(112) Católicos y política –XVII. ¿Qué debemos hacer?. 4

–Digo yo: ha explicado ya muy bien la necesidad de la oración en la acción política. Quizá sea bastante.
–No. Hay que insistir en ello mucho más, hasta que llegue a tratar de las manifestaciones enormes con globitos.

La oración del pueblo cristiano y la de los mismos políticos ha de potenciar siempre la acción política. Sigo reforzando este convencimiento de la fe con más ejemplos de la historia de la Iglesia.

San Gregorio Magno (540-604), papa, ha de oficiar, por designio de Dios providente, los funerales solemnes por la grandeza de la antigua Roma, y ha de abrir el mundo a una nueva época, mucho más grandiosa, la Edad Media cristiana. Pero esa transición va a realizarse con dolores de parto, a través de las crueles invasiones de los bárbaros, vándalos, ostrogodos, lombardos.

«Nuestro Señor –predica San Gregorio– quiere encontrarnos prontos a su llamada, y nos muestra la miseria del mundo envejecido para que podamos librarnos del amor del mundo… El mundo está herido cada día por calamidades nuevas. Mirad qué pocos hemos quedado del antiguo pueblo. Nuevos males nos flagelan cada día y desventuras imprevistas nos abaten… El mundo se siente deprimido por la vejez y, al aumentar los dolores, camina a una muerte próxima» (Hom. Evangelio I,1). «Tantos castigos no bastan a corregir nuestros pecados. Vemos a unos arrastrados a la esclavitud; a otros, mutilados; a otros, matados… Nos es fácil ver a qué bajo estado ha descendido aquella Roma que en otro tiempo era señora del mundo. Está arruinada con inmenso dolor, despoblada de ciudadanos, asaltada por enemigos, hecha un montón de ruinas» (Hom. sobre Ezequiel II,6).

La liturgia gregoriana, abierta siempre a la salvación de Dios por una esperanza indestructible, muestra la huella de ese trágico momento histórico. Así, por ejemplo, el papa Gregorio I Magno introduce en el canon de la Misa la petición por la paz que todavía hoy rezamos: «ordena en tu paz nuestros días, líbranos de la condenación eterna y cuéntanos entre tus elegidos». Y parece ser que también a él se debe el embolismo que prolonga el Padrenuestro: «Líbranos, Señor, de todos los males pasados, presentes y futuros, y por la intercesión de la bienaventurada y gloriosa siempre Virgen María, Madre de Dios, y de tus santos apóstoles Pedro, Pablo, Andrés y de todos los santos, danos propicio la paz en nuestros días, para que, ayudados por tu misericordia, seamos siempre libres de pecado y protegidos de toda perturbación» (Juan el Diácono, Vita Gregorii II,17).

Por las letanías de los santos la Iglesia de la tierra pide la ayuda de la Iglesia celeste desde lo más profundo de sus tribulaciones socio-políticas. Cuando los bárbaros lombardos, procedentes de Germania, asedian Sicilia, el Papa Gregorio escribe una carta a los Obispos de esa región:

«¡Que no triunfen sobre nosotros a causa de nuestros pecados! Acudamos de todo corazón a los remedios que nos ofrece el Redentor. Por eso os exhorto a que en la cuarta y sexta feria [miércoles y viernes, días penitenciales desde antiguo] ordenéis, sin excusa alguna, las letanías [de los santos], e imploréis la ayuda divina contra las incursiones de la crueldad de los bárbaros» (Registrum XI, 51).

También en Roma dispone San Gregorio que se recen las letanías de los santos dos veces por semana, mientras duren las incursiones de los bárbaros. «El dolor abra la puerta a nuestra conversión y suavice la dureza de nuestro corazón mediante las penas que sufrimos. Volvamos todos a la penitencia, pues nos ha sido dado un tiempo de lágrimas. Insistamos en la oración, insistamos hasta la importunidad, seguros de que seremos escuchados: “invócame en el día del peligro, yo te libraré y tú me darás gloria” [Sal 49,15]. El mismo Dios que nos llama a la oración es el que quiere tener piedad de nosotros. Por tanto, hermanos muy queridos, con el corazón contrito y con obras de santificación, mañana, desde el amanecer de la feria cuarta, reunámonos todos [desde los siete barrios de Roma] para la letanía septiforme, siguiendo el orden indicado» (Oratio ad plebem, puesta el fin de las Hom. Evang. en ML 76,1311).

A las «estaciones» acuden procesionalmente los fieles rezando y cantando. Las comunidades parroquiales, convocadas por el Obispo en una iglesia determinada (statio), acuden desde sus lugares, cada una con la Cruz alzada, cantando las letanías de los santos y rezando otras oraciones, para celebrar la Eucaristía, reunidas todas con el Obispo. Ya Tertuliano (+220) hace notar que este término statio tiene su origen en el mundo militar: «statio es nombre tomado de la milicia; pues, en efecto, somos el ejército de Dios (nam et militia Dei sumus)» (De oratione 19). Las estaciones, muy estimadas por el pueblo cristiano, eran, pues, semejantes a una parada militar, en la que se congregaba la Iglesia como el ejército de Cristo suplicante.

San Gregorio Magno, en los tiempos calamitosos ya aludidos, da un nuevo impulso en Roma a las estaciones, y probablemente organiza él mismo su forma litúrgica. De su tiempo proceden las tres grandes estaciones, que han de celebrarse en las tres semanas anteriores a la Cuaresma (quadragesima): septuagésima en la basílica de San Lorenzo, sexagésima en San Pablo Extramuros, y quincuagésima en San Pedro del Vaticano. Las tres han estado vigentes en la Iglesia hasta la renovación litúrgica posterior al Vaticano II. En las tres se suplicaba principalmente a Dios por la paz y por la liberación de los pecados, propios y ajenos, que traen sobre el mundo el azote de hambres, invasiones y guerras.

Los Sacramentarios y antiguos textos litúrgicos de los siglos IV-VII nos muestran cómo la Iglesia siempre se ha vuelto a Dios en oración comunitaria cuando se ha visto afligida por pestes, guerras civiles, invasiones y otras calamidades. Por ejemplo, en el sacramentario leoniano, compuesto en tiempos de grandes guerras y devastaciones, se contiene este precioso prefacio, lleno de dolor y lleno de humilde confianza:

«Reconocemos, Señor Dios nuestro, sí, lo reconocemos, que a causa de nuestros pecados todo lo hecho por el trabajo de tus siervos se ve ahora derribado ante nuestros ojos por manos extrañas, y todo cuanto con nuestro sudor has hecho Tú crecer en los campos es desbaratado ahora por los enemigos… Postrados, pues, te pedimos suplicantes de todo corazón que nos concedas el perdón de los pecados pasados, y continuando tu acción misericordiosa, nos protejas de todo asalto de muerte. Así nunca dudaremos de que tu defensa nos asiste, si te dignas quitar de nosotros cuanto fue causa de ofenderte» (XVIII,6).

La idea de pecado-castigo-medicina está siempre presente en estas liturgias rogativas. Es la misma convicción del apóstol Santiago: «alegráos profundamente cuando os veáis asediados por toda clase de pruebas. Sabed que vuestra fe, al ser probada, produce la paciencia. Y si la paciencia llega hasta el final, seréis perfectos e íntegros, sin falta alguna» (1,2-4).

Y la liturgia antigua pervive en la liturgia actual. Bastan los datos recordados para hacernos una idea de cómo era en la Iglesia de los siglos IV-VII la oración litúrgica suplicante en tiempos de aflicción. Y es justamente en ese tiempo, providencialmente, cuando cristalizan las líneas fundamentales de la liturgia católica latina, tal como nos ha llegado hasta hoy. El Misal Romano actual, por ejemplo, especialmente en el Adviento y la Cuaresma, conserva no pocos de los textos bíblicos y de las oraciones que los sacramentarios antiguos incluían para tiempos de calamidades y angustias.

Al principio del Canon Romano suplicamos: «Padre misericordioso, te pedimos … por tu Iglesia santa y católica, para que le concedas la paz, la protejas, la congregues en la unidad y la gobiernes en el mundo entero». El primer domingo de Adviento se inicia con el salmo 24: «a ti, Señor, levanto mi alma: Dios mío, en ti confío; no quede yo defraudado; que no triunfen de mí mis enemigos, pues los que esperan en ti no quedan defraudados». Y el mismo salmo abre la misa del miércoles de la primera semana de Cuaresma: «Recuerda, Señor, que tu ternura y tu misericordia son eternas, pues los que esperan en ti no quedan defraudados. Salva, oh Dios, a Israel de todos sus peligros».

«In hac lacrimarum valle»Algunos cristianos se niegan a considerar el mundo presente como un «valle de lágrimas». Padecen los pobres un optimismo crónico compulsivo. Y por eso lamentan que en tiempos de paz sigamos orando una liturgia que nació en tiempos terribles de guerras y calamidades. Hay que responderles que la Iglesia lo hace así por dos razones principales.

En primer lugar, notemos que esas mismas liturgias tienen un alegre y maravilloso vuelo doxológico de alabanza y acción de gracias, de gozo en la bondad de Dios y de esperanza en la vida eterna. Se trata en su conjunto de liturgias esplendorosas, muy especialmente luminosas y alegres. Yo aquí he recordado las súplicas brotadas de situaciones angustiosas; pero el conjunto de la liturgia ambrosiana, leoniana, gelasiana, gregoriana, galicana, hispana, es admirablemente alegre. Más aún, expresa una alegría que difícilmente hallamos en la Iglesia actual. Y es que los tiempos cristianos teocéntricos son mucho más grandiosos, mucho más bellos y alegres, que aquellos otros, más feos y tristes, afectados de antropocentrismo.

Y en segundo lugar, de ningún modo estamos en tiempos de paz. Aunque nosotros hoy, al menos en ciertos países, no estemos sufriendo aquellas pestes, epidemias o invasiones de los bárbaros, estamos padeciendo sin duda otras pestes y calamidades semejantes, oprimidos por otros bárbaros peores: apostasía generalizada, perversión invasora de leyes criminales y de medios de comunicación degradantes, matanza continua de los inocentes por el aborto y el hambre, el terrorismo y las guerras, peste endémica de la lujuria, la anticoncepción y el divorcio, horror del sida, de la criminalidad y de la droga, ruina de la familia, de la educación, de la cultura, falsificación profunda de la historia, etc. Todos estos espantos hacen actuales las oraciones antiguas de la Iglesia en tiempos de extremas aflicciones.

Ad te suspiramus, gementes et flentes in hac lacrimarum valle… El corazón de aquellos cristianos que hoy se avergüenzan de la oración de la Santa Madre Iglesia, tiene que ser muy duro y sin piedad, pues no es capaz de compadecerse de tantos males ajenos. Y propios.

Falta hoy tanto en la Iglesia la oración de petición comunitaria para vencer los males temporales, que me veo obligado a aducir la tradición suplicante de la Iglesia en tiempos de aflicción. Cuando en la gran batalla que hoy se libra entre la luz y las tinieblas, entre Cristo Rey y el Príncipe de este mundo, el pueblo cristiano se moviliza en congresos y asociaciones, campañas mediáticas y manifestaciones multitudinarias, pocas serán sus victorias y muchas sus derrotas si ese intento político no tiene la oración comunitaria como vanguardia principal y más potente. Es, pues, urgente que los cristianos, Pastores y laicos, recuperemos en la actividad política la tradición secular de la Iglesia, que siempre ha dado a la oración la primacía absoluta para obtener de Dios los bienes temporales.

José María Iraburu, sacerdote

Índice de Reforma o apostasía

15 comentarios

  
Fray Eusebio de Lugo O.S.H.
Cuenta la vida de san Isaac de Constantinopla que un día, estándose quejando a Dios de los desastres propiciados al Imperio por un soberano usurpador, y preguntando el por qué lo toleraba, le respondió Nuestro Señor: "Isaac, porque no pude encontrar otro peor". Sólo Dios es quién pone o quita gobernantes. A unos los desea, para bendición de los pueblos, a otros los tolera, para manifestación y castigo de los pecados de esos mismos pueblos. Tenemos frecuentemente los gobernantes que nos merecemos, a imagen y semejanza de la mayoría con cuya ayuda gobiernan. Solución: Desagraviar a Dios, hacer penitencia, pedir insistentemente a Dios gobernantes buenos, es decir convertirnos no sólo individualmente, sino políticamente, como nación. Que como tal, públicamente, reconozcamos a Cristo como Rey nuestro, y toda Ley se adecúe a la Suya. Gobierno de Cristo a través de sus lugartenientes, o tiranía de Satanás a través de los precursores del Anticristo, que diría Quevedo.
-------------------------------
JMI.- Perfecto. Gracias.
19/10/10 12:18 PM
  
Fray Eusebio de Lugo O.S.H.
¿Se han preguntado alguna vez por qué nuestras catedrales y colegiatas han seguido edificando claustros incluso cuando ya no existía vida común? Una de las razones está en que eran el escenario de una variedad de procesión estacional, la procesión claustral. El claustro es prolongación de la Iglesia, simboliza el mundo terreno y su unión con el celeste, y cada Domingo y fiestas , Dia de penitencia o entierro, se hacía una procesión de súplica antes de la Misa Conventual, que recorría las capillas y altares situados tanto en la misma iglesia como en el claustro. Ante cada uno se cantaba la antífona, responsorio, versículo y oración correspondiente, con lo que al final se había realizado una utilísima peregrinación espiritual, de modo que así fortalecidos iba la comunidad a cantar la Misa Conventual para interceder por vivos y difuntos. Éste es el origen del libro litúrgico llamado Processionale. Sería deseable que se volvieran a celebrar tales procesiones, p.ej. en nuestras catedrales y monasterios, con ánimo de penitencia y conversión, que buena falta nos hacen.
19/10/10 1:04 PM
  
in Te confid
Enhorabuena, pater.

Una duda: es cierto que no podemos caer en semipelagianismos en política y pedir mas luz a Dios. Pero, ¿podría darnos algunos consejos para en la vida diaria dejarnos llevar por el Espíritu y no caer en voluntarismos y activismos fáciles?

Gracias.
---------------------------------
JMI.- La pregunta es demasiado general. Lo mejor, siga leyendo de esta serie. Saludos.
19/10/10 3:31 PM
  
Asclepio
La inefable, honrada y fervorosa ORACIÓN A DIOS, es la espada siempre victoriosa del fiel cristiano.

Nuestra " STATIO " militar guerrera, y nuestra Cruz alzada, defendidas con manos firmes y con afiladas espadas de luz incandescente, son el fruto de nuestra sencilla oración militante y desde el cielo ya para siempre triunfante.

Se dice, que el cruel y déspota tirano Joseph Stalin es famoso por haberle preguntado a un consejero, desdeñosamente: “¿Cuántas divisiones tiene el Papa?”.

Y el consejero, español andaluz por más señas, muy diligente contestó: Pepe, lo malo es que verdaderamente tiene todas cuantas necesita. Y el judío Joseph Stalin, calló como un muerto.
( esta es la versión que circula por Internet ).

" La Oración humilde a Dios, tiene más fuerza que todas la bombas atómicas " ( atribuido a Juan Pablo II ).

Todos a rezar, que como siempre vamos a ganar.

Alegres albricias para todos.

( Y todos el sábado a las 12 en Sevilla, donde bien sabéis ).

Asclepio.
19/10/10 3:33 PM
  
Emiliana
Cuentan en una historia de la Madre Teresa de Calcuta, que un día sus hermanas se le quejaron, que habia mucho trabajo con los pobres y que si podían cortar el tiempo de la oración de la mañana, que hacian de una hora a menos...la respuesta de la Madre fue que si aumentaba el trabajo, entonces ya no debian orar una hora sino DOS...

En la oración personal y comunitaria esta la salvación, ora y labora, y tu vida cambiará, y de esta forma harás una gran contribución a la humanidad.
19/10/10 6:44 PM
  
Raúl
Aún recuerdo una entrevista que leí hace tiempo a un famoso director de cine español, no recuerdo el nombre exactamente. Decía en ella que no podía aceptar una religión que considera este mundo un valle de lágrimas. Esa es la clave. Mucha gente actualmente no acepta el dolor, el sufrimiento, el mal en una palabra. Lo único que desean es disfrutar, divertirse, pasarlo bien, estar siempre sanos. El horror a la cruz, como dice habitualmente el Padre Iraburu.

Creo que lamentablemente ese es un virus muy difícil de erradicar porque está profundamente arraigado en la conciencia del hombre moderno. Por eso hay, y seguirá habiendo (probablemente cada vez más) tanto dio a la religión en general, y a la católica en particular.
---------------------------------
JMI.- El horror al sufrimiento (a la Cruz) llega a tener en psiquiatría un nombre clínico: algofobia. Es una grave dolencia endémica en el Occidente apóstata. La fobia al dolor y al sufrimiento: se exige que sea suprimido el dolor físico, y más o menos se consigue (analgésicos potentísimos, cirugías indoloras, etc.), y se exige que sea suprimido el sufrimiento espiritual, y esto ya no se consigue: al revés, la algofobia acrecienta muchísimo las penas psicológicas, morales, afectivas, espirituales.

Yo he vivido partes de mi vida en Hispanoamérica, y en la gente sencilla de allí, de nivel económico bastante bajo y sentido religioso bastante alto, se capta una capacidad de sufrimiento humilde y pacífico que realmente admira. Es la experiencia de todos los misioneros en países pobres.
19/10/10 10:50 PM
  
Raúl
Tiene usted mucha razón en lo que dice de Hispanoamérica. Yo no he tenido la suerte de visitar ese continente, pero he tenido la inmensa suerte de conocer gente que siempre llevaré en mi corazón. Y es muy cierto que a pesar de la miseria material en la que viven en muchas zonas, podrían darnos muchas lecciones de fé, de humildad y de capacidad de sufrimiento. Es realmente admirable, y ante esa pobre gente uno es consciente del verdadero rostro de la miseria, moral, que afecta a los países desarrollados. No en vano Juan Pablo II lo consideraba el continente de la esperanza. Por eso me preocupan los influjos negativos que les estamos llevando desde el Norte y desde el occidente apóstata (aborto, anticoncepción, ideología de género...). Creo que se podrían aplicar perfectamente las palabras de Cristo en el Evangelio: "... pero al que escandalice a uno de estos pequeños que creen en mí, más le vale que le cuelguen al cuello una piedra de molino de las que mueven los asnos y lo hundan en el fondo del mar..." (Mateo, 18, 6).
19/10/10 11:37 PM
  
Julian
Padre, supongo que puede ver el email que he puesto. Por favor, escríbame que quiero hacerle una consulta sobre la forma de conseguir libros de la Fundación Gratis Date. Porque como yo vivo en Pamplona, igual hay forma de que los reciba sin que usted tenga que gastar en el envío.

Dios le bendiga.
--------------------------------
JMI.- La Fund. GRATIS DATE envía sus libros por correo.
Su Catálogo en www.gratisdate.org
Pedidos: Fund. GRATIS DATE, Apdo. 2154 -31080 Pamplona
o mejor aún, fundacion@gratisdate.org
19/10/10 11:47 PM
  
Emiliana
No estoy de acuerdo en que se mire a hispanoamérica como los paises pobres, como la pobre gente que los paises ricos estan escandalizando, pues igualmente existe gente rica con amor de Dios y pobres sin amor de Dios. El horror al sufrimiento es innato en todo los seres humanos, de todo el planeta. Los paises pobres son pobres por que el sistema en el que vivimos, así nos mantienen, por ejemplo los politicos de latino américa los educan en Estados Unidos, París e Inglaterra, y desde allá les dicen como es que nos tiene que gobernar, cómo es que cada vez deben ir quitando la fe de la gente, para poder cumplir los objetivos del milenio, etc....

El artículo del padre es muy claro, la única solución para que la politica sea buena para la humanidad, es que todos oremos al único DUEÑO Y SEÑOR DE TODO, y EL, verá el cúando y el cómo toca el corazón de los politicos, para que hagan de la tierra toda de todos y no de los ricos que empobrecen cada vez más a los pobres....
20/10/10 12:52 AM
  
Martin Ellingham
No me resisto a copiar un aforismo del colombiano Gómez Dávila:

"El liberalismo pregona el derecho del individuo a envilecerse, siempre que su envilecimiento no estorbe el envilecimiento del vecino."

Verdad que hay que rezar mucho por esa locura que proclama el derecho a envilecernos sin interferencias.

Saludos.
20/10/10 1:34 AM
  
.gedoo
Marcelino: Para acertar puntualmente y tener a DiosEspirituSanto, parece claro y luminoso que hay que tener puntería y pedírselo a DiosPadre, y si cuando se LO pidas te preguntase si en Justicia puedes demostrarLE desde tu punto de vista que tienes ese Derecho, entonces tú LE puntualizarás que vienes en Nombre de tu DiosJesuCristo con su Escritura, pues te consta que
a) SUS sufrimientos y punciones, y
b) SUS méritos,
c') por un lado, son tan grandes que no pueden ser mayores, y
d') por otro, son tan tuyos que, si estás unido a Él por la Fe y la Caridad(=Amor sobrenatural), es como si tú mismo los hubieses ganado con tus fuerzas.
Estos dos son tus principales puntos de apoyo ante la irracional, bárbara, feroz y bestial animalada liberal (103), y estos los dos sontenes que hacían a l@s sant@s estar tan firmes en lo que esperaban como lo está DiosJesuCristo bajo los accidentes de pan y vino con EL que hacemos Camino, y cuando veas que te concede puntualmente EL DonSupremo sólo tendrás boca para exclamar al punto: ut iumentum factus sum apud TE!
20/10/10 2:22 PM
  
Emiliana
En medio de la abominación de la desolación(1Mac 1,57),Matías grita en la ciudad: Todo el que sienta celo por la ley y quiera mantener la alianza, sígame. Y huyeron él y sus hijos a los montes, abandonando cuanto tenían en la ciudad. (2,27-28).

La lucha, sin embargo, parece condenada al fracaso, pues los sublevados son muy pocos en comparación con las fuerzas opresoras del enemigo, pero Judas Macabeo asegura: Fácil cosa es entregar una muchedumbre en manos de unos pocos, que para el DIOS del cielo no hay diferencia entre salvar con muchos o con pocos. No está en la muchedumbre del ejército la victoria en la guerra, sino que del CIELO (oración) viene la fuerza. (3,18).

Tomado del libro del Padre JMI, Oración de la Iglesia en tiempos de aflición.

Esto hay que hacerlo en América, Europa, Asia, Africa y Oceanía....
20/10/10 4:11 PM
Duele mucho tantos años comprobando minuto a minuto que hay quienes no creen que JesuCristo está en la Eucaristía teniendo tan grandes motivos para confiar en ÉL, aunque algo les entiendo, pues yo mismo a veces viendo la mota en el ojo ajeno al punto he ido a Egipto a buscar amparo a las fuerzas del Faraón. Podemos encontrar mucha gente buena y virtuosa, pero poc@s con la confianza en Dios que tenía la Santa Susana de la Sagrada Escritura (Daniel 13,35). Motivos para confiar puede encontrarlos quien quiera en toda la Sagrada Escritura de JesuCristo, donde pocas cosas hay el ella tan repetidas que la esperanza en Dios y la certeza de ayuda para quienes esperan en ÉL.

A propósito del liberalismo, Hhoy que los bribones del nuevo Gobierno jurarán ante el brivón, siento no conocer a nadie que aborrezca más al Gobierno que yo; aunque hay una ley que considero buena, la ley antitabaco; ¿no es pecado colaborar con esta ley, sólo con esta, verdad (103)?

-¿Sabe lo que le dice un pez a otro?
-Nada, nada.

-¿Sabe cuál es el sitio más seguro del Vaticano?
-El altar del Papa, porque está protegido por un pastor alemán.

Ruego encarecidamente que si hay la mínima duda de si pueden envilecer o molestar lo más mínimo a alguien mis comentarios (intencionadamente no cambio de IP) no los publique, o los publique cambiados según su buenísimo criterio consultivo. Gratias.
21/10/10 2:14 PM
  
Dani
Gra+ias, estoy aprendiendo poco a poco a prolongar el embolismo del Padrenuestro

http://www.myspace.com/armonicossonoros/blog/531740178

Por cierto, he escrito unos libros y quería pedirle consejo sobre qué hacer (lo único que no puedo hacer es que sean anónimos o con nombre fals@):
a) regalarlos a La Fund. GRATIS DATE
b) colgarlos gratis en internet para que se sequen
c) venderlos en internet y dar el beneficio a los pobres
d) dejarlos en la calle delante de un colegio
e) mandarlos a los cardenales del Vaticano para la fumata
f) tirarlos a la basura y dejar de escribir
g) otras propuestas
Voy a Misa. Adiós.
23/10/10 9:49 AM
  
Hector
Oración, Ayuno y Penitencia...
24/10/10 2:45 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.