La mayor obra de caridad: abrir el Paraíso

 

En el fondo, ¿qué es lo que hace el Misionero? Abre el Paraíso. Lo abre a todos aquellos para quienes está cerrado. Abre el Paraíso como Cristo le abrió el Paraíso al Buen Ladrón, San Dimas. Si se le pregunta a un buen Misionero a qué se dedica, bien podría contestar: “me dedico a abrirle el Paraíso a la gente”.

images

Puede, entonces, definirse al Misionero como un “abridor del Paraíso”. Y como no hay nada mejor para el hombre (y aún para el ángel) que el Cielo, el mayor bienhechor de la Humanidad es el Misionero. No es la nuestra una idea nueva. En la época de los Santos Padres, el Pseudo Dionisio exclamaba que “el apostolado es la más divina de las divinas obras”.

Dar comida al hambriento, bebida al sediento, alfabetizar al iletrado, vestir al desnudo, curar al enfermo son obras de caridad. Pero, abrirle el Paraíso a una persona es darle un beneficio infinitamente más grande que darle todos los bienes terrenos y aun que darle una vida saludable y prolongada. Quien se gana el Paraíso, se gana todo. Quien se lo pierde, se pierde todo. Quien me ayuda a alcanzarlo, me ayuda a obtenerlo todo.

Lamentablemente muchos jóvenes generosos, en la flor de su edad y de su fervor bienhechor, ignoran esto -o lo olvidan- y por eso desperdician sus energías entregándose exclusivamente a obras bienhechoras inmanentes, esto es, horizontales. Si ellos tomasen conciencia del infinito bien que harían con solo entregarse a la acción auténticamente misionera, muchas más almas podrían gozar los deleites inconmensurables del Paraíso Eternal. Al mismo tiempo que hay que promover las obras de misericordia corporales -pues es el mismo Cristo quien sufre en el pobre-, hay que recordar lo siguiente. La polenta pasa, la salud pasa, el frío pasa, la tristeza pasa, la depresión pasa, las calamidades pasan, la sed pasa, las enfermedades pasan… Lo que no pasa es la Eternidad. Allá, por tanto, a la Eternidad debemos apuntar todas nuestras energías, todos nuestros impulsos benefactores. Y en la medida en que la búsqueda de la Eternidad nos pida procurar el bien temporal, proveeremos al bien temporal y eso será, a la vez, buscando el Sumo Bien: la Vida Eterna.

paraisogv6

Abrir el Paraíso es una obra incomparable. Es la obra de misericordia por antonomasia. Y, como lo que más plenifica es la caridad, es por eso que no hay nada más plenificante que dedicarse toda la vida, por entero, a abrirle el Paraíso a los prójimos, es decir, no hay nada más plenificante que dedicarse toda la vida a ser Misionero.  Si se considerase más esto, abundarían las vocaciones misioneras. El Misionero, entonces, en virtud de su misma vocación, no se dedica sino a abrirle el Paraíso a los prójimos, y todo lo demás que hace, lo hace para poner medios que coadyuven a lograr este fin.

Ahora bien, luego de la Santa Misa, Dios es máximamente glorificado por las alabanzas de los que gozan de Su visión, es decir, por las alabanzas de los que están en el Cielo. Por eso, lo que más glorifica -y, por tanto, lo que más agrada- a Dios es que los hombres busquen, para síy para los demás, el Paraíso Celestial, donde, en el gozo más inefable, exultan los hombres que se salvan, por los siglos de los siglos .

Nadie, salvo un incrédulo, podrá, entonces, dudar que el Apostolado es la máxima obra de misericordia.

 

P. Federico, misionero en la meseta tibetana

10 comentarios

  
María de las Nieves
Amén. Voy a llorar de emoción celestial, de agradecimiento por sus bellísmas palabras . Es Ud Cristo Misionero, Ungido por el Espiritu Santo porque lleva Cristo en su interior y lo irradia.¡Ah ! Señor escondido en la Eucaristía y espléndido de los que gozan de Tu visión, te alaban los que están en el Cielo y los fieles de la tierra participan de tu gracia y juntos participamos de la Comunión de los Santos .Gracias por tu Amor Señor. Gracias Padre Federico por compartir su Amor Misionero que recibimos del Señor.


........

Dios te bendiga María de las Nieves.

01/01/17 7:45 AM
  
José María Iraburu
JMI.-Así lo cree la fe católica.
Estamos contigo por el afecto y la oración.
01/01/17 11:58 AM
  
Padre Federico
Muchas gracias caro Pater
01/01/17 1:23 PM
  
Hector R
Padre, disculpe, quisiera saber si debe haber algunos requisitos para ir a misionar como laico, no se, por ejemplo: saber idiomas, pasaportes, etc. Le agradezco por su blog en infocatolica. Dios le bendice
01/01/17 5:20 PM
  
Ana
Que Dios le bendiga padre y le de fuerzas para seguir en su hermosa misión de abrir la puertas del cielo a tantas almas, Eso es lo que necesita nuestro mundo de hoy pero no solo allí en esos lugares lejanos sino aquí mismo , buenos sacerdotes que nos muestren el camino al cielo.
Lo tenemos presente en nuestras oraciones.
01/01/17 6:18 PM
  
Gece
No es tan habitual encontrar algo tan claro y sencillo a la vez que profundamente católico. Es lo esencial. Mi gratitud para siempre.
01/01/17 9:53 PM
  
Ricardo de Argentina
1. El Apostolado es la mayor obra de Misericordia.

2. Durante el Año de la Misericordia se dijo que apostolar ("proselitar") es pecado.

3. Estamos todos locos. Dios nos asista.
02/01/17 5:19 AM
  
Damian
¡¡¡ Gloria y Alabanza hermano !!! Es lo más bello, fuerte y verdadero que he escuchado hace tiempo. Gracias de corazón. Corazón misionero.


....

¡Gloria a Dios!

Saludos

PF
02/01/17 11:26 PM
  
César Ortega
Saludos hermanos, quien abrió el Paraíso fue Cristo, no hay mas, el misionero solo puede mostrar el camino hacia el Paraíso.
Dios los bendiga.

.....

Estimado César

Cristo es la causa principal de la apertura del Paraíso, el misionero es causa instrumental.
02/01/17 11:50 PM
  
José Juan Sánchez Jácome
P. Federico no te distraigo en tus actividades apostólicas en el Tibet. Pero quiero que sepas que también a mi me evangelizas y también a mi, sacerdote, me abres el Paraíso motivándome a cuidar y guiar a mi gente al Paraíso
04/01/17 12:36 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.