad de mi existencia acá abajo. En ti concentro todo mi ser, en ti pongo a todos mis hijos... Tú serás su vida y su luz, su defensa, su protección, su fuerza... Tú los sostendrás en todo y me los conducirás gloriosos al Cielo. Oh Cruz, cátedra de Sabiduría, sólo tú enseñarás la verdadera santidad, sólo tú formarás los héroes, los atletas, los mártires, los Santos... Cruz hermosa, tú eres mi trono, y teniendo Yo que abandonar la tierra, quedarás tú en mi lugar... A tí te entrego en dote a todas las almas: ¡¡Custódiamelas, sálvamelas... te las confío!!

Fiat por siempre...!!!
15/09/16 4:48 AM
  
susi
Cuando la Virgen se apareció a los tres pastorcitos en Fátima les pidió sacrificios autoimpuestos y ellos ayunaban, pasaban sed, se ceñían una cuerda en la cintura directamente sobre la piel, obedecían a sus padres, oraban de rodillas...Y eran bien pequeños. Y se hicieron santos. No hay otro camino para llegar al Cielo.
------------------------------------
JMI.-Muy oportuno el ejemplo.
La práctica de voluntarias penitencias ha sido siempre enseñada por la Iglesia, fiel a la enseñanza y ejemplo de Cristo y de los Apóstoles. Incluso establece normas universales de penitencia, p. ej., las propias de Cuaresma, que en principio obligan a todos los cristianos. Enfermos, ancianos, serán eximidos de la obligación; pero recomendándoles las sustituyan por otras penitencias voluntarias que movidos por la gracia les sean posibles y convenientes: no quejarse, no pedir ciertas cosas, aguantar otras sin protesta, limitarse en ciertos gustos no necesarios, etc. Penitencias tan valiosas y santificantes como las físicas. A Sta Teresita, por su mala salud, le prohibían las físicas, pero hacía muchas afectivo-espirituales. E incluso físicas (en cuanto a posturas, p. ej.), que sí le eran viables, con la gracia, sin daño contra la salud. En este sentido, Sta. T. fue extraordinariamente mortificada. Ver art. (151) de este blog.
15/09/16 9:53 PM
  
amicus
Gracias Padre Iraburu por el articulo. Sin cruz no hay salvación. En la actualidad dentro y fuera de la Iglesia se huye de la Cruz. Hay miedo a quedar mal delante del mundo, los amigos o la familia, solo se quiere hacer lo que mas nos place y desobedecemos la Santa Ley de Dios. A continuación copio un fragmento de las revelaciones de Jesús a Monseñor Octavio Michelini:¨ El no querer sufrir es falta de amor a Dios, es falta de justicia y de amor al prójimo y a los hermanos más necesitados de la Misericordia divina.
Se deploran las injusticias sociales, y justamente, pero no se deploran para nada las injusticias espirituales perpetradas en perjuicio de tantas almas que se pierden porque nos hemos negado a sufrir con Él por su salvación.
Terrible falta de sensibilidad cristiana que revela la tremenda crisis de fe; y con la fe está en crisis la esperanza y la caridad.
El no querer sufrir manifiesta la falta de justicia y de caridad hacia Dios y hacia los hermanos: de estas dos grandes virtudes que constituyen el soporte de toda la vida cristiana.
Los rebeldes al sufrimiento corren el grave riesgo de auto eliminarse del Cuerpo Místico, corren el peligro de agostarse como ramas secas e inútiles, es más, nocivas, buenas solo para el fuego. Falta en los cristianos la visión del gran valor de los bienes eternos, para los que han sido creados y redimidos.
El no querer sufrir es un gravísimo mal de la sociedad materialista que, desgraciadamente, ha contagiado clero, religiosos y religiosas.
En consecuencia, ella ha sofocado la verdadera y auténtica vida cristiana de fe, de esperanza y de amor; ella ha vuelto ciegas las almas, ha hecho insípida a la sal y ha apagado muchas lámparas que habrían debido difundir luz y que ya no lucen más¨. Tremendo.
15/09/16 10:26 PM
  
Alba
Solo me pide que tome mi Cruz, porque mi Yo Soy, solo puede carga única y exclusivamente a Mi Ser/Alma/Esencia, que es UNA en perfecta Unidad con DiosPadreMadreCreaciion. La Cuz refleja el Cuerpo físico del Ser cuando parado firme y extiende los brazos horizontalmente allí tengo la Cruz que me pide para seguirle, gracias, Padre por tu Amor misericordioso, incondicional, silencioso, compasivo, tolerante , paciente y solidario porque siempre Eres Tú quien me ayuda a cargarla, solo Tú Padre creador que a través de su gran mandamiento Amarme sobre todas las cosas y amarte sobre todas las cosas y amar a mi prójimo igual como Me amo es la técnica más fácil de cargar la Cruz , esta técnica se llama "Amor"
16/09/16 5:26 AM
  
susi
Amicus: he leido los textos que citas y son realmente impresionantes. De hecho, tengo leido y subrayado cada uno de los libros de este santo monseñor. Qué bueno sería si la gente los conociese, los meditase y los intentase llevar a la práctica con la ayuda del Señor.
16/09/16 5:15 PM
  
José María Iraburu
Mensaje a Nadia = Emilio Amadeo

No se canse usted, es inútil. -JMI
18/09/16 10:33 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.