(46) Reprobaciones tardías –II. profesor Marciano Vidal

–Me sospecho que sus críticas, una vez ya señaladas las generalidades, van a ir centrándose en autores católicos concretos.
–Usted es el más fiel de mis lectores, y su intuición acierta plenamente.

El profesor de teología P. Marciano Vidal (1937-), redentorista, nacido en un pueblo de León, España, se doctora en teología moral, ejerce su docencia en las Universidades Pontificias de Salamanca (1964ss) y Comillas (1971ss), en el Instituto Superior de Ciencias Morales (1971ss), del que fue Director. Ejerce también como profesor invitado en la romana Academia Alfonsiana y difunde ampliamente su enseñanza no solo a través de sus innumerables publicaciones, sino también dando conferencias en España, Europa y América. Su bibliografía incluye un conjunto amplísimo de libros y artículos. Puede decirse que su doctrina moral, al menos en el campo católico de habla hispana –es decir, en la mitad de la Iglesia Católica–, ha sido sin duda predominante durante un cuarto de siglo. El daño de este modo realizado en la conciencia moral de tantos profesores de teología, párrocos y catequistas, religiosos y laicos, es gravísimo.

En su tiempo, al amparo en cierto modo de su enseñanza, no censurada por la Autoridad apostólica y próxima en no pocas cuestiones a la de Bernard Häring, también redentorista, y a la de otros autores extranjeros de Occidente, prolifera en lengua hispana una manga innumerable de teólogos moralistas, que se atreven a enseñar errores semejantes a los suyos, aunque no siempre tengan de él una dependencia directa: E. López Azpitarte, A. Hortelano, B. Forcano, V. Ayala, J. M. Vigil, equipo redentorista CESPLAM, etc.

La obra «Moral de actitudes», publicada en tres tomos a partir de 1974 es, sin duda, la obra principal de Marciano Vidal. Al ser censurada por Roma, el diario El Mundo (16-V-2001) comenta que «ha sido el santo y seña de generaciones de seminaristas y curas de España y del extranjero desde los años 70. Está traducida a infinidad de lenguas, incluso al coreano». Esta obra, en efecto, es muy pronto traducida en varias lenguas, alcanzando así una enorme difusión. La edición portuguesa se inicia en 1975; la italiana, en 1976. Una edición italiana de 1994ss, por ejemplo, traduce la 8ª edición española.

Es de notar que son muy escasas las críticas recibidas por Marciano Vidal durante este cuarto de siglo, el último del siglo XX. Si exploramos la producción de los teólogos moralistas de este tiempo, incluso de aquellos más netamente católicos, si buscamos las recensiones de libros publicadas en Revistas católicas, también de aquellas más ortodoxas, si revisamos los Boletines diocesanos con cartas pastorales de los Obispos, y las ponencias de Congresos de teología moral, etc. (tarea que ciertamente no estoy dispuesto a realizar), se podría comprobar que fueron rarísimas en este tiempo las impugnaciones frontales referidas a este autor y a sus tesis principales.

Una vez más fue el Papa, el Obispo de Roma, Juan Pablo II, quien con más claridad y valentía defendió la verdad moral católica de aquellos errores que se iban generalizando en temas como el pecado individual y social, mortal y venial, la opción fundamental, el conflicto de valores, el teleologismo y otros (cf. exhortación apostólica Reconciliatio et pænitentia, 1984, nn.16-17; y sobre todo, la encíclica Veritatis splendor, 1993, especialmente nn. 54-97).

La Santa Sede emitió por fin en 2001 una Notificación reprobatoria de tres principales obras del P. Marciano Vidal, culminando así un lento proceso de análisis, sólamente iniciado en diciembre de 1997. La Congregación para la Doctrina de la Fe (22-II-2001), después de analizar tres de sus obras –Moral de actitudes, el Diccionario de ética teológica y La propuesta moral de Juan Pablo II–, estima necesario advertir que estos textos «no pueden ser utilizados para la formación teológica, y que el autor debe reelaborar especialmente Moral de Actitudes, bajo la supervisión de la Comisión Doctrinal de la Conferencia Episcopal Española». Esta Comisión episcopal, que nunca se había pronunciado sobre la obra de Marciano Vidal, hizo pública su adhesión al dictamen de la Congregación romana poco después de la Notificación (A propósito de la Notificación de la Congregación para la Doctrina de la Fe sobre algunos escritos del P. Marciano Vidal, 15-V-2001).

La Notificación afirma que a las obras analizadas del P. Vidal les falta «el uso de una metodología teológica correcta, la adecuada definición de la moralidad objetiva de las acciones, la precisión del lenguaje y la presentación de argumentaciones completas». Por otra parte,

–«su intento de fundamentación cristológica no consigue conceder normatividad ética concreta a la revelación de Dios en Cristo»; –es «“una ética influida por la fe”, pero se trata de un influjo débil, porque se yuxtapone de hecho a una racionalidad secularizada enteramente proyectada sobre un plano horizontal. En Moral de Actitudes no se resalta suficientemente la dimensión vertical ascendente de la vida moral cristiana»; –«y grandes temas cristianos como la redención, la cruz, la gracia, las virtudes teologales, la oración, la bienaventuranzas, la resurrección, el juicio, la vida eterna, además de estar poco presentes, no tienen casi influjo en la presentación de los contenidos morales». –Atribuye el profesor Vidal «un papel insuficiente a la Tradición y al Magisterio moral de la Iglesia […] En el comentario a la encíclica Veritatis splendor, de modo particular, se nota la concepción deficiente de la competencia moral del Magisterio eclesiástico. Aun informando a los lectores acerca de la doctrina eclesial, el autor se separa críticamente de ella al proponer una solución a los diversos problemas de ética especial». –También se debe señalar «la tendencia a utilizar el método del conflicto de valores o de bienes en el estudiode los diversos problemas éticos». –Y «en el plano práctico, no se acepta la doctrina tradicional sobre las acciones intrínsecamente malas y sobre el valor absoluto de las normas que prohiben esas acciones».

Estos principios generales falsos, lógicamente, llevan en cuestiones particulares a graves errores, que la Notificación va describiendo acerca, por ejemplo, de los métodos interceptivos y anticonceptivos, la esterilización, la homosexualidad, la masturbación, la fecundación in vitro homóloga, la inseminación artificial, el aborto y la legalización del mismo.

La Notificación crítica se produce muy tardíamente, cuando, concretamente, la Moral de Actitudes lleva siendo durante 25 años, en muchas lenguas, uno de los manuales de moral más frecuentes en Facultades, Seminarios y Librerías religiosas. Es cierto que los mismos errores u otros semejantes son también enseñados por otros moralistas católicos en gran parte de la Iglesia. Pero puede decirse que en la mitad de la Iglesia Católica, que es de habla hispana, durante un cuarto de siglo, la mayor parte de los estudiantes de teología han tenido como principal referencia los textos de Marciano Vidal –y de otros autores afines–, esos textos que en el año 2001 se dice «no pueden ser utilizados para la formación teológica». Por tanto, muchos de los profesores de moral formados en el último cuarto del siglo XX reciben esas doctrinas falsas y las difunden después ampliamente. Eso explica que la Notificación aludida, de hecho, haya sido resistida, silenciada e incluso ignorada en muchas regiones de la Iglesia, donde ha sido ocultada de modo casi total.

El daño producido por éste y otros autores afines en la conciencia moral del pueblo católico, muy especialmente en los temas referentes a la castidad, es muy grande. Pero todavía más grave es la deformación producida de los mismos principios de la moral católica en muchos fieles. La nueva Moral propuesta, partiendo de una antropología de pésima base filosófica, se mantiene –como señala la Notificación referida al P. Vidal– alejada de la Biblia, rompe con la Tradición de la moral católica, y contraría con frecuencia las enseñanzas del Magisterio apostólico. Costará decenios, con la ayuda del Espíritu Santo, restaurar en gran parte de la Iglesia la verdadera conciencia moral católica.

Se dieron excusas acerca de la tardanza en la Notificación. Un artículo publicado en L’Osservatore Romano con tres asteriscos, A propósito de la Notificación sobre algunos escritos del P. Marciano Vidal (18-V-2001) parece salir al encuentro de estas objeciones, pues para excusar la tardanza de la Nota, insiste en la necesidad que la Iglesia tiene del paso del tiempo para llegar en ciertas doctrinas teológicas a discernimientos prudentes:

«Cabría recordar, en la historia reciente de la Iglesia, las tensiones que existieron entre algunos teólogos y el Magisterio en la década de 1950. Esas tensiones –como ha reconocido el mismo Magisterio– revelaron su fecundidad sucesivamente hasta el punto de convertirse en estímulo para el concilio Vaticano II. Admitir las tensiones no significa descuido e indiferencia. Se trata más bien de “la paciencia en la maduración” (Juan Pablo II, Donum veritatis 11), que la tierra requiere para permitir que la semilla germine y produzca nuevos frutos.

«Dejando de lado la metáfora, se reconoce la necesidad de permitir que las nuevas ideas se adecúen gradualmente al patrimonio doctrinal de la Iglesia, para abrirlo después a las riquezas insospechables que contenía dentro de sí. El Magisterio adopta prudentemente esta actitud y le concede particular relieve, porque sabe que de ese modo se alcanzan las comprensiones más profundas de la verdad para el mayor bien de los fieles. Es la actitud de Juan Pablo II cuando, en la encíclica citada, se abstiene de “imponer a los fieles ningún sistema teológico particular” (Veritatis splendor 29). Llegará la hora de la poda y del discernimiento, pero nunca antes de que surja y se abra lo que está germinando».

A estas consideraciones, que sin duda tienen mucho de verdad, cabe, sin embargo, responder que los errores de Marciano Vidal no eran tan nuevos como para que necesitaran largo tiempo de discernimiento, pues en realidad eran muy antiguos en el campo del protestantismo liberal y del modernismo, así como en otros moralistas católicos. La novedad de las tesis erróneas de Vidal en muchos casos afectaba más bien a ciertas formas verbales, y al hecho de que, no siendo católicas, fueran enseñadas en el campo católico.

Por otra parte, los errores de su moral fundamental eran tan graves, y tan pésimas sus consecuencias doctrinales concretas, que de su tolerancia no cabía esperar ninguna «adecuación gradual» al patrimonio doctrinal de la Iglesia, sino más bien una radicalización creciente en su error, como efectivamente sucedió.

La Notificación crítica se produce muy débilmente. –La Congregación declara únicamente que esos tres textos analizados, y concretamente la Moral de Actitudes, «no pueden ser utilizados para la formación teológica», se entiende, como manuales. ¿Pero admiten una difusión normal en el pueblo cristiano? –La Notificación dice que «confía en que, mediante su colaboración [la del profesor Vidal] con la Comisión Doctrinal de la Conferencia Episcopal Española, se llegue a un manual apto para la formación de los estudiantes de teología moral». Tarea manifiestamente imposible –así lo entendimos muchos–, que nunca se pudo cumplir.

Es lógico. Su obra era absolutamente irrecuperable. No se trataba de modificar en ella unos cuantos párrafos contrarios a la doctrina católica. Tendría Vidal que reconstruir todo el edificio mental de su teología moral, desde sus cimientos filosóficos, antropológicos, bíblicos, teológicos y su relación al Magisterio. Tarea que para él era imposible. Y ad impossibilia nemo tenetur. Nadie está obligado a hacer lo que no puede. De hecho, un año más tarde, después de haber dialogado con la citada Comisión, Marciano Vidal declaraba: «Se me pedía que si quería hacer una nueva edición de Moral de Actitudes tendría que ponerme en relación con la Comisión de la Doctrina de la Fe de la Conferencia Episcopal Española. Mantenido ese diálogo, he decidido no hacer nueva edición».

–La Congregación proscribe en la Notificación tres de las obras principales del profesor Vidal, aunque no obliga a retirarlas del mercado, ni aparta al autor de su enseñanza en Comillas. Nada dice tampoco de las otras treinta o cincuenta obras más que el mismo autor, antes y después de dicha Notificación, publica y difunde ampliamente. En ellas se aplican a temas más concretos –frecuentemente a la moral de la sexualidad– los principios gravemente erróneos de esa moral fundamental reprobada.

La revista Católicos (21-V-2001), de grata memoria, informaba que el P. Marciano Vidal, días después de la Notificación, se había confirmado en sus posiciones en dos conferencias dadas en Madrid, organizadas por un departamento de la CONFER (Conferencia Española de Religiosos). Y acompañaba la noticia con un artículo de su director, Santiago Martín, titulada con toda razón ¿Tomadura de pelo?

Esto nos hace recordar aquello del P. Castellani sobre Teilhard de Chardin (post 27): Nos toman por memos.

José María Iraburu, sacerdote

Índice de Reforma o apostasía

24 comentarios

  
Alvaro Orozco Carballo
Es que de otra forma como explicar que en todos los seminarios de mi pais se les consideraba libros de texto y luego de la noti se sigan enseñando sus tesis.
Un ejemplo hace poco se debatio la legalizacion de la fecundacion in vitro la Conferenia Episcopal declararon, declaro su oposicion.
Pues bien una diocesis invito a todos los lideres de la pastoral familiar a un curso de 3 dias al respecto y alli la estrella directora era un teologo, profesor del Seminario, quien declaro su nocividad pero SU LICITUD relativa si era homologa y no abortiva.
Contemporaneamente se celebro la Semana Catolica que fue dedicada a la moral familiar y la bio-etica ilustres conferencistas adversaron brillantemente la fecundacion in vitro.
No obstante entre ellos no falto una legisladora (nombrada enlace Iglesia- gobierno)que repitio las tesis de tal moralista y nadie del panel y autoridades eclesiales la objeto en su presencia ni en su ausencia.¿?
En los cursos para consejeros matrimoniales organizados-servidos por un excelente sacerdote se explica la moral en fidelidad al Papa y tambien por parte de algunos que no se podia imputar a priori pecado a que divorciados se casaran civil y tuvieran relaciones.
Esto es lo enseñado en los Seminarios de clero secular y de clero religioso.
¿ Si esto sucede en mi pais bastante tradicional imaginense en otros? Por eso yo estoy dudando de que la interpretacion literal de los documentos pontifucios y de la C.D.F. deba permanecer.
El Espiritu Santo permitira una crisis tan universal y permanente? No sera que somos algo rigidos y fundamentalistas. Me decia un sacerdote que es que los documentos son el Codigo que requiere de la reinterpretacion de los teologos. No se que pensar...
----------------------------------
JMI.- No se deje engañar por innumerables que sean los falsos profetas, ya anunciados por Cristo para los últimos tiempos. Y reciba con un corazón sencillo el Magisterio apostólico de la Iglesia, Mater et Magistra, "columna y fundamento de la verdad".

No tenemos los católicos derecho a decir "no sé qué pensar". Tenemos una tradición doctrinal que crece siempre fiel a sí misma, como un árbol, en oriente y occidente. Tenemos un Magisterio eclesial tan amplio y perfecto como nunca lo ha habido en la historia de la Iglesia. Tenemos el Catecismo de la Iglesia Católica. El que lo recibe las verdades que claramente enseña la Iglesia no es un fundamentalista o un rigorista, es un hijo de la Iglesia, que se deja enseñar por su Madre = por Cristo. Las "interpretaciones" del Magisterio que vienen a enseñar lo contrario de lo que enseña el Magisterio proceden del diablo, padre de la mentira. Y no hace falta ser un genio para advertir cuándo algunos enseñan "lo contrario" de lo que enseña la Iglesia. Elija entre quedarse con ellos o con la Iglesia. Es mucho más sencillo de lo que parece.
Cordial saludo en Cristo.
11/01/09 8:54 AM
  
Luis Fernando
Vuelvo a usar el ejemplo médico.

Imaginémonos que una farmacéutica saca al mercado un nuevo producto que no sólo es incapaz de curar, sino que además perjudica al que lo toma. Las autoridades sanitarias sospechan que el nuevo medicamento es malo para la salud de la población pero se dicen: "bueno, dejémoslo funcionar durante unos años no vaya a ser que al final cause más bien que mal". Mientras tanto, la gente enferma y algunos llegan a morir. Al cabo de 27 años el ministerio saca una nota diciendo que el producto es perjudicial para la salud. Pero se conforma con que no se fabrique más. Y la nota pasa desapercibida para gran parte de la población.

¿A quién reclamar? ¿a quién pedir reponsabilidades?

Sin duda sabemos que es más grave enfermar del espíritu que del cuerpo. La inacción durante un cuarto de siglo ante el veneno de Marciano Vidal ha causado un daño irreparable. Así que insisto en decir que el día en que algunos pastores, incluso los de más alto "grado", tengan que dar cuentas a Dios por lo que han hecho, no me gustaría estar en su pellejo.
06/12/09 1:25 PM
  
Isaac García Expósito
Pater: lo que usted dice es muy grave, gravísimo, sin embargo me causa pavor la segunda derivada. Me explico. El libro de Marciano Vidal atañe casi al completo, diría yo, a los clérigos: muy pocos laicos tienen nivel y/o ganas de leer dichos pestiños.

Ahora bien, lo que aterra es lo que se haya contado en los confesionarios, cuando esos sacerdotes haya aconsejado a los fieles.

¿Qué pasa entonces Pater? ¿Qué pasa con esos fieles?
06/12/09 1:43 PM
  
Ricardo de Argentina
Mientras Marciano Vidal (y no sólo él) estaba redactando sus nefastos escritos, la alta jerarquía de la Iglesia se inflamaba de un primaveral optimismo que la movía a aconsejar "abrir las ventanas" esperando que entrase raudo el "aire fresco de la mañana".

El diabólico ataque a la Iglesia que se operó luego del Mayo francés, la encontró con la guardia baja. El enemigo entonces abrió una profunda brecha por la que se colaron errores y errantes, y que todavía cuesta cerrar.

Pero se cerrará, si Dios lo permite y nosotros nos esforzamos.
06/12/09 3:09 PM
  
José María Iraburu
Juan Pablo II (Splendor veritatis, Catecismo de la Iglesia Católica, etc.) en los años de su ministerio petrino,y ahora Benedicto XVI, puestos por Dios al frente de la Iglesia, han hecho cuanto han podido para guardarla siempre como "columna y fundamento de la verdad". Y han ido preparando en la Iglesia una nueva época en la que la afirmación de la verdad católica y el combate contra las herejías sea cada vez más firme y eficaz. Demos gracias a Dios por ellos.
06/12/09 7:52 PM
  
José Ramón González
De nuevo acierta el P. Uriburu. Muchos ejemplos más se podrían dar sobre la tardía respuesta de la Iglesia a las herejías. Quizá la más fácil de recordar es la dada por la Congregación de la Doctrina de la Fe a la Teología de la Liberación en 1984, luego de haber transcurrido casi 20 años ¿qué pasó entretanto en ese tiempo? Digamos sólo algunas cosas, porque el tema daría para escribir varios tomos:

.1.- 1965-1966.La congregación general XXXI de los jesuitas) tergiversa el mandato del Pablo VI y se introduce en la Compañía el diálogo cristianismo- marxismo.

2.- 1967 .Conferencia de los Jesuitas en la Universidad de Santa Clara : Desvíos graves en liturgia , obediencia, moral, cristología y doctrina social. Un años antes habían aparecido en portada de revistas algunos Provinciales sin ropajes litúrgicos celebrando la Eucaristía.

3.- 1969. Giulio Girardi ( hoy convertido en musulmán con mucha influencia en la cultura de Andalucía) en la Universidad de Deusto siembra la teología marxista en España y se inaugura en nuestro país el diálogo con el marxismo.

4.- 1974 Pablo VI, alarmado, les hace a los jesuitas las siguientes preguntas en la Congregación General XXXII en presencia de Arrupe: “Y entonces ¿por qué dudáis?” “¿dónde vais, pues?” .

4.- 1976 El teólogo J. MacNeill S.J realiza el primer intento de justificar teológicamente la homosexualidad.

5 .- 1982 Explosión del fenómeno de los jesuitas guerrilleros.

6.- 1982. La Fundación “fe y secularizad” dirigida por Gómez Caffarena está en la ruina y es subvencionada por el PSOE tras su victoria electoral de ese año.
7.- Entre 1965 y 1985 los jesuitas pierden 10000 miembros según Hitchock y si esto es así en esta orden tan vital para la Iglesia, en el resto están parecidos.

Para cuando la Congregación de la Doctrina de la Fe actúa, la situación de de la Compañía en España está totalmente controlada por los defensores de la Teología de la Liberación, marginando a los jesuitas fieles al carisma de San Ignacio, hasta tal punto que a éstos sólo les quedaba la posibilidad de escindirse. Una red de editoriales, revistas y cátedras están en mano de los herejes. Veamos algunos ejemplos entre los dos primeros rubros:

La revista Razón y Fe, sana hasta entonces, se opone con furia al documento de Ratzinger de 1984 . La revista El Mensajero del Corazón de Jesús (le quitaron el “Corazón de Jesús”) publicita el marxismo de Giulio Girardi en Deusto y al socialista Santos Juliá. Sal Térrae se convirtió casi en la principal plataforma de la Teología de la Liberación, editando a Leonardo Boff, González Faus, Jon Sobrino. Ignacio Ellacuría, etc. Sígueme publicó a Girardi y a Gustavo Gutiérrez, cuyos libros estaban reprobados por Roma expresamente. Misión Abierta esgrimía una actitud radical contra el Papa. Pastoral Misionera daba apoyo a las comunidades de base. Vida Nueva, dirigida por jesuitas era la más peligrosa, porque es un lobo vestido con piel de cordero, pues aparentando moderación, es la portavoz del progresismo de izquierda.
Para 1984, se vendían como rosquillas los libros llenos de herejías de Gustavo Gutiérrez y Hugo Asman (abandonó la Iglesia católica y se fue a una protestante), Joseph Comblin, Enrique Dussel, Juan Luis Segundo, Segundo Galilea, Leonardo y Clódovis Boff, Ignacio Ellacuría, Jon Sobrino, González Faus, etc.

El mal ya estaba hecho y la “tercera parte de las aguas se convirtió en ajenjo y mucha gente murió a causa de las aguas que se habían vuelto amargas” (Ap 8, 11-12)








07/12/09 12:10 AM
  
Blanca
Cuando nos escandalizamos por el proyecto de ley más abortista, o por el creciente número de delitos de abusos contra mujeres, menores, o por la ideología de género que se quiere imponer a nuestros hijos... reconozcamos que las teorías de la gradualidad, de la opción fundamental, la deconstrucción de la teología moral sistemática, están en su base. Marciano Vidal sigue siendo profesor del Instituto Superior de Ciencias Morales de Madrid (Universidad Pontificia de Comillas. Sigue impartiendo cursos y cursillos -sí, Isaac, sólo a sacerdotes, religiosos y cristianos-as comprometidos e incautas. Sigue publicando sus libros aunque no ha podido, lógicamente, reescribir su teología moral.

Diócesis de Vitoria, CONFERENCIAS DE MARCIANO VIDAL SOBRE LA MORAL CRISTIANA EN EL NUEVO CONTEXTO SECULAR Y LAICO. Organizadas por la Facultad de Teología de Vitoria. 25-26 noviembre. Web diocesana

FERE-CECA. Jornadas Educativo Pastorales, bajo el lema “La cultura y la fe se besan. Otros caminos transitables”. 2009. Oviedo, Santiago de Compostela, Madrid, Zaragoza, Valladolid, Barcelona, Granada, Valencia, Tenerife y Bilbao. web másdecerca

Semana del Instituto de Teología Pastoral. UPSA Madrid. 29 enero 5ª Ponencia: Crisis de la moral cristiana con significación pública en un estado laico. Marciano Vidal

Etica civil y sociedad democrática. Desclee, 2002
El matrimonio entre el ideal cristiano y la fragilidad humana, Desclée, 2003
Orientaciones éticas para tiempos inciertos: entre la Escila del relativismo y el Caribdis del fundamentalismo, Desclée, 2006
....
07/12/09 1:33 AM
  
Virginia
Y pidamos, roguemos, supliquemos, santos obispos como el Card. Pie o como San Ezequiel Moreno....!Valientes y sin respetos humanos, sobre todo.
Dirigidos y formados en su vida sacerdotal, por maestros claros y solícitos como ud., pater, pues de tal palo...
No dejemos de suplicarlo!
07/12/09 8:23 AM
  
carlos
Se hace imprescindible volver al P. Royo Marín para el estudio de Teología Moral en los Seminarios. Qué gran labor también la de D. Marcelo González, a quien jamás en Toledo se le hubiesen colado esas majaderías.
--------------------------
Hombre, tanto como imprescindible...
Lo que es imprescindible es dar la doctrina católica del Magisterio apostólico, en los Seminarios y en todas partes.
JMIraburu
07/12/09 10:50 AM
  
Miguel Serrano Cabeza
Lo que más me preocupa no es la deficiente formación moral de los sacerdotes, sino la de los obispos.

Porque son ellos los que constituyen las conferencias episcopales que redactan catecismos que no mencionan el sintagma nominal "pecado mortal". Son ellos lo que constituyen las conferencias episcopales que deciden no emitir ningún comunicado contra las asignaturas perversamente adoctrinadoras que se imparten en todos los colegios. He dicho en todos lo colegios: públicos, concertados y privados.

Porque son ellos los que conforman (o deforman) los seminarios de sus respectivas diócesis, los que promueven al sacerdocio a candidatos inadecuados y desaniman (o envían a misiones, lo más lejos posible) a los adecuados, los que facilitan el imprimatur y la publicación de libros contrarios al Magisterio (si es que no los escriben ellos mismo), los que ponen dificultades expresas e ilícitas a la celebración del Rito Extraordinario, los que en actos públicos abrazan sonrientes a políticos públicamente contrarios al Magisterio y a la acción social de la Iglesia mientras, por otra parte, acosan y ridiculizan a aquellos fieles que no se "integran" en los errores extendidos en su comunidad parroquial, donde ya nadie se arrodilla ante el Santísimo, los confesionarios se llenan de polvo y virutas de carcoma y las velas (incluso las eléctricas) han quedado proscritas.

Eso es lo que me preocupa.

Por eso, como buen "hijo" de Gramsci (lo digo con ironía), me preocupo de la oración y la formación como preparación de la praxis político-cultural (ambas son una) revolucionaria. Revolucionaria en términos de Restauración, claro.

No espero a nadie. Si alguien me quiere acompañar, bienvenido sea. El destino es conocido, y lo tengo asumido. No me tratarán mejor que al líder de mi célula revolucionaria.

¿El nombre del líder de mi célula?

Cristo Rey.

ADVENIAT REGNVM TVVM.
07/12/09 10:59 AM
  
flaco favor
Dice Isaac Gª Expósito que qué ha pasado con lo que habn dicho algunos curas a los fieles en los confesionarios.Pues le contaré una cosa de una persona amiga, contada por ella con horror.
Va a confesarse de vivir mal la castidad antes de casarse y el cura-religioso- le anima a la masturbación y a las relaciones prematrimoniales. ANte la insistencia en decir el penitente que eso es pecado, él le contesta que nunca había encontrado una persona tan convencida de que había pecado a pesar de que él le dijese que era bueno o inocente. No sólo eso, le da argumentos a favor de esos pecados y le recomienda un libro de otro religioso, en cuyo final hay una nota de la Sagrada Congr. Doctrina de la Fe, reprobando lo más significativo del contenido del libro.

NO sé si este cura tendría algo que ver o no con el autor en cuestión, pero si no, no andaría muy lejos.
Me aterra pensar en las cuentas que habrá de dar a Dios este lobo disfrazado de pastor.
Menos mal que el penitente tenía buen criterio y Dios le ayudó a ir por el buen camino de verdad.
07/12/09 8:06 PM
  
Hesiquia
Todo el mundo aqui parece aterrado de lo que pasará cuando ciertas personas vayan y se pongan delante de Dios. El motivo de sus terrores debe encontrarse en ellos mismos, no en los demas. Ellos tienen verdaderos motivos para sus terrores, no hay que decir que son motivos banales. No creo que sus confesores sean capaces de eliminarles las causas de sus terrores. Cuanto mas vayan al confesionario, mucho me temo que saldran con mayor terror, pues en el fondo, no creen lo que el sacerdote les dice, y piensan que lo que les dice no es lo que deberia decirles. Si les perdona con demasiada facilidad, ellos encontraran razones para pensar que el confesor no es un buen confesor. Necesitan alguien mas duro, mas rigido, alguien que les haga sentir verdaderamente culpables. Y cuando encuentren a alguien así, posiblemente les haga sentir mayor terror de enfrentarse a Dios. El terror es su unica guia, su modus vivendi.

Me dan ustedes cierta pena, pero aun me dan mas risa. Pero no se preocupen, no me rio de ustedes, sino de la situacion. Es tan comica....
----------------------------
Si reirse le va bien, ríase ud. cuanto quiera. Ya se le pasará la risa.
JMI
08/12/09 2:28 PM
  
José Manuel Genovés
En este punto quiero yo dar gracias a Dios por tantos y tan buenos sacerdotes que a lo largo de mi vida me han dirigido y confesado, siempre llamándome a la verdad, y ayudándome a llamar pan al pan y vino al vino, sin medias tintas ni "gradualidades". El pecado es pecado, así sin más. Hay muchos buenos sacerdotes, con las ideas muy claras. Fieles al magisterio de la Iglesia. Lo que ocurre es que quizás destacan menos...

Gracias por ellos, Señor.
09/12/09 11:42 AM
  
Luis Fernando
Hesiquia, mientras te ríes, léete esto:

Heb 10,26-31
Porque si voluntariamente pecamos después de recibir el conocimiento de la verdad, ya no queda sacrificio por los pecados, sino un temeroso juicio, y el ardor vengativo del fuego que devora a los enemigos.
Si el que menosprecia la Ley de Moisés, sin misericordia es condenado a muerte sobre la palabra de dos o tres testigos, ¿de cuánto mayor castigo pensáis que será digno el que pisotea al Hijo de Dios y reputa por inmunda la sangre de la alianza, con la que fue santificado, e insulta al Espíritu de la gracia? Porque conocemos al que dijo: “Mía es la venganza; yo retribuiré.” Y luego: “El Señor juzgará a su pueblo.” Terrible cosa es caer en las manos del Dios vivo.

y

1ª Pe 4,17-18
Porque ha llegado el tiempo de que comience el juicio por la casa de Dios. Pues si empieza por nosotros, ¿cuál será el fin de los que rehusan obedecer al Evangelio de Dios?
Y si el justo a duras penas se salva, ¿qué será del impío y el pecador?

Y cuando hayas acabado de leer eso, que está en el Nuevo Testamento, sigue riendo.
09/12/09 12:26 PM
  
Ricardo
Con Marciano Vidal hasta el fin, por sus textos y sobre todo por su persona.
22/04/10 11:39 AM
  
JOSÉ
Reintegristas y moralinos "de mierda", ábranse a una visión más humanizante, como el del profesor Marciano Vidal, EL MAGISTERIO NO ES DIOS NI ES EL ABSOLUTO, sino el EVANGELIO Y JESUCRISTO, quien jamás condenó, sino que SANÓ, LEVANTÓ, LIBERÓ Y ANIMÓ A SEGUIRLO A ÉL (no a una institución ya sea católica o protestante), SÓLO A ÉL.
-----------------------
JMI.- Ejemplo patente de las consecuencias de la mala doctrina. Qué pena.
02/08/10 5:21 PM
  
Alvaro Orozco Carballo
Las notificaciones no son condenas:
Son luces para comprender, lo quiera el autor o no, una obra de forma que no trasmita errores. Son una purga de las ambiguedades y expresiones inexactas, un complemento para que sea un aporte pleno a la evangelizacion.
----------------------------
JMI.- Trabajo tiene quien, a la luz de la Notificación, quiera evitar que las obras reprobadas por la Congregación de la Fe puedan llegar a "no transmitir errores". Ni el mismo P. Marciano Vidal se sintió con ánimo para esta labor ingente.
18/11/10 9:15 PM
  
José Cristiano
Fe y razón son las alas de la verdad. Así lo afirmó de manera categórica el Santo Padre Juan Pablo II. Comprendo la preocupación de muchos por defender la verdad, sólo lamento que esa verdad no sea la de la Buena Noticia de Jesucristo sino la del magisterio eclesial que, como mucha veces lo ha atestiguado la historia, tiende al error.

Desde la condena a hombres de ciencia hasta los reduccionismos absurdos y asquerosos como los de la "Unam Sanctan" para justificar el dominio imperial de la Iglesia, no nos olvidemos hermano que aún es una institución dirigida por hombres, es decir, propensa al error.

Alguno refutará que cuenta con la asistencia del Espíritu Santo, es cierto, por fe también lo creo así, pero no pocas ocasiones el magisterio a amordazado de tal manera al Espíritu por defenser intereses minoritarios al punto que ni sus gemidos son escuchados.

No son escuchados en los pequeños, en aquellos que necesitan más amor que amenazas condenatorias, en aquellos que necesitan de un pastor que los lleve en brazos y les haga sentir el Amor infinito del Padre, el único amor que puede educar, trasformar y convertir.

No lo escuchamos en la angustía de aquellos que cargan con fardos pesados suplicando que los aliviemos y les llevémos a Jesús, a su yugo suave y su carga ligera.

Sólo una verdad se impone, la revelada plena y perfectamente en Jesucristo el Hijo de Dios y Señor Nuestro, sólo Él es Buena Nueva, la buena noticia que muchos siguen esperando.

Sin embargo, seguimos perdiendo el tiempo en retótica vacía, en un afán exacervado por buscar motivos condenatios, por querer hacer decir a Cristo lo que nunca dijo para regocijarnos en nuestras hipócritas estructuras de poder y santa monotomía carente de amor.

Lo siento por ustedes que insisten en juicios, que condenan al P. Vidal sin siquiera haberse acercado a su obra con detenimiento, sin cargar con los fardos pesados de aquellos hermanos más pequeños y desprotegidos que necesitan de buenos samaritanos que venden sus heridas y los carguen hasta que sanados por el amor puedan caminar con paso firme en la fe.

Lo siento muchos por ustedes que no entran a formar parte del banquete preparado por Dios y le niegan la entrada a sus hermanos, de ustedes ciegos que guian a otros ciegos, incapaces de ver a Jesus, de saborear su misericordia y trasmitirla a otros con alegría en el corazón.

Siento lástima por ustedes que no han conocido a Cristo más allá de los discursos de escritorio ausentes de Espíritu, por ustedes a quienes se les ha manifestado la luz y han preferido las tinieblas.

Hermanos, si así lo prefieren, sigan mortificados por el juicio final, las penas del purgatorio y el infierno, yo por mi parte saborearé las delicias del Reino, me regocijaré en la Buena Noticia de Jesucristo y viviré con gozo y en clave de comunión fraterna la gracia de ser hijo en el Hijo de mi Papito Bueno.

Dios te bendiga Marciano Vidal, gracias por entender el Evangelio, si haz errado, con buena conciencia sabrás corregir para no herir a los más pequeños. Gracias por ser reflejo de la benignidad cristiana.

Entiendan bien lo que nos dice en Señor cuando afirma que "misericordia quiero y no sacrificios"... Señores y señoras de letras, leyes, elocuciones eruditas, estamentos.... me dan asco. Conociendo el camino de la luz y la verdad han preferido las tinieblas y arrastran consigo a los más pequeños necesitados del amor de Dios manifestado en nuestras palabras y acciones.... Una piedra de molino atada al cuello sería poco castigo para muchos de ustedes. No obstante no me corresponde la autoridad de emitir ningún juicio, eso está reservado al Padre, a mi Papito Bueno quien lo hará de la única manera que Él sabe hacerlo - tan distinto de muchos de nosotros - con amor verdadero.

Muchas otras líneas podrían acompañar este comentario, muchas de ellas cargadas de Sagrada Escritura, datos históricos, contenidos teológico, notas magisteriales etc... prefiero no caer en el mismo terreno y sólo recordarles:

amémonos los unos a los otros COMO DIOS NOS HA AMADO, seámos buenos COMO NUESTRO PAPITO BUENO es bueno, en esto se resumen las leyes y por qué no? el Magisterio, si en verdad dejamos que sea obra de Dios claro está.
-------------------------
JMI.- Don José Cristiano, entre tantas palabras dulces, dice Ud. "nos dan asco". Yo, si he de decirle la verdad, le diré que "me da Ud. pena".


23/03/11 10:25 PM
  
Maximino Gil González
Ancha es Castilla
--------------
JMI.-Y que Ud. lo diga.
14/02/12 9:37 PM
  
vicente ramirez
Es curioso, cuando algún sector de la iglesia, se queda en querer reparar el pasado, ¿por qué mejor no vivir este presente? con todo respeto estos temas morales cada vez pierden más terreno y son tomados por temas inútiles, ya que ni siquiera nos ponemos de acuerdo, padre no critique, escriba, ilumine desde obras como las de marciano Vidal, hacer una crítica es fácil, póngase a responder cada error de este teólogo desde el magisterio elabore 35 obras y susténtelas lo demás son discursos inútiles termino diciendo “NUNCA HE VISTO TANTO HOMOSEXUAL COMO CUANDO FUY SEMINARISTA Y ESO NO ES UN SECRETO” ya es hora de despertar… ¿donde vive?
----------------------------
JMI.-Me temo que tiene Ud. un cacao mental no pequeño. El pasado, el presente, la homosexualidad en los Seminarios, la crítica fácil, el respeto... ¿A qué viene todo eso?

Yo simplemente hago crítica de la moral enseñada por Marciano Vidal señalando los errores que la Iglesia Católica le ha señalado. Cumplo con mi deber.
Sin más. Y sirvo de este modo al Pueblo de Dios.

Recuerdos a Rafa.
14/06/12 12:49 AM
  
rafa
JMI ¿USTED TINE LA SUFICIENTE MORAL, PARA OPINAR DESDE SU TESTIMONIO DE VIDA? SI NO PUEDE RESPETAR LA OPINION DE OTRO, POR QUE ES DIFERENTE DE LA SUYA...
VALIENTE SERVICIO. SALGA MIRE EL MUNDO HABLE DEL EVANGELIO Y DEJE DE CRITICAR...
------------------------
JMI.-Venga, pues. Salgo a mirar al mundo y le hablo del Evangelio. Bien pensado.

Recuerdos a Vicente.
14/06/12 12:59 AM
  
vicente
Gracias por su respuesta hironica, tipica de su cultura europea que desprecia a los demás gracias "padre" ´por sus comentarios ya que solo su opinion tiene valor los demas:le dan pena, tienen cacao,son tipicos ejemplos bendito usted y su verdad absoluta en un pais donde la moral ni siquiera es respetada.
------------------------
JMI.-Sigo temiendo que tiene Ud. un cacao mental no pequeño... En ningún momento "doy mi opinión", sino que en graves materias de moral simplemente hago crítica de la moral enseñada por Marciano Vidal e indico los errores que la Iglesia Católica le ha señalado. Es mi deber como profesor de teología: cuando alguien enseña públicamente como si fuera católica una doctrina moral contraria a la doctrina de la Iglesia yo tengo grave obligación de decirlo públicamente.
Sin más.
14/06/12 11:57 PM
  
Travis
A propósito de la masturbación, por ejemplo, entiendo aperturista y justa esta apreciación del Catecismo de la Iglesia Católica. ¿Cómo lo ve?.

2352 párrafo dos del Catecismo de la Iglesia Católica:

Para emitir un juicio justo acerca de la responsabilidad moral de los sujetos y para orientar la acción pastoral, ha de tenerse en cuenta la inmadurez afectiva, la fuerza de los hábitos contraídos, el estado de angustia u otros factores psíquicos o sociales que pueden atenuar o tal vez reducir al mínimo la culpabilidad moral.
--------------------------
JMI.-No creo que la palabra aperturista sea la más apropiada.
El Catecismo enseña que en la evaluación de la culpabilidad concreta de un pecado hay que tener en cuenta esos factores que señala. Pero esa enseñanza es de moral general de la Iglesia: ha de aplicarse a la masturbación y a cualquier otra clase de pecado. Por ejemplo, un rico que lleva un tren de vida muy alto porque así ha vivido desde la cuna, y ni se le pasa por la mente que a un cristiano rico le conviene llevar un modo de vida mucho más austero. Lo que está haciendo está muy mal hecho, pero la culpabilidad subjetiva que tenga al hacerlo posiblemente es muy pequeña.

A unos y a otros pecadores hay que iluminarles la conciencia con la palabra de Cristo y de la Iglesia, para que conozcan bien el campo del pecado y el campo de la gracia, y no los confundan, ni se autoricen a vivir en el pecado.
14/03/13 9:09 AM
  
Alvaro Orozco
Perdoneme lanzar frases sueltas producto de perplejidad.1-El ilustre padre JMI y otros teologos ofrecen un dictamen fundamentado en su saber erudito y santidad 2-Otros teologos tambien con misio docendi enseñan lo contrario 3-Ambos grupos nos explican lo que dice el Papa ( Lease: RomanoPontifice, Santa Sede,Concilios,Curia, obispos(entre estos hay duversidad) 3-Se sigue enseñando en Seminarios(y demas entidades docentes con misio ambas interpretaciones)4.El Papa no excomulga a nadie,no suspende,no sanciona a nadie 5- Esto se refleja en confesionarios, consejeros, evangelizadores y pueblo ¡ QUEPUEDE INTERPRETAR EL PUEBLO?.
-----------------------------------------
JMI.-Lo que el Magisterio apostólico enseña en Concilios, Sínodos, encíclicas pontificias, Catecismo, etc. está bien claro. El pueblo cristiano no tiene por qué sentirse perplejo. Normalmente basta a un cristiano con el Catecismo de la Iglesia Católica para saber con toda facilidad y seguridad si le están dando gato por liebre o no.

-Las enseñanzas que concuerdan con Escritura-Tradición-Magisterio, ésas son las que debe creer y vivir.
-Las que, como en el caso del P. Marciano Vidal, las contrarían, ésas deben ser rechazadas y públicamente reprobadas.
26/04/13 4:35 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.