(29) Lenguaje de San Juan Crisóstomo – desertores

–¿Y el buen Crisóstomo no se excedía un poquito en las cosas tan duras que decía a veces?
–No creo que se excediera más que Cristo –raza de víboras, hijos del diablo– o que San Pablo, hablando contra los que exigían la circuncisión: «¡ojalá se castraran del todo los que os inquietan!» (Gal 5,12).

¡Tantas secularizaciones en los últimos decenios!… de sacerdotes, religiosos, religiosas. En Estados Unidos, el número de las religiosas se redujo a la mitad en 25 años (1966-181.000, 1993-92.000). Por supuesto que en esos datos se incluyen fallecimientos y falta de vocaciones nuevas; pero, ciertamente, hubo un muy elevado número de secularizaciones. Un fenómeno tan amplio, grave y extendido por la Iglesia en Occidente no puede explicarse simplemente por un debilitamiento moral, sino que antes y más ha de atribuirse a una debilitación de la fe en la Palabra divina: «lo dones y la vocación de Dios son irrevocables» (Rm 11,29).

Cuántas veces, éstos que abandonan su vocación, en vez de recibir llamadas a la conversión, reciben felicitaciones por su «valor»: se han atrevido a cambiar su vida, para ser fieles a sí mismos, es decir, para mantenerse «auténticos»… Pero ser auténtico no es tan difícil. Sin especiales esfuerzos y méritos, puede uno ser un «auténtico» sinvergüenza. Tendremos, pues, que recuperar la mentalidad de la Tradición católica sobre la fidelidad vocacional, y para ello recordaré algunos preciosos testimonios.

San Juan Crisóstomo escribió dos Exortaciones a Teodoro caído, un monje joven que había abandonado el desierto por el mundo y aún más por la joven Hermione. El Crisóstomo (350?-407), doctor de la Iglesia, fue un gran predicador, escritor y Obispo. Sus escritos, con los de San Agustín, fueron los más numerosos y los más leídos en la antigüedad y en la edad Media. De esas dos exhortaciones, recojo aquí, abreviando a veces, algunos textos de la IIª exhortación, relativamente breve, en la que nombra a Teodoro. La Iª, bastante más larga, en la que no le nombra, parece una ampliación posterior en forma de tratado sobre la fidelidad a la vocación. Ya el inicio de la carta es contundente:

«Si fuera posible poner de manifiesto en letras las lágrimas y gemidos, esta carta que te envío estaría llena de ellos. Y lloro no porque te ocupes en los negocios paternos, sino porque te has borrado del catálogo de los hermanos [monjes] y has faltado a tus compromisos con Cristo. Por esto lloro, temo y tiemblo, pues sé que el desprecio de esos compromisos acarrea condenación grande a quienes se inscribieron en esta bella milicia y por negligencia han desertado de su puesto. El castigo de estos desertores ha de ser muy duro.

«No es lo grave, querido Teodoro, que quien lucha caiga, sino que permanezca caído… Y no te inquiete el hecho de que tan pronto, al comienzo mismo de tu camino, hayas dado un tropiezo. Es que el Maligno sabía, sabía muy bien la virtud de tu alma y por mil indicios sospechó que había de tener en ti un terrible enemigo… Por eso se dió tanta prisa, estuvo alerta y se arrojó entero contra ti…

«Nosotros corremos para ganar el cielo y nada nos importa lo terreno, y por eso quiero recordarte que… “todos nosotros hemos de comparecer ante el tribunal de Cristo” (2Cor 5,10). ¿Qué diremos, pues, entonces? ¿Qué defensa tendremos si nos obstinamos en despreciarle? ¿Qué alegaremos?… Temible es, querido Teodoro, aquel tribunal donde no se necesitan acusadores ni testigos, porque todo está patente y desnudo a los ojos del juez…

«El matrimonio es bueno, ciertamente: “honroso es el matrimonio y el lecho sin mácula; y Dios juzgará a los fornicarios y adúlteros” (Heb 13,4). Pero tú ya no puedes guardar la justicia del matrimonio. El que una vez se une al Esposo celeste y luego lo abandona y se une a una mujer, comete un adulterio, por mucho que hable de matrimonio…

«Muchos son, por la gracia de Dios, los que por ti se duelen, los que te animan, los que temen por tu alma. Éstos se lamentan diariamente y no cesan de hacer oración por ti… Pero ¿no es absurdo que otros no desesperen ni aún ahora de tu salvación y estén continuamente rogando para recobrar ese miembro perdido, y tú, una vez caído, no quieras ya levantarte?…

«Veo que me he salido de los términos de una carta. Pero, perdóname, pues no le he hecho por mi gusto, sino forzado por mi amor y mi dolor, los mismos que me obligaron a escribirte cuando muchos trataban de disuadirme: “no trabajes en balde, me decían muchos, no te entretengas en sembrar sobre las piedras”. Tengo confianza, me decía a mí mismo, que si Dios lo quiere, mis letras han de producir algún provecho… Ojalá, querido amigo, por las oraciones de los santos, pronto te recobremos sano con la verdadera salud».

Parece ser que el destinatario de la carta, es aquel Teodoro nacido en Antioquía y compañero probable del Crisóstomo en la escuela de Libanio, que vino a ser teólogo y obispo: Teodoro de Mopsuestia (+428). Ese escrito del Crisóstomo, llamando a su amigo a la fidelidad vocacional, conforta hoy nuestra fe, tan debilitada en este grave tema. Pero recordaré otros ejemplos semejantes.

La carta de San Bruno (1030-1101), fundador de los cartujos, dirigida desde Calabria «al venerable señor Raúl, preboste de Reims, digno del más sincero afecto», es una joya, en la que Bruno, el antiguo rector de los estudios teológicos de Reims, dimitido por no hacerse cómplice de la simonía de su arzobispo, le recuerda a su íntimo amigo Raúl el compromiso que éste había hecho de dejarlo todo para abrazar la vida monástica. De unas ocho páginas, dedica siete a la expresión de su más profunda amistad y al elogio de la vida contemplativa: «cuánta utilidad y gozo divino traen consigo la soledad y el silencio del desierto a quien los ama, sólo lo saben quienes lo han experimentado». Pero en una página, la que principalmente motiva la carta, le dice lo que debe decirle en el nombre del Señor:

«Ya sabes con qué promesa estás ligado, y a quién. Es todopoderoso y temible el Señor, a quien te entregaste en ofrenda grata y enteramente aceptable. A Él no te es lícito ni conviene que mientas, porque no permite ser impunemente burlado (cf. Gál 6,7). Te acuerdas sin duda, amigo, cómo cierto día estando juntos yo, tú y Fulco, en el jardincillo contingua a la casa de Adam… prometimos, hicimos voto y dispusimos abandonar en breve el mundo fugaz, para captar lo eterno y recibir el hábito monástico». Pero pasan los años y Raúl no cumple su voto: «¿Qué queda, carísimo, sino liberarte cuanto antes de los lazos de tan gran deuda? No sea que, por tan grave y tan prolongado pecado de mentira, incurras en la ira del Todopoderoso, y con ello en terribles tormentos»… El honorable preboste señor Raúl no hizo caso de la llamada de San Bruno a la conversión. Dios le haya perdonado.

La carta de San Anselmo (+1109), Arzobispo de Contorbery, a unos monjes desertores de su vocación expresa el mismo espíritu del Crisóstomo y de San Bruno:

«He sabido que, cediendo a la persuasión de la antigua serpiente, cuya astucia hizo arrojar del paraíso a nuestros primeros padres, habíais abandonado en todo lo que dependía de vosotros el paráiso del claustro y de la vida religiosa, y he sentido una profunda pena. Pero se han convertido en consuelo y alegría al ver que Dios no os había cerrado la puerta del paraíso hasta el punto de impediros la vuelta. En lugar de eso, os ha obligado en su misericordia volver a la paz que habíais dejado… Bajo la mirada de Dios solo, asustaos de lo que habéis sido capaces de querer y avergonzáos; pero delante de los hombres, fuertes con el testimonio de vuestra conciencia, tomada ánimo y tened confianza… Que Dios todopoderoso os absuelva de toda vuestras faltas pasadas y os guarde en lo futuro y para siempre de todo pecado. Amén» (Cta. 118).

La carta de San Bernardo (1090-1153) a Fulk es otro testimonio semejante. Este joven de la alta sociedad, después de haber hecho sus votos como canónigo regular, cede a los engaños de su tío, el deán de Langres, y vuelve a la vida secular. «¿No merece ser llamado ladrón quien no tuvo escrúpulos para robarle a Cristo la valiosa perla del alma de Fulk?» La carta es terrible. Ya antes, confiesa San Bernardo, ese mismo deán «se esforzó por extinguir en mí el fervor de mi noviciado; pero gracias a Dios no lo consiguió».

La carta encíclica del Papa Pablo VI, Sacerdotalis cælibatus lamenta las «dolorosas deserciones» de tantos sacerdotes que han abandonado su sagrado ministerio (24-6-1967). En este tema, como en varios otros –por ejemplo, la castidad conyugal en la Humanæ vitæ–, la verdad de Dios apenas llega al pueblo cristiano si no es por la predicación del Papa. Se queda a veces muy solo, muy desasistido. Realmente, es él, como Sucesor de Pedro, quien «confirma a sus hermanos» en la fe (Lc 22,32). Es él, concretamente, quien reacciona según la verdadera Tradición católica ante tan numerosas y dolorosas deserciones:

«En este punto, nuestro corazón se vuelve con paternal amor, con estremecimiento y gran dolor, hacia aquellos infelices, pero siempre amadísimos y queridísimos hermanos nuestros en el sacerdocio, que, manteniendo impreso en el alma el sagrado carácter conferido en la ordenación sacerdotal, fueron desgraciadamente infieles a las obligaciones asumidas en su consagración sacerdotal». El Papa lamenta «su lamentable estado» y «los dramas y escándalos que por ellos sufre el Pueblo de Dios» (83)… La Iglesia a veces ve conveniente conceder dispensas del ministerio y del celibato, pero lo hace «siempre con la amargura en el corazón, especialmente en los casos particularmente dolorosos en los que el negarse a llevar dignamente el yugo suave de Cristo se debe a crisis de fe o a debilidades morales, por lo mismo frecuentemente responsables y escandalosas» (85).

«Oh, si supieran estos sacerdotes cuánta pena, cuanto deshonor, cuánta turbación proporcionan a la santa Iglesia de Dios, si reflexionasen sobre la solemnidad y belleza de los compromisos que asumieron, y sobre los peligros en que van a encontrarse en este vida y en la futura, serían más cautos y más reflexivos en sus decisiones, más solícitos en la oración y más lógicos e valientes para prevenir las causas de su colapso espiritual y moral» (86). «No queremos, por fin, dejar de agradecer con gozo profundo al Señor advirtiendo que no pocos de los que fueron desgraciadamente infieles por algún tiempo a su compromiso… han vuelto a encontrar, por la gracia del Sumo Sacerdote, la vía justa y han vuelto, para alegría de todos, a ser sus ejemplares ministros» (90).

La Iglesia Católica, ante las dolorosas deserciones de numerosos sacerdotes y religiosos, llama a la fidelidad y a la conversión, porque cree que con la gracia de Dios son posibles, y cree también en la oración de intercesión. La Iglesia afirma que la infidelidad es tentación sugerida por el demonio, pone en peligro la vida presente y la salvación eterna, es dolor para la Iglesia y escándalo para los fieles, pues todos ellos, también los laicos casados, deben «perseverar cada uno ante Dios en la condición en que por Él fue llamado» (1Cor 7,24). Todos, asistidos por la gracia divina, tienen que tomar la cruz de cada día, si quieren permanecer como discípulos en el seguimiento de Jesús.

José María Iraburu, sacerdote

Índice de Reforma o apostasía

22 comentarios

  
Luis Fernando
Al leer este post me vienen a la memoria un par de citas bíblicas:
Col 10,12-13
Así pues, el que crea estar en pie, mire no caiga. No habéis sufrido tentación superior a la medida humana. Y fiel es Dios que no permitirá seáis tentados sobre vuestras fuerzas. Antes bien, con la tentación os dará modo de poderla resistir con éxito.

Y

1Co 9:24-27
¿No sabéis que los que corren en el estadio, todos a la verdad corren, pero uno solo se lleva el premio? Corred de tal manera que lo obtengáis. Todo aquel que lucha, de todo se abstiene; ellos, a la verdad, para recibir una corona corruptible, pero nosotros, una incorruptible. Así que, yo de esta manera corro, no como a la ventura; de esta manera peleo, no como quien golpea el aire, sino que golpeo mi cuerpo, y lo pongo en servidumbre, no sea que habiendo sido heraldo para otros, yo mismo venga a ser eliminado.

Es decir, ojito con creernos que no podemos caer y, a su vez, tengamos claro que Dios no permite que se nos ponga en tal situación que no tengamos más remedio que abandonar nuestra tarea como cristianos.
Si san Pablo dice que podía llegar a ser él mismo eliminado, más lo debemos decir nosotros. Pero no seamos tan necios como para pensar que confiando en nuestras fuerzas podemos llegar a donde Dios quiere que lleguemos.
18/09/09 1:39 PM
  
Miriam
¡Gracias padre!. Siento un gran cariño por usted, aún sin conocerlo personalmente. Gracias por su claridad, gracias por no rebajarnos las exigencias, gracias por su fidelidad a Cristo. La necesitamos. Gracias a Dios (¡que bendición!) poder leer sus escritos. Dios nos conceda también a nosotros, los casados, la gracia de ser fieles a Él. ¡Qué grande la Sabiduría de nuestro Dios que quiso poner en Pedro (y sus sucesores) la piedra inamovible de la Doctrina de la Iglesia!. Es algo de lo que me maravillo permanentemente y doy gracias: ¿será que Él ya sabía que no todos sus ministros permanecerían fieles?... Nuevamente: gracias padre, gracias Santo Padre y gracias Padre!!!
18/09/09 1:55 PM
  
jose de maria
Me uno a Miriam
18/09/09 4:50 PM
  
Juan
¡Enhorabuena! EStas vez tampoco se ha metido con nadie; acusándole de hereje, apóstata y pusilánime.
18/09/09 5:05 PM
  
Diego+
"...como león rugiente anda buscando a quien devorar, resistidle firmes en la fe "
18/09/09 5:29 PM
  
elias antonio muvdi, pbro.
Felicitaciones, padre. Con temor y temblor, pero tambièn con delectaciòn y persistente alegria he podido leer, reflexionar y valorar el testimonio de la Tradiciòn para no dejarnos arrebatar la perla preciosa de nuestra vocaciòn.

eam
18/09/09 6:59 PM
  
jose
D. Jose, acuerdese "cualquier tiempo pasado, fue peor que el presente". Creo yo, el Plan de Dios, desde la eternidad, estaría medianamente pensado.
18/09/09 10:34 PM
Cita de jose
D. Jose, acuerdese "cualquier tiempo pasado, fue peor que el presente". Creo yo, el Plan de Dios, desde la eternidad, estaría medianamente pensado.
____

Con esto nos quiere decir qué piensa que la historia progresivamente va mejorando hasta llegar a un día o a un punto, al que llamaremos Omega, donde se cumplira esa utopía de paz y bondad.

Sabe a Kant o a F. Bacon
18/09/09 11:20 PM
  
Javier
"Todo tiempo pasado fue mejor" es lo correcto... el universo es en movimiento hacia la corrupcion, esto lo dice la ciencia, y nuestra religion agrega que eso es a causa del pecado y que antes de la corrupcion total volvera Cristo Jesus (cfr. Mt 24,38-39) y, resucitando a los muertos, transformara todo lo creado para que sea imperecedero (cfr. 1 Co 15,51-52; Fl 3,21), esto es: Vida Eterna, que para algunos significara salvacion eterna y para otros condenacion eterna.
Ahora bien, no se que sera de la suerte de Kant, Bacon y tantos otros que planteaban cosas distintas a lo revelado... mejor no imitarlos.
21/09/09 4:42 PM
  
Eleuterio
Dios nos libre de desertar de su amistad y de tenerlo como Padre; Dios nos libre de olvidar nuestra presencia en nuestros corazones; Dios nos libre de no recordar, siempre, Quién nos creó y Quién nos da la libertad; Dios nos libre, en fin, de olvidarlo y de hacer como si no existiera.

Gracias, de nuevo, Padre Iraburu.
22/09/09 12:56 PM
  
Diego otra vez ...
...aunque, claro, bien es cierto que el tema de tantas defecciones religiosas y sacerdotales, responde a una constelación de causas y parámetros comunes que no nos atrevemos a diagnosticar. Muchas vocaciones nos han explotado como una bomba en nuestras mismas narices. En este tema, como en otros, no terminamos de "coger el toro por los cuernos" ... ya he visto demasiados cadáveres por el camino, personas de una valía extraordinaria; y, lo peor, es que todos se daban cuenta ... pero, claro, siempre hay cosas más urgentes.
22/09/09 8:39 PM
  
Bernardita
Recuerdo aquí una observación que hace unos años nos hacía un santísimo sacerdote (p.Janacek)acerca de otro que hace unos años provocó un gran escándalo con su infidelidad al irse con una religiosa, con la que incluso pubilcó sus cartas amorosas...El padre lo había conocido y asistido cuando era muy joven, y nos decía que a él siempre le llamaba la atención con qué displicencia limpiaba -o a veces ni siquiera...- los vasos sagrados luego de la Misa, y que un buen día se enteró de su deserción, y a él no le sorprendió, asociando actitudes. Vale decir: a las grandes infidelidades no se llega "de un momento para otro", sino tras una sumatoria de sucesivas infidelidades tal vez más imperceptibles para la mayoría, pero no por ello menos profundas... Un sacerdote vale lo que vale su Misa, ciertamente, y en el cuidado de los "detalles" y delicadezas del culto (preparación, Acción de Gracias, respeto por el Oficio) se abonan a mi entender, la mayoría de las veces, las fidelidades o infidelidades fundamentales en su Vocación...
22/09/09 9:59 PM
  
José María Iraburu
Bernardita.
"El que es fiel en lo poco es fiel en lo mucho".
La gran fidelidad perseverante está hecha de muchas fidelidades mínimas en la oración, la frecuencia de la confesión, el recogimiento de los sentidos, el cumplimiento de las propias obligaciones y trabajos, etc.
22/09/09 10:35 PM
  
Ricardo de Argentina
Gracias por brindarnos una visión tan clara del sentido esponsalicio de la vocación sacerdotal y religiosa, P. Jose María.
Hay un fenómeno que de alguna manera está relacionado con las deserciones de los sacerdotes y los religiosos, y es el fenómeno de la desnaturalización de las vocaciones consagradas. No sé si no producen mayor daño a la Iglesia que los desertores. Hay una dicho de un obispo que grafica esto : "Necesto 50 sacerdotes para mi diócesis, y me sobran 37..." Evidentemente, pide 50 buenos y desea librarse de 37 malos.
Contrariamente a lo desertores, los desnaturalizados se niegan a abandonar la Iglesia, ni siquiera cuando los echan merecidamente. Y en ciertos lugares son legión. Recusan insolentemente a todo aquél que osa echarle en cara sus extravíos, que pueden ir desde la desobediencia al Papa, al Superior o al Ordinario, hasta la más aberrante herejía. Y se atreven a dar cátedra de lo que debería avergonzarles.

Me parece que como están las cosas hoy en día, algunas ciertas y determinadas deserciones le harían mucho bien a la Iglesia. Que mejor la conversión, claro, pero a falta de pan, buenas son tortas.
23/09/09 3:54 AM
  
Antonio Manuel Pereyra
Querido Padre Iraburu:
En la situación de secularización extrema de institutos religiosos, hay casos de religiosos que se desvinculan de ellos, no porque son infieles a sus constituciones, sino porque las constituciones han sido adulteradas. Y el gobierno se ha apartado del carisma del fundador. Es una situación dolorosa la de los que quedan como infieles por ser fieles. Y no sería justo, a mi parecer, aplicarles a éstos los dichos que esos santos y pastores aplicaron a los que se apartaban de instituciones religiosas rectas y santas.
AMP
23/09/09 12:57 PM
  
Antonio Manuel Pereyra
A ver si me explico mejor:
Que hoy en día existen institutos religiosos que son "desertores". Y los que se aparten de un instituto así, no parece que siempre puedan ser llamados desertores también. En ocasiones, por lo menos, son héroes.
AMP
23/09/09 12:58 PM
  
Ricardo de Argentina
Antonio Manuel Pereyra:
Sí, por ahí también iba mi comentario anterior, puesto que cuando esos religiosos desnaturalizados copan la directiva de las congregaciones religiosas, éstas pasan a desmentir cotidiana y diametralmente las enseñanzas y el carisma fundacionales. ¿Es necesario dar nombres? Creería que no. Y si me apuran, ¡cuánto cuesta encontrar en ciertos obispos señales de que son sucesores de los apóstoles!

Pero una vez manifestada esta coincidencia con parte de lo que Ud. escribe, permítame expresarle mi disidencia en otro punto, a saber: no creo que haya ocasiones que permitan tratar de "´héroes" a los que desertan de una congregación desnaturalizada. Sí en cambio, hay motivos para reconocer vitudes heroicas en los varones (y en las "varonas", como gustaba decir a Castellani), que a pesar de las indignidades de sus superiores, se santifican cumpliendo la regla a rajatablas y soportando innúmeras agresiones de todo tipo.

Encomiar la deserción -por los motivos que fuere- es ilegítimo. Es el camino elegido por los lefebristas, que a mí no me parece un modelo digno de imitar.
23/09/09 3:38 PM
  
Daniel Lagos de Perû
En esta ûltima semana el oficio de lectura nos a puesto comentarios de San Agustin sobre los pastores y hoy miercoles el Titulo es: "Hagan lo que dicen pero no lo que hacen".

En una parte del comentario de hoy dice mas o menos lo siguiente:

[De que modo los quita de pastores para que dejen de apacentar a sus ovejas? Los quita de pastores cuando afirma: Cumplid y guardad lo que os digan, pero no los imitêis en sus obras, es como si dijera: Proclaman mi palabra pero obran segun mis deseos. Cuando vosotros NO obrâis segûn el ejemplo de los malos pastores ellos ya no os apacientan; cuando, en cambio, realizâis lo que ellos dicen, yo os apaciento.]

Hoy por ejemplo es dîa de San Pîo de Pietralcina, un hombre de Dios un Santo, no porque tuviera los estigmas sino por la obediencia y fidelidad = HUMILDAD a sus superiores a La Santa Madre Iglesia. (lêan sobre su vida)

Hay un cuento sobre los padres del desierto que dice mas o menos asî: Estando Jerônimo en ayuno y oraciôn, en un profundo momento de oraciôn se le acerca un demonio y le dice:

[Ey Jerônimo sabes yo puedo hacer todo lo que haces tu, puedo rezar mas que tu hasta puedo levitar, puedo ayunar mas que tu, puedo estar en silencio, es decir puedo hacer cualquier cosa que hagas tu, pero hay una sola cosa que no puedo hacer, PEDIR
PERDÔN, porque eso es HUMILDAD y yo soy LA SOBERBIA.]

Yo estoy casado y experimento esto, si no estoy en paz con mi esposa, con mi familia, con el otro, no puedo rezar, nada tiene sentido, me tengo que reconciliar.

Padre Josê Marîa usted escribe arriba: La gran fidelidad perseverante está hecha de muchas fidelidades mínimas en la oración, la frecuencia de la confesión, el recogimiento de los sentidos, el cumplimiento de las propias obligaciones y trabajos, etc.

En esto que usted escribe estoy totalmente de acuerdo, el problema es que la mayorîa de catôlicos muchas veces perdemos de vista y otros ni siquiera saben que por ejemplo: en el sacramento penitencial, la confesiôn de boca es una parte mînima de este sacramento pues el centro es LA CONVERSIÔN.

Entonces el resultado: me confieso hoy para poder comulgar y Dios no se moleste conmigo y me haga el milagrito pero maNana llego al trabajo y si se me cruza la secretaria pues que venga lo que venga, total el domingo me confieso y ya estâ.

Esto tambiên pasa en mayor o menor escala entre religiosos, consagrados, etc, por eso los sacramentos pierden su eficacia, pues si se les ve como una regla que cumplir y no como un medio por el cual se geste en mi el espiritu de jesucristo, que no se resiste al mal, que da la vida por el enemigo que da la vida incluso por los fariiseos que lo crucificaron, si no se toma los sacramentos de esta manera entonces se pierde el sentido que Cristo le ha querido dar a su Iglesia y los frutos son: desertores y apostatas.

Una vez mas querido padre gracias por sus escritos que me estân ayudando en el dîa a dîa.

Reze por mi que soy un pecador.

PD. Perdon a todos uso un teclado frances, faltan teclas.
23/09/09 5:07 PM
  
Salgari
"La infidelidad es tentación sugerida por el demonio, pone en peligro la vida presente y la salvación eterna"...

Sé que este post ya es de hace algunas semanas, pero me gustaría, si es posible, que profundizase un poco más en esa frase.

Hace poco he conocido un caso de un antiguo sacerdote que, en los años posteriores al concilio, se secularizó, tuvo una brillante carrera profesional brillante, se casó y tuvo descendencia. Sin embargo, murió pocos años después, de forma repentina, sin tiempo apenas para disfrutar de sus hijos pequeños.

Desde que he conocido este caso, me interesa este tema, en relación con la frase que he entrecomillado de su artículo.

Me gustaría conocer su opinión,la de la Iglesia, acerca del destino eterno de los sacerdotes "desertores". Desde el punto de vista humano se ve con bastante comprensión estos casos, pero bueno, realmente la Justicia de Dios a veces tiene poco que ver con la de los hombres. Y la labor de un sacerdote me parece demasiado importante, como para tomársela a la ligera... no cree?

Si lo desea, puede contestarme a mi dirección de correo particular.

Gracias y un cordial saludo.
02/10/09 10:30 PM
  
José María Iraburu
Salgari.
Su pregunta no tiene respuesta, porque no sabemos qué y cómo fue el proceso íntimo de la relación de este cristiano con Dios. Pudo haberse arrepentido de lo que de culpa hubiera habido en el abandono de su condición sacerdotal, pudo haber llevado después una vida santa, y puede, ciertamente, estar con Dios para siempre en el cielo. La misericordia de Dios habría prevalecido así sobre su miseria.
Pero lógicamente yo, y ningún ser humano, podemos saber su destino eterno.
Oremos por él al Misericordioso.
02/10/09 11:43 PM
  
Andŕes Esteban
Muchas gracias Padre!

Hermoso artículo. Como seminarista me llena de temor y alegría. Alegría de ser de Dios, sólo de él, y temor de fallarle. Que su misericordia nos fortalezca para nunca abandonarle. Tu es sacerdos in aeternum...
10/03/11 2:17 AM
  
Jose Cuevas
Que hermoso es consevir las palabras del Espiritu y jamas olvidar que las responsabilidades del creyente son mucho mas profundas.
29/08/13 8:43 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.