18.06.15

(86) El dardo satírico: diez ocurrencias más

OTRO AVISO: 

Que hay mucha ironía en este post. Absténganse lectores literales de corte neoconstructivista, y todo católico que haya nacido enfadado.

 

1.- El voluntarista es un burócrata en su relación con Dios.

 

2.- “La familia como célula de la sociedad en el tejido postindustrial, a la luz de la sociología del comportamiento en la España postransicionada.” Una síntesis aconfesional de propuestas para superar la crisis de valores desde una doble identidad: como ciudadano moral y responsable integrado en el organismo democrático, y como católico. —Ponencia impartida por destacados políticos miembros del catolicismo liberal. Asistencia por invitación. Prohibido rezar.

Leer más... »

15.06.15

(85) Como pingüino en maratón

AVISO: Es necesario en este post distinguir la ironía de la afirmación formal. Absténganse neojansenistas.

 

0.- Dios cuando quiere no espera la decisión de nuestra voluntad, antes bien la prepara y suscita, habilitándola con eficacia plenamente humana.

El 100% de la gracia hace posible el 100% de la libertad.

Leer más... »

13.06.15

12.06.15

6.06.15

(82) Algunas formas saludables de inmoderación

Principiamos con la Real Academia:  

Inmoderación, falta de moderación.

Moderación, 1. f. Acción y efecto de moderar. 

Moderar: templar, ajustar, arreglar algo, evitando el exceso.

 

No se modere tanto la Iglesia, que deje de ser faro en la tormenta. Que nunca hay exceso de luz en las tinieblas, ni ha de ajustarse la verdad a la idiotez humana, ni a los caprichos de la Bestia. Y debe corregirse esta moderación excesiva, llamando al pan pan y al vino vino, para que las naves encuentren el camino y no sucumban devoradas por las olas. 

Inmoderarse significa no ser mero espectador de la tormenta. Sino ser dócil a esa gracia que nos mueve a poner el faro a arder y a dar luz en bien de nuestro prójimo. A menudo los Papas han sido inmoderados en la afirmación de la verdad y la refutación del error. Y algunos obispos y religiosos, y sacerdotes y laicos, y filósofos y teólogos combatientes. Seguir su ejemplo es altamente saludable.

Pero lo normal es que la moderación imprudente sea lo normal, y esto es intolerable.

Leer más... »