7.08.14

(8) Predestinación, I: en que se introduce informalmente al Misterio

Que los católicos, en su inmensa mayoría, ya no creen en la Predestinación, o no saben lo que es, es un hecho. Mucho tiempo sin ser predicada, mucho tiempo sin ser enseñada, trae consigo un silenciamiento que contrasta con una de las más bellas peticiones de la Liturgia: ¡Señor, cuéntanos entre tus elegidos!

Para los tiempos que corren, sin embargo, la contemplación de este gran Misterio puede ser un antítodo para ciertos males que nos aquejan. Nosotros lo haremos siempre de la mano de santo Tomás de Aquino y su gloriosa escuela.

***

Una vida cristiana aplastada por el peso del pelagianismo, que todo lo basa en el falso optimismo del yo puedo, tengo que, hay que ser capaz, etc., puede ser reconducida y liberada de obstáculos por una vida cristiana centrada en el amor enteramente gratuito de Dios, que gratuitamente entrega en su Hijo, con el poder del Espíritu Santo, unos dones que tiene preparados para sus elegidos desde toda la eternidad. A su Primogénito encarga no perder a ninguno de los que le ha confiado:

Juan 10, 28
ellas no perecerán jamás
y nadie las arrebatará de mis manos.

Esta eficacia misteriosa con que el Señor guarda y protege a sus elegidos nos sitúa frente al tema más apasionante de todos, en mi opinión: la gracia de elección, incondicionada, según la presciencia, gracia eficaz, instrumento maravilloso de la Predestinación y benefactora desinteresada de la libertad humana, que encuentra en ella su más perfecta aliada.

Nunca se meditará bastante el gran favor que el Señor nos ha hecho al regalarnos una gracia cuya eficacia no sólo no contradice nuestra libertad, sino que sirviendo a sus planes providenciales, activa nuestra voluntad trocándola de mala en buena y sintonizando con lo más secreto de las entrañas de nuestro libre albedrío. Como explica el Magisterio de la Iglesia, con palabras impresionantes:

Denzinger 141: “Ahora bien, por este auxilio y don de Dios, no se quita el libre albedrío, sino que se libera, a fin de que de tenebroso se convierta en lúcido, de torcido en recto, de enfermo en sano, de imprudente en próvido. Porque es tanta la bondad de Dios para con todos los hombres, que quiere que sean méritos nuestros lo que son dones suyos, y por lo mismo que El nos ha dado, nos añadirá recompensas eternas . Obra, efectivamente, en nosotros que lo que El quiere, nosotros lo queramos y hagamos, y no consiente que esté ocioso en nosotros lo que nos dio para ser ejercitado, no para ser descuidado, de suerte que seamos también nosotros cooperadores de la gracia de Dios.”

Leer más... »

31.07.14

(7) De varios aspectos de la primacía de la gracia, II

1. Parece que podemos y tenemos que amar salutíferamente a Dios por nosotros mismos, con un amor que sale meramente de nosotros, como si fuera nuestra voluntad capaz por sí misma de todo ello. -Todo es cuestión de proponérselo y darse cuenta de que podemos y tenemos que hacerlo.

1.1. De aquí la razón de tantas predicaciones y apostolados en que, durante tanto tiempo, nos han repetido que “tenemos que” y “tenemos que", podemos y somos capaces y sólo es cuestión de comprometernos de verdad.

1. 2. Por el contrario, Dios causa en nosotros nuestro amor a Dios, de forma que es Suyo y por eso nuestro.

1.3. Como enseña el Magisterio de la Iglesia, “”395 Dz 198. «Del amor con que amamos a Dios. Amar a Dios es en absoluto un don de Dios. El mismo, que, sin ser amado, ama, nos otorgó que le amásemos. Desagradándole fuimos amados, para que se diera en nosotros con que le agradáramos. En efecto, el Espíritu del Padre y del Hijo, a quien con el Padre y el Hijo amamos, derrama en nuestros corazones la caridad» (Rm 5,5)

1.4. A esto añadimos que, dado el estado actual del ser humano caído, le resulta imposible sin el auxilio de la gracia realizar cualquier acción salvífica.

__________

2. Parece que Dios nos ama en función de nuestra menor o mayor virtud personal.

2.1. De aquí la razón de tanto discurso pelagiano de los útlimos tiempos, haciendo a Dios deudor de nuestra virtud.

2.2. Por el contrario, nuestra mayor o menor virtud depende de cómo y cuánto nos ama Dios. Si uno es más santo, es porque ha sido auxiliado y amado en mayor medida, con un amor de predilección.

2.3. De hecho, Dios no nos ama según el grado de nuestra virtud, sino según el grado de sus dones.

2.4. Como enseña el Magisterio de la Iglesia, “Dios nos ama tales cuales llegaremos a ser por don suyo, y no cuales somos por mérito nuestro” (Canon 12 del II Concilio de Orange, extraído de la 56ª sentencia de San Próspero,Dios ama más a aquellos que por su don han de ser mejores”

__________

Leer más... »

27.07.14

(6) Que Dios es Celoso fuego devorador

1. Al voluntarismo nominalista y semipelagiano, que tanto ha perjudicado a los católicos desde la pérdida de la Escolástica y la victoria del empuje antropocentrista del Renacimiento, le conviene tener un Dios indiferente que espere y espere eternamente a que el hombre supuestamente haga eficaz la gracia con su voluntad, y se convierta en protagonista de la vida cristiana y la Liturgia misma. Es la visión de un cristianismo moralista como pesada losa imperativa, que denunciaba Benedicto XVI en “Elogio de la conciencia".

2. Para curarnos de este supermolinismo terminista que nos aqueja desde hace mucho tiempo, y que tanto daño ha hecho, es importante conocer bien a Dios, bíblicotradicionalmente, y en la medida de lo posible a la recta razón auxiliada por la fe y desofuscada por la gracia. Es necesario recordar que Dios castiga, que su misericordia no es injusta ni indiferente al pecado, que su gracia es nuestra única esperanza (1 Pe 1, 13) y que Cristo y no el hombre es el centro de todo.

3. Deut 4, 24: “Porque el Señor, tu Dios, es un fuego devorador, un Dios celoso.” -Impresiona cómo lo expresa la Vulgata: quia Dominus Deus tuus ignis consumens est Deus aemulator.

4. Dios es fuego devorador, Dios es Celoso. Dios ama y es misericordioso, de una manera que es locura y escándalo al mundo. La Escritura nos enseña que Dios no es indiferente a nuestras acciones, ni que de tan bueno, renuncie a su providencia, ni a su fuerte brazo.

Leer más... »

22.07.14

20.07.14

(4) Suposiciones y sospechas

Numerosas teologías heterodoxas están dominadas por una filosofía de corte nominalista, que rompen la armonía fe y razón y preparan el terreno para el ataque a las esencias propio del postmodernismo teológico. A continuación, os presento algunas observaciones sueltas y asistemáticas sobre el Nominalismo, aunque sin centrarme en su mente pensante, que es Guillermo de Ockham. (-Néstor Martínez, por cierto, tiene publicado aquí en Infocatólica un estupendo articulo sobre el Nominalismo, que os recomiendo por su claridad y precisión.)

1. En 1339 el Nominalismo era prohibido en París, y poco después condenado. Aun así, se difunde rápidamente por toda Europa su vía moderna, y va sembrando la mala semilla de un árbol que perdurará hasta hoy en diferentes filosofías y teologías heterodoxas, deconstructivas, empíricas e inmanentistas, que niegan la realidad de lo común y universal. Detrás de todo ataque filosófico-teológico a la Ley Natural; detrás de toda devaluación o relativización de la razón natural; detrás de toda disonancia entre la fe y la razón; detrás de todo intento de disolver la metafísica, hay un virus nominalista o derivado de él. Son frutos de la gran sospecha de la nada tras nuestros términos universales: el principio de individuación es considerado un sin sentido; lo común, la semejanza, son reducidos a ficciones mentales, programaciones de la mente.

1.1. Tras el tremendo ataque a las esencias, propio de este momento de la historia contemporánea, ¿qué se esconde, sino la sospecha nihilista, la suposición de no haber nada tras algo llamado Ley Natural? Un individualismo feroz se esconde tras este ataque a lo universal-objetivo.

1.2. No es tarea vana diagnosticar el virus terminista y su amenaza. Vayamos a los orígenes, para conocer la causa de muchos males que nos han aquejado a los católicos durante demasiado tiempo.

2. Con el Nominalismo, la sentencia de Pedro Lombardoen materia de fe, se cree a los pescadores y no a los dialécticos”, queda invertida. Comienza el giro antropocéntrico. A partir de entonces, muchos prefieren, en materia de fe, confiar más en la Dialéctica que en la autoridad apostólica.

3. Una incipiente embestida nominalista vino de la mano de Roscelino. Para San Anselmo, Roscelino es un dialéctico, para el que las sustancias universales son solamente un soplo de voz (flatus vocis).

3.1. San Anselmo culpa al nominalismo de Roscelino el que éste se haya obstinado en su herejía sobre la Trinidad.

3.2. Impresiona la clarividencia de este santo. Así explica el mal en que han caído los terministas: “En sus almas, la razón, que debe ser la parte dominante y juzgadora de todo lo que hay en el hombre, está de tal modo sumergida en las imaginaciones corporales, que no saben librar al alma de ellas, y permanecen incapacitados para discernirla, mientras que en cambio se deberían servir de ella “ (De fide Trin. 2) Y concluye.- “quien no entiende que el hombre no es el individuo mismo, de ninguna manera entenderá por hombre la naturaleza humana” (ibid)

4. Durand de San Porciano (c. 1270-1334) ) fue llamado por sus seguidores, muy significativamente, Doctor Modernus. Reduce lo universal a lo meramente individual (“Comentario a las Sentencias”, II y IV) y califica lo común como indeterminado, frente a lo individual, que es determinado. Se opone a toda autoridad en filosofía, por lo que renuncia al papel iluminador de la fe, sobrevalorando la experiencia y negando toda distinción entre lo sensible y lo inteligible. Hawkins lo llama el Locke medieval.

5. Para Pedro Aureolo (c. 1280/ 1322) el universal no tiene la menor realidad externa, sólo recopila semejanzas. Únicamente se conoce la apariencia o lo accidental, pero no la esencia. Anticipa a Kant, elaborando una distinción que recuerda al fenómeno y al noúmeno.

5.1. Su postura será radicalizada por Pedro de Ailly, (c.1350-1420), obispo de Cambrai, que expone una visión del mundo que recuerda a la película Matrix, de la que podía haber sido guionista. Afirma en su “Comentario a las Sentencias” III, q1, a2, que no podemos estar ciertos ni aun de la existencia de un mundo exterior a nosotros. Dios podría haber destruido todas las cosas externas, y haber conservado tan sólo nuestras percepciones, de modo que lo que vemos y sentimos sólo puede suponerse, sospechando la inexistencia de lo exterior. La razón natural, por tanto, no puede asegurar nada, ni siquiera la existencia de Dios.

6. El “Liber calculationum” de Ricardo Suiseth, (n.c. 1340, 1354) afirma que los sofismas surgen por culpa de la noción de infinito. De esta obra se desprende un nuevo concepto de la forma como mera magnitud. Se inicia la cuantificación del misterio.

6.1. La noción de lo infinito se comienza a matematizar, reduciendo lo suprainteligible a lo cuantitativo. La fascinación por la velocidad, el vértigo ante cantidades infinitas, se descubre en tratados como el “Tractatus de proportionibus”, de Tomás Bradwardine (c. 1290-1349), que preludia el mecanicismo determinista de la Ilustración, presagiando el hombre máquina.

7. Con la vía moderna de análisis se declaran como irresolubles un gran número de cuestiones metafísicas y teológicas. Todo el empeño monumental que la Escolástica sostiene para armonizar fe y razón queda disuelto en juegos de palabras y resolución de sofismas, sobre el cimiento de arena de un empirismo feroz, de corte superindividualista y voluntarista, que prepara el terreno para el semipelagianismo.

8. La Dialéctica, a partir del s XIII, comienza decididamente a devorar a la lógica. La suposición introduce los términos de la sospecha. En la lógica ockhamista, es la propiedad por la cual un término se puede poner en lugar de otro término para suponerlo –y de paso sospechar de la realidad que queda supuesta. O, como dice el propio Ockham (c. 1285-1349): “·la suposición es, casi, la posición de otro por algo, en lugar de algo”, de forma que el término supone, o está en lugar de. Pero este estar en lugar de es sólo una su-posición, un suponer, como si el propio término confesara: “sospecho que detrás de mí no hay nada. Es probable que no hay nada”. Esta es su oculta intención. ¡Sembrar la duda!

8.1. La suposición (suppositio) nominalista convierte la razón en dialéctica, e introduce la sospecha en el lenguaje de la razón, convierte el conocimiento natural de las esencias en mera conjetura, en un mero castillo de naipes, que hace problemática la sana doctrina y el conocimiento recto. ¿Será posible -sospecha- que detrás de los universales no haya nada universal? A lo sumo, un sofisma matemático cuantificable.

8.2. La Dialéctica es la lógica de la sospecha. ¡Esto suena muy actual! El cisterciense nominalista Juan de Mirecourt (m.c. 1345) (del que fueron condenadas en 1347 cuarenta proposiciones de su “Comentario a las Sentencias”) posee un escepticismo que anticipa el desencanto moderno; considera que hay dos formas de apreciar las consecuencias de la fe: la del creyente, y la del dialéctico.

8.3. A finales de ese mismo año de 1347, son condenadas tesis de otro nominalista, Nicolás de Autrecourt, (c.1300-1350) otro escéptico que anuncia la Modernidad; aun sin ser ockhamista, es más radical que él en su camino de escepticismo; enseña que la potencia divina puede causar apariencias sin substancia. O, como diría Abelardo, lo que la proposición dice es una nada.

8.4. La suposición en definitiva conduce a razonamientos efímeros, sin término medio, inmediatos, sin sustento en realidades permanentes, objetivas y universales. Sólo un cálculo mental.

9. El terminismo dialéctico se difundió por Alemania de la mano de Gabriel Biel (1418-1495). Lutero fue guiado hacia el nominalismo por los escritos de este autor. Parece haber aprendido en él la desconfianza radical en la razón, que conduce al fideísmo, y al creo porque es absurdo.

10. Los términos, pues, son reducidos a meros signos que fingen, suponen una realidad de la que no podemos estar ciertos. El terminismo desconecta la teología del conocimiento natural de Dios, y convierte en sofisma la ortodoxia. La desconfianza en el poder de la razón se extiende masivamente, abriendo la puerta al subjetivismo, al empirismo, al relativismo, al individualismo antropocéntrico.

10.1. Para la lógica terminista, en definitiva, las palabras no indican formas sustanciales, ni estructuras ontológicas, ni el orden objetivo del mundo, sino objetos experienciales cuantificables. La catequesis queda convertida en experiencia subjetiva y la metafísica en juegos de lenguaje. Las verdades dogmáticas son volatilizadas. Y cada vez cuesta más permanecer en la sana doctrina.

10.2. Por obra de la Dialéctica terminista se ha oscurecido el sentido común. Se extienden las teologías que se plantean si lo que tienen en común un individuo y otro y otro, existe en la realidad, y si hay un fin real al que aspira la naturaleza humana. Si malpensamos de la existencia de lo común, como se ha hecho frecuente en los últimos tiempos, y suponemos que no existe algo llamado Ley Natural, todo cuanto se desprende lógicamente de la aceptación racional de su existencia se convierte en mera conjetura, y, ¿quién fundamenta su vida en soplos de voz?

¡Hay que volver a Tomás!