(138) La Cruz gloriosa –II. Por qué Dios quiso la Cruz

–Nos signamos y nos per-signamos con la señal de la Cruz.

–Exactamente. Nos gloriamos en la Cruz de Cristo. Como San Pablo.

El Señor quiso salvar al mundo por la cruz de Cristo (137). ¿Pero por qué quiso Dios elegir en su providencia ese plan de salvación, al parecer tan cruel y absurdo, prefiriéndolo a otros modos posibles? Es un gran mysterium fidei, pero la misma Revelación da a la Iglesia en las sagradas Escrituras respuestas luminosas a esta cuestión máxima.

1.–Para revelar el Amor divino. La Trinidad divina quiso la Cruz porque en ella expresa a la humanidad la declaración más plena de su amor. «Dios es caridad… Y a Dios nunca lo vio nadie» (1Jn 4,8.12). La primera declaración de Su amor la realiza en la creación, y sobre todo en la creación del hombre. Pero oscurecida la mente de éste por el pecado, esa revelación natural no basta. Se amplía, pues, en la Antigua Alianza de Israel. Y en la plenitud de los tiempos revela Dios su amor en la encarnación del Verbo, en toda la vida y el ministerio profético de Cristo, pero sobre todo en la cruz, donde el el Hijo divino encarnado «nos amó hasta el extremo» (Jn 13,1). Por eso quiso Dios la cruz de Cristo.

Si la misión de Cristo es revelar a Dios, que es amor, «necesita» el Señor llegar a la cruz para «consumar» la manifestación del amor divino. Sin su muerte en la cruz, la revelación de ese amor no hubiera sido suficiente, no hubiera conmovido el corazón de los pecadores. Si aun habiendo expresado Dios su amor a los hombres por la suprema elocuencia del dolor de la cruz, hay sin embargo tantos que ni así se conmueven, ¿cómo hubieran podido creer en ese amor sin la Cruz?

En la pasión deslumbrante de Cristo se revela la caridad divina trinitaria en todas sus dimensiones. Las señalo brevemente.

El amor de Cristo al Padre solo en la cruz alcanza su plena epifanía. El mismo Jesús quiso en la última Cena que ésa fuera la interpretación principal de su muerte: «es necesario que el mundo conozca que yo amo al Padre y que obro [que le obedezco] como él me ha mandado» (Jn 14,31). En la Biblia, amor y obediencia a Dios van siempre juntos, pues el amor exige y produce la obediencia: «los que aman a Dios y cumplen sus mandatos» (Ex 20,6; Dt 10,12-13). Y en la cruz nos enseña Jesús que Él obedece al Padre infinitamente, «hasta la muerte, y muerte de cruz» (Flp 2,8), porque le ama infinitamente. Y al despedirse de sus discípulos en la Cena, se aplica a sí mismo lo que las Escrituras dicen únicamente de Yahvé: «si me amáis, guardaréis mis mandamientos» (Jn 14,15), y «si guardáis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor» (15,10).

El amor que el Padre tiene por nosotros se declara totalmente en la cruz, pues «Dios acreditó (sinistesin, demostró, probó, garantizó) su amor hacia nosotros en que, siendo todavía pecadores [enemigos suyos], Cristo murió por nosotros» (Rm 5,8; cf. Ef 2,4-5). «Tanto amó Dios al mundo que le entregó a su Hijo único» (Jn 3,16); lo entregó primero en Belén, por la encarnación, y acabó de entregarlo en la Cena y en la Cruz: «mi cuerpo, que se entrega… mi sangre, que se derrama». Éste es el amor que el Padre celestial nos tiene, el que nos declara totalmente en la Pasión de su Unigénito.

El amor que Cristo nos tiene a los hombres solo en la cruz se revela en su plenitud. Cuando uno ama a alguien, da pruebas de ese amor comunicándole su atención, su ayuda, su tiempo, su compañía, su dinero, su casa. Pero, ciertamente, «no hay amor más grande que dar uno la vida por sus amigos» (Jn 15,13). Ésa es la revelación máxima del amor, la entrega hasta la muerte. Pues bien, Cristo es el buen Pastor, que entrega su vida por sus ovejas (10,11). «Él murió por el pueblo, para reunir en uno a todos los hijos de Dios que estaban dispersos» (11,51-52). Después de eso, ahora ya nadie, mirando a la cruz, podrá dudar del amor de Cristo. Él ha entregado su vida en la cruz por nosotros, pudiendo sin duda guardarla. Y cada uno de nosotros ha de decir como Pablo: «el Hijo de Dios me amó y se entregó por mí» (Gál 2,20).

San Agustín: «El Hijo unigénito murió por nosotros para no ser el único hijo. No quiso ser único quien, único, murió por nosotros. El Hijo único de Dios ha hecho muchos hijos de Dios. Compró a sus hermanos con su sangre, quiso ser reprobado para acoger a los réprobos, vendido para redimirnos, deshonrado para honrarnos, muerto para vivificarnos» (Sermón 171).

El P. Luis de la Palma, S. J. (1560-1641), en su Historia de la Sagrada Pasión, contemplando a Jesús en Getsemaní, escribe: «Quiso el Salvador participar como nosotros de los dolores del cuerpo y también de las tristezas del alma porque cuanto más participase de nuestros males, más partícipes nos haría de sus bienes. “Tomó tristeza, dice San Ambrosio, para darme su alegría. Con mis pasos bajó a la muerte, para que con sus pasos yo subiese a la vida”. Tomó el Señor nuestras enfermedades para que nosotros nos curásemos de ellas; se castigó a sí mismo por nuestros pecados, para que se nos perdonaran a nosotros. Curó nuestra soberbia con sus humillaciones; nuestra gula, tomando hiel y vinagre; nuestra sensualidad, con su dolor y tristeza».

Por otra parte, es en la cátedra de la Cruz santísima donde nuestro Maestro proclama plenamente los dos mandamientos principales del Evangelio, simbolizados por el palo vertical, hacia Dios, y el horizontal, hacia los hombres: «Miradme crucificado. “Yo os he dado ejemplo para que vosotros hagáis también como yo he hecho” (Jn 13,15). Así tenéis que amar a Dios y obedecerle, hasta dar la vida por cumplir su voluntad. Así tenéis que amar a vuestros hermanos, hasta dar la vida por ellos».

El amor que nosotros hemos de tener a Dios ha de ser, según Él mismo nos enseña, «con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas y con toda tu mente» (Lc 10,27; Dt 6,5). Pero ¿cómo ha de entenderse y aplicarse un mandato tan inmenso? Sin la cruz de Cristo nunca hubiéramos llegado a conocer plenamente hasta dónde llega la exigencia formidable de este primer mandamiento:

El amor que nosotros hemos de tener a los hombres tampoco hubiera podido ser conocido del todo por nosotros sin el misterio de la cruz. Nos dice Cristo: «habéis de amaros los unos a los otros como yo os he amado» (Jn 13,34). ¿Y cómo nos ha amado Cristo? Muriendo en la cruz para salvarnos. «No hay un amor mayor que dar uno la vida por sus amigos» (15,14). Por tanto, el sentido profundo del mandamiento segundo es muy claro: Cristo «dio su vida por nosotros, y nosotros debemos dar nuestra vida por nuestros hermanos» (1Jn 3,16).

2.–Para expiar por el pecado del mundo. Jesucristo es «el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo» mediante el sacrificio pascual de la Nueva Alianza, sellada en su sangre. Esta grandiosa verdad, en las palabras del Bautista (Jn 1,29), queda revelada desde el inicio mismo de la vida pública de Jesús. Por eso aquellos que al hablar de la Pasión de Cristo niegan o hablan con reticencias de «sacrificio, víctima, expiación, redención, satisfacción», merecen la denuncia que hace el Apóstol a los filipenses: «ya os advertí con frecuencia, y ahora os lo repito con lágrimas: hay muchos que se portan como enemigos de la cruz de Cristo» (Flp 3,18). Si no quieren perderse y perder a muchos, abran sus mentes a la Revelación divina, tal como ella se expresa en la Escritura y en el Magisterio apostólico.

El Catecismo de la Iglesia, en efecto, nos enseña que «desde el primer instante de la Encarnación el Hijo acepta el designio divino de salvación en su misión redentora» (606). «Este deseo de aceptar el designio de amor redentor de su Padre anima toda la vida de Jesús, porque su Pasión redentora es la razón de ser de su Encarnación» (607).

«Al aceptar en su voluntad humana que se haga la voluntad del Padre (Mt 26,42), acepta su muerte como redentora para “llevar nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero” (1Pe 2,24)» (612). Ese «“amor hasta el extremo” (Jn 13,1) confiere su valor de redención y de reparación, de expiación y de satisfacción al sacrificio de Cristo» (616). «“Por su sacratísima pasión en el madero de la cruz nos mereció la justificación”, enseña el Concilio de Trento» (617).

Juan Pablo II, en la Salvifici doloris, confirma la fe de la Iglesia en el misterio de la cruz de Cristo. «El Padre “cargó sobre él la iniquidad de todos nosotros” (Is 53,6), según aquello que dirá San Pablo: “a quien no conoció el pecado, le hizo pecado por nosotros” (2Cor 5,21)… Puede decirse también que se ha cumplido la Escritura, que han sido definitivamente hechas realidad las palabras del Poema del Siervo doliente: “quiso Yavé quebrantarlo con padecimientos” (Is 53,10). El sufimiento humano ha alcanzado su culmen en la pasión de Cristo» (18)….

«En la cruz de Cristo no solo se ha cumplido la redención mediante el sufrimiento, sino que el mismo sufrimiento humano ha quedado redimido. Cristo, sin culpa alguna propia, cargó sobre sí “el mal total del pecado”. La experiencia de este mal determinó la medida incomparable del sufrimiento de Cristo, que se convirtió en el precio de la redención… “Se entregó por nuestros pecados para liberarnos de este siglo malo” (Gál 1,4)… “Habéis sido comprados a precio” (1Cor 6,20)… El Redentor ha sufrido en vez del hombre y por el hombre» (19).

Benedicto XVI, igualmente, en la exhortación apostólica Sacramentum caritatis (22-II-2007), confiesa la fe de la Iglesia, afirmando que en la Cruz «el pecado del hombre ha sido expiado por el Hijo de Dios de una vez por todas (cf. Hb 7,27; 1Jn 2,2; 4,10)… En la institución de la Eucaristía, Jesús mismo habló de la “nueva y eterna alianza” establecida en su sangre derramada… En efecto, “éste es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo”», como lo repetimos cada día en la Misa. «Jesús es el verdadero cordero pascual que se ha ofrecido espontáneamente a sí mismo en sacrificio por nosotros, realizando así la nueva y eterna alianza» (9)… «Al instituir el sacramento de la Eucaristía, Jesús anticipa e implica el Sacrificio de la cruz y la victoria de la resurrección. Al mismo tiempo, se revela como el verdadero cordero inmolado, previsto en el designio del Padre desde la creación del mundo, como se lee en la primera Carta de San Pedro (1Pe 1,18-20)» (10).

Y esta expiación que Cristo ofrece por nuestros pecados es sobreabundante. Muchos se han preguntado: ¿por qué ese exceso de tormentos ignominiosos en la Pasión de Cristo? ¿No hubiera bastado «una sola gota de sangre» del Hijo divino encarnado para expiar por nuestros pecados? Eso es indudable. Santo Tomás, cuando considera cómo Cristo sufrió toda clase de penalidades corporales y espirituales en la Pasión, expresa finalmente la convicción de la Tradición católica: «en cuanto a la suficiencia, una minima passio de Cristo hubiera bastado para redimir al género humano de todos sus pecados; pero en cuanto a la conveniencia, lo suficiente fue que padeciera omnia genera passionum (todo género de penalidades)» (STh III,46,5 ad3m; cf. 6 ad3m).

Por tanto, si Cristo sufrió mucho más de lo que era preciso en estricta justicia para expiar por nuestros pecados, es porque, previendo nuestra miserable colaboración a la obra de la redención, quiso redimirnos sobreabundantemente, por exigencia de su amor compasivo. En efecto, el buen Pastor no solamente quiso «dar su vida» para salvar a su rebaño, sino que quiso darle «vida y vida en abundancia» (Jn 10,10-11).

3.–Para revelar todas las virtudes. La Pasión del Señor es la revelación máxima de la caridad divina, y también al mismo tiempo de todas las virtudes cristianas. Santo Tomás de Aquino, en una de su Conferencias, al preguntarse ¿por qué Cristo hubo de sufrir tanto? cur Christus tam doluit?, enseña que la muerte de Cristo en la cruz es la enseñanza total del Evangelio.

«¿Era necesario que el Hijo de Dios padeciera por nosotros? Lo era, ciertamente, y por dos razones fáciles de deducir: la una, para remediar nuestros pecados; la otra, para darnos ejemplo de cómo hemos de obrar.

«Para remediar nuestros pecados, en efecto, porque en la pasión de Cristo encontramos el remedio contra todos los males que nos sobrevienen a causa del pecado. La segunda razón es también importante, ya que la pasión de Cristo basta para servir de guía y modelo a toda nuestra vida. Pues todo aquel que quiera llevar una vida perfecta no necesita hacer otra cosa que despreciar lo que Cristo despreció en la cruz y apetecer lo que Cristo apeteció. En la cruz hallamos el ejemplo de todas las virtudes.

«Si buscas un ejemplo de amor: “nadie tiene más amor que el que da la vida por sus amigos” (Jn 15,13). Esto es lo que hizo Cristo en la cruz. Y, por esto, si él entregó su vida por nosotros, no debemos considerar gravoso cualquier mal que tengamos que sufrir por él.

«Si buscas un ejemplo de paciencia, encontrarás el mejor de ellos en la cruz. Dos cosas son las que nos dan la medida de la paciencia: sufrir pacientemente grandes males, o sufrir, sin rehuirlos, unos males que podrían evitarse. Ahora bien, Cristo, en la cruz, sufrió grandes males y los soportó pacientemente, ya que “en su pasión no profería amenazas; como cordero llevado al matadero, enmudecía y no abría la boca” (Is 53,7; Hch 8,32). Grande fue la paciencia de Cristo en la cruz: corramos en la carrera que nos toca, sin retirarnos, fijos los ojos en el que inició y completa nuestra fe: Jesús, que, renunciando al gozo inmediato, soportó la cruz, despreciando la ignominia” (Heb 12,1-2).

«Si buscas un ejemplo de humildad, mira al crucificado: él, que era Dios, quiso ser juzgado bajo el poder de Poncio Pilato y morir.

«Si buscas un ejemplo de obediencia, imita a aquel que se hizo obediente al Padre hasta la muerte, pues “si por la desobediencia de uno [Adán] todos se convirtieron en pecadores, así por la obediencia de uno [Cristo] todos se convertirán en justos” (Rm 5,19).

«Si buscas un ejemplo de menosprecio de las cosas terrenales, imita a aquel que es “Rey de reyes y Señor de señores” (Ap 17,14), “en quien están encerrados todos los tesoros de la sabiduría y de la ciencia” (Col 2,4), que está desnudo en la cruz, ridiculizado, escupido, flagelado, coronado de espinas, y a quien finalmente, dieron a beber hiel y vinagre. No te aficiones a los vestidos y riquezas, ya que “se repa­rtieron mis ropas” (Sal 21,19) ; ni a los honores, ya que él experi­mentó las burlas y azotes; ni a las dignidades, ya que “le pusieron una corona de espinas, que habían trenzado” (Mt 27,29);ni a los placeres, ya que “para mi sed me dieron vinagre” (Sal 68,22)».

4.–Para revelar la verdad a los hombres. En efecto, bien sabe Dios que el hombre, cautivo del Padre de la Mentira, cae por el engaño en el pecado, y que solamente podrá ser liberado de la mentira y del pecado si recibe la luz de la verdad. Y por eso nos envía a Cristo, el Salvador, «para dar testimonio de la verdad» (Jn 18,37), para «santificarnos en la verdad» (17,17), para darse a nosotros como «camino, verdad y vida»(14,6).

Por eso, si el testimonio de la verdad es la clave de la salvación del mundo, es preciso que Cristo dé ese testimonio con la máxima fuerza persuasiva, sellando con su sangre la veracidad de lo que enseña. No hay manera más fide-digna de afirmar la verdad. Aquél que para confirmar la veracidad de su testimonio acerca de una verdad o de un hecho está dispuesto a perder su trabajo, sus bienes, su casa, su salud, su prestigio, su familia, es indudablemente un testigo fidedigno de esa verdad. Pero nadie es tan creíble como aquél que llega a entregar su vida a la muerte para afirmar la verdad que enseña.

Pues bien, Cristo en la cruz es «el Testigo (mártir) fidedigno y veraz» (Apoc 1,5; 3,14). Por eso lo matan, por decir la verdad. No mataron a Jesús tanto por lo que hizo, sino por lo que dijo: «soy anterior a Abraham», «el Padre y yo somos una sola cosa», «nadie llega al Padre si no es por mí», «el Hijo del hombre tiene poder para perdonar los pecados», «vosotros tenéis por padre al diablo», «ni entráis en el Reino ni dejáis entrar a otros», etc. Cristo es crucificado por dar testimonio de la verdad de Dios en medio de un mundo sujeto al Padre de la Mentira (Jn 8,43-59). Y en consecuencia nos enseña Jesús en su Cruz que la salvación del mundo está en la verdad, y que sus discípulos no podremos cumplir nuestra vocación de testígos de la verdad, si no es perdiendo la propia vida. El que la guarda en este mundo cuidadosamente, la pierde: deja de ser cristiano. Para que conociéramos esta verdad, que para nosotros es tan necesaria y tan difícil de asimilar, quiso Dios disponer en su providencia la Cruz de nuestro Señor Jesucristo.

5.–Para revelar el horror del pecado y del infierno. ¿Cómo es posible que Dios providente decida salvar al mundo por la muerte sacrificial de Cristo en la cruz? Quiso Dios que el horror indecible del pecado se pusiera de manifiesto en la muerte terrible de su Hijo, el Santo de Dios, el Inocente. «El pecado del mundo» exige la muerte del Justo y la consigue, y en esta muerte espantosa manifiesta a los hombres todo el horror de sus culpas. Si piensan los hombres que sus pecados son cosa trivial, actos perfectamente contingentes, que no pueden tener mayor importancia en esta vida y que, por supuesto, no van a producir una repercusión de castigo eterno, seguirán pecando. Solo mirando la Cruz de Cristo conocerán lo que es el pecado y lo que puede ser su castigo eterno en el infierno. En la muerte ignominiosa del Inocente, conocerán el horror del pecado, y por la muerte del Salvador podrán salvarse del pecado, del demonio y de la muerte eterna.

La cruz de Cristo revela a los pecadores la posibilidad real del infierno. Ellos persisten en sus pecados porque no acaban de creer en la terrible posibilidad de ser eternamente condenados. La encarnación del Hijo de Dios y su muerte en la cruz demuestra a los pecadores la gravedad de sus pecados, el amor que Dios les tiene y el horror indecible a que se exponen en el infierno si persisten en su rechazo de Dios.

Charles Arminjon (1824-1885), en su libro El fin del mundo y los misterios de la vida futura (Ed. Gaudete, S.Román 21, 31174 Larraya, Navarra 2010), argumenta: «Si no hubiera Infierno ¿por qué habría descendido Jesucristo de los cielos? ¿por qué su abajamiento hasta el pesebre? ¿por qué sus ignominias, sus sufrimientos y su sacrificio de la cruz? El exceso de amor de un Dios que se hace hombre para morir hubiera sido una acción desprovista de sabiduría y sin proporción con el fin perseguido, si se tratara simplemente de salvarnos de una pena temporal y pasajera como el Purgatorio. De otra manera, habría que decir que Jesucristo solo nos libró de una pena finita, de la que hubiéramos podido librarnos con nuestros propios méritos. Y en este caso ¿no hubieran sido superfluos los tesoros de su sangre? No hubiera habido redención en el sentido estricto y absoluto de esta palabra: Jesucristo no sería nuestro Salvador» (pg. 171). Señalo de paso que para Santa Teresa del Niño Jesús la lectura de este libro, según declara, «fue una de las mayores gracias de mi vida» (Historia de un alma, manuscrito A, cp. V).

Pero al mismo tiempo, solo mirando la Cruz pueden conocer los pecadores hasta dónde llega el amor que Dios les tiene, el valor inmenso que tienen sus vidas ante el Amor divino. Allí, mirando al Crucificado, verán que el precio de su salvación no es el oro o la plata, sino la sangre de Cristo, humana por su naturaleza, divina por su Persona (1Pe 1,18; 1Cor 6,20).

6.–Para revelar a los hombres que solo por la cruz pueden salvarse. Sabiendo el Hijo de Dios que «su Pasión redentora es la razón de ser de su Encarnación» (Catecismo 607), y que precisamente en la Cruz es donde va a consumar su obra salvadora, enseñaba abiertamente «a todos: el que quiera venir detrás de mí, que renuncie a sí mismo, tome su cruz cada día y me siga. Porque el que quiere salvar su vida, la perderá, y quien perdiere su vida por mi causa, la salvará» (Lc 9,23-24). Enseña, pues, que si «es necesario que el Mesías padeciera esto y entrase en su gloria» (Lc 24,26), también es necesario a los hombres pecadores tomar la cruz, morir en ella al hombre carnal y pecador, para así alcanzar la vida eterna.

De este modo Cristo se abraza a la Cruz para que el hombre también se abrace a ella, llegado el momento, y no la tema, no la rechace, sino que la reciba como medio necesario para llegar a la vida eterna. Él toma primero la amarga medicina que nosotros necesitamos beber para nuestra salvación. Él nos enseña la necesidad de la Cruz no solo de palabra, sino de obra.

El hombre pecador, en efecto, no puede salvarse sin Cruz. Y la razón es obvia. El hombre viejo, según Adán pecador, coexiste en cada uno de nosotros con el hombre nuevo, según Cristo; y entre los dos hay una absoluta contrariedad de pensamientos y deseos, de tal modo que no es posible vivir según Dios sin mortificar, a veces muy dolorosamente, al hombre viejo (cf. Rm 8,8-13). Por tanto, sin tomar la cruz propia, sin matar al hombre viejo, no llega el hombre a la vida. No es posible participar de la Resurrección de Cristo sin participar en su Pasión crucificada. Ésta es continuamente la lógica interna de la vida cristiana, que se inicia ya en ese morir-renacer sacramental propio del Bautismo.

Se comprende, pues, que Cristo no hubiera podido enseñar a sus discípulos el valor y la necesidad absoluta de la Cruz, si Él no hubiera experimentado la Cruz, evitándola por el ejercicio de sus especiales poderes. Es evidente que quien calmaba tempestades, daba vista a ciegos de nacimiento o resucitaba muertos, podría haber evitado la Cruz. Pero la aceptó, porque sabía que nosotros la necesitábamos absolutamente para renacer a la vida nueva. Era necesario que el Salvador padeciera la cruz, para que participando nosotros en ella, alcanzáramos por su Resurrección, la santidad, la vida de la gracia sobrenatural. Por eso, desde el primer momento de la Iglesia, los cristianos se entendieron a sí mismos como discípulos del Crucificado.

San Pedro, por ejemplo, enseña a los siervos que sufrían bajo la autoridad de sus señores: «agrada a Dios que por amor suyo soporte uno las ofensas injustamente inferidas. Pues ¿qué mérito tendríais si, delinquiendo y castigados por ello, lo soportáseis? Pero si por haber hecho el bien padecéis y lo lleváis con paciencia, esto es lo grato a Dios. Pues para esto fuisteis llamados, ya que también Cristo padeció por vosotros y os dejó ejemplo para que sigáis sus pasos» (1Pe 2,19-21).

Quiere el Señor morir en la Cruz y resucitar al tercer día, porque sabe que nosotros necesitamos morir en la cruz al hombre carnal y renacer al hombre espiritual. Quiere ser para nosotros en el Misterio Pascual causa ejemplar de esa muerte y de ese renacimiento que necesitamos, y ser al mismo tiempo para nosotros causa eficiente de gracia que nos haga posible esa muerte-vida. Muriendo Él, nos hace posible morir a nosotros mismos, y resucitando Él, nos concede renacer día a día para la vida eterna. La Iglesia, desde el principio, entiende así esta condición continuamente crucificada y pascual de la vida en Cristo.

San Ignacio de Antioquía (+107): «permitid que [mediante el martirio] imite la pasión de mi Dios» (Romanos 6,3). Y San Fulgencio de Ruspe (+532): «Suplicamos fervorosamente que aquel mismo amor que impulsó a Cristo a dejarse crucificar por nosotros sea infundido por el Espíritu Santo en nuestros propios corazones, con objeto de que consideremos al mundo como crucificado para nosotros, y nosotros sepamos vivir crucificados para el mundo [cf. Gál 5,14]» (Trat. contra Fabiano 28, 16-19).


José María Iraburu, sacerdote

Índice de Reforma o apostasía

InfoCatólica se mantendrá si la mantienen sus lectores. Haga clic aquí

6 comentarios

  
Luis López
Gracias Padre Iraburu por sus reflexiones, y que Dios le bendiga. Creo que la Providencia eligió la cruz porque en el suplicio de la cruz podemos ver el pecado en su integridad, tanto desde la perspectiva judía (el Deuteronomio considera maldito al que cuelga de un madero), como desde la perspectiva pagana (la cruz era el más humillante método de ejecución, y se aplicaba solamente a bandidos, esclavos y rebeldes, a lo peor de la sociedad). La cruz representaba, pues, el mal, desde el punto de vista religioso (judío) como desde el punto de vista político o mundano (pagano). El pecado y el mal en estado puro.

De algún modo, en el tormento de la cruz quería Dios abarcar todas las posibilidades del infierno humano de cualquier hombre, fuese o no del pueblo elegido, para que cualquier sufrimiento de cada hombre pudiese tomar como referencia a la maldición de la cruz (en la cruz hay sufrimiento físico y moral, maldición religiosa, injusticia, condena política, humillación...). Ningún mal queda fuera. Jesús se solidariza con todo hombre que sufre, por su cruz; se solidariza no sólo con el judío sino también con el pagano. Su salvación es universal. Él ha sufrido por todos y ninguna posibilidad de dolor ha quedado fuera de su suplicio. Y sus heridas nos han salvado. Por eso la cruz ya no es una maldición, sino una gloriosa bendición.
31/05/11 10:06 AM
  
Emiliana
Alguna vez leí que la naturaleza del hombre quedó tan herida por el pecado, es decir que somos tan pero tan EGOISTAS, que todo lo queremos para nosotros, las alabanzas, lo mejor, que solo nos miren a nosotros, nos estimen, nos aplaudan, etc,etc,etc...que para remediar este pobre hombre pecador, solo era posible con la PASION DE TODO UN DIOS, mirándolo a El, y a El en la CRUZ, se cura el hombre viejo, JESUCRISTO REVELA EL HOMBRE AL PROPIO HOMBRE (concilio vaticano II), osea que el que no se parezca, el que no tenga las actitudes, el pensamiento de Jesús no es Hombre.

Esta VERDAD, tan grande la constatamos mirando los supuestos hombres que hoy rigen el mundo, olvidados de Jesús, las cosas están como están.

Educando a los hijos evitandole al máximo los sufrimientos, complaciéndolos en todo, no dejándolos que miren a Jesús en la cruz por que eso es muy fuerte, crecen, como dice el Padre, los déspotas de 2 años que mandan en la casa a sus padres, a los abuelos, a todo el mundo, y los futuros supuestos hombres que quieren todo para ellos y se olvidan del bien común. Que trascendencia tan grande y grave tiene el olvidarnos de la "CRUZ DE CRISTO".

Gracias padre las imagenes son hermosas, hasta las piedras hablan, desdichado el que no oye.
31/05/11 3:16 PM
  
Ricardo de Argentina
Estremece ver cómo los enemigos de la Iglesia suelen tener intuiciones más certeras que sus propios hijos. Ellos tenían un lema durante la Guerra Civil española: "Ningún hombre de rodillas, ninguna cruz en pie". Es que veían claro de dónde nos viene la fuerza que nos hace invencibles.

Y siguen en la misma. Intentan sacar las cruces de los espacios públicos, y ahora han hecho una comisión para tirar abajo la del Valle de los Caídos. No han de faltar católicos que esperarán a ver el video de la demolición para darse por enterados. Y para rasgarse farisaicamente las vestiduras, claro.
01/06/11 2:30 PM
  
Un hombre que...
Gracias Padre. Cuando ya todo es inútil, cuando el hombre siente su infinita debilidad para levantarse, para soportar el dolor, el sufrimiento físico y moral ( suyo y de las personas de su familia ), cuando no hay salida posible a los ojos humanos, cuando todo es oscuro, cuando no hay forma de comprender por qué unos deben padecer tanto...en la mayoría de las veces, en absoluta soledad y ante la indiferencia generalizada de sus hermanos, cuando sólo os queda la desesperanza...¿qué hacer?. Sin Cristo, sin la Cruz, sin el Padre ¿qué sentido podría tener la existencia?
02/06/11 4:41 PM
  
verista absolut@
JMI.- Muchas gracias por la corrección. Ya la he aplicado en el texto.
02/06/11 10:02 PM
  
va
Qué bien complementan la Revelación las respuestas luminosas de muchas revelaciones privadas. Hay quienes echan de menos una grabadora en la charla a los discípulos de Emaús, cuando casi pueden encontrarla escrita por ejemplo en algunos párrafos de Dios Padre a santa Catalina de Siena explicando las Escrituras.
Y Jesús a santa Faustina también le da luminosísimos porqués de la Cruz: "Por ti bajé del cielo a la tierra, por ti dejé clavarme en la cruz, por ti permití que Mi Sagrado Corazón fuera abierto por una lanza, y abri la Fuente de la Misericordia para ti", entre otros muchos.

Muchisimas gracias por estos escritos. Por cierto, hay una herramienta para crear fácilmente libros electrónicos de este blog (en formato ePub):
https://addons.mozilla.org/es-ES/firefox/addon/grabmybooks/
03/06/11 7:15 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.