¿Por qué aún Isabel la Católica no es santa? El problema judío y la causa de canonización (3-7)

“De entre los obstáculos para la beatificación de la reina Isabel, la mal llamada expulsión de los judíos tal vez sea el principal”[1].

En la Posición Histórica de la vida de la Reina Isabel, el postulador Anastasio Gutiérrez, analiza seis hechos que podrían resultar “posibles impedimentos” para la Causa: la legitimidad de la sucesión al trono, la dispensa para el matrimonio, las capitulaciones de paz con Alfonso V, la fundación de la Inquisición Española, la expulsión de los judíos y las contiendas con los papas Sixto IV, Inocencio VIII y Alejandro VI. [2]

Luego de explicar brevemente cómo han sido aclarados a través de estudios rigurosos cada uno de estos posibles impedimentos, el P. Anastasio Gutiérrez afirma:

En conclusión, según la Comisión histórica vallisoletana, no parece encontrarse hecho alguno de la vida pública de la Reina Isabel que pueda entenderse o apreciarse biográfica o históricamente como efecto de una consciente incorrección moral. La línea moral de sus hechos se perfila paso a paso en el examen serio y conjunto de toda la amplísima y críticamente bien cimentada documentación[3].

Es decir, que todos estos temas han sido esclarecidos y no se ha encontrado en ninguna de estas acciones faltas morales de la Reina que puedan frenar su Causa. Y sin embargo, cinco siglos después de su muerte se continúa cuestionando su santidad.

Pero… ¿Por qué? ¿Por qué, si ya está todo aclarado, la figura de la Reina sigue siendo tan controvertida?

De las seis acusaciones que el postulador dice que podrían hacérsele a Isabel, dos son las que han perdurado en el tiempo, pues solo las cuestiones relacionadas con los judíos son las que conforman hoy los impedimentos para que Isabel la Católica sea canonizada, a saber: la instauración del Tribunal de la Inquisición y la mal llamada expulsión de los judíos.

Para explicar esto vamos a tener que regresar a la historia de la Causa, que habíamos dejado en el año 2002, con las alentadoras palabras de Mons. José Saraiva Martins, cardenal prefecto de la Congregación de las Causas de los Santos: “la Causa no está frenada, camina” y el inquietante suspenso subsiguiente.

Pero para entender este suspenso, debemos volver el tiempo un poco hacia atrás. Revivamos el año 1991.

1991 y la suspensión del proceso de Isabel la Católica

En el año mencionado muchos valientes y sinceros señores dieron a conocer su opinión acerca de la Reina Isabel:

“El judaísmo no perdonará nunca a la reina el exilio forzado de la gran comunidad de judíos de España, las amenazas y las brutalidades que se cometieron para obligar a los judíos a convertirse y,  como corolario los crímenes de la Inquisición”[4], declaraba Jean Kahn, presidente del Consejo representativo de las instituciones judías de Francia en Tribune juive.

Samuel Toledano, portavoz de las comunidades judías de España para la promoción de la tolerancia religiosa expresaba en un artículo del Times, que “la reina de Castilla es un símbolo de intolerancia[5].

En el mismo artículo el representante de la Sociedad Islámica decía que: Isabel se parece más a un demonio que a un santo[6].

Le Monde hacía a Isabel “responsable de la persecución de miles de judíos y musulmanes[7].

Mientras tanto, La Croix, ese mismo año quitaba a Isabel su título de “Católica” mencionándola en adelante sólo como Isabel I de Castilla, llamada Católica[8].

¿Qué sucedía ese año para que tantos se envalentonaran contra el silencio en el que dormía Isabel de Castilla?

El historiador francés Jean Dumont nos trae la noticia:

Todas estas denuncias, degradaciones e ignorancias tuvieron, por desgracia, el apoyo de una decisión romana, que se conoció el 28 de marzo de 1991, el día de jueves santo: la decisión secreta que tomó la Congregación para las Causas de los Santos de “suspender” el proceso de beatificación de Isabel[9].

Y en otra ocasión comenta:

Una violenta campaña judía y pro-judía ha logrado de Roma la «suspensión» del proceso de beatificación de Isabel la Católica. Suspensión anunciada por el cardenal Felici, Prefecto de la Congregación romana para la causa de los santos, el día 28 de marzo de 1991 y, que inmediatamente, ha motivado las felicitaciones (dirigidas el mismo día o el siguiente) de la célebre organización mundial del lobby judío, la Anti-Diffamation League of B’nai Brith[10].

Sí, el historiador francés nos dice que la causa de Isabel la Católica fue suspendida eternamente en 1991. En esta fecha, al acercarse el cuarto centenario del descubrimiento de América, las expectativas de la Iglesia Española respecto a la beatificación de la Reina Isabel eran notables. Pero pronto se verían frustradas, por obra insistente de  judíos y  pro-judíos.

Poco tiempo después de que se diera por suspendido el proceso, el Arzobispo de Valladolid escribía a Roma pidiendo que la Causa se acelerase. Lo mismo hará el Cardenal presidente de la Conferencia Episcopal Española.

 Como respuesta a estos insistentes pedidos, vendrá desde Roma una vaga explicación en aquella carta de la Secretaría de Estado que ya mencionamos donde expresaba: “Por lo que hace a la Causa en cuestión, las circunstancias aconsejan profundizar algunos aspectos del problema, tomando un tiempo conveniente de estudio y reflexión[11].

La Causa se había suspendido para siempre.

2002: La Causa de la Reina Isabel “¡no está parada, camina!” o las declaraciones de Flavio Capucci.

Las últimas noticias oficiales que tenemos del proceso

El sueño de ver canonizada, para el aniversario del descubrimiento de América (1492-1992), a la Reina más santa que cualquier siglo ha tenido, había desaparecido. Pero un nuevo aniversario se acercaba y en los corazones españoles e hispanoamericanos la ilusión volvió a renacer. Se aproximaba el año 2004, y con él el quinto centenario de la muerte de Doña Isabel. Las tentativas de canonizar a la Reina Católica volvían a aparecer.

Con este objetivo en el año 2001 el Cardenal Presidente de la CEE, Antonio María Rouco Varela escribió al Santo Padre rogando: “solicito de V. Santidad que, si lo considera oportuno, tenga a bien ordenar la prosecución de la Causa de Canonización de la sierva de Dios Isabel I, Reina de Castilla y León”[12].

Al año siguiente el mismo cardenal visitó al Santo Padre para su cumpleaños y le llevó de regalo una copia fiel del Testamento y el Codicilo de la Reina Isabel con los comentarios del Dr. Vidal González Sánchez.

Y ya estamos en el año 2002. Una nueva visita se realizó a la Sede de Pedro con el mismo pedido de siempre: La canonización de Isabel la Católica. El Vicario General del Arzobispado de Valladolid, Vicente Vara Sanz y el nuevo postulador de la Causa, el Padre Rafael Serra Bover, junto con el Dr. Vidal González Sánchez visitaron la Sagrada Comisión y pudieron escuchar de labios del Cardenal Prefecto de la Sagrada Congregación para las Causas de los Santos que la Causa de la Reina Isabel “non é fermata, cammina”[13].

Y después de la promesa… el silencio, el olvido, la indiferencia consiente, el ostracismo.

La página oficial de la Comisión para la beatificación de Isabel no publicó una sola línea más.

Hoy hace trece años de esa declaración y la Causa sigue varada en el mismo lugar que en 1991. ¿Camina la Causa?

Las declaraciones de Mons. Flavio Capucci

Alguien más habló sobre la Causa de Isabel la Católica en el año 2002. Fue Mons. Flavio Capucci, conocido por estar a la cabeza de causa de canonización de José María Escrivá[14] durante 25 años. Él no fue tan optimista con lo que respecta a la Causa de la Reina. Varios diarios esparcieron sus declaraciones:

“El Vaticano desoye la petición del episcopado español ante el rechazo frontal de los judíos.  El letrado de la causa de Escrivá cree «muy poco probable» que la reina castellana llegue a santa.”[15].

Comentaba el diario español, El Periódico.

El diario ABC, de España publicó la siguiente declaración de nuestro obispo en cuestión:

en el trasfondo de la polémica, parece que ciertos sectores judíos habían presionado a la Iglesia católica para paralizar dicho proceso, dos años antes de que se cumpla el V centenario de la muerte de la Reina Católica. Algunos apuntan a la negativa del arzobispo de París, cardenal Lustiger (de ascendencia judía) como uno de los motivos principales de este parón[16].

Y en el popular diario El País, se leía:

 La parafernalia con que los obispos españoles querían celebrar en 2004 el quinto centenario de la muerte de Isabel la Católica acaba de apagarse por donde más quería alumbrar: la beatificación de tan famosa reina y señora. Roma ha dicho que no, al menos de momento, a la causa de beatificación promovida desde el Arzobispado de Valladolid en 1952 y reactivada por la Conferencia Episcopal Española en el plenario de los prelados de marzo pasado. Las causas de este bloqueo, que parece definitivo, las explicó en Madrid este jueves el monseñor romano Flavio Capucci, durante una cena con varios periodistas. (…)Comprometida la Conferencia Episcopal en esa causa, parecía que la polémica beatificación de Isabel la Católica sería imparable y rápida, pero ya entonces el 25% de los obispos se opuso a avivar el proceso. ¿Motivos? Los mismos que ahora insinúa el eficaz postulador del Opus: evitar polémicas con la comunidad judía, que no perdona a la reina bajo cuyo mandato se produjo la expulsión de España de ese pueblo en unas condiciones consideradas ahora como insoportables[17].

Los diarios son lo suficientemente claros: Monseñor Flavio Capucci, en una entrevista que se le realizó en el año 2002, cuando las esperanzas de la posible beatificación se despertaba nuevamente por acercarse el quinto centenario de la muerte de la Reina, da por tierra todas las esperanzas.

El diario digital El Periódico es quien publicó de forma más completa las declaraciones de Capucci, que reproduce textualmente: “el Vaticano considera a Isabel I de Castilla un buen ejemplo de reina católica, pero no tiene intención de elevarla a los altares ante el rechazo frontal del lobi judío y del sector más progresista de los católicos. Un santo es un modelo para todos los cristianos, nunca una figura problemática y conflictiva”[18].

Y luego explican los periodistas:

 Capucci, (…) cree «muy improbable»  que la Santa Sede atienda la reciente solicitud de la Conferencia Episcopal Española y reabra el proceso iniciado en 1958 para elevar a los altares a Isabel la Católica. El 75% de los prelados empujaron esta causa el pasado febrero con el objetivo de que la polémica soberana subiese a los altares coincidiendo con la celebración del quinto centenario de su muerte, en el 2004[19].

                El obispo, afirma en la misma entrevista: “Si a mí me encargaran este proceso, el único punto en el que creo que habría que concentrar la atención es el de asegurarse de que hay devoción popular. Si ésta no existe la causa no tiene posibilidad de comenzar”[20].  

Además remarcó la necesidad de la “existencia de la fama de santidad documentalmente”: “A falta de eso, se juzga con criterios ajenos a una causa de beatificación, bajo criterios espirituales, culturales o de oportunidad pastoral. No sé cuál es el criterio de los obispos españoles para promover este proceso”[21].

La devoción popular.

¿Por qué remarca el cardenal la falta de devoción popular? ¿Es qué no hay un fervor hacia la Reina Católica? Cierto es, que no existe actualmente en nuestra protagonista un halo de popularidad que la rodee, como ocurría, por ejemplo, con San  Juan Pablo II, antes de ser beatificado o canonizado. Absurdo sería afirmar tal cosa.

Sin embargo hay algo que se debe recordar: “No se ama lo que no se conoce”. ¿Cómo es posible pretender que la Reina Isabel la Católica goce de una ferviente devoción popular cuando durante cinco siglos su nombre ha sido manchado por mentirosas leyendas ideológicas? ¿Cómo gozará nuestra soberana de un “fervor popular” si los intelectuales, los medios y muchas veces los mismos miembros de la Iglesia Católica se han esforzado por borrar su nombre, o por convertirlo en casi una mala palabra, o reducirlo a su acción como reina, sin destacar su santidad de vida? Teniendo al mundo, a todo el mundo en contra, ¿es posible tener “devoción popular”?

            No desatinó Jean Dumont, en llamarla “la Incomparable”. Pese a la anti-propaganda, pese a la leyenda negra, pese a sus poderosos y muchos enemigos, el nombre de la “incomparable” después de cinco siglos de su fallecimiento continúa clamando ser elevado a los Santos Altares de la mano de numerosos cardenales, obispos y fieles. ¿Acaso no decía el diario el Periódico que el 75% de los prelados de la Conferencia Episcopal Española esperaban para el año 2004 la beatificación? ¿Y antes de cerrarse? El proceso estaba

particionado por un gran número de obispos y cardenales: (…) Castrillón Hoyos, presidente del CELAM (Comité Episcopal de América Latina),(…)López Rodríguez, arzobispo de Santo Domingo, primado de América y sucesor de Mons. Castrillón en la presidencia del CELAM; López Trujillo, prefecto del Consejo Pontificio de Familia; Castillo Lara prefecto de la Administración del Patrimonio de la Santa Sede; Aponte Martínez, arzobispo de Puerto Rico (…);Mons. Law, cardenal de Boston; Mons. Álvaro Potrillo, prelado del Opus Die, Mons. Amigo, arzobispo de Sevilla”[22].

 Y todos ellos sin contar a los postuladores y promovedores de la Causa en la misma España.

Pero… ¿Y antes de abrirse el proceso? ¿Nadie reclamaba la subida de nuestra Reina al más que justo y bien merecido Altar de los Santos?

Parece que sí. Ya en el s. XIX  un reconocido teólogo e historiador, Don Modesto Lafuente, reprochaba a la Iglesia española:

Confesamos no comprender cómo no se halla el nombre de Isabel de Castilla entre la nómina de los escogidos, al lado de San Hermenegildo y San Fernando, mayormente cuando, a la luz de la más escrupulosa investigación, no se descubre un solo acto de su vida pública y privada que no sea de piedad y virtud; el no poder venerar a esta Reina en los altares, canonizada por la Iglesia, es cosa que sentimos de corazón[23].

Los pedidos por la beatificación de Isabel fueron constantes durante todo el siglo XX. En 1904, con ocasión del cuarto centenario de la muerte de la Reina el fervor popular se reavivó desde varios sectores de la sociedad:

- Desde los púlpitos de las iglesias: El arzobispo de Santiago de Compostela, Fray Zacarías Martínez, predicaría ese año en Medina del Campo:

Me veo en la precisión de hacer un panegírico y no una oración fúnebre, porque Isabel la Católica fue una Santa, aunque por designios inescrutables de Dios, no la veneramos en los altares…Esta mujer descuella entre todas las Reinas que no fueron santas, por las virtudes de su santidad; y entre todas las santas que no fueron reinas por las proezas de su reinado…

Cuando dentro de cien años otro orador suba a esta cátedra sagrada ¿quién sabe si en vez de una oración fúnebre tendrá que tejer el panegírico de una Reina Santa que nació en Madrigal y murió en Medina del Campo?[24]

- Desde las cátedras Universitarias: Fue en este caso el preceptor del entonces rey Alfonso XIII, quien por ser catedrático de la Universidad de Madrid, estuvo a cargo del discurso realizado en homenaje a Isabel la Católica. En él decía:

Saludemos como a madre a la mujer gloriosa, cuyo amor vive en el alma encendido y vivirá en las generaciones; y saludémosla así todos los españoles, los de aquende el mar y los de allende, porque a unos y a otros estando para morir nos dejó el corazón como lo más que podía dejarnos[25].

- Desde la academia de Historia: Se celebró aquí un acto público para la fecha de fallecimiento de nuestra Reina. El Conde de Cedillo fue quien estuvo a cargo de los festejos. Él mismo confesaba que al momento de preparar el discurso lo hizo obedeciendo: “de una parte, mi amor, o mejor dicho diré, veneración, a la gran Reina española; y de otra, el mandato de la Academia[26].

Es cierto, todos estos nombres y discursos que hemos citado, provienen de estudiosos, de historiadores o desde el clero. Por razones obvias estas personas pueden estar más inclinadas a venerar y recordar a la Reina Castellana. Sin embargo el pueblo, la gente sencilla, los simples laicos tanto de España como de Hispanoamérica, también han profesado una ardiente devoción hacia la Reina y han clamado por su subida a los Altares.

Veamos algunos ejemplos…

Allá por el año 1929, se celebró en Sevilla el Congreso Mariano Ibero-Americano. El postulador Anastasio Gutiérrez nos cuenta que allí “al verse juntos en Sevilla los españoles e iberoamericanos, surge espontáneamente entre ellos la idea de plantear ante los prelados allí asistentes, la canonización de la Reina Católica. Como escribió el periódico El Debate, en el congreso de Sevilla resonó sobre todos los nombres de héroes y misioneros del Nuevo Mundo el de Isabel la Católica”[27]. Allí, don Narciso de Estégana y Echeverría, prior de las Órdenes Militares, hizo suyo el clamor de la gente y expuso “su autorizado parecer de que Isabel la Católica merece el honor de los Altares[28].

Un nuevo congreso sería reflejo de la devoción popular. En el año 1951, durante el Congreso Femenino Latinoamericano se redactó un acta en el cual numerosas asociaciones de damas católicas de España, Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Cuba, Chile, Ecuador, Méjico, Perú, Uruguay y también Filipinas; rogaban por la beatificación de la Reina. Las actas fueron elevadas al Vaticano por el entonces ministro de Educación, Don José Ibáñez Martín[29].

En el año 1956 llegaba a Roma desde la Argentina la carta de la señorita Bilbao (de la que ya hemos hablado) que daría el puntapié final para la apertura de la Causa. Una joven laica y universitaria. ¿Qué es sino devoción hacia la Reina  lo que movió a la muchacha a escribir su carta?

En Norteamérica también hallamos ecos del fervor de la gente hacia la Santa Reina. En 1962 la asociación estadounidense Daugthers of Isabella (Hijas de Isabel) en su International Convention Daugthers of Isabella, realizado ese año en Monreal (Canadá) expuso en la resolución nº 2 del Congreso la solicitud de la beatificación de la Reina Isabel de España. A esta resolución se le unieron los cuarenta y cinco grupos de esta misma organización norteamericana.

Desde Méjico llegó a Valladolid en 1964 una carta de un “Caballero de Colón” expresando su deseo de ver beatificada a nuestra protagonista, expresando: “Ninguna mujer desde tiempos pasados hasta nuestros días es tan merecedora a tan alta distinción. Fue una heroína y una santa. Justísima beatificación[30].

En Ecuador, en el año 1967 el “Instituto Ecuatoriano de Cultura Hispánica” y “El círculo femenino de Cultura Hispánica” clamaron también a Roma por la beatificación de Isabel la Católica.

El año anterior Estados Unidos había declarado el 22 de abril el día de la Reina Isabel como fiesta nacional.

El postulador de la Reina, quien nos ofrece todos estos datos afirma: “Imposible detenerse en el mundo hispanoamericano, porque aquí la ambientación de la Causa es tan desbordante, que sería cosa fácil de empezar pero nunca de acabar”[31].

Un nuevo siglo llegó y con él nuevas peticiones de reavivar el proceso de la Sierva de Dios.

En el 2002, El Mundo trae noticias: “Isabel de Castilla podría ascender a los altares. Venerada dentro y fuera de nuestro país, la Conferencia Episcopal ha reactivado su proceso de beatificación. Se le atribuyen dos milagros, pero haber expulsado a moros y judíos y rescatado la Inquisición son episodios que podrían aguar su causa”[32].

En el año 2003, el periódico El País nos trae una noticia contundente: “105.600 católicos remitieron cartas al Papa entre 1993 y 1995 (dos años) pidiendo la beatificación de Isabel la Católica, según los archivos de la causa de beatificación de esta reina, cuyo quinto centenario de la muerte se celebra el próximo año”[33].

Otro dato: en el año 2006, la página web de la Comisión para la beatificación de Isabel la Católica comenzó a publicar boletines digitales tratando diferentes aspectos de la vida de la Reina. Al final de la revista adjuntan algunos comentarios que la gente les envía agradeciendo favores a la Reina o simplemente comentando su devoción hacia ella. En la actualidad se han publicado 32 boletines. Cada boletín publica de dos a cuatro favores hacia la Reina. Asimismo la revista publica noticias sobre estudios que se llevan a cabo acerca de Isabel, ya sea por grandes historiadores o por simples estudiantes universitarios que se comunican con la página. Como se ve, la devoción existe. La gente visita la página y se interesa, y sobre todo la gente le reza a Isabel la Católica, pues comunican pequeños favores obtenidos por su intercesión.[34]

¿Es la falta de devoción popular la verdadera causa de la suspensión de su proceso?…

No, parece que no; pero también reclamaba Capucci “existencia de la fama de santidad documentalmente”.

Fama de Santidad

Si hay en la Causa de nuestra soberana un terreno firme es justamente la fama de santidad. Si hay en la Causa de la Reina, cuestiones que estudiar más a fondo por no estar del todo claras, no conforma el tema de la fama de santidad precisamente uno de ellos. Ésta, como dijimos al comienzo del trabajo, comenzó incluso antes de su muerte.

En la Positio Histórica de la Reina se introduce el capítulo dedicado a su fama de santidad del siguiente modo:

La fama de santidad de la Reina Católica viene corroborada por el testimonio fehaciente de una ininterrumpida tradición histórica recogida en dos gruesos volúmenes por Vicente Rodríguez Valencia, Isabel la Católica en la opinión de españoles y extranjeros, Valladolid, 1970; que figuran en la documentación de la Causa (CIC) como vols. XV y XVI, de 566 y 678 páginas respectivamente[35].

¡Mil doscientas cuarenta y cuatro páginas para recoger su fama de santidad!

No transcribiremos aquí ningún testimonio de la santidad de la reina, puesto que lo hicimos en el capítulo anterior; pero sí nombraremos a todos los testigos de la santidad de Isabel la Católica que el postulador escogió de la investigación de Rodríguez Valencia para la Positio Histórica.

Quizá verlo así, en bruto, en un denso párrafo nos disipe cualquier duda y nos prevenga de malas interpretaciones acerca de los motivos por los cuales la Causa se cierra.

Hablan de su fama de santidad:

Coetáneos españoles: Fernando el Católico, Juan II de Aragón, el Cardenal Cisneros, Carlos V, Hernando de Talavera, Cristóbal Colón, el Dr. Toledo, Gonzalo Fernández de Oviedo, Andrés Bernáldez, Andrés Cabrera, un consejero real, Anónimo franciscano, Fernando de Lucena, Alvar Gómez de Castro, Hernando del Pulgar, Continuador anónimo del Pulgar, Diego Valera, la Crónica Incompleta, Lorenzo Ganíldez de Carvajal, Maese Rodrigo Santaella, Pedro Mexía, Alonzo de Santa Cruz, Jerónimo Zurita, Esteban de Garibay y Zamalloa, Fr. Luis de León, Fr. José de Sigüenza, P. Juan de Mriana, Testimonios de Guadalupe y S. Benito de Valladolid, Fr. Gabriel de Talavera, Pedro de Cartagena, Gómez Manrrique y Diego de S. Pedro, Juan de Encina.

Coetáneos italianos y Papas: Lucio Marineo Sículo, Pedro Mártir de Anglería, El papa Sixto IV, el papa Inocencio VIII, Alejandro VI, Julio II, Andrea  Navaggiero, Francesco Guicciardini, Il Conte di Castiglione y Fr. Gilberto Nicolai.

Coetáneos alemanes: Jerónimo Münzer y Fr. Erhard Boppenberger.

Durante los siglos XVII y XVIII: Juan de Palafox, José de Palafox, Francisco Bermúdez Pedraza, Gil Gonzáles Dávila, Anónimo: Biografía de la Reina, Diego de Colmenares, Diego de Saavedra Fajardo, Baltasar Gracián, Francisco Pinel y Monroy, Prudencio de Sandoval, Diego Ortiz de Zúñiga, Monseñor Esprit Flechier, Bernardo Giusyiniani, Santiago Roil, Enrique Flórez, Rafael Floranes, Juan de Ferreras.

Durante los siglos XIX y XX: Juan Antonio Llorente, José Amador de los Ríos, Diego Clemencín, Modesto Lafuente, Vicente de La Fuente, Mariano Juderías, Cánovas del Castillo, Emilio Castelar, Joaquín Costa, William Prescott, Washingtong Irving, León XIII, Marcelino Méndez Pelayo, Alejandro Pidal y Mons. Pío Zabala Lera, Ramón Menéndez Pidal, Gregorio Marañón, Salvador de Lara, Antonio Ballesteros Beretta, Marqués de Lozoya, D. Juan de Contreras, Antonio Rumeu de Armas, Blas Piñar, Francisco Franco, un carmelita descalzo, biografía, P. Tarsicio de Azcona, P. Feliciano Ceredera, Monseñor Rafael García y García de Castro, P. Venancio Carro, William Thomas Walsh, Gabriel y Galán y L. Vázquez de Mella y A. Ballesteros.

No; efectivamente, no ha sido falta de documentación sobre su fama de santidad la tara del proceso.

 
Prof. Magdalena Ale
continuará

[1]Zavala, José María. Op. Cit., P. 101.

[2] Positio histórica super vita, P. XXXVII- XXXVIII.

[3] Ibídem, P. XXXVIII.

[4] Jean Kahn, presidente del Consejo representativo de las instituciones judías de Francia (Crif) en Trbune juive. En Dumont, Jean. Op. Cit., P. 9 Las negritas son nuestras.

[5] Ibídem P. 9.

[6] Ibídem P. 9.

[7] Ibídem P. 9.

[8] Ibídem P. 9 Todas estas declaraciones son también recopiladas por: Zavala, José María. Op. Cit, P. 101.

[9] Íbidem P.10. Las negritas nos pertenecen.

[10] Jean Dumont, Reconquista de la historia. Santa Isabel la Católica. www infocatolica.com. (19/02/2015). Las negritas nos pertenecen.

[11] Ver P. 12. Las negritas nos pertenecen.

[12] Ver P. 18.

[13] No está parada, camina.

[14] José María Escrivá es el fundador de la congregación “Opus Dei”.

[15] El Periódico, 28 de septiembre de 2002. Fecha de consulta: 30/05/14.

[16] ABC, El Gran Periódico Español, 28 de septiembre de 2002 Fecha de consulta: 30/05/14.

[17]Juan G. Bedoya, Isabel la Católica tendrá que esperar. El país. Madrid, 28 de septiembre de 2002.

[18] El Periódico, 28 de septiembre de 2002. Fecha de consulta: 30/05/14. Las negritas son nuestras.

[19] Ibídem.

[20] Ibídem.

[21] Ibídem.

[22] Jean Dumont, Op. Cit. P. 10.

[23] Modesto Lafuente. Cfr. Positio historica super vita, P. 937.

[24] Fray Zacarías Martínez, Oración fúnebre con motivo del cuarto centenario de la muerte de Isabel la Católica, en Medina del Campo, 26 de Noviembre de 1904. Impreso en Madrid, 1904, P. 8 y 57. (CIC, tomo XVI, doc. 1944, P. 321 y 323) Cfr. Ibídem, P. 938. Las negritas nos pertenecen.

[25] Discurso leído en la Universidad central, en solemne inauguración del curso académico (1904-1905). Madrid, Imprenta Colonial, 1904 (BN. V/154-10) CIC, tomo XVI, doc. 1943, P. 318-320. Cfr. Ibídem, P. 938.

[26] Conde de Cedillo. Cfr. Ibídem, P. 939. Las negritas nos pertenecen.

[27]Positio historica super vita, P. 940.

[28]Ibídem, P. 940.

[29] Vizcaíno Casas, Fernando. Op. Cit. P. 185.

[30] Positio historica super vita, P. 942.

[31] Ibídem, P. 943.

[32] El Mundo, domingo 03 de marzo de 2002. Las negritas nos pertenecen.

[33] El País, 23 de abril del 2003.

[35] Positio historica super vita, P. 877 y 878.

56 comentarios

  
Santiago Pizano
La opinión de los judíos y los musulmanes está muy sobrevalorada. No deberían meterse en estos asuntos porque no les concierne.
01/05/17 1:59 PM
  
Marcelo
Padre,
Ud. ha hecho una abundante y muy interesante recopilación documental que pone de manifiesto claramente porque se ha detenido el proceso de canonización.
Ahora, visto que la cuestión central es el tema de los judíos sefaradíes y su expulsión, sería interesante que también se trate ese tema. Al fin y al cabo, es la justicia o no de ese acto el que al parecer define el tema.
Si la Reina fue justa y ecuánime con los judíos sefaradíes, nada puede discutirse.Si, por el contrario, hubiera actuado injustamente con una comunidad que desde muchos años residía en España, las objeciones serían atendibles.
No se trata ya de lo que puedan decir judíos o moros, sino de lo que los católicos que tenemos la superior moral evangélica podemos decir.
Saludos



01/05/17 3:02 PM
  
Ricardo de Argentina
De ser cierto que el Vaticano hubiese cedido -indebidamente, por cierto- a la presión de la opinión judía en el año 1.991 respecto al caso de la beatificación de Isabel, hay algo que me preocupa y es lo siguiente: esas presiones (y esa debilidad vaticana), ¿ya tendrían cierta entidad al momento de redactarse "Nostra Aetate"?
01/05/17 3:20 PM
  
Alberto GT
LA egitimidad de la sucesión al Trono me sigue pareciendo un problema. Como sabian que la Beltraneja no era hija de Enrique?
01/05/17 3:24 PM
  
Viejo Profesor
¿Alguna vez la opinión oficial u oficiosa de los católicos ha influido en la toma de decisiones de quienes no comparten su Fe? Nosotros somos los únicos en pedirles permiso para asuntos de nuestro propio patio. Y, de paso, los otros calumnian y difaman a la Iglesia por todos los medios. Ejemplos sobran.
01/05/17 4:44 PM
  
Ricardo de Argentina
Marcelo, arriba te encuentras con esto, que de haberlo leído hubiese disipado tus dudas:

---
...el P. Anastasio Gutiérrez afirma:" En conclusión, según la Comisión histórica vallisoletana, no parece encontrarse hecho alguno de la vida pública de la Reina Isabel que pueda entenderse o apreciarse biográfica o históricamente como efecto de una consciente incorrección moral. La línea moral de sus hechos se perfila paso a paso en el examen serio y conjunto de toda la amplísima y críticamente bien cimentada documentación”[3].
Es decir, que todos estos temas han sido esclarecidos y no se ha encontrado en ninguna de estas acciones faltas morales de la Reina que puedan frenar su Causa. Y sin embargo, cinco siglos después de su muerte se continúa cuestionando su santidad.
Pero… ¿Por qué? ¿Por qué, si ya está todo aclarado, la figura de la Reina sigue siendo tan controvertida?
---

O sea de que sí, se trata de lo que digan los judíos hoy en día.
Lamentable e increíblemente, es así.
Ellos mandan y nosotros (mejor dicho, el Vaticano), a obedecer.
Hasta en estas cuestiones.
01/05/17 5:18 PM
  
Enrique
Me llama la atención lo que dice el autor de este artículo: "cinco siglos después de su muerte se continúa cuestionando su santidad".

¡Claro que es posible cuestionar su santidad! Mientras no lo declare oficialmente la Iglesia, mediante declaracion definitiva del Papa (eso es lo que se hace en una canonización) es legítimo cuestionar la santidad de cualquier fiel. Que el autor de este artículo opine que Isabe la Católica es santa, me paree bien, con tal de que su juicio se quede en una opinión privada y se remita al juicio de la Iglesia.

Quien escribe esto, es devoto de Isabel la Católica y ha rezado ante sus restos en la Capilla Real de Granada. Lo escribo ante todo por recordar el papel de la Iglesia en las canonizaciones, que no es un juicio más, sino que está asistido por el Espíritu Santo como toda declaración irreformable, mientras que lo que digan los demás fieles, por muy bien argumentada que esté, no pasa de ser una opinión privada y sometida al juicio de la Iglesia.
01/05/17 5:37 PM
  
Francisco de México
Alberto GT:

Entiendo que Enrique nunca recibió dispensa papal para casarse por segunda vez y menos en grado de parentesco. Peor aún, ni siquiera su primer matrimonio puede considerarse anulado, dado que, quien dictó la sentencia no poseía la autoridad suficiente sino que debía ratificarse en una instancia superior posteriormente.

De hecho, la reina Isabel nunca esgrimió el argumento que Juana de Castilla no era hija biológica de Enrique, sino que no era hija legítima (por no ser válido su segundo matrimonio), y al no tener herederos legítimos, la línea sucesoria pasaba Alfonso (hermano de Isabel) y, a la muerte de éste, a la misma Isabel.

Algunos nobles si dudaron que fuese hija biológica de Enrique, porque, al parecer, durante el periodo en que debió darse la concepción, Enrique se encontraba alejado de la reina y no se tienen noticias que la haya visitado. Pero tiene razón, no sabemos con seguridad si fue o no hija biológica del rey. Lo que si es posible asegurar es que no era hija legítima.

01/05/17 6:11 PM
  
Marcelo

Completo mi comentario anterior.
¿Fue la expulsión de los judíos sefaradíes una medida justa y de legitima defensa de la Fe y del pueblo cristiano ante la existencia y actuación de esa comunidad y sus agresiones?
¿O fue un exceso, una medida abusiva contraria a la muy tradicional doctrina de tolerancia y libertad del acto de fe, fomentando el odio y rencor eterno de los expulsados y sus descendientes, y un monton de conversiones falsas y forzadas (marranismo) cuyas consecuencias aún hoy padecemos?

De lo que se conteste, depende a mi entender la justicia y el acierto de la canonización. Y no interesa la opinión de los judíos y moros, sino nuestro criterio cristiano.

Saludos
01/05/17 6:28 PM
  
Néstor
Es que los santos son conflictivos siempre ¿no?

Saludos cordiales.
01/05/17 6:43 PM
  
Maite C
Estimado Ricardo.

En mi modesta opinión, creo que Nostra Aetate fue claramente forzada por el Judaísmo Internacional, que es quién gobierna el mundo, y querían restablecer la causa judía. No se sí "esas presiones" de las que Vd. habla, englobaban el no beatificar a Isabel La Católica, pero en todo caso no era la finalidad, sino el situar al pueblo judío en el lugar que ellos querían:
Y lo consiguieron.
01/05/17 7:52 PM
  
Cos
FANNI
¿A qué conclusiones me lleva esto?:
-A que efectivamente la expulsión fue un acto punitivo y no como nos pretenden presentar fue una especie de favor.
-A que la auténtica moral cristiana no admite los castigos colectivos .
-A que el problema de los conversos no hubiera sido tan grave si no se hubiera obligado a miies de judíos a bautizarse en episodios como la gran degollina de 1391.
-A que algunos son partidarios de la canonización de Isabel porque les gustaría poder decir que si Isabel lo hizo y es Santa, las sociedades cristianas también podrían expulsar a elementos conflictivos, y todos sabemos que se refieren a los musulmanes europeos.
-A que la canonización de Isabel sería también un respaldo a los restos marginales de antisemitismo que quedan en la Iglesia, como los partidarios de la teoría del pueblo deicida, y los negacionistas del Holocausto
--------------------------------------
Para mi que sus conclusiones son un poco extravagantes. Yo diría que se hacía imposible evangelizar a los judíos debido a la armadura político-religiosa del pueblo judío. Nada extraño en su época -en la nuestra tampoco, aunque sea mas matizable debido al régimen de "libertades"-, así seguirían siendo un pueblo dentro de otro pueblo. Un estado dentro de otro estado.
¿Acto punitivo o favor? Ni lo uno ni lo otro.
Los últimos tres puntos serían irrelevantes sino estuviesen marcados por una intencionalidad tendenciosa y difamante.
01/05/17 8:42 PM
  
Marcelo
Gracias Ricardo de Argentina por tu comentario de las 5:18PM.
Pero creo que esa cita es muy genérica, el caso de la expulsión y sus consecuencias es muy concreto
Hay que contestar las preguntas de mi comentario posterior de las 6:28PM

Coincido contigo que en el lobby judío pretende imponer su criterio y que eso es inadmisible.
Por eso, digo de nuevo, dejemos de lado esa opinión. Sólo veamos si, conforme la justicia, la moral evangélica y las facultades de la Reina, fue justo o no ese acto.
Saludos
01/05/17 8:43 PM
  
Cos
Marcelo
(...)y un monton de conversiones falsas y forzadas (marranismo) cuyas consecuencias aún hoy padecemos?
------------------------------------------
No se olvide usted de las conversiones sinceras.
01/05/17 8:44 PM
  
Palas Atenea
Fanni: Yo no sé si Isabel la Católica es santa o no lo es, lo que sí sé es que era reina. La integración de los territorios que conformaban la Península para formar una nación era sumamente difícil, permíteme que te diga que tu manera de mirar las cosas es un poco radical.
Los judíos nunca se han aclarado ellos mismos si querían integrarse o preferían un estatus aparte, con lo que es imposible que la reina pudiera saber qué es lo que querían. De hecho la integración de los judíos ha sido posible en unos países y en otros no, dependiendo de su mayor o menor grado de religiosidad: en Alemania (¡triste ironía!) la integración se daba, así como en Holanda, Francia, Italia y otros países, pero no en Polonia, Ucrania, Rumanía o Grecia. La cuestión no estaba en el diferente trato que recibieran sino en su propia posición. La Haskalá (Ilustración Judía), como ocurrió con todas las corrientes de la Ilustración, secularizó a los judíos y los envió de las escuelas rabínicas directamente a las universidades, pero sólo en el oeste y el centro de Europa; en el este y algunas comunidades del sur, como Tesalónica, las corrientes eran otras, como las jasídicas. Si las comunidades eran muy religiosas no había integración, si eran ateas o semi-ateas sí la había.
Eso lo puedes aplicar ahora a los musulmanes que habitan en Europa porque el proceso es el mismo.
01/05/17 10:00 PM
  
Palas Atenea
Los judíos no dependían de los señores feudales, ni de la aristocracia, sino directamente de la monarquía, razón por la cual tenían que tener un olfato especial en casos de guerras dinásticas para averiguar el ganador del conflicto o lo pasarían mal.
De la misma manera en países como Polonia, que solían perder su independencia en ocasiones bien en manos de los rusos o de los alemanes, hacían sus cálculos para que el vencedor no la tomara con ellos de manera que en Polonía en 1939, año en que fue invadida por Hitler, la mayoría de los judíos o eran sionistas o eran comunistas, que es como decir que los patriotas polacos no podían contar con su patriotismo (a eso se llamó "cosmopolitismo desarraigado").
Yo oí por la radio a una anciana muy anciana hablar de cuando Tesalónica pasó de manos de los turcos a manos de los griegos, y decía que estaban preocupados por si el cambio les perjudicaba. Cuando vieron que no era así se tranquilizaron y decía, muy ufana, que en casa siguieron hablando judeo-español y luego iba al Liceo Francés por lo que no había tenido necesidad alguna de aprender griego, que es lo mismo que decir que Turquia o Grecia le daban exactamente lo mismo, pero seguramente los griegos tomaron buena nota de ello como antes habrían tomado nota los turcos (más "Cosmopolitismo desarraigado").
01/05/17 10:12 PM
  
Palas Atenea
Entre los judíos españoles había dos corrientes importantes: la aristotélica (Maimónides) y la mística y la Cábala del sur de Francia y de Gerona (Isaac el Ciego, Ezra de Gerona). No sabemos, porque no podemos hacer ucronía, a dónde habría llegado el judaismo español: a la integración o a la segregación. Pero cualquiera de las dos posiciones, o mitad y mitad si se quiere, habría dependido de los propios judíos.
Siempre pensamos que los judíos fueron meramente víctimas y, si los vemos así, desde luego dependían exclusivamente de los demás, pero la historia que siguió en otros países nos demuestra que no fueron barro modelable sino que los alfareros, en parte, los ponían ellos mismos.
Y con eso no hago defensa de expulsiones o no expulsiones, lo que hago es poner las cosas en su sitio.
01/05/17 10:30 PM
  
Ricardo de Argentina
Marcelo, es muy fácil deducir si en justicia Isabel ha hecho méritos para santa o no.
Lees aquí que en el Vaticano han decidido, "sotto voce", parar la causa. Primero no dijeron ni mú, luego dijeron:"camina", pero no caminaba. ¿Crees acaso que si desde la moral católica hubiesen encontrado alguna objeción de peso, no la hubiesen usado como excusa formal para congelar el trámite?
01/05/17 10:42 PM
  
Palas Atenea
Para liar más la cuestión diré que, a pesar de lo dicho sobre Polonia, en la Matanza de Katyn, que fue un intento de los soviéticos para acabar con las élites polacas, hubo una cantidad que no puedo cuantificar de intelectuales polacos que eran judíos.
Con todo este maremagnum la decisión de si expulsar o no a los judíos no es fácil. Los polacos, antes de la invasión, estaban en contubernio con los sionistas e incluso los diplomáticos polacos hicieron gestiones con los ingleses, que eran la fuerza de ocupación, para que todos los judíos que quisieran se marcharan a Israel porque tenían 3 millones de judíos en un país de 30 millones, exactamente el 10%, con una proporción alta de ellos que ni siquiera sabían polaco. Yo no sé si Isaac Bashevis Singer sabía polaco o no, supongo que sí, lo que sé es que en 1978 ganó el Premio Nobel de Literatura por su obra totalmente en yidish, lo que da idea del número de judíos polacos, rumanos, ucranianos, rutenos, etc...que hablaban ese idioma y no hay estadísticas de los que sólo hablaban en él, que en las aldeas podían ser todos, ya que ese idioma transversal hacía que para ellos no hubiera fronteras y les bastaba con tener un mínimo de habitantes que negociaran con los goyim para pasar de Galitzia a Rutenia, de Bucovina a Ucrania con toda facilidad. En el Imperio Austro-Húngaro el alemán tenía carácter oficial para funcionarios y académicos, pero con un judío listo que hiciera los papeles por ti (muchos se dedicaban a eso) no tenías por qué aprender alemán, igual que en Rusia o en Polonia.
01/05/17 11:07 PM
  
Ricardo de Argentina
Maite C., coincidimos, aunque debemos movernos en el terreno de las conjeturas. Pero si las conjeturas son clamorosas... no diré relevo de prueba, pero casi.

La presión de los judíos sionistas hacia la Iglesia para lavar su imagen SE EXPLICA PERFECTAMENTE. Ellos acababan de invadir Palestina a sangre y fuego, apelando al más inhumano terrorismo, por lo cual la opinión pública les jugaba en contra. El pretendido sustento legal que esgrimían era sumamente endeble: una disposición de la ONU, que era apenas un invento de los poderosos para consolidar su triunfo en la IIGM. Poca cosa, moralmente hablando.
Tenían a favor el manejo de la gran prensa, Hollywood y las cadenas, mediante el cual habían logrado despertar lástima por los horrores de la persecución nazi. Pero eso no alcanzaba para tapar lo que estaban haciendo con los palestinos, a los que expulsaban o bien arreaban a las reservas, repitiendo los métodos de conquista del "Western" norteamericano. Una invasión medieval en pleno siglo XX era algo muy difícil de justificar.
En ese contexto tan desfavorable, conseguir que la Iglesia les cambiara la carátula del prontuario se presentaba como algo políticamente muy conveniente. Y lo consiguieron, sospecho que superando sus propias expectativas.

Lo que NO se explica tan fácil es que el Vaticano cediera ante esas presiones, pero bueno, creo que ésa es otra historia que enlaza con el tema que aquí se trata. Si los "pérfidos" pasaban de pronto a ser "hermanos mayores", la santa de los Trastámara iba a pagar el pato.
Era de cajón.
01/05/17 11:31 PM
  
P.S.
Que problema los Judíos .... Que hacemos ..?
02/05/17 12:28 AM
  
Alberto GT
El papa Nicolás V corroboró la sentencia de anulación en diciembre de ese mismo año, en la bula Romanus Pontifex y proporcionó la dispensa pontificia para el nuevo matrimonio de Enrique con la hermana del rey portugués. De la wikipedia.
02/05/17 12:30 AM
  
Francisco de México
Alberto:

la misma fuente que usted menciona, aunque no tiene fama de confiable, Wikipedia con liga "en.wikipedia.org/wiki/Romanus_Pontifex" menciona que la bula Romanus Pontifex no fue dirigida a Enrique IV de Castilla para una dispensa de su matrimonio, sino a a Alfonso V de Portugal, para otorgarle derechos a nuevos descubrimientos.

Le repito, no parece haber existido nunca una dispensa, pero si logra investigar algo, le agradeceré que nos lo haga saber.
02/05/17 1:18 AM
  
Positio canonica
Estimados: aquí pueden leer online y descargar la "Positio canonica" donde se trata este tema extensamente.
Dispensa hubo y dos, a falta de una. Tanto para la discusión sobre si la primera fue válida o no como la segunda, ratificando la dispensa del vínculo, como también la buena fe absoluta de Isabel, están más que probadas en el libro De Azcona, en la Positio y en cualquier lugar libro serio sobre el tema. Hagan el esfuerzo de no leer por un momento wikipedia y sáquense la duda: www.archive.org/details/PositioCanonicaDeIsabelLaCatolica

Luego, si quieren, comenten de nuevo en este post o en otro la conclusión o el resumen al que llegaron, para compartirlo.
02/05/17 1:30 AM
  
Marcelo
Ricardo de Argentina.

Yo no pongo en duda los muchos méritos de la Reina Isabel.
Mi único punto es la justicia o no de la expulsión, ver mi comentarios de las 3:02 y 6:28. Porque una medida injusta sería un óbice a la santidad y una medida justa una confirmación de la santidad.
Y me importa poco a esta altura lo que diga o haga el Vaticano o el lobby judío.
Sí me interesan cuales son los argumentos de justicia e históricos en ese tema, por los motivos que ya dije.
Veremos lo que dice la positio canónica, aunque es largo.
02/05/17 1:49 AM
  
Francisco de México
Nadie pone en duda si hubo sentencias de nulidad o no con respecto al primer matrimonio de Enrique de Castilla. .... lo que se afirma es que no fueron válidas.

Hay que recordar, que los mismos Isabel y Fernando recibieron primero una bula que tampoco resultó no ser válida para permitir su matrimonio por estar emparentados. Posteriormente recibieron una segunda y verdadera que cumplía con los requisitos aprobada y les perdonaba por haber vivido bajo su mismo techo.

Tampoco se conoce que se haya dado permiso Enrique IV para casarse con Juana de Portugal, por estar también también emparentados.

La Positio no parece aclarar el punto en cuestión, afirma que hubo sentencias, pero siendo un breve resumen de decenas de volúmenes, no entra en detalles, al menos yo no pude encontrarlos.
02/05/17 2:30 AM
  
Algerio Solón
Creo pertinente señalar que este caso va de la mano, es inseparable, del de Cristóbal Colón, de quien León Bloy –que le dedicó un libro- dijo “… en verdad no he visto vida alguna de santo en que el milagro sea más frecuente, y por decirlo así, más natural.”
El proceso de beatificación de Colón fue solicitado por 627 Obispos de los aproximadamente 750 que concurrieron al Concilio Vaticano I. Por lo que en 1892 el Papa León XIII, en la Encíclica Quarto abeunte saeculo, dirigida a la Jerarquía Eclesiástica de España, Italia y América, escribe: “Colón fue quien movido por el deseo de preparar y facilitar el camino de la difusión del Evangelio y fija siempre la mente en tal propósito, lo dispuso y encaminó todo a este fin, no haciendo cosa que no fuese conforme con la Religión y no estuviese inspirada por la piedad”. “Ese hecho (del 12 de octubre de 1492), considerado en sí mismo, es el más grande y hermoso que edad alguna vio jamás llevado a cabo por los hombres.”, concepto que volcó el Presidente Hipólito Yrigoyen en el primero de los Considerandos por los que firma en 1917 el decreto declarando Fiesta Nacional el 12 de Octubre, luego Día de la Raza, logrando además la adhesión de casi todas las naciones americanas, incluyendo Estados Unidos. Dice así: “El descubrimiento de América es el acontecimiento más trascendental que haya realizado la humanidad a través de los tiempos”.

02/05/17 4:13 AM
  
Ricardo de Argentina
Fanni, si ignoras que el Estado de Israel y las organizaciones judías tienen y mantienen, en conjunto, el aparato propagandístico más grande que los siglos han visto, en profundidad y en extensión, me temo que de poco te ha de servir conocer de historia tal como presumes. Porque es preciso conocer también la realidad actual, que es historia por escribirse.

Esa insaciable voracidad publicitaria, ese obsesivo autobombo que ha llevado a algunos estados a sancionar a quien afirme que los nazis mataron "solamente" 5.999.999 judíos en la IIGM, se ha dirigido también hacia la Iglesia, y pareciera que con muy buenos resultados.
Para ellos.
02/05/17 4:29 AM
  
DH
Excelente punto Ricardo,
El chutzpah de los autoelegidos es cosa de no creer. Que haya leyes que prohíban discutir hechos históricos y ciertos “números sagrados” muestra por donde viene la mano. Quieren crear una nueva religión para las masas goyim, y el que resista va preso (por ahora, ya que si pudieran matarían a destajo como hicieron en tiempos de la NKVD, el terror rojo y el gran terror). Quieren, ellos mismos, ser adorados como dioses. Piensan que han devenido colectivamente su propio mesías. Esto lo postulan sus propios “sabios”.
Respecto a gente como Fanni, no se moleste: stultorum infinitus numerus est.

02/05/17 8:41 AM
  
Alberto GT
Dos bulas distintas pueden tener igual nombre. No seria la primera vez.
02/05/17 8:49 AM
  
Palas Atenea
Naturalmente que se tuvo que convertir si quería ejercer un cargo público, con eso no me dices nada porque en Gran Bretaña Disraeli llegó a ser primer ministro con la Reina Victoria y todavía estamos esperando uno católico. ¿O acaso no sabes qué significa ser católico en Inglaterra? Sin embargo, por la razón que sea, los católicos ingleses se han quejado bastante poco. Mahler era bohemio, es decir que nació en Austro-Hungría, Stefan Zweig también era de allí y no tuvo que convertirse para publicar sus novelas. En Inglaterra todos los cargos públicos tenían que ser anglicanos, en Austro-Hungría católicos. Los judíos en Centroeuropa y los católicos en Gran Bretaña tenía que vivir de profesiones liberales: médicos, profesores, físicos, químicos, abogados, artistas o literatos. De ahí el mogollón de intelectuales judíos que dio Austro-Hungría, tengo la lista de judíos y si quieres te la doy. Los tres mejores literatos: Stefan Zweig, Franz Kafka y Joseph Roth eran judíos.
En cuanto a las "reservas" tampoco es verdad, ni Boris Pasternak, ni Ossip Mandelstan, ni Vasili Grossman nacieron en ninguna reserva. había judíos en Kiev, en San Petersburgo, en Moscú y en todas las ciudades rusas.
Me parece que sobre los judíos sabes cuatro o cinco tópicos pero no estás muy puesta en la cuestión si los ves a todos en reservas. También los campesinos rusos, mujiks, vivían en reservas y adscritos a la tierra, mucho más que los judíos porque pertenecían a un amo y los judíos no.
02/05/17 8:55 AM
  
Rafa
Algunos insisten en interpretar un capítulo de la historia ocurrido hace 500 años desde la perspectiva que da la mentalidad actual. Desde 1391 la situación de las aljamas judías en España era insostenible y fuente frecuente de conflictos y asesinatos. En efecto, como bien dice Fanni, el decreto no hace referencia a ello, pero cualquier historiador serio no tiene más remedio que situarlo en ese contexto. El motivo que se alega en la versión castellana es el de las judaizaciones y en la aragonesa ese mismo y la usura. Las judaizaciones no eran, como aquí se ha dicho, únicamente sobre conversos, sino sobre todo tipo de cristianos, incluidos no pocos nobles. Esto era un motivo de escándalo y preocupación (sobre todo en la frontera) para los reyes cristianos porque atentaba contra la fe que debían defender e iba directamente contra la protección que los monarcas dispensaban a la comunidad judía, dejándolos en mal lugar ante sus súbditos cristianos. Tampoco la solidaridad en la culpa es un pecado achable a los reyes. Era una norma seguida por todos los grupos sociales y étnicos en la Edad Media y mucho más por las minorías, empeñadas en mantener la no integración como medio de supervivencia. Tampoco se olvide que España constituía una excepción en Occidente, donde los judíos habían sido expulsados ya en casi todas las grandes naciones (Francia, Inglaterra, muchos estados alemanes e italianos). La conquista de Granada ponía fin a una excepción tolerada por la situación particular de España y, además, en los círculos intelectuales de la época no se habían olvidado los precedentes visigodos, tanto en lo referente a la legislación (base del derecho castellano), como a la participación de los hebreos como quinta columna en la conquista árabe. Por otro lado, hubo judíos conversos que conocieron bien a al reina y la consideraron santa (Hernando de Talavera, Andrés Cabrera) y también lo hizo el Cura de los Palacios, a quien se debe la descripción más dramática de la expulsión. La reina intentó protegerlos en la medida de lo posible, pero la situación era insostenible.
En cuanto a la legitimidad de Isabel, aparte de la cuestión de la legalidad del vínculo de Enrique IV, hay que recordar que el propio rey puso en entredicho la legitimidad de Juana, creando dudas razonables acerca de su origen, hasta el punto que llegó a reconocer a su hermana como heredera. Entonces no había análisis de ADN y esos tres argumentos (ilegalidad de vínculo, sospechas de legitimidad de Juana y reconocimiento de Isabel) son suficientes para zanjar la cuestión y reconocer a Isabel como reina legítima.
02/05/17 9:36 AM
  
Tulkas
Añado a lo de Palas el caso del judío Hermann Levi y su admiración sin reservas por la obra y persona de Richard Wagner.

Sí, aquí muchos viven de tópicos.

Que Mahler era católico lo confirma cualquiera de sus sinfonías.
02/05/17 11:03 AM
  
Francisco de México
Alberto,

si, es posible esa coincidencia de que haya dos bulas distintas con el mismo nombre, aunque me parece difícil que este sea el caso. Te comparto una liga puede resultar interesante, que textualmente indica el resultado de la investigación de la causa.

"¿USURPÓ EL TRONO? Segovia 13-XII-1474.

Es muy dudoso que Juana (la Beltraneja) fuera hija del rey; pero aunque así fuera, la “hija de la reina” (así la denominaba Isabel) era hija ilegítima, pues no consta documentalmente la ejecución de la dispensa del impedimento del matrimonio de sus padres Enrique IV y Juana de Portugal, que eran primos. En Guisando es Isabel declarada la legítima heredera ante el Legado Pontificio."

El sitio es del Instituto de Historia Eclesiástica Isabel la Católica y se encuentra en "www.reinacatolica.org/"
02/05/17 11:46 AM
  
jesus jurado
Perdonad la ingenuidad. Pero son judíos y musulmanes los que fijan los criterios de santidad cristiana.? Ay Señor
02/05/17 11:53 AM
  
Ricardo de Argentina
(Pido gancho por este excursus, Padre, que es muy cortito):
Lo que señala Palas en su último comentario, tan cierto, tan elemental, es que las minorías dominantes en los gobiernos de las naciones jamás han permitido, ni jamás permitirán, que asciendan políticamente individuos que no comulguen con su credo.

Nótese que en esto hay dos puntos que nuestros obispos parecen ignorar: que quienes gobiernan son MINORÍAS, y que NO permiten intromisiones. Por ejemplo, de un católico en un elenco liberal, sea de liberal de derechas o liberal de izquierdas.

Y aquí lo dejo. Gracias Padre.
02/05/17 2:18 PM
  
Francisco de México
Comparto la conclusión respecto a los judíos de la "Comisión Isabel la Católica para la causa de Beatifiación de la Reina", en la liga "www.reinacatolica.org/" .

Cita textual de la sección de documentos, el que lleva título 'Isabel la Católica. (26 de Noviembre de 2011)', que es el primero de la lista.

LOS JUDÍOS marzo 1492.

Isabel nunca fue antisemita; médicos personales y altos cargos administrativos de la Corte eran judíos. No fue la única que, por razones de Estado, decretó su expulsión. El Concilio IV de Letrán, 1215, había declarado que convenía apartarlos de los cristianos; así lo habían hecho ya (y a veces con detalles de gran crueldad) Inglaterra, Francia (recordemos los insultos del Talmud a los cristianos), Nápoles, Principados alemanes, Italia…. En 1492 España era para ellos lugar de refugio y también de graves alteraciones del orden y de la convivencia. La Iglesia presionó a la Reina, cuyo deseo era su conversión, la defensa de la fe, obedecer a la Iglesia. La “ supresión del permiso de residencia de judíos en Castilla y León”, dolorosa, se realizó con normas humanizadoras, por parte de la Reina.



02/05/17 2:51 PM
  
Néstor
Ya que hablan de Disraeli, recordemos que escribió una novela llamada "Coningsby" en la cual aparece un magnate judío que domina England, y que obviamente se refiere a Rothschild. Por algo fue Inglaterra la que abogó por la creación del Estado de Israel en 1948, en carta enviada por Lord Balfour a Sir Lionel Rothschild para que él la hiciera llegar a la dirgencia sionista. Recordar que la primera vez que Sir Lionel fue elegido Parlamentario, no pudo ejercer debido que tenía que jurar sobre la Biblia (Nuevo Testamento incluido). En una segunda ocasión sí pudo ocupar su banca, ya que dicho juramento fue abolido.

Saludos cordiales.
02/05/17 3:02 PM
  
Francisco de México
Dado que la comisión menciona el IV concilio de Letrán, hice una pequeña investigación, no encontré muchos detalles, pero se hace referencia en la Enciclopedia católica en la dirección ec.aciprensa.com/wiki/Cuarto_Concilio_de_Letr%C3%A1n

"• Cánones 78, 79: Judíos y musulmanes llevaran vestidos especiales para poder distinguirlos de los cristianos. Los príncipes cristianos deben tomar medidas contra las blasfemia contra Jesucristo."

Blasfemias contra Jesucristo ( aunque la comisión de la causa también menciona insultos en el Talmud a los cristianos) parecen ser las causas originales de la desconfianza hacia ellos.
02/05/17 4:29 PM
  
Néstor
Un fragmento muy citado de "Coningsby" de Disraeli:

"No es difícil imaginar que después de haber ejercido en la carrera que hemos dado a entender hace unos diez años, Sidonia
se había convertido en uno de los personaje más importantes en Europa. Había establecido un hermano o un pariente cercano en
quien poder confiar en la mayoría de las principales capitales. Él era el amo y señor del mercado de dinero del mundo;
y por supuesto prácticamente el amo y señor de todo lo demás. Literalmente tenía en hipoteca los ingresos del sur de Italia ; y monarcas y ministros de todos los países cortejaban su consejo y se guiaban por sus sugerencias."

Efectivamente, Mayer Rotschild envió a sus cinco hijos a abrir bancos en las principales capitales de Europa.

Saludos cordiales.
02/05/17 5:36 PM
  
Palas Atenea
Es que eso no es verdad, Fanni. Los judíos que vivían en aldeas vivían así porque les daba la real gana, no eran asentamientos obligados y se movían de aquí para allá. Es una barbaridad que hagas una paridad con las reservas indias y nadie lo ha hecho jamás. Lee a Der Nister o a Isaac Bashavis Singer y lo verás. Tenían perfecta movilidad para irse a donde les diera la gana y, de hecho, muchos hijos se marchaban a las ciudades.
En la ciudad de Cernauti (Bucovina), en 1940, de 120.000 habitantes 60.000 eran judíos.
Hay muchísimos colectivos que tenían problemas: los católicos en Rusia, en Gran Bretaña o en la Alemania de Bismarck (kulturkampf) y han pasado totalmente inadvertidos.
Ya te digo que yo no me pronuncio sobre la canonización de Isabel la Católica, lo que te digo es que hubo muchísimas cosas de ese tipo, porque lo que tú entiendes por DDHH entonces no se entendía así, ni con los judíos, ni con los cristianos, ni con nadie. Media Europa ha estado emigrando forzosamente, no en el s. XVI, sino en el XX y tú tratas este hecho como una rareza histórica.
A pocos escritores británicos, que sean católicos, les leerás feroces críticas a las nefastas leyes del Parlamento Inglés y ahora se pretende una aproximación con los anglicanos. No se pueden aplicar criterios modernos con efecto retroactivo.
A mi también me sorprendió, y mucho, constatar como se quitó a los católicos ingleses todos sus derechos durante siglos pero es una cuestión a la que se le da una importancia mínima, para que tú vengas aquí maximizando conductas.
02/05/17 6:12 PM
  
Néstor
Me parece que hay gente algo molesta con eso que Disraeli atribuye a Sidonia:

"Él era el amo y señor del mercado de dinero del mundo; y por supuesto prácticamente el amo y señor de todo lo demás."

Tengo el pálpito de que es gente que tiene cierto interés en saber si alguien es amo y señor suyo y quién es.

Puede que haya personas que piensan de esa manera, ya que el mundo es muy variado.

Saludos cordiales.
02/05/17 6:41 PM
  
Néstor
Es notable, en efecto, que Disraeli, tan metido en la política inglesa que hasta llegó a ser Primer Ministro, haya escrito que:

“El mundo está gobernado por personajes que no pueden ni imaginar aquellos cuyos ojos no penetran entre los bastidores.”

Saludos cordiales.
02/05/17 6:45 PM
  
Ricardo de Argentina
Fanni, opinas de todo y más también. Sospecho que debes estar encantada de conocerte.

Un sólo detalle te menciono: en Francia no "existe" el problema judío, porque si dices algo, automáticamente pasas a ser nazi. Aunque reniegues de Hitler, aunque lo odies, lo mismo serás "nazi". O en el mejor de los casos serás de ultraderecha, lo cual en la jerga democrática significa "apestado".

Y hasta ahí llegué.
A partir de este momento paso a hacerle caso al buen consejo que me ha dado DH.
02/05/17 7:14 PM
  
Francisco de México
Comparto lo que indica La Positio en la página 102 de 1214 se habla del fundamento jurídco de la "expusión" de los judíos. Transcribo literalmente, salvo error, dado que algunas palabras no son claras.

"... La comunidad israelita era simplemente tolerada, sin ciudadanía en el reino, estaba de precario y siempre subordinada al cumplimiento del estatuto propio: el Soberano podía retirarle el permiso de permanencia (el pasaparte) sin hacerle injuria; Segundo, esto por cualquir delito; quinto mas por el mayor de los crímenes e mas peligroso e contagioso como es éste. Se trataba de un crimen que ponía en peligro al Estado, que estaba fundado sobre la ley de Cristo; el credo cristiano era lo que legitimaba el poder de la monarquía. y, atentar contra él, era un crimen de lesa comunidad y lesa majestad. La herejía en Europa era entonces equiparada al crimen de alta traición".
02/05/17 7:32 PM
  
Maite C
Fanni, vayamos al grano y deje de dar vueltas sobre lo mismo.

Dadas sus intervenciones :
¿Debemos considerar que es Vd. judía o simplemente simpatizante en grado sumo?

Da que pensar tanta defensa a ultranza sin ton ni son cuando la realidad es tozuda dado que el mundo está gobernado por el Judaísmo apoyado por la Masoneria.

El Judaismo Internacional tiene como instrumentos a la ONU, la UNESCO, la Trilateral Commission, el Club Bilderberg etc.etc.
Todas ellas mencionadas como componentes del NOM.

Que le quede claro que no necesitan su defensa, están por encima de.
02/05/17 7:44 PM
  
Néstor
Aclaremos que se trata de dos Lionel Rotschild distintos (ambos banqueros), porque uno es de la época de Disraeli y murió en 1879, y el otro vivía en 1917, que es la fecha de la Declaración Balfour.

Saludos cordiales.
02/05/17 7:58 PM
  
Palas Atenea
Fanni: Estamos hablando de la expulsión de los judíos de España en 1492. La situación de los judíos actual es de completa normalidad.
A mi los judíos me gustan: he leído literatura judía, oigo música klezmer y he nacido, como ellos, con un libro debajo del brazo y con afición a los trabalenguas.
No estoy atacando a los judíos, y en el anterior comentario lo dije bien claro, pero no se puede mirar la cuestión judía como única en el mundo, salvo en el caso del Holocausto.
Los judíos sefardíes, con los que he vivido, no presentan ningún problema de convivencia, los azkenazíes están divididos: unos pueden vivir en cualquier sociedad y otros prefieren hacer ghettos (los jasídicos de Nueva York, por ejemplo). Nadie obliga a esos judíos neoyorkinos a vivir en sus propios barrios, pero ellos lo prefieren así. Son los descendientes de los judíos del Este de Europa.
Maite: El NOM está integrado por algo más que judíos. El modernismo no es creación de los judíos y a ellos también les salpicó. Si sigues el rastro de los filósofos que introdujeron la sospecha dentro del Cristianismo verás que, salvo Spinoza (que fue expulsado de la sinagoga de Amsterdam) ninguno de ellos era judío.
No son un pueblo maldito ni cosa parecida, ni son tan víctimas como pinta Fanni, ni tan malignos como los pintas tú. ¿Es que nadie puede ver a los judíos como personas normales?
02/05/17 10:23 PM
  
Palas Atenea
Ahora bien, no miremos la cuestión judía sino la cuestión española. ¿Hay un pueblo más maldito que nosotros?
1) Expulsamos a judíos y moriscos.
2) Cometimos un genocidio con los indios americanos.
3) Teníamos la peor y más sanguinaria inquisición del mundo mundial.
¿Cuánto tiempo más tendremos que aguantar topicazos que nosotros mismos alimentamos?
Hasta los alemanes se han sacudido el lastre del nazismo y nosotros dándole vueltas a la noria. ¡Ya está bien!
A ver si centramos los temas en la historia y no en leyendas negras que no acaban nunca.
Estereotipos manoseados de color rosa: "los budistas son buenos", "los ingleses inventaron la democracia", "los comunistas no eran tan malos como los nazis" "los nórdicos son un modelo a seguir" y otros por el estilo.
El colmo de la perfección: ser budista y vivir en Noruega.
03/05/17 12:01 AM
  
Juan Pablo B.

Interesante

//chrisagde.free.fr/capetiens/l9juifs.htm
03/05/17 1:23 AM
  
Palas Atenea
Fijaos en dos grupos humanos, dañinos a más no poder, que ahora son entretenimiento de niños y mayores y que caen simpatiquísimos:
1) Los vikingos, que asolaron las costas desde el Mar del Norte hasta el Mediterráneo, entrando por los ríos hasta Ucrania. Aquella peste que asoló Europa antes de que los reinos se fortalecieran, matando, robando y violando, a todo el mundo les caen muy bien. Con sus cuernos y sus trajes de piel son perfectos para el carnaval. Los nórdicos están orgullosísimos de ellos, quizás porque desde esa época no han tenido muchas más glorias guerreras, y nosotros les aplaudimos.
2) Los corsarios, que utilizaron muchos reyes europeos-sobre todo Isabel I de Inglaterra que hizo famoso a Sir Francis Drake- que, armados en corso por la misma corona, se dedicaban a sembrar el terror en la América Española. Los reyes españoles no armaban en corso, iban con sus barcos de guerra sin escudarse detrás de particulares.También quedan perfectos en los carnavales con su sombrero negro con las tibias cruzadas y el ojo tapado. ¡Qué bonito!
Pues así es como vemos la historia.
03/05/17 9:23 AM
  
Maite C
Palas, a ver sí leemos bien lo que escriben los demás...
¿O le falta comprensión lectora?.

He dicho textualmente:
"El Judaismo Internacional tiene como instrumentos a la ONU, la UNESCO, la Trilateral Commission, el Club Bilderberg etc.etc.
Todas ellas mencionadas como componentes del NOM".

Por lo tanto no he dicho lo que Vd. me atribuye.
"Maite: El NOM está integrado por algo más que judíos".

Cosa muy distinta y distante.

Y a la pregunta que deja en el aire:
"¿Es que nadie puede ver a los judíos como personas normales?"

Contesto: Rotundamente NO. Estamos hablando de los que manejan el mundo e influyen en TODO LO QUE ES MALO.
Y no me haga hacer un listado.

03/05/17 3:47 PM
  
Néstor
Los judíos, igual que los cristianos, nunca pueden ser personas del todo "normales", porque son el pueblo elegido de Dios, en su caso, actualmente, en situación de rechazo del Mesías a ellos prometido. El tema judío es en última instancia un tema teológico, y no puede entenderse al margen de la Revelación cristiana.

Como dice San Pablo en la Carta a los Romanos:

"11:25 Hermanos, no quiero que ignoren este misterio, a fin de que no presuman de ustedes mismos: el endurecimiento de una parte de Israel durará hasta que haya entrado la totalidad de los paganos.
11:26 Y entonces todo Israel será salvado, según lo que dice la Escritura: De Sión vendrá el Libertador. Él apartará la impiedad de Jacob. Isaías 59, 20
11:27 Y esta será mi alianza con ellos, cuando los purifique de sus pecados. Jeremías 31, 31-34 Hebreos 8, 8-12 Hebreos 10, 17
11:28 Ahora bien, en lo que se refiere a la Buena Noticia, ellos son enemigos de Dios, a causa de ustedes; pero desde el punto de vista de la elección divina, son amados en atención a sus padres.
11:29 Porque los dones y el llamado de Dios son irrevocables."

Saludos cordiales.
03/05/17 5:50 PM
  
Maite C
Fanni.
Antes de decir sandeces, lea mi comentario del día 02/05/17 7:44 PM
y sí tiene algo que decir, hágalo con argumentos o calle para siempre.

Ahora voy por las sandeces:
Los judíos "andan" por todas partes y son los dueños del mundo. Esto lo entiende cualquier persona minimamente instruída, que no es el caso, claro.
Lo que no necesitan es "andar" trás suyo. Es su máximo representante en los foros de internet y además sin cobrar ni un euro, lo que les satisface en grado sumo.
El "antisemitismo" según Vd., que yo prefiero llamarlo antijudaísmo cristiano, siempre existirá, aunque Vd. no lo entienda, como nos tiene acostumbrados.



04/05/17 2:16 PM
  
Angel L Ortiz
P. Javier: Excelentes todos estos escritos sobre la Reina Isabel.
Mi comentario es para que pueda corregir la nota #14, ya que el Opus Dei no es una congregacion sino una Prelatura Personal.
Otra pequeña errata en: "Álvaro Potrillo (Portillo), prelado del Opus Die (Dei)"
19/05/17 5:22 PM
  
Maria
Yo pienso como Santiago y el ViejoProfesor: los musulmanes y los judios no deberian meterse en lo que no les concerne y la Iglesia no debria hacerles caso.
Gracias a Isabel y Fernando es que hoy tenemos una europa cristiana. Si no fuera por ellos, hoy la europa seria del islamismo. Todos sabemos que la Iglesia no hacia mucho por expulsar a los moros de la península, y ha contado con la decisión de los reyes catolicos de hacerlo. Con la proximidad de Turquia y Africa y sin la ayuda de ellos, hoy la gente que tanto critica el cristianismo no podria abrir la boca para criticar a nada ni a nadie, pues esas cosas no se hacen en el islan.
17/12/17 10:54 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.