« La Palabra del Domingo -31 de octubre de 2010 - Nuestra estatura espiritual Eppur si muove - ¿Contra Halloween? »

30.10.10

Vírgenes, advocaciones – Virgen Theotokos

A las 12:32 AM, por Eleuterio
Categorías : General, Vírgenes, advocaciones

Virgen Theotokos

El Concilio de Éfeso (año 431) confirmó, frente a las ideas nestorianas, que sostenían que únicamente había una presencia especial de Dios en la humanidad de Cristo pero no se daba la unidad entre las 3 personas de la Santísima Trinidad, aquí refiriéndose al Padre y al Hijo, la unidad de Cristo.

De tal unidad también se derivó la posición católica relativa a la situación, digamos, de María pues Nestorio también sostenía que, puesto que no había unidad entre Cristo y Dios a la Virgen sólo podían llamársele Madre de Cristo pero no Madre de Dios. Así, para él, María era Cristotokos (Madre del hombre Cristo).

Por eso el citado Concilio estableció que, atendida la unidad entre Cristo y Dios “María tiene derecho pleno de gozar del título de Madre de Dios”. Además, tal entendimiento de la verdadera situación de María no era algo nuevo sino que se había venido sosteniendo en la oración católica y, también, en el pensamiento de los “padres”. Allí se dejó dicho que:

Desde un comienzo la Iglesia enseña que en Cristo hay una sola persona, la segunda persona de la Santísima Trinidad. María no es solo madre de la naturaleza, del cuerpo pero también de la persona quien es Dios desde toda la eternidad. Cuando María dio a luz a Jesús, dio a luz en el tiempo a quien desde toda la eternidad era Dios. Así como toda madre humana, no es solamente madre del cuerpo humano sino de la persona, así María dio a luz a una persona, Jesucristo, quien es ambos Dios y hombre, entonces Ella es la Madre de Dios

Y, por eso mismo, sostuvo San Cirilo al final de tal Concilio lo que sigue:

Te saludamos Oh María, Madre de Dios, verdadero tesoro de todo el universo, antorcha que jamás se apagará, templo que nunca será destruido, sitio de refugio para todos los desamparados, por quien ha venido al mundo el que es bendito por los siglos. Por ti la Trinidad ha recibido más gloria en la tierra; por ti la cruz nos ha salvado; por ti los cielos se estremecen de alegría y los demonios son puestos en fuga; el enemigo del alma es lanzado al abismo y nosotros débiles criaturas somos elevados al puesto de honor“.

Y el título de Theotókos, la Madre de Dios, quedó, así, confirmado para la sucesiva historia de la maternidad divina de María.

Tal advocación es propia, por decirlo así, de Grecia.

Refiriéndose a lo que la expresión significa, Juan Pablo II Magno, ofreció una catequesis, el día 27 de noviembre de 1996, relativa, precisamente, a “María, Madre de Dios” en la que acomete la explicación de lo que significa tal expresión. Dice que:

La expresión Theotókos, que literalmente significa «la que ha engendrado a Dios», a primera vista puede resultar sorprendente, pues suscita la pregunta: ¿cómo es posible que una criatura humana engendre a Dios? La respuesta de la fe de la Iglesia es clara: la maternidad divina de María se refiere sólo a la generación humana del Hijo de Dios y no a su generación divina. El Hijo de Dios fue engendrado desde siempre por Dios Padre y es consustancial con Él. Evidentemente, en esa generación eterna María no intervino para nada. Pero el Hijo de Dios, hace dos mil años, tomó nuestra naturaleza humana y entonces María lo concibió y lo dio a luz.

Así pues, al proclamar a María ‘Madre de Dios’, la Iglesia desea afirmar que ella es la ‘Madre del Verbo encarnado, que es Dios’. Su maternidad, por tanto, no atañe a toda la Trinidad, sino únicamente a la segunda Persona, al Hijo, que, al encarnarse, tomó de ella la naturaleza humana.

La maternidad es una relación entre persona y persona: una madre no es madre sólo del cuerpo o de la criatura física que sale de su seno, sino de la persona que engendra. Por ello, María, al haber engendrado según la naturaleza humana a la persona de Jesús, que es persona divina, es Madre de Dios.

Cuando proclama a María ‘Madre de Dios’, la Iglesia profesa con una única expresión su fe en el Hijo y en la Madre. Esta unión aparece ya en el Concilio de Éfeso; con la definición de la maternidad divina de María los padres querían poner de relieve su fe en la divinidad de Cristo. A pesar de las objeciones, antiguas y recientes, sobre la oportunidad de reconocer a María ese título, los cristianos de todos los tiempos, interpretando correctamente el significado de esa maternidad, la han convertido en expresión privilegiada de su fe en la divinidad de Cristo y de su amor a la Virgen.

En la Theotókos la Iglesia, por una parte, encuentra la garantía de la realidad de la Encarnación, porque, como afirma San Agustín, ‘si la Madre fuera ficticia, sería ficticia también la carne (…) y serían ficticias también las cicatrices de la resurrección’. Y, por otra, contempla con asombro y celebra con veneración la inmensa grandeza que confirió a María Aquel que quiso ser hijo suyo. La expresión ‘Madre de Dios’ nos dirige al Verbo de Dios, que en la Encarnación asumió la humildad de la condición humana para elevar al hombre a la filiación divina. Pero ese título, a la luz de la sublime dignidad concedida a la Virgen de Nazaret, proclama también la nobleza de la mujer y su altísima vocación. En efecto, Dios trata a María como persona libre y responsable y no realiza la Encarnación de su Hijo sino después de haber obtenido su consentimiento.

Siguiendo el ejemplo de los antiguos cristianos de Egipto, los fieles se encomiendan a Aquella que, siendo Madre de Dios, puede obtener de su Hijo divino las gracias de la liberación de los peligros y de la salvación eterna
”.

Al respecto del mismo tema, Benedicto XVI, en la Homilía de fecha 31 de diciembre de 2006, dijo que “La maternidad de María es plenamente humana. En la expresión: ‘Dios envió a su Hijo nacido de una mujer’ está resumida la verdad fundamental sobre Jesús como Persona divina quien ha asumido totalmente nuestra naturaleza humana: Él es el Hijo de Dios, es engendrado por Él, y al mismo tiempo es el hijo de una mujer, María. Viene de ella. Procede de Dios y de María. Por eso la Madre de Jesús puede ser y debe ser llamada Madre de Dios, lo que en griego se dice Theotókos”.

Por otra parte, Orígenes, Padre de la Iglesia, teólogo y comentarista bíblico que vivió a caballo entre los siglos dos y tres, tuvo necesidad de explicar el significado del término Theotókos porque había adquirido gran difusión entre el pueblo creyente llamar a María Madre de Dios, pues una oración como “Sub tuum praesidium confugimus, Sancta Dei Genetrix. Nostras deprecationes ne despicias in necessitatibus, sed a periculis cunctis libera nos semper, Virgo gloriosa et benedicta. Amen” (“Bajo vuestra protección nos acogemos, Santa Madre de Dios; no desatiendas nuestras súplicas en nuestras necesidades, mas líbranos siempre de todos los peligros, Virgen gloriosa y bendita. Amen”) venía a dar a entender que el pueblo creyente tenía, de la realidad espiritual, un sentido más que acertado.

Es bien cierto, por último, que en Grecia sólo el 0’5% de la población profesa la religión católica y que, por tanto, escasamente 50.000 personas de los casi 11.000.000 que constituyen aquella nación siguen a Roma en materia de fe católica. Sin embargo, no por eso iban a ser abandonadas por María, que como Madre de Dios, es invocaba como intercesora ante Dios.


Eleuterio Fernández Guzmán


Escucha a tu corazón de hijo de Dios y piedra viva de la Santa Madre Iglesia y pincha aquí abajo:


Y, si puedes, da el siguiente paso. Recuerda que “Dios ama al que da con alegría” (2Cor 9,7).

5 comentarios

"Es bien cierto, por último, que en Grecia sólo el 0’5% de la población profesa la religión católica y que, por tanto, escasamente 50.000 personas de los casi 11.000.000 que constituyen aquella nación siguen a Roma en materia de fe católica. Sin embargo, no por eso iban a ser abandonadas por María, que como Madre de Dios, es invocaba como intercesora ante Dios."

En Grecia la mayoría de la población es ortodoxa griega y tienen - como todos los ortodoxos- una gran devoción a la Virgen María como la Theotokos. Basta participar de una divina liturgia para darse cuenta de las veces que la Virgen como Madre de Dios es honrada e invocada durante toda la celebración.
http://orthodoxwiki.org/Theotokos



---
EFG


Es bien cierto lo que Ud. dice.

Gracias por el enlace.
30/10/10 5:23 AM
¿Solo 11 millones de habitantes,cuantos turcos hay?pues hace pocos dias leí en LD que el gobierno griego ha pedido ayuda a la UE para que le ayuden a frenar la inmigración turca.
30/10/10 11:57 AM
Comentario de María
MARÍA, medianera de todas las gracias, y la protectora de todos los creyentes....Madre de la Divina Gracia, Madre de la Iglesia.
María le da a la Iglesia su rostro, hacia el Cual dirigir nuestra ternura-
Como Tu Iglesia, María, no podía nada sin TU Gracia, y su misión fué la de pronunciar el AMÉN a la Dloria de DIOS.
EL ¡Ven Señor JESÚS! Que el Espíritu y la Iglesia modularán hasta el fin de los siglos.

De los 20 Concilios Ecuménicos anteriores al Vaticano II , diez han hablado de María...Como Madre de DIOS, el de Éfeso en el año 431.
Siempre Virgen en el II de Costantinopla, año 553.
Inmune de toda culpa ..el de Trento en 1547.
Inmaculada Concepción por el Papa Pio XI en 1854,
Asunción al CIELO por Pío XII en 1950.
Por la Lumen Pentium, en el misterio de la Iglesia en el Concilio Vaticano II.
Y no podemos olvidar la Enciclica de Pablo VI ..Marialis cultus.
El abanico de autores Cristianos hablando de MARÍA sería inmenso.
Pero pasar por alto el Tratado de la Verdadera Devoción a MARÍA de San Alfonso Mº de Ligori, sería una falta notale.

Dios Te salve MARÍA.. LLena eres de Gracia ,el Señor es Contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres.....
30/10/10 12:08 PM
"Teniendo,oh María,autoridad de Madre de Dios,obtienes el perdón a los más grandes pecadores,pues el Señor,que siempre te reconoce por su verdadera Madre,no puede dejar de conceder cuanto le pidas."
(San Alfonso María de Ligorio,"Las Glorias de María")
30/10/10 1:14 PM
Comentario de Martin Ellingham
"Es justo como es verdad beatificarte como Theotokos, tú que eres siempre Bienaventurada y exenta de todo pecado y Madre de nuestro Dios. Proclamamos grande a la que es más venerable que los querubines e incomparablemente más gloriosa que los serafines, a la que, intacta, dio a luz al Verbo de Dios, a la que verdaderamente es Madre de Dios." (Divina Liturgia de San Juan Crisóstomo)
30/10/10 5:45 PM

Dejar un comentario


Tu dirección email NO será mostrada en este sitio.
(Los saltos de línea se conviertan a <br />)
(Nombre, email y página web)
  • No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.
  • Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Eleuterio Fernández Guzmán

Eleuterio Fernández Guzmán

Licenciado en Derecho, casado y con dos hijos. Hijo de Dios y hermano en Cristo… en defensa de la fe, sabiendo que en esta labor, a veces ingrata pero siempre fructífera, no estoy solo sino, al contrario, acompañado de muy buenas compañías.
Mi correo electrónico, para quien quiera hacerme llegar una queja, alguna noticia, etc. es

En este blog

Octubre 2014
Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
 << <   > >>
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

Algunos libros de Eleuterio


Libros recomendados por Eleuterio


Buscar

Quiénes somos | Contacta con nosotros | Política de Cookies | Aviso Legal y Condiciones de Uso