7.12.16

Pensamientos (espirituales) sobre la liturgia

1. ¡Qué grande la Iglesia! ¡Qué Misterio tan hermoso! Que siempre contribuyamos a su belleza con nuestra vida, nuestra santidad, nuestra liturgia, nuestra oración y nuestra reparación.

2. La liturgia es el marco sacramental y real a un tiempo, de unión del alma con el Señor, de mística realizada por signos, plegarias y ritos eclesiales; que la liturgia sea un espacio contemplativo para ti, vivido con la serenidad de la contemplación, el reposo del amor que se entrega al Amado en las oraciones, en la escucha de las lecturas, en el silencio de la liturgia, en el canto de los salmos e himnos, en las inclinaciones que adoran, en la signación de la cruz que envuelve la persona, en la comunión con el Cuerpo del Señor, en la oración de los fieles que intercede ante Cristo por la humanidad. Goza de la liturgia que es la primera fuente de unión de amor con Cristo.

3. Canta la liturgia, rézala, vívela lo mejor posible, porque el primer y más importante acto de oración y alimento del espíritu cristiano es la liturgia. Tenle amor a la liturgia. Canta con gozo la Liturgia de las Horas. Mira a Cristo en el Oficio cantando los salmos por tu voz. Gózate en Él.

4. Canta la liturgia con devoción, poniendo tu corazón en Él, y Cristo, Médico de los cuerpos y las almas, aliviará tu espíritu por la liturgia.

Leer más... »

Y III: Más sobre la nueva edición del Misal

 Llegamos al final con esta tercera entrega sobre la nueva edición castellana del Misal Romano. Hemos tratado varios aspectos de esta edición para valorarla mejor y vivirla más intensamente. ¿Y ahora qué?

 

Tareas espirituales y pastorales pendientes:

 La recepción de una nueva edición del Misal Romano no puede reducirse a un cambio o sustitución del libro.

Sería bueno aprovechar para dar un nuevo impulso a las celebraciones, superar el cansancio y la atonía e ir a lo esencial, prescindiendo de tanta creatividad mal entendida, del uso inadecuado de tantos subsidios, guiones, moniciones, etc. ¡Una limpieza general para entrar en lo esencial del Misal!

Es ocasión para suscitar una mejor formación litúrgica integral para todos (incluyendo el saber estar y presidir del obispo y del sacerdote en la sede y en el altar…)

Considerar el Misal como fuente, por ejemplo, para preparar la homilía (no sólo mirar el Evangelio…), una catequesis, etc., y también para la piedad personal, orando los textos litúrgicos de cada día.

 El Misal es un auténtico monumento de la espiritualidad litúrgica.

 La reforma litúrgica necesita de una profundización eminentemente espiritual (¡comenzando por los pastores!). Es buena ocasión para replantearnos el estudio de las líneas teológicas de fondo de la OGMR que constituyen el entramado teológico de la celebración eucarística. Meditaremos también en las oraciones antiguas y nuevas, en los prefacios y plegarias eucarísticas, y esto será signo de amor al gran Don que nos entregó el Señor.

Con un nuevo Misal, y oraciones con nueva traducción que buscan la fidelidad al ritmo y términos del latín original:

1)      Habrá que recitar los textos en la liturgia con cierta pausa, entonación, de forma que se hagan inteligibles para todos, sin correr ni apresuradamente.

2)      Todos tendremos que prestar atención y hacer el oído a fórmulas que nos van a sonar a nuevas; también deberemos tomar algún Misal manual (ojalá se publiquen pronto) para orar con el Misal en nuestros manos.

 La OGMR prestará un notable servicio a los fieles y a los sacerdotes en la medida en que se aproveche para repasar, leyéndola y estudiándola, las líneas de fondo del actual Ordo de la Misa. Hay que asimilar lo que la Iglesia quiere y marca al promulgar una nueva edición del Misal Romano.

 Releer todos y estudiar la OGMR será el mejor modo de procurar la dignidad y decoro de la Eucaristía, corregir las pequeñas corruptelas o abusos que se pueden dar, vivir la verdad y la belleza del Misterio y cultivar el sentido sagrado de la liturgia.

 La parte sustancial del Misal Romano está formada por las oraciones (: textos eucológicos); como una correcta celebración necesita normas y orientaciones (que busquen la unidad y eviten la improvisación y la anarquía) para que todo se desarrolle armónicamente y con una participación verdadera, interior y espiritual de todos, la primera parte del Misal, la Ordenación General, lo explica y detalla todo y es de obligado cumplimiento. Esta OGMR además es un verdadero directorio sobre la celebración de la Misa con indicaciones teológicas, litúrgicas, pastorales y espirituales.

 Se requiere un esfuerzo por conocer bien el Misal y la OGMR por parte de los pastores y posibilitarlo a los fieles, porque redundará en una mejora de las celebraciones y en un enriquecimiento de nuestra vida litúrgica y espiritual.

 Es momento entonces:

1)      De que los sacerdotes y obispos relean la OGMR y confronten con su propio modo de celebrar

2)      De que sea la OGMR una herramienta de formación en catequesis de adultos, en Hermandades y Cofradías con sus Consiliarios o en Escuelas Cofrades, en grupos de Acción Católica, en sesiones parroquiales de formación, en la Adoración Nocturna (ANE y ANFE), en monasterios y conventos, etc.

 

**********

 Era previsible que la publicación de esta 3ª edición del Misal Romano castellano se redujese a un titular periodístico: “por fin se cambió el pro multis”, para inmediatamente saltar muchos diciendo: “¡diez años para cambiarlo!” Parecería que esta tercera edición era, en definitiva, hacer un nuevo Misal para cambiar esas dos palabras de la consagración…

Pero es que esta edición es de 2002, antes de la decisión pontificia de cambiar la traducción “pro multis” en lengua vernácula (año 2006) donde además se decía que se hiciese en las nuevas traducciones del Misal. Eso es lo que se ha hecho en España: cambiar la traducción del “pro multis” cuando se publicase en castellano la tercera edición del Misal Romano. ¡Se ha obedecido en todo, lógicamente!

 Un largo proceso, con sus correcciones, revisiones y aprobación por la Santa Sede, nos entrega un Misal, en su tercera edición, enriquecido en muchos aspectos, con una Ordenación general con más matices, una traducción en el corpus oracional más fiel y literal… Es una obra ingente. Ahora vendrá su recepción, la acogida por parte de todos, la obediencia con espíritu de fe a sus textos y normas, la espiritualidad que se nutra del Misal y de la vivencia eucarística. ¡Vamos a ello! ¡En el nombre del Señor!

 

*******************

 N.B. Una vez escritos estos tres artículos como presentación general del Misal romano en su nueva edición castellana… me parecía poco incluso. Seguiremos -¡si no os parece mal!- con dos o tres artículos más de tipo muy práctico: comentar novedades y matices en las rúbricas de la Ordenación General del Misal Romano. De ese modo, Dios lo quiera, puede mejorar la calidad y la belleza de nuestras celebraciones eucarísticas para gloria de Dios y santificación de las almas.

 

Javier Sánchez Martínez, pbro.

Delegación diocesana de Liturgia - Córdoba

 

 

3ª Edición castellana del Misal Romano (II)

 

 

 

MISAL ROMANO, 3ª EDICIÓN (2ª parte)

 

 

 Ya en el primer artículo vimos qué era esta nueva edición típica latina, de 2002, qué contenía de nuevo y algunas modificaciones en la Ordenación General del Misal Romano. Así podremos conocer mejor esta edición castellana que por fin ha salido a la luz. Continuemos con otros aspectos más.

 

La traducción más fiel y literal

 Pero había una tarea por delante muy amplia: este Misal en su tercera edición había que traducirlo entero y por completo; y lo mismo pasaba con los leccionarios y su traducción. ¿Por qué? Una Instrucción de 2001, “Liturgiam authenticam”, de la Cong. para el Culto divino, pedía que se revisaran todos los Misales y leccionarios en todas las lenguas y se buscase una traducción que no interpretase, sino que fuese lo más literal posible al original en latín.

Esta Instrucción “Liturgiam authenticam” ofrece normas para la traducción litúrgica; las traducciones deben tutelar cuidadosamente la naturaleza sagrada de la liturgia –sin usar palabras o giros coloquiales, por ejemplo-; pide un criterio de fidelidad y exactitud en la traducción del texto latino a la lengua vernácula –castellano, en nuestro caso- y no un ejercicio de creatividad. Además siempre se debe partir de la edición típica latina aprobada para una nueva traducción. Las traducciones bíblicas para el Leccionario deben también hacerse con estos criterios partiendo de la versión oficial de la Biblia Latina (llamada Neo-Vulgata).

Estos criterios se han aplicado a la nueva traducción del Leccionario que ahora oímos en nuestras iglesias, tras un laborioso y complicado proceso, que recibió la aprobación definitiva de la Cong. para el Culto divino en 2014 ofreciéndonos la Sagrada Biblia de la Conferencia Episcopal Española, como “Biblia litúrgica”. Es una traducción oficial de la Biblia; aprobada por la CEE en noviembre de 2008 y que recibió la recognitio de la Santa Sede el 29 de junio de 2010 y el 22 de agosto de 2014. A partir de ahí, había que preparar cada Leccionario con la nueva versión bíblica y nueva aprobación y recognitio de cada uno de ellos por parte de la Cong. para el Culto divino.

Se pretendía tener una traducción oficial de la Biblia para contar con una misma versión de la Escritura en la liturgia, en los catecismos y en otros documentos magisteriales u oficiales.

El mismo proceso, de una traducción fiel y literal, ha vivido el Misal en castellano, en la 3ª edición, que recibió la recognitio de la Santa Sede, finalmente, el 8 de diciembre de 2015. Como el Misal posee textos bíblicos (en las antífonas de entrada y de comunión), primero había que aprobar la traducción de la Biblia y luego el Misal. Sin duda, un lento proceso.

En las primeras traducciones, que estamos usando desde 1975 hasta el I domingo de Cuaresma de 2017, primaban la comprensión del contenido y la belleza del vocabulario, cierta elegancia y sonoridad en las expresiones por encima incluso de una ajustada fidelidad literal. Destacaba sobre todo un estilo catequético y literario en la traducción.

 Ya Juan Pablo II en la carta Vicesimus Quintus Annus (de 1988) advertía esa falta de literalidad en las traducciones a las distintas lenguas y advertía:

 “Las conferencias episcopales recibieron el importante encargo de preparar las traducciones de los libros litúrgicos. Las necesidades del momento obligaron a veces a utilizar traducciones provisionales, que fueron aprobadas ad interim. Pero ha llegado ya el momento de reflexionar sobre ciertas dificultades surgidas posteriormente, dar solución a ciertas carencias de inexactitudes, completar las traducciones parciales, crear o aprobar los cantos litúrgicos, vigilar sobre el respeto de los textos aprobados y, finalmente, publicar los libros litúrgicos que tengan una vigencia y una presentación digna de los misterios celebrados” (VQA, n. 20).

 Sabiendo esto, la Instrucción “Liturgiam authenticam” fue un fruto maduro al pedir traducciones mucho más literales que literarias, y se unía el acontecimiento de una tercera edición típica del Misal romano, que habría que traducir entero siguiendo los nuevos criterios establecidos para las traducciones litúrgicas.

 

“Pro multis”, “por muchos”

 La fórmula de la consagración del cáliz varía buscando, precisamente, la mayor fidelidad al texto original. En lugar de “que será derramada por vosotros y por todos los hombres”, se dirá obligatoriamente. “por vosotros y por muchos”.

 Fue Benedicto XVI quien impulsó este cambio en 2006; por su mandato, la Cong. para el Culto divino publicó una Carta en la que mandaba se cambiase dicha expresión “en la próxima traducción del Misal Romano que los obispos y la Santa Sede aprobarán para ser usados en sus países”. Por tanto, el “pro multis” se debería cambiar en la próxima edición del Misal en cada lengua; no se mandaba que directamente se hiciese y bastase con poner una pegatina en el actual Misal o taparlo con tipex. Ni se cambiaba la traducción del Misal entero para cambiar el “pro multis” por la expresión “por muchos”. Más bien la mente del legislador indica lo siguiente: el Misal Romano latino en la 3ª edición debe traducirse a las lenguas vernáculas y, cuando se haga, entonces debe corregirse la fórmula de la consagración. Así de simple: basta con leer la Carta de la Cong. y la Carta de Benedicto XVI al Presidente de la Conferencia Episcopal alemana (14-abril-2012): “en la nueva traducción del Misal”.

 “Pro multis”, “por muchos”: ¿Qué entraña, qué significa? “Por muchos” fueron las palabras mismas del Señor al instituir la Eucaristía (Mt 26,28; Mc 14,24); “por muchos” es una traducción más fiel que “por todos”; ésta es una traducción menos exacta porque interpreta el contenido al traducirlo, es una explicación que más bien “pertenece propiamente a la catequesis” (Carta Cong. Culto divino).

 También la Carta de la Congregación da una explicación del sentido teológico: “La expresión “por muchos”, mientras que se mantiene abierta a la inclusión de cada persona humana, refleja el hecho de que esta salvación no ocurre en una forma mecánica sin la participación o voluntad propia de cada persona; más bien, se invita al creyente a aceptar en la fe el don que se ofrece y a recibir la vida sobrenatural que se da a aquellos que participan en este misterio y a vivir así su vida para que sean contados entre los “por muchos”, a quienes se refiere el texto”.

La voluntad de Dios en Cristo es la redención de todos los hombres, pero no todos la aceptarán ni la querrán, sino “muchos”. No todos quieren beneficiarse de la redención, sino “muchos”. La salvación no es automática: “¡esforzaos en entrar por la puerta estrecha…!”

 En este mismo sentido lo explica Benedicto XVI en la Carta ya mencionada al Presidente de la CE Alemana:

 ““Todos” se mueve en el plano ontológico: el ser y obrar de Jesús, abarca a toda la humanidad, al pasado, al presente y al futuro. Pero históricamente, en la comunidad concreta de aquellos que celebran la Eucaristía, él llega de hecho sólo a “muchos””.

 

Javier Sánchez Martínez, pbro

Delegación Diocesana de Liturgia - Córdoba

3ª Edición castellana del Misal Romano (I)

El Misal es de toda la Iglesia y para todos los fieles también; el mejor libro para orar. El Misal nos enseña a orar y cómo ora y celebra la Iglesia. Es un instrumento pedagógico (mistagógico) que nos introduce en el misterio de Dios y es la fuente de la vida cristiana que alimenta la espiritualidad litúrgica.

En tres artículos intentaremos exponer todo el contenido e importancia de esta edición que es más, mucho más, que el cambio “pro multis” como se ha destacado de manera unánime en las noticias eclesiales.

 En este mes de octubre de 2016 ya está disponible la tercera edición del Misal romano en castellano, aprobada por la Santa Sede en diciembre de 2015, y que entra obligatoriamente en uso el I domingo de Cuaresma de 2017. Veamos qué implica y qué es esta nueva edición.

 

La edición típica latina

 

El Misal Romano en latín, la edición típica, es el resultado de un largo proceso de revisión y puesta al día iniciado en 1991. No es una simple reimpresión corregida, sino una verdadera edición típica, oficial, actualizada, destinada a la celebración en lengua latina, y que constituye la base inmediata para la traducción a las distintas lenguas vernáculas, tarea que corresponde a la Conferencia Episcopal y requiere la aprobación (que se llama “recognitio”) de la Congregación para el Culto divino, una vez que la revise.

 La 3ª edición del Misal Romano latino es de 18 de marzo de 2002. ¿Qué elementos nuevos incluye? ¿Por qué se hizo?

  • Santos que han subido de categoría litúrgica (de memoria libre a obligatoria, de memoria obligatoria a fiesta, etc.)
  • Se han añadido nuevas Misas:

-          Misa de la vigilia de Epifanía y Ascensión

-          Misa votiva de la Misericordia de Dios

-          Nuevas memorias: Santísimo Nombre de Jesús (3 de enero) y Santísimo Nombre de María (12 de septiembre)

  • Se ha enriquecido el Misal con nuevos elementos:

-          Reordenación de los formularios de misas de Pascua

-          Nuevos textos de la “Oración sobre el pueblo” en Cuaresma, asignándolos para cada día

-          Un prefacio nuevo de Mártires

-          Nuevas colectas alternativas

-          Nueva agrupación de las Misas por diversas necesidades y de difuntos

-          Algunos retoques en algunas rúbricas

-          Posibilidad de utilizar en la profesión de fe el Símbolo Apostólico en lugar del Credo “largo” (niceno-constantinopolitano), que ya se hacía en la anterior edición española del Misal (pero no en forma de preguntas y respuestas, reservado a la Vigilia pascual y a las Misas en que se celebre el Bautismo)

-          Incorporación al Misal oficial de la Plegaria eucarística V con sus 4 variantes, que ahora se llama “Plegaria eucarística para [Misas por]  diversas necesidades” (en apéndice y sólo se usan cuando se celebran “Misas por diversas necesidades”, nada más) y las dos de la Reconciliación, para Cuaresma y días penitenciales

-          Enriquecimiento de los formularios de las misas de la Virgen María, recurriendo a la ya existente Colección de Misas de la Bienaventurada Virgen María

-          Añadido de las melodías de las plegarias eucarísticas y de los prefacios para fomentar su uso y cuidar el canto litúrgico.

 Javier Sánchez Martínez, pbro.

Delegación diocesana de Liturgia - Córdoba

Novedades y rúbricas en el Misal (y IV)

El Capítulo VI de la Ordenación General del Misal Romano se titula “Requisitos para la celebración de la Misa”.

Ninguno de los cambios introducidos son sustanciales, sino algunas modificaciones, adiciones y supresiones. Veámoslo para ajustarnos, con fidelidad, a lo que la Iglesia determina.

 El pan para la Eucaristía es descrito en OGMR 320-321: El pan eucarístico ha de ser de trigo tal como Cristo lo empleó. La Iglesia considera esto de institución divina y, por tanto, inmutable. La Iglesia latina, además, emplea pan ázimo, pan sin levadura.

 Por la forma, color, e incluso grosor, se pide que “aparezca como verdadero alimento”, porque esta característica pertenece a la esencia del sacramento. Debe confeccionarse de modo y tamaño que pueda realmente partirse en varios fragmentos. Dice entero este número 321 de la OGMR:

 “La naturaleza del signo exige que la materia de la celebración eucarística aparezca verdaderamente como alimento. Conviene, pues, que el pan eucarístico, aunque sea ácimo y elaborado en la forma tradicional, se haga de tal forma, que el sacerdote en la Misa celebrada con pueblo, pueda realmente partir la Hostia en varias partes y distribuirlas, por lo menos a algunos fieles. Sin embargo, de ningún modo se excluyen las hostias pequeñas, cuando lo exija el número de los que van a recibir la Sagrada Comunión y otras razones pastorales. Pero el gesto de la fracción del pan, con el cual sencillamente se designaba la Eucaristía en los tiempos apostólicos, manifestará claramente la fuerza y la importancia de signo: de unidad de todos en un único pan y de caridad por el hecho de que se distribuye un único pan entre hermanos”.

 

La OGMR 322 señala que el vino ha de ser de uva, natural y puro, sin mezcla de sustancias extrañas.

Para la Santa Misa hay que tener sumo cuidado en cuidar el pan y el vino. Dice OGMR 323 sobre el cuidado sobre la materia eucarística: siempre en perfecto estado, “que el vino no se avinagre y que el pan no se corrompa ni se endurezca tanto como para que sea difícil luego partirlo”.

Importante la afirmación de OGMR 328: Los vasos sagrados deben hacerse con metales nobles, por respeto y honor al Cuerpo y Sangre del Señor. La parte interior debe cubrirse con oro si no son de metales nobles o pueden oxidarse. Por tanto, ni cálices ni patenas de cristal, madera, cerámica o barro… que son porosos y frágiles…

Y añade OGMR 329: Se pueden usar otras materias si son sólidas, no se rompen fácilmente ni se corrompan, pero estas materias, según las culturas, debe determinarlo la Conferencia de Obispos y la Sede Apostólica.

Sobre la patena, OGMR 331: La patena debe ser suficientemente amplia para contener hostias, no sólo la del sacerdote, sino para los demás ministros y fieles. Por tanto, mejor el uso de una patena grande y no meramente una patena con la forma del sacerdote y otro vaso sagrado con las demás formas: “Para las hostias que serán consagradas puede utilizarse provechosamente una patena más amplia en la que se ponga el pan, tanto para el sacerdote y el diácono, como para los demás ministros y para los fieles”.

La patena y el cáliz tienen un uso santo: contener el Cuerpo y Sangre de Cristo. Por eso OGMR 332 señala que la forma de los vasos sagrados debe significar su función y la patena asemejarse a un plato o fuente y el cáliz a una copa, pero deben distinguirse de los que se destinan al uso cotidiano.

El sentido de santidad de la liturgia y su sacralizad se expresan, entre otras formas, con el uso obligatorio de las vestiduras sagradas para los ministros. A ese punto se dedica la OGMR 335. Trata de las vestiduras sagradas –obligatorias para la celebración de la Santa Misa, siempre, incluida la casulla para el celebrante- ejercen una función pedagógica por ser signo de una realidad interior (cada ministro se reviste según su grado y función) y actuar in persona Christi y también contribuyen al decoro de la celebración; su dignidad y belleza manifiestan el valor o importancia de la Eucaristía.

Por último dos números de la OGMR, 349-350, para algunos elementos importantes de la celebración de la Santa Misa, dedicados al leccionario y al Evangeliario y a la cruz (procesional y de altar).

 El leccionario y el Evangeliario contienen la Palabra de Dios escrita y siempre han sido tratados con dignidad, cuidando incluso su encuadernación, con miniaturas, etc. Se pide ahora que sean “verdaderamente dignos, nobles y bellos”. Hay que eliminar cualquier uso de folletos, subsidios, fotocopias, etc.

La cruz procesional y la cruz de altar se deben cuidar, por estar en especial vinculación con el altar.

Y en general, y para todo lo que se emplee en la liturgia, deberá regir esta norma: “Procúrese diligentemente que también en las cosas de menor importancia, se observen oportunamente los postulados del arte y que siempre se asocie la noble sencillez con la elegancia” (OGMR 351).

Javier Sánchez Martínez

Delegación Diocesana de Liturgia - Córdoba