El altar

   El altar de la Nueva Alianza es la cruz del Señor, de la que manan los sacramentos del Misterio Pascual. Sobre el altar, que es el centro de la Iglesia, se hace presente el sacrificio de la cruz bajo los signos sacramentales. El altar es también la mesa del Señor, a la que el Pueblo de Dios es invitado. En algunas liturgias orientales, el altar es también símbolo del sepulcro (Cristo murió y resucitó verdaderamente) (Catecismo de la Iglesia, nº 1182).

  La mesa no debe ser alargada, sino más bien cuadrada o ligeramente rectangular, digna y elegante, de acuerdo con la forma tradicional… Conviene que la base del altar descanse sobre una grada, que ha de ser de tal extensión que rodee por igual todos los lados del altar y permite circular cómodamente sobre ella (SECRETARIADO NACIONAL DE LITURGIA, Ambientación y arte en el lugar de la celebración, 1987, nº 12).

       El altar es la mesa, la mesa del Señor en la casa de Dios. Ver el altar exclusivamente como “ara del sacrificio” es propio de todas las religiones; verlo también como “Mesa del Señor” es propio del cristianismo (el mantel es propio de la mesa donde se come, no del ara de sacrificios…). “El altar, en el que se hace presente el sacrificio de la cruz bajo los signos sacramentales, es, además, la mesa del Señor, para cuya participación es convocado en la Misa el pueblo de Dios; es también el centro de la acción de gracias que se realiza en la Eucaristía” (IGMR, n. 296).

            Características del altar.-

            a) El altar debe ser y aparecer como una mesa santa.

            b) El altar debe estar separado de la pared para celebrar de cara al pueblo y poder circundarlo, especialmente en la incensación.

            c) El altar debe ser el centro de atención de toda la asamblea. Su lugar más querido, está en el centro del presbiterio; más importante que cualquier imagen o cuadro…

            d) El altar debe ser único y dedicado sólo a Dios. Un solo altar (o, como mucho, uno para celebrar los días feriales).

            e) Sobre el altar no debe haber imágenes ni reliquias. Sí las reliquias al pie del altar, bajo el altar.

            f) El altar, consagrado, o al menos bendecido.

            g) El altar debe ser de piedra natural o de otra materia noble, porque significa a Cristo, piedra angular de la Iglesia.

            Disposición del altar.-

      Para que el altar aparezca sobre todo como mesa no es conveniente que presente la forma de un rectángulo exageradamente alargado; más bien, cuadrado, sin ser exageradamente grande.

      El altar debe tener su realce. Un escalón o una tarima propia, su alfombra festiva, etc… El altar se debe cubrir para la Eucaristía, banquete pascual, con un mantel, grande, proporcionado al estilo del altar y grandes manteles de las grandes fiestas: ¡el convite pascual de Jesucristo!, siempre con elegancia, estilo y discreción. El mantel siempre ha de ser blanco (distinto del antipendio o paño con el que se reviste en días solemnes y encima el mantel).

  La cruz de la celebración sobre o junto al altar, al igual que los candeleros. Todo también en proporción con las dimensiones del altar. Una cruz bien visible, significativa, que atraiga las miradas de todos y manifiesten cómo la cruz y el altar están unidos en la identidad del mismo sacrificio, difiriendo sólo en la modalidad de su realización: cruento en el Calvario, incruento y sacramental en el altar. Atendíamos así a IGMR, 3º ed.: “También se ha de cuidar con todo esmero cuanto se relaciona directamente con el altar y con la celebración eucarística, como son, por ejemplo, la cruz del altar y la cruz procesional” (n. 350).

    El altar jamás ha estado en las distintas tradiciones y familias litúrgicas en el centro de la nave rodeado de bancos de los fieles. Eso destaca el nivel únicamente de la “comensalidad” y es una disposición del lugar nueva y no excesivamente acertada.

     El altar, que nunca ha tenido grandes dimensiones, estaba situado en el ámbito del “santuario", en el “ábside". Posee mucho simbolismo. El santuario presidido por una gran cruz y bóveda, lo circular, es el ámbito de Dios, perfecto. La nave, el lugar de todos los fieles, es cuadrado, limitado y desemboca en lo divino (lo circular). Es además la línea de la peregrinación: se camina hacia el altar y la cruz, término de la peregrinación terrena.

       El altar situado en el santuario (presbiterio) con su bóveda-cúpula es signo del altar del cielo, del que habla el Apocalipsis, por eso se rodea de las grandes pinturas de la Gloria, o de los iconos de los santos. Todos los fieles en la misma dirección miran al altar terreno esperando participar del Altar del cielo.

    Esta sí sería la disposición correcta si nos atenemos a nuestra Tradición.

    Uso del altar.-

    El altar se besa al principio y al final de la Santa Misa así como en la Liturgia de las Horas.

    Durante la Misa, el sacerdote sólo estará en el altar desde el ofertorio hasta terminar la purificación de los vasos sagrados, si bien puede en el altar recitar la oración de postcomunión e impartir la bendición. Los ritos iniciales nunca se hacen desde el altar, sino desde la sede (saludo, acto penitencial, Gloria, oración colecta). La homilía tampoco se hace en la mesa de altar, sino en su lugar propio (en la sede de pie o sentado, o en el ambón).

   Sobre el altar sólo se colocan las ofrendas de pan y de vino; las ofrendas de otro tipo (económicas, de alimentos, etc.) se colocan al pie del altar. Es indigno ver -cuando las ofrendas son ya cualquier cosa- ver el altar convertido en un expositor de libros, programas pastorales, carteles, etc. ¡El altar es santo!

  Nunca puede estar la materia del sacrificio sobre el altar antes del ofertorio, desde antes de la Misa (ni patena, ni cáliz, ni lavabo…) sino que estarán en la mesa auxiliar llamada credencia.

16 comentarios

  
maria
P. Javier, cita el mantel y un antipaño para dias solemnes. Veo en algunas iglesias solo un mantel y en otras un mantel y por encima otro, del mismo tamaño del altar, es decir: sin que cuelgue. Tsmbien, en una iglesia, después de una modificación, pusieron el altar un poco más al centro, antes estaba al final y los bancos alrededor, menos por la parte de atrás del altar, como un semicírculo. Dígame por favor lo que es o no correcto. El otro dia en el.blog del P. Guadalix, sobre las formas de comulgar, leí un comentario que decía q el comulgante no debia decir AMEN y el misal eneel número 161 dice.bien claro que sí.

*************

JAVIER:

Antipendio: es un paño para la parte delantera del altar (y también los laterales), de brocados, con ricas telas.
Lo normal -no está especificado- es que el mantel cuelgue o por los lados o una cuarta por todas partes.
Lo que cuenta es correcto... aunque a mí no me guste mucho: la imagen de semicírculo... Prefiero todos en una misma dirección hacia el altar.
Sí, claro que hay que decir "AMén" cuando se dice "El Cuerpo de Cristo". No se dice cuando se celebra en la forma extraordinaria del rito romano.
12/10/17 1:27 PM
  
maria
Muchísimas gracias por su explicación
12/10/17 1:57 PM
  
Jero
"Lo que cuenta es correcto... aunque a mí no me guste mucho: la imagen de semicírculo... "
Podría especificar una fuente para esto?

"El altar, que nunca ha tenido grandes dimensiones", pues sí que las ha tenido: cuando el altar se construía sobre la tumba de un santo. Y fueron numerosísimos altares que dieron origen a ese estilo de altar bien largo (unos dos metros o más). Y esto no viene de Trento, sino de los primeros siglos.

********

JAVIER:

Si digo que "a mí no me gusta mucho" estoy dando una opinión personal, no una afirmación basada en fuentes históricas. Y no me gusta porque desde luego no es tradicional que los asistentes estén mirándose unos a otros con el altar en el centro, sino juntos, en una nave, mirando al altar.

"Grandes dimensiones": no califico un altar como de grandes dimensiones cuando es dos metros por uno y medio; sí, ya sé que se construyeron sobre los sepulcros de los santos. Grandes dimensiones serían tres por cuatro metros, por ejemplo.
12/10/17 2:18 PM
  
PorMuchos
María: acabo de ver su comentario, que probablemente se refiriere al mío del Padre Guadalix. Efectivamente me refería a la Forma Extraordinaria, en cuyas celebraciones no se debe decir "Amén" al comulgar.
12/10/17 2:48 PM
  
josep
el altar para celebrar el santo sacrificio.
12/10/17 3:50 PM
  
Pensador
Santo Tomás de Aquino habla del altar casi exclusivamente como representación del cuerpo de crisis y el mantel de lino como imagen de la sábana que lo cubrió. Se encuentra la cita en la cuestión de la tercera parte de la suma, cuando habla del sacramento de la eucaristía.
Además jerarquiza de modo muy marcado la primacia del sacrificio sobre la cena.
Aquí vale una distinción: el sacrificio incluye la comida de lo sacrificado, porque lo sacrificado y dado a la divinidad se diviniza, y comiéndolo entramos en comunión con la divinidad al hacernos uno con ella, participar, tomar parte de la naturaleza divina. En esto las oraciones orientales son más expresivas al hablar de la diviniza ion en Cristo.
12/10/17 7:27 PM
  
JAHC
Siempre me ha llamado la atención que en la Catedral de Bilbao el altar es redondo. Me ha chocado porque la verdad es que no lo he visto así en ningún otro sitio. ¿Es correcto desde una perspectiva litúrgica? Lo cierto es que no me siento muy cómodo viéndolo; tengo la sensación de que es una mesa-camilla puesta allí delante...

**************************

JAVIER:

Conozco bien ese altar e incluso he oficiado la Santa Misa en él hará unos 3 años. Litúrgicamente el altar es cuadrado o rectangular, con sus esquinas y ángulos que se ungen en su consagración con el santo crisma. Recordemos, además, lo que dice el salmo 117: Ordenad una procesión con ramos hasta los ángulos del altar.
No es concorde con la Tradición un altar redondo.
12/10/17 8:40 PM
  
Pedro
"b) El altar debe estar separado de la pared para celebrar de cara al pueblo y poder circundarlo, especialmente en la incensación."

Esto de que "debe" estar separado de la pared para celebar de cara al pueblo, supongo que es una deducción gratuita suya. Si así fuera habrían contravenido las normas litúrgicas vigentes muchísimos sacerdotes, obispos y papas (hablo de los más recientes).

Debería advertir Vd. que eso esa es su preferencia particular, pero no la norma única.

*************

JAVIER:

La norma es que los altares que se construyan se hagan separados de la pared siempre que sea posible. No es preferencia mía, sino normativa eclesial.

Instrucción Inter Oecumenici, n. 91: “Conviene que el altar mayor se construya separado de la pared, de modo que se pueda girar fácilmente en torno a él y celebrar de cara al pueblo”.

IGMR 299: “Constrúyase el altar separado de la pared, de modo que se le pueda rodear fácilmente y la celebración se pueda realizar de cara al pueblo, lo cual conviene que sea posible en todas partes”.

Y la Cong. para el Culto divino, el 25 de septiembre de 2000, explicó y matizó este punto de la IGMR: “Antes de nada, se debe tener presente que la palabra expedit no constituye una forma obligatoria, sino una sugerencia que se refiere tanto a la construcción del altar separado de la pared, como a la celebración cara al pueblo. La cláusula ubi possibile sit se refiere a diversos elementos, como por ejemplo, la topografía del lugar, la disponibilidad de espacio, la existencia de un altar precedente de valor artístico, la sensibilidad de la comunidad que participa en la celebración en la iglesia de que se trata, etc. Se resalta que la posición hacia la asamblea parece más conveniente en cuanto hace más fácil la comunicación (cf. Editorial de Notitiae 29 [1993] 245-249), aunque sin excluir la otra posibilidad” (Communicationes 32/2 (2000) pp. 171-173).
12/10/17 9:12 PM
  
María A
Muchas gracias por todo lo que escribe, D. Javier
Deseaba formularle unas dudas.

Creo recordar que cuando yo era chica hace más de medio siglo se decía que el altar era algo sí sepulcro y los lienzos eran sábanas. ¿en alguna época se ha considerado así como se recoge de algunas liturgias orientales?

Creo recordar que antaño en el ara había reliquias de santos. ¿Me equivoco mucho? Dos anécdotas. a mediados de los 60 estaba hablando con la superiora de mi colegio que jugueteaba con un sobre en la mano y al abrirlo dijo '¡ay, si son las reliquias para el nuevo altar!' Otra muchos años antes a mediados de los 50 mis hermanas mayores querían poner flores en el retablo del altar, les debió de dar cierto reparo subirse al altar y me subieron a mí, que era pequeña, para ponerlas y me dijeron 'eh, ahí no pises' era un sitio concreto del altar. ¿En aquella época se ponían las reliquias en el ara del altar? Incluso hasta que me dijeron que el altar representaba a cristo pensaba que el beso del sacerdote era para las reliquias.

Otra cosa que recuerdo es que estudiaba que el presbiterio no lo pisaba más que el sacerdote y los seglares solo en caso de necesidad y me sigue pareciendo correcto.

Hay altares adosados y pienso en el de la basílica del Pilar y algunos otros. ¿Tan importante es que sea siempre coram populo? Mil gracias

********************

JAVIER:

El altar en Oriente se suele relacionar con el sepulcro de Cristo en el cual va a resucitar por la santa liturgia.

En el altar, se introducían las reliquias de los santos (especialmente de mártires). Se depositaban en una piedra cuadrada llamada "ara", normalmente donde luego se ponía la patena y el cáliz al celebrar la santa Misa. Aún hoy se pide que en los altares que se consagren deben estar reliquias de los santos.

Es importante celebrar coram populo pero ni mucho menos es un absoluto. Celebrar ad Deum, o ad orientem, es muy significativo. Sería desarrollar toda la liturgia eucarística en esa dirección, mientras que la primera parte se ha hecho en la sede y las lecturas en el ambón.

12/10/17 10:46 PM
  
ERICK HERNANDEZ
No debe haber imagenes ni reliquias? el papa Francisco oficia Misa con una crucifixo....


*****************

JAVIER:

No debe haber sobre el altar imágenes ni reliquias; no se coloca sobre el altar una imagen de un santo, o de la Virgen María, sino en un sitio aparte. Lo mismo un relicario con reliquias del santo aunque se dé a besar al final de la Misa; se colocará el relicario en un sitio aparte, una columna por ejemplo, con flores. Pero nunca sobre el altar.

Caso absolutamente distinto es el Crucifijo que éste sí, debe estar "sobre o cerca" del altar.
14/10/17 12:41 AM
  
Adsertor
P. Javier, primero de todo buenos días.

Respecto de su última respuesta sobre relicarios sobre el altar... ¿no era práctica habitual en la forma extraordinaria ponerlas también sobre este? ¿Por qué este cambio en la actual normativa?
Y... hace unos años el papa Benedicto XBI celebró por ejemplo en la solemnidad de San Pedro y Pablo con dos estatuas - relicarios de dichos santos sobre el altar.

**************

JAVIER:

Desconozco, y no me voy a parar a buscar ahora, la praxis anterior: ¿poner relicarios sobre el altar? Sólo cito la normativa actual: "Tampoco se colocarán sobre la mea del altar reliquias de santos, cuando se expongan a la veneración de los fieles" (Ritual dedicación iglesias y altares, cap. IV, n. 10).
Es posible que visualmente pareciera que, en esa Misa con Benedicto XVI, los relicarios parecieran estar encima, pero recuerdo -de otras celebraciones- una columna cerca del altar adornada y encima el relicario. Visualmente, y más de lejos, parecían que estaban encima mismo del altar pero no era así.
14/10/17 12:19 PM
  
Alejandro Galván
Por si ayuda

vatican.va/news_services/liturgy/photogallery/2005/img/29062005_8.jpg

***********************

JAVIER:

¡Cierto! Imágenes -¿relicarios?- de San Pedro y san Pablo sobre el altar vaticano. Pero la norma vigente es la que cité en uno de los comentarios anteriores...
15/10/17 10:35 AM
  
Adsertor
Asi es p. Javier, hace tiempo lei que son imágenes-relicarios. Es costumbre en las misas papales (desde antes del Concilio) ponerlos sobre el altar en dicha solemnidad y otras ocasiones (si ves en youtube algun video de la Misa de coronación papal del beato Juan XXIII tambien estan). Me llama la atención el origen de tal costumbre (al igual que el de poner reliquias sobre el altar a pesar de ya poseer dentro del ara)

*************

JAVIER.

Aclarado. Muchísimas gracias.
15/10/17 4:34 PM
  
Pensador
Padre, no entiendo su postura, respecto al altar redondo acude a la tradición de la iglesia para explicar por que así no debe ser, lo que es correcto. Pero respecto a que el altar este separado de la pared, para celebrar cara al pueblo, cosa que ciertamente no está en la tradición de la iglesia, simplemente se basa en la normativa actual, que repito, no está en la tradición de la iglesia. Cuak es el criterio entonces?
La normativa que se basa en la tradición o la normativa que se basa en las novedades?
Que el altar este separado es indistinto, ya que es costumbre​ que los altares principales estén así y los laterales adosados.
Respecto a los rekicarios sobre el altar, en la forma extraordinaria, vigente por más de ocho siglos, generalmente se ponen de modo que queden a la misma altura


*********************

JAVIER:

Un altar redondo ni está en la Tradición ni está tampoco en la normativa actual. Y la normativa actual no es "de novedades"; es la que rige y hemos de obedecer siguiendo la forma ordinaria del rito romano.
15/10/17 5:22 PM
  
Pensador
Disculpe, pero no me respondió. La liturgia como dice Benedicto XVI puede datarse hasta los apostoles mismos 8una quasi revelación se vislumbra en su origen) y merece veneración y respeto.
Ud mismo ha leido la normativa vigente, cuando se habla de la celebración hacia el pueblo se hace en modo de posibilidad (Sacrosanctum Concilium) remota, no ordinaria, algo sumamente extraño. Los sucesivos documentos fueron relajándose en este sentido, pero la celebración primaria en el rito romano es versus Deum, no versus populum.
De modo que, la difundisima "novedad", porque no es costumbre (50 años en la iglesia no es tiempo suficiente para reafirmar una costumbre, San Pio V fijo como tiempo estimado los 200 años para que un rito propio de un lugar sea considerado venerable) sería claramente un abuso contra el rito romano (ordinario o extraordinario) ya que es nota caracteristica del rito romano la celebracion versus Deum.
Cuando Santo Tomás analiza la liturgia eucaristica en la cuestion que señalé mas arriba, menciona como cita de autoridad: 1) las normas de la Iglesia (normativa vigente) ACORDE A LAS COSTUMBRES LITURGICAS (aclaro: la norma viene luego de la costumbre,no al reves) y 2) La costumbre de los ritos de la Iglesia (aunque no se establezca asi en la norma, como cuando habla de las interpretaciones de las 33 cruces del canon romano).



*******************

JAVIER:

Lo siento, pero no pienso entrar en debates ni en polémicas. Usted en el fondo está cuestionando la última reforma litúrgica y los criterios que se emplearon y yo no voy a discutir. Reconozco que fue precipitada y que no todo fue acertado, pero es lo que hay y debemos seguir la actual normativa en la forma ordinaria.
15/10/17 6:42 PM
  
Pensador
Muchas gracias, esa es la respuesta que esperaba. Sucede que la polémica y la controversia es inevitable por las mismas razones que ud. da; y en el tiempo que llevo investigando el tema, surgen cotidianamente las dudas e interrogantes.

Quería saber desde que punto de vista leer su blog.

Saludos
17/10/17 2:04 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.