« (165-3) Belleza de la Liturgia cristiana, grandiosa en la Navidad

(165) De Cristo o del mundo -VII. La gran Catedral profanada

»

18.12.11

(165-2) Felicitaciones de Navidad

A las 9:59 AM, por José María Iraburu
Categorías : Sin categorías

–Perdone, pero la imagen me parece de un tamaño demasiado desmesurado. Se ha pasado usted.

–Contesto. Incurre usted en manifiesta tautología, pues todo lo que es desmesurado es demasiado. Y segundo, la imagen no es desmesurada, porque nos va a servir como ejemplo de ciertas tarjetas de felicitación navideña verdaderamente enormes.

En esa grande y maravillosa imagen de Domenico Ghirlandaio (Adoración de los Magos, 1490, Ospedale degli Innocenti, Florencia), el pintor incluye a la Sagrada Familia, los tres Reyes magos, un Juan Bautista ya crecido, un grupo muy numeroso de acompañantes humanos terrestres y otro más, arriba, de ángeles celestiales, una ciudad, montañas y un río con barquitos, la mula, el buey y varios caballos. El cuadro es realmente una maravilla. Pero, desde luego, si va a servir de tarjeta de Navidad, tendrá que ser ésta bien grandota.

Por estas fechas del Adviento recibimos felicitaciones de Navidad de nuestros familiares y amigos, de comunidades e instituciones diversas, civiles y eclesiásticas. Es una costumbre muy hermosa, que colabora al ambiente festivo navideño, une a las familias y a veces a personas que apenas se relacionan durante el año. Pero sobre todo es costumbre muy buena porque da una ocasión preciosa para confesar la fe en Jesucristo, nuestro único Salvador.

Un solo nombre, el de Jesús, nos ha sido dado bajo los cielos en el que podemos ser salvados.

Llegan a veces felicitaciones de origen ignoto: no traen remite en el sobre y vienen firmadas, por ejemplo, por Teresa; lo que viene a significar: ¿Qué Teresa pueda haber para usted, sino yo?… (Quizá confíe la firmante en que la reconozcamos por la letra o, quién sabe, por la voz). También recibimos felicitaciones de empresas, bancos y asociaciones que, sin tener conocimiento personal del destinatario, nos declaran su afecto, a veces nominalmente –«Estimado Don José María»: conmovedor–, al paso que nos ofrecen sus servicios o simplemente nos publicitan (el DRAE admite el término) su existencia.

El Señor Dios le dará el trono de David, reinará en la casa de Jacob por los siglos y su reinado no tendrá fin.

Llegan tarjetas en formas y estilos diversos, dípticos, simples postales, trípticos, estampas alargadas, y de vez en cuando tarjetones enormes, quizá con dorados y letras en relieve, que bien podemos calificar de desmesurados. A veces las felicitaciones de Navidad –abandonen toda esperanza de que use la palabra christmas– nos traen obras de grandes pintores antiguos o modernos sobre temas religiosos, fotografías de retablos o de belenes. No faltan los dibujos infantiloides, hoy de moda –no conocidos jamás, felizmente, en la historia del arte cristiano– en los que Jesús, María y José aparecen caricaturizados con apariencia de monigotes o payasos, muy simpáticos en la intención del autor. La secularización desacralizante alcanza a todo.


A veces llegan felicitaciones de Navidad que nada tienen que ver con ésta. Que traen, por ejemplo, la fotografía de un estribo de caballo, con bota de montar incorporada, fusta y boleadoras, dejando claro así que proceden de Argentina; o una bailaora bien adornada con peineta y vestido con faralaes, de origen inequívocamente andaluz. Y no conviene silenciar la posibilidad de que, por ejemplo, una familia cristiana más bien despistada –Dios la bendiga– nos envíe una tarjeta de la antinatalista UNICEF, firmante con otros organismos internacionales de las infames «Directrices Internacionales para la Educación Sexual» (2009). Es solo un ejemplo.

Sobre ti, Jerusalén, amanecerá el Señor, y todos los pueblos caminarán a su luz.

Poco valen, eso sí, las tarjetas navideñas que ignoran el nombre de Jesús, que expresan solamente buenos deseos de «paz y felicidad», «éxitos y buena salud», y que aluden sin más a «estos días de fiesta» –¿puede decirnos qué festejamos?–, a «reuniones familiares entrañables», «amor y alegría», etc. Sí, es cierto: hasta aquí llegó la desacralización.

Al nombre de Jesús toda rodilla se doble en el cielo, en la tierra, en el abismo, y toda lengua proclame: Jesucristo es Señor, para gloria de Dios Padre.

Llegan también, aunque pocos, desmesurados tarjetones carísimos, muy grandes, mitad o dos tercios de A4, impresos en calidad óptima. No costarán menos de tres o cinco euros, con su sobre de medida propia y su franqueo postal especial. Proceden a veces de ciertos eminentes Eclesiásticos y de grandes Instituciones católicas, que al parecer estiman estos supertarjetones como una expresión adecuada de su altísima dignidad e importancia. Si procedieran de algún Banco, por ejemplo, no nos sorprenderían demasiado, porque las Agencias de publicidad son capaces de convencer al Consejo de Administración más tacaño de la indecible rentabilidad de sus productos. Vale. Pero que procedan de eminentes Eclesiásticos y de altas Instituciones católicas, como digo, eso ya no nos agrada tanto –aunque suspendamos el juicio en cada caso concreto–. Si me los envían a mí, a veces sin apenas conocerme, es de pensar que muchos cientos de personas lo recibirán también.

Hoy os ha nacido un Salvador, que es el Cristo Señor, en la ciudad de David. Y ésta os será la señal: encontraréis un niño envuelto en pañales y reclinado en un pesebre: en un pesebre de animales.

Quizá me objeten que esto de los tarjetones desmesurados es un hecho mínimo y aislado. Reconozco que es mínimo –aunque no tan mínimo–. Pero no creo que sea aislado. Un cristiano o una institución católica tienen de la pobreza evangélica una cierta idea, une certaine idée­. Y lo normal es que ese espíritu lo apliquen más o menos a todo: casa, coche, hábitos dietéticos, vestimenta, muebles, viajes, seguros complementarios de salud, vacaciones, revisiones médicas, etc. Es cierto que ha de ser la virtud de la prudencia la que en cada cuestión, considerando posibilidades y circunstancias, decida el medio que debe elegirse para el fin pretendido: en este caso, felicitar las Navidades. Pero no olvidemos que la prudencia cristiana debe integrar, por supuesto, en sus discernimientos el espíritu de la pobreza evangélica.

Bienaventurados los pobres. ¡Ay de los ricos!

Si me lo permiten, y si no, también, voy a describirles un modo de autoproducir tarjetas de Navidad. Uno entre tantos otros posibles. Bastará, por supuesto, fabricar un solo modelo, que para cada uno que lo reciba será, en cierto modo, único y diferente (diferente cada año).


–Lo primero, convendrá elegir un buen texto, en lo posible de la sagrada Escritura, del Magisterio o de algún santo. Teniendo en la Biblia y en la Tradición cristiana tan preciosos tesoros de sabiduría y belleza, y celebrando el nacimiento de nuestro Señor Jesucristo, es una ridiculez irse a alguna frasecilla inane, al estilo de: «Vive y sonríe. Tu sonrisa da vida al mundo» (John Scott Lassen, Jr.). Yo estas Navidades he elegido un texto muy bueno, que probablemente todos ustedes conocen:

Creemos en un solo Señor Jesucristo, Hijo único de Dios, nacido del Padre antes de todos los siglos y consustancial al Padre. Por él han sido hechas todas las cosas. Por nosotros los hombres y por nuestra salvación bajó del cielo, y por obra del Espíritu Santo se encarnó de María, la Virgen, y se hizo hombre.

–Lo segundo será hallar una buen imagen. La elegida por mí para estas Navidades es un cuadro de Andrea Mantegna (1431-1506), la Madonna con el Niño Jesús dormido, una maravilla. Fíjense, por ejemplo, en las dos manos de la Virgen, una sujeta y abraza el cuerpo de su hijo, y la otra sostiene su cabecita. Observen las manos del Jesús fajadito: la impotencia total del Omnipotente… Miren los ojos del Niño, tan tan dormidos, y los de la Madre virginal, tan bellos y serenos («vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos»).

–Maquetar el conjunto para una hoja A4, de tal modo que cortándola por la mitad nos dé dos felicitaciones de Navidad, puede hacerse fácilmente con cualquier programa de textos decente. Doblados de nuevo los A5 resultantes, quedan en tamaño justo para sobres normales. Será suficiente emplear el papel habitual de impresora y fotocopiadora. Pero es posible –no está prohibido– emplear un papel de mejor calidad, quizá suavemente coloreado. La impresión puede hacerse en blanco y negro, aunque los más agraciados por la fortuna podrán hacerla en color. Si se imprimen, pongamos, veinticinco hojas, tendremos –saco la calculadora– cincuenta tarjetas de Navidad, dignas y personales, por unos centimitos cada una, unos centimitos de Belén.

Y ya con este artículo todos mis lectores pueden darse por felicitados cordialmente en estas Navidades.

Con mi bendición +

José María Iraburu, sacerdote

InfoCatólica se mantendrá
si la mantienen sus lectores
. Haga clic aquí


Índice de Reforma o apostasía

21 comentarios

¡Feliz natividad de Nuestro Señor Jesucristo para usted también! Saludos Y Bendiciones.
18/12/11 11:41 AM
Yo por un módico precio puedo diseñar Christimisimas a medida. Si es menester, con los jugadores del Madriz o del Barça en el portal de Belén. O de su peor enemigo con gorro de Papá Noel. En definitivamente, con lo que el que pague quiera. Como todo el mundo sabe mis principios inalterables se alteran fácilmente por el vil metal.
----------------------------
JMI.-Un hombre dúctil y maleable, y lo demás son imitaciones.
18/12/11 12:20 PM
feliz Navidad a todos y santo 2012.
18/12/11 12:23 PM
Comentario de Arantza
Gracias Padre, muy útil y bello. Para leerlo despacio. ¿qué le parece felicitar la Navidad por email, adjuntando una tarjeta personalizada y con unas letras también personales para el destinatario? Lo digo porque a algunos ya se nos va haciendo tarde mandar las de papel por correo ordinario.

P.S. leo lo de los dibujos infantiloides desacralizadores que están de moda. Por desgracia, llevan años estándolo y están ya en las Biblias infantiles, los libros de Religión del colegio, y las catequesis. Pobres niños. Cuándo volveremos al gran arte cristiano y a los iconos en los libros de texto...
---------------------------
JMI.-Bien está felicitar por e-mail, claro, procurando personalizar el envío de verdad; porque también hay programas que "personalizan" automáticamente un listado: "Estimado Don José María"... Cuento, falso.

En este sentido, las felicitaciones postales suelen ser más honradas-verdaderas que las e-mail, pues éstas a veces disparan o ametrallan un largo listado tomado de donde sea. Pero bueno.

Lo de los dibujos simplones es una peste cuando entran en catecismos, felicitaciones navideñas, libros de religión para niños... Hacen todo lo posible, me figuro que muchas veces con la mejor intención (ponerse a nivel de los comics infantiles: así lo entenderán mejor), para desacralizar lo que realmente es sagrado y el arte debe ayudar a que sea captado como sagrado.
18/12/11 1:15 PM
A mi me ha llegado una que desea mucha luz( y no es de endesa, otra con un minero (estatua del pueblo)con trineo de renos próximos, que ni E.O.

Que feliz año, suerte ,solidaridad y esas cosas. De celebrar la venida de nuestro Señor, nada.Desde luego el texto que Ud ha elegido, es el más bello que se puede elegir.

Muy Feliz Navidad a todos.
---------------------------
JMI.-Coincido con ud.: es el más grandioso y bello que puede elegirse.
18/12/11 1:37 PM
Comentario de Ricardo de Argentina
Muy feliz y santa NAvidad para usted y los demás integrantes del portal, Padre.
Y para todos los comentaristas de este espacio.
----------------------
JMI.-Ven, Señor Jesús.
18/12/11 3:19 PM
Comentario de José Luis
El Papa Benedicto XVI explica el sentido de la Navidad durante la audiencia general

http://www.youtube.com/watch?v=Tx8HEsrym3s

Si no nos hemos preparado en el tiempo de Adviento, no tenemos ni idea de lo que es Navidad, y precisamente no es poner una foto de una selección de fútbol o futbolistas, estas cosas pertenecen a este mundo. La Navidad es un desprendimiento total de las cosas terrenales para prepararnos precisamente en acoger a Jesús en nuestro corazón, en nuestra vida.

Y hacer las tarjetas de Navidad, la explicación del P. José María es la correcta. Por tanto, muy feliz y Santa Navidad Padre José María, y a todos mis hermanos que se preparan durante todo el año; toda la vida para Cristo Jesús.
---------------------
JMI.-Ven, Señor Jesús.
18/12/11 3:29 PM
Comentario de Eleuterio
Muchas felicidades para Ud. Padre. Que tenga una buena entrada y salida de año y gracias por los consejos dados en este artículo tan práctico.
-------------------
JMI.-Feliz y santa Navidad, Eleuterio.
18/12/11 8:39 PM
Comentario de María
Es un Misterio de Luz que los hombres de todas las épocas pueden revivir en la FE.
Resuenan en nuestras Almas, las Palabras del Evangelista San Juan: " El Verbo se hizo Carne y Habitó entre Nosotros "

FELIZ NAVIDAD A TODOS.
18/12/11 9:47 PM
Comentario de Asclepio
Estimado Don José María ( yo no veo ninguna maldad en lo de estimado. DRAE: Aprecio, consideración, afecto )
muy bueno su Post y las preciosas postales.

He impreso la de Domenico en el Word con calidad de impresión óptima y ha quedado perfecta para enmarcar.

Es una Adoración de belleza sublime.

Le deseo ¡ FELIZ NAVIDAD ¡ y AÑO NUEVO.

( Mucho ojo con el 2012 que viene bastante airado y furibundo ).
18/12/11 10:09 PM
Comentario de Eduardo Jariod
Feliz Navidad en el Señor, Padre.
19/12/11 11:46 AM
Comentario de Arcángel
Pues mire ud., P. Iraburu, yo recibí una felicitación de Navidad tan hermosa que le puse un marco y la tengo en el despacho.
¿Eso también es cosa buena, no?

Me gustan mucho sus artículos.
Que tenga feliz y santa Navidad.
--------------------------------------
JMI.-Rm 8,28.
A mí también me gustan: por eso los escribo.
Feliz y santa Navidad.

19/12/11 9:16 PM
Son excelentes frases para enviar a los seres queridos que no están cerca, ya que gracias ala tecnología los mensajes pueden llegar en cuestión de minutos, hay muchas frases que motivan y llenan de esperanza algunas de las que usare en esta navidad las encontré en este articulo http://mipagina.1001consejos.com/profiles/blogs/mejores-12-deseos-de-navidad, me parecieron muy lindas porque hablan de diferentes sentimientos y revelan el verdadero significado de la navidad, que es la unión familiar.
21/12/11 8:15 PM
Comentario de Catecúmeno
"Celebremos con alegría el advenimiento de nuestra salvación y redención. Celebremos el día afortunado en el que quien era el inmenso y eterno día, que procedía del inmenso y eterno día, descendió hasta este día nuestro tan breve y temporal. Este se convirtió para nosotros en justicia, santificación y redención: y así –como dice la Escritura–: El que se gloríe, que se gloríe en el Señor." (San Agustín, sermón 185).

Feliz Navidad, padre Iraburu, para usted y toda Infocatólica.
-------------------------
JMI.-Santa y santificante Navidad para Catecúmeno y todos los catecúmenos y catecumenitos.
22/12/11 2:14 PM
Felices fiestas... ups... mejor... ¡¡Feliz Navidad!!, ahora sí, jeje... Gracias por esos prácticos consejos para postales navideñas.

Que El Señor lo bendiga en estas fechas tan entrañables.
--------------------------
JMI.-Feliz, santa y santificante Navidad.
23/12/11 3:28 PM
Comentario de Virginia
Maravilloso y oportunísimo post, ¡en estos días hemos estado justamente batallando sobre este tema, en lo que llamo el "buen combate por la sacralidad y la belleza"! ¡Muy felíz y santísima Navidad, querido padre! Que el Niño Dios lo colme de bendiciones desde el regazo de su Santa Madre, en Belén!
---------------------------------
JMI.-Santas Navidades para Virginia y todos los suyos, incluidos los tortuguitos en general.
24/12/11 6:29 AM
Comentario de César Fuentes
Feliz Navidad, D. José María. :)
----------------------
JMI.-Feliz y santa. Gloria a Dios y paz a los hombres.
24/12/11 11:31 AM
Comentario de Ana B.
Feliz Navidad, P. Iraburu. Muchas gracias por sus artículos. No escribo, pero los leo y me hacen mucho bien. ¡Ah, y feliz Navidad también a todos los que pasan por aquí!
--------------------------
JMI.-Tampoco la Virgen escribía, que nosotros sepamos, pero todo lo que veía y oía en Jesús "lo guardaba y meditaba en su corazón". Bendición de Navidad santa y santificante +
24/12/11 12:46 PM
Comentario de María a
"Bendito sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo,
que nos ha bendecido en la persona de Cristo
con toda clase de bienes espirituales y celestiales...
El nos ha destinado en la persona de Cristo
a ser sus hijos"
Ef 1,3

¡Santa y feliz Navidad!
y gracias a Dios y a todos.
--------------------
JMI.-Feliz y santa Navidad.
Y que su luz maravillosa abra los ojos de los que aún están en las tinieblas y sombras de muerte.
24/12/11 7:17 PM
Comentario de Isabel
Estimado sacerdote catolico le pregunto a que se refiere con la pobreza evangelica podria por favor ser mas especifico gracias
---------------------------
JMI.-Ya comprenderá que en un artículo sobre FELICITACIONES DE NAVIDAD no puedo hacer una exposición de la doctrina evangélica sobre la pobreza evangélica.
Pero puedo remitirle a la obra SINTESIS DE ESPIRITUALIDAD CATÓLICA, que escribimos José Rivera-José María Iraburu, Fund. GRATIS DATE, Pamplona 2008, 7ª ed., pgs. 335-349 (Aptdo. 2154- 31610 Pamplona).

Puede pedir el libro a fundacion@gratisdate.org
O puede consultar el capítulo que dedicamos a la pobreza en
www.gratisdate.org/nuevas/sintesis/ch4.5.htm
20/11/13 4:44 AM
Comentario de Antonia
A todos felices fiestas de navidad.Seamos solidarios con los que no tendran nada para ellos y sus hijos y puedan pasar unas felices fiestss
03/12/13 10:26 AM

Dejar un comentario


Tu dirección email NO será mostrada en este sitio.
(Los saltos de línea se conviertan a <br />)
(Nombre, email y página web)
  • No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.
  • Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

José María Iraburu

José María Iraburu

(Pamplona, 1935-), estudié en Salamanca y fuí ordenado sacerdote (Pamplona, 1963). Primeros ministerios pastorales en Talca, Chile (1964-1969). Doctorado en Roma (1972), enseñé Teología Espiritual en Burgos, en la Facultad de Teología (1973-2003), alternando la docencia con la predicación de retiros y ejercicios en España y en Hispanoamérica, sobre todo en Chile, México y Argentina. Con el sacerdote José Rivera (+1991) escribí Espiritualidad católica, la actual Síntesis de espiritualidad católica. Con él y otros establecimos la Fundación GRATIS DATE (1988-). He colaborado con RADIO MARIA con los programas Liturgia de la semana, Dame de beber y Luz y tinieblas (2004-2009). Y aquí me tienen ahora con ustedes en este blog, Reforma o apostasía.

Quiénes somos | Contacta con nosotros | Política de Cookies | Aviso Legal y Condiciones de Uso