(117-4) El aborto no es el mayor pecado

–Oiga, yo estoy pensando que…
–Piense lo que quiera, pero ahora pruebe a callarse: ya verá cómo no le pasa nada.

El aborto no es actualmente el pecado más grave de la humanidad. Es, desde luego, uno de los mayores crímenes que pueden cometerse contra los seres humanos: matarlos, quitarles la vida. También es gravísimo quitarles la fe, escandalizarlos, ayudarles a pecar, matarlos de hambre, por omisión de las acciones que podrían realizarse para sacarles de su miseria, etc. De todos modos, el aborto es un crimen enorme: matar un ser humano en el propio seno de su madre, cuando, siendo inocente, está indefenso, en un estado de total vulnerabilidad y debilidad. Horrible, espantoso.

Pero el pecado más grave del hombre es la infidelidad, no creer en Dios, y aún es peor la apostasía. Cuando al comienzo de la carta a los Romanos describe San Pablo los pecados de la humanidad pagana de su tiempo, dice:

«Desde la creación del mundo, lo invisible de Dios, su eterno poder y su divinidad, son conocidos mediante las criaturas. De manera que son inexcusables, por cuanto conociendo a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias… Alardeando de sabios se hicieron necios… Por esto los entregó Dios a los deseos de su corazón… pues trocaron la verdad de Dios por la mentira, y adoraron y sirvieron a la criatura en lugar de al Creador, que es bendito por los siglos. Por eso los entregó Dios a las pasiones vergonzosas», etc. Y enumera más de veinte pecados-consecuencias del pecado-principal, la negación de Dios (Romanos 1, extractos).

Siempre la Iglesia ha considerado la infidelidad (no-fe) como el más terrible de los pecados, como aquello que más pervierte al hombre y a la sociedad, como el pecado que más pecados causa y engendra. Santo Tomás de Aquino lo explica así:

El pecado es «aversio a Deo et conversio ad creaturas» (STh III, 86,4 ad1m; II-II, 118,5; I-II, 71,6). Aversio en latín tiene más el sentido de apartamiento, separación, que el de aborrecimiento, aunque también puede significarlo. «Todo pecado consiste en la aversión a Dios. Y tanto mayor será un pecado cuanto más separa al hombre de Dios. Ahora bien, la infidelidad es lo que más aleja de Dios… Por tanto, consta claramente que el pecado de infidelidad es el mayor de cuantos pervierten la vida moral» (II-II, 10,3).

Y aún más grave pecado es la apostasía, por la que el creyente abandona la fe. La apostasía es la forma extrema y absoluta de la infidelidad (STh 12,1 ad3m). No hay para un cristiano un mal mayor que abandonar la fe católica, apagar la luz y volver a las tinieblas, donde reina el diablo. Así lo entendió la Iglesia desde el principio, como lo afirman San Pedro y San Juan:

«Si una vez retirados de las corrupciones del mundo por el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo, de nuevo se enredan en ellas y se dejan vencer, su finales se hacen peores que sus principios. Mejor les fuera no haber conocido el camino de la justicia, que después de conocerlo, abandonar los santos preceptos que les fueron dados. En ellos se realiza aquel proverbio verdadero: “se volvió el perro a su vómito, y la cerda, lavada, vuelve a revolcarse en el barro”» (2Pe 2,20-22). De los renegados, herejes y apóstatas, dice San Juan: «muchos se han hecho anticristos… De nosotros han salido, pero no eran de los nuestros» (1Jn 2,18-19). Y lo mismo Santo Tomás:

«“El justo vive de la fe” [Rm 1,17]. Y así, de igual modo que perdida la vida corporal, todos los miembros y partes del hombre pierden su disposición debida [se corrompen], muerta la vida de justicia, que es por la fe, se produce el desorden de todos los miembros. En la boca, que manifiesta el corazón; en seguida en los ojos, en los medios del movimiento; y por último, en la voluntad, que tiende al mal» (II-II, 12,1 ad2m).

Una sociedad apóstata es capaz de crímenes mayores que una sociedad pagana. Corruptio optimi pessima. Son muchos los pueblos que, ateniéndose a sus tradiciones y religiones naturales, valoran el culto a sus dioses, el respeto a los padres, la virginidad, la maternidad, la obediencia a las autoridades escolares y cívicas, etc. Son naciones que no han llegado a los extremos de perversidad alcanzada por las naciones apóstatas de antigua filiación cristiana. En éstas pueden darse horrores extremos, como «el derecho al aborto», financiado por los contribuyentes, «el matrimonio homosexual», equiparado al matrimonio, el adiestramiento estatal para la rebeldía y la fornicación, también financiado por los contribuyentes, etc. Una sociedad apóstata es diabólica, es capaz de promover, legalizar y financiar las mayores atrocidades.

El aborto es la muestra más patente de que negando a Dios, el hombre no queda libre, abandonado a sí mismo, sino cautivo del diablo, que es «padre de la mentira y homicida desde el principio» (Jn 8,44). No hablo ahora de quien por debilidad comete un aborto. Trato de quienes lo defienden como un derecho humano irrenunciable, como un progreso en la historia del derecho. Y en ese sentido el aborto es diabólico:

–es diabólico el aborto porque es mentira. Hablar del derecho que una mujer madre tiene sobre su propio cuerpo; considerar el feto humano como si fuera un tumor extirpable; poner en duda la identidad humana del niño concebido por padres humanos… todo eso es diabólico. Hay conocimientos científicos sobradamente suficientes para asegurar la identidad genética que se mantiene desde el óvulo fecundado al niño nacido y crecido. No hace falta ser cristiano y tener fe para estar cierto de que el ser concebido en el seno de la mujer es un ser humano viviente. ¿Qué otro ente puede ser, un antropoide? El aborto es mentira, es diabólico. Y todos los filósofos, científicos, escritores y periodistas que callan esta verdad o la niegan están bajo el influjo del Padre de la Mentira.

–es diabólico el aborto porque es homicida, es mata-hombres, como el diablo lo es desde el principio, desde Caín matando a Abel, porque es el enemigo del género humano. Y así como Cristo es «el Autor de la vida», como bellamente le llama San Pedro en su primera predicación apostólica (Hch 3,15), el diablo en cambio es el autor del pecado y de la muerte. De Cristo nos viene la verdad y la vida; del diablo, la mentira y el homicidio. Por tanto, el aborto es diabólico.

José María Iraburu, sacerdote

Día de los Santos Inocentes mártires 2010

Índice de Reforma o apostasía

74 comentarios

  
Luis Fernando
Una sociedad apóstata es capaz de crímenes mayores que una sociedad pagana.


Así es. La verdad de esa aseveración la tenemos delante de nuestros ojos. El problema es que muchos que son todavía más o menos fieles están cegados. Y apoyan de una manera u otra -por ejemplo, con el voto- al sistema apóstata. Lo cual les acaba llevando a ellos mismos hacia la apostasía.
28/12/10 12:33 PM
  
Luis I. Amorós
Pues sí
28/12/10 12:53 PM
  
Pedro F. Barbadillo
Totalmente de acuerdo: "Una sociedad apóstata es capaz de crímenes mayores que una sociedad pagana".

A la vista lo tenemos. El Imperio romano, con sus gladiadores, sus persecuciones y sus infanticidios no estaba tan envilecido como las sociedades poscristianas.

"Pero el pecado más grave del hombre es la infidelidad, no creer en Dios, y aún es peor la apostasía."

Otra gran verdad.
28/12/10 1:04 PM
  
Maricruz Tasies
Detrás de todo esto, padre, no le parece a usted que lo que se vislumbra es la separación radical entre la luz y las tinieblas?
--------------------
JMI.- Total acuerdo.
28/12/10 1:07 PM
  
Mª Dolores Granda
"De Cristo nos viene la verdad y la vida; del diablo, la mentira y el homicidio. Por tanto, el aborto es diabólico."
Concretando en lo personal, examinémonos, cada vez que faltamos a la nobleza, y por tanto a la verdad, en lo más mínimo, estamos siendo cómplices del padre de la mentira y del homicidio. Que cada uno hagamos nuestro propósito. Esos "mínimos" tienen graves consecuencias.

28/12/10 1:48 PM
  
Menka
Efectivamente, lo que estamos viviendo es la consecuencia de cerrar las puertas a Dios.
28/12/10 2:57 PM
"Los mártires inocentes proclaman tu gloria en este día, Señor, no de palabra, sino con su muerte; concédenos, por su intercesión, testimoniar con nuestra vida la fe lo que confesamos de palabra. Por nuestro Señor Jesucristo tu hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos. Amén"
28/12/10 3:37 PM
  
JacinTonio (Católico, laico fiel, tercera edad, España)
Quiero poner mi comentario recogiendo mis opiniones.

El aborto es diabólico. Cierto. Pero a mí me parece que lo que en realidad busca el diablo con el aborto, o por lo menos lo busca en primer lugar, es la perdición de los abortistas y no, precisamente, la muerte de los niños, que no se condenan aunque no se salven por no estar bautizados. En segundo lugar, me parece que el diablo busca que la mayor cantidad de niños posibles, sean privados de la visión beatífica de Dios, ya que no se condenan.

Los que sí se condenan si mueren sin arrepentimiento, son los abortistas, de tal manera que si el aborto no trajera consigo la perdición del abortista, el diablo no les tentaría por ese lado, y habría menos abortos. En mi opinión, al diablo, la vida de los niños le traería sin cuidado, si no fuera por el dolor que pueda causarles en un aborto, o por la posibilidad de privarles del destino eterno para el que por Dios han sido llamados a la existencia .

Y una observación: muchas personas que por debilidad han participado en un aborto, tranquilizan su conciencia con la idea de que van al cielo derechos, cuando, en realidad, la Iglesia no se ha pronunciado sobre a dónde van los niños sin bautizar antes del uso de razón, y se oyen muchos comentarios ambiguos sobre este tema. En algún sitio están, y a ese sitio se le ha llamado, tradicionalmente, “limbo”.
28/12/10 3:45 PM
  
ricardo
No vamos a mandar hacer y a gobernar segun lo que quiera el Papa. (Zapatero dixit)
Asi nos va.
28/12/10 4:21 PM
  
Asclepio
Respetable Blogeer:
Los dos, ABORTO y APOSTASÍA son crímenes abominables y ambos a la misma altura.
No pontifique y diferencie el uno de la otra.
A los ojos de Dios, son igualmente blasfemos.
Saludos.
Y FELIZ AÑO NUEVO.
---------------------
JMI.- No pontifique usted asegurando que son "igualmente blasfemos".
Yo he fundamentado mis afirmaciones en la Escritura y en STomás. No he pontificado gratuitamente por mi cuenta, como lo hace usted.
28/12/10 4:42 PM
  
susi
Hay personas tan sumamente perversas que engendran seres humanos para luego matarlos y ofender así a Dios.
El demonio exige sangre.
Esta mañana hablaban en RNE lo difícil que es apostatar; es, según ellos más fácil bautizarse que apostatar.Lo cogí al final, pero se me helaba el corazón al oir con qué frivolidad y mala uva hablaban del tema. Espero que Dios en su Misericordia los ilumine antes de su muerte.
28/12/10 5:18 PM
  
Damian
Pido a Dios no acostumbrarme nunca a la Apostasía. "Aunque todavía tengamos que sufrir un poco en pruebas diversas". Matrimonios apóstatas, familias sin Dios, jóvenes sin fe, pueblos sin alma, sin luz, sin vida ... es un mal HORRIBLE, ABOMINABLE, MONSTRUOSO. Como dice Santa Teresa "que más me extraño de lo que NO HACE un alma en pecado mortal, que de lo que hace. Así en obscuro y abandonada queda el ánima en pecado".
En el fondo hasta los mismos creyentes pensamos que la fe es algo prescindible, insustancial, anecdótico para la vida. Si nosotros no valoramos la fe, apaga y vámonos.
28/12/10 5:56 PM
  
Atilano
El ánimo homicida, la envidia de nosotros, le entró al diablo desde que Dios creó al hombre a su imagen y semejanza. Esta semejanza no sólo consiste en la naturaleza espiritual, racional y libre -cosas en que nos aventajan los ángeles-, sino sobre todo en el provenir los hijos de los padres y en el vínculo del matrimonio: nuestras relaciones familiares son imagen y semejanza de las procesiones y relaciones entre las Personas Divinas. Por eso el diablo, entre todo lo humano, odia particularmente la generación, el matrimonio y la familia.
28/12/10 6:07 PM
  
Miguel Serrano Cabeza
Impresionante.

Leyendo el artículo no he podido menos que hacer examen de conciencia.

Gracias.
28/12/10 7:10 PM
  
Lostrego
Tal cual Padre.

En los documentales sobre la desgracia del Titanic queda una cosa manifiesta: que lo que hundio el barco fueron las malas decisiones humanas despues del choque con el Iceberg. Y no me extraña pues en el casco del Titanic habia un inscripción que lo explica: Este barco no lo hunde ni Dios. Ellos mismos expulsaron a quien tiene solucion para todo.

Que se lo apliquen a las soluciones que se estan tomando para salir del hundimiento de la sociedad capitalista. De momento equivocadas como se esta viendo, porque esta sociedad, como el Titanic, ha expulsado a Dios, a quien es el Camino, la Verdad y la Vida.
28/12/10 9:00 PM
  
estéfano sobrino
¡Oportuno recordatorio!, en el día en que muchos rezamos por el fin de este genocidio, y encomendamos a la bondad de Dios a esas criaturas.

Aunque la Iglesia no haya dicho nada más, se me ocurre: matrimonio de catecúmenos que van a bautizarse con sus hijos. Sufren un accidente de camino a la iglesia y mueren todos. A los adultos se les considera que tenían "bautismo de deseo". ¿Y porqué no a sus hijos?, a esos mismos que ellos llevaban bautizar, y que iban a ser bautizados por la fe de sus padres y de la Iglesia...

Pues así yo rezo deseando el bautizo a esas víctimas imposibles de bautizar: mal no les hará.

¡Feliz Navidad a todos!
28/12/10 9:40 PM
  
Raúl
Genial, como todos sus artículos, Padre Iraburu. Hacen falta muchos más sacerdotes que digan las cosas tan claras como usted. Alabado sea Jesucristo.
29/12/10 12:15 AM
  
Catholicus
La corrupción de lo mejor es lo peor. Gran verdad.

En línea pero muy superior a lo sabido de que lo más peligroso es un tonto con poder, o que el inteligente equivocado es lo más dañino, pues se encamina al precipio más rápido y seguro que el menos dotado, llevando además a muchos otros detrás.

Que bien está recordar estas sabias enseñanzas que tantos dentro de la propia Iglesia ya son incapaces de creer, inmersos como están en lo sensible y lo mundano.

"Si no "ofende" a los sentimientos, no puede ser grave", parecerían decir con una degradación moral que les hace suponer que el centro está en sus sentimientos y pasiones y no en el objeto de los propios pecados.

Negar a Dios, renegar de Él, avergonzarse de Él es siempre por el objeto el más grave de los pecados. Y de ese derivan abominaciones sin fin porque supone alejarse del Bien, del Amor y de la Verdad.
29/12/10 1:08 AM
  
itonirep

Esa teoría me parece de corte protestante. No puedo aceptarla.

Ya en la profecía de Jonás se nos puso muy en claro que aun los paganos podrían alcanzar la salvación si sus obras eran rectas.

Incluso en la Parábola del Buen Samaritano se coloca al acto encima del rito y de la fe huera.

En realidad, creo que es más acreedor al Paraíso un laico que reparta muchos folletos de embriología simplificada en la población poco letrada, que un creyente que pretenda "solucionar" todo con rezos.
29/12/10 1:09 AM
  
Actor
Le ha salido un titular muy periodístico.
Usted sería un buen apicultor, sabe atraer las abejas a la miel.
"El aborto no es el mayor pecado": eso es verdad, pero no es la verdad.
Fuí periodista. Cuando quería escribir sobre algo consultaba una enciclopedia, preguntaba a la gente o lo encontraba en internet.
Después fuí actor. En mis películas de ficción cometía los más de veinte pecados que se enumeran en Romanos 1. Mi trabajo como actor creaba puestos de trabajo.

¿La infidelidad (no-fe) es el más terrible de los pecados y la apostasía es la forma extrema y absoluta de la infidelidad?
Eso es verdad, pero no es la verdad. Jesucristo es Dios; es verdad, pero no es la verdad. Dios no es Jesucristo; es verdad, pero no es la verdad. La verdad es: Dios ES Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo.
¿Cual es el major pecado? Depende. Objetivamente hasta un niño se da cuenta que es la Crucifixión de Jesucristo (Dios) es el mayor pecado. Pero el soldado de la lanzada (y usted y yo) que lo estaba cometiendo quizá era de los menos responsables del mismo.
Los textos que cita de san Pedro, san Juan y san Pablo son de los preferidos por los "teólogos" de la "opción fundamental" y algunos protestantes de la moral de situación.
Una vez fuí a Misa y había celebración comunitaria de la penitencia con absolución individual. El sacerdote insistía en que había que confesarse sólo de actitudes generales, no de pecados concretos.
Normalmente la gente cuando se confiesa en el sacramento de la penitencia, así me lo enseñaron, se acusa de pecados concretos. Un médico abortista debe de confesarse concretamente del objeto el fin y las circunstancias, no de que ha sido un poco infiel porque he tenido poca fe al tratar con personas, o ha sido un poquito apóstata a veces; para él su mayor pecado es el aborto, que por supuesto es infidelidad y apostasía.
----------------
JMI.- Ni idea. Yo suelo recomendar el Catecismo de la Iglesia Católica.
29/12/10 8:46 AM
  
Luis López
Jacin Tonio, los fetos abortados sí se salvan, aunque no estén bautizados. El Papa Benedicto XVI aclaró esta cuestión considerando el limbo de los no-natos como una mera propuesta teológica que choca frontalmente con la Escritura, principalmente con Mc. 10,14. San Agustín, en este aspecto concreto, está superado.

Itonirep, su comentario presenta resabios pelagianos muy evidentes. Recuerde lo que dice Pablo: "Aunque entregase mi cuerpo a las llamas y repartiese todos mis bienes entre los pobres, si no tengo caridad de nada me sirve" (1 Cor. 13)

Lea a Santiago; él mejor que nadie explica la inutilidad de una fe que no es operante en el amor.

Por último, no me cabe la duda que mucho más eficaz es la oración de la monja más viejecita del convento más escondido del mundo, que todos los actos de bonhomía que millones de seres humanos podamos hacer. La misma escritura lo dice: "La oración fervorosa del justo tiene un gran poder" (st. 5,16)
29/12/10 10:51 AM
En efecto,
como muy bien explica, con tanta firmeza y claridad, el P. Iraburu, la infidelidad y más aún la apostasía, son el mayor de los pecados que se pueden cometer, peores que el aborto (siendo éste un pecado horrible).

Esto puede sorprender a muchos. Pero es así.

El Señor nos lo dice en Lucas 12, 10:

"A todo el que diga una palabra contra el Hijo del Hombre se le perdonará; pero al que blasfeme contra el Espíritu Santo no se le perdonará".

"No se le perdonará". Palabras tremendas, las del Señor, contra este tipo de pecados contra la propia salvación, que nos hace comprender su gravedad radical.

Esto puede explicarse así:

Todo pecado mortal es una afrenta contra la Gracia, es decir, contra la Vida de Cristo en nosotros (contra el Hijo del Hombre). Pero, si existe un sincero y profundo arrepentimiento, Dios en su misericordia puede perdonar cualquier pecado mortal que nos prive de la Gracia de Cristo

Sin embargo, hay un tipo de pecado que el propio Cristo dice que no se perdonará. ¿Cómo puede ser esto? Debido a la naturaleza de ese mismo pecado, que implica el no-arrepentimiento.

Porque la blasfemia contra el Espíritu Santo (apostasía, infidelidad...) consiste precisamente en el rechazo de aceptar la salvación que Dios ofrece al hombre por medio del Espíritu Santo.

Su gravedad, que Santo Tomás denomina "irremisible según su naturaleza" (Suma II,II, q14,a3) reside en el rechazo voluntario de la salvación, el rechazo radical a convertirse, a arrepentirse;

supone algo así como la reclamación de un diabólico derecho a pecar. (Así lo enseña Juan Pablo II en Dominum et vivificantem, 46)

Aquí radica la malicia de estos pecados, que como clarísimamente ha expuesto el P.Iraburu, son peores que el aborto.

Porque a una persona que aborta, si se arrepiente sinceramente, Dios la puede perdonar, y por el sacramento de la penitencia puede recuperar la Gracia de Cristo.

Pero al que rechaza deliberadamente el perdón de Dios y quiere seguir pecando y haciendo el mal, ¿cómo podría salvarlo Dios?

"La blasfemia contra el Espíritu Santo consiste precisamente en el rechazo radical de aceptar la remisión de los pecados, de la que Espíritu Santo es el íntimo dispensador" (Dominum et vivificantem, 46)

Apostasía, infidelidad son el principio y fundamento de los pecados que, como el aborto, brotan de forma siniestra de las raíces de una sociedad que niega la redención.

Respecto a lo que apunta un comentarista, recordarle el Magisterio de la Iglesia: "No caen en este pecado los paganos que inculpablemente no han tenido la menor noticia de la verdadera religión" (Denz 1068)

Recemos sin cesar y ofrezcamos nuestra vida por la conversión de tantas almas

Un abrazo en Cristo y gracias por este clarividente post
29/12/10 11:08 AM
  
Atanasio
Lo que aquí afirma el Rvdo. Iraburu, por muy chocante que parezca y sin perjucio del oportunismo sensacionalista del momento elegido para decirlo, no sólo es cierto sino clarísimo. Más de uno por aquí no se ha aprendido ni el Decálogo ni su orden:

1º.- Amarás a Dios sobre todas las cosas.

5º.- No matarás.

Ambos, pues, son pecados mortales, graves, de los que alejan de Dios hasta arrojarse al infierno eterno. El de apostasía, sin embargo (que no es simplemente no amar a Dios -por desconocimiento o por otra causa-, sino abjurar de Él después de haberlo amado en algún momento), es peor que el de homicidio (incluido el aborto), porque el bien contra el que se dirige está por encima en la ley divina positiva: el primero se dirige contra Dios, el segundo contra el hombre.

Quien no entienda esto, está completamente infestado de modernismo, pero tampoco hay que dramatizar, que es bastante frecuente y propio de esta época. Esto se cura con oración y estudio.

Por otra parte, se ha dicho que "los fetos abortados sí se salvan, aunque no estén bautizados. El Papa Benedicto XVI aclaró esta cuestión considerando el limbo de los no-natos como una mera propuesta que choca frontalmente con la Escritura, principalmente con Mc. 10,14. San Agustín, en este aspecto concreto, está superado".

Creo que tal afirmación no es correcta. Hasta donde yo sé, nuestro querido Benedicto no se ha pronunciado (al menos magisterialmente, desconozco si en el libro-entrevista o formatos similares) acerca del limbo, que por otra parta es una evidente verdad de fe pese a no ser dogma. Lo que hemos tenido, reinando Benedicto, es un pronunciamiento de la siempre sospechosa Comisión Teológica Internacional diciendo que esto del limbo de los niños tal y cual… Para mi tranquilidad, tales afirmaciones ni se pueden tener realizadas por el Papa ni vinculan en absoluto nuestra fe. En mi opinión, y para no poner en peligro (que eso sí choca frontalmente con la Escritura) el “extra Ecclesia nulla salus” así como el bautismo como puerta de entrada exclusiva para la salvación, las crituras abortadas sí van al limbo, sin perjuicio de que nuestro Señor, como muestra de su poder salvífico fruto del supremo sacrificio, reúna en el Paraíso también a aquellos que permanecen en el limbo cuando el Juicio Final.

Saludos cordiales y Feliz Natividad del Señor.

--------------------
JMI.- No he estudiado a fondo el tema de la salvación de los niños no nacidos. (¡Tantísimos temas hay que uno no ha estudiado a fondo!). Pero creo que no hay sobre él una Revelación clara en la Escritura, ni tampoco una doctrina católica expresada dogmáticamente en el Magisterio apostólico. Vea en el Catecismo cómo la Iglesia remite a la misericordia de Dios los niños no nacidos, "confiando" que haya dispuesto para ellos algúna vía de salvación (1261), pero sin atreverse a dar enseñanza cierta (cf. 1283). Y exhortando al mismo tiempo a bautizar a los niños.

De lo que recuerdo, la enseñanza que me parece que expresa mejor la fe común de la Iglesia está expresada en una carta de Inocencio III (1201): "La pena del pecado original es la carencia de la visión de Dios [poena damni]; la pena del pecado actual es el tormento del infierno eterno [poena sensus]" /Denz 780). Según esto, el niño que muere no nacido ni bautizado no alcanza la visión beatífica (pena de daño), pero no padece sufrimientos penales(pena de sentido).
29/12/10 12:34 PM
  
JacinTonio (Católico, laico fiel, tercera edad, España)
Luis López: En el Catecismo de la Iglesia Católica, punto 1261, la Iglesia enseña oficialmente que «En cuanto a los niños muertos sin Bautismo, la Iglesia sólo puede confiarlos a la misericordia divina, como hace en el rito de las exequias por ellos…», y que la misericordia de Dios y la ternura de Jesús con los niños, «nos permiten confiar en que haya un camino de salvación para los niños que mueren sin bautismo».

Pero ¿por qué concluye diciendo «Por eso es más apremiante aún la llamada de la Iglesia a no impedir que los niños pequeños vengan a Cristo por el don del Santo Bautismo.»? O sea, que no es para conformarse con la situación de “no bautizado” de los niños que mueren sin el bautismo, pues podría no llegarles la misericordia que Dios quiere para todos. Esta misericordia hay que pedírsela, pues también enseña el Catecismo que «la Iglesia sólo puede confiarlos a la misericordia divina, COMO HACE EN EL RITO DE LAS EXEQUIAS POR ELLOS…». No serían necesarias exequias si ya estuviesen salvados automáticamente. No lo están. Y para aquellos niños a los que no les llega esta salvación, está lo que tradicionalmente se ha llamado “Limbo”.

El punto 1283 del Catecismo citado insiste en las mismas enseñanzas. Pero la existencia del Limbo es una conclusión lógica que no viene en los Evangelios.

Pero no nos escandalicemos. ¿Llamaremos injusto a Dios, sólo porque ha creado el infierno y hay condenados en él, y no me refiero a los demonios sino a hombres y mujeres adultos que no han aprovechado la gracia de Dios para salvarse?. Pero el deseo de la Iglesia de que todos los hombres se salven, le viene de su ‘fundador’, Jesucristo, y por eso no ha querido pronunciarse oficialmente ni siquiera sobre Judas, porque le horroriza. Prefiere pensar que Dios dispone caminos extraordinarios para la salvación de todos. Pero esos caminos más allá de la muerte, NO LE INCUMBEN A LA IGLESIA, cuya misión militante está en esta vida. Sólo puede pedir a Dios por los fallecidos, sean adultos bautizados o niños sin bautismo. La Iglesia, sí, puede deducir, escudriñar y, en su caso, SUPONER, de la Palabra de Dios, lo que pueda ocurrir después de la muerte, pero no se pronuncia, sino que lo deja en la ambigüedad: la Iglesia no quiere confundir a sus Hijos,sino enseñarles a ser misericordiosos. La Iglesia, llevada de su misericordia, participación de la de Jesucristo, tiene mucho cuidado en sus conclusiones sobre el futuro que nos espera tras la muerte.

Si los niños sin bautizar pueden salvarse (y no lo niego) ¿por qué no puede haber caminos extraordinarios para que se salven los que mueren en pecado mortal? Así piensan quienes se escandalizan ante un Dios castigador en el juicio final, y esto es algo que no me he inventado yo, pues lo he oído decir a otras personas. El infierno, pues, estaría vacío.

Si consideremos al Limbo como una de las muchas moradas que el Señor ha ido a prepararnos en el Cielo, está claro que los niños se ‘salvan’. Pero no les alcanza la visión beatífica de Dios.

Bauticemos, pues, a los niños; cuanto antes, mejor. Y no nos tranquilicemos por los abortos en los que hayamos participado, salvo que le hallamos pedido perdón a Dios.
29/12/10 1:14 PM
  
pepe
Padre Iraburu
Me gustaría que diera su opinion sobre Prado Nuevo y la vidente ...

http://www.youtube.com/watch?v=iME0gCismwE&feature=related
------------------
JMI.- No tengo opinión, pues apenas conozco el asunto sino de oídas.
29/12/10 1:18 PM
  
luis
Comparto cierto sano agnosticismo teológico sobre el destino de los nonatos no bautizados, sin perjuicio de que ignoramos el alcance del bautismo "in voto", sea personal, sea por procuración. El alma humana no tiene edad, y no sabemos cómo ilumina la gracia incluso a un nonato, a partir de la omnipotente misericordia de Dios y de la virtud salvífica de la sangre de Cristo. Pero tanto el Limbo como estas tesis escapan a nuestro conocimiento.

Lo que no es factible es la "liberación" del hipotético Limbo de aquellos que hipotéticamente vayan a él. No se puede merecer luego de la muerte.
29/12/10 4:47 PM
  
Damián
Por la misma regla de tres, podríamos afirmar que es más grave la apostasía del clero que la pederatia. Un poco "heavy" el tema. Pero, con lo abominable de uno y otro, pienso que es así.
29/12/10 7:13 PM
  
Roi
Una pequeña duda,

"Pero el pecado más grave del hombre es la infidelidad, no creer en Dios, y aún es peor la apostasía."

Si no se cree en Dios,¿cómo se va a creer en un concepto como el pecado?¿O en el demonio,que tanto aluden?

Como es una reflexión hacia dentro,aunque hable de los de fuera,no entro más.

Y por cierto, apostatar es horriblemente difícil.Menos mal que no tengo que pasar por eso.

29/12/10 9:14 PM
  
Iker
En vez de usar como ejemplo el aborto, me serviré de un atentado terrorista de ETA, por ejemplo el de Hipercor en Barcelona en 1987, con 21 muertos y 45 heridos.

Alguna de las víctimas habría perdido la fe.

El post de hoy nos dice que es más grave el supuesto pecado de esta victima anónima, perder la fe después de bautizado en la ICAR, que el pecado del terrorista cometido el 19 de junio de 1987.

Creo que incluso Don Jose Maria Iraburu, ante el hijo de un padre o madre agnósticos víctimas del atentado, no sería capaz de decirles mirandole a los ojos: el pecado de tu madre, dejar de creer en Dios o en la ICAR, es más grave que el pecado del terrorista que puso la bomba.

Un error muy serio, el del post de hoy.

Si es capaz de rectificarlo y de rectificar aquellos principios que le han llevado a el, hoy hoy le habrá válido la pena escribir, Sr. Iraburu.

Saludos a todos.
---------------------------
JMI.- Perdone, pero es usted el que debe cambiar su pensamiento. Lo que he recordado en síntesis es la enseñanza de la Iglesia, no una opinión mía personal. La apostasía rompe la relación del hombre con Dios, relación que se fundamenta en la fe y se realiza en el amor y la obediencia. El apóstata, en cuanto miembro de la Iglesia, se arranca del Cuerpo místico de Cristo, renegando de la fe. Un cristiano que comete grandes crímenes -asesinatos, por ejemplo-, si conserva la fe, está abierto en principio a la gracia del arrepentimiento, y si se arrepiente y se reconcilia con Dios, al día siguiente puede comulgar el pan vivo bajado del cielo, y comenzar una nueva vida (en la cárcel, por supuesto, donde supongamos que le han echado veinte años). El apóstata pasa de la luz a la oscuridad, rompe con Dios y con la Iglesia. Separarse de Dios no por un pecado o por varios pecados mortales, sino mantenerse separado de Él establemente por la apostasía es el más grave pecado.

Si mira usted en mi blog "Reforma o apostasía" los números (2) y (3) encontrará un tratamiento más amplio del tema de la apostasía.
29/12/10 9:20 PM
  
Ignorancio
¿Realmente es el orden de los Diez Mandamientos reflejo del grado de importancia entre ellos? Lo digo porque entonces no santificar las fiestas sería más grave que matar, y consentir pensamientos impuros sería más grave que faltar a la verdad.
---------------------------
JMI.- Le recomiendo leer de nuevo el post, o aunque sea solamente releer el texto de STomás, hacia la mitad del texto. Y si quiere ampliar su información, puede ver "Reforma o apostasía" (2) y (3).
29/12/10 9:41 PM
  
Ignorancio
Bueno, leo lo que quiera, pero no me responde si es más grave no santificar las fiestas que matar al prójimo.
-----------------------
JMI.- Aquí estamos hablando de si la apostasía es el máximo pecado o no. No aclara usted nada la cuestión proponiendo otros temas diversos.
29/12/10 10:16 PM
  
ezequiel
Comentario de ezequiel
Claro está, no es debido a la cercanía del Santo Padre a mis amigos de CyL
----------------------------------------------------------
(Mateo 23:9) 9 Además, NO llamen padre de ustedes a nadie sobre la tierra, porque uno solo es su Padre, el Celestial.


...........
Ezequiel,
Vaya, por favor, a decírselo al Padre Iraburu o a José Miguel Arráiz a ver qué le responden, de seguro tendrán una mejor respuesta que yo.
29/12/10 10:55 PM
Comentario de EZEQUIEL
Pero si yo no he dicho nada.Es Cristo.
29/12/10 11:56 PM

----------------------------
JMI.- ¿Y?
30/12/10 12:02 AM
Dice Ignorancio:
"¿Realmente es el orden de los Diez Mandamientos reflejo del grado de importancia entre ellos?"(...)"no me responde si es más grave no santificar las fiestas que matar al prójimo."

El orden de importancia de los mandamientos nos lo explica el propio Jesucristo:

Mateo 22: "36 «Maestro, ¿cuál es el mandamiento más importante de la Ley?».

37 Jesús le respondió: «Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con todo tu espíritu.
38 Este es el más grande y el primer mandamiento.

39 El segundo es semejante al primero: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.
40 De estos dos mandamientos dependen toda la Ley y los Profetas». "

Cristo mismo, pues, deja caro cuál es el mayor de los mandamientos.

Los diez mandamientos dependen de estos dos. Y es que no podemos verlos aislados: el quinto, el segundo....Sino como un todo interconectado.

Por eso la pregunta ¿cuál es más grave el tercero o el quinto? es una pregunta equívoca, implica desconocer la dependencia que el decálogo tiene respecto de los dos mandamientos de Cristo, y la interrelación que existe entre ellos. Lo explica el Catecismo:

"La unidad del Decálogo
2069 El Decálogo forma un todo indisociable. Cada una de las “diez palabras” remite a cada una de las demás y al conjunto; se condicionan recíprocamente. Las dos tablas se iluminan mutuamente; forman una unidad orgánica. Transgredir un mandamiento es quebrantar todos los otros (cf St 2, 10-11). No se puede honrar a otro sin bendecir a Dios su Creador. No se podría adorar a Dios sin amar a todos los hombres, que son sus creaturas. El Decálogo unifica la vida teologal y la vida social del hombre."

Iker dice:
"no sería capaz de decirles mirándole a los ojos: el pecado de tu madre, dejar de creer en Dios o en la ICAR, es más grave que el pecado del terrorista que puso la bomba."
La pregunta es capciosa. No se trata de comparar lo que hace un asesino con lo que hace una madre a la que asesinan a su hijo. ¡! A una madre o a un padre que sufren hay que consolarles y hablarles de Dios, no evaluar sus pecados.

En general, le diré que los hombres no podemos ni debemos atrevernos a determinar qué hay en el corazón de las personas, ni decir quién peca más culpablemente. Eso solamente puede hacerlo Dios. La gravedad y culpabilidad del pecado de cada cual sólo puede medirla y determinarla Dios mismo, único Juez que mira dentro de los corazones. El ser humano no puede evaluar, ni debe, quien es más culpable. Es Dios el Juez.

Por otra parte, Cristo nos dice a quien debemos de temer más. Y no es al que mata el cuerpo, sino al que puede matar el alma comunicando su apostasía:

Mateo 10, 28:
"28 No teman a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma. Teman más bien a aquel que puede arrojar el alma y el cuerpo al infierno"

Como ve, Cristo nos enseña a temer al apóstata que nos puede engañar, y a no temer al asesino que nos puede matar.

Usted coloca la vida corporal como un bien superior a la vida del alma, lo cual es un error. La apostasía es el pecado más grave, porque implica la pérdida del bien más grande, que no es la vida corporal, sino la vida del alma.

Su forma de ver los pecados, además, es errónea, porque no tiene transcendencia, ve el pecado como un daño sólo inmanente y material.
Sin embargo, sabemos por la doctrina de la Comunión de los Santos, que el bien que hacemos se distribuye por todos los miembros del Cuerpo de Cristo. Y que el mal que hacemos, se distribuye igualmente de forma misteriosa pero real, perjudicando a todos.

Por esto, el mal que puede realizarse no se puede medir sólo por los daños concretos, por muy terribles que estos sean, sino por el daño total que hace al distribuir su capacidad destructiva y su mal a todo el conjunto.

Desgracias innumerables que suceden en el mundo, enfermedades, maldades de todo tipo, injusticias de toda índole, muertes...¿cree usted que no son fruto del pecado de cada uno de los hombres? Si de la infidelidad de los primeros padres entró la enfermedad y la muerte en el mundo,¿Cree usted que por las infidelidades actuales de los hombres no entran males innumerables en el mundo?

Podemos evaluar, pues, daños concretos que son consecuencia del pecado (muertes, asesinatos, abortos...)porque son, por desgracia, visibles y cuantificables.

Pero los daños generales, totales, imprevisibles, que generan los pecados más graves y afectan al total y a todo lo humano, escapan a nuestra cuantificación, porque no está a nuestro alcance medirlos ni cuantificarlos.

Ver las cosas espantosas que ocurren en el mundo nos debe hacer pensar sobre efectos del pecado que no podemos medir ni cuantificar. Y a pecado mayor, desgracia general mayor.


Un saludo
-----------------------------
JMI.- Confirmando lo que bien dice. Un terrorista, pongamos por caso, pasa de ser cristiano a ser apóstata. Perdida la fe en Dios, da culto idolátrico a su nación, y a ésta le sacrifica docenas de personas asesinadas, vive con parejas sucesivas, que quizá aborten si en un descuido se quedan embarazadas... Cuando el hombre se aleja de Dios, todas las atrocidades que vengan después son pocas. Como decía StaTeresa, lo raro es que no cometan barbaridades mayores, estando a oscuras, bajo el influjo del diablo.
30/12/10 11:44 AM
Sí, exactamente,es como usted dice.

El caso contrario, sin embargo, nos hace ver que el arrepentimiento sobrenatural de haber cometido un pecado mortal (por ej. un crimen) trae innumerables bienes al mundo.
Un asesino que se convierte y arrepiente puede salvar su alma y ayudar a muchos para expiar sus pecados.
30/12/10 12:01 PM
Dice usted: "Perdida la fe en Dios, da culto idolátrico a su nación"

En efecto, sin duda es esa la forma correcta de analizarlo, es la que nos enseña la Iglesia

Porque está claro que detrás de todo crimen hay un culto idolátrico, una aversión a Dios, y por tanto la infidelidad es un a priori.
30/12/10 12:09 PM
  
Eduardo Jariod
Todo pecado supone infidelidad, alejamiento de Dios. Y se puede pecar, ser infiel, como sabemos, de pensamiento, palabra, obra u omisión. En cuanto que el origen de todo pecado reside en la infidelidad a Dios, ciertamente este hecho es el más grave, pues permite la existencia de todo el mal posible. Pero infieles, P. Iraburu, somos todos en mayor o menor grado. Incluso usted.

Y ya me callo, no vaya a ser que me ponga a pensar...
-----------------------------
JMI.- Procuro confesarme con frecuencia. Pues claro. Y siempre tengo "materia" de acusación. No falta, sobra.
30/12/10 12:53 PM
  
Atanasio
"Lo que no es factible es la "liberación" del hipotético Limbo de aquellos que hipotéticamente vayan a él. No se puede merecer luego de la muerte".

Desde luego que no se puede merecer luego de la muerte. El mérito de ese futuro rescate del limbro, que sería de Jesucristo y no de los rescatados, sería adquirido antes de la muerte. Es lo mismo que ocurre con el Purgatorio: quienes allí moran no merecen luego de la muerte, pues saben que serán salvos, pero han de permanecer ahí hasta expiar las consecuencias de sus pecados.

El limbo de los padres o de los profetas, también conocido como seno de Abraham, fue abierto por el mismo Jesucristo para que "los justos" que ahí moraban y esperaban entrasen al Paraíso; a eso se refiere el credo con el descenso a los infiernos tras la Muerte y antes de la Resurrección. De la misma manera, si Cristo preservó primero y rescató después a aquellos a quienes temporalmente no alcanzaba todavía la Redención (por no haberse producido), no veo objeción a que haga lo mismo con aquellos "justos" a quienes espacialmente (i.e. por causa de que la Iglesia no ha llegado hasta ellos por cualquier motivo) tampoco alcanzó, y que lo haga con su Segunda Venida o con el Juicio Universal (transcurren entrambos el célebre reinado de los mil años).

De ahí (i) la certeza de que el limbo es una verdad teológica y (ii) mi opinión -que no hace falta decir se somete al juicio y magisterio de la autoridad eclesial- de que a él van los "justos" (incluidos los niños abortados) que no han recibido el bautismo y de que serán finalmente atraídos al Paraíso por la Misericordia divina.

Saludos cordiales.
30/12/10 1:18 PM
  
Eduardo Jariod
JMI.- Procuro confesarme con frecuencia. Pues claro. Y siempre tengo "materia" de acusación. No falta, sobra.

Bueno es reconocerlo. Es que de sus textos no parece desprenderse esa conclusión, por lo general.
30/12/10 1:54 PM
  
luis
Estimado Atanasio,

los patriarcas que esperaban en el seno de Abrahám ya estaban justificados por la fe en el Mesías futuro. No es que el descenso de Cristo al Hades les haya otorgado la gracia santificante, sino que este descenso removió una rémora que existía sobre toda la Humanidad, que impedía entrar en el Cielo, no obstante la gracia. Una vez disuelto el compósito alma-cuerpo, no se puede recibir la gracia, no por limitación de la omnipotencia divina, sino por imposibilidad de la materia, de analogo modo al hecho de que no limita la potencia divina que un animal bruto no pueda recibir la gracia.

Es tan imposible que salga un alma del (hipotético) Limbo como que salga un alma del Infierno. Si la justificación es otorgada, pues debe serlo antes de la muerte.

30/12/10 3:50 PM
  
luis
Y me olvidaba: si la gracia es otorgada antes de la muerte, no se ve qué utilidad o sentido tendría hacer esperar en el Limbo a los nonatos. Es dogma de fe que, quien muere en gracia y sin reato de pena, pasa inmediatamente, luego del Juicio particular, a gozar de la visión beatífica.
30/12/10 3:52 PM
  
Jordi
- "Una sociedad apóstata es capaz de crímenes mayores que una sociedad pagana"

En mi opinión, sería mejor decir que toda sociedad que se aparta de Dios más se acerca al demonio, al pecado y a la muerte.

Por ejemplo: la sociedad italiana católica del fascismo (1922-1943), a medida que se iba apartando de Dios y acercando a la política del partido único del imperio y de la guerra, más se alejaba de la protección de Dios y más se acercaba a la eficiente acción demoníaca de la muerte y la destrucción.

- No nacidos no bautizados y nacidos no bautizados y desconocedores de Cristo.

Todos serán juzgados por Dios a su muerte.

"Todos" son los católicos, del Papa al último laico, pero también el resto de cristianos y todos los otros creyentes (musulmanes, budistas, hinduistas...) y no creyentes (ateos, agnósticos, indiferentes...), así como los conversos a otras creencias, tíbios, supersticiosos, apóstatas, herejes y cismáticos.

Ante tal variedad de estados, situaciones y condiciones espirituales, como mínimo me parece que lo mejor es decir que todas las almas, sin excepción alguna, están sometidas en todo a la Misericordia y Justicia de Dios después de su muerte.
30/12/10 4:18 PM
  
Miguel Angel Arteche
Eduardo Jariod (comentarista, por decir algo)

Ud., P. Iraburu, dijo:
JMI.- Procuro confesarme con frecuencia. Pues claro. Y siempre tengo "materia" de acusación. No falta, sobra.

Y viene el Jariod y dice:
Bueno es reconocerlo. Es que de sus textos no parece desprenderse esa conclusión, por lo general.
30/12/10 1:54 PM

¿En dónde ha alardeado Ud. en los 117 posts que lleva publicados de ser un santo o casi? Qué estupidez la del Sr. Jariod. Nosotros entramos a leer los comentarios buscando observaciones, objeciones o añadidos inteligentes. No sé que sentido tiene dar el pase a cretinadas semejantes.
30/12/10 9:52 PM
  
Eduardo Jariod
Miguel Ángel Arteche

No se moleste tanto, hombre, que lo que he dicho es de sentido común. Y no insulte tanto. A ver si va a resultar que la lectura de los 117 posts del P. Iraburu no van a servirle para hacerle mejor cristiano.
31/12/10 12:13 AM
  
Virginia
Apoyo el post de Miguel Angel. ¿A qué viene el comentario de Jariod? No creo que nadie venga a este blog a buscar anecdotario biográfico del padre JMI, y menos especialmente sobre sus pecados.
Recemos por nuestra parte por nuestro pater Iraburu, y por las "flatus vocis" que pululan por el cyberespacio...
Felíz y Santo Año NUevo a todos, especialmente al blogger "santo, paciente y lento para el enojo", (ahora nos dirán que promovemos la idolatría, pero no, sólo es un club de fans...) jejejej!
--------------------------------
JMI.- Virginiucha... quedas nombrada presidenta, abanderada, secretaria y tesorera de mi club de fans en Argentina. Recuerdos a Jorge, Trini y la yaya.
31/12/10 7:51 AM
  
jose
gracias don JoseMaria por su claridad, profundidad y coraje a la hora de ensenar las verdades de la fe.
31/12/10 10:58 AM
  
Actor
"Aquí estamos hablando de si la apostasía es el máximo pecado o no".
Pues podía haber puesto este título: "el pecado más grave del hombre es la infidelidad, no creer en Dios, y aún es peor la apostasía", en vez del título sensacionalista medioverdadero.
Vaya por delante mi respeto y aprecio, y que doy más crédito a lo que usted dice que a lo que yo digo. Aclarado eso, creo que este post desmerece un poco los demás, buenísimos. Le agradecería que me dijese por qué estoy equivocado si en conciencia creo que el pecado más grave no es la in-fidelidad (no-fe), sino el in-amor (no-amor, des-amor). El no-amor sería el peor, pues Dios ES Amor, el Amor es EL que procede del Padre y del Hijo, la Persona divina llamada EL-QUE-ES-EspírituSanto, y por eso el mayor pecado es el pecado contra el Espíritu Santo (concretado en una ofensa concreta a Dios).
Infidelidad (no-fe) no sería el peor pecado porque se puede perder la gracia (el Amor de Dios, Dios mismo que es la gracia en Persona) aunque no se pierda la Fe.
Tampoco sería el peor pecado porque la causa inmediata del pecado es la voluntad, voluntad con la que amamos o no.

¿Cómo medir el grado gravedad del pecado? Creo que el criterio debe ser el grado de ofensa a Dios. Lo que más le ofende entonces es el desamor.
Y es peor un pecado concreto (aborto) que la disposición al pecado (infidelidad en general), y por eso un pecado es peor que un vicio. ¿Por qué es peor el pecado concreto (aborto) que la disposición al pecado (falta de Fe)? Porque la disposición (infidelidad) es apta para los dos contrarios (Fe/noFe), mientras que el pecado concreto (aborto) excluye su contrario (no aborto = vida).
Parece que usted sigue dos criterios para concluir que la infidelidad es el peor pecado:
a)Criterio cualitativo o de Autoridad: algún texto de Sagrada Escritura.
b) Criterio cuantitativo: el número de pecados graves o pecados capitales que ocasionaría el más grave (infidelidad).
Pero esos criterios no son decisivos. Otros textos de la Biblia rese refieren a otros pecados como los principales.1 Tim 6,10 avaricia; Eccli 10,15 orgullo;1 Io 2,16 concupiscencia y soberebia.
Ya se que el Catecismo califica, cualifica, organiza, recoge y estructura los pecados capitales. La verdad es que no acabo de entenderlo, tanto por la falta de unidad vital que hay en la esencia de todo pecado, como por el alejamiento de Dios y la disolución en tendencias contradictorias y desordenadas implícitas en cualquier tipo de pecado.
¿Puede ayudarme a formar mi conciencia si es errónea?

Muchas gracias por sus bendiciones. Felices Pascuas y Felices Años Nuevos. Sigo rezando.
---------------------
JMI.- "El justo vive de la fe" (Rm 1,17). La fe es el fundamento de la caridad: el que niega a Dios (no-cree en Él), no puede amarle. Lo que más aleja de Dios es la infidelidad (STh). Lo que más le ofende es que se le niegue la existencia. Es el mayor rechazo posible de Él.
31/12/10 2:05 PM
  
Jordi
CUANDO UNA SOCIEDAD SE ALEJA DE DIOS...

La sociedad italiana era casi totalmente católica durante el fascismo (1922-1943). ¿Qué vendió Mussolini a sus compatriotas católicos? La Gran Italia y el Imperio Colonial Italiano, construido bajo la fuerza violenta del incontestable poder único.

Este sueño acabó en 1943 bajo el peso de las derrotas en África y Rusia y de los bombardeos e invasiones aliados sobre Italia.

Siendo Italia católica y teniendo al Papa, podría considerarse protegida por Dios, pero el pueblo se alejó de Dios y su ley y siguió a esta prefiguración del Anticristo y la Bestia, la persona y la ideología seductoras, por lo que cayeron bajo la muerte y destrucción de la guerra. Cuando se aleja uno de Dios y el bien, éste se aparta y avanza el paso el mal y el demonio.

Al final de la guerra, 1 de cada 100 italianos murió, muchos militares estaban prisioneros, se perdió todo el imperio, Mussolini murió, el régimen cayó, y hubo una pequeña guerra civil durante la inmediata postguerra entre restos de resistencia y fascismo.

EL PROYECTO

Mussolini proyecto una final Gran Italia que iría como un contínuo desde los Alpes hasta el oceáno Índico de Kenia, mediante dos grandes bloques territoriales: la Gran Italia y el Imperio Colonial.

1. La Gran Italia comprendía:

- la Italia natural, o sea, la península y las islas de Cerdeña y Sicilia;

- la Italia irredenta, territorios de otros paises con minorías de italianos: la Suiza italiana, Eslovenia, Croacia, Montenegro, Albania, Grecia y sus islas, Malta, Creta, Mónaco, Niza, Saboya, Córcega.

- Norte de África: Túnez y Libia

2. El Imperio Colonial Italiano, que comprendía:

- Africa Oriental Italiana (1936), con Eritrea, Etiopía y la Somalia italiana.

- El proyecto de ampliación final: Egipto, Sudán, Somalia inglesa y norte de Kenia.

GRAN ITALIA Y COLONIALISMO
it.wikipedia.org/wiki/Grande_Italia

POSTGUERRA it.wikipedia.org/wiki/Resistenza_italiana#Le_esecuzioni_post-conflitto_e_le_tensioni_in_seno_alla_Resistenza
31/12/10 2:30 PM
  
bibi
¿Lo que más aleja de Dios es la infidelidad (STh), o el odio?
¿Lo que más le ofende es que se niegue su existencia, o que se le odie?
El mayor rechazo posible de Él no es negar su existencia, sino odiarle.
El demonio no puede negar la existencia de Dios. Si pudiera negarla no podría odiarle. No podría odiar a un Dios que no existiera.
¿Qué le importa más a Dios, que le digan: no existes, o que le digan: creo que existes, gracias por existir, así puedo no amarte, así puedo odiarte?

La fe es un fundamento inconsistente de la caridad.
Porque la fe se acaba pero sólo la caridad dura: «Ahora permanecen estas tres virtudes: la fe, la esperanza y la caridad; pero de las tres, la caridad es la mayor» (1 Cor 13,13).

El bebé que abortan es imagen y semejanza de Dios.
--------------------------------
JMI.- La fe es un fundamento inconsistente de la caridad.
Jo.
31/12/10 5:36 PM
  
Ricardo de Argentina
Bibi,¡¿inconsistente?!.
Si no hay Fe, tampoco hay Caridad, a lo sumo habrá filantropía o beneficencia, así que fíjate que tan "inconsistente" fundamento es la Fe.

Cuando se dice que las tres virtudes teologales son la Fe, la Esperanza y la Caridad, en el orden de expresarlas está implicada una jerarquía. Primero está la Fe, luego la Esperanza y por último y fundamentada en las ateriores viene la Caridad o Amor.
-------------------
JMI.- Nihil volitum quin praecognitum = nada puede ser querido (amado) sino es es previamente conocido. Sin fe en Dios, no hay posibilidad de amarle. Creciendo la fe, la lucidez contemplativa, crece el amor. Creciendo el amor, crece la fe, la lucidez contemplativa.
01/01/11 5:20 PM
  
Ricardo de Argentina
Padre, otro post memorable éste suyo. Me ha servido para acomodar y poner en quicio algunas ideas que por el ajetreo diario, a uno como que se le van deslizando. Yo rescato de su enseñanza que los pecados contra Dios son más graves que los pecados contra los hombres, aún los más horribles, como el aborto. Porque pecar contra la creatura puede llegar a ser gavísimo, pero pecar contra el Creador es inmensamente peor.

Y es natural que esta enseñanza levante polvareda, porque aún los católicos nos hemos ido acostumbrando a poner al Hombre en el centro de nuestras vidas y del mundo. Y no, el centro es Cristo, es Dios. Nuestra vida debe ser teocéntrica, nuestra sociedad también. No teocrática (como tantísimos confunden) sino teocéntrica, Cristocéntrica. Así entenderíamos mejor que hay pecados más horribles aún que el del aborto.

Ahora bien, me hago esta pregunta : ¿todos los católicos apóstatas -que en el siglo último son legión - han cometido cada uno de ellos un pecado más horrible que el del aborto al alejarse de la Iglesia? Esto yo no lo veo tan claro, especialmente teniendo en cuenta que hay muchísimos que habiendo sido bautizados, no han sido jamás adecuadamente evangelizados. Ahí tenemos por caso al Camino Neocatecumenal, que tanto hincapie hace en esta realidad urgiendo a que el bautismo debe ser seguido de una formación cristiana, una conciencia cristiana y un compromiso cristiano, cosas que brillan por su ausencia en multitud de bautizados.
----------------------------------
JMI.- ¿"Todos" los...? -De internis neque Ecclesia iudicat. Es pregunta que no tiene respuesta posible. El concilio Vaticano I dice, en doctrina de gran valor, que es muy diversa "la situación de aquéllos que por el don celeste de la fe se han adherido a la verdad católica y la de aquéllos que, llevados de opiniones humanas, siguen una religión falsa. Porque los que han recibido la fe bajo el magisterio de la Iglesia no pueden jamás tener causa justa de cambiar o poner en duda esa misma fe" (cap. De fide; con más fuerza lo mismo en can. 6 del mismo cap.). De suyo, por tanto, no puede perderse sin culpa personal la fe tenida.

Pero como Ud. apunta, muchos han sido bautizados, poseen por tanto "en cuanto hábito" intelectual la fe, pero ésta quizá no llegue nunca a estar alimentada suficientemente por la predicación (fides ex auditu) como para poder ejercitarse. Es un hábito que no puede ejercitarse en los actos formales que le son propios por falta de evangelización y catequización. No parece exacto entender que quienes están en esta situación sean apóstatas, porque su in-fidelidad (no-fe) se debe en principio a que nunca han llegado a profesar la fe personalmente, consciente y libremente.

El énfasis del Camino neocatecumenal que Ud. señala tiene mucha razón de ser en todos los bautizados, pero especialmente (pienso yo) en el Camino, pues una gran parte de ellos son "conversos", aunque estuvieran bautizados al nacer. Eso caracteriza muy positivamente al Camino, y lo hace muy digno de estimación en la Iglesia. Otras asociaciones laicales hay en la Iglesia que lo que hacen más bien es reunir y asistir a cristianos practicantes, aunque a veces sea a medias. Lo que también es mil veces loable. Son cristianos a la intemperie, muy insuficientemente atendidos en sus parroquias concretas, que en tal grupo o movimiento hallan una casa espiritual en la que vivir dentro de la gran Iglesia madre.

Santo año 2011. Bendición +
01/01/11 9:30 PM
  
María Virginia
Con relación a este tema, me vuelve a la memoria algo que hace un tiempo estuve pensando con una persona muy piadosa, acerca de la malicia intrínseca que existe en el uso del preservativo frente al aboro: habitualmente muchos piensan que éste es mucho más terrible, pero yo creo que tal vez podríamos sostener un mal mucho más irremediable en el primero, pues ontológicamente, el aborto no puede poner fin "absoluto" a un ser que ya "es" y seguirá siendo, amado por Dios, durante toda la eternidad, aún cuando no pueda gozar de la vida terrena como Dios hubiese querido para él, pero por más que sea abortado, nunca se lo volverá "a la Nada", por así decir. En cambio el preservativo, en cuanto puede efectivamente poner un muro definitivo, real, absoluto, de "no permisividad" al querer de Dios sobre el llamado a SER de una criatura nueva...yo, personalmente, lo veo más terrible, más diabólico (por ser más sibilino, inclusive), más definitivo, pues se me aparece como una suerte de victoria de la Nada ante el Ser, metafísicamente (aunque de un modo finito, claro) hablando.
En esto veo una in-fidelidad y pecado más grave, un rechazo más brutal a la Voluntad divina, agravado por la liviandad con que muchos lo toman. Por favor corríjame padre si cree que me desvío.
02/01/11 6:46 AM
  
María Virginia
Felíz y Santo Año Nuevo a todos los miembros de este blog. Que seamos siempre más dóciles y FIELES a la Voluntad de Dios, que siempre es Vida Nueva.
02/01/11 6:48 AM
  
bibi
Ejem, por "inconsistente" me refería a esto:
«La caridad nunca fenece; en cambio las profecías se terminarán, y las cesarán lenguas, y se acabará la ciencia. Porque ahora nuestro conocimiento es imperfecto, e imperfecta la profecía. Mas llegado que sea lo perfecto, desaparecerá lo imperfecto» (1 Cor. 13,8-10). La fe será transformada en un conocimiento perfecto de Dios, y la esperanza, en la unión perfecta de nuestra voluntad con el amor de Dios. San Pablo concluye: «Ahora permanecen estas tres virtudes: la fe, la esperanza y la caridad; pero de las tres, la caridad es la más excelente» (1 Cor. 13,13).

A lo creado (criaturas) primero lo conocemos y luego lo amamos (o no). Al Creador (Dios) primero LE amamos y luego LE conocemos.
Análogamente (sólo análogamente) a como el bebé desde el primer día de su concepción primero "ama" a su madre, luego la va "conociendo".
-----------------
JMI.- No, no es así. Primero es el conocimiento de Dios por la razón y muchísimo más todavía por la fe, en la que se recibe su revelación. Y de la fe viene la caridad, amarle. "Nihil volitum quin præcognitum" = no puede amarse lo que no se conoce.
02/01/11 8:50 AM
  
bibi
Gracias.

Conozco a fondo el debate teológico sobre qué es antes, el amor o el conocimiento, respecto a Dios.

A veces me gusta provocar con palabras al estilo socrático, y hegeliano idealista(dialéctica tesis-antítesis-síntesis) para conocer.

¿"Nihil volitum quin præcognitum" vel "nihil volitum nisi præcognitum"? La diferencia léxica es una diferencia semántica:
quin: que no;
nisi: si no.

A Dios no Le conocemos y Le amamos. Primero amo a Dios, luego me fío de Él y creo en Él por ser Él Quien ES, y cuanto más le voy amando (gerundio = contínuo, no alterno) más Le voy conociendo, y cuanto más le voy conociendo más Le voy amando.

De todas formas sabe que respeto y aprecio más lo que usted dice que lo que digo yo.

Emocionalmente,conocimiento/amor desde el bebé:
1º. El bebé naturalmente ama a su madre.
2º. El bebé conoce a su madre (aborto).
------------------------------
JMI.-

bibi dice: "A Dios no Le conocemos"...

La Iglesia "sostiene y enseña que Dios puede ser conocido con certeza por la luz natural de la razón humana (...) y que quiso revelar al género humano por otro camino, éste sobrenatural, a Sí mismo y los decretos eternos de Su voluntad"... Gracias a la revelación [a la fe que la recibe] Dios "puede ser conocido por todos, aun en la condición presente del género humano, de modo fácil, con firme certeza y sin mezcla de error alguno" (Vat.I). En dos cánones posteriores declara "anatema" a quien niega la posibilidad del conocimiento natural y sobrenatural de Dios (De Revelatione, 1 y 3).


02/01/11 12:28 PM
  
bibi
¡Acertó!
--------------------------
JMI.- Pero no vaya ud. a considerarse "anatema" ¿eh?
Está bien dentro de la comunión de los santos.
03/01/11 9:40 PM
  
Maria a
¡Gracias padre por predicar la verdad! Evidente que es asì, pero què poco lo escuchamos... y como la fe entra por el oido...
El peor mal del mundo serìa: "resistir al Espìritu Santo"
Debieramos volver a repetir cada dìa, acostados y levantados, etc.. el primer mandamiento, tal vez nos entra.
Bueno, rece, rece para que seamos buenos hijos de Dios y de Marìa Virgo fidelis.
¿Còmo reparar?...
¡Què paz que Dios es Dios!
04/01/11 2:27 AM
  
Johannes
Padre JMI: permítame un humilde aporte acerca de lo que Ud dijo en un comentario.

Sobre el tema de la salvación de los niños no nacidos HAY una doctrina católica expresada dogmáticamente en el Magisterio apostólico: Concilio de Florencia, Decreto para los griegos, promulgado por Bula Laeteniur coeli, de 6 de julio de 1439.

http://www.clerus.org/bibliaclerusonline/es/bvs.htm

"1306 Pero las almas de aquellos que mueren en pecado mortal actual o con solo el original, bajan inmediatamente al infierno, para ser castigadas, si bien con penas diferentes [v. 464]."

Lo cual es perfectamente compatible con la carta de Inocencio III (1201): "La pena del pecado original es la carencia de la visión de Dios [poena damni]; la pena del pecado actual es el tormento del infierno eterno [poena sensus]" /Denz 780)

Ahora bien, ¿existe alguna posibilidad, aunque sea hipotética, de que un niño no bautizado que muere antes de tener uso de razón (nacido o no), no muera en pecado original? La única que se me ocurre a mí es que Dios, antes de que muera, le haga una revelación directa a su alma de El y su amor y le pida una respuesta. En caso de que el niño acepte y corresponda, contaría como un bautismo de deseo y el pecado original sería borrado.

Es una hipótesis altamente especulativa por cierto, pero de otra manera no tiene sentido hacer especulaciones ya que la definición del Concilio de Florencia es muy clara e irreformable.


------------------------------
JMI.- "Ahora bien ¿existe alguna posibilidad," etc.

La posibilidad claro que existe, en virtud de la misericordia omnipotente de Dios, que "por vías ignoradas por la Iglesia" -como se dice en varios documentos del Magisterio (ignoradas porque Dios no las ha revelado)- "puede" purificar a un niño del pecado original "sin pedirle una respuesta", que él no puede dar, sino en forma totalmente pasiva, en virtud de los méritos de Cristo y de la Iglesia, que ofrecen la Eucaristía por todos los hombres, también por los que no conocen a Cristo, ni están bautizados. Piense que también el bebé bautizado se salva si se muere habiendo sido santificado en forma totalmente pasiva, sin "responder él" a la gracia con un acto personal.

04/01/11 11:06 PM
  
Johannes
Padre, en cuanto a que el bebé (nacido o no) no pueda dar una respuesta, me remito a la alegría que San Juan Bautista, estando aún en el vientre de su madre, expresó cuando a su alma le fue revelada directamente (esto es sin pasar por los sentidos y el cerebro) la presencia de Jesús en el seno de María. El punto es que, en circunstancias ordinarias, la actividad del alma necesita del "soporte físico" de la actividad cerebral consciente, pero que Dios puede dispensar de esa necesidad cuando El quiere.

Obviamente que Dios también puede purificar a un niño del pecado original sin "pedirle una respuesta", pero me parece que mi hipótesis por lo menos no es más especulativa que la suya.

Lo bueno de que existan hipótesis al respecto que no sean contrarias a la doctrina de la Iglesia es que, de lo contrario, tendríamos que pensar que quienes escribieron el #1261 del Catecismo ignoraban el texto del Concilio de Florencia en el mejor de los casos.
05/01/11 1:28 AM
  
ala
ala
//////////////////////////////////////////////////
JMI.- Con el montón de páginas-web que hay anti-cristianas, y se viene usted a InfoCatólica a insultar a la Iglesia, Puta de Babilonia, etc. ¿Y usted se cree que se lo voy a publicar?
Vamos, anda.
07/01/11 5:09 PM
  
bibi
Qué interesante. Johannes,P. JMI, gracias por sus valiosos aportes.

- Puedo asegurarles que Jesucristo en Persona bautiza con su propia mano (resucitada) a cada personita-bebé (todavía no resucitada).
- También puedo asegurarles que el "soporte físico" de la actividad cerebral consciente y de los sentidos está en la materia espiritual del alma de la persona aunque la materia física correspondiente del cuerpo abortado todavía no esté resucitada.
- Generalmente se opina que resucitaremos con el aspecto mejor que hayamos tenido en nuestra vida en este mundo, pero no es así; si Jesucristo, la Virgen María o san Juan Bautista hubieran ido al cielo antes de nacer serían tal como son ahora.

Johannes: Lo bueno de que existan hipótesis que no sean contrarias a la doctrina de la Iglesia NO IMPLICA que, de lo contrario, tendríamos que pensar que quienes escribieron el #1261 del Catecismo ignoraban el texto del Concilio de Florencia en el mejor de los casos. Lo que implica es que no se acierta.

P. JMI: ¿sería tan amable de explicar -no justificar- por qué el pecado contra el Espíritu Santo (considerar a Jesucristo príncipe de los demonios) no es el más grave, y sí la infidelidad y apostasía?
----------------
JMI.- Ya he explicado que la fe es el fundamento de la salvación del hombre: si niega la fe y niega a Dios, pasa de la luz a las tinieblas, cae bajo el influjo del Padre de la mentira. Por eso es el más grave pecado, según enseña Sto. Tomás y la tradición común católica. No es opinión mía.
Sobre en qué consista "el pecado contra el ESanto" hay muchas explicaciones, no coincidentes. Pero éste es un tema que no he tocado.
15/01/11 11:13 AM
  
bibi
Ahora lo ha bordado, "profe"; gracias y disculpas por mis "preguntitas".
22/01/11 1:58 PM
  
Alonso Gracián
Del Magisterio pontificio de Pio XII:

"Ciertamente, el odio contra Dios y contra los que legitimamente hacen sus veces es el mayor delito que puede cometer el hombre, creado a imagen y semejanza de Dios y destinado a gozar de su amistad perfecta y eterna en el cielo"
-----------------------
JMI.- Qué ignorada esta verdad.
10/02/11 11:07 PM
  
Alonso Gracián
Es una verdad que se ignora por falta de fe, sin duda. No nos damos cuenta del abismo de tinieblas que supone ir contra Dios, rechazar al Espíritu Santo y su salvación y blasfemar contra Él.

Los pecados contra el Espíitu Santo siempre se han considerado los más graves, de ahí la gravedad de las penas, que hoy resultan escandalosas, simplemente porque no nos creemos que los pecados contra Dios son más graves que los pecados contra las criaturas. Que los pecados contra Dios devienen indefectiblemente en pecados contra el ser humano, como causa y raíz.

Apostasía, herejía, infidelidades, explicitadas en la blasfemia como exteriorización de las mismas...

"No hay pecado que iguale al pecado de blasfemia" San Bernardino de Siena

"No hay pecado más horrible que la blasfemia, hasta el punto de que después de la blasfemia todo pecado resulte ligero" San Jerónimo

"No hay pecado más horrible que la blasfemia, porque resume todos los crímenes y atrae todo género de castigos" San Juan Crisóstomo

"Se puede deducir que la blasfemia es mayor pecado que el hurto, que el adulterio y que el homicidio" San Alfonso María de Ligorio

"Los demás pecados se pueden atribuir a debilidad e ignorancia, pero la blasfemia no tiene más explicación que su malicia" San Bernardino de Siena

Aunque sorprenda a muchos cristianos, es así.
12/02/11 12:38 PM
  
Alex84
Ah, entonces es preferible asesinar a un millon de personas, pero permaneciendo en la iglesia, a ser una buena persona que apostata porque no le representa una determinada ideologia de la que fue OBLIGADO a tomar parte. la palabra fanatismo se queda corta para describir a alguien que piensa asi
------------------
JMI.- Lea usted, si se anima, Romanos 1, y allí SPablo le explica que todos los pecados derivan de un pecado mayor, negar a Dios. De ahí viene dar culto a las criaturas y llenarse, según sea cada uno, de innumerables pecados. "Adoraron a las criaturas, en vez de adorar al Creador, que es bendito por los siglos. Y POR ESO quedaron abandonados a los deseos de su corazón, y se llenaron de toda clase de maldades". Quiera Dios darle luz por ese capítulo de la Escritura.
13/02/11 3:00 PM
  
JAVIER HERNANDEZ
Los seminaristas y luego sacerdotes has sido sometidos a una exclusiva y extrema forma de pensar. Para ello sólo son preparados respecto de una misma lectura. Usted como ellos, los de su grupo, desafortunadamente no se dan el gusto de conocer otras formas de vida y pensamiento, de esto sobresale su necias formas de ver y criticar la vida. Intente algo diferente.
Tal vez llegue a la conclusión que más importante que el aborto son los espermatozoides y ovulo materia que si tiene vida y sin embarto nadie habla de ellos y seguro Usted por su entrenamiento nunca tendría la osadía de comentarlos, pues tal vez es PECADO.
05/06/11 5:25 PM
  
joan guell noguer
Saludo y felicito a D.José María Iraburu por su gran colaboración a la Iglesia a través de su página. Recuerdo aquellos años mozos de los Grupos de Oración y Amistad en Burgos. Seguimos en la brecha, como Vd. Unidos. Son tiempos recios. Hay que hacerse espaldas, dice nuestra Santa Teresa.
---------------------
JMI.- Un abrazo, Joan.
05/06/11 7:22 PM
  
Nova
Magnífico artículo. Entre otras razones, porque describe y explica de manera proporcionada la gravedad de los pecados de nuestro tiempo.

Este artículo trae a mi memoria, en este momento, aquella frase de Nuestro Señor, referida a los últimos tiempos: "Por el exceso de la maldad, se enfriará la caridad de muchos"... Yo no sé si nuestros tiempos son los últimos tiempos. Pero sí que es cierto que, actualmente, la caída de la práctica de la fe en Occidente ha traído consigo la comisión de pecados de una gravedad extrema, tal como usted apunta, padre José María. Y esos pecados, a su vez, hacen que la caridad se enfríe aún más, como, según entiendo, explica el Señor en el Evangelio... De manera que se produce un círculo vicioso verdaderamente terrible.

Este artículo, desde luego, da para meditar mucho. Y pone el dedo en llagas muy importantes, es un artículo de lectura imprescindible. Gracias, padre José María. Y que Dios se apiade del mundo.
05/06/11 8:32 PM
  
MARIAN
JAVIER FERNANDEZ no sé que quiere decir cuando habla de las células germinales óvulo y espermatozoide, que si son células con vida,dotadas ambas de 23 cromosomas y que al darse la fecundación se entremezclan sus genes y dan una célula totipotencial o zigoto de 46 cromosomas que es el cuerpo del primer ser humano o persona,
EL ABORTO es la eliminación de esa célula O EMBRIÓN O FETO que lleva toda la carga genética del ser humano,su ADN es el mismo ahora que al final de su vida, todas las células humanas tienen el mismo ADN,pero somos seres humanos ,no un puñado de células .NO SOMOS seres vivos no humanos como dijo la AIDO,Por tanto esa célula totipotencial, embrión humano, debe estar protegido y no atentar contra él,se debe pensar en el estatuto juridico del embrión desde el primer momento y en el DNI fetal.
Y Si, es más grave renunciar a DIOS POR INFIDELIDAD Y APOSTASIA,PERO EL ABORTO HIERE EL CUERPO DE DIOS EN SU HIJO JESÚS que se encarnó para nuestra salvación y ¿cuantos inocentes vamos a dejar morir para que nosotros vivamos?POR INCONSCIENCIA IGNORANCIA O POR MALDAD el maligno esta dentro de esta realidad y atenta contra DIOS EN SUS HIJOS MAS INDEFENSOS,tengamos una voluntad firme e inquebrantable en DIOS,no relativicemos con la vida del ser humano no nacido.
07/06/11 12:51 AM
  
Laura Gomez
/////////////////////////////
-------------------------------
JMI.-Estimada Laura,
acierta Ud. al prever que su comentario no será publicado en mi blog.
Obvio. Siempre que llegan blasfemias en algún comentario, lo elimino.
O casi siempre. En algún caso puede haber otras partes interesantes del comentario que aconsejan su publicación. Pero éste no era su caso.
01/07/12 6:14 PM
  
Vicky
Cristo lo dijo: "Quien no está conmigo, está contra Mí" "Quien no recoge conmigo desparrama" Sin Él no tenemos vida, pero como dice el Señor Él que cree y vive en Mí,aunque esté muerto vivirá.En cuanto a los niños abortados, yo pienso, que han recibido el Bautismo de Sangre, como dice el Apocalipsis: Limpiaron sus vestiduras, en la Sangre del Cordero , después de la Tribulación. No sé si estoy equivocada. Gracias Padre por sus enseñanzas.
-------------------------
JMI.-La Iglesia confía los niños abortados a la Misericordia divina, para que no vayan al infierno por solo el pecado original, sin ningún pecado personal. No tiene Revelación sobre el asunto. Un tiempo se pensé en el "limbo" como una solución teológica al problema. Hoy esa hipótesis no es aceptada por muchos. Pero no hay sobre el tema una doctrina de Magisterio apostólico clara y segura. La Iglesia sabe sólamente "lo que Dios le ha revelado", no lo que a Ella le pueda parecer mejor o peor.
Mire, por favor, en el Índice, entre mis artículos (201) y (202) un artículo sobre los niños abortados y aquellos que mueren sin bautismo, donde trato del tema más ampliamente.
09/04/13 6:46 AM
  
cristofer alexis
////////////////////////////////////////////////
----------------------------------
JMI.-Su comentario, o mejor, antología de comentarios, es impublicable, porque ocupa unas ocho páginas. El comentario que se pone en un blog es otra cosa.
Un saludo
14/06/13 4:50 PM
  
anonima
Que es peor tener un hijo no deseado o abortarlo... un ejemplo y espero alguien me pueda ayudar yo apenas empiezo a conocer de la palabra de Dios y quiero cacercarme y servirle a el... pero soy soltera vivo en USA y conoci a un muchacho el se ''ENAMORO'' de mi y hoy me entere que estoy embarazada yo siempre le dije q yo no usaba ningun plan anticonceptivo el me cuidaba pero hace 2 meses ya no quizo y como yo empeze a ir a la iglesia le dije q ya no queria pecar q si queria q siguieramos nos casaramos por q ya no quiero vivir en pecado el me dijo q si ese casaria y hasta me pidio matrimonio ahora resulta que el no se puede casar conmigo por que el planea irse de regreso a su pais en unos años dice que tenga al bebe y que el estara con nosotros por s3 o 4 años pero despues se regresara a su pais y aparte no se casara conmigo... yo me siento como usada por q como quiere tener una familia por cierto tiempo y despues nos dejara y olvidara como si no fueramos nada en su vida... la verdad yo no quiero tener un bb sin padre por que yp creci sin papa y la vida fue muy dificil para mi y lo sigue siendo a causa de eso entonces pienso si abortar pero pienso en no fallarle a dios y pienso en mi futuro tambien q hago :(
------------------------
JMI.-No aborte por nada del mundo. Es un crímen terrible, matar al niñito que lleva en su seno, indefenso, totalmente entregado a su cuidado: es un ser humano, y él no tiene culpa de nada. Si usted pecó viviendo la sexualidad fuera del matrimonio, no pretenda arreglar ese pecado con otro más grave todavía. Acérquese a Dios y a su Iglesia. Dios le perdonará ciertamente su pecado y seguro que por alguien de la Iglesia le ayudará a tener el niño y a cuidarlo antes de nacer, después y siempre: es su hijo. Tenga compasión de él y no lo mate. Nunca se arrepentirá de haberlo cuidado y de entregar su vida por él. Y nunca se consolará si lo mata. Dios le dará siempre su gracia para que pueda hacer lo bueno y evitar lo malo. Déjese llevar de su mano, que nunca le faltará la providencia de Dios por un lado o por otro.

Oremos, oremos oremos por ella y por su niño.
Bendición +
07/01/14 2:55 AM
  
anonima
Muchas gracias JMI yo se que a la mano del nuestro señor nada nos faltara ni ami bb ni ami y solo sere valiente y tendre ami bb por que se que dios me lo mando por algo por un proposito y que sea lo que el señor nuestro padre diga bedito sea y alavado sea su nombre Jesus...
--------------------------------
JMI.-Nunca se arrepentirá de quedarse con su Dios y con su bb.
Siempre le dará gracias al Señor que la confortó cuando más lo necesitaba.
Y le concedió el don de su bb.
10/01/14 6:52 PM
  
Juan Sin Tierra
Leyendo vuestro blog, me felicito de ser ateo y apóstata. No recuerdo quién dijo que el mejor manifiesto ateo es la biblia, pero tenía razón. Traten de reinventar a dios, y esta vez que les salga mejorcito.
-------------------------
JMI.-Siga leyéndonos. A ver si llega así, a pesar de lo que hoy piensa, al conocimiento y al amor de Dios.
18/05/14 10:47 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.