(68) Gracia y libertad –III. Biblia, Concilios y Liturgia

–Mucho documento. Mucha cita. Esto no lo va a leer nadie.
–Bueno, bueno, ya veremos. Pero si bajara el número habitual de visitantes de este blog, cuando les ofrezco una antología maravillosa de textos bíblicos, conciliares y litúrgicos sobre gracia y libertad, ese descenso me parecería inexcusable y vergonzoso. Hasta ahí podíamos llegar.

Entren, por favor, en este jardín precioso, donde la Palabra divina, en todo el esplendor de su verdad y belleza, se manifiesta acerca del tema gracia y libertad en textos de la sagrada Escritura, del Magisterio apostólico y de la Liturgia. Yo sólamente los presento y comento.

La Sagrada Escritura

El misterio de la inhabitación divina en el hombre hace que cada uno seamos cuatro: el Padre, el Hijo, el Espíritu Santo y yo. Y por supuesto, es Dios uno y trino quien lleva continuamente la iniciativa de nuestras vidas, iluminando nuestras mentes y moviendo nuestras voluntad hacia unas buenas obras bien concretadas por su providencia. Dios es, por tanto, el principio ontológico y dinámico de toda nuestra vida espiritual: es el alma de nuestra alma, como dice San Agustín: «lo que el alma es en nuestro cuerpo, es el Espíritu Santo en el Cuerpo de Cristo, que es la Iglesia» (Serm.187, de temp. cf. Vat. II, LG 7, en nota). Y dice también: Dios «es más íntimo a mí que yo mismo (intimior intimo meo)» (Confesiones III,6,11). Por tanto, así como el cuerpo se mueve movido por el alma, así el cristiano siempre se mueve movido por su alma nueva, que es Dios.

«En Cristo habita toda la plenitud de la divinidad corporalmente, y estáis llenos de Él « (Col 2,9-10). «Si alguno me ama, mi Padre le amará, vendremos a él y en él haremos morada» (Jn 14,23). «Yo estaré con vosotros siempre, hasta la consumación de los siglos» (Mt 28,20). «No os dejaré huérfanos, vendré a vosotros» (Jn 14,15-26)… «Recibiréis la fuerza del Espíritu Santo» (Hch 1,8), «que el Padre enviará en mi nombre» (Jn 14,26). «Ya no vivo yo, es Cristo quien vive en mí» (Gál 2,20). «No vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que de verdad el Espíritu de Dios habita en vosotros» (Rm 8,9). «Los que son movidos por el Espíritu de Dios, ésos son los hijos de Dios» (8,14). Por tanto, aunque en el Cuerpo de Cristo «hay diversidad de operaciones, es Dios quien obra todas las cosas en todos» (1Cor 12,6).

–«Es Dios quien obra en vosotros el querer y el obrar, según su beneplácito» (Flp 2,13). Atención a esto: nosotros no hemos renacido en Cristo, por obra del Espíritu Santo, simplemente para hacer el bien en general, sin más, según las enseñanzas del Evangelio. Por el contrario,

«nosotros somos creación de Dios, hemos sido creados en Cristo Jesús, para hacer aquellas buenas obras, que Dios de antemano preparó, para que las practicásemos» (Ef 2,8-10). No hemos sido re-creados para hacer las obras buenas que, según nuestra mayor o menor generosidad, se nos ocurran a nosotros, o que nos vengan solicitadas por otros: sino «aquellas obras» concretas que Dios providente quiere hacer en nosotros y con nosotros. «Gracias a Dios soy lo que soy, y la gracia que me concedió no ha sido estéril, antes he trabajado yo más que todos ellos [los otros apóstoles], pero no yo, sino la gracia de Dios conmigo» (2Cor 15,10). Nadie, pues, se gloríe de sus buenas obras. No seamos como aquel burro portador de unas reliquias, que al ver las muestras de veneración del pueblo, pensaba que iban dirigidas a él. O como aquel pincelito, que se sentía autor de un precioso cuadro. «¿Quién es el que a ti te hace preferible? ¿Qué tienes tú que no hayas recibido?» (1Cor 4,7).

Los Sagrados Concilios

El Indículo es una colección de proposiciones sobre la gracia, reunida al parecer por San Próspero de Aquitania en los años 435-442. Confirmado el documento en el 500 por la Santa Sede (Denz 238-249), ofrece una luminosa doctrina obre la gracia, totalmente opuesta a voluntarismos naturalistas:

«Dios obra sobre el libre albedrío en los corazones de los hombres, de tal modo que el santo pensamiento, la buena decisión y todo movimiento de buena voluntad procede de Dios, pues por Él podemos algún bien, y “sin Él no podemos nada” (Jn 15,5)» (cap. 6). Por tanto, «confesamos a Dios por autor de todos los buenos efectos y obras y de todos los esfuerzos y virtudes por los que, desde el inicio de la fe, se tiende a Dios, y no dudamos que todos los merecimientos del hombre son prevenidos por la gracia de Aquel por quien sucede que empecemos tanto a querer como a hacer algún bien (cf. Flp 2,13). Ahora bien, por este auxilio y don de Dios no se quita el libre albedrío, sino que se libera… [Y así Dios] obra, efectivamente, en nosotros que lo que Él quiere, nosotros lo queramos y hagamos, y no consiente que se quede ocioso en nosotros lo que nos dió [la voluntad libre] para ser ejercitado, y no para ser descuidado, de modo que seamos también nosotros cooperadores de la gracia de Dios» (cap. 9).

El Sínodo II de Orange (529), confirmado por el papa Bonifacio II (531) –ya transcribí sus cánones principales (61)–, especialmente considerado en Trento frente a los luteranos, da la misma doctrina.

«Si alguno dice que se nos confiere divinamente misericordia [gracia] cuando sin la gracia creemos, queremos, deseamos, nos esforzamos, trabajamos, oramos, vigilamos, estudiamos, pedimos, buscamos, llamamos, y no confiesa que por la infusión e inspiración del Espíritu Santo se da en nosotros que creamos y queramos o que podamos hacer, como se debe todas estas cosas; y condiciona [part y parte] la ayuda de la gracia a la humildad y obediencia humanas, y no reconoce que es don de la misma gracia que seamos obedientes y humildes, resiste al Apóstol, que dice: “¿qué tienes tú que no lo hayas recibido?” (1Cor 4,7). “Por la gracia de Dios soy lo que soy” (15,10)» (canon 6). «Don de Dios es el que pensemos rectamente, que contengamos nuestros pies de la falsedad y la injusticia; porque cuantas veces obramos el bien, Dios, para que obremos, obra en nosotros y con nosotros» (c. 9). Siempre que hacemos algún bien, a él nos movemos movidos por la gracia de Dios. Él es el autor principal. Como el niño analfabeto que escribe movido por la mano de su padre. Pero entonces, objetará alguno, ¿es que el hombre no hace nada y la gracia lo hace todo?

El Concilio de Trento, en el decreto sobre la justificación (1547), responde claramente a esa pregunta, en la que viene a acusarse a la doctrina católica sobre la gracia, como si dejara inerte la acción libre del hombre:

«…sin que exista mérito alguno en ellos [en los pecadores]… Dios por la gracia los excita y ayuda a convertirse, y a disponerse para la propia justificación, asintiendo y cooperando libremente a la misma gracia; de suerte que, al tocar Dios el corazón del hombre por la iluminación del Espíritu Santo, ni puede decirse que el hombre mismo no hace nada en absoluto al recibir aquella inspiración, puesto que puede también rechazarla; ni tampoco [puede decirse que], sin la gracia de Dios, puede moverse por su libre voluntad a ser justo delante de Él… [Cuando oramos] “conviértenos, Señor, y nos convertiremos” (Lam 5,21), estamos confesando que somo prevenidos por la gracia de Dios» (Denz 1525).

El Catecismo de la Iglesia Católica hace una síntesis preciosa de la doctrina enseñada por la Iglesia durante veinte siglos sobre la justificación y la gracia (1987-2029). Pero no reproduzco sus textos, porque ya ustedes tienen a mano el libro. (Y si no lo tuvieran, ya pueden ir cuanto antes a comprarlo). Puede consultarse en él también su enseñanza sobre la libertad (1730-1748). Transcribo sólo un número: «La iniciativa divina en la obra de la gracia previene, prepara y suscita la respuesta libre del hombre» (2022).

La Sagrada Liturgia

La Liturgia es la mejor y más universal escuela de la doctrina católica de la gracia. Constantemente enseña de la gracia en sus oraciones, y permanentemente la comunica en la Eucaristía y los sacramentos. La primacía absoluta de la gracia de Dios, la necesidad permanente de su auxilio, su acción constante, su gratuidad, se inculcan en los fieles en muchas oraciones litúrgicas, que, precisamente, fueron compuestas muchas de ellas en los Sacramentarios de los siglos V y VI, cuando la Iglesia celebró los principales Sínodos y Concilios sobre la gracia divina.

Transcribo primero algunas oraciones colectas de los domingos del tiempo ordinario:

1.– Señor, danos «luz para conocer tu voluntad y la fuerza necesaria para cumplirla».
10.– «Oh Dios, fuente de todo bien, concédenos, inspirados por ti, pensar lo que es recto y cumplirlo con tu ayuda».
28.– «Señor, que tu gracia continuamente nos preceda y acompañe, de manera que estemos dispuestos a obrar siempre el bien».
32.– «Aparta de nosotros todos los males, para que bien dispuesto nuestro cuerpo y nuestro espíritu, podamos libremente cumplir tu voluntad».
34.– «Mueve, Señor, los corazones de tus hijos, para que correspondiendo generosamente a tu gracia, reciban con mayor abundancia la ayuda de tu bondad»… Lo de «generosamente» es cosa del traductor. En el original, «ut divini operis fructum propensius exequentes», se dice «con mayor intensidad, con mayor fuerza». Que no es lo mismo.

Recuerdo también estas otras oraciones:

«Concédenos la gracia, Señor, de pensar y practicar siempre el bien, y pues sin ti no podemos ni existir ni ser buenos, haz que vivamos siempre según tu voluntad» (jueves I de cuaresma).

«Señor, que tu gracia inspire, sostenga y acompañe nuestras obras, para que nuestro trabajo comience en ti, como en su fuente, y tienda siempre a ti, como a su fin. Por nuestro Señor Jesucristo» (laudes I lunes T. Ord.). «Actiones nostras, quæsumus, Domine, aspirando præveni et adiuvando prosequere, ut cuncta [para que todas] nostra operatio a te semper incipiat et per te coepta finiatur». Omitió el traductor que la Iglesia pide en esa oración el auxilio de la gracia divina para todas nuestras buenas obras. Y esa omisión no es grano de anís, ni bostezo de caracol.

Conforme a estas verdades de la fe proclamadas en la oración litúrgica, la Iglesia reconoce solemnemente en el Prefacio I de los Santos que el Señor, «al coronar sus méritos, corona su propia obra».

La espiritualidad litúrgica, como se mantiene siempre en la Escritura, en la Tradición, en el Magisterio apostólico, se caracteriza por la segura ortodoxia de sus rasgos. Pío XI afirmaba que la liturgia «es el órgano más importante del Magisterio ordinario de la Iglesia» (al abad Capelle 12-XII-1935; cf. Pío XII, enc. Mediator Dei 1947, 14). Ella es, según Pablo VI, «la primera escuela de nuestra vida espiritual» (Clausura II ses. concilio Vat. II, 4-XII-1963). Por eso, concretamente en estas cuestiones de gracia, como en todas, la liturgia es la mejor maestra de la fe católica. Lex orandi, lex credendi.

Los Santos Padres

Aquellos que recibimos de Dios la gracia inmensa de escuchar la voz de los Padres de la Iglesia, en el oficio de lectura de la Liturgia de las Horas, somos diariamente enseñados en estas grandes verdades sobre la gracia. Y aunque antes de los Concilios sobre la gracia puede hallarse, muy raramente, alguna imprecisión en sus palabras, nunca reflejan en el conjunto de su enseñanza los errores que ya he caracterizado. Tendré que limitarme a citar algunas frases del Doctor de la gracia :

San Agustín: «No se te ocurra pensar que puedes tú dar ni el más pequeño fruto. Cristo no dice: “sin mí poco podréis hacer”. Él dice: “sin mí, no podéis hacer nada”. Por tanto, sea poco o mucho lo que hagas, no puedes hacerlo sin Cristo. No, sin su auxilio no puedes hacer cosa alguna» buena (Tract. in Ioannis evang. 81,1-3). «Si la gracia de Dios es la que obra en ti, lo bueno que haces es debido a ella y no a tus propias fuerzas» (Enarrat. in Psalmos 65,5. Señor, «haz que yo entre en mi corazón y te confiese sinceramente: nada hay en mí que te pueda agradar fuera de lo que de ti he recibido» (Sermo 13,3).

José María Iraburu, sacerdote

Índice de Reforma o apostasía

14 comentarios

  
Norberto
"...ese descenso me parecerá inexcusable y vergonzoso. Hasta ahí podíamos llegar."

¿Y si el error fuera suyo?.
------------------------------
JMI.- Esa frase mía se entiende con una miajita de sentido del humor.
04/03/10 11:50 AM
  
clara
.... ¡presente! (aunque no comente)
04/03/10 2:07 PM
  
Emiliana
Padre:

Definitivamente, el Espiritu Santo, desea a través de usted, decirnos que pidamos, que supliquemos, que se nos dé la HUMILDAD...para no actuar desde nosotros mismos, por que de allí solo hacemos la NADA, en cambio desde Dios hacemos TODO.

Sinembargo, para nosotros que somos una generación de hombres y mujeres, crecidos en una cultura semi y pelagiana, luterana, racionalista, naturalista, relativista, etc,etc...en fin una civilizacion enferma, como decía su Santidad Juan Pablo II y que produce graves alteraciones en el hombre.

Cómo hacer para cambiar nuestras formas de pensar, actuar y ser?...Será que solo basta con saber y creer todo lo que usted tan claramente nos explica y ya?..

Pienso por ejemplo en las personas con adicciones, que pasa allí con su libertad y la Gracia???

Cómo dejar que Dios verdaderamente sea el que actúe y no nosotros?...

Cuando usted padre dice:
"No hemos sido re-creados para hacer las obras buenas que, según nuestra mayor o menor generosidad, se nos ocurran a nosotros, o que nos vengan solicitadas por otros: sino «aquellas obras» concretas que Dios providente quiere hacer en nosotros y con nosotros."

Cómo podría cada ser humano de esta tierra saber esto (obra concreta)??...
En el tema anterior nos ponía los ejemplos de la Virgen, San Juan Bautista y Jesús como modelos de hacer la voluntad del padre, pero ellos no tuvieron pecado original, en cambio nosotros, vuelvo y repito generación enferna...por dónde empezamos???...

Padre le suplico con todo respeto una respuesta o al menos un comentario, pues yo especulo mucho y este tema es mas trascendental e importante de lo que realmente pensamos para esta vida y la futura.

Muchas gracias y usted disculpará tanta ignorancia.


---------------------------------
JMI.- En el próximo artículo, Dios mediante, trato del tema que Ud. pregunta, cómo vivir esto en nuestra vida espiritual personal.
04/03/10 4:16 PM
  
Un hombre que...
Padre

..y qué difícil aceptar el sentido de la Gracia, en medio del dolor y del sufrimiento humano...
------------------------
JMI.- Mucho más difícil aceptar y llevar la cruz si no conocemos, si no tenemos fe y esperanza en la fuerza inmensa de la gracia divina para transfigurarnos en Cristo y, por supuesto, para ayudarnos a llevar la cruz de cada día, que puede ser muy dura, y muy duradera, según Providencia divina.
04/03/10 5:50 PM
  
Luis López
Padre Iraburu, motivado por sus luminosos artículos he estado consultando distintos trabajos de Teología Dogmática acerca del cuádruple problema de la Gracia-predestinación-reprobación-libre albedrío, y en el Manual de Ludwig Ott he encontrado dos proposiciones (de fe) que me llaman la atención:

1º.- "Para realizar una acción moralmente buena no es precisa la gracia santificarte (de fe)".

¿Quiere esto decir que hay acciones buenas que no derivan de la gracia, es decir, que el cristiano puede hacer obras buenas sin estar en gracia de Dios?

2º.- "Existe una gracia verdaderamente suficiente y que permanece, no obstante, ineficaz («gratia vere et mere sufficiens») (de fe").

En cuanto a esta segunda proposición, admito en contra de los protestantes que la gracia no es irresistible, pero surge una pregunta: ¿por qué o para qué Dios da una gracia que previamente conoce que será ineficaz? ¿es que pudo ser eficaz de no mediar el endurecimiento del individuo, cosa que tambien conoce Dios?¿La voluntad salvífica universal de Dios -1 Tim. 2,4- no debería soventar ese problema dando unas gracia tal que sin forzar el libre albedrío condujese a la salvación del individuo?
-------------------------------------------
JMI.- En su bien planteado comentario toca Ud. muchos más temas de los que parecen a primera vista, y no puedo intentar tocarlos todos. En un próximo artículo que dedicaré, Dios mediante, a Sto. Tomás, varios de estos puntos, así lo espero, recibirán luz.

Puede un cristiano o un pagano realizar una obra "buena" con el mero concurso de Dios creador, causa principal necesaria de todo bien que el hombre haga. Trento negó con fuerza que necesariamente sean malas y pecaminosas todas las obras realizadas antes de recibir la justificación de Cristo por la gracia habitual.
Pero para realizar una obra "salvífica", meritoria de vida eterna, ha de realizarla estando "en gracia de Dios", justificado, y auxiliado por la gracia actual. "Si diera mis bienes a los pobres... sin caridad... de nada me vale" (1Cor 13).
En cuanto a por qué da Dios a veces gracias meramente suficientes, que no aseguren la eficacia libre de la obra buena, es entrar ya en el misterio del mal, de la permisión divina del pecado y de la predestinación. Y se sale del campo que vengo tratando y pienso tratar, que es mucho más reducido: entender bien la colaboración positiva gracia-libertad en la vida cristiana.
Eso que dice Ud. "¿no debería solventar?" etc. ya comprende que tendría que contestárselo el mismo Dios.

De todos modos, doy muchas gracias a Dios porque la lectura de estos artículos le haya estimulado a estudiar más la doctrina católica de la gracia. Bendigamos al Señor.
04/03/10 6:11 PM
  
Joaquín
Oiga, padre Iraburu, ¿pues no que a mí lo que más me gusta de sus artículos son esas entradillas en letra pequeña, en castellano castizo? Todo el artículo tendría que ir en el mismo plan, y entonces sería más delicioso de leer...
04/03/10 6:37 PM
  
Hector
Aquí está clave de la humildad... solo entendiendo que todo lo bueno que hay en mi es una Obra de Dios hace que por lógica no me sienta orgulloso de las cosas buenas "que hago", mucho menos hincharme por las mismas...

Ad Maiorem Dei Gloriam
04/03/10 11:08 PM
  
O.A
¡¡¡PRECIOSO!!! Gracias Padre
05/03/10 12:42 AM
  
Sócrates
Una cosa es cierta: " la gracia es un don gratuito de Dios ".

Yo felizmente soy católico prácticante y temeroso de Dios. Tengo fe, heredada de mis padres y lucho por mantenerla al estilo de San Pablo ( " he mantenido la fe " ); creo en la justificación que nos proporciona Jesucristo y en su divina gracia.

Y agradezco mucho a Dios, esta inmerecida ( bien lo sé ) gratuidad gratuita, hacia mi humilde persona.

Pero mi vecino, no tiene fe, ni ha recibido la gracia.
Y como él millones de personas.

¿ Acaso es que Dios es injusto y no reparte Su Gracia por igual ?. ¿ Por qué, unos sí y otros NO ?.
¿ NO resulta injusto ?. Y le aseguro, que mi vecino es una excelente y civil persona humana. Pero no cree.
" Sin mi no podéis hacer nada " dice Jesús.
Yo lo sé, lo siento, lo reconozco y lo creo.
Pero mi vecino, sale muy bien adelante en su vida, es un buen hombre y lo hace sin la ayuda de la gracia.
¿ Como es posible, que él pueda hacerlo solo ?.
Y es un hombre digno, honesto y honrado.
Y yo siendo cristiano, me maravillo delante de el que no tiene ninguna fe.
¿ Donde está el misterio ?. ¿ De donde saca fuerzas mi vecino para resistir, " el cierto poder " que tiene el demonio sobre los humanos, según el Catecismo ?.
¿ Por qué Dios, no le da Su Gracia a mi vecino ?.
¿ Es que Dios es injusto ?.

" santa Juana de Arco a una pregunta capciosa de sus jueces eclesiásticos: ‘Interrogada si sabía que estaba en gracia de Dios, responde: «si no lo estoy, que Dios me quiera poner en ella; si estoy, que Dios me quiera conservar en ella»’ (Juana de Arco, proc.)"

El que " Dios me quiera poner en ella ", ya indica una oración de petición a Dios.

¿ Es que mi vecino, tiene o debe pedir la gracia, para que le sea otorgada ?. ¿ No era gratuita y para todos ?.

"El Dios que te ha creado sin ti, no te salvará sin ti" dice San Agustín. Y me parece una verdad cierta e inmutable.

Pero mi vecino, vive feliz y sigue siento ajeno a Dios y por lo que yo veo hasta al diablo. Y al parecer lo consigue sin gracia.

( Y yo le hablo de Dios, pero nunca consigo nada. Dios no existe para el )

Estoy perplejo.

Necesito, de su ran bondad, un consejo o aclaración a esta situación muy misteriosa para mi.

Respetuoso saludo.
---------------------------------
JMI.- Ya lo siento, pero el blog Reforma o apostasía va desarrollando, muy laboriosamente -ya lo ve Ud.: son artículos muy trabajados-, una línea de temas muy graves y delicados, de la que no puedo ni debo salirme. El tema de la salvación de los no creyentes está muy bien tratado en el P. Antonio Royo Marín, O.P., Teología de la salvación, en Biblioteca Autores Cristianos, Madrid 1997.
05/03/10 11:25 AM
  
Liliana
Con un matrimonio bien constituido pero chato, sin tener en cuenta su valor, y en puerta la adolescencia de mis hijos, que comenzaban a salir solos, sentí preocupación, pero Dios puso una pregunta en mi mente muy oportuna: ¿Y ahora quien me los va a cuidar? Desde ese momento (hace ya 17 años) se abrió el cielo para mi, a mis manos llego la Biblia, un jardín lleno de vida y sabiduría, en la Palabra descubrí, que quien cree, ama y confía en Dios, nunca queda defraudado, después de haberme saciado con la lectura, desde el Génesis hasta el Apocalipsis, me mostró el manantial de ese oasis, el Catecismo de su Iglesia, dándome mas luz para conocer la verdadera liberación gratuita del alma, inspirada en el Espíritu Santo.
Cuando Dios mora en los que decimos ser cristianos católicos, somos conducido a mediar por la salvación de la humanidad, en Jesucristo para su gloria y también la nuestra. Hay mas alegría en el cielo y en la tierra, por un pecador que se convierte que por 99 justos.
Como no va a ver esperanza si solo falta dar un paso a la derecha concédelo Señor. ¡Aleluya!


-----------------------------------
JMI.- Con la Biblia y el Catecismo... ¡Así ya se puede!
05/03/10 2:19 PM
  
jose de egipto
Paz a esta casa, las sublimes cosas que aquí se dicen llegan por esta wifi-escalera-de-Jacob al Cielo y se comentan con mucha Gracia y diversión entre tod@as l@s sant@s, y hacen mucho bien en la tierra y el purgatorio. Desde esta tertulia celeste agradecemos tantas maravillas y nos sumamos a este lugar de Yahveh. ¡Qué amable es este lugar! ¡Esto conecta con la casa de Dios y la puerta del cielo! ¡Gracias!
05/03/10 10:43 PM
  
Damian
Estos textos o se leen con gafotas de sol o nos deslumbraría el esplendor de verdad que contienen. Ahora toca que esta Luz sea carne de nuestra carne y sangre de nuestra sangre. Día a día. Verdad de VIDA y VIDA EN ABUNDANCIA.
05/03/10 11:56 PM
  
Isabel
Gracias por todo lo que escribe.

Me gusta en especial esta oración: Señor, danos «luz para conocer tu voluntad y la fuerza necesaria para cumplirla».

Intentaré repetirla a menudo.
07/03/10 1:04 AM
  
mirna jauregui
padre independientemente de lo que los demas opinen este es un tema que me ayuda dia a dia a comprender las marabillas que dios a echo en mi familia con decirle que un ateo se conbirtio en catolico por la gracia de dios
23/03/10 5:40 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.