(129) Filo-lefebvrianos -IV

–A ver por dónde seguimos ahora… Ay, madre.
–Tranquilo. La verdad debe ser afirmada con paz, alegría y fortaleza. Y con paciencia.

Una breve evocación de la historia de la Iglesia en su último medio siglo nos ayudará a entender mejor la posición de Mons. Lefebvre, de la FSSPX y de aquellos que hoy están más o menos de acuerdo con ellos.

El sagrado Concilio Vaticano II, convocado por el Beato Juan XXIII, fue una inmensa gracia de Dios para su Iglesia (1962-1965), como todos los Concilios anteriores. En él Nuestro Señor Jesucristo reunió en asamblea eclesial a 2.500 Padres. Fué con gran diferencia el Concilio más numeroso de la historia. Y partiendo de los Concilios anteriores, muchos de ellos dogmáticos, trató con una finalidad predominantemente pastoral y renovadora las grandes realidades de la Iglesia católica.

Es bien sabido que había entre los Padres conciliares, como en tantos otros Concilios anteriores, tendencias doctrinales y pastorales fuertemente contrapuestas. El grupo liberal, conducido por algunos Cardenales, como Bea, Alfrink, Willebrands, estaba apoyado principalmente por Obispos centroeuropeos y franceses. Y del otro lado, el grupo tradicional, dirigido por Cardenales como Siri y Ottaviani y por el Coetus internationalis Patrum, presidido por el Arzobispo Lefebvre, tenía el apoyo de Italia, España e Hispanoamérica, así como de no pocas Iglesias de reciente nacimiento. El primer grupo era minoritario, pero sumamente organizado y apoyado por teólogos progresistas de renombre y por la prensa mundial. El segundo, poco organizado y mucho menos eficiente en los medios, pero sumamente lúcido y valiente, consiguió sin embargo el apoyo de la mayoría de los Padres. Y en algunos casos fue el Papa Pablo VI el que, con intervenciones personales, «confirmó en la fe» a sus hermanos. Demos gracias a Dios.

El Concilio se promulga finalmente con un gran acuerdo de los Padres. Todos los documentos, incluso los más discutidos, como el de la libertad religiosa, son firmados por la Asamblea conciliar, también por Mons. Lefebvre, con unanimidad casi total. Es evidente que todos los Padres conciliares están convencidos de que el XXI Concilio ecuménico guarda plena fidelidad y continuidad con la doctrina de los XX Concilios anteriores. No lo hubieran firmado si no lo creyeran así. Y todos saben bien que si la enseñanza conciliar en alguna cuestión concreta diera lugar a una interpretación dudosa, ésta habrá de dilucidarse ateniéndose siempre a las enseñanzas ya anteriormente establecidas con mayor claridad y firmeza por la Santa Madre Iglesia. Hago notar también que los Padres aprobaron unánimes las enseñanzas del Vaticano II, no las falsificaciones doctrinales que en seguida se difundirían en su nombre.

Conviene tener en cuenta, por otra parte, que en la historia de la Iglesia el Concilio Vaticano II es el único que ha producido como documento final un grueso libro de 700 o 1.000 páginas. Y en un escrito tan sumamente largo no faltan ciertos textos nacidos como resultantes de fuerzas conciliares duramente contrapuestas. Esta circunstancia real, y el uso de un lenguaje a veces más literario y retórico que teológico y preciso, da lugar a algunas expresiones confusas, imprecisas e incluso falsas, si se toman en su literalidad y fuera de contexto –lo que no debe hacerse– (Reforma o apostasía 24), y que necesitan ser aclaradas en actos posteriores del Magisterio apostólico, como así ha sucedido, concretamente en discursos pontificios y Encíclicas postconciliares. En seguida vuelvo sobre esto.

La falsificación de las doctrinas del Vaticano II comenzó durante su misma celebración, y se multiplicó grandemente en el postconcilio. La minoría liberal aludida, a través de muchos teólogos progresistas y con la complicidad de casi toda la prensa mundial, difundieron durante el Concilio y aún más después de él una versión neo-modernista de los documentos conciliares, que muchos católicos –sin haber leído los textos conciliares o habiéndolos leído– recibieron como la auténtica doctrina conciliar. De hecho, teólogos como Küng y Schillebeeckx, teniéndose a sí mismos por los teólogos realmente fieles al Vaticano II, difundieron en su nombre no pocas herejías.

El error radical de Mons. Lefebvre y de sus seguidores fue acusar al Concilio Ecuménico Vaticano II y a los Papas que le siguieron como causantes principales del resurgimiento muy fuerte, sobre todo en el Occidente descristianizado, de un neomodernismo extremo, que difunde en el pueblo cristiano justamente lo contrario de lo que el Concilio ha enseñado: «Roma ha roto con la Tradición, ha caído en la herejía y en la apostasía»…

Es cierto que los errores y horrores habidos dentro de la Iglesia después del Concilio, sobre todo en el Occidente descristianizado, fueron y son innumerables. Muchos de ellos han sido señalados y combatidos en este mismo blog Reforma o apostasía, todavía inacabado. Señalo a continuación entre paréntesis el número de algunos artículos de este blog.

En los decenios postconciliares, y hasta hoy, muchas verdades fundamentales de la fe se vieron frecuentemente negadas o silenciadas (22-23), como la soteriología, salvación-condenación (08-09), la existencia del demonio (16-17), la gran batalla permanente entre el Reino y el mundo (19-21). Por aquellos años la Revolución sexual hizo estragos no solo en el mundo, sino también en el pueblo cristiano. La gran encíclica Humanæ vitæ se vió en 1968 ampliamente resistida, incluso por algunas Conferencias episcopales. Disminuyó bruscamente la natalidad al generalizarse el uso de los métodos anticonceptivos. Se multiplicaron las secularizaciones de sacerdotes y religiosos, y disminuyeron también bruscamente las vocaciones sacerdotales y religiosas, hasta casi desaparecer en algunas Iglesia locales. Cesó en gran medida la acción apostólica y la evangelización en las misiones (13). Se difundieron innumerables doctrinas heréticas o gravemente desviadas (39, 51-65, 76-79). Fueron pocos los teólogos ortodoxos que las combatieron (42-43), y al mismo tiempo el ejercicio de la Autoridad apostólica se hizo débil en no pocas Iglesias (40-41): las reprobaciones de los errores heréticos y de los abusos sacrílegos fueron a veces lamentablemente tardías (45-47), y el lenguaje católico se fue haciendo oscuro y débil (24-32). Nacieron, como nuevas herejías, formas extremas de feminismo, de liberacionismo y de un indigenismo a veces acentuadamente nacionalista (49-50). El desprecio luterano por la Ley eclesiástica se hizo mentalidad a veces predominante en pastores y laicos (80-94). Disminuyó en gran medida la enseñanza de la doctrina política de la Iglesia (95-125), concretamente aquella doctrina antiliberal que, por ejemplo, el Cardenal Pie difundió con lucidez (33-38), y que fue sustituida en buena parte de Pastores, teólogos y laicos por una mentalidad liberal secularista, que eliminó casi totalmente la actividad política de los católicos (95-125).

Podemos afirmar, pues, con la seguridad de la fe que, ante tantas degradaciones de la fe y de la vida cristiana, el Espíritu Santo, alma de la Iglesia, renovador de la faz de la tierra, clama hoy en el corazón de muchos católicos ¡reforma o apostasía! (01-07). Todo esto es cierto.

Pero acusar al Concilio Vaticano II de esos enormes males es una gran falsedad, una calumnia, y es una ofensa al Espíritu Santo, que asistió con su luz y su gracia al Papa y a los 2.500 Padres conciliares, como había ayudado en los XX Concilios anteriores. Muchas veces es falso el adagio post hoc, ergo propter hoc: esto ha sucedido después de aquello, luego aquello es causa de esto.

La apostasía del Occidente rico se inicia mucho antes del Vaticano II, con el Renacimiento, el protestantismo, la Ilustración, el liberalismo, la Revolución francesa, la masonería, el catolicismo liberal, el modernismo, el comunismo, la revolución sexual, mayo de 1968, y se acentúa fuertemente cuando las naciones de Occidente, habiendo alcanzado una prosperidad y riqueza estables, y ya en gran parte recuperadas de los enormes estragos producidos por la II Guerra Mundial, deciden «adorar a la criatura, en lugar de al Creador, que es bendito por los siglos» (Rm 1,25). Y al paso de los años, esta apostasía secularista se difunde más o menos por las otras Iglesias hermanas del mundo.

Ya desde entonces se inicia el derrumbe de no pocas Iglesias del Occidente rico. La inmensa mayoría de los bautizados se mantienen lejos de la Eucaristía, lejos, pues, de Cristo y de la Iglesia. Ya la gran mayoría de los matrimonios católicos admite la anticoncepción sin problemas de conciencia, y la practica siempre que lo estima conveniente. Ya en estas naciones apenas hay vocaciones. Ya los pensamientos y caminos del mundo son los pensamientos y caminos de la mayor parte de los bautizados. Todos éstos son datos ciertos, objetivos, comprobables. Pero atribuir al Concilio Vaticano II este arruinamiento tan grave de la Iglesia en Occidente es un enorme error.

Los errores modernos de los últimos cincuenta años no se han derivado de los textos conciliares. Miren, por ejemplo, los errores reprobados por la Congregación de la Fe mediante severas Notificaciones –Küng, Schillebeeckx, De Mello, Vidal, Haight, Sobrino, etc.– y nunca hallarán fundamento para ellos en textos del Vaticano II. Éstos y tantos otros maestros del error se autocalifican con desvergüenza como los teólogos verdaderamente fieles «al Concilio»; pero curiosamente no lo citan nunca: se atienen al «espíritu del Concilio», que no está «editado» todavía, y que consiste solo en sus propias ideas. Por el contrario, los escritores católicos tradicionales, es decir, los católicos, no hemos cesado de citar miles de veces durante medio siglo los textos del Vaticano II y las encíclicas de los Papas postconciliares.

La hermenéutica de la continuidad tradicional de la doctrina católica viene a ser un tema central de la predicación de Benedicto XVI desde el comienzo mismo de su pontificado (22-XII-2005, 26-V-2009). Y en ella había ya insistido Juan Pablo II, concretamente en la ocasión muy grave del motu proprio Ecclesia Dei (2-VII-1988).

Es preciso «llamar la atención de los teólogos y otros expertos en ciencias eclesiásticas, para que también se sientan interpelados» en orden a «un nuevo empeño de profundización, en el que se clarifique plenamente la continuidad del Concilio [Vaticano II] con la Tradición, sobre todo en los puntos doctrinales que, quizá por su novedad, aún no han sido bien comprendidos por algunos sectores de la Iglesia» (n.5,b).


Credo in Ecclesiam. La Iglesia católica, la que permanece en plena comunión con sus Obispos y el Papa, guarda siempre la verdad y los medios de santificación. No es preciso distanciarse de la unidad de la Iglesia con actos cismáticos para reafirmar las verdades católicas y combatir los errores y abusos que en ella puedan darse, pues Ella misma tiene poder en el Espíritu Santo para vencerlos. Muy al contrario sucede fuera de la Iglesia católica: los errores monofisitas, por ejemplo, del abad Eutiques (+454) pueden perpetuarse durante siglos, hasta hoy, en confesiones cristianas separadas de Roma. Pero eso no puede suceder en la Iglesia católica, porque ella es «la Iglesia del Dios vivo, la columna y el fundamento de la verdad» (1Tim 3,15). Podrá quizá tardar la Iglesia un tiempo largo o corto en vencer errores y abusos –el arrianismo, la simonía–, pero siempre, auxiliada por Cristo, su Esposo, acaba por vencerlos. Podrá guardar silencios alarmantemente prolongados –como hoy, por ejemplo, sobre la doctrina política católica (97-98, 100-105)–; pero ya el Señor de la historia le dará palabras cuando Él lo quiera. Oremos y esperemos con paciencia. La Iglesia enseña cuando habla, no cuando calla.

En el tiempo postconciliar los errores doctrinales y los abusos disciplinares, morales y litúrgicos han sido denunciados desde dentro de la Iglesia católica, aunque no tanto, ciertamente, como fuera de desear. Hacer una lista de nombres para demostrar lo que digo resulta prácticamente imposible; pero citaré solo algunos ejemplos, los primeros que me vienen a la mente. Autores laicos, como Von Hildebrand, Maritain al final de su vida, Francisco Canals, Messori, Weigel, Ricardo de la Cierva, Woods, han dado con gran fuerza testimonio de la verdad, frente a herejías y abusos: y nunca faltarán a la Iglesia hombres como ellos. También han hecho lo mismo Obispos y teólogos como Siri, Ottaviani, González Martín, Fabro, Mondin y tantos más: y nunca faltarán a la Iglesia hombres como ellos. Incluso teólogos católicos, que en algunas cuestiones se habían mostrado anteriormente próximos a tesis progresistas, como el P. Henry de Lubac, S. J., ya estaban dando voces de alarma dos años después del Vaticano II:

«Está bien claro que la Iglesia se enfrenta con una grave crisis. Con el nombre de “la Iglesia nueva”, “la Iglesia posconciliar”, se está tratando ahora de establecer una Iglesia distinta de la de Jesucristo: una sociedad antropocéntrica amenazada por la apostasía inmanentista, un dejarse arrastrar por un movimiento de abdicación general bajo pretexto de renovación, ecumenismo o adaptación» (disc. en Universidad de Toronto, VIII-1967: cit. Temoignage Chrétiene, París IX-1967).

Pero han sido siempre los Papas del postconcilio los testigos más firmes de la verdad católica, y quienes han combatido con más fuerza los errores y males de la Iglesia presente. Podemos apreciarlo, por ejemplo, en algunas graves cuestiones.

–La verdad católica de la Eucaristía, por ejemplo, tan gravemente falsificada en los últimos tiempos, también entre autores «católicos», ha encontrado su más firme defensa en la doctrina eucarística de los Papas postconciliares. Contra los que negaban el carácter sacrificial de la Misa, Pablo VI afirma con la fuerza de Pedro: «Nosotros creemos que la Misa… es realmente el sacrificio del Calvario, que se hace sacramentalmente presente en nuestros altares» (Credo del Pueblo de Dios, 1968, 24; cf. Mysterium fidei, antes, en 1965). Juan Pablo II da al sacrificio la primacía teológica para la comprensión del Misterio (Ecclesia de Eucharistia, 2003, 11-16). Benedicto XVI afirma que en la Eucaristía «se hace presente el sacrificio redentor de Cristo» (Sacramentum caritatis, 2007, 14; cf. 9-14).

–La santidad del matrimonio y la lucha contra la anticoncepción, tal como la enseñaron Pío XI (Casti connubiii, 1930) o Pío XII, han sido impulsadas máximamente por los Papas del postconcilio. No han temido para ello enfrentarse con medio mundo y con el otro medio, y también con una buena parte de la Iglesia (Humanæ vitæ, 1968; Familiaris consortio, 1981; Catecismo, 1993).

–Las misiones de la Iglesia y la unicidad de Cristo como Salvador universal han sido también verdades de la fe que los Papas últimos han defendido con gran fuerza contra innumerables herejías difundidas dentro de la Iglesia (Evangelii nuntiandi, 1975; Redemptor hominis, 1979; Redemptoris missio, 1990; Dominus Iesus, 2000).

Y así podríamos ir recordando formidables documentos del Magisterio apostólico, que han venido a formar en la Iglesia de nuestro tiempo un Corpus doctrinal tan amplio y armonioso como no lo ha habido en ninguna época de su historia. Cum Petro et sub Petro, cumple la Iglesia católica de hoy y seguirá cumpliendo la promesa de Cristo: «el Espíritu Santo os conducirá hacia la verdad completa» (Jn 16,13).

En los decenios del postconcilio los diagnósticos más graves y autorizados de los males de la Iglesia actual los hemos encontrado siempre en los Papas. Nunca han intentado ignorar, negar o disminuir la gravedad de esas infidelidades. Los Papas saben que en algunas Iglesias locales, al menos en sus niveles más altos, abundan más las herejías y los sacrilegios que la ortodoxia y la ortopraxis. Y en ocasiones expresan esa realidad tremenda con absoluta claridad. Recordaré algunos textos.

–Pablo VI, ya en su primera encíclica, Ecclesiam suam (1964), da una fuerte alarma sobre el modernismo renaciente (nº 10). Y en seguida de clausurado el Concilio reconoce y expresa con toda claridad la degradación eclesial que se va produciendo aceleradamente, sobre todo en las Iglesias locales del Occidente rico. Son los años, por ejemplo, del Catecismo Holandés y del Concilio Pastoral de Holanda (1967-1969), los años de la vergonzosa resistencia a su heroica encíclica Humanæ vitæ (1968), los decenios de la avalancha de secularizaciones… Su diagnóstico es lúcido, grave y realista. Y humilde también: el pastor reconoce que los lobos han entrado en el rebaño que el Señor ha confiado a su cuidado, y que están haciendo en él estragos.

En el discurso de apertura de la II Conferencia General del episcopado latinoamericano (CELAM), celebrada en Medellín, Pablo VI pone en alerta a los Obispos iberoamericanos con gravísimas palabras: «La fe está asediada por las corrientes más subversivas del pensamiento moderno. La desconfianza que, incluso en los ambientes católicos, se ha difundido acerca de la validez de los principios fundamentales de la razón, o sea, de nuestra philosophia perennis, nos ha desarmado frente a los asaltos, no raramente radicales y capciosos, de pensadores de moda; el vacuum producido en nuestras escuelas filosóficas por el abandono de la confianza en los grandes maestros del pensamiento cristiano, es ocupado frecuentemente por una superficial y casi servil aceptación de filosofías de moda, muchas veces tan simplistas como confusas, y éstas han sacudido nuestro arte normal, humano y sabio de pensar la verdad; estamos tentados de historicismo, de relativismo, de subjetivismo, de neopositivismo, que en el campo de la fe crean un espíritu de crítica subversiva, una falsa persuasión de que para atraer y evangelizar a los hombres de nuestro tiempo tenemos que renunciar al patrimonio doctrinal, acumulado durante siglos por el Magisterio de la Iglesia, y de que podemos modelar, no en virtud de una mejor claridad de expresión, sino de un cambio de contenido dogmático, un cristianismo nuevo, a medida del hombre y no a medida de la auténtica Palabra de Dios. Desafortunadamente, también entre nosotros, algunos teólogos no siempre van por el recto camino» (Bogotá, 24-VIII-1968).

Y en esos años repitió las mismas advertencias: «La Iglesia se encuentra en una hora inquieta de autocrítica o, mejor dicho, de autodemolición. Es como una inversión aguda y compleja, que nadie se habría esperado después del Concilio. La Iglesia está prácticamente golpeándose a sí misma» (7-XII-1968). «Por alguna rendija se ha introducido el humo de Satanás en el templo de Dios» (29-VI-1972; cf. el amplio discurso posterior sobre el demonio, 15-XI-1972). Es lamentable «la división, la disgregación que, por desgracia, se encuentra en no pocos sectores de la Iglesia» (30-VIII-1973). «La apertura al mundo fue una verdadera invasión del pensamiento mundano en la Iglesia» (23-XI-1973). Sugerir que es el mismo Pablo VI el que con sus reformas litúrgicas y otros actos pontificios acrecienta en la Iglesia «el humo de Satanás» es una bajeza incalificable.

–Juan Pablo II, en el mismo espíritu, declara en un discurso en el Congreso de Misioneros Populares (6-II-1981): «Es necesario admitir con realismo, y con profunda y atormentada sensibilidad, que los cristianos de hoy, en gran parte, se sienten extraviados, confusos, perplejos, e incluso desilusionados. Se han esparcido a manos llenas ideas contrastantes con la verdad revelada y enseñada desde siempre. Se han propalado verdaderas y propias herejías en el campo dogmático y moral, creando dudas, confusiones, rebeliones. Se ha manipulado incluso la liturgia. Inmersos en el relativismo intelectual y moral, y por tanto en el permisivismo, los cristianos se ven tentados por el ateísmo, el agnosticismo, el iluminismo vagamente moralista, por un cristianismo sociológico, sin dogmas definidos y sin moral objetiva» (6-II-1981).

–Benedicto XVI, siendo todavía Cardenal Prefecto de la Congregación de la Fe, en su libro Informe sobre la fe (BAC, Madrid 1985), hace amplios y minuciosos análisis de situación que le llevan a diagnósticos iguales. Y un mes antes de ser constituido Papa, presidiendo el Via Crucis del Coliseo en Roma, en sustitución de Juan Pablo II, imposibilitado, dice:

«Meditación [en la 9ª estación]. ¿Qué puede decirnos la tercera caída de Jesús bajo el peso de la cruz? Quizás nos hace pensar en la caída de los hombres, en que muchos se alejan de Cristo, en la tendencia a un secularismo sin Dios. Pero, ¿no deberíamos pensar también en lo que debe sufrir Cristo en su propia Iglesia? En cuántas veces se abusa del sacramento de su presencia, y en el vacío y maldad de corazón donde entra a menudo. ¡Cuántas veces celebramos sólo nosotros sin darnos cuenta de él! ¡Cuántas veces se deforma y se abusa de su Palabra! ¡Qué poca fe hay en muchas teorías, cuántas palabras vacías! ¡Cuánta suciedad en la Iglesia y entre los que, por su sacerdocio, deberían estar completamente entregados a él! ¡Cuánta soberbia, cuánta autosuficiencia! ¡Qué poco respetamos el sacramento de la Reconciliación, en el cual él nos espera para levantarnos de nuestras caídas! También esto está presente en su pasión. La traición de los discípulos, la recepción indigna de su Cuerpo y de su Sangre, es ciertamente el mayor dolor del Redentor, el que le traspasa el corazón. No nos queda más que gritarle desde lo profundo del alma: Kyrie, eleison – Señor, sálvanos (cf. Mt 8,25).

«Oración. Señor, frecuentemente tu Iglesia nos parece una barca a punto de hundirse, que hace aguas por todas partes. Y también en tu campo vemos más cizaña que trigo. Nos abruman su atuendo y su rostro tan sucios. Pero los empañamos nosotros mismos. Nosotros somos quienes te traicionamos, no obstante los gestos ampulosos y las palabras altisonantes. Ten piedad de tu Iglesia: también en ella Adán, el hombre, cae una y otra vez. Al caer, quedamos en tierra y Satanás se alegra, porque espera que ya nunca podremos levantarnos; espera que tú, siendo arrastrado en la caída de tu Iglesia, quedes abatido para siempre. Pero tú te levantarás. Tú te has reincorporado, has resucitado y puedes levantarnos. Salva y santifica a tu Iglesia. Sálvanos y santifícanos a todos. Pater noster […] liberanos a Malo. Amen» (25-III-2005).

Una barca que se está hundiendo… Un campo con más cizaña que trigo… El Colegio de Cardenales de la Iglesia Católica, el 19 de abril de 2005, un mes después de que el Card. Ratzinger dijera en público esas tremendas palabras, lo eligió como Papa, Vicario de Cristo, Sucesor de Pedro, pensando que era el Obispo más indicado para tomar el timón de la Barca de Pedro.

«Tu es Petrus, et super hanc petram ædificabo Ecclesiam meam, et portæ inferi non prævalebunt adversus eam» (Mt 16,18). La Iglesia recibe continuamente su salvación del Salvador. Y los textos que he recordado nos confirman lo que ya desde el principio sabíamos por la fe, credo in Ecclesiam: que la Iglesia tiene siempre, por obra del Espíritu Santo, fuerza para vencer en el mundo y en sí misma el error y el pecado. Es posible que no lo consiga inmediatamente, pero finalmente siempre es alzada de la mano por su Esposo, nuestro Señor Jesucristo. Siempre el Espíritu Santo la sostiene en la verdad católica cuando se tambalea. Nunca deja de ser la Mater et Magistra, que nos salva del error y del pecado, santificándonos con la verdad y la gracia de Cristo.

La Iglesia católica, también después del Vaticano II, ha florecido en maravillas de gracia y de santidad. No solo ha conocido la proliferación de errores y horrores, en los que me he fijado especialmente para responder a los filolefebvrianos acusadores. Por el contrario, cuántos Obispos y párrocos, desbordados con frecuencia por situaciones de abrumadora descristianización, han seguido entregando sus vidas con amor incesante al servicio de Cristo y de su Iglesia, “gastándose y desgastándose por las almas hasta el agotamiento” (2Cor 12,15). Cuántas personas consagradas han vivido clausuradas en ofrenda permanente de alabanza y de súplica. Cuántas obras de heroica beneficencia multiforme han florecido en el árbol de la Iglesia. Cuántos institutos religiosos y movimientos de laicos se han renovado o han nacido en estos decenios… Cito solamente algunos, no los más grandes, que me son especialmente conocidos y queridos, Schola Cordis Iesu, Siervos del Hogar de la Madre, Instituto Mater Dei, Siervos de los Pobres del tercer mundo, Miles Christi, Schola Veritatis…

Cuántas personas y obras santas he conocido yo en medio siglo. Carmelitas descalzas… Se diría que, por una misteriosa correspondencia, a los abismos del mal que el Señor permite responde levantando montañas de gracia y santidad. ¿Quién podrá convencerme de que ésta no es ya la Iglesia católica? ¿Y que la Misa que celebramos cientos de miles de Obispos y sacerdotes, según el Novus Ordo promulgado por Pablo VI, es herética, o al menos conducente a la herejía, y ciertamente vitanda?… Dan ganas de llorar, de pena y de gratitud.

Jamás debe contraponerse una «Roma eterna» y una «Roma temporal», la de hoy. Jamás debe condenarse a la Iglesia como «apóstata y adúltera». Jamás es lícito distanciarse de ella por actos cismáticos, como si éstos fueran imprescindibles para poder salvar «la continuidad de la Iglesia» en la verdad y la santidad. Jamás debemos contraponer a la Iglesia de Cristo –a esta Iglesia, no hay otra–, una «Roma eterna», que no tiene más realidad que la de un ectoplasma. Hacerlo es absolutamente contrario a la Tradición eclesial de los Padres y de los santos. Jamás debemos volver la espalda a nuestra madre la Iglesia, a pesar de sus heridas infectadas y las suciedades de su túnica. Ella es la fuente inagotable de la verdad y de la gracia. Jamás debemos avergonzarnos de la Iglesia existente, porque es el único Cuerpo de Cristo, integrado por santos y pecadores (LG 8c; GS 43f). Jesús nos dice, refiriéndose también a su propio Cuerpo: «¡bienaventurado aquel que no se escandalice de mí!» (Mt 11,6).

–Mons. Lefebvre, por el contrario, con ocasión de los errores y horrores postconciliares se fue escandalizando cada vez más del Concilio, de los Papas, de la Liturgia renovada. Y dijo cosas terribles, que sus seguidores siguen difundiendo en libros y sitios de internet: «la Roma eterna condena la Roma temporal. Por eso preferimos la eterna» en la FSSPX (Tissier 494)… «Roma ha perdido la fe, Roma está en la apostasía» (577)… «No se puede seguir a esa gente, es la apostasía… Procedamos a la consagración» de Obispos (578). «La Chaire de Pierre et los postes d’autorité de Rome étant occupés par des antichrists, la destruction du Règne de Notre-Seigneur se poursuit rapidement» (578) [1]… «La situation de la papauté depuis Jean XXIII et ses successeurs pose des problèmes de plus en plus graves… Ils fondent une Église conciliaire nouvelle… Cette Église est-elle encore apostolique et encore catholique?… Devons-nous encore considérer ce pape comme catholique?» (569) [2].

Ya se ve que, con el favor de Dios, tendré que añadir otro artículo.

José María Iraburu, sacerdote

Traducción de los textos en francés

[1] Como la Sede de Pedro y los puestos de autoridad de Roma están ocupados por anticristos, la destrucción del Reino de Nuestro Señor avanza aceleradamente…
[2] La situación del papado a partir de Juan XXIII y sus sucesores va planteando problemas cada vez más graves… Éstos han fundado una Iglesia conciliar nueva… ¿Esta Iglesia es todavía apostólica y católica?… ¿Debemos considerar que este Papa es católico?

Post post.–. Los que atacan a este pobre cura y a sus recientes artículos, y cargan de paso contra InfoCatólica, tienen pocos argumentos. Prueba de ello es la cantidad de acusaciones falsas y suposiciones inverosímiles que hallamos en sus escritos: no estábamos en Fátima para protestar de cierta profanación, nada hemos dicho (!) de los Obispos que rechazaron un Obispo electo por el Papa y de aquellos otros, tantos, que resisten la Summorum Pontificum, etc. Atacamos a los tradicionalistas, y así combatimos contra la Tradición católica. Manejados por los neocatecumenales, y quién sabe también si por ciertos poderes económicos, buscamos situarnos bien en la Iglesia actual, y obtener prebendas eclesiásticas personales. Defendemos a los Papas de los ataques lefebvrianos, pero atacamos al Papa cuando les tiende una mano. Quizá lo que pretendemos en el fondo es simplemente que no llegue la FSSPX a un acuerdo con la Iglesia católica. Y que el PP gane las próximas elecciones… Es algo alucinante. Patético. En Catholic.net, su actual directora, Sra. Mayra Novelo de Bardo, tuvo que frenar ataques semejantes cerrando un foro, y argumentando su decisión con fuerza y datos objetivos. Ya antes cerró otro. Dios se lo pague.

Nos niegan incluso el derecho a llamarnos InfoCatólica, nombre al que estamos dispuestos a renunciar una hora después de que hayan renunciado a su nombre Panorama Católico Internacional, Catholic.net, Informations Catholiques Internationales y cien o quinientas publicaciones más que llevan nombres análogos. El odium theologicum les ha llevado a perder el sentido del ridículo.


Índice de Reforma o apostasía

.
.
InfoCatólica se mantendrá si la mantienen sus lectores. Haga clic aquí

99 comentarios

  
MIGUEL25
Apreciado Padre Iraburu:

No me equivoqué con Vd. al catalogarlo de
hegeliano-evolucionista:

Fíjese que trampa más astuta me ha tendido:

Fíjese:
-----------------------------------------------------
JMI.- Coincidimos.
Yo también podría rebatirle punto por punto en todas sus afirmaciones más agresivas contra el sagrado Concilio Vaticano II, fuente de todos los males de la Iglesia, y contra los pérfidos Papas postconciliares, cómplices de la arremetida diabólica de la masonería contra la Iglesia. Pero me llevaría mucho tiempo y no lo tengo.
-----------------------------------------------------

¿Cuando he afirmado yo algo sobre los Papas postconciliares?

Pero Vd. astutamente conecta mis reparos al CVII, proyectándolos contra los Papas postconciliares.

Una trampa, MAS DE LA ROMA MODERNISTA Y NEOPROTESTANTE, es decir se trata de manipular las
objeciones al CVII, de nuestro querido pastor valiente, Monseñor Lefebvre y trasladarlas al MAGISTERIO DE LOS PAPAS POSTCONCILIARES.

De esta manera, Vds. traidora y astutamente, les hacen ver a los demás católicos, que más que rebeldes al magisterio no infalible del CVII, somos
rebeldes al magisterio de los Papas del postconcilio.

Muy hábiles y muy astutos...pero se les ha visto el
plumero...otra cosa es que señalemos el acto escandaloso y de sincretismo religioso del Papa, Juan Pablo II, en Asís, pero lo vemos como un gesto,
un acto, pero no como algo magisterial, y en todo caso un hecho puntual, achacable a la debilidad de
del hombre.

y ahora paso al tema que nos ocupa EL HUMO DE SATANAS, que por alguna grieta se coló en el CVII,

La primera y fundamental prueba de que el CVII, no es trigo limpio es que tiene necesidad de
UNA HERMENEUTICA.(excepto claro está aquellas partes
que recogen y usan magisterio infalible anterior)

Un concilio dogmático-doctrinal no tiene necesidad
de ninguna hermeneutica, es MAGISTERIO INFALIBLE,
y un concilio así ESTA BLINDADO CONTRA SATANAS.
los concilios dogmático-doctrinales son claros:
ej: si alguno dijere...esto...SEA ANATEMA.
En ellos no hay que andar con hermeneuticas ni filigranas, porque hablan alto y claro, porque
HABLA EL ESPIRITU SANTO.

La segunda es que es un concilio que se degradó a sí mismo de reformas pastorales y de puertas abiertas
ABRIR LAS PUERTAS DE LA IGLESIA: (aggiornamento o actualización de la Iglesia al mundo)

¿Abrir las puertas de la Iglesia? ¿y quien entró en la Iglesia con la puertas abiertas por el CVII?

Entró el MUNDO, EL DEMONIO Y LA CARNE.

Acuérdese Padre que Vd. es sacerdote de Cristo, lea
las Sagradas Escrituras:

"Vds. están en el mundo, pero no pertenecen al mundo"

"Almas adúlteras ¿no saben Vds. que la amistad con el mundo les hace enemigos de Dios?"

bueno Padre no le canso más por hoy, gracias por la
paciencia que tiene en leerme..

Otro rato cuando pueda, seguiré con la HERMEUTICA DE CONTINUIDAD, de los Papas postconciliares, que le esbozo ya, que en la FSSPX, lo vemos como una SOLUCION BUENA Y NECESARIA, pero no definitiva...

Quede en mis oraciones.
------------------------
JMI.- Uds. han atacado innumerables veces al Concilio Vaticano II y a los Papas postconciliares: "El Concilio ha abierto las puertas de la Iglesia a todos los males de carne, mundo y diablo", "Roma ha perdido la fe", "La Sede de Pedro y las principales autoridades romanas son anticristos", etc. Mientras Uds. se enorgullezcan de su Fundador, que dijo muchas barbaridades al estilo de éstas durante varios decenios, y las sigan difundiendo en la Iglesia actual, haciéndolas suyas, se auto-sitúan fuera de la comunión católica de la Iglesia. No están en condiciones de llamarnos "almas adúlteras" a quienes permanecemos con Pedro, con el Vaticano II y los XX Concilios anteriores. Por muchas que sean nuestras miserias, que no son pocas.
Fdo: JMIraburu, cura hegeliano-evolucionistas-traidor-astuto-tramposo y afiliado a la Roma modernista y neoprotestante.


27/03/11 8:49 AM
  
P. FERNANDEZ
MUCHÍSIMAS GRACIAS PADRE IRABURU POR SU VALENTÍA Y CLARIDAD.

LA VIRGEN SSMA. HAGA FRUCTIFICAR MÁS Y MÁS SUS ESFUERZOS PAR BIEN DE TODA LA STA. IGLESIA.

Y LA MISMA MADRE DE DIOS Y DE LA IGLESIA OBTENGA POR SU OMNIPOTENCIA SUPLICANTE LA CONVERSIÓN DE LOS FILO-LEFEBRIANOS ASÍ COMO DE LOS PROGRESISTAS RECALCITRANTES.
27/03/11 11:09 AM
  
Perotius
Siga, Padre. Muchas Gracias
27/03/11 11:13 AM
  
Yony Lee
¡¡Animo Padre!! Siga usted diciendo la verdad como lo hace. Maravilloso post que clarifica y nos ayuda a todos para reconocer que en Pedro (Roma) ha estado, esta y estará el Espíritu Santo preservándola de todo tipo de ataques, vengan de donde vengan. Después de leerle vuelvo a experimentar la alegría del que es miembro de Cristo y pido al Señor con insistencia que pueda cumplirse, al menos en la Iglesia Católica, la Koinonia que con tanto amor pidió Jesús a su Padre poco antes de morir, "que sean Uno como Tú y Yo somos Uno" en mi opinión esta es la manera mas sublime de evangelizar, la Comunión y el Amor en la dimensión de la cruz, hace exclamar a los que lo ven aquello que salvo al mundo del paganismo en los primeros años de la existencia de nuestra querida Iglesia, "mirad como se aman". Gracias por su lucidez en medio de tantas herejías, errores y desviaciones que tantos estragos están haciendo en todos los que pertenecemos al rebaño de Cristo y en aquellos que de ver en nosotros los frutos del Espíritu Santo estarían mucho mas cerca de experimentar el Amor que Dios les tiene. Gracias y que Dios le bendiga-
27/03/11 11:20 AM
  
Luis Fernando
Dice usted:
El odium theologicum les ha llevado a perder el sentido del ridículo.

A lo cual añado que también se repite con algunos de ellos aquello que ocurrió con los protestantes del siglo XVI. O sea, que se tiran los trastos a la cabeza.

Ejemplo:
http://radiocristiandad.wordpress.com/2011/03/26/neofsspx-llegar-a-lo-mas-bajo/

27/03/11 11:33 AM
  
Maricruz Tasies
Para mi, padre, lo grave de la posición de los filo-lefebristas radica en que seleccionan de la realidad lo que les conviene; eso lo hace únicamente quien se ve incapacitado para considerar todos los factores que le ofrece la realidad que le servirían para realizar un juicio certero y por tanto actuar de forma razonable.

Como ha probado con sus artículos, usted no evita ninguno de los factores por lo que su juicio resulta certero y su actuar razonable.

Quiera Dios con esto que, quienes dentro de los filo-lefebristas, encuentren que lo que han venido haciendo y diciendo no responde a sus anhelos de razonabilidad finalmente hallen en lo que usted expone lo necesario para reemprender su camino, cuyo único riesgo estriba en exponer su muy particular concepción de la realidad a la luz de la verdad.









27/03/11 11:45 AM
  
Gonzalo María Mazarrasa Martín-Artajo
Don José María, soy un antiguo alumno suyo y le doy las gracias por bajar, una vez más, a la arena para defender a la Iglesia de Cristo de sus atacantes. Dios y la Virgen María se lo pagarán. Como decía el ya próximo beato Juan Pablo II: "¡No tengáis miedo!"
------------------------------
JMI.- Un abrazo en Cristo, Gonzalo. Un abrazo con música tuya.
27/03/11 11:51 AM
  
Luisa T.
Se equivoca, Padre, al meter en el mismo saco a católicos tradicinalistas que a locos sedevantistas y demás ralea.
Pero nada, sigamos con nuestros Monseñores Rouco, Sanz etc ...
Su juicio, quitando la generalización y centrandolo en un grupúsculo fanático, es muy acertado.
27/03/11 12:20 PM
  
Catholicus
Éstos y tantos otros maestros del error se autocalifican con desvergüenza como los teólogos verdaderamente fieles «al Concilio»; pero curiosamente no lo citan nunca: se atienen al «espíritu del Concilio», que no está «editado» todavía, y que consiste solo en sus propias ideas.
____________

Esta es una verdad enorme que retrata a esos autores. No sólo mienten sino que se regodean en mentir y en engañar a los fieles. Ellos, formados, saben perfectamente de sus mentiras al envolverlas en el espíritu "del concilio".

Son Hijos del Padre de la Mentira y por ellas se convierten en Hijos de Satanás, depredadores y pederastas espirituales que han violentado el alma de los pequeñines en la Fe.

Y esto es mucho más grave que la pederastia carnal, le moleste a quien le moleste. Y es el mayor escándalo de permisividad desde la misma Roma.

Dijo Jesús que no temiésemos a quien nos pueda dañar el cuerpo, sino más bien el alma. Son millones, decenas, las almas perdidas por la permisividad a estos depredadores.

Yo vengo de una generación donde nuestros Obispos y pastores permitieron que nos dijesen mentiras. Mentiras sobre el Concilio y mentiras sobre la Fe recibida de los Apóstoles.
27/03/11 12:54 PM
  
P. Miguel A. Fuentes
P. Iraburu:

Muchísimas gracias por sus artículos sobre este tema. Clarificadores y caritativos con los confusos y con los que no.

Unidos en la oración y en la Santa Misa.

P. Fuentes
27/03/11 1:01 PM
  
Clarividente B 16
Pero, ¿no deberíamos pensar también en lo que debe sufrir Cristo en su propia Iglesia? En cuántas veces se abusa del sacramento de su presencia...
...¡Cuánta soberbia, cuánta autosuficiencia! ¡Qué poco respetamos el sacramento de la Reconciliación, en el cual él nos espera para levantarnos de nuestras caídas! También esto está presente en su pasión.


Muchas gracias P. Iraburu por sus enseñanzas.
27/03/11 1:05 PM
  
Socorro
Se nota que elige los comentarios que le conviene
----------------------------
JMI.- Su bola de cristal está empañada, no le vale.
No he quitado ningún comentario. Están todos los que han llegado.
Ya lo siento.
27/03/11 1:06 PM
  
Stefan Dominik
Danke, Hochwürdiger Vater, für Ihre Ausführungen. Sie helfen sehr, sich in der gegenwärtigen Lage unserer Mutter, der Kirche, zu orientieren. Und sie ermutigen, die Hoffnung, trotz aller Dunkelheiten, nicht zu verlieren.
--------------------------
JMI.-Dice algo así como que agradece mi argumentación, que ayuda a orientarse en la situación actual de nuestra Madre la Iglesia, y que anima a esperar sin perderse a pesar de la obscuridad. Algo así. Ya me corregirán si no.
27/03/11 1:38 PM
  
Jordi Morrós
Mi posición como católico a menudo no coincide con las posiciones del Padre Iraburu, pero después de lo que le ha caído encima (de momento parece que sólo a nivel internáutico) después de esta serie de posts sólo le deseo mucha suerte y un poco bastante de paciencia para no dejarse acoquinar por los duros ataques que se pueden encontrar por estos blogs que le han criticado tan duramente(que ya no sé si los autores de dichos comentarios son nostálgicos, cavernícolas o directamente fanáticos).
27/03/11 1:43 PM
  
amauta
Entonces Jesús les dijo a los Doce:"¿También vosotros queréis marcharos?". Simón Pedro le contestó: "Señor, ¿a quién vamos a acudir? Tú tienes palabras de vida eterna; nosotros creemos y sabemos que tú eres el Santo de Dios". (Jn 6, 67-69). ¿A quien vamos a acudir, pues? Pues a aquel a quien el Señor le encomendó confirmar en la fe y pastorear su rebaño. Fuera aguardan los lobos para devorar, lobos que, si hace falta, saben cubrirse con piel de cordero.
Muchas gracias, Padre, por sus comentarios, y ojalá no se entiendan más que como una ocasión más no para dividirnos más de lo que ya lo estamos, sino para volver la mirada al buen pastor y buscar cada uno su conversión acudiendo a la fuente del agua viva. He llorado leyendo su artículo, la Iglesia me duele, y me duele que los hermanos nos separemos y nos insultemos, pero me duele más que esto se haga maltratando la verdad. !Ay! las pasiones, que fácil que se nos desordenen y que el diablo se aproveche de ello. Muchísimas gracias padre por sus artículos. Dios se los paga, ahora con la cruz, por supuesto... cuando toque llegará su gloria, que es la única paga que vale la pena. Un abrazo.
------------------------
JMI.- Gracias por sus hermosas y verdaderas palabras.
Pero no se compadezca demasiado de mí por los ataques, a veces brutales, que estos días estoy aguantando. No es para tanto. Un dolor de muelas, aunque no fuera muy fuerte, ya me causaría incomparablemente mayor molestia. Gracias de nuevo.
27/03/11 2:15 PM
  
Daniel Iglesias
De nuevo: ¡MUCHAS GRACIAS, Padre Iraburu!

Los católicos creemos en la indefectibilidad de la Iglesia Católica, la única Iglesia de Cristo, gobernada por el sucesor de San Pedro y los Obispos en comunión con él.
27/03/11 2:22 PM
  
Yolanda
Padre Iraburu: sugiero que mande usted copiar quinientas veces a los filolefes esta gran verdad que podría curarles de la miopía histórica que padecen:

La apostasía del Occidente rico se inicia mucho antes del Vaticano II...Y: Los errores modernos de los últimos cincuenta años no se han derivado de los textos conciliares

Yo, aunque creo que jo me hace falta, voy a dar ejemplo y a probar a ver si repitiéndolo mucho se ñes mete en la cabeza a algunos:

La apostasía del Occidente rico se inicia mucho antes del Vaticano II...Y: Los errores modernos de los últimos cincuenta años no se han derivado de los textos conciliares

La apostasía del Occidente rico se inicia mucho antes del Vaticano II...Y: Los errores modernos de los últimos cincuenta años no se han derivado de los textos conciliares

La apostasía del Occidente rico se inicia mucho antes del Vaticano II...Y: Los errores modernos de los últimos cincuenta años no se han derivado de los textos conciliares

La apostasía del Occidente rico se inicia mucho antes del Vaticano II...Y: Los errores modernos de los últimos cincuenta años no se han derivado de los textos conciliares

La apostasía del Occidente rico se inicia mucho antes del Vaticano II...Y: Los errores modernos de los últimos cincuenta años no se han derivado de los textos conciliares

... bueno, sigo en mi casa, para no ocupar tanto sitio, ahí queda como sugerencia. También se puede repetir en voz alta, como si aprendiéramos las tablas de multiplicar. Se acaba quedando en la cabeza para siempre.
-----------------------
JMI.- Se nota la experiencia de docente.
Lo malo es que no sé si me harán caso y harán esas 500 copias. No sé yo si no bastaría con 100... Aunque quizá con eso no les baste para metérselo en la cabeza. Mantengamos las 500.
27/03/11 2:37 PM
  
hugo daniel
¿Alguien se ha preocupado de investigar si Lefebvre estaba cuerdo cuando se lanzó al cisma? De otro obispo "obispo rebelde", Martín Ngo Dinh-Tuc, ha logrado saberse que consagró obispos cuando ya era víctima de la locura senil.
-------------------
JMI.- Estaba cuerdo, sin duda.
27/03/11 2:51 PM
Gracias padre por este notable artículo, y por la agradable sorpresa de que vendrán otro en esta serie tan interesante.

Por cierto, no solo es lamentable que católicos siguiendo la línea de Lefebvre sostengan que «Roma ha perdido la fe, Roma está en la apostasía» , ahora llegan mucho más lejos e identifican a Roma con Babilonia, excesos inadmisibles de los que no abundo aquí, porque ya lo he hecho bastante en mi blog.
-----------------
JMI.- Bueno, José Miguel, en realidad hay MUCHÍSIMOS grados en las actitudes lefebvrianas y filolefebvrianas, desde las muy medidas y respetuosas hasta las de una agresividad salvaje, que llega al insulto o a frases impublicables. Bien lo sabes.
27/03/11 2:53 PM
  
Miguel Antonio Barriola
Me uno a todos los que le han agradecido su constancia y lucidez al exponer este intrincado problema. Igualmente es de ponderar su paciencia y perseverancia en seguir clarificando este asunto, habiendo tenido que sufrir "estrambotes" y toda una serie de empecinamientos.
Porque tantos filolefebvristas machacan una y otra vez los mismos puntos: Asís, beso al corán, etc. dejando de lado todo lo innegablemente positivo que se vivió después del Concilio y bajo el cayado de los papas sucesivos: mayor difusión de la Biblia en la Liturgia, caída del comunismo, claras advertencias sobre la Teología de la liberación y tantas cosas más que Ud. se ha encargado de enumerar.Los mismos Papas han sido quienes han denunciado las torcidas interpretaciones que se han camouflado bajo el "espíritu del Concilio", que es unabrisa caprichosa, si no se apoya en textos.
Si los diálogos con Fellay son asimilables a lo que hemos visto por aquí, veo que la deseada unión será muy, pero muy difícil.
27/03/11 2:57 PM
Por cierto, he visitado el blog del padre Angel David Martín Rubio en REL, que sigue dando espacio a quien bajo el pseudónimo Petrus Hispanus critica esa excelente serie, y me alarma pasmosamente ver lo débiles de las objeciones filo-lefebvristas acompañadas de una desafortunada y falaz selección de caricaturas.

En la portada del último artículo por ejemplo nos encontramos con una caricatura donde sale Moisés con las tablas de la Ley (Los mandamientos), y otro personaje que se le opone y le replica:

"Oh no, Vaticano II's Dignitatis Humanae dos not allow you to prevent us from worshipping the Golden Calf"

Traducido sería:

"Oh no, La Dignitatis Humanae del Vaticano II no te permite prevenirnos de adorar el becerro de oro"

Excelente ejemplo que confirma la forma en que algunos filo-lefebvristas entienden el Concilio Vaticano II.

No se si la que sigue será más desafortunada, pero entre esta y aquella donde se colocaba al Papa Pablo VI alentando el humo de Satanás dentro de la Iglesia con la liturgia del novus ordo, la cosa está reñida.
27/03/11 3:08 PM
  
MIGUEL25
Padre:

Aquí todos le felicitan y le dan palmaditas...
pues yo nó.

Monseñor Lefebvre, es una figura en la Iglesia, que conforme aumenta la demolición de los eclesiásticos
modernistas y neoprotestanes...más unidos nos sentimos con su causa, los que deseamos la continuidad de la Tradición, sin necesidad de recurrir a ninguna hermeneutica. Pedimos a la Iglesia la REVISION DEL CVII, en aquellas partes de su magisterio no infalible, que es urgente revisarlas para que no generen más divisiones y confusión entre los católicos

¿Argumentos?

Vd. Padre Iraburu me los dá en bandeja de plata:

Vd. mismo reconoce la encriptación sutil de los errores:

"La falsificación de las doctrinas del Vaticano II comenzó durante su misma celebración, y se multiplicó grandemente en el postconcilio. La minoría liberal aludida, a través de muchos teólogos progresistas y con la complicidad de casi toda la prensa mundial, difundieron durante el Concilio y aún más después de él una versión neo-modernista de los documentos conciliares, que muchos católicos –sin haber leído los textos conciliares o habiéndolos leído– recibieron como la auténtica doctrina conciliar. De hecho, teólogos como Küng y Schillebeeckx, teniéndose a sí mismos por los teólogos realmente fieles al Vaticano II, difundieron en su nombre no pocas herejías.

Vd. sabe pefectamenente que el ala liberal-modernista
dominó el concilio y el veneno de los teólogos modernistas, se inoculó en un lenguaje ambiguo, de difinición amplia, muy ambivalente, oscuro para nada condentorio..

Vd. sabe Padre, que el Arzobispo Aníbal Bugnini,
protestantizó la liturgia de la mano de seis ministros protestantes y uno judío, la nueva Misa es
válida, pero es una misa pobre litúrgicamente, y no
alcanza para el pueblo cristino las gracias extraordinarias que alcanzaba la misa de San Pio V.

Luego Monseñor Lefebvre, nuevo San Atanasio para mí
y para muchísimos católicos llevaba razón...

El modernismo, que no es sino una mundanización de la Iglesia y compendio de herejias, duramente combatido especialmente por el Papa San Pio X, y que
parecia arrinconado en la Iglesia, rebrotó en el CVII.

Padre, Vd. cree que vence a Ecône, Ecône, está muy por encima de los sacerdotes como Vd. hegeliano-evolucionistas.

En Ecône, se forman sacerdotes con la verdadera y antigua formación escolástica-tomista, y fieles a la Tradición de siempre.

Vd. piensa que puede vencer a los modernistas, combatiendo ferozmente a la FSSPX.

Estos artículos suyos Padre generan divisiones, radicalizan posturas y a los sacerdotes convervadores como Vd. le dejan sólo, frente a sus
superiores modernistas y neoprotestantes..que no dudarán en servirse el CVII, para vencerle, y le vencerán por via de obediencia porque cuando tengan el mando completo en la Iglesia, le oblgarán a seguir
su magisterio errado.

Pronto llegarán las cosas en la Iglesia y ya están llegando que Vd. mismo tendrá que hacer lo que Lefebvre, si quiere seguir en la Tradición y Dogma.
----------------------------
JMI.- Las afirmaciones que Ud. hace son justamente contrarias a todo lo que yo he escrito en estos artículos sobre Mons. Lefebvre y sus seguidores más o menos próximos. Este sacerdote "hegeliano, evolucionista y solo", según ud. dice, le recomienda, pues, considerar de nuevo con más atención los argumentos que yo he dado, que son muchos.



27/03/11 3:10 PM
  
Loic
Espero con impaciencia el "Filo-lefebvrianos" número XVII.
------------------------
JMI.- ¿Solamente XVII?...
Esto me recuerda una anécdota muy antigua. Cumplía León XIII los noventa años y uno de los embajadores ante la SSede que le felicitaba le dijo:

-Santidad, que Dios le conceda llegar a los cien años.
A lo que León XIII le respondió:
-Por favor ¡no ponga ud. límites a la misericordia de Dios!
27/03/11 3:30 PM
  
Luis Manuel
////////////////////////////////////
////////////////////////////////////
---------------------------
JMI.- Perdone, pero un comentario que, para defender su idea, ataca a una obra plenamente aprobada y bendecida por la Iglesia no puede ser publicada en mi blog.
27/03/11 3:46 PM
  
Capistrano
De la "hermeneútica de la continuidad" podríamos dar muchos ejemplos. Entre otros, ésta se hace evidente cuando se confunden el Santo Sacrificio de la Misa con el Santo Sacramento de la Eucaristía; se hace evidente cuando se les dice a los pérfidos judíos que la vieja alianza sigue en vigor; se hace evidente cuando la falta de honradez intelectual y el desprecio del octavo mandamiento impulsa a alguien a "elegir" lo que le conviene para encajar una opinión pre-establecida (omitiendo por ejemplo ciertos discursos dados por Benedicto XVI en América); se hace evidente cuando se niega la doctrina común en los Padres de la Iglesia acerca del Pueblo Deicida.
Lo más lamentable es el absoluto desconocimiento del principio de no-contradicción: O, lo que es lo mismo, querer compatibilizar la frase "Un campo con más cizaña que trigo" con el decir que todo está muy bien.
Y "Dan ganas de llorar, de pena y de gratitud", demuestra -sin ánimo de faltar al respeto- que en estos artículos prevalecen el sentimentalismo y el "wishful thinking" sobre la honradez intelectual y en análisis imparcial.

27/03/11 3:56 PM
  
Igartiburu
Gran artículo. Muy bueno para conciliar (nunca mejor dicho) el sueño.
27/03/11 4:07 PM
  
Juan Stuse
¡Que maravilla de artículo! Que manera más cristiana y sabia de tapar la boca a la desobediencia soberbia.
Gracias P. Iraburu.
Dos observaciones:
1ª) También en su doctrina política el C.V.II es explícitamente anti-liberal. El recordatorio a los gobernantes, en los mensajes finales del Concilio, de que "Dios es la única fuente de su autoridad" no tiene precio y entronca directamente con la doctrina leonina de Inmortale Dei.
2ª)Es muy necesario en este momento precisar también, aunque parezca complicado, donde están los límites legítimos de la obediencia, para que el pueblo cristiano esté prevenido contra las formas dismuladas de apostasía provenientes de determinadas jerarquías. Lo cortés no quita lo valiente.
27/03/11 5:03 PM
  
ricardo
Unas preguntas, porque se prohibio la misa tradicional? Luego resulta que nunca se veto. Estoy equivocado?
Que mal habia en ella?
Porque ahora se permite y son tan pocos los sacerdotes que la quieren celebrar, cuando no se oponen totalmente.
Porque se cambio la forma de comulgar ,de pie y en la mano? Esto ultimo según M.Teresa de Calcuta es una gran falta...
Son demasiadas cosas pero a mi modo de ver (no soy una lumbrera en teologia ni en liturgia) son sintomas de algo que para mi no funciona, y eso si lo entiendo.
27/03/11 5:03 PM
  
Luis Miguel
Muy bonito este cuento de hadas que nos propone hoy: cuatro teólogos progresistas que han desvirtualizado las enseñanzas del Concilio y un ejército de obispos, cardenales, papas, sacerdotes y teólogos resistiendo valientemente contra ellos para evitar el error y conduciendo con verdadero celo pastoral al pueblo fiel... Lástima que no haya sido así, como Vd. bien sabe, y que las decisiones erróneas se hayan tomado desde arriba y las hayan sufrido los fieles: por sus frutos los conoceréis. Reescribir la historia no es sólo patrimonio de la izquierda y de los de la "memoría histórica". Tal vez me acuse Vd. de "filolefebvriano", pero la verdad es la verdad y lo que uno ha visto y vivido estos últimos 35 años no se puede borrar con una serie de artículos. Supongo que estará obrando Vd. en conciencia, pero creo que se equivoca gravemente.
27/03/11 5:25 PM
  
Corifeos
Se ve que tiene sus corifeos, padre Iraburu. Y nada menos que en religión en libertad. El padre Mújica le va siguiendo en sus diatribas en estos temas pero así les está yendo a los dos.
-------------------------
JMI.- Sobrevivimos, que no es poco.
Incluso hay algún corifeo que otro que, sin haberle pagado nosotros un céntimo, nos expresa su adhesión y coincidencia. Ya ve usted.

(N.B.- Jorge Enrique Mújica,L. C., no es aún sacerdote).
27/03/11 5:27 PM
  
Victor
Muchas gracias, P. Iraburu. A raíz del revuelo levantado por estos artículos, me estoy leyendo alguno de sus libros y le diré que me resultan de mucha ayuda. ¡¡¡Me he dado cuenta de que soy semipelagiano, al menos en cierta medida!!! Gracias por alumbrarme. Espero que se me pase pronto y con bien...
----------------------------
JMI.- Ya tengo dicho que en temas de gracia-libertad la mayor parte de los bautizados (pongamos el 80 % que no van a Misa) son pelagianos. Y de ese 20 % de cristianos con fe y Misa, pongamos que bastante más de la mitad son más o menos semipelagianos. Así es la cosa.

(Por supuesto, ésta es solo una opinión, que yo comparto).
27/03/11 5:41 PM
  
Miguel Grosso (de Argentina)
Padre Iraburu: coincido en todo lo que usted afirma.Me parece sólido. Sobre lo único que tengo mis dudas es sobre la oportunidad. Desde mi país, realmente, no veo un gran peligro en los filolefevrianos. No sé qué pasará en Europa. Yo diría que aquí en América el peligro son los otros filo: filo-Kung, filo-Tamayo, filo-progre, en general. Y entre estos últimos, no sé imagina Usted la cantidad de Obispos "en comunión con el Papa" que hay. Están en comunión? Mejor, lo dejo ahí.
Hace poco se celebró en una diócesis argentina un "Seminario de Formación Teológica" (debería llamarse de deformación teologíca). El Obispo estuvo presente. Y celebró. Y me sorprendió, porque no lo tenía catalogado de esa manera. Mucha teología de la liberación. Mucho bla bla. Mucha herejía. Escucho eso, lo leo, lo sufro y después veo a los filolefevristas argentinos y digo: a quién le hacen mal estos pobres infelices? Parecen la Madre Teresa al lado de aquellos otros. No sé si me explico. Esto no quita que estén en el error, que ud. muy bien describió. Pero me parece que el poder de fuego para hacer el mal y esparcir el error aquí, por lo menos, no lo tienen los filo-lefevristas. Espero haberme explicado bien.
-----------------------

JMI.- Se ha explicado perfectamente.

> De los Obispos, teólogos y "católicos" en general que disparatan contra la fe católica he escrito yo en este blog con gran frecuencia (39, 51-65, 60-2, 76-79, y en varios más). Y lo que venga después.

> En cambio he escrito cuatro articulos solamente sobre los "filolefebvrianos", y en ellos, concretamente en (126) he advertido claramente (copio/pego):

"Nosotros, obviamente, nos sentimos mucho más próximos a los lefebvrianos que a aquellos numerosos pastores y teólogos «católicos» que han perdido la fe, ya que niegan o ponen en duda la divinidad de Cristo, la virginidad de María, la unicidad de la salvación por Cristo, la presencia eucarística, la distinción real entre el sacerdocio ministerial y el común, la existencia de los ángeles, del purgatorio y tantas otras verdades de la fe católica.

"Por el contrario, los seguidores de Lefebvre confiesan con nosotros esa «una sola fe» de la Iglesia, y por eso les tenemos estima, y denunciamos todo intento de demonizarlos, pues queremos favorecer su total reincorporación a la Iglesia. Sin embargo, no por eso olvidamos que, como dice Benedicto XVI, guardan ellos todavía «reservas sobre la obediencia a la autoridad doctrinal del Papa y a la del Concilio», y que por eso mismo deben «retornar» a la plena comunión de la Iglesia".

27/03/11 5:54 PM
  
Antonio Vicente
Lo verdaderamente desagradable es la ignorancia con que muchos pontifican; cara a cara bajarían los humos, pero por internet se las dan de san agustines y santo tomases.

Yo personalmente he dejado de visitar muchos sitios en internet, y me dedico más al estudio y a la oración, y quizás dentro de unos años tendré capacidad para decir algo sensatamente en materia religiosa; en cambio, éstos ¿qué saben?
-------------------------
JMI.- Y que usted lo diga.
Siga estudiando y rezando.
27/03/11 5:59 PM
  
Arantza
Me parece un artículo muy bello y conmovedor. Las palabras de Benedicto XVI en el Vía Crucis del 2005 son para volver a ellas en oración en esta cuaresma...

¿Van a publicar estos artículos en librito? Sería útil para darles algo de difusión, pues creo que estos errores no están denunciados suficientemente y hacen daño, más igual quizás en proporción, fuera de nuestras fronteras, en países con una Iglesia más débil y fieles más despistados, donde muchos buenos católicos se dejan engañar o coger por estos tradicionalismos desnortados - ultra-católicos en el sentido literal, que van más allá de lo católico y se salen fuera-. Me refiero a EEUU, Inglaterra (a ver si podemos traducirlos al inglés, a ver), o Francia.

También es verdad que en los últimos años están floreciendo nuevos movimientos y realidades eclesiales como los que usted cita y otros con muy buen espíritu y totalmente fieles al legado del pronto beato Juan Pablo II (el Grande), o BXVI, sin lugar a dudas, y en esos países también.

Termino citando a Jorge Enrique Mújica L.C. en Religión en Libertad. Dice de sus serie de artículos Filo-Lefebvrianos I,II y III que son “lectura prescriptiva para estar en sintonía con el Magisterio de la Iglesia”

http://www.religionenlibertad.com/articulo.asp?idarticulo=14503

27/03/11 6:02 PM
  
Gironí
Yo no entiendo mucho de estas cosas, porque por cuestiones de la vida no he tenido oportunidad de formarme mucho cristianamente hablando. Por eso recibo su blog como una bendición y le ruego que continúe escribiendo. Un millón de gracias padre.
27/03/11 6:58 PM
  
P. Carlos Buela
Mi adhesión a sus conceptos, que en mis trabajos ya había destacado como herejías lefebristas. Un gran abrazo desde el exilio, querido Padre.
------------
JMI.- "Aunque pase por valle de tinieblas, nada temo, porque Tú vas conmigo".
También el Señor está con nosotros en el exilio.
Un abrazo y
oremus ad invicem!
27/03/11 7:37 PM
  
Eduardo Jariod
Nuevamente, muchas gracias por su impagable labor, D. José María.

A seguir, que hace falta.
27/03/11 8:12 PM
  
Marcelo
Estimado Padre y Sres. de Infocatòlica: Les escribo como un simple seglar catolico –con muchos defectos y carencias por cierto- que hace años està preocupado y atribulado, en conciencia, por estas cuestiones derivadas del C. Vaticano II, el postconcilio y determinados actos y enseñanzas de la Jerarquìa de esta època. Con todo respeto, les digo que a mi humilde modo de ver estàn uds. eludiendo una cuestiòn central. Uds. insisten en criticar a Mons. Lefebvre, a la Fraternidad San Pio X, y tambièn a quiènes sindican como “filolefebvrianos”(por una presunta simpatía hacia las posiciones y actitudes del Obispo citado), y refieren determinadas desobediencias displicinarias, irregularidad canònica, ordenaciòn de obispos contra la voluntad del Sumo Pontìfice, etc., etc… Pero, ya van cuatro artìculos, mas algùn otro de colaboradores de Infocatòlica, y HASTA AHORA NO APORTAN ABSOLUTAMENTE NADA en explicar como puede sostenerse que en determinados temas no hay contradicción o ruptura con la doctrina y la praxis de la Iglesia anterior al Vaticano II (libertad religiosa, ecumenismo, relaciòn con otras religiones no cristianas, la doctrina sobre el judaìsmo que no reconoce a Nuestro Señor Jesucristo, determinadas cuestiones de liturgia, orden de los fines del matrimonio, etc., etc. ), y justamente eso es lo que motivò la reacciòn y crìtica "tradicionalista" (no me gusta asì el tèrmino, yo dirìa la reacciòn de determinados catòlicos que denuncian una oposiciòn de las nuevas doctrinas con la Tradiciòn), ya que en ese marco es que entrarìa Mons. Lefebvre y sus seguidores, pero no sòlo ellos. Serìa bueno entonces, de corazón les digo, que en ejercicio de una obra de misericordia (enseñar a los que no saben, suponiendo que asì sea), tengan bien entrar en la aludida cuestiòn central.
Saludos cordiales.
-----------------------------
JMI.- En los artículos míos ya publicados, concretamente en éste (129), afirmo que hay continuidad entre la Tradición de la Iglesia católica y el Magisterio del Sagrado Concilio Ecuménico Vaticano II y el de los Papas posteriores. Concretamente Benedicto XVI ha insistido varias veces en esa continuidad. Y pienso tratar de ella en mi (130), si el Señor me lo concede, tocando también algunos temas concretos, como el de la libertad religiosa.

27/03/11 8:31 PM
  
Menka
Lo he leído de la primera a la última palabra. ¡Perfecto! Felicitaciones, Dios se lo pague.
27/03/11 8:47 PM
  
Ricardo de Argentina
Muchas gracias Padre por esta nueva entrega. En particular le agradezco el vínculo al discurso inaugural de Paulo VI en Medellín, que desconocía y que muestran a un pontífice lúcido, paternal y decidido a sostener con mano firme el timón en medio de la borrasca.


27/03/11 9:27 PM
  
MIGUEL25
Aprecido Padre:

Sigue Vd. empeñado en combatirnos, y ahora me dice
que no leo sus argumentos; sí los leo sí, detenidamente,
pero no es Vd. IMPARCIAL Y OBJETIVO.

Por ej: esto que Vd. dice es media verdad:
(y pongo sólo esto, porque podría rebatirle punto por punto pero me llevaría mucho tiempo y no lo tengo)
Veamos:
-----------------------------------------------------
La apostasía del Occidente rico se inicia mucho antes del Vaticano II, con el Renacimiento, el protestantismo, la Ilustración, el liberalismo, la Revolución francesa, la masonería, el catolicismo liberal, el modernismo, el comunismo, la revolución sexual, mayo de 1968, y se acentúa fuertemente cuando las naciones de Occidente, habiendo alcanzado una prosperidad y riqueza estables, y ya en gran parte recuperadas de los enormes estragos producidos por la II Guerra Mundial, deciden «adorar a la criatura, en lugar de al Creador, que es bendito por los siglos» (Rm 1,25). Y al paso de los años, esta apostasía secularista se difunde más o menos por las otras Iglesias hermanas del mundo.

Ya desde entonces se inicia el derrumbe de no pocas Iglesias del Occidente rico. La inmensa mayoría de los bautizados se mantienen lejos de la Eucaristía, lejos, pues, de Cristo y de la Iglesia. Ya la gran mayoría de los matrimonios católicos admite la anticoncepción sin problemas de conciencia, y la practica siempre que lo estima conveniente. Ya en estas naciones apenas hay vocaciones. Ya los pensamientos y caminos del mundo son los pensamientos y caminos de la mayor parte de los bautizados. Todos éstos son datos ciertos, objetivos, comprobables. Pero atribuir al Concilio Vaticano II este arruinamiento tan grave de la Iglesia en Occidente es un enorme error.
-----------------------------------------------------
Efectivamente la media verdad que Vd. expone es cierta, efectivamente en el Occidente rico, se dió
una descristianización, Vd. habla del ataque de Satanás en el mundo y ahí sí estamos de acuerdo.

Pero lo que nó nos dicen Vds. en la Iglesia católica, es EL PLAN DE LA MASONERIA PARA DEMOLER LA IGLESIA DESDE DENTRO, puesto en práctica mucho antes, de que se celebrara el CVII.
Es decir EL ATAQUE DE SATANÁS DESDE DENTRO USANDO
A ALGUNOS ECLESIASTICOS, SACERDOTES, OBISPOS Y CARDENALES.

Tampoco nos dice Vd. los agentes masones y comunistas
enviados por el infierno, a los seminarios y conventos, para ordenarse sacerdotes ascender en la carrera eclesiástica, para posicionarse en puestos de poder en Roma, e influir decisivamente en el CVII.

No dice Vd. nada de la infame campaña del entonces secreterio de Estado Cardenal Villot, contra el seminario de Ecône, que por aquel entonces rebosaba de vocaciones..NI DICE QUE ECôNE NACIO CON LA
APROBACION ECLESIASTICA NECESARIA.

No dice Vd. nada de la infame campaña ecuménica de traer a Roma a cismáticos y herejes con ocasión del
CVII.¿traer a cismáticos y herejes allí?
No hacian maldita falta..allí fueron a envenenar con
sus errores.

No es cierto lo que Vd.dice de que los "conservadores" arrinconaron a los "liberales", en
el CVII, fué al revés, JUAN XXIII, próximo a la muerte, perdió el control del mismo y los teólogos herejes modernistas, los masones infiltrados en connivencia con los cismáticos y herejes invitados,
encriptaron astutamente errores, en el magisterio
no infalible, del tal forma que se pudiera interpretar de varias maneras..

Monseñor Lefebvre llevaba toda la razón del mundo:

EL CONCILIO VATICANO II, FUE LA RUINA Y UNA CALAMIDAD PARA LA IGLESIA.

Es urgente revisarlo a fondo a la luz de la Tradición
tal y como pide la Fraternidad Sacerdotal San Pio X.

Hay gravísimas omisiones y silencio cobarde en sus artículos, parece que Vd. recorta y selecciona astutamente lo que le interesa y luego le da su
sesgo particular.

¿Porqué tiene miedo Padre? lo que digo yo es de dominio público..¿teme a su Obispo?..pudiera ser que sí, este nefasto CVII, se impuso precisamente por via de obediencia, cualquier eclesiástico que se atreviera a cuestionarlo era rápidamente silencido
y represaliado...
!!!Y SE TRATABA DE IMPONER MAGISTERIO NO INFALIBLE¡¡¡


Esta es la TRAMPA DE ROMA, y de la mano tendida que nos tienden Vds. como acertadamente nos señalaba nuestro querido y valiente Arzobispo MONSEÑOR LEFEBVRE.

Es decir, sonrisa y una mano tendida...pero con la otra la PUÑALADA TRAPERA:

el CONCILIO VATICANO II, NO SE TOCA..

Bien Padre ahora ya consiguió radicalizarnos y endurecernos más en nuestras posturas

A partir de ahora ya sabemos algo más en el combate
contra Ecône:

A los exabruptos y maldiciones de los modernistas y neoprotestantes, ya nos hemos aconstumbrado.

De las marrullerías y trampas de Vds. los conservadores ya hemos espabilado.
-------------------------
JMI.- Coincidimos.
Yo también podría rebatirle punto por punto en todas sus afirmaciones más agresivas contra el sagrado Concilio Vaticano II, fuente de todos los males de la Iglesia, y contra los pérfidos Papas postconciliares, cómplices de la arremetida diabólica de la masonería contra la Iglesia. Pero me llevaría mucho tiempo y no lo tengo.

27/03/11 9:39 PM
  
Catholicus
Unas preguntas, porque se prohibio la misa tradicional? Luego resulta que nunca se veto. Estoy equivocado?
____

Nuestros Obispos y pastores nos mintieron o dejaron que nos mintieran. Por eso Ricardo. Por eso y porque la "generación Tarancón" callaba la boca a muchos fieles de verdad al Concilio, tachándolos de "carcas" y bla, bla, bla.

Vamos, que nos engañaron o dejaron que nos engañaran para hacerse los "modernos" ante el mundo. Así de claro, así de triste.
27/03/11 10:19 PM
  
Catholicus
¿Porqué tiene miedo Padre? lo que digo yo es de dominio público..¿teme a su Obispo?..pudiera ser que sí, este nefasto CVII, se impuso precisamente por via de obediencia, cualquier eclesiástico que se atreviera a cuestionarlo era rápidamente silencido
y represaliado.
____

Miguel, mucho de lo que dices es cierto. Pero te falla la mayor, no era lo que decía el verdadero Concilio, sino lo que nos decían que decía el Concilio. Esa es la gran mentira que nuestros pastores permitieron que nos introdujeran.

El Pater te ha explicado lo primero, pero no le pidas a un sacerdote que escriba lo segundo porque no debe hacerlo aunque lo pensase. Para eso hay historiadores y personas no sujetas a determinadas obediencias y lealtades DEBIDAS.

Y sí, claro que la masonería y todos los demonios campan alrededor de la Silla de Pedro. Si te parece iban a gastar sus energías alrededor de la Reina Madre de los Ingleses.

Lo que no entiendo es cómo os falta la Fe en aquello de "Non praevalebunt"....
27/03/11 10:27 PM
  
Catholicus
No es cierto lo que Vd.dice de que los "conservadores" arrinconaron a los "liberales", en
el CVII, fué al revés, JUAN XXIII, próximo a la muerte, perdió el control del mismo y los teólogos herejes modernistas, los masones infiltrados en connivencia con los cismáticos y herejes invitados,
encriptaron astutamente errores, en el magisterio
no infalible, del tal forma que se pudiera interpretar de varias maneras..
_____________

No en realidad perdieron, pero sí ganaron la batalla de la propaganda de decir que habían ganado. Y como nadie se leía el Concilio, todos comulgaban con la interpretación que ellos se inventaban sobre el Concilio. El páter tambien te ha explicado eso.

"Vosotros habéis ganado esta batalla, pero nosotros ganaremos la batalla de la interpretación", dijo alguno.

Y vaya si la ganaron, con todos los media a su favor.

Ahora, o gastamos el tiempo reconstruyendo las sanas y tradicionales interpretaciones o gastamos el tiempo pataleando por lo que Dios mismo permitió que pasase con Su Iglesia.
Ese es el asunto vital Miguel.
27/03/11 10:33 PM
  
Con el debido respeto
COPIO:
"¿Alguien se ha preocupado de investigar si Lefebvre estaba cuerdo cuando se lanzó al cisma? De otro obispo "obispo rebelde", Martín Ngo Dinh-Tuc, ha logrado saberse que consagró obispos cuando ya era víctima de la locura senil.
-------------------
JMI.- Estaba cuerdo, sin duda. "

Luego, ¿SOSTIENE EL PADRE IRABURU, CONTRA ROMA, AQUE MONSEÑOR LEFEBVRE REALIZÖ UN CISMA Y ERA CONSCIENTE DE ELLO?

Padre. esto es un ESCÁNDALO.
¡ESCANDALO, ESCANDALO, ESCÁNDALO! ¡AY DE AQUEL QUE ESCANALIZARE!
---------------------------
JMI.- Tranquilícese, señora o señorita. Calma. Yo contesto únicamente a la pregunta de "si era víctima de locura senil" diciendo que "estaba cuerdo".

No me tire ud. al mar con una rueda de molino al cuello.
27/03/11 10:56 PM
  
clara
Olé Padre Iraburu, precioso artículo.
Las palabras de Pablo VI en la CELAM son de una claridad total. Y las del cardenal Ratzinger poco antes de morir JPII, podrían ser un Salmo.

Gracias por traer todas estas intervenciones de los Papas.
27/03/11 11:20 PM
  
Flávio Lemos Alencar
Padre Iraburu,

Muitíssimo obrigado! Muito obrigado por esta série de posts, que espero chegue aos 30 ou mais (lembrando Leão XIII)!

Peço sua bênção sacerdotal!

In Christo Rege,

Flávio

Ps. Permiti-me escrever em português, seguindo o exemplo do alemão mais acima, também para dar uma nota mais universal a este post tão esclarecedor.
27/03/11 11:41 PM
  
Juanjo Romero
Páter, algunos filo-lefebvrianos ya recurren a la mentira, la simulación y el engaño haciéndose pasar por otras personas. Por ejemplo, luis ha comentado como Karadima, lo que refleja bien su catadura moral.

Creo que el cierre de su post el odium theologicum les ha llevado a perder el sentido del ridículo, adquiere plena significación en casos como este.
----------------------
JMI.- Pues es posible... El Padre de la mentira...
Los gallegos dicen algo así como: obra do demo.

Pero la Reina de los Ángeles nos guarda, nos ha guardado siempre y nos guardará, pues "bajo su amparo nos acogemos".

28/03/11 12:41 AM
  
Raúl
Le felicito por su artículo, Padre Iraburu. Y le animo a continuar en esta línea tranquila, sosegada y conciliadora con ese ejército de "filolefebvrianos" (bastante patéticos algunos de ellos, como el tal Petrus Romanus) que le ha salido a usted. Les está dejando sin argumentos.

La enseñanza es clara. Obediencia o desobediencia. No hay otra elección. Y en ningún caso es lícito desobedecer a la Iglesia y a los Papas con el pretexto de un mejor conocimiento de la Tradición o de una presunta mayor inspiración del Espíritu Santo. Eso es soberbia pura. Existen otros métodos y formas para hacer llegar las propias opiniones, y en todo caso hay que tratar de buscar la concordia y el acercamiento, nunca el enfrentamiento, y mucho menos la guerra abierta, dentro de la propia Iglesia. Eso es algo muy triste y lamentable, obra ciertamente diabólica, que hace resonar en nuestras conciencias los ecos de las carcajadas de Satanás y sus secuaces allá en sus moradas infernales.

Una última reflexión para terminar mi comentario. ¿Se imagina alguien una caricatura burlesca de Pedro o de cualquiera de los anteriores pontífices creada en la propia Iglesia de Cristo...? Pues eso es lo que, por lo visto, se dedican a hacer algunos de los presuntos guardianes de la ortodoxia y de la Tradición cristiano-católica en estos momentos. Es realmente lamentable, triste, patético, desmoralizador y todos los calificativos que se quieran poner.

Felicitaciones, Padre Iraburu. Que Dios le bendiga, y el Espíritu Santo Paráclito le siga asistiendo e inspirando en esta monumental empresa que se ha propuesto usted y que con tanta brillantez y lucidez está llevando a cabo.
28/03/11 1:02 AM
  
oscar
Estimado Padre:......Juan XXIII era mason ?
---------------------------------
JMI.- Simpática, la preguntita.
Me recuerda una anécdota. Un cura amigo, entonces joven (y siempre benefactor de la Fund. GRATIS DATE, Dios se lo pague), viajando en tren, hubo de sufrir los ataques provocativos en palabras y actitudes de una joven viajera de poca vergüenza. Hasta que llegó un punto en que mi amigo se cansó y le dijo:

-Señorita ¿puedo hacerle una pregunta?
-Por supuesto, dígame.
-¿No será usted puta, por un casual?
Con eso terminaron las provocaciones y vino la paz, con el regocijo de los otros viajeros.

La preguntita que hace Oscar es testimonio elocuente del grande mal que el ambiente mental lefebvriano ha metido en una parte del pueblo católico.

Beato Juan XXIII, ora pro nobis!
28/03/11 1:05 AM
  
Semper Fidelis
////////////////////////////////////////
///////////////////////////////////////
--------------------------
JMI.- Le ruego dirigir sus comentarios a otros sitios-web en donde se me insulta cordialmente. Allí se encontrará como pez en el agua. Más aún, se encontrará a sí mismo.
28/03/11 1:14 AM
  
Fijo Ð Algo
Estimado Marcelo, usted dice:

"Sería bueno entonces, de corazón les digo, que en ejercicio de una obra de misericordia (enseñar a los que no saben, suponiendo que asì sea), tengan bien entrar en la aludida cuestiòn central."

Por supuesto, que en relación a la cuestión central, usted ( y los lefebvrianos en general) hace referencia, al punto mismo de "explicar como puede sostenerse que en determinados temas no hay contradicción o ruptura con la doctrina y la praxis de la Iglesia anterior al Vaticano II".

Vamos a ver; el Padre Iraburu lleva cuatro temas explicando este mismo punto, que tanto usted como muchos otros no quieren entender. Yo se lo puedo resumir con el permiso del Pater:

En todo este entramado entre la FSSPX y la Iglesia de Roma, existen dos 'causa finita est', o fín de todo este asunto.

Para Roma, 'causa finita est', cuando en la FSSPX:

1o- Acepten la autoridad del Papa.
2o- Acepten al Concilio Vaticano II, como concilio auténticamente católico y plenamente válido.
3o- Cuando transijan con que sus propios puntos de vista teológicos NO SON DOGMA DE FE.

Para la FSSPX, 'causa finita est', cuando en Roma:

1o- Acepten que el Concilio Vaticano II no fué un concilio aunténticamente católico, ni válido, ni libre de herejías.

2o- Cuando una vez aceptado el punto número 1 se tomen las medidas oportunas para corregir los supuestos "errores doctrinales".

Creo yo, que en estos puntos de finalidad de causa, no puede haber discusión posible. Esto es lo que hay. Y quien no vea esto no sabe del tema absolutamente nada.

Ahora bien; lo que los lefebvrianos y filo-lefebvrianos no pueden ver ( y no entiendo por qué, pues esta bien clarito) es que la Fé de nuestra Iglesia, que es Una, Santa, Católica, Apostólica y sobre todo, ROMANA, está únicamente depositada en la Sede de Roma. Es decir: el Papa, es el que tiene la última palabra.

Porque amigos míos:

El Magisterio de la Iglesia, articulado por Roma y su Obispo, TIENE TOTAL PRIORIDAD Y AUTORIDAD sobre cualquier otro magisterio, sea este teológico, de Marcel Lefebvre, de Fellay o de toda la FSSPX reunida en sacrosanctum concilium.

SI, y repito: Si la FSSPX, se sujetase a la autoridad de Roma y a su magisterio, esta estaría también bajo su amparo. Aquí habría maniobrabilidad amplísima para discutir cuestiones doctrinales, las que se quisieran.

Pero como de momento no quieren, ahí están.

¿Que solución existe a esto?

Pues solo 2 soluciones:

1o- La FSSPX se somete a los dictados de Roma. Roma locuta est, causa finita est. Y es esto mismo por lo que todos deberíamos estar rezando.

2o- La FSSPX se mantiene en sus trece. ¿Hasta cuando? Hasta que FSSPX locuta est. ¿Y que pasa entonces? Causa finita est, PORQUE LO DICE LA FSSPX. En este caso, la FSSPX, rompe definitivamente con la "herética" Roma y se montan su propia iglesia católica, apostólica y econiana.

Esto es lo que yo no quiero; ni tampoco el Padre Iraburu; ni tampoco el Santo Padre; ni muchos católicos de bien; ni tan siquiera muchos lefebvrianos.

Entonces: ¿Qué parte "esencial" en relación a la "cuestión central" de este tema, no entiende usted/ustedes?
28/03/11 3:46 AM
  
P. Martin L.
Suscribo esto de UNA VOCE MALAGA:
FILOLEFEBVRISTAS Y ABURRIMIENTO.
24/03/11. Nos preguntan qué opinamos sobre el debate de los "filolefebvristas" en diversos blogs y francamente no nos interesa el tema porque nada tiene que ver con nosotros. Si hay a quien le sobra tiempo para -mientras el Papa levanta las excomuniones a los obispos lefebvristas- ponerse a justificar estas excomuniones, allá cada cual. El problema es que de estas polémicas artificiales derive un sensacionalismo "anti-tradición" que quizás a alguno convenga. Como muestra el deplorable titular de una página en principio seria como Religión en Libertad: "Tradicionalistas publican una declaración de reservas sobre la beatificación de Juan Pablo II". Entra uno en la noticia con alarma, creyendo que hay un tumulto en la sede de la Pontificia Comisión Ecclesia Dei o que se ha levantado de la tumba el cardenal Siri, y resulta que es una estupidez de noticia. Cuatro gatos han firmado no se qué en una web de la que no habíamos oído hablar en la vida.
¿Se ha levantado la veda? pues eso parece.
28/03/11 8:31 AM
  
JUSTICIA
Padre Iraburu: LE RUEGO POR DIOS ENCARECIDAMENTE que no generalice. Se lo hemos suplicado muchos: NO NOS META A TODOS EN EL MISMO SACO.
"Uds. han atacado innumerables veces al Concilio Vaticano II y a los Papas postconciliares:"
------------------------------
JMI.- Yo no meto en un saco ni en varios sacos a nadie.
Hago descripciones bastante exactas de las actitudes lefebvrianas y filolefebvrianos, y aviso en varias ocasiones que dentro de esas actitudes generales caben variaciones muy considerables, desde una gran moderación hasta un extremismo salvaje.

Y luego, los lectores, si lo creen oportuno, se meten en alguno de los sacos que yo describo, en el que más se ajusta a ellos. Pero son ellos los que se reconocen en mis descripciones y se meten en el saco que les corresponde. ¿Cómo voy a ser yo quien meta en este o en el otro saco a unos lectores que ni siquiera conozco? Por favor.
28/03/11 9:36 AM
  
MIGUEL25
Apreciado Padre:

Veamos, su respuesta:
-----------------------------------------------------
JMI.- Uds. han atacado innumerables veces al Concilio Vaticano II y a los Papas postconciliares: "El Concilio ha abierto las puertas de la Iglesia a todos los males de carne, mundo y diablo", "Roma ha perdido la fe", "La Sede de Pedro y las principales autoridades romanas son anticristos", etc. Mientras Uds. se enorgullezcan de su Fundador, que dijo muchas barbaridades al estilo de éstas durante varios decenios, y las sigan difundiendo en la Iglesia actual, haciéndolas suyas, se auto-sitúan fuera de la comunión católica de la Iglesia. No están en condiciones de llamarnos "almas adúlteras" a quienes permanecemos con Pedro, con el Vaticano II y los XX Concilios anteriores. Por muchas que sean nuestras miserias, que no son pocas.
-----------------------------------------------------

Fíjese Padre,

¿Que contra-argumentación me ha dado Vd.?
NINGUNA.

¿Esta es su caridad para con sus hermanos sacerdotes de la FSSPX? ¿me podría decir Vd. cuando dijo Monseñor
Lefebvre, que la Sede de Pedro y las principales autoridades romanas fueran anticristos?
¿acusa Vd. de soberbia a sus hermanos y se pone al
mismo nivel que ellos?

Que yo sepa y recuerde Monseñor Lefebvre dijo:
"estamos con Roma, la Roma eterna la que guarda la Tradición y la Fe, nó con la Roma modernista y neoprotestante".

Le recuerdo que Monseñor Lefebvre fue excomulgado por un acto penado canónicamente con la excomunión
latae sententiae, PERO NO FUE NUNCA EXCOMULGADO
POR CUESTIONAR LO QUE ES CUESTIONABLE DEL CVII, luego
no nos acuse Vd. de romper la comunión de la Iglesia.
Apunte a los modernistas que esos sí que están rompiendo la comunión de la Iglesia.
Otra falacia que Vd. dice es que monseñor Lefebvre
es "nuestro fundador"..monseñor Lefebvre no fundó nada, SINO QUE ES UN CONTINUADOR, la Iglesia preconciliar CONTINUA en Ecône.

Me decepciona Vd. Padre, estas afirmaciones suyas ensucian su autoridad sacerdotal, nó le extrañe Padre,
que los tradicionalistas cada vez más, busquemos el
consejo y la ayuda de los sacerdotes de la FSSPX.

Pero en fín, seguimos recibiendo los sacramentos de Vds, pero analizando con lupa lo que nos dicen.
---------------------------
JMI.- Ud. niega que Mons. Lefebvre dijo las palabras suyas que yo cito textualmente, traducidas del francés, al final de los artículos (126) (127) y (129).

Y niega también que Mons. Lefebvre fundase la FSSPX.

Si persiste en escribir tonterías, ya no se las publicaré.
Bastan éstas como muestra.

28/03/11 10:08 AM
  
Alberto F.M.
Estimado Padre Iraburu:

Lo felicito enormemente por su serie de acertados artículos en los que un joven mexicano de 23 años como yo se ve reflejado. En efecto, creo que es un error seguir en el filo-lefebvrismo, sin embargo, ¿Qué se puede hacer en una ciudad como México en donde la gran mayoría de los sacerdotes y de la jerarquía se oponen a la Misa de San Pio V y además la Santa Misa Novus Ordo se celebra al gusto de la "asamblea" y de sacerdotes "inventivos"? ¿Qué hacer con tantos curas que en lugar de formar deforman? ¿Cómo combatir las herejías lanzadas en tantísimas ocasiones desde los púlpitos?

Además querido Padre aunque en México la gente es "orgullosamente católica" en la práctica actúa como le da la gana y la falta de orden en aspectos teológicos, filosóficos y litúrgicos por parte de nuestros pastores y de una gran parte de los sacerdotes de este querido país avivan más los errores y conducen a la apostatía silenciosa.

Por eso es difícil abandonar a la FSSPX en México porque gracias a ella existe la Misa Tradicional, gracias a ella los sacramentos –sobre todo la confesión- están disponibles siempre, gracias a ella se puede confiar en la doctrina católica sin alteraciones, gracias a ella se puede escuchar latín en la Iglesia, gracias a ella se puede continuar teniendo esperanza en nuestra fe, gracias a ella los jóvenes reafirmamos nuestra identidad católica sin sentirnos dentro de Nuestra Madre la Iglesia como protestantes pertenecientes a grupos carismáticos evangélicos que es a lo que en Hispanoamérica cada vez se parece más la labor pastoral con jóvenes en las parroquias.

En verdad le digo que a mí me duele mucho cuando los sacerdotes de la FSSPX critican a la Iglesia “conciliar” o más aún a cualquier Santo Padre desde el púlpito, sin embargo en ocasiones prefiero eso a herejías verdaderas dichas desde él, doctrinas falsas no católicas promovidas en la Iglesia y aceptadas por innumerables fieles y pastores para la auto demolición de la fe.

Me queda claro que yo no he vivido los años álgidos del postconcilio, pero cada vez que escucho sobre él es un dolor de cabeza, los unos por radicales progres neoliberales cuasiprotestantes (sin ofender a los hermanos separados) que tratan de justificar toda innovación y libertinaje dentro de la Iglesia con el tan mentado “espíritu del Concilio” y los otros porque de ahí se valen para decir que los Papas se equivocan que están mal, que hay que desobedecer por “estado de necesidad en la Iglesia”, que si se fundó una “Iglesia Conciliar”, que si Juan XXIII no lo quería, que si Pablo VI pactaba con los masones y lo perdimos, que si Juan Pablo II en Asís devaluó el catolicismo, que si Benedicto XVI es neo modernista, etc, etc, etc, y todo por culpa del famoso Concilio.

Por último le hago una pregunta ¿la administración del sacramento de la confesión por parte de un sacerdote de la FSSPX es válida o es ilegítima por no contar con mandato jurídico del obispo diocesano?

Rece por mí que aunque no entiendo mucho de argumentos teológicos quiero mucho a Nuestro Señor y a su esposa la Iglesia, me encanta la tradición y aunque me reconozco un gran pecador trato de buscar ayuda en la fe católica de siempre.

Un fuerte abrazo desde México.

Santa María de Guadalupe, Ruega por nosotros, por España y el mundo, salva nuestra patria y aumenta nuestra fe.

-----------------------
JMI.- Estimado Alberto, yo he estado en México en unos 8 o 10 "viajes apostólicos", cada uno con una media aproximada de 4 semanas, en muy diversos lugares. Lo conozco, pues, bastante bien, y tengo allí muchos amigos. Y me parece que la descripción tan pesimista que hace Ud. de la situación de la Iglesia en México no se ajusta a la realidad. No dudo que Ud. cuenta "lo que ha vivido" en su experiencia personal, pero ésa no refleja bien al México católico de hoy, con todas sus luces y sombras.

Sobre varias cuestiones de la FSSPX el Sr. Brian Mershon hizo una consulta a la Comisión Ecclesia Dei, y le respondió su Vicepresidente, Mons. Camille Perl (11-VII-2008). Le transcribo solo la parte de la respuesta que más puede interesarle a Ud.:

"Los sacerdotes de la Sociedad de San Pío X está válidamente ordenados, pero suspendidos, esto es: prohibidos de ejercitar sus funciones sacerdotales porque no están propiamente incardinados en una diócesis o instituto religioso en plena comunión con la Santa Sede (cf. Código de Derecho Canónico, canon 265), y también porque aquellos ordenados después de las ordenaciones Episcopales fueron ordenados por obispos excomulgados.

"Concretamente, esto significa que las Misas ofrecidas por los sacerdotes de la Sociedad de San Pío X son válidas, pero son ilícitas, i.e., contrarias a la Ley Canónica. Los Sacramentos de la Penitencia y del Matrimonio, sin embargo, requieren que el sacerdote goce de facultades de la diócesis o tenga delegación propia. Como ése no es el caso con estos sacerdotes, estos sacramentos son inválidos. Queda cierto, sin embargo, que, si los fieles son genuinamente ingnorantes de que los sacerdotes de la Sociedad de San Pío X no tienen la facultad de absolver, la Iglesia suple estas facultades para que así el sacramento sea válido (cf. Código de Derecho Canónico, canon 144)".

El levantamiento de la excomunión de los Obispos ordenados por Mons. Lefebvre, sucedido después de esta respuesta de Mons. Perl, no afecta al estado canónico de los sacerdotes de la FSSPX en el ejercicio de su ministerio.

Nota última, personal. La Virgen de Guadalupe es la excelentísima patrona de la Fund. GRATIS DATE, y una preciosa lámina suya enmarcada está en la cabecera de mi cama, con sus palabras a San Juan Diego... "¿no estás en mi regazo?"...

28/03/11 10:24 AM
  
Marco
Padre:
En otro lugar, tuve que aclarar a otro "amable" lector, que yo no he sido alumno suyo... y cada día más tengo que decir que lo lamento mucho. Ojalá hubiera sido, o llegue a ser alumno suyo, porque en sus escritos veo una Iglesia firme, reflejo de Cristo mismo.
Gracias por su valentía, especialmente con este tema, y recuerde que, por cada "elemento" discordante e insultante, hay varios que rezan y dan gracias por Ud.
Dios le bendiga (y como se que Él puede, pediré también que nos bendiga a todos los demás, jeje)
28/03/11 10:51 AM
  
MIGUEL25
Está bien Padre ahora sin tonterías:

Esto es lo que Vd. ha publicado:
----------------------------------------------------
[1] Como la Sede de Pedro y los puestos de autoridad de Roma están ocupados por anticristos, la destrucción del Reino de Nuestro Señor avanza aceleradamente…
[2] La situación del papado a partir de Juan XXIII y sus sucesores va planteando problemas cada vez más graves… Éstos han fundado una Iglesia conciliar nueva… ¿Esta Iglesia es todavía apostólica y católica?… ¿Debemos considerar que este Papa es católico?
------------------------------------------------------

Pues sí la verdad es que estos cosas suenan terriblemente a los oidos de cualquier católico,
eso es verdad, son los famosos exabruptos que decia
Benedicto XVI, que había escuchado, de parte de los "lefebvristas", habia exabruptos también de la otra parte, lo que ya no sé es de donde los ha sacado Vd. y parecen ser frases que Vd. ha recortado y pegado aquí, no le voy a preguntar por las fuentes, en beneficio de la duda, las supondré ciertas...

Pero ha escogido lo más desafortunado, de la batalla,

Monseñor Lefebvre hace otras matizaciones que Vd. no cita porque evidentemente se trata de traer aquí los
exabruptos y no las matizaciones..para conseguir el
efecto mediático deseado.

Mi punto de vista, es que Lefebvre se anticipaba en el tiempo, la apostasía en Roma había comenzado pero
nó hasta ese extremo, luego sí, en su día y momento
esto era exagerado,...pero conforme pasa el tiempo
la Iglesia se desmorona...es pronto para hablar así
aún pero desgraciadamente las cosas en la Iglesia
van cada vez peor..mire Padre, me gustaría que Lefebvre se equivocara...me gustaría que un falso Papa
o anti-Papa jamás ocupara la silla de Pedro..
pero no sólo Monseñor Lefebvre, preveia esa posibilidad, la revelación pública y privada apuntan
a que Roma perderá la Fe y se convertirá en la Sede
del Anticristo..

Ahora otra cosa que Vd. no matiza y no nos explica:
Ciertamente Lefebvre, fundó la FSSPX y el seminario
de Ecône, pero nunca quiso desconocer el Primado de
Pedro ni fundar una IGLESIA PARALELA.

Lo único que fundó, son INSTITUCIONES CATOLICAS, que
canónicamente no estàn reconocidas todavía.
con la aclaración de que el seminario de Ecône, fue
fundado legítimamente e injustamente mandado cerrar
siendo el principal instigador el card. Villot.


28/03/11 12:08 PM
  
Antígono
Muy bien, Padre Iraburu, como siempre. Ánimo, adelante y muchas gracias por todo lo que escribe.
28/03/11 12:33 PM
  
Bristol
Gracias, padre Iraburu. La verdad es que tenía cierta simpatía por los tradicionalistas, pero sus artículos me han hecho ver qué clase de gentuza son los lefebvrianos. Ojalá fracasen sus negociaciones con la Santa Sede, así caerán en el cisma definitivamente y ya no tendremos que atender a sus manipulaciones. Las cosas, cuanto más claras, mejor. Si esas negociaciones saliesen bien, no quisiera toparme en mi parroquia con uno de estos tipos que desprecian al Papa. La Iglesia del Vaticano II es maravillosa y acogedora, no quiero ni pensar en lo que sería volver a lo que era antes de la primavera conciliar, ese invierno de latines, sotanas y advertencias de pecados. ¡Gracias, padre!
----------------------
JMI.- Le agradezco sinceramente su gratitud. Pero no coincido en absoluto con sus sentimientos. Quiera Dios que se llegue pronto a una perfecta unión FSSPX con Iglesia católica.
Y desde luego, si hay personajes impresentables en el ambiente de FSSPX, también tenemos unos cuantos en la Iglesia católica: tenemos como para exportar. Pero aquí hablamos de cuestiones "doctrinales"
28/03/11 12:54 PM
  
estéfano sobrino
Los comentarios de Miguel25 me confirman en la necesidad de estos artículos.

Cuando el P.Iraburu intenta aclarar los errores filo-LFV está haciendo eso, aclarar errores. Seguro que Lefebvre hizo muchas cosas buenas, y seguro que tenía buena intención en otras no tan buenas. Pero aquí no se habla de eso: no se le juzga a él, sino a unos errores que se manifienstan en una línea de pensamiento que le pervive.

Que yo sepa nadie (ni Lefebvre) fue excomulgado por defender la forma litúrgica de San Pío V. Tampoco lo fue Santa Catalina de Siena por decir que el papado de su tiempo necesitaba una reforma "a fondo".

Pero "ubi Petrus ibi Ecclesia", creo recordar. Si no se puede defender la verdad con mentiras, menos la ortoxia comportándose de modo heterodoxo.

Y me temo que por ahí fueron los errores iniciales, que se se siguen manifiestando en algunos comentarios actuales, por estos lares blogueros.

Lo más triste de estos "hipertradicionalistas", es que, como todos los hiperXXX, a lo que más daño hacen es al XXX, en este caso a la tradición. Piensan que pasarse de rosca es apretar más. Y no hace falta ser ingeniero para saber que un tornillo pasado de rosca no aprieta nada.

¡Mucho ánimo con esta "batalla por el discernimiento"!
--------------------------
JMI.- Eso del tornillo está muy bueno. He de usar la imagen (con su permiso, claro).

28/03/11 1:01 PM
  
Eagleheart
Yo lo que honestamente creo, y bien me puedo equivocar, es que se necesita hoy en día que el Papa haga uso de su Autoridad, y esto de tres maneras:

- En los casos públicos de Obispos infieles, que aplique las penas correspondientes (o que al menos diga algo).

- Se haga un esfuerzo (que yo sé que sería titánico y tomaría muchos muchos años) por ver qué se enseña en los Seminarios, pues luego uno escucha cada cosa entre Sacerdotes (y a veces llegan a la luz pública).

- Se haga otro esfuerzo (que igual llevaría años) por publicar textos aclaratorios (y de lenguaje preciso, porque honestamente, leer el CVII a veces me da pereza, lo cual no quiere decir que no lo lea; solo digo que se hace pesado) a las partes que puedan ser malinterpretadas y llevar a error.

La otra parte pues es la que toca a todos: una correcta catequesis, en sus 4 partes: Fe, Liturgia, Moral y Oración. Pero sin lo anterior, algunos poco podemos hacer (yo sé, yo sé, lo primero es la Oración de Súplica, los Sacramentos, ofrecer Comuniones por los malos pastores; primacía absoluta de la Gracia) cuando hay Sacerdotes que no han sido correctamente formados y la gente no se entera de nada en consecuencia.

Salu2. Paz y Bien.
--------------------------
JMI.- No olvide que los comentarios deben versar sobre el tema del artículo.
28/03/11 2:26 PM
  
Fredense
Mucho ánimo, Padre, y muchas gracias por sus artículos.

Por cierto, en mi humilde opinión, el comentario de Bristol es una especie de parodia, escrita por algún filo-lefebvriano, con el ánimo de meter cizaña. Una especie de "alter ego" del fabuloso teólogo Higinio (o bien algún pariente suyo ligeramente descarriado ;-)

Un saludo muy cordial.
28/03/11 2:41 PM
  
Tomás Bertrán
P. Iraburu, sin ánimos de hacer publicidad de un libro, tengo en mi poder un libro de mi padre (q.e.p.d.) y que me aclaró mucho sobre el Concilio Vaticano II. Este libro ya no se encuentra en librerías, y creo que es porque el diablo trabaja lo suyo. Me hizo mucho bien ya que el Concilio me pilló en época universitaria a mis 19 años, y sufrí los embates de los que querían interpretarlo según la Iglesia, y los que querían interpretarlo a su manera, hasta el punto de que el entonces Obispo de Vich, cuando un sacerdote le decía que el Concilio decía tal o cual cosa, no siendo cierto, el Obispo le contestaba que le enseñara dónde decía ésto, y lo hacía callar.
En fin, el libro se titula "Lo que NO ha dicho el Concilio", de D. José Ricart Torrens Pbro, en donde ya en el año 1968 (el libro que poseo está editado en esta fecha por Publicaciones Cristiandad)refutaba una por una las interpretaciones desviadas que se hacían del Concilio.
Le diré que también leí el libro de Ud y de D. José Rivera, el cual fue Director Espiritual en el Seminario de Toledo, del cual conozco a varios sacerdotes procedentes de Cursillos de Cristiandad del P. Ginés, y uno de ellos, que es Obispo, me dijo que está en fase de canonización el P. José Rivera.
Ud, con sus aportes, me recuerda al P. José Ricart, que más de una vez me dio Ejercicios Espirituales en Sarriá (Barcelona).
En nombre del P. Ricart y mío muchas gracias. Hasta el Cielo, Padre.
28/03/11 2:43 PM
  
Marcelo
Estimado Fijo D Algo: en relación a mi comentario anterior ud me pregunta que parte "esencial" en relación a la "cuestión central" no entiendo, y dice otras consideraciones como que el P. Iraburu ha explicado este punto. Bueno, discúlpeme pero Ud.lee y cita parcialmente lo que escribí. Ud. dice que el Magisterio de la Iglesia, articulado por Roma y su Obispo tiene prioridad y autoridad sobre cualquier otro magisterio, que el Papa tiene la última palabra, y que los propios puntos de vista teológicos de la FSPX no son dogma de fe. Todo muy bien, coincido, pero eso es ajeno a lo que yo señalé. REPITO ENTONCES. LO QUE HAY QUE EXPLICAR ES LA RUPTURA O CONTRADICCION O LA CONTINUIDAD ENTRE EL MAGISTERIO y LA PRAXIS (TAMBIEN DE ROMA y LOS OBISPOS) ANTERIOR AL C.VATICANO II y EL POSTERIOR en determinados temas (repito otra vez, libertad religiosa, ecumenismo, relación con otras religiones, doctrina respecto al judaismo que no reconoce a NSJC, etc.,etc.). No se trata de criterios teológicos personales o particulares, sino de Magisterio y praxis de la Iglesia. Y, si necesitan mas detalle, estoy a disposición.
Saludos.
28/03/11 2:51 PM
  
juanj
Estimado D. José María: siempre aprecio sus publicaciones y el bien que hace la editorial Gratis Datae. Estoy de acuerdo casi siempre en la doctrina que usted expone, porque se puede decir que suele ser tradicional.
Pero en cuanto al tema del CVII, creo que se podrían hacer estas consideraciones:

1ª DOCTRINAL: no resulta nada fácil, en ocasiones, afirmar al mismo tiempo algunas enseñanzas del Concilio con otras enseñanzas tradicionales de la Iglesia expuestas con anterioridad. En este sentido: ¿sigue vigente el Sillabus o la Pascendi? ¿Cómo se compatibiliza con la Libertad religiosa? ¿No ha inducido al indiferentismo en la mayoría de los fieles, sacerdotes, teólogos y obispos (entendidiendo por tal que cualquier religión es eficaz en orden a la salvación, siguiendo el dictamen de la propia conciencia)?
¿Puede haber Estados católicos, o anglicanos, u ortodoxos, o musulmenes? La postura oficial de la Iglesia hoy, y de su diplomacia, es que el Estado sea "neutral", y en este sentido se han cambiado casi todas las constituciones de los países hispanoamericanos y europeos que reconcían como oficial a la religión católica.

2ª HISTÓRICA: los conservadores suelen afirmar que una cosa fue "el CONCILIO" (un "verdadero soplo del Espíritu), y otra el POST-CONCILIO. Por los testimonios de los jesuitas, que en paz descansen, que me formaron, no es cierto que el postconcilio esté separado del concilio. Para entender el concilio hay que entender el concilio y, no sólo éste, sino también el PRE-CONCILIO y las corrientes neomodernistas que surgieron en los años 30-40, frenadas tímidamente, pero después serían rehabilitados los mismos que fueron apartados de sus cátedras por el Santo Oficio, y colocados como expertos en el Concilio. Esto son datos históricos, y se pueden señalar los nombres y los apellidos.
El CONCILIO fue la válvula de escape y de expresión de esas tendencias teológicas, bíblicas y litúrgicas que se estaban incumbando en el PRE-CONCILIO. Lo que después llevó al POST-CONCILIO.
Ahora lo último que nos faltaría por oír que el POST-CONCILIO no sólo no es fruto del CONCILIO VATICANO II, sino que es fruto del CONCILIO DE TRENTO (sic!).

3ª POR SUS FRUTOS LOS CONOCERÉIS: ¿no se hizo una purga ideológica después del Concilio en las universidades, facultades y seminarios, enviando a su casa a los exponentes de una teología tomista "pre-conciliar", alejadas de la reforma conciliar que había que emprender? (Univ. Lateranense: Mons. Piolanti y los teólogos de la Escuela Romana fueron enviados a su casita y retirados de sus cátedras, por orden de la Santa Sede, por poner un ejemplo).
¿no se vaciaron los seminarios en cuestión de dos o tres años (seminarios con 200, 300 y hasta 1000 seminaristas)?
Y en la actualidad:
¿cómo se encuentran, salvo excepciones, la mayoría de los seminarios, y qué se enseña en ellos?
¿cómo se encuentra el presbiterio de la mayoría de las díócesis europeas?
¿cómo se encuentran las Órdenes y congregaciones religiosas después de la reforma conciliar?

La situación, sin querer ser catastrofista, es preocupante. Y esto parte del clero joven ya lo ve: mucho "soplo del Espíritu" y mucho "abrir las ventanas", pero esto del Concilio ha sido un verdadero desastre. A ver si pasan estas generaciones que nos precedieron, y a ver que podemos salvar después.

Esta es la situación, me parece, y lo demás es querer cerrar lo ojos.
----------------------------
JMI.- Ya veo que con mis primeros artículos y con éste no se ha convencido Ud. de lo que estamos hablando de los filolefebvrianos. A ver si lo consigo con el próximo.

Los que en este medio siglo pasado hemos construido Iglesia somos los que hemos orado y trabajado en unión con el Papa y los Obispos, siguiendo y aplicando las enseñanzas del Vaticano II y de todo el Magisterio apostólico precedente.

Los que han arruinado la Iglesia cuanto han podido (Obispos, teólogos, párrocos, catequistas, religiosos/sas y laicos) son todos aquellos que han hecho justamente lo contrario, infieles al Papa, al Vaticano II, al nuevo Código, al nuevo Catecismo y al Magisterio anterior.

Esta es la situación, me parece, y lo demás es querer cerrar lo ojos.
28/03/11 2:53 PM
  
jjuanj
/////////////////
--------------------
JMI.- Su largo comentario está todo escrito en mayúsculas. Le ruego que lo remita de nuevo escrito en forma normal. Gracias.
28/03/11 4:31 PM
  
santodomingo
Padre, creo que va demasiado lejos en sus ataques contra los "filo-lefebvrianos". No creo que la gente próxima a la FSSPX tenga ningunas ganas de enfrentarse a Roma o el Papa. Al revés, es muy doloroso tener que resistir de esta manera y estamos todos deseando que se solucione esta situación; pero no a cualquier precio.

Las frases de Mons. Lefebvre que cita convendría ponerlas en su contexto. Por ejemplo, la tremenda frase: "Roma ha perdido la fe, Roma está en la apostasía", se dijo en 1974, después de una visita apostólica a Econe durante la cual cierto visitador se atrvió a poner en duda la Divinidad de Jesucristo. Si esto no es apostasía, digame qué es.

Por último, diré que es una falacia hablar de lo bueno que han hecho los Papas post-conciliares, y concluir que todas las objeciones de la FSSPX son por tanto infundadas. Claro que Juan Pablo II hizo muchas cosas buenas; eso no lo discutimos. El problema es todo lo malo que hizo, y todo lo bueno que dejó sin hacer.

Todos somos pecadores, es verdad, pero a mí no me quieren beatificar por virtudes heroicas y a Juan Pablo II sí. Un Papa de virtudes heroicas no permite Asís, la degradación de la liturgia que presidió, la debilidad en el gobierno de la Iglesia (debilidad frente a los herejes, no los tradicionalistas), la infiltración de herejes en todos los niveles de instituciones católicas, etc.
---------------------------
JMI.- Que "la Cátedra de Pedro y los puestos de autoridad de Roma están ocupados por anticristos" es una barbaridad enorme que Mons. Lefebvre dijo -la escribió- no en 1974, sino poco antes de las ordenaciones episcopales cismáticas: "Lettre aux futurs évêques" (29-VIII-1987).

Debe Ud. dar crédito a la Iglesia cuando beatifique, Dios mediante, a Juan Pablo II. El espíritu crítico que expresa Ud. en su comentario, contra el Vaticano II y contra el gobierno pastoral de los Papas postconciliares, es un ejercicio de "libre examen" típicamente lefebvriano. La última palabra, por lo que se ve, no la tiene el Papa, la tiene Mons. Lefebvre.
28/03/11 4:40 PM
  
jjuanj
En el caso de los lefevbrianos:

- ¿niegan alguna doctrina DEFINIDA?

- ¿niegan alguna doctrina propuesta como DEFINITIVA?

- ¿niegan la autoridad del Papa los lefevbrianos?
¿ o más bien la reconocen, y por eso, como dice Benedicto XVI en "Luz del mundo", era un deber de justicia levantarles la excomunión?

- ¿niegan la autoridad del Papa o más bien afirman el Primado del Romano Pontífice, frente a la idea de una colegialidad en la que el Papa sería un primus inter pares? Si este peligro no se dio en el Concilio: ¿por qué Pablo VI se vio obligado a publicar la Nota Explicativa Previa (el documento de las tres mentiras: ni es Nota (es un minidocumento aclaratorio del doumento conciliar), ni es Explicativa (dice lo que los retractores del clero decían, es decir, lo contrario: que el Papa no es un pimus inter pares con los obipos y el "colegio"), ni es Previa (va detrás del documento)?.

- ¿son "galicanos" los lefevbrianos? ¿o más bien eran continuadores de los ultra-montanos, por ende, anti-jansenistas (el jansenismo si es galicano, creo), y anti Nouvel Theologie?

-----------------------
JMI.- Tengo por costumbre, muy prudente, no contestar una por una las preguntas cuando soy ametrallado por un montón de cuestiones diversas polémicamente adversas.

Sobre la actitud de la FSSPX hacia el Primado le diré lo que escribe Benedicto XVI explicando el decreto de levantamiento de la excomunión de sus Obispos (10-III-2009). Remitiendo la excomunión, el Papa les llama "al arrepentimiento y a la vuelta a la unidad", pues reconocen "en línea de principio al Papa y su postestad de Pastor, a pesar de las reservas sobre la obediencia a su autoridad doctrinal y a la del Concilio". Mientras no superen esas "reservas" no podrán estar en comunión plena con la Iglesia. Imagínese Ud. uno que dijera aceptar "con reservas" la virginidad perpetua de María Santísima o la presencia eucarística verdadera, substancial y real, tal como la entiende la Iglesia. Superadas esas reservas, Dios quiera que cuanto antes, Dios ayude, conseguirán "la vuelta a la unidad".
28/03/11 4:44 PM
  
Enrique
Padre José María Iraburu: Gracias por sus esclarecedores artículos.
28/03/11 4:53 PM
  
jjuanj
1º No habría post-concilio sin Concilio. El pos-concilio es fruto del Concilio (como es lógico).
2º No hay concilio sin pre-concilio (no surgió ex-novo, se fue incubando, se sentía ya en las casas religiosas en algunas actitudes e ideas).
3º Al concilio de Trento sucedió la Contrareforma y la Reforma Católica.
4º Al concilio Vaticano II lo sucedió el post-concilio. Como es lógico, el post-concilio es fruto del Vaticano II, y no de Trento ni de ningún otro concilio.
5º Al año siguiente al Concilio se inció:
a. una purga ideológica de las catedras de universidades pontificias y seminarios: se cambiaron por profesores abiertos a aplicar la reforma conciliar.
b. Proceso de cambio del episcopado mundial: con la obligación de la renuncia a los 75 años, e invitando a los que no tenían la edad ni la nueva mentalidad a presentar la renuncia.
c. Vaciamiento de seminarios y noviciados que tenían cientos de alumnos (en dos a tres años).

-------------------------
JMI.- Tenga la bondad de aplicarse los anteriores comentarios que ya he puesto, los últimos sobre todo, a partir de las 14:53 hs. que le dediqué a Ud.
28/03/11 5:22 PM
  
jjuanj
Estimado D. José María: dos preguntas sencillas, a ver si me equivoco y, si no, me corrige:

1 ª ¿Ha querido el Concilio Vaticano II:

- DEFINIR INFALIBLEMENTE alguna doctrina o
- proponer como DEFINITIVA alguna enseñanza?

Juan XXIII, Pablo VI y el cardenal Felici nos enseñaron que el Concilio había querido expresamente no definir nada. Es un Concilio meramente PASTORAL.

2ª Dado que es un Concilio PASTORAL, ¿no será bueno analizar cuáles han sido las consecuencias pastorales del Concilio?

Algunos curas jóvenes decimos: el Concilio es un Concilio meramente pastoral, y pastoralmente ha sido un desastre.

Pero con estas consecuencias apechugaremos nosotros y los fieles, que no hicimos el Concilio ni su aplicación. Somos víctimas y aquí nadie pide perdón.

Y sin arrepentimiento y petición de perdón, no puede haber remisión (¿o me equivoco?).
-------------------------------------
JMI.- Ya he descrito los errores y horrores principales habidos en los últimos cincuenta años (llevo ya más de 120 artículos tratando de ellos en Reforma o apostasía; no sé si se ha enterado; y también lo he hecho en este mismo artículo).

Y ya he afirmado que ni remotamente proceden del Concilio Vaticano II ni de los Papas, aunque en los temas no infalibles por supuesto que tanto los textos conciliares como las acciones pontificias podrían ser mejores. Lo mismo habría que decir, en el tiempo del postconcilio, de las acciones y omisiones de Obispos, párrocos, teólogos, padres de familia, catequistas, políticos, formadores del Seminario, religiosos y religiosas de vida activa y de vida contemplativa, misioneros, niños, jóvenes, adultos, ferroviarios jubilados y soldados sin graduación.
Por supuesto.

Y también es indudable que sin arrepentimiento y petición de perdón, no hay conversión.
¡¡Reforma o apostasía!!!!

28/03/11 5:36 PM
  
jjuanj
Visto el panorama (y las aplicaciones conciliares), me pregunto si en algunos de los bienintencionados conservadores no se dé cierto trastorno de bipolaridad:

- por un lado, haber asistido a la dinamitación de las diócesis u órdenes religiosas a las que pertenecen;

- por otro, afirmar, contra toda evidencia, que todo esto ha sido un "soplo del Espíritu", un kairós.

Muchos de los curas más jóvenes no nos lo creemos.

CONTRA FACTA NON SUNT ARGUMENTA
28/03/11 5:49 PM
  
Jorge
Magnífico artículo y necesario como los anteriores. La intervención de los eminentes teólogos P. Fuentes y el P. Buela reafirma más si cabe la autoridad y veracidad de esta serie. Este artículo en concreto me ha despejado varias dudas que tenía acerca del CVII. Muy agradecido y en espera del siguiente.
Con afecto, Jorge.
28/03/11 6:34 PM
  
José María Iraburu
La Sala de Comentarios será cerrada hoy a las 12 de la noche.

Ya llevo dos días, domingo y lunes, atendiendo los comentarios y respondiéndolos cuando lo estimo oportuno, y necesito terminar este trabajo para poder dedicarme a otros más urgentes.

Así que, ¡hagan juego, señores! Que vamos a cerrar en unas horas.
28/03/11 7:15 PM
  
jjuanj
Querido D. José María: me ha hecho mucha gracia su contestación a mi penúltimo comentario. Veo que tiene muy buen sentido del humor.
Realmente estamos en el mismo campo y seguramente pensamos 90% igual.
Creo que sería más útil, en vez de dar caña a los lefevbrianos y filolefvbrianos, dar caña a los progresistas y filoprogresistas, jansenistas y filojansenistas, pelagianios y semipelagianos, martinianos y más recientemente ravasianos (que nos van a dar bastante guerra), y éstos si que no tienen la Fe de la Iglesia: ni la de Trento, ni la del Vaticano II (aunque quizás se sientan más afectivamente unidos a este y no a aquel).
------------------------------
JMI.- A todos, a todos los errantes hay que darles caña, para que no extravíen al pueblo de Dios. A todos, sin ningunear a ninguno, con toda justicia distributiva, como vengo haciendo yo en REFORMA O APOSTASÍA (blog que le recomiendo encarecidamente). A todos: también a los lefebvrianos y filolefebvrianos.
28/03/11 7:33 PM
  
R. sandoval
Padre Iraburo, Romano Amerio va al CV-II como fuente de la crisis de la Iglesia en muchas materias. De leer a Amerio podemos entender, ME PARECE, que el CV-II abre las pueertas que había cerrado San Pio X y otros papas durante un largo combate contra el modernismo. Combate en que los errores que usted menciona se comnbatieron con denuedo. Por otro lado el actual Papa habla del CV-II como el 1789 de la Iglesia, es decir, el CV-II sería la fuente legitimizadora de las desviaciones que vemos hoy y que Usted describe. Por lo tanto, y entiendo que ese es en parte la posición de la FSSP-X, el concilio ES parte del problema y no de la solución. Sólo para evitar equívocos debe declarar que asisto a Misa en las iglesias de la Fraternidad Sacerdotal San Pio-X
Atentamente
---------------------------
JMI.- Yo también he leído a Romano Armerio, y no lo entiendo como Ud.
Ni tampoco entiendo como Ud. la explicación de los errores y horrores que yo describo en buena parte de las Iglesia del Occidente rico, ilustrado y liberal.
28/03/11 7:35 PM
  
R. Sandoval
P.Iraburu, en el comentario anterior olvide preguntarle su posición respecto al uso del "subsiste" en lugar del "es" para referirse a la Iglesia como La Iglesia de Cristo.
Gracias.
--------------------
JMI.- No espere Ud. que me ponga yo ahora a analizar ese punto y sus posibles interpretaciones. Quédese ud., es mi consejo, con la enseñanza de la Dominus Iesus, que es muy clara.

Y un consejo general: cuando sobre un tema conozca Ud. documentos de la Iglesia en los que el tratamiento le resulta oscuro, y otros que le parecen claros, quédese con éstos, y deje a un ladito los oscuros. Deje, p.ej., a los profesores de eclesiología que gasten sus neuronas estudiando el tema, que para eso les pagan. Es su materia de enseñanza.
28/03/11 7:37 PM
  
José Angel
Querido Padre Iraburu:
Muchas gracias por su esfuerzo en enseñarnos la VERDAD. Le descubrí en sus conferencias de Radio María, y ahora le sigo en InfoCatólica y en Gratis Date. De nuevo muchas gracias.
28/03/11 7:42 PM
  
Don Diego
Padre, vengo siguiendo esta saga desde el principio y hay algo que no logro entender: ¿qué diferencias hay entre los lefes, los "filolefes" y los tradis a secas?
Por un lado, los lefes está claro que son aquellos que vinculados a la FSSPX, que asisten a sus misas, reciben en las capillas de la Fraternidad los sacramentos, ponen en duda el CV2 y las enseñanzas de los papas postconciliares, etc.
En el otro extremo, los tradis "sin apellidos" somos aquellos que asistimos a misas según la Forma Extraordinaria (sea misas MP Summorum Pontificum como es mi cas, de la FSSP, o el IBP), estamos sujetos al obispo del lugar, etc.
¿Y los filos? ¿Quiénes vienen a ser? Sólo recuerdo su primera definición: "Los filo-lefebvrianos comparten en mayor o menor medida las posiciones de los lefebvrianos". La verdad, no aclara nada. ¿Qué es "en mayor o menor medida"? ¿Sentir apego a la liturgia tridentina? ¿Reconocer (y decirlo) que la Iglesia vive una gran crisis? ¿Poner de manifiesto, además, que esa crisis alcanza a vario obispos? Si eso es ser filo lefe, a mí apúnteme, pero no veo que haya nada raro por ahí... sino, no veo por dónde van los tiros.
----------------------------
JMI.- Los filolefebrianos no comparten afiliación con la FSSPX ni aceptan todas sus tesis. Pero comparten con ellos, unos más y otros menos, una buena parte de sus convencimientos: que la culpa principal de los males actuales de la Iglesia la tienen sobre todo el Vaticano II y los Papas postconciliares, que la ordenación episcopal cismática realizada por Mons. Lefebvre estaba justificada, que la excomunión fue probablemente inválida, por injusta, que efectivamente hay ruptura de continuidad entre la Tradición católica en materias doctrinales, disciplinares y litúrgicas y las emanadas del Concilio y de los Papas posteriores, al menos en algunas graves cuestiones, que sin Mons. Lefebvre la Misa antigua (y la revalorización del latín y del gregoriano) no hubiera sido recuperada (Summorum Pontificum), pues nadie la reclamaba ni la hubiera reclamado, que los Papas se plegaron a veces a la presión de la masonería, que no acaba de convencerles nada la beatificación de Juan XXIII y de Juan Pablo II, que... etc.

Ud., me dice, es tradicional. Yo también lo soy. No podría de otro modo ser católico.
28/03/11 7:44 PM
  
José María Permuy Rey
Querido padre, refiriéndose a los errores y herejías que se difundieron después del Concilio usted escribe: “…acusar al Concilio Vaticano II de esos enormes males es una gran falsedad, una calumnia, y es una ofensa al Espíritu Santo, que asistió con su luz y su gracia al Papa y a los 2.500 Padres conciliares, como había ayudado en los XX Concilios anteriores”
Pero unos párrafos antes, usted mismo afirma que en los textos oficiales del Concilio Vaticano II se encuentran“…algunas expresiones confusas, imprecisas e incluso falsas, si se toman en su literalidad y fuera de contexto”.
Según usted, pues, el Espíritu Santo iluminó a los Padres conciliares para que redactaran y aprobaran unos textos magisteriales que contienen confusiones, imprecisiones y falsedades doctrinales.
Es innegable que afirmar que el Espíritu Santo ha ayudado a sacar a la luz unos textos confusos, imprecisos y falsos es mayor ofensa a la tercera persona de la Santísima Trinidad que acusar al Concilio de los males que, como consecuencia lógica de esas confusiones, imprecisiones y falsedades, se han propagado hasta nuestros días.
Quiero creer que usted, pater, no ha sido consciente de ello, pero esto es lo que pasa cuando se ponen tronos a las premisas y cadalsos a las consecuencias.
---------------------------
JMI.- No argumenta Ud. honestamente. Mi frase completa, que Ud. mutila deliberadamente para obtener su ventaja, dice: que entre las 1000 páginas del Vat.II, ciertamente asistidas por el ESanto, se hallan "algunas expresiones confusas, imprecisas e incluso falsas, si se toman en su literalidad y fuera de contexto -lo que no debe hacerse-", etc. Si se interpretan como es debido, teniendo en cuenta su carácter a veces retórico y sobre todo el contexto de las enseñanzas conciliares (e incluso del mismo documento en el que esas frases se incluyen), son expresiones válidas y aceptables.

No argumenta Ud. honestamente cuando viene a decir que yo acuso al ESanto de haber ayudado a sacar a luz textos confusos, imprecisos y falsos. Sabe Ud. perfectamente que no es eso lo que digo ni lo que intento decir.

Debería darle vergüenza.

28/03/11 7:48 PM
  
MIGUEL25
Bueno, antes de que el Padre Iraburu cierre la Sala de Comentarios me gustaría añadir un último post

Trata sobre la hermeneutica,

Decir que la crisis postconciliar no tiene nada que ver con el CVII, es un clarísimo error, toda vez que el magisterio no infalible del mismo en su literalidad,es ambiguo, oscuro, ambivalente, equívoco y hasta contradictorio, que proclama la verdad y al mismo tiempo solapa el error, porque habla con lenguaje doble.

Un magisterio así, nunca puede ser fruto del Espíritu Santo, en cambio un magisterio nítido y claro, que no necesita de ninguna interpretación es
fruto del Espíritu Santo.

Así pues como el CVII, ni es claramente rupturista ni es claramente continuista, los Papas postconciliares han tenido necesidad en el desarrollo de la Cátedra de Pedro DE UNA HERMENEUTICA DE CONTINUIDAD, PARA QUE LA TRADICION
CONTINUE EN LA IGLESIA.

Pero al mismo tiempo el CVII, también posibilita
una HERMENEUTICA O HERMENEUTICAS DE DISCONTINUIDAD,
que es lo que han desarrollado los teólogos y pastores MODERNISTAS Y NEOPROTESTANTES.

Entonces entorno a las hermeneuticas se han configurado tres tipos de católicos:

MODERNISTAS Y NEOPROTESTANTES:
- Están eufóricos y satisfechos por el CVII, ven en el mismo un punto de ruptura con la Tradición y un
nuevo comienzo, rechazan la hermeneutica de continuidad de los Papas, para seguir las suyas propias.

CONSERVADORES:
- No están tan satisfechos con el CVII, ven la actual demolición de la Iglesia, pero piensan que es debido a una mala aplicación o entendimiento del CVII, a pesar de todo comparten con los modernistas, la idea de que el CVII, NO SE TOCA, porque según ellos bastaría la HERMENEUTICA DE CONTINUIDAD DE LOS PAPAS.

TRADICIONALISTAS: (ALINEADOS CON LA FSSPX, Y GRUPOS AFINES)
- Consideramos al CVII, NEFASTO PARA LA IGLESIA, y un triunfo del MODERNISMO, donde en algunas partes encriptó astutamente sus errores.
Compartimos con los conservadores (y aquí meto al P. Iraburu) el dolor y la pena por la ruina y la demolición actual de la Iglesia, y al igual que ellos
seguimos la HERMENEUTICA DE CONTINUIDAD DE LOS PAPAS.
Es decir compartimos el problema, pero diferimos en la solución, para nosotros la actual ruina de la Iglesia está en el CVII y por eso pedimos una REVISION A FONDO a la luz de la Tradición.
Por eso la HERMENEUTICA DE CONTINUIDAD, la consideramos UNA SOLUCION DE EMERGENCIA, dado el ESTADO DE NECESIDAD de la Iglesia, pero no definitiva
sólo es hasta que el CVII, sea revisado y ya no haya
necesidad de ninguna "hermeneutica".

Y ahora voy a exponer EL TERRIBLE DRAMA QUE VIVE HOY
LA IGLESIA,

Resulta que los tradicionalistas compartimos la misma FE Y LA TRADICION con los conservadores (nosotros en Ecône continuistas y ellos
valiendose de la hermeneutica de continuidad de los Papas) pero no hay una unión eclesial perfecta,
los obispos y sacerdotes del FSSPX, están suspendidos a divinis y no tienen ministerio alguno en la Iglesia, por tanto los "filo-lefebvrianos" recibimos los sacramentos de los sacerdotes postconciliares pero la doctrina la buscamos en los
sacerdotes de la FSSPX.

Los conservadores comparten la unión eclesial con los modernistas, pero están EN CISMA DOCTRINAL, con ellos (y con nosotros) porque al seguir la hermeneutica o hermeneuticas de ruptura, han desarrollado los errores que estaban encriptados en el CVII, para complicar más las cosas, proclaman una
falsa obediencia al Papa, (dicen que le obedecen y luego hacen lo que les da la gana) y no son herejes
declarados como antaño, sino que en nombre de la obediencia, PROCLAMAN HEREJIAS, sin que la Iglesia puede hacer ya mucho para erradicarlas, pues dominan ya gran parte del cuerpo eclesial..

Resultado final....EL CISMA O RUPTURA DEFINITIVA.
------------------------
JMI.- Su análisis difiere mucho del que he hecho yo, y yo he explicado y fundamentado mi análisis en tres largos artículos, aduciendo en ellos muchos textos del mismo Vaticano II y de los Papas postconciliares.

Cuando le veo a Ud. y a otros "condenar", por decirlo así, al sagrado Concilio Vaticano II, Ecuménico XXI, aprobado en forma casi unánime por 2500 Padres y por el Vicario de Cristo, debo confesarle que siento un frío helador y que incluso huelo un poco a azufre. ¿Quién es Ud. y quiénes son aquellos que con Ud. se atreven a juzgar y "condenar" como nefasto un sagrado Concilio y a "condenar" también, valga la expresión, el ministerio pontificio del Beato Juan XXIII, Pablo VI, el futuro Beato Juan Pablo II y Benedicto XVI? ¿Pero Uds. quiénes se han creído que son?

Tanto el Concilio como los Papas postconciliares han afirmado siempre "la continuidad" real y verdadera, el desarrollo homogéneo, de la Tradición católica y del sagrado Concilio Vaticano II y de la enseñanza posterior de los Papas. ¿Quiénes son Uds. para negar esa continuidad, y afirmar que solo es un truco mental (falso, por supuesto) para salvar al Concilio y a los Papas? Y cuando digo ¿quiénes son Uds.? estoy diciendo si aprecian más su discernimiento y juicio o el discernimiento y juicio que hicieron y que hacen los Papas y los miles de Obispos que en los últimos cincuenta años siguen afirmando la veracidad de la enseñanza conciliar y pontificia. ¿Son Uds. en la Iglesia la Iglesia docente o la discente?

Ya está bien.

28/03/11 9:05 PM
  
Edwin
Padre, al principio creí que esto era una simple crítica, que observaba con mucha desconfianza, por la simpatía que tenía con la FSSPX. Ahora me doy cuenta que se ha convertido en algo mucho más profundo. Estos artículos servirán de referencia. Es más, tal vez hasta de base para un nuevo libro suyo.
Me ha aclarado muchísimas dudas y alejado del error. Dios se lo pague.

No obstante, al igual que ocurrió con el concilio, veo acá que se está generando en los comentarios un especie de "espíritu del P. Iraburu" al que adhieren aquellos que quieren justificar su modernismo, progresismo o aversión por la Misa de San Pio V. Sería bueno que no se los permita!

Saludos!
--------------------------------
JMI.- ¡Bendito sea el Señor! Uno que se ha alejado del error con la paupérrima mediación de este paupérrimo cura pecador... Ya puede Ud. estar seguro de que ha sido obra del ESanto, el Maestro interior, que puede servirse de mediaciones tan pobreticas como la mía.

En cuanto al aviso de su último párrafo, no se preocupe: a mí me caen tan mal los que menosprecian o incluso rechazan la Misa nueva como aquellos que menosprecian o incluso rechazan la Misa antigua.

28/03/11 9:34 PM
  
Octavio
//////////////////////////////////
Espero su respuesta.
------------------------------------
JMI.- Pues ya puede sentarse cómodo.
No acepto yo en mi blog ningún ataque a obras que la Iglesia aprueba y recomienda.
28/03/11 9:45 PM
  
juanj
Recomiendo la lectura del siguiente libro:

"IL CONCILIO VATICANO II. Una storia mai scritta", de ROBERTO DE MATTEI. LINDAU, Torino 2010.

Es historiador, decano de la Facultad de Historia de la Universidad Europea, de Roma. Su libro ha sido reconocido por varios de los mejores cardenales de la Curia Romana.
Un libro donde aparecen los actores del Concilio Vaticano II, con nombres y apellidos, y con sus intervenciones más importantes.

Los hechos son los hechos.
---------------------------------
JMI.- En este mismo artículo he dejado bien claro que la Asamblea conciliar al reunirse estaba dividida en dos tendencias fuertemente contrapuestas, y que lógicamente procuraron prevalecer en los resultados conciliares. Y he explicado también como finalmente se llegó a un acuerdo casi unánime en la aprobación de los documentos conciliares, documentos que a veces habían sido sumamente peleados y escritos y reescritos. Los hechos son los hechos.
28/03/11 10:05 PM
  
juanj
Ser tradicional y pro-Vaticano II es algo así como la cuadratura del círculo.

Ni blanco ni negro, sino todo lo contrario.

Monaguillas sí (como nos enseña ahora la Liturgia), pero también mejor monaguillos, si todavía algunos piensan en eso de los seminarios menores.

Así de claro, como siempre, desde hace 50 años.

Y, si dices lo contrario, lefevbriano o filolefevbriano.

San Martín Lutero, justifícanos.
28/03/11 10:16 PM
  
Octavio
Entiendo que hay errores en la FSSPX, pero entre aclarar el error y demonizar una institución hay una diferencia grande que es relativa a la caridad del escritor.
---------------------------
JMI.- Otro argumentando de modo deshonesto. Ya al comienzo de la serie, en mi artículo (126), rechazo todo intento de "demonizar" a lefebvrianos y afines (así, textualmente) y declaro digo de éstos que "les tenemos estima" (textual: estima), y que por supuesto "nos sentimos mucho más próximos a los lefebvrianos que a aquellos numerosos pastores y teólogos 'católicos' que han perdido la fe" (mucho más próximos).

Su acusación es inadmisible.
28/03/11 10:24 PM
  
MIGUEL25
Ahora estimado Padre vamos a hacer un poco de justicia a la FSSPX. algo se merecerán ¿no es así Padre?

Me refiero a las conversaciones doctrinales que mantienen ahora en Roma.

Es falso decir que el CVII, no se toca, la prueba es que están alli, planteando las posibles revisiones
del CVII, ante tres miembros de los sectors más conservadores de la Iglesia, UN DOMINICO, UN JESUITA Y UN MIEMBRO DEL OPUS DEI, por la parte "romana".

Hay que decir en honor a la verdad, que fue PRECISAMENTE una petición a Roma de la FSSPX, desde mucho hace mucho tiempo, invariablemente en Roma siempre obtenian la misma respueta:

CALLENSE Y OBEDEZCAN.

Pero la situación cambió a raiz del levantamiento de las excomuniones, el Papa Benedicto XVI, vio claramente que el PROBLEMA ERA AHORA DOCTRINAL, más que canónico.

Es falso el bombardeo mediático que nos están metiendo en la cabeza de que o ACEPTAN EL CVII, o nada. Nó es así la prueba es que para eso no hacia falta ir a Roma, se lo podian haber comunicado antes,
y listos, no hubiesen dado el viaje en vano.

No, aunque las convesaciones son secretas, sabemos que se han sentado a conversar SOBRE LA REVISION DEL CVII A LA LUZ DE LA TRADICION.

Luego Padre Iraburu, vaya olvidando eso de que
SI NO ACEPTAN EN SU TOTALIDAD, EL CVII, que se larguen, nó Padre las cosas han cambiado
ahora POR FIN ROMA LOS ESCUCHA.
-----------------------
JMI.- Ud. no se cansa, por lo que veo, de ir a su bola.
Pero yo sí que me canso de responderle y aclararle.
Esta intervención suya, larga como las anteriores, es la séptima (7ª). Ya está bien.

(((((Voz en off: ¡Pero qué paciencia tiene este P. Iraburu!... Y no pierde su humor... )))))

28/03/11 10:26 PM
  
villoslada
"El universo entero se admiró de verse arriano" San Jerónimo.

¿Eran San Jerónimo y San Atanasio lefevrianos o filolefevbrianos? ¿cómo se les ocurría decír estas cosas? ¡Qué desobedientes! No habían entendido nada...
--------------------
JMI.- Muy ingenioso.

San Atanasio (+373) defendió con toda su alma el sagrado Concilio de Nicea, I Ecuménico (325) y

San Jerónimo (+420) denfendió con toda su alma los sagrados Concilios de Nicea y I de Constantinopla, II Ecuménico (380).

Grandes, inmensos, martiriales confesores de los dos primeros sagrados Concilios Ecuménicos, teniendo muchos Obispos arrianos (activos o pasivos) al rededor.

Lo mismito que Mons. Lefebvre respecto del sagrado Concilio Vaticano II, XXI Ecuménico.
28/03/11 10:27 PM
  
jjuanj
Al final este blog sólo ha servido para que unos cuantos "integristas", entre los que no pocos incluirían al autor de Reforma o apostasía, discutan sobre un Concilio al que ya nadie echa de menos ni se molesta en citar en los dicursos oficiales, mientras los herejes continúan trabajando y están a la espera de nuevos acontecimientos en la cabeza de la Iglesia.
Qué pena. Las derechas siempre igual, mientras las izquierdas unidas y adelante.
28/03/11 10:42 PM
  
Edwin
De dónde sacan que el magisterio infalible no puede ser ambiguo? Lo es, y es un error negarlo. Que si dice "anatema" que si no lo dice... bahhh! Es ambiguo, podemos interpretarlo bien o mal, mas debemos interpretarlo bien.
28/03/11 10:52 PM
  
MIGUEL25
////////////////////////////////////
JMI.- Tanto va el cántaro a la fuente que al final se rompe.
¡Crashhh!

28/03/11 10:57 PM
  
jjuaj
Antes de retirarme, manifestarle mi verdadero aprecio hacia usted, y realmente me ha caído simpático en lo que he leído en sus últimas respuestas.
Lastima que se empeñe en defender tan ardientemente un Concilio por el que nadie estará dispuesto a entregar su vida, ni sus antaño más fieles defensores.
Uno puede estar dispuesto a perder la vida por Cristo, por la verdad divina católica y, unos pocos, por su patria.
Todo lo que pase de ahí es mera conjetura y no viene del Espíritu Santo.
---------------------------
JMI.- Yo defiendo con toda mi alma a la Santa Madre Iglesia Una, Apostólica, Católica y Romana, la Esposa de Cristo, siempre para nosotros Mater et Magistra. Y conozco, reconozco, amo, defiendo y venero sus XXI sagrados Concilios ecuménicos.
28/03/11 10:58 PM
  
Luis I. Amorós
Gracias, Padre, por ayudar a los que queremos recuperar la tradición magisterial y litúrgica desde DENTRO de la Iglesia, sin arrogarnos legitimidades ni elevar juicios privados al rango de magisterio. Sus artículos nos hacen mucho bien.
--------------------------
JMI.- Gracias por tu gratitud.
28/03/11 11:30 PM
  
Catecúmeno
Cuanto más conozco a cerca de este Lefebvre, más me cuesta entender que quien se diga católico pueda mínimamente justificarle, y mucho menos considerarle como un especie de instrumento de Dios para reformar su Iglesia.

"La Cátedra de Pedro y los puestos de autoridad de Roma están ocupados por anticristos"; con alguien que evacua semejante blasfemia lo mejor es mantener las distancias y rezar por él. Fue Nuestro Señor Jesucristo quien dijo: "Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y LAS PUERTAS DEL INFIERNO NO PREVALECERÁN CONTRA ELLA"(Mt 16,18). Si esta gente no cree en lo que dice nuestro Señor, ¿en qué o en quién creen?, ¿en Lefebvre, el nuevo mesias?.

Leyendo estas y otras frases; viendo sus actos cismáticos; viendo como ha engañado a buenos católicos aprovechando su desconcierto al ver a Nuestra Madre la Iglesia "con heridas infectadas y la túnica sucia", les ha dicho que la abandonen en lugar de permanecer a su lado para irla curando y limpiando con la gracia de Dios... comprobando todas estas cosas ¿todavía alguien puede dudar de la oportunidad de estos artículos?.

Por amor de Dios, por amor a Dios, continue usted en la brega, padre. Reforma o apostasía.
28/03/11 11:33 PM
  
José María Permuy Rey
////////////////
Una de las maldades del Concilio consiste en que....
/////////////////
----------------------------
JMI.- Perdone, pero ya no le aguanto más.
28/03/11 11:46 PM
  
jjuanj
///////////////////////////
¿En qué quedamos? Que alguien me lo explique, no entiendo nada...
------------------------
JMI.- Octava intervención (8ª).
Ya vale. Descanse.
28/03/11 11:47 PM
  
Edwin
...

JMI.-En cuanto al aviso de su último párrafo, no se preocupe: a mí me caen tan mal los que menosprecian o incluso rechazan la Misa nueva como aquellos que menosprecian o incluso rechazan la Misa antigua.
___________

Pues la "Misa nueva" ya es otro cantar. La tolero y respeto porque fue aprobada por Pablo VI, pero no es de mi agrado. Y no es que esté en contra de una reforma, pero veo un problema en "esa" reforma. Otra cosa sería una reforma como lo explica el Card. Ratzinger en la carta a Heinz-Lothar Bart.
Y no es menosprecio a la Misa Padre, es aprecio. El menosprecio es a la forma.
Saludos.
---------------------------
JMI.- Como puede comprender, que a uno le agrade más la forma de la Misa antigua o le agrade más la nueva es algo perfectamente normal. Más aún le diré: Yo creo que es algo que le sucede a todo católico que anda hoy por el mundo.
28/03/11 11:52 PM
  
José María Iraburu
Alabado sea el Santísimo Sacramento del Altar,
sea por siempre bendito y alabado.

Ave María purísima.
Sin pecado concebida.

Podéis ir en paz.
Demos gracias a Dios.

Se cierra ya la Sala de Comentarios.

(99 comentarios)
29/03/11 12:15 AM

Los comentarios están cerrados para esta publicación.