InfoCatólica / Tal vez el mundo es Corinto / Categoría: Santos

23.01.14

Elementos de la Doctrina Espiritual de Santa Catalina de Siena

En Enero de 2014 tuve una serie de conferencias en retiro espiritual con las Vírgenes Seglares Dominicas. Tengo el gusto de compartir ahora con todos la serie íntegra de estudios que realicé sobre la Doctrina Espiritual de Santa Catalina de Siena, Doctora de la Iglesia.

Son diez temas, que aquí ofrezco en su orden. Además, los archivos de audio, en MP3, pueden escucharse o bajarse en esta dirección. A quien interesen solamente los diez videos de este servidor, lo remito a esta lista de reproducción.


Tema 1 de 10: El río, parte 1

* La plenitud humana está más allá del hombre: está en Dios mismo. No se llega a ser plenamente hombre encerrándose en la propia humanidad sino en la unión con Aquel cuya imagen y semejanza somos.

* Pero el hombre esta lejos de Dios. En vez de sinceridad, abunda la mentira. En vez de justicia, abundan la crueldad y el egoísmo. No sólo eso: los pecados que nos separan de Dios adquieren fuerza; aparecen de modo imprevisible y potente; seductor y engañoso.

* El pecado no es un hecho aislado: gana fuerza en una especie de red o complicidad que absorbe las potencias del ser humano y que enreda la humanidad de unos y otros. Esto lo describe Santa Catalina con la imagen de un río que separa la “orilla” del hombre y la “orilla” de Dios.

Leer más... »

7.12.12

Mariología básica para gente de prisa

Con motivo de la Solemnidad de la Inmaculada Concepción, Año del Señor de 2012.

Inmaculada

Imagina tu vida sin otro centro que Dios, y tu corazón sin otra alegría que su gloria. Ya empezaste a conocer a Maria.

Callar la grandeza de María es desobedecer a la Biblia. Lucas 1,48 profetiza que todas las generaciones la felicitarán.

¿Quién no ve en la carne purísima de la Virgen Madre un preludio solemne del don eucarístico, Pan de Ángeles?

El mejor homenaje a la gracia de Cristo es celebrar a la Virgen María porque honramos al artista aplaudiendo su obra.

¿Base teológica de la impecabilidad de María? Como verdadera madre de Jesucristo, Ella tuvo potestad sobre el Santo.

Con la Concepción Inmaculada, Dios cambió el diccionario en las entradas: Belleza, Posible, Gracia, Justicia, Vocación.

La singular elección de María va unida a su singular misión. Todo su privilegio es poder sufrir con amor más perfecto.

El gran pecado del siglo XXI es el mismo que el del siglo XX: SOBERBIA. Y el remedio es el mismo: la HUMILDAD de MARÍA.

Descubrí que María tiene mucho que ver con la Física. Ella, libre de pecado, muestra el universo como Dios lo pensó.

Las niñas y las jóvenes se merecen mejores modelos femeninos que las cantantes libertinas y blasfemas que ya conocemos.

Después de Dios y su obra de gracia, lo único realmente bello y puro que conserva mi alma es el Dulce Nombre de María.

María es fruto de la unión sexual de San Joaquín y Santa Ana. Cuando obedece al plan de Dios, el sexo puede ser santo.

Si el pecado deshumaniza, entonces nadie tan hermosamente humano como la Virgen María: “divinizarse” es “humanizarse.”

María es la primera y va delante pero todos estamos llamados a ser inmaculados por la misma gracia que actuó en Ella.

Defínase el adjetivo bello de esta manera: “Aproximado, según puede, al esplendor que brilla en la Virgen María.”

12.10.08

Un bautismo vivido en serio: Santa Teresa de Jesús

1. La espiritualidad como forma de vida

1.1 La vocación del Carmelo viene a recordarnos de manera muy visible que la espiritualidad no es un agregado opcional–una especie de decoración–dentro del conjunto la vida cristiana.

1.2 En realidad, ser “espirituales” no es una opción sino un deber y un derecho que brotan como lógica consecuencia de haber sido renacidos “del agua y del Espíritu.” Un bautismo tomado en serio se llama una vida santa. Así de sencillo.

1.3 Esto ya indica que la santidad no es privilegio elitista ni puede ser tampoco una serie intrincada y compleja de instrucciones. La vida del Espíritu es a la vez sencilla y profunda, bella sin ser superficial, fecunda sin olvidar la interioridad. Principios como estos gobernaron la vocación y la enseñanza de Santa Teresa de Jesús.

Leer más... »