¿Cómo hay que comulgar? ¿Cómo se comulga en la mano?

Comunión en la mano

Dado lo visto en varios comentarios de otros post, y siguiendo la sugerencia de que habría que instruir claramente en esto para que se haga con reverencia y devoción, vamos a ver cómo se comulga en la mano.

****************

La educación litúrgica requiere que, a veces, se recuerden cosas que se dan por sabidas.

 La comunión en la mano está permitida para todo aquel que lo desee, a tenor de nuestra Conferencia episcopal, que lo solicitó a la Santa Sede.

 ¿Cómo se comulga en la mano? ¡Hemos de conocer las disposiciones de la Iglesia para quien desee comulgar así!, porque en muchísimas ocasiones se hace mal, de forma completamente irrespetuosa.

Debe cuidarse la dignidad de este gesto, sin que desdiga de la Presencia real de Jesucristo en la Eucaristía como si fuese un mero trozo de pan que se recibe de cualquier forma: al aire, agarrando la Forma de cualquier manera,  o con una sola mano… Actitudes que desdicen de la adoración debida.

Debe cuidarse la dignidad de este gesto, sin que desdiga de la Presencia real de Jesucristo en la Eucaristía como si fuese un mero trozo de pan que se recibe de cualquier forma:

“Sobre todo en esta forma de recibir la sagrada Comunión, se han de tener bien presentes algunas cosas que la misma experiencia aconseja. Cuando la Sagrada Especie se deposita en las manos del comulgante, tanto el ministro como el fiel pongan sumo cuidado y atención a las partículas que pueden desprenderse de las manos de los fieles, debe ir acompañada, necesariamente, de la oportuna instrucción o catequesis sobre la doctrina católica acerca de la presencia real y permanente de Jesucristo bajo las especies eucarísticas y del respeto debido al Sacramento”[1].

Los fieles al comulgar en la mano, así como los ministros al distribuir la sagrada comunión en la mano, deben conocer y respetar lo establecido por la Iglesia, para salvaguardar el respeto y adoración a la Presencia real del Señor. Así todos deben observar cuidadosamente esto[2]:

“Parece útil llamar la atención sobre los siguientes puntos:

1. La Comunión en la mano debe manifestar, tanto como la Comunión recibida en la boca, el respeto a la presencia real de Cristo en la Eucaristía.

Por esto se insistirá, tal como lo hacían los Padres de la Iglesia, acerca de la nobleza que debe tener en sí el gesto del comulgante. Así ocurría con los recién bautizados del siglo IV, que recibían la consigna de tender las dos manos haciendo “de la mano izquierda un trono para la mano derecha, puesto que ésta debe recibir al Rey” (5ª catequesis mistagógica de Jerusalén, n. 21: PG 33, col. 1125, o también Sources chréet., 126, p. 171; S. Juan Crisóstomo, Homilía 47: PG 63, col. 898, etc.)[3].

2. De acuerdo igualmente con las enseñanzas de los Padres, se insistirá en el Amén que pronuncia el fiel, como respuesta a la fórmula del ministro: “El Cuerpo de Cristo"; este Amén debe ser la afirmación de la fe: “Cum ergo petieris, dicit tibi sacerdos ‘Corpus Christi’ et tu dicis ‘Amen’, hoc est ‘verum’; quod confitetur lingua, teneat affectus” (S. Ambrosio, De Sacramentis, 4, 25: SC 25 bis, p. 116).

3. El fiel que ha recibido la Eucaristía en su mano, la llevará a la boca, antes de regresar a su lugar, retirándose lo suficiente para dejar pasar a quien le sigue, permaneciendo siempre de cara al altar.

4. Es tradición y norma de la Iglesia que el fiel cristiano recibe la Eucaristía, que es comunión en el Cuerpo de Cristo y en la Iglesia; por esta razón no se ha de tomar el pan consagrado directamente de la patena o de un cesto, como se haría con el pan ordinario o con pan simplemente bendito, sino que se extienden las manos para recibirlo del ministro de la comunión.


5. Se recomendará a todos, y en particular a los niños, la limpieza de las manos, como signo de respeto hacia la Eucaristía.


6. Conviene ofrecer a los fieles una catequesis del rito, insistiendo sobre los sentimientos de adoración y la actitud de respeto que merece el sacramento (cf. Dominicae cenae, n. 11). Se recomendará vigilar para que posibles fragmentos del pan consagrado no se pierdan (cf. S. Cong. para la Doctrina de la Fe, 2 de mayo de 1972: Prot. n. 89/71, en Notitiae 1972, p. 227).


7. No se obligará jamás a los fieles a adoptar la práctica de la comunión en la mano, dejando a cada persona la necesaria libertad para recibir la comunión o en la mano o en la boca.


Estas normas, así como las que se dan en los documentos de la Sede Apostólica citados más arriba, tienen como finalidad recordar el deber de respeto hacia la Eucaristía, independientemente de la forma de recibir la comunión.

Los pastores de almas han de insistir no solamente sobre las disposiciones necesarias para una recepción fructuosa de la comunión –que en algunos casos exige el recurso al sacramento de la penitencia-, sino también sobre la actitud exterior de respeto que, bien considerado, ha de expresar la fe del cristiano en la Eucaristía”.

Comunión en la manoAl distribuir la sagrada comunión en la mano, el ministro debe cuidar que el comulgante la reciba dignamente, poniendo las manos en forma de cruz, esperando a que el ministro deposite la sagrada hostia, y comulgue delante de él, evitando así cualquier peligro de profanación o sacrilegio: “póngase especial cuidado en que el comulgante consuma inmediatamente la hostia, delante del ministro, y ninguno se aleje teniendo en la mano las especies eucarísticas. Si existe peligro de profanación, no se distribuya a los fieles la Comunión en la mano”[4].

¿Cómo hemos de acercarnos entonces a la Sagrada Comunión? ¿Cómo se ha de comulgar?

  1. Nos acercamos, sin prisa, al ministro que nos da la comunión, sin separarnos mucho de él para que pueda darnos fácilmente la comunión.
  2. Mientras el fiel anterior a nosotros comulga, hacemos inclinación ante el Cuerpo de Cristo, adorándolo. O, si lo preferimos, nos arrodillamos en el comulgatorio.
  3. El ministro que nos da la comunión nos dice: “El Cuerpo de Cristo” y respondemos, “Amén” de forma que se nos oiga claramente, puesto que es una profesión de fe.

Este “Amén”, profesión de fe personal del cristiano ante el Cuerpo real de su Señor en la Eucaristía, ha sido muchas veces comentado y explicado en la Tradición de la Iglesia. Sirva, por ejemplo, la voz de S. Agustín:

Si queréis entender lo que en el cuerpo de Cristo, escuchad al Apóstol, ved lo que le dice a los fieles: Vosotros sois el cuerpo de Cristo y sus miembros. Si, pues, vosotros sois el cuerpo y los miembros de Cristo, vuestro misterio está sobre la mesa del Señor, y lo que recibís es vuestro misterio. Con el Amén respondéis lo que sois, y respondiendo lo rubricáis. Se te dice: he aquí el cuerpo de Cristo, y vosotros contestáis “Amén”. Sed, pues, miembros del Cuerpo de Cristo para que sea verdadero vuestro Amén (Sermón 272).

     4. Una vez dicho el Amén, podemos comulgar en la mano o en la boca. 

    Predicaban los Padres de la Iglesia:

 Honremos el Cuerpo de Cristo con toda pureza espiritual y corporal. Lleguémonos a él con ardiente deseo y, poniendo las palmas de las manos en forma de cruz, recibamos el cuerpo del Crucificado (S. VIII, S. JUAN DAMASCENO, De fide orthodoxa, L. 4, C. 13).

    5. Si comulgamos en la mano, ponemos nuestra mano izquierda encima de la derecha, y no cogemos la forma en el aire, sino que esperamos a que nos la pongan en las manos, que forman un trono para recibir al gran Rey.

    6. Luego comulgamos inmediatamente delante del sacerdote y cuidamos de que no quede ninguna partícula en nuestra mano.

    7. Si se distribuye la comunión con el cáliz, seguiremos las indicaciones que el diácono o el sacerdote nos den.

 


[1] Instrucción “Inmensae caritatis”, IV.

[2] Cong. para el Culto divino, Notificación acerca de la comunión en la mano (3-abril-1985).

[3] En nota a pie de página, explica esta Notificación: “De hecho, conviene aconsejar a los fieles más bien colocar la mano izquierda sobre la derecha, para poder tomar fácilmente la hostia con la mano derecha y llevarla a la boca”.

[4] Instrucción “Redemptionis sacramentum”, n. 92.

 

64 comentarios

  
Jose Ignacio
Muchas gracias Don Javier.
11/08/17 12:06 PM
  
ayante
Muy bien, Padre.
Lo único, de la lectura del artículo subyace una cierta prioridad de la comunión en la mano sobre la comunión en la lengua. Seguramente no ha sido su intención, y es la mayor cantidad de advertencias necesarias lo que atrae la atención sobre ello.

En todo caso, yo quería traer a colación la necesaria precaución ante los arquelogismos. No veo claro porqué deba ser especialmente bueno regresar a ciertas prácticas del s. IV, metiendo dentro de un gran paréntesis la evolución orgánica producida durante 1500 años. Esto vale para el modo de comulgar y para otras cosas de la liturgia.

Yo considero que la comunión de rodillas y en la boca fue un avance, una mejora (el Espíritu Santo no estaba de vacaciones). E históricamente ya sabemos que el argumento patrístico se ha superpuesto a un contexto de des-sacralización, que en el fondo estuvo en la raíz de la cuestión.
Es innegable que el abandono de la comunión de rodillas y en la boca -recomendado ilegítimamente por gran parte del clero en un momento determinado- ha estado acompañado o ha dado lugar (elíjase lo que se prefiera) de una espantosa banalización de la Eucaristía.

Creo necesario recomendar y dar prioridad al modo de comulgar tradicional y no arqueológico: de rodillas y en la boca.
11/08/17 12:08 PM
  
H.S.
Una de las cosas que nunca pude comprender bien sobre la decision de M.Lefevbre de consagrar los obispos en 1988 fue ese argumento del "estado de necesidad". Siempre me parecio ininteligible. Todo esto asociado a que Lefevbre es mala palabra. Sumando a que la mayoria de los "lefes" que conozco son infumables. Pero ahora, viendo toda la pelicula completa, y recordando ese otro argumento de que el novus ordo lleva a perder la fe, o aquello que decian los "loquitos conspiranoicos" sobre el intento de destruccion del papado partiendo su autoridad en muchas conferencias -o en ruso: soviets- episcopales, me lleva a repensar.

Padre.. usted no tiene fe. Esa es mi reflexion. No lo tome como un insulto gratuito de alguien que se cubre en la impunidad que da la internet. No.
Y no tiene idea de todo lo que implica su sacerdocio.

Ponga el freno. Estacione un momento en la banquina y pongase a pensar a donde se esta dirigiendo. Y va a ver que rumbea al magico mundo de las misas con globos, payasos, gente desnuda, misas pileteras, misas concelebradas con los fieles, etc., etc., etc.

Mañana puede llegar a publicar un articulo sobre el correcto uso del bikini. Top less no. Cola less si. Aunque seria mejor no mostrar la desnudez. no?

No siga. A menos que ud sea un reverendo hijo de puta y no haya nada bueno en su corazon. Pero si hay alguna llama de fe ahi dentro, atras del esternon... avivela. Y dejese de joder con medias tintas.No se puede quedar bien con Dios y con el mundo.

++++++++++

JAVIER:

De internis neque Ecclesia. Sin embargo vd escribe de modo ofensivo juzgándome. Una argumentación ad hominem. Por mi fe no se preocupe: Dios, mi confesor y yo nos encargamos de ello.

Queda vd perfectamente retratado.
11/08/17 12:53 PM
  
Oriol
*Disculpe la falta de acentos y otros caracteres. Estoy en el extranjero.

Aunque quiza no sea muy relevante, queria pedirle su opinion sobre un par de recuerdos. En Catalunya, por lo menos en los ambientes catolicos en los que me muevo, casi todo el mundo comulga con la mano. Cuando era un chiquillo, mis padres me dijeron (sin duda alguna, de buena fe, aunque quizas equivocadamente) que habia que recibir la Sagrada Forma con las manos en cruz, porque esa cruz representa de manera efectiva la Cruz en la que Cristo muere por nuestros pecados. Podria decirme si esa idea existe en la Tradicion, o era simplemente algo que mis padres habian oido?
Tambien queria comentarle que en la escuela donde curse la Primaria, una muy conocida escuela catolica de Barcelona -si no le importa, prefiero callarme el nombre- me corregian a finales de los setenta y me decian que para recibir la Comunion habia que extender solamente una de las dos manos, y reservar la otra, a un lado del cuerpo, para coger despues la Sagrada Forma y ponersela en la boca. Por lo que leo hoy, parece que era un disparate.

********************

JAVIER:

A la primera cuestión: La cita de san Juan Damasceno avala esa interpretación. Las manos en forma de Cruz para recibir el Cuerpo el Señor recordando que en la cruz murió por nuestros pecados redimiéndonos.

A la segunda cuestión: Evidentemente, en esa escuela católica enseñaban mal cómo comulgar en la mano. Muchos lo hacen así, con una sola palma, la de la mano izquierda, otros pretenden coger la Forma al vuelo, otros ponen los dedos en forma de pinzas... Hay que enseñar a hacerlo bien para quien quiera comulgar en la mano que lo haga con dignidad.
11/08/17 2:08 PM
  
Manu Argento
Comunión en la mano: nefastas consecuencias
por Padre Santiago Gonzalez

REVELACIONES PARTICULARES Y OPINIONES DE PESO SOBRE COMULGAR EN LA MANO
Aquella persona que, tras leer esto, siga comulgando en la mano…..¡qué duro tiene su corazón!!!
* Juan Pablo II:”No puedo estar a favor de la Comunión en la mano y tampoco la puedo recomendar””El sacerdote tiene una responsabilidad primordial como “siervo de la Santa Eucaristía y de todas las …Formas Santas”, primordial porque es completa. El tocar las Creaciones Santas es un privilegio de los ordenados”(Dominicae Cenae II)*«La comunión en la mano la introdujo la jerarquía modernista sin autorización de la Santa Sede (cardenal Suenens en Holanda etc).* Pablo VI se opuso tenazmente a permitirla pero decidió otorgar un indulto sólo donde el uso estaba ya arraigado para evitar una desobediencia generalizada”

*Monseñor Juan Rodolfo Laise, Obispo argentino afirma: «Conozco la historia de la comunión en la mano, fue reintroducida clandestinamente, difundida en base a equívocos, y confirmada por medio de desobediencias inquebrantables… (al Santo Padre), imponiendo a lo largo de veintisiete años un uso al que el Papa no quería autorizar por considerarlo peligroso para el bien de la Iglesia, hasta que lograron finalmente que se extendiera por casi todo el mundo.»

*Jesús a Catalina Rivas, (vidente estigmatizada. Nihil obstat por Mons. R. Fernández, Arzobispo boliviano).: “No son ni 10 ni 20 los verdugos que destrozan Mi Cuerpo, son muchísimas las manos que lastiman Mi Cuerpo recibiendo la Comunión en la mano, -el trabajo sacrílego de satanás-.”

* Jesús a Giuliana Crescio, diciembre de 1989: No deseo ser tomado en vuestras manos. ¡No deseo ser tomado en vuestras manos! Yo el pan vivo, la sangre viva, aquella sangre derramada por vosotros, yo soy pan, pero para vuestra alma. A los apóstoles les di el pan ¡vosotros no sois sacerdotes, no podéis tocarme!

* Algunas almas del Purgatorio le dicen a María Simma (vidente de las ánimas) que el pecado por el cual tienen que sufrir más, es por haber comulgado en la mano. María explica: en condiciones normales, sólo las manos consagradas de los sacerdotes pueden distribuir la Comunión. Salvo en “circunstancias extraordinarias”.”Extraordinarias” no se refiere a la diferencia entre que los fieles deban esperar dos minutos en lugar de diez para recibir la Comunión. (Hoy laicos o sacerdotes tienen prisa para todo) Un día una mujer que repartía la Comunión instaba a otras mujeres a que obraran igual, falleció. Antes del funeral, el ataúd estaba abierto para que se despidieran la familia y los amigos. Después se cerró. Pero un pariente cercano llegó tarde y le pidió al sacerdote que lo abriera para poder despedirse de la difunta. El sacerdote levantó la tapa y miró adentro. Varios vieron que las manos de la mujer se habían vuelto de color negro. Este signo, para mí, como para el resto, fue la confirmación de Dios de que las manos no consagradas no pueden distribuir a Jesús durante la Comunión“.
María Simma liberó a, 40 o 50 sacerdotes u obispos del Purgatorio, la mayoría por promover la Comunión en la mano u otras irreverencias. Ella llama a la Comunión en la mano “la obra del diablo.”.Muchos están por faltas de obediencia al Santo Padre, faltas de amor hacia la Santa Misa, faltas de amor a la oración y el ayuno, no haber leído el breviario, y repito, por la Comunión en la mano…” . Las almas del Purgatorio me han dicho que ningún Papa hasta hoy ha apoyado la Comunión en la mano, rito que fue fomentado por un grupo de cardenales y obispos. Todos los Papas, sabían muy bien que la Comunión en la mano estaba en contra de la veneración del más Sagrado de los Sagrados .”… Conozco a una mujer muy buena que dudaba sobre esto y simplemente le pidió al mismo Jesús que le enviara una señal clara para poder aclararse. ¡Jesús así lo hizo! La próxima vez que fue a recibir la Comunión el sacerdote, puso la Eucaristía en la palma de su mano. Tan pronto como la puso allí, la Hostia se elevó de su mano, subió y desapareció en el aire. Este pequeño milagro también fue presenciado por varios testigos…”

*Del libro Dadme de beber, 2008: Dice Jesús: “Todo esta habilitado para la profanación y el sacrilegio, y a Mis ministros no les importa, ellos viven cómodos así. Los laicos dan la Comunión y llegará un día en que el Santo Sacrificio de la Cruz también lo degraden de tal forma que Me impidan bajar a la Hostia

*Anneliese Michel, † 1976 (Incorrupta)
Cuando esta chica de 16 años de una piadosa familia alemana, fue repentinamente afligida por una posesión demoníaca, el demonio (durante un exorcismo ordenado por el obispo local) fue obligado a decir lo siguiente: “La cosa (Hostia Consagrada) no se debe colocar en las manos. Los sacerdotes deben tener valor. Los laicos no deben distribuirla.
Durante la distribución de esa cosa (Santa Comunión) deben arrodillarse. Por mandato de aquella (señalando una estatua de la Virgen que estaba cerca) la Comunión en la mano debe abolirse porque es obra mía. El obispo debe prohibir la Comunión en la mano, si lo puede lograr”.

*Se puede citar lo siguiente de un Plan Masónico del año 1925:
“¿Cómo se puede lograr que los fieles ya no crean en la presencia real de Jesús en la Eucaristía?… Primeramente hay que hacer que la gente en todas partes reciba la Comunión de pie y después colocar la Hostia en sus manos. Preparados de esta manera llegarán a ver a la Hostia como un símbolo de convivencia fraterna”.

*Indirectamente, la Comunión en la mano ha contribuido también a que los Sagrarios ya no se encuentren en el centro de las iglesias sino en un área lateral, o en otra sala. Esto ha llevado a que ya no haya reclinatorios en muchos templos de Occidente.*Cuando se oye el argumento “La Iglesia lo ha permitido”, recuerde que ustedes son la Iglesia y no las burocracias, desobedientes y traidoras que se encuentran en algún lugar lejano e inaccesible. La Iglesia no lo ha permitido sino lo ha tolerado bajo presión solamente.

*La Conferencia Episcopal de Filipinas ha regresado a la práctica de la Comunión en la lengua, debido al aumento de sacrilegios que habían ocurrido por la Comunión en la mano.
*Santa Brígida de Suecia, † 1373- “Mira, hija Mía, les dejé a Mis sacerdotes cinco dones… y el quinto, el privilegio de tocar Mí Carne Santísima con sus manos.”*Mártir y Santo Cardenal John Fisher, † 1535. “Los tiempos de florecimiento o colapso dentro de la historia de la Iglesia siempre fueron asociados con el manejo de la Santa Eucaristía.”
*Mensaje de Jesucristo a Catalina Rivas sobre la Comunión en la BOCA
1.- A quienes NO reciban en su MANO Mi Propio Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad, Yo Prometo colmarles de Mis Bendiciones en sus manos, corazón, alma y en todo su ser.
2.- Les prometo muchísimas más gracias en la vida terrena, y las consiguientes mayores garantías de salvación y aumento de Gloria esencial y accidental, por todo su vivir eterno Conmigo en el Cielo.
3.- Me sentirán en la Comunión tan en todo su ser y con tantísima plenitud, que se les quite el deseo natural de tocarme. Estos, harán siempre mucho mayor bien a las almas; en cambio, los que insistan en tomarme, en la mano, estarán endurecidos en muchas cosas hacia Mi Voluntad, y oscurecidos sobre Mi Propio gusto, Mi Propia Predicación y Mi Propio Magisterio.
Hay innumerables citas más: de Benedicto XVI, del Cardenal Ranjith, del Obispo Schneider…etc
Pero creemos que con las citas expuestas es más que suficiente para causar la rectificación del hábito en los corazones HUMILDES, si es que se ha caído en este mal hábito denunciado y que tanto daño hace al Cuerpo Místico de Cristo y a sus miembros que somos todos los bautizados.


*************************

JAVIER:

Pobre argumentación y pobres fuentes las que cita el autor del artículo. Ya lo de las revelaciones particulares me parece sorprendente.
11/08/17 3:38 PM
  
Met88
Tal y como me enseñaron mis catequistas. Gracias.

Y sigo sin entender a aquellos que anteponen una forma de comulgar a otra siendo las dos igualmente válidas y aceptadas por la Iglesia; y mostrando ambas la misma adoración a Jesucristo sacramentado...ya que lo signos son importantes, pero más importante es la intención del corazón.
11/08/17 3:48 PM
  
Esperando a Cristo
En Madrid, la conjunción Rouco- Benedicto XVI, tuvo excelentes frutos en muchos sentidos. Uno de ellos, la multiplicación de reclinatorios para comulgar en las iglesias. [...] ¿Cómo se debe comulgar? De rodillas y en la boca. De hecho, todavía y gracias a la Misericordia de Dios, hay algún obispo como el de Oruro que ha prohibido la comunión en la mano en su diócesis.

*********************

JAVIER:

No me parece en absoluto correcto la descalificación a un sacerdote con nombres y apellidos en el párrafo que le he suprimido, aunque estoy bastante de acuerdo con su contenido.

¿Cómo se debe comulgar? Como lo establece la Iglesia: de pie o de rodillas, en la boca o en la mano. Esa es la disciplina actual de la Iglesia.
11/08/17 4:10 PM
  
Juan Andrés
Personalmente no puedo tomar al Señor en mis manos, no puedo. Y he visto personalmente personas llevarse al Señor hasta los bancos, de allí no se. Digan lo que digan, me parece que el riesgo del sacrilegio, aunque sea quizás uno por año en cada parroquia, es mayor y más grave que cualquier justificación histórica que se le quiera dar. Y hasta donde sabía se trató de una excepción que se ha hecho habitual.
11/08/17 4:34 PM
  
Vincetore
Veo con mucha tristeza las colas que se forman para comulgar y los confesionarios vacíos. Los sacerdotes deberían recordar la importancia de estar en gracia para comulgar y lo correcto cuando se comulga con las manos, pues se ve cada cosa: Que si a una mano y girandose, de camino al asiento, etc. Me duele en el alma. Es una mundanización sutil del núcleo central de la misa, de lo más importante. El sacerdote debe recordar que debemos recibir el cuerpo de nuestro Señor con la alegría pero, sobre todo, con el respeto que se merece. Y no estaría de mal que también se recordaran las palabras de San Pablo sobre el sacrilegio que supone. Esto es especialmente grave cuando el templo está lleno porque coinciden varias misas de difuntos, "turismo religioso", etc. Respecto a esto último, en la misa del monasterio de Santo Toribio del camino Lebaniego, estando repleto, a la hora de la eucaristía el cura dice: Pueden acercarse todos aquellos que "deseen" comulgar. ¿Eh?
Comulgar no es un "derecho", es el mejor premio para un católico que está en gracia. Como símil, es como al estudiante al que le ponen matrícula de honor por su esfuerzo y esmero. Repito, me duele en el alma.

**************

JAVIER:

Así es, y a mí también me duele en el alma. Hay que comulgar en estado de gracia y, si no se está en gracia, confesarse previamente.
Firmado: Un pecador
11/08/17 4:38 PM
  
Jesús Hernandez Hernandez
La verdad es que el artículo no es que sea muy didáctico. Primero nos dice que los fieles deben tender las dos manos haciendo “...de la mano izquierda un trono para la mano derecha, puesto que ésta debe recibir al Rey” o sea... la derecha sobre la izquierda. Más tarde dice que "...el ministro debe cuidar que el comulgante la reciba dignamente, poniendo las manos en forma de cruz" o sea, que es indistinto que mano vaya arriba y cual abajo. Y para rematar dice que "5. Si comulgamos en la mano, ponemos nuestra mano izquierda encima de la derecha"... Con estas indicaciones no nos extrañe que luego pase lo que pasa...

**********************

JAVIER:

Si no leyera tan precipitadamente, no sacaría conclusiones erróneas.
El texto de san Cirilo de Jerusalén, citado en la Notificación de la Cong. del Culto divino, dice "la mano derecha sobre la izquierda"... Pero en nota a pie de página de esa Notificación, así como en la síntesis final que ofrezco, se señala el cómo hacerlo hoy pensando en personas diestras: la mano izquierda sobre la derecha para tomar el Cuerpo del Señor con la mano derecha y llevarlo reverentemente a la boca.
¿Por qué lo escribió san Cirilo asi? Lo desconozco. Tal vez para que comulgaran con la mano izquierda, pero para los que no somos zurdos, sí correría el riesgo de caerse el Cuerpo el Señor. De ahí la normativa actual que el post se repite dos o tres veces.
11/08/17 5:02 PM
  
Menka
En la mano nunca.

Ponga el reclinatorio y diga que un católico comulga de rodillas y en la boca.

************

JAVIER:

Su afirmación ni mucho menos es exacta. Hay católicos de otros ritos católicos orientales (y los antiguos occidentales) que no comulgan de rodillas sino de pie y con ambas especies, y son tan católicos como otros del rito romano. La forma de recibir la comunión es muy distinta según los ritos litúrgicos.
No absolutice la forma de rodillas en la boca, que es muy legítima en rito romano, y no haga de eso criterio de ser o no católico.
11/08/17 5:11 PM
  
José Luis
Yo pienso, que todo aquel que reciba la Sagrada Comunión en la mano, debe ser espiritual, muy espiritual, no tener el corazón disipado.

Desde mi niñez, nunca recibí a Jesús poniendo la mano, aunque sí lo recibía de pie. Y esto me trajo ventajas importantes para mi vida. Pues ya de adulto, sentía una fuerza interior, que era momento de arrodillarme ante el Señor, para recibirle. Al principio de sentir esas fuerzas, yo no la llegaba a comprender, es como si mi ángel de la guarda, a quien estoy muy agradecido, por darme esas prisas para adorar al Señor.
Me he convencido, o más bien, gracias a la escucha al Señor nuestro Dios, que recibir a Jesús de rodilla es muy necesario para perfeccionar nuestra fe.

Y acordándome, que San Juan Bautista, en su humildad, que ni siquiera se atrevía a tocar las sandalias del Señor

Y es muy importante, que el comulgante, claramente tenga conciencia clara, y poder reconocer a quien recibe, a todo un Dios, Jesucristo, al Rey de reyes, por lo que no nos olvidemos de decir ese: ¡Amén!

Un buen sacerdote que conozco, lo ha recordado en más de una ocasión en la Santa Misa, el decir: Amén. Algo tan sencillo, pero que muchos pasan por alto.

************************

JAVIER:

Me alegra que se haya fijado en ese punto. El "Amén" muchas veces es omitido al comulgar, tanto en la boca como en la mano. Yo suelo recordarlo muchas veces en la homilía y a veces a los mismos comulgantes cuando lo omiten.
11/08/17 5:45 PM
  
Hermenegildo
El Obispo Athanasius Schneider, que es experto en Patrística e Iglesia primitiva, ha dejado claro que la comunión en la mano tal como se conoce actualmente no tiene nada que ver con la Iglesia primitiva; es de origen calvinista:

'En la Iglesia primitiva había que purificar las manos antes y después del rito, y la mano estaba cubierta con un corporal, de donde se tomaba la forma directamente con la lengua: "Era más una comunión en la boca que en la mano", afirmó Schneider. De hecho, tras sumir la Sagrada Hostia el fiel debía recoger de la mano con la lengua cualquier mínima partícula consagrada. Un diácono supervisaba esta operación.

Jamás se tocaba con los dedos: "El gesto de la comunión en la mano tal como lo conocemos hoy era completamente desconocido" entre los primeros cristianos.

Aun así, se abandonó aquel rito por la administración directa del sacerdote en la boca, un cambio que tuvo lugar "instintiva y pacíficamente" en toda la Iglesia. A partir del siglo V, en Oriente, y en Occidente un poco después. El Papa San Gregorio Magno en el siglo VII ya lo hacía así, y los sínodos franceses y españoles de los siglos VIII y IX sancionaban a quien tocase la Sagrada Forma.

Según monseñor Schneider, la práctica que hoy conocemos de la comunión en la mano nació en el siglo XVII entre los calvinistas, que no creían en la presencia real de Jesucristo en la eucaristía. "Ni Lutero", que sí creía en ella aunque no en la transustanciación, "lo habría hecho", dijo el obispo kazajo: "De hecho, hasta hace relativamente poco los luteranos comulgaban de rodillas y en la boca, y todavía hoy algunos lo hacen así en los países escandinavos'.

*******************

JAVIER:

Hermenegildo, conozco el artículo de mons. Schneider pero no estoy en absoluto de acuerdo con sus premisas y conclusiones. Si vemos uno tras otro los textos patrísticos sobre la comunión en la mano, se desprende otra conclusión totalmente distinta. Ahí están, recopilados, en la antigua obra de J. Solano, Textos eucarísticos primitivos, en la BAC.
11/08/17 6:34 PM
  
Pensador
Entonces la forma de comulgar que la iglesia adoptó durante siglos perdió fuerza en la modernidad que justamente se caracteriza por la pérdida de fe?

Usted en el artículo habla de cómo comulgar en la mano correctamente, esta perfecto. Pero cualquier católico que investiga la re introducción de esta práctica en la iglesia no puede menos que desaconsejarla

Y el hecho de que San Cirilo habla de la mano derecha sobre la izquierda se debe a que el fiel no agarraba la sagrada forma sino que la llevaba hacia la boca con la palma. Por eso no importaba si se era zurdo o diestro, sino el valor simbólico de la derecha en el mundo antiguo.

****************

JAVIER:

Le agradezco la aclaración del último párrafo.
11/08/17 7:59 PM
  
Juan
Estimado p Javier, le recomiendo leer la última conferencia del card Sarah en Milán. La podrá encontrar en italiano en internet. También recomendable el libro sobre la comunión en la mano de mons Laise.

Algunas de las palabras del card prefecto del Culto
“La vida de Karol Wojtyla estuvo marcada por un profundo respeto a la Eucaristía. Os invito a recordar que al final de su vida de servicio, un hombre en un cuerpo atormentado por la enfermedad, Juan Pablo II no podía sentarse en presencia del Santísimo Sacramento. Obligaba a su cuerpo roto a arrodillarse. Necesitaba la ayuda de otros para doblar las rodillas, y levantarse otra vez”
11/08/17 8:13 PM
  
Miguel García Cinto
Padre Javier:
En mi opinión no debería dar paso a personas como el individuo que se hace llamar H.S., se puede discrepar pero no ofender gratuitamente.
Paz y Bien.

********************

JAVIER:

Pues lea el segundo comentario que ha dejado... El último que le voy a consentir a H.S. Así se ve bien claro el fanatismo con el que se puede obrar y decir en algunas cuestiones.
11/08/17 9:15 PM
  
Menka
Los modernistas recurren a las costumbres de la "Iglesia primitiva:" cuando les interesa.

No recuerdan que em la Iglesia primitiva las mujeres llevaban el velo, etc.

Si el Concilio de Trento llega a normalizar la comunión en La boca y de rodillas, es que se trata de desarrollo óptimo de la teología.

A los influidos por Jan Huss se les permitìa la comunión bajo las dos especies, pero eso era una concesión, no lo óptimo.

La comunión en la mano es la muestra de la protestantización
11/08/17 9:16 PM
  
Hermenegildo
P. Javier: no se trata de estar o no de acuerdo con Monseñor Schneider, sino se trata de si este Obispo dice o no la verdad.

¿Es verdad que en la Iglesia primitiva había que purificar las manos antes y después del rito, y la mano estaba cubierta con un corporal, de donde se tomaba la forma directamente con la lengua?

¿Es verdad que la Sagrada Forma jamás se tocaba con los dedos?

Si esto es verdad y no tengo por qué dudarlo, creo que no hay más que añadir.

************************

JAVIER:

Dice medias verdades, basta leer directamente los textos patrísticos. En algunso lugares a las mujeres sí se les obligaba a recibir la Eucaristía sobre un paño o velo, pero no era praxis universal. Tampoco hay constancia en todas partes de que los fieles se tuvieran que lavar las manos antes y después. Él toma algunos datos, los relee y los interpreta.
11/08/17 9:29 PM
  
Hermenegildo
Por otra parte, el texto atribuido a San Cirilo de Jerusalén que suele esgrimirse en apoyo de la comunión en la mano está considerado por muchos estudiosos un texto apócrifo. De hecho, manda untarse los ojos y la frente con la Sangre de Cristo, un gesto supersticioso que difícilmente pudo recomendar un Padre de la Iglesia como San Cirilo. He aquí el texto completo:

"No te acerques, pues, con las palmas de las manos extendidas ni con los dedos separados, sino que, poniendo la mano izquierda bajo la derecha a modo de trono que ha de recibir al Rey, recibe en la concavidad de la mano el cuerpo de Cristo diciendo: «Amén». Súmelo a continuación con ojos de santidad cuidando de que nada se te pierda de él. Pues todo lo que se te caiga considéralo como quitado a tus propios miembros. Pues, dime, si alguien te hubiese dado limaduras de oro, ¿no las cogerías con sumo cuidado y diligencia, con cuidado de que nada se te perdiese y resultases perjudicado? ¿No procurarás con mucho más cuidado y vigilancia que no se te caiga ni siquiera una miga, que es mucho más valiosa que el oro y que las piedras preciosas? Y después de la comunión del cuerpo de Cristo, acércate también al cáliz de la sangre: sin extender las manos, sino inclinándote hacia adelante, expresando así adoración y veneración,mientras dices «Amén», serás santificado al tomar también de la sangre de Cristo. Y cuando todavía tienes húmedos los labios, tocándolos con las manos, santifica tus ojos y tu frente y los demás sentidos. Por último, en oración expectante, da gracias a Dios, que te ha concedido hacerte partícipe de tan grandes misterios."

*******************

JAVIER:

He leído en algunos sitios la referencia a que este texto es apócrifo, pero nunca me dan la referencia a los patrólogos que con fundamento lo afirmen. Siempre es algo genérico. Sin embargo los expertos que han llevado a cabo su traducción y publicación, en Sources Chrétiennes o en la Biblioteca de Patrística, nada dicen sino que lo incluyen. También el Migne.

Es la descripción más amplia de la comunión en la mano, pero no faltan referencias a ella en Orígenes, Tertuliano, Agustín, Cesáreo de Arlés, Teodoro de Mopsuestia, Juan Damasceno.
11/08/17 9:38 PM
  
Menka
Intentar poner orden en el desorden promovido por adherentes de Bugnini.
11/08/17 10:40 PM
  
Alejandro Jara
Padre Javier:

Escribo desde Santiago, Chile. Me gustó mucho su artículo. Le doy un testimonio personal no relacionado directamente con el tema. Hace dos meses me diagnosticaron que soy celiaco, por lo que sólo puedo comulgar con el Caliz. En mi ciudad hay pocos lugares donde existe esta posibilidad. Antes yo iba a misa, aparte del domingo, algún otro día en la semana y la Comunión me ayudaba y me daba paz y fuerza espiritual. Ahora sólo puedo hacerlo los domingos en una misa lejos de mi casa, donde dan la comunión con el Caliz. En otras palabras, lo que quiero decir es que tenemos que agradecer la posibilidad de participar en la misa y comulgar porque a veces las circunstancias de la vida y la Providencia hacen que eso sea más dificultoso. Saludos!!!

***********************

JAVIER:

Sin duda, participar de la Santa Misa y poder comulgar es una Gracia incomensurable que hemos de saber agradecer al Señor por su amor eterno.

Los celíacos pueden avisar antes de Misa y, por ejemplo, que se les dé a ellos solos la comunión con un cáliz sólo para ellos.
11/08/17 11:07 PM
  
melillo
La vocación que tienen algunos de inquisidores me deja asombrado.

Vamos a ver, desde Jesucristo en hasta aproximadamente el siglo X donde se hizo extensible a toda la Iglesia (en algunos sitios antes) se comulgo siempre en la mano. Luego vio la Iglesia que mejor de rodillas y en la boca, pues genial.

Para los inquisidores que demonizan la comunión en la mano recordarles que en todo caso la comunión en la boca y de rodillas es mas un "invento" a posteriori.

Como dice el pater, las dos formas son igualmente válidas y santas porque el pecado viene de dentro del hombre (de hecho se peca mas con la boca que con las manos) como dijo Jesucristo. Pero por ser mas fiel al original ganaría la comunión en la mano.

Son cosas de la historia. Si hoy volviera el catecumenado antiguo, nos ibamos a enterar de verdad lo que es ser cristiano. Luego por circunstancias historicas se masifico la Iglesia y las exigencias bajaron. Y así muchas mas cosas. Pero el cristianismo primitivo sigue siendo válido.

Para mi, mas que la comunion en la boca o en la mano es mas grave el hecho de que los fieles no comulguen en la dos especies (la sangre). Es un mandato de Cristo (comed TODOS, bebed TODOS). Si ya se que Cristo esta enteramente en la dos especies, pero lo dicho, cosas de la historia.

Un tema a sugerir al pater sería ese: ¿por qué no comulgan los fieles en las dos especies?





*************************

JAVIER:

En España al menos -desconozco la praxis real de otros países-, la comunión con las dos especies no se administra más por razones prácticas. Misas que deben ser breves (no superar los 40 minutos) porque en un rato empieza la siguiente Misa... si se diera la comunión con las dos especies duraría más.

No voy a dedicar un post por ahora a la comunión con las dos especies porque no tengo ganas de que me lapiden en los comentarios. Pero el Señor instituyó la santísima Eucaristia con dos especies, y exceptuando el rito romano desde la baja Edad Media, todas las familias litúrgicas dan la comunión siempre con las dos especies.
11/08/17 11:15 PM
  
Jordi
1. En Cataluña, estadísticamente, en algunas diócesis ya no se cumple de hecho casi ninguna de las prescripciones indicadas es esta interesante artículo sobre cómo comulgar con una y dos especies.

2. Esta costumbre contra ley debería de hacer reflexionar a la Iglesia de que o prohíbe la comunión en la mano o bien lo enseña correctamente.

3. Para el espíritu de hoy, no el de antiguo, a los efectos prácticos, la comunión en la mano contribuye a perjudicar el catolicismo rebajando la eucaristía, debido a las malas prácticas reiteradas y continuas.

4. Personalmente, encuentro que la comunión en la mano es un arqueologismo retrotraer una práctica de otros tiempos y con otra espiritualidad menos intelectual pero más profunda.

5. No me convencen actualmente las explicaciones de los grandes teólogos: son para su época, para su espiritualidad. A los efectos prácticos, para el católico de ahora, de hoy, la comunión en las manos es una práctica que no lo favorece.

6. El católico de hoy es muy mediocre, y está necesitado de catequización. Esfuerzo de obispos y presbíteros. El católico ni conoce la Biblia, ni los evangelios, ni el catecismo.

7. Las revelaciones privadas son aceptadas por la Iglesia y merecen ser discernidas. No es raro que, vista la praxis degenerativa, Jesús no recomiende la comunión en las manos. Yo, al menos, le hago caso.

8. Tampoco me convence el laico ministro extraordinario de la comunión. Ni hace cumplir la administración, están presentes cuando el número de asistentes no lo aconseja, ni se lava las manos antes y después, ni muestra respeto visible, ni está vestido convenientemente, y generalmente lleva las Formas sobrantes al Tabernáculo de manero poco respetuosa, y algunos son mujeres que carecen de gestos, vestidos y formalidades adecuadas y decentes. Otro abuso más.

9. Debido a lo que indica la realidad de los hechos, prohibiría o restringiría tanto la comunión en la boca como la presencia de laicos ministros extraordinarios de la comunión. Y lo regularía y vigilaría de forma más estricta. Se supone que la Eucaristía es el mayor milagro que hace la Iglesia, y demasiadas veces, parece un vulgar reparto de panecillos...

*************

JAVIER:

Dice cosas muy sensatas, y señala algunos abusos sobre los que estoy de acuerdo. Pero sobre todo le agradezco el tono ponderado de argumentar y decir.
11/08/17 11:22 PM
  
Ana
El gran problema es que por obediencia.. se desobedece la tradición de la Iglesia !!!!
La Suma teológica de Santo Tomás es clara!
Nadie sólo las manos consagradas pueden tocar el Cuerpo de Cristo.

*******************

JAVIER:

¡Pobres los cristianos del primer milenio que tocaban el Cuerpo de Cristo! ¡Pobres entonces los acólitos, como san Tarsicio, que llevaban la comunión a los cristinos encarcelados! Y por cierto no es "las manos consagradas" las únicas que pueden tocar el Cuerpo de Cristo, en todo caso tendría que decir los que han recibido el sacramento del Orden. Porque no todos los ordenados tienen las manos consagradas. Los diáconos no reciben unción en las manos y son ministros ordinarios de la Comunión. En el rito latino la unción de las manos es tardía y no es común a todos las familias litúrgicas ungir las manos sacerdotales.
12/08/17 1:04 AM
  
H.S.
Los ateos dicen: -si dios es todopoderoso puede hacer q 2+2 sea 3?? Y se les debe responder: No. Porque no es tarado. Dios no va contra su propia perfeccion. 2+2es 4. Y de ahi deriva el poder que administran ustedes. No teneis poder para destruir. Ni vos, ni tu conferencia, ni el dulce Cristo en la tierra.

No echais de ver, padre "retrato", q somos muchos los que nos resistimos a la desacralizacion rampante!!!

Por que te haces el ofendido? Pareces una nena acusandome de "lenguaje ofensivo". Yo soy un hombre. Vos tambien. Y mas... Tenes mas dignidad q yo que soy pueblo llano.

Basta. Basta por amor de Dios. Dejen que Dios sea Dios.
Y usen los que tienen abajo del cuero cabelludo. Quizás se den cuenta de eso que se llama sensum fidei o algo asi que yo mucho de latin no se.

Para muestra sobra un boton: En el 2010 cuando la tontera del mundial de futbol la conf episcopal de Chile tenia en su pag web un Cristo con una pelota de futbol en lugar de su sacratisimo corazon.
Para ellos 2+2 daba 3. Entendes o no padre Javier??



*********************

JAVIER:

Es su último comentario en este blog. El tono de matón desafiante no me gusta nada.
12/08/17 3:21 AM
  
Daniel Lagos de Perú
La mayoría de comentarios y el nivel de violentos ataques Ad Hominem y fanatismo irracional con respecto a la Comunión de rodillas y en la Boca, deja clarísimo que para la mayoría por aquí (SeudoTrsdis, DisqueTrsdis, FiloNazis, FiloLefres, Lefres y Parodias de Católicos Ttradis), la Comunión en la Mano, ES UNA FORMA QUE NO LOS LLEVA A NINGÚN FONDO.
El Fanatismo por una forma no es amor a Cristo, sino una parodia de lo que es amar a Cristo.


***************

JAVIER:

Totalmente de acuerdo contigo. Tu comentario lo he rezado esta mañana...
12/08/17 8:11 AM
  
Santiago Ll
Comunión en la mano sacrilegio, San Francisco de Asís no quiso ordenarse, no se sentía digno de tocar al Señor. Cuánto daño hace el modernismo. Ya basta de banalizar la Eucaristía. Sin embargo ¿por qué se niegan los sacerdotes a poner reclinatorios en sus parroquias? No aman a Cristo.

********************

JAVIER:

¿San Francisco de Asís no quería tocar el Cuerpo de Cristo y por eso no se ordenó de sacerdote? ¿De verdad? ¿Usted sabe cuál es la función ministerial de un diácono? Entre otras cosas, distribuir la sagrada comunión, llevar la comunión a los enfermos y dar la bendición con el Santísimo. Por tanto, tocó el Cuerpo de Cristo. Un diácono no es un subdiácono ni un acólito, sino ministro ordinario de la Eucaristía. No se ordenó de sacerdote por la alteza del ministerio sacerdotal, por la pureza que él creía debían tener los sacerdotes para ofrecer el sacrificio eucarístico, no por tocar el Cuerpo de Cristo que san Francisco tocó al ser diácono.
12/08/17 8:16 AM
  
Luis Fernando
Yo comulgo siempre en la boca pero dado que la comunión en la mano está muy extendida, considero muy necesario explicar cómo hacerlo bien y, sobre todo, cómo no hacerlo mal.

***************

JAVIER:

En el post se explica paso a paso cómo comulgar, en la boca o en la mano. Sólo un comentario menciona la inclinación antes de comulgar, sólo uno la importancia del "Amén"... Pero hay que explicarlo todo una y otra vez y leer sin apasionamiento.
12/08/17 9:34 AM
  
Miguel García Cinto
Padre Javier:
Por intentar ser un seglar comprometido con la liturgia según el Magisterio de la Iglesia, procuro orientar a los feligreses en lo siguiente:
a) A los feligreses que comulgan en la mano, para agilizar la afluencia de comulgantes, les recomiendo que deben de hacer la inclinación mientras comulga el que le precede, y tan pronto recibe el Cuerpo de Cristo, se desplaza ligeramente a un lado, llevándoselo a la boca en presencia del sacerdote.
b) A los que comulgan en la boca y tienen por costumbre, hacer inclinación de cabeza en el momento de la Comunión, les recomiendo también por agilizar la afluencia de fieles, que lo hagan mientras comulga el que le precede.
Le ruego que los dos puntos que le comento, si son correctamente litúrgicos, o necesitan alguna matización.
Muchas gracias.
El Señor le Bendiga.

**********************

JAVIER:

¡¡Perfecto!! Así es.

En la síntesis final, número 2, lo recuerdo en el post: "Mientras el fiel anterior a nosotros comulga, hacemos inclinación ante el Cuerpo de Cristo, adorándolo. O, si lo preferimos, nos arrodillamos en el comulgatorio." Parece un detalle que a nadie le ha llamado la atención al leer el post...

Los concelebrantes lo hacen así: mientras el sacerdote anterior comulga en el altar, el siguiente hace genuflexión. En los monasterios lo mismo: mientras el monje o monja está comulgando, el siguiente hace la inclinación profunda.
12/08/17 10:28 AM
  
juanlui
"Met88
Tal y como me enseñaron mis catequistas. Gracias.

Y sigo sin entender a aquellos que anteponen una forma de comulgar a otra siendo las dos igualmente válidas y aceptadas por la Iglesia; y mostrando ambas la misma adoración a Jesucristo sacramentado...ya que lo signos son importantes, pero más importante es la intención del corazón."

Seguramente sus catequistas le enseñaron también a comulgar sentado. Quizás no le enseñaron, al menos al principio, que antes de comulgar hay que estar en gracia de Dios. ¿ En gracia ? Sí, es un término probablemente desconocido para sus catequistas, porque quizá fueron como tantos que pensaban que la Iglesia Católica se inventó en un poblado de Madrid en los años setenta. Una pena por la falta de autocrítica y ese remedo de tradición de aquí y allí.

Por cierto ¿ signos importantes ? ¿ Para vd. es un signo importante comulgar a Dios mismo ? ¿ Tiene eso la misma categoría que darse el beso de la paz, otro signo ? El que se conoce sabe que tratar con cosas sagradas está reservado a consagrados. Que se pueda auto-comulgar no significa que sea conveniente, ni de cerca. La autocomulgación ha traído todo tipo de abusos, y .... ¿ quien le pone el cascabel al gato y dice que se ha terminado en la parroquia comulgar en la mano hasta que se aprenda como hacerlo debidamente ? N·A·D·I·E. Se mantienen los abusos. Así pues los abusos traen más abusos. Y los abusos con la perla preciosa de la Iglesia son muy, pero que muy graves.

Allá cada cual con su conciencia, el que la tenga trabajada, claro está. El resto, a seguir a la manada.

*************************


JAVIER:

Un detalle. Comulgar en la mano es RECIBIR la comunión en la mano, no AUTOCOMULGAR. Por autocomulgar se entiende que se deja la patena y el cáliz sobre el altar y cada cual se acerca y coge directamente las especies consagradas o se pasan la patena y el cáliz de mano en mano. Es distinto.
12/08/17 11:17 AM
  
Hermenegildo
"¡Pobres los cristianos del primer milenio que tocaban el Cuerpo de Cristo!"

Suponiendo que así fuera -Monseñor Schneider, experto en Patrística e Iglesia primitiva, lo niega-, aquellos cristianos no hacían nada reprochable porque la Teología y la piedad eucarísticas se habían desarrollado muy poco. Es sobre todo en el segundo milenio cuando, en el marco de la "devotio moderna", la Iglesia profundiza en la presencia real de Cristo en la Santísima Eucaristía. Esta profundización llevó a erradicar ciertas prácticas, como la comunión en la mano, que se consideraron inadecuadas al misterio de la presencia real y que nunca debieron recuperarse.
12/08/17 12:46 PM
  
Hermenegildo
"Vamos a ver, desde Jesucristo en hasta aproximadamente el siglo X donde se hizo extensible a toda la Iglesia (en algunos sitios antes) se comulgo siempre en la mano"

Melillo: no es cierto.

Como explica el P. Santiago González, "un estudio más riguroso de las evidencias disponibles en la historia de la Iglesia y de los escritos de los Padres, no apoya la aserción de que la Comunión en la mano era una práctica universal que fue gradualmente suplantada y efectivamente reemplazada por la práctica de la comunión en la mano. Más bien, los hechos parecen apuntar a una conclusión diferente.

El Papa San León Magno (440-461), ya en el siglo V, es un testigo temprano de la práctica tradicional. En sus comentarios al sexto capítulo de San Juan, habla de la Comunión en la boca como del uso corriente: “Se recibe en la boca lo que se cree por la Fe” 2. El Papa no habla como si estuviera introduciendo una novedad, sino como si fuera un hecho ya bien establecido.

Un siglo y medio más tarde, pero todavía tres siglos antes de que la práctica fuera supuestamente introducida (según el relato comúnmente difundido al que antes hicimos referencia) el Papa San Gregorio Magno (590-604) es otro testigo. En sus Diálogos (Roman 3, c. 3) relata cómo el Papa San Agapito obró un milagro durante la Misa, después de haber colocado la Hostia en la lengua de una persona. También Juan el Diácono nos habla acerca de esta manera de distribuir la Santa Comunión por ese Pontífice.

Estos testigos son del siglo V y VI. ¿Cómo se puede razonablemente decir que la Comunión en la mano fue la práctica oficial hasta el siglo X? ¿Cómo alguien puede sostener que la Comunión en la boca es una invención medieval? No estamos afirmando que en ninguna circunstancia los fieles la hayan recibido en sus propias manos. Pero, ¿en qué circunstancias? Parece que desde muy temprano era usual que el sacerdote colocara la Sagrada Hostia en la boca del comulgante.

Excepciones

Sin embargo, en tiempos de persecución, cuando no había sacerdotes disponibles, y los fieles llevaban el Santísimo a sus casas, se daban la Comunión a sí mismos, con sus propias manos. En otras palabras, antes que quedar totalmente privados del Pan de Vida, podían recibirlo en la mano, cuando no hacerlo implicaba quedar privados de este imprescindible alimento espiritual. Lo mismo se aplicaba a los monjes que se habían retirado al desierto, donde no disponían del ministerio de un sacerdote y no querían dejar la práctica de la Comunión diaria".
12/08/17 12:54 PM
  
Tulkas
Me llama la atención el texto del Damasceno.
Supongamos que el texto del Damasceno es un testimonio de aue la comunión con las manos era la mahera HABITUAL en Siria (¿o sólo en Jerusalén) para los laicos (o sólo para los monjes??).

Lo más llamativo es que si en una época tan tardía como la del Damasceno ésta era aún la manera habitual de comulgar, ¿cómo es que ninguna tradición litúrgica ni de oriente ni de occidente la ha transmitido? ¿Cómo es que los precalcedónicos y los nestorianos tampoco??

****************

JAVIER:

A finales del primer milenio se introdujo una nueva praxis más cómoda para distribuir la comunión en Oriente. En vez de dar a beber a todos del cáliz, inmerjían todo el Pan consagrado, cortado en pequeños cuadraditos, en el cáliz mezclándolo con la Sangre. Y distribuían y distribuyen la comunión con una cucharilla. Así dejó de recibirse en la mano y luego beber el cáliz para practicar una nueva forma.
12/08/17 1:46 PM
  
Tulkas
En diversas páginas ortodoxas viene explicado el texto del Damasceno, que NO se refiere a comulgar con las manos sino a cómo acercarse al Cáliz Sagrado.

Ya me extrañaba a mí...

Disparar textos de los Padres no es una buena argumentación sino se sabe què quieren decir.



******************

JAVIER:

Ahórrese la ironía. Relea el texto del Damasceno y no se refiere a la Sangre de Cristo ni cómo acercarse al cáliz, sino al Cuerpo del Señor que se recibe poniendo las manos en forma de cruz. "Honremos el Cuerpo de Cristo con toda pureza espiritual y corporal. Lleguémonos a él con ardiente deseo y, poniendo las palmas de las manos en forma de cruz, recibamos el cuerpo del Crucificado (S. VIII, S. JUAN DAMASCENO, De fide orthodoxa, L. 4, C. 13). Son las manos las que reciben el Cuerpo del Crucificado. Esas "páginas ortodoxas" que consulta... carecen de rigor o simplemente no saben leer un texto que es claro y lo fuerzan.
12/08/17 1:54 PM
  
melillo
Mire Hermenigildo su fervor tradicional es muy loable pero le ciega al mismo tiempo en perspectiva historica.

Ya he dicho que en muchos sitios empezo antes. Otros zonas catolicas llego mas tarde, pudiendo decirse que se extendio a toda la Iglesia mas o menos por ese siglo.

Pero la Iglesia de rito latino, porque los orientales siguen haciendo lo mismo desde Jesucristo.

Por mucho que se empeñe la tradicion de la comunión en la boca y de rodillas fue a posteriori, que sea en el siglo V el primero que la empezara, es indiferente. La comunion en la mano es mucho mas tradicional, fijese que desde Jesucristo y los Apostoles.

Cortar y pegar articulos que tiene usted por ahi me parece muy bien, pero yo me he leido TODA LA HISTORIA DE LA IGLESIA, y visto en perspectiva general no es como usted apunta ni lo que afirman la mayoria de expertos en la materia.

Me vuelvo a repetir: las dos formas son santas y legítimas de recibir al Señor.

El que quiera demonizar alguna de la formas, en mi opinion, está el mismo demonizado en una especie nueva de neofariseismo, despreciando la propia Tradicion de la Iglesia (que ironia no?). La Tradición en la Iglesia no es uniformidad sino enrequecimiento con el paso de los siglos (ritos, ordenes religiosas, santuarios, etc).

Supongo que con los medios de ahora, si nos fueramos al siglo IV o por ahi, y alguien cambiara la forma de comulgar en la mano a de rodillas y en la boca, se le tacharia de abuso liturgico por "innovar".


12/08/17 2:14 PM
  
melillo
En relacion con el artículo del pater dos cosas (que nos estamos desviando del tema):

1.- Yo he hecho de ministro extraordinario muchas veces y lo del "Amen" es crónico. Yo de hecho a alguno no le he dado la comunión indicándole que tiene que decirlo. No esta mal recordarlo, pero se podría hacer extensible a otras partes de la misa, que veo a mucha gente que no mueve los labios (el santo, el gloria, otros amen, etc).

2.- Sobre el tema de la profanación a los defensores a ultranza de la comunion en la boca, decir que siempre se han dado profanaciones en esa forma de comulgar. El problema a mi parecer es que la gente no mastica la forma, y claro acabada la misa, me la saco de la boca y ya está. Masticada la forma es la unica forma de ver que se ha digerido la misma, ya sea la comunion en la boca o en la mano. Como indica el pater si se comulga con la mano hay que consumirla en presencia del sacerdote (a alguno he tenido que llamar la atención). Seria una cuestión interesante lo de masticar o no la forma.
12/08/17 2:39 PM
  
Lucía Madre
Últimamente, veo que la comunión se da con demasiada prisa y poca reverencia, como una maquina expendedora, si se me perdona la irreverencia. A veces, no da tiempo ni de decir Amén. Últimamente me ha ocurrido que los sacerdotes cantan mientras dan la comunión, con lo que ya ni dicen "el Cuerpo de Cristo ". Yo digo igualmente Amén.

****************

JAVIER:

La distribución de la sagrada Comunión merece sumo respeto y delicadeza por parte de los ministros, tomando el tiempo necesario, y no como bien dice vd. "como una máquina expendedora", esperando que el fiel pueda decir "Amén".

A mí me enerva ver distribuir la comunión como si fuera cualquier cosa. O la insensatez de distribuirla cantando, para sostener el canto de comunión, en vez de decir a cada fiel la fórmula "El Cuerpo de Cristo".
12/08/17 6:29 PM
  
Manu Argento
Pobre sacerdote Javier Sanchez Martínez.
Rezo por usted para que se convierta
12/08/17 7:21 PM
  
Manu Argento
Padre: Le pido disculpas si lo incomodo

La verdad sobre la Comunión en la mano
“Por reverencia a este Sacramento, nada lo toca sino lo que está consagrado” ... Santo Tomás de Aquino

Pero la introducción de la Comunión en la mano y de los ministros laicos de la Eucaristía, muestra un descuido arrogante por lo que nos enseñaron nuestros padres. Y aunque estas prácticas han sido introducidas con el pretexto de ser una “auténtica” evolución mandada por el Vaticano II, la verdad es que la Comunión en la mano no es una auténtica evolución, no fue mandada por el Concilio Vaticano Segundo, y muestra ante nosotros un absoluto desafío y desprecio por siglos de enseñanza y práctica católicas. La Comunión en la mano fue introducida bajo la apariencia de un falso ecumenismo, que pudo crecer
debido a debilidad en la autoridad, aprobada por compromiso y por un falso sentido de tolerancia, y ha llevado a una profunda irreverencia e indiferencia hacia el Santísimo Sacramento como el lugar común del abuso litúrgico y deshonra de nuestra época.

En los dieciseis documentos del Vaticano II, no hay ninguna mención de
la Comunión en la mano, y no fue mencionada durante ninguno de los debates durante el Concilio.

La enseñanza de Santo Tomás de Aquino, en su gran Summa Teológica, lo confirma. Así lo explica:
“La administración del Cuerpo de Cristo corresponde al sacerdote por tres razones.
“Primera, porque él consagra en la persona de Cristo. Pero como Cristo consagró Su Cuerpo en la (Ultima) Cena, así también El lo dió a otros para ser compartido con ellos. En consecuencia, como la consagración del Cuerpo de Cristo corresponde al sacerdote, igualmente su distribución corresponde a él",
“Segunda, porque el sacerdote es el intermediario designado entre Dios y el pueblo, por lo tanto corresponde a él ofrecer los dones del pueblo a Dios. Así, corresponde a él distribuir al pueblo los dones consagrados".
“Tercera, porque por reverencia a este Sacramento, nada lo toca sino lo que está consagrado, ya que el corporal y el cáliz están consagrados, e igualmente las manos del sacerdote para tocar este Sacramento. Por lo tanto, no es lícito para nadie más tocarlo, excepto por necesidad, por ejemplo si hubiera caído en tierra o también en algún otro caso de urgencia.” (Summa, III, Q. 82, Art. 13)

La controversia rodea la pretensión que la comunión en la mano fue practicada en la Iglesia primitiva. Hay algunos que afirman que fue practicada hasta antes del Siglo VI e incluso citan un pasaje de San Cirilo para pretender justificar esa aserción. Otros sostienen que nunca fue una costumbre católica, aunque la comunión en la mano fue practica en forma limitada en la Iglesia primitiva, e institucionalizada y difundida por los ARRIANOS como signo de su rechazo a reconocer la Divinidad de Jesucristo. La misma escuela de pensamiento sostiene también que la cita de San Cirilo es de erróneos orígenes arrianos apócrifos. Cualquiera fuera el caso, es claro que la comunión en la lengua es de origen apostólico (eso es, enseñada por el mismo Cristo); la comunión en la mano fue condenada como un abuso por el Sínodo de Rouen en el año 650, y además la práctica de la comunión en la mano nunca fue reflejada en las obras de arte de ningún período, tanto en el Oriente como en el Occidente... esto es, hasta después del Concilio Vaticano II.

Hace 400 años fue introducida la comunión en la mano en el culto “cristiano” por hombres cuyos motivos estaban animados por el desafío al Catolicismo. Los protestantes revolucionarios del Siglo XVI (más cortesmente, pero inmerecidamente llamados protestantes reformadores”) re-establecieron la comunión en la mano como un medio de mostrar dos cosas:
1) Que ellos creían que no había tal “transubstanciación” y que el pan usado para la comunión era solo pan corriente. En otras palabras, que la Presencia Real de Jesucristo en la Eucaristía era solo una "superstición papista”, y que el pan es solo pan y cualquiera puede
manejarlo.
2) Su creencia en que el ministro de la comunión no es en nada funda
mental diferente de un laico. Pero es enseñanza católica que el
Sacramento del Orden da a un hombre un poder espiritual, sacramental, que imprime una marca indeleble en su alma y lo hace fundamentalmente diferente de los laicos. El ministro protestante, por lo tanto, es solo un hombre ordinario que dirige los himnos, lee las lecciones y da sermones para mover las convicciones de los creyentes.
El no puede cambiar el pan y el vino en el Cuerpo y la Sangre de Nuestro Señor, él no puede bendecir, él no puede perdonar los pecados. El no puede hacer nada de lo que un hombre normal no pueda hacer.

El establecimiento de la comunión en la mano por los protestantes fue su forma de mostrar su rechazo por la creencia en la Presencia Real de Cristo en la Eucaristía, su rechazo del Sacerdocio Sacramental – en suma, de mostrar su rechazo por el Catolicismo en conjunto.

Después del Vaticano II, algunos sacerdotes holandeses de mentalidad ecumenista comenzaron a dar la Comunión en la mano, imitando como los monos la práctica protestante. Pero los obispos, más que cumplir con su deber, lo toleraron.
Gracias al Ecumenismo...
Aunque la Comunión en la mano no fue mandada por el Concilio Vaticano II, lo que fue “canonizado” por el Vaticano II fue el "Ecumenismo” – ese falso espíritu de fingida unidad que había sido anteriormente condenado por la Iglesia, particularmente por el Papa Pío XI en 1928 en su encíclica Mortalium Animos – ese movimiento de católicos que se está volviendo más fuerte y va del brazo con las otras religiones, y especialmente con los protestantes. Ese movimiento exagera aquellas cosas que supuestamente tenemos en común con otros credos, y calla aquellas cosas que nos dividen; para celebrar nuestros “valores” compartidos. (“Valores” es un término subjetivo que usted no encontrará en los manuales de teología previos al Vaticano II).

Ya no tratamos de convertir a los no-católicos. En su lugar, nosotros entablamos “diálogos” interminables e inútiles en los cuales el Catolicismo siempre sale perdedor por tal diálogo y dan la impresión inequívoca que el Catolicismo ya no cree que es el poseedor de la verdad teológica.

El espíritu ecuménico se convirtió en el principio formativo primario de
todo el rango de las nuevas formas litúrgicas establecidas desde el Concilio. Es por eso que la nueva liturgia se parece tanto a un servicio protestante. Ecumenismo de ‘el mono ve, el mono hace’.
Después del Vaticano II, algunos sacerdotes holandeses de mentalidad ecumenista comenzaron a dar la Comunión en la mano, imitando como los monos la práctica protestante.
Pero los obispos, más que cumplir con su deber, lo toleraron.

Como los jerarcas de la Iglesia permitieron que el abuso avanzara sin obstáculos, la práctica se extendió a Alemania, Bélgica y Francia. Pero
si los obispos parecieron indiferentes a este escándalo, los laicos fueron agraviados. Fue la indignación de gran número de fieles la que
apuntó a Paulo VI para que actuara. El sondeó a los obispos del mundo subre la cuestión, y estos votaron abrumadoramente por conservar
la práctica tradicional de recibir la Santa Comunión solo en la lengua. Debe hacerse notar que en ese entonces, el abuso estaba limitado a unos pocos países de Europa y no había comenzado aún en los Estados Unidos.
“Memoriale Domini”
El 28 de mayo de 1969, el Papa promulgó la Instrucción Memoriale Domini
En resumen, el documento afirma:
1)Los obispos de todo el mundo estuvieron abrumadoramente en contra de la Comunión en la mano.
2) “Esta manera de distribuir la Santa Comunión (esto es, el sacerdote colocando la Hostia sobre la lengua de los comulgantes) debe conservarse ”.
3) La Comunión en la lengua de ningun manera disminuye la dignidad del comulgante.
4) Hubo la advertencia que “cualquier violación podría conducir a la irreverencia y a la profanación de la Eucaristía, tanto como a la erosión gradual de la correcta doctrina”.

Ahora llegamos al punto en que la Comunión en la mano está vista como una forma superior de recibir la Eucaristía y la inmensa mayoría de nuestros niños está siendo mal intruída para que reciba la Primera Comunión en la mano. A los fieles se les dijo que esta era una práctica optativa, y que si a ellos no les gustaba, podían recibirla en la lengua.
La tragedia de todo esto es que si es opcional para los laicos, en la práctica no lo es para el clero.

Los sacerdotes están falsamente instruídos de que ellos deben
administrar la Comunión en la mano, les guste o no, a quienquiera la pida, arrojando por eso a muchos buenos sacerdotes a una angustiosa crisis de conciencia.
Después del Concilio Vaticano Segundo, un Arzobispo observó muy sabiamente que el golpe maestro de satanás fue sembrar la desobediencia a la Tradición Católica por medio de la obediencia.
12/08/17 8:04 PM
  
Miguel García Cinto
Manu Argento: Rece también por mí para que me convierta, soy un pobre seglar que se encuentra desolado, ante tanta erudición teológica.
¿Está ella respaldada por la Tradición, la Sagrada Escritura y el Magisterio? Creo que no. Le recomiendo más humildad, deseándole al mismo tiempo Paz y Bien en el Señor.
12/08/17 9:48 PM
  
Jonathan
Una sencilla observación: Jesucristo está realmente presente en cuerpo, sangre, alma y divinidad en la sagrada Hostia consagrada por lo que en un sólo minúsculo fragmento que se desprenda de la sagrada Hostia está el Señor todo Él: su santísimo Cuerpo, Sangre,Alma y Divinidad. Dicho esto es evidente que dejar la sagrada Hostia en la palma de la mano del comulgante para que éste a su vez coja con sus dedos al Señor supone aumentar notablemente desprendimientos de partes Santísimo Sacramento que quedarán en las manos, caerán al suelo, etc.

Por otra parte, es evidente que la distribución de la Sagrada Comunión se ha banalizado enormemente. Yo tengo 34 años y participo regularmente de la Misa en su Forma Extraordinaria que descubrí hace unos años, la reverencia y sacralidad con la que se recibe al Señor en esta liturgia es tan grande que cuando acudo a la Misa en su Forma Ordinaria siento lástima de cómo se recibe al Señor.

No sé si se mantendrá pero en la web de la Santa Sede en el apartado llamado "consideraciones litúrgicas" había un interesante artículo sobre la distribución de la Sagrada Comunión de rodillas. El Papa anterior creo que intentó con su ejemplo recuperar la dignidad de ese acto sublime que es comulgar. El cardenal arzobispo de Sri Lanka, una autoridad litúrgica pues fue Prefecto del Culto Divino estableció como única forma de comulgar en su jurisdicción la forma universal, es decir, de rodillas y en la boca.

Apuntar que a mi me enseñaron de niño que la Sagrada Hostia no se mastica. Es evidente que existe mayor probabilidad de robo del Señor Sacramentado si se recibe en la mano que si se recibe en la boca.

Otro aspecto son las Misas multitudinarias donde es doloroso ver la distribución de la sagrada Comunión , personas extendiéndo las manos hasta el sacerdote en medio de aglomeracines.

Decir que se induce a recibir al Señor en la mano en la práctica totalidad de templos. Lo digo por la supresión de los comulgatorios. Una persona mayor o enferma para comulgar de rodillas necesita de un comulgatorio, por no hablar que pareces un bicho raro arrodillándote cuando no han dispuesto el comulgatorio para hacerlo.

Yo no sé si en la Iglesia primitiva la forma de comulgar fue en la mano, y hasta cierto punto me resulta indiferente, lo primero no es bueno por el simple hecho de ser primero, está claro que razones prácticas y teológicas - varias ya se han apuntado- deberían hacer suprimir la distribución de la Sagrada Comunión en la mano. Creo que contribuiría enormemente en la regeneración de la Iglesia y en el amor y reverencia al Señor Sacramentado.
12/08/17 10:33 PM
  
Eduardo
Estimado P. Javier, sólo vengo a darle ánimos. Tiene mucha paciencia con la fauna que suele poblar este portal.

Salvo notables excepciones, a uno se le hiela la sangre al leer los comentarios a las noticias: fanáticos, homófonos, ignorantes que se dedican a pontificar y enmendar la plana al que sabe, falta total de caridad y prudencia, falta de una adecuada ponderación de temas que -por su propia naturaleza- son complejos, ausencia de matices (o conmigo o contra mí; o blanco o negro), argumentaciones basadas en todo tipo de pseudo-revelaciones privadas cada cual más absurda que la anterior y un largo etc.

De modo que ánimo y gracias por sus escritos.
12/08/17 10:55 PM
  
Anselmo González
R.P. Javier Sanchez Martinez,

¿Podríamos recibir los comentaristas alguna reflexión "extra" de su parte sobre estos textos?

El Concilio de Trento (Dogmático) en fecha 11 de Octubre de 1551, (ses. XIII, c.8) dispuso:"Siempre ha sido costumbre de la Iglesia de Dios, en la Comunión Sacramental, que los laicos tomen la comunión de manos de los sacerdotes, y que los sacerdotes celebrantes comulguen por sí mismos; costumbre que por razón y justicia DEBE MANTENERSE por provenir de la Tradición Apostólica". (El texto se refiere a la comunión en la boca, pues hacía ya muchos siglos que había sido prohibida en la mano.)
En su Carta “Domenica Cenæ”, de 24 de febrero de 1980, el Papa Juan Pablo II dice: “El tocar las Sagradas Especies y su distribución con las propias manos, es un privilegio de los ordenados”.
Y para que nadie interpretase de otra forma estas palabras, tres meses después, ante las cámaras de la televisión francesa, negaba la Comunión en la mano a la esposa del primer ministro Giscard d’Estaing.
En la Instrucción “Inestimabile Donum” de la Congregación para el Culto Divino, sancionada el día 17 de abril del mismo año de 1980, el Papa reitera: “No se admite que los fieles tomen por sí mismos (autocomunión) el pan consagrado y el cáliz sagrado, y mucho menos que se lo hagan pasar de uno a otro”.



***************

JAVIER:

Efectivamente, los laicos nunca han tomado la comunión por sí mismos en el altar sino distribuida por ministros. No obstante, no es dogma de fe la forma de recibir la comunión, eso es medida disciplinar.

Que Juan Pablo II negase la comunión en la mano a dicha señora, muy bien. Pero en su pontificado no prohibió la comunión en la mano. También se podría contraponer la foto de Benedicto XVI dando la comunión en la mano a la Reina Sofía (creo que en Santiago de Compostela) y no por eso deducir que es la mejor forma de comulgar.

Y el texto de Inestimabile Donum se está refiriendo exactamente a lo que dice: a la autocomunión, a no coger directamente del altar la comunión o pasarse la patena y el cáliz de mano en mano. No se refiere a la distribución de la comunión en la mano.
12/08/17 11:13 PM
  
JAHC
Don Javier, las está usted recibiendo hasta en el DNI, y, curiosamente, por "defensores de la fe, que hacen casi que la Institución de la Eucaristía fuera con obleas y por supuesto, de rodillas y comulgando en la boca.
Yo lo único que sé es que habitualmente recibo la comunión en la mano y bajo las dos especies. Pero cuando asisto a celebraciones en latín o en templos donde se estila la comunión en la boca, no tengo ningún problema en hacerlo así, de pié o de rodillas. Creo que esto es secundario y lo importante es celebrar la Eucaristía, Misterio de Pascua de Jesucristo, acontecimiento de nuestra salvación.
Me permito recomendar a H. S. y otros que se relajen, no vaya a darles un papurrio.

******************

JAVIER:

La paciencia engendra virtud probada. Así que a aguantar. En otros temas aguanto por otros lados, cuando me dicen que no es bueno una liturgia tan reglamentada, que lo importante es quererse, que a Jesús le da igual todo esto.........
13/08/17 5:54 AM
  
ALE
Me parecen demasiadas instrucciones que hay que saber para comulgar en la mano; es más fácil las instrucciones para comulgar en la lengua:
"Se saca la lengua, se recibe el Cuerpo de Cristo, se mete la lengua y se cierra la boca".
Respecto a lo que dice Manu Argento en su primer comentario, no creo que sea pobre argumentación la cita de San Juan Pablo II.
Respecto a las revelaciones particulares, si son verdaderas, vienen de Dios o la Virgen, etc. ¿también le parecen pobres argumentaciones?
Y respecto a esto último, hay una muy reciente de Jesús a una vidente madrileña, Marga. (1 de mayo de 2017)
Pongo un trozo:
(....)
También que, dado que “a la Eucaristía cada vez se le da menos importancia”, y ya estáis en el proceso de la Abominación, hagáis fuerza para detenerlo, allá donde podáis. Para ello: quiero la Comunión en la boca y de rodillas. Quiero esto.
Díselo a vuestros obispos. Has de decirlo.
Esto es para frenar la Abominación de la Desolación en vuestros Templos.
(...)
Esto se puede leer y más en:
vdcj.org/mensaje-urgente-para-espana

13/08/17 10:40 AM
  
Jonathan
Habría que señalar otro aspecto qué no se suelen mencionar. La distribución de la sagrada Comunión en la mano ha roto, en mi opinión, la armonía y sentido de otras prácticas litúrgicas. Sí todos podemos tocar a Dios qué sentido tiene ya la consagración de las manos en el rito de la ordenación sacerdotal. Qué sentido tiene el lavabo en la misa, que entre otras cosas, sirve para limpiar las manos del sacerdote que va a tocar a Dios, qué sentido tiene digo si los fieles también lo van a tocar sin ningún tipo de lavabo prescrito. Qué sentido tiene la piscina junto al Sagrario, la purificación de los vasos sagrados, los modos en cómo han de purificarse los corporales y purificadores y las abluciones del sacerdote, si luego los fieles pueden tocar a Dios sin que esté establecido ninguna forma de purificación. Ojo, no estoy diciendo que todo eso que comparo con la distribución de la comunión en la mano haya que abandonarlo, en absoluto,.
Me parece que esa forma de distribuir la sagrada Comunión chirría hoy con el resto de la liturgia que se fue desarrollando armoniosamente durante siglos. En mi opinión, quizás esté equivocado, podría decirse que si existió la distribución en la mano en la Iglesia primitiva reintrodicirla hoy vendría a ser eso denominado arqueologismo y que por tanto, al ser introducido en otro contexto chirría y se evidencia, en mi opinión, contraproducente.


A los comentarios que tachan a los que opinamos como un servidor de radicales y de más calificativos les agradecería que dejasen de poner etiqueta y centren en los argumentos.

***************

JAVIER:

No se descalifica de ningún modo a lo que opinan como usted, sino a aquellos que han sido ofensivos y groseros en su modo de comentar, con argumentos ad hominem. Las etiquetas me las has puesto gratuitamente a mí y otros comentaristas les han respondido.
13/08/17 1:05 PM
  
Jonathan
Para JAHC:

Dice usted que recibe la Comunión en la mano y bajo las dos especies. Eso está completamente prohibido porque es evidente que las manos quedarían impregnadas de la sangre de Cristo. Aunque su comentario me ha llevado a reflexionar que la misma razón por la que la Iglesia prohíbe recibir la Sagrada Comunión bajo las dos especies en la mano debiera servir para prohibir la Comunión en la mano de la sola Sagrada Hostia, porque restos van a quedar la mayoría de los casos, aunque no sea tan evidente como con la sangre de Cristo.

***************************

JAVIER:

No creo que JAHC se refiera a que le pongan en la mano la Hostia ya mojada en la Sangre del Señor, puesto que está absolutamente prohibido.
También le aseguro que no quedan partículas en la mayoría de los casos, gracias a Dios. Es más bien lo excepcional y muchas veces la bandeja de la comunión no habría ni porqué purificarla puesto que no se desprenden así como así partículas.
13/08/17 1:14 PM
  
Jonathan
Por último añado que habría que poner el enfoque no en la libertad de los fieles para elegir cómo comulgar sino poner el enfoque en el Señor Sacramentado, en de qué forma se cuida al máximo su recepción sin que se dispersen fragmentos, en de qué forma mitiga la posibilidad de robos del Santísimo, en qué forma se expresa el carácter sobrenatural y extraordinario de lo que recibimos distinto de un alimento común cualquiera, en de qué forma se expresa mejores reverencia y adoración. En de qué forma los fieles no tienen posibilidad de arbitrariedades, aunque no sean intencionadas. Etc. Si ponemos en el Señor Jesucristo foco entonces la distribución de la Comunión en mano y todos los problemas que acarrea debieran motivar su supresión

Hay otra cosa más que casi la práctica totalidad de personas que comulgan en la mano tambor incumple y es que la liturgia manda qué se haga una genuflexión antes, que creo puede ser sustituida por una inclinación profunda. En fin, que si ya la Comunión en la manos tal cual se establece presenta evidentes problemas, el caos en el incumpliento es ya de pena.

Repito que recuperar como exclusiva la forma universal de la Iglesia sería un acto de justicia para con el mismo Señor y un bien muy grande para toda la Iglesia.

*****************

JAVIER:

Entre otras cosas, en el artículo recuerdo cómo hay que hacer una inclinación antes de comulgar, sea en la boca o en la mano, adorando a Cristo.
13/08/17 1:29 PM
  
Guillermo PF
Excelente y clarísima la explicación, padre, tal y como debe ser. Yo sin embargo sigo con la costumbre que me enseñaron: brazos cruzados, inclinación de cabeza y Amén. De todas formas respeto completamente a quienes prefieren comulgar en las manos que el Señor les puso, aunque mi buen trabajo me costó porque la enseñanza inicial era que comulgar en la mano no solo es que era indigno, es que era directamente pecado mortal, y no por capricho sino porque ¡dice Santo Tomás!, ¡cómo no! que las partículas invisibles cada una de ellas es Cristo todo entero. Que no seré yo quien lo niegue, pero... madre mía qué manera de verlo todo fatal y horroroso.
Así que para mí, quedan perfectamente retratados los fanáticos que solo saben llevar razón, el Señor los ampare, los conozco de siempre.
13/08/17 9:56 PM
  
Diácono
Vamos a ver. Estoy de acuerdo con todo lo dicho en el artículo: son ésas las normas de la Iglesia en cuanto a la recepción de la comunión y no hay nada más que decir. Le felicito, padre.

El que haya comentaristas que saquen citas y más citas patrísticas o de revelaciones personales no vale para nada, pues las normas son claras y ya está: la comunión en la mano está permitida siempre que se haga bien y no hay más que hablar.

Como hay muchos comentarios, no los he leído todos, y no sé si lo que voy a decir se ha mencionado ya. Tengo entendido, padre, que comulgar en la boca es la forma ordinaria, siendo en la mano la extraordinaria. Por eso la primera es la que nunca puede prohibirse, y la segunda sí, si no se realiza bien. ¿Es así?

Me sorprende el fanatismo de algunos en defender una de las dos maneras. Las dos están aprobadas y son igual de santas. Entiendo que pueda haber preferencias, pero no que se condene una forma aprobada por la Iglesia o se insulten a los defensores de alguna de las formas. La verdadera fidelidad a la Iglesia es aceptar y hacer propias las directrices eclesiales. De nada sirve comulgar devotamente (según alguno) en la boca y de rodillas, y luego insultar a tu hermano que comulga en la mano (o al sacerdote, como aquí). Es lamentable.

No tengo personalmente ningún problema en dar la comunión de una u otra manera. Veo que cada una tiene sus problemas, también la comunión en la boca. Hoy, por ejemplo, tuve que parar y limpiarme con el purificador porque hay algunas señoras que se pasan con el pintalabios y no abren bien la boca para comulgar.

Que Dios nos dé la gracia de recibir a Jesús Sacramentado con un corazón limpio. Dios le bendiga, padre.

***********************

JAVIER:

Tiene razón. Si hay alguna razón de peso, se puede negar la comunión en la mano, como en manifestaciones y encuentros masivos, o cuando un fiel se acerca y quiere coger la Forma en el aire, cazándola al vuelo, etc.

Los pequeños accidentes dando la comunión en la boca son muchos. Una vez casi me muerden por cerrar la boca demasiado pronto.
13/08/17 11:49 PM
  
Manu Argento
Miguel García Cinto
Paz y Bien en el Señor
¿Por qué me tilda de ir contra la virtud de la humildad?
Lo único que he hecho es expresar lo que dice la Tradición, la Sagrdada Escritura y el Magisterio?

Usted dice:
"... soy un pobre seglar que se encuentra desolado, ante tanta erudición teológica.
¿Está ella respaldada por la Tradición, la Sagrada Escritura y el Magisterio?"

Dice Santa Teresa que humildad es andar en verdad.
Usted dice:
"...Creo que no. Le recomiendo más humildad"

Repito.... nada de lo que escribì es mìo
14/08/17 2:52 AM
  
José Luis
Han tenido un tropiezo los que han hecho juicios temerarios al P. Javier, pues él es un ungido de Dios, es un consagrado, y tratarle de mala manera es ofender al Señor nuestro Dios. Las cosas se pueden decir pero sin ofender a la persona, muchísimo menos a un sacerdote.

El Señor os espera en el confesionario, pero es importante pedir perdón antes a la persona, en atención a Cristo Jesús.

Y tomen buena nota del Evangelio de San Mateo 5,22-26.

Como la ofensa ha sido pública, conviene pedir perdón públicamente, es lo que aprendemos de la fe.

Todos tenemos las mismas posibilidades de rezar por la santidad de los sacerdotes. Para que sean llenos del Espíritu Santo.


*********************

JAVIER:

Sí, deberían pedir perdón... Pero ellos mismos se retratan así.
14/08/17 10:33 AM
  
Miguel García Cinto
Manu Argento:
Según usted que acepta las revelaciones particulares y opiniones de peso, expresa: "Aquella persona que tras leer esto siga comulgando en la mano....¡que duró tiene su corazón!!! e incluso increpa a Padre Javier, diciéndole literalmente: "Padre sacerdote Javier Sánchez Martínez. Rezo por usted para que se convierta". En otro comentario le pide disculpas si lo incomoda, pero su postura sigue siendo intransigente, oponiéndose al Magisterio de la Iglesia. Dice que nada de lo que escribió es suyo, pero lo acepta sin titubear.
Ciertamente la humildad según Santa Teresa es andar en la verdad. La Santa sí andaba en la verdad, pero en mi opinión la suya no es la plena verdad.
Le deseo que el Señor le bendiga.
14/08/17 1:01 PM
  
Pensador
Padre: en el comentario a Jonathan le responde que muchas veces no quedan partículas y que no sería necesario siquiera purificar la patena.

Pues le vuelvo a decir, con todo respeto, que habla desde su lugar solamente. No todas las hostias se hacen de la misma manera, y por lo que he visto (siendo acólito fundamentalmente) siempre quedan partículas y algunas excepcionalmente grandes en la patena, incluso en la bandeja de la comunión, que es la hostia que menor manipulación recibe.

A los comentaristas que hablan con insultos no debería ni aceptar sus comentarios, de ultima pídales que reformulen lo que dicen, porque desvirtúan el post.
A los que comentan sin conocer, también, porque muchos comentaristas han dado fundamentos sólidos y dignos de debate, y pareciera que con soltar la frase "ambas formas son igualmente válidas" se soluciona todo. No se esta cuestionando la validez (al menos no en los comentarios con fundamentos que he leído) sino la conveniencia y la verdadera tradición de dicha práctica, confrontándola con la historia de la liturgia.

Respeto a las revelaciones privadas, son privadas y punto, no normativas, a menos que la Iglesia lo disponga como tal.

Le agradecería que se explayara sobre la postura de monseñor Scheider y Laize sobre el tema de la comunión en la mano, asi como los motivos de su reintroducción y contexto histórico en el siglo XX. Muchos comentaristas y lectores se lo van a agradecer y ayudará a comprender mejor la reintroducción de esta práctica en la Iglesia.
14/08/17 2:57 PM
  
José Luis
Miguel García Cinto
Me parece que usted se ha excedido.

Manú Argento no ha deseado ningún mal al padre Javier, en cuánto a la conversión, “Rezo por usted para que se convierta”, esto no es ninguna ofensa, sino un bien.

Si yo le digo a usted: “Miguel García Pinto, rezo por usted para que se convierta”, no le estoy insultando, sino lo digo porque le amo en Cristo Jesús. Si es lo que quiere Jesús para todos nosotros, que nos convirtamos, pero de corazón.

Recuerdo hace años, cuando terminó la Santa Misa, un hermano mío, me decía, “vámonos”, y yo le respondía, “que el Señor tenga misericordia de ti”, le desee un bien, pero lo tomó como una ofensa, y se enfadó. Es que cuando vamos a la Iglesia, le suplicamos al Señor que tenga misericordia de todos, pues necesitamos convertirnos de verdad.


Cada uno de nosotros debemos examinarnos interiormente, y a la luz del Magisterio de la Iglesia Católica, miremos si en verdad somos humildes mientras ofendemos a los demás, juzgándoles a ellos. No debemos dejarnos engañar por el tentador, que de distintas maneras va sembrando discordias entre unos y otros.

Estas enseñanzas que amablemente a compartido para nuestro bien el P. Javier, relean de nuevo, y ya verán como en todo momento se trata de sentimientos espirituales, una unión plena con Cristo Jesús.

Y aceptamos las enseñanzas de los Santos Padres. Y reflexionando sobre ese pensamiento de San Juan Damasceno, no podemos detenernos solamente en ese aspecto, ¿cómo obraba luego este Santo? Oración intensa, meditación, no era mundano, sino espiritual, hay que conocer mejor la vida de los Santos, el por qué de sus enseñanzas. Además, el padre Javier no se equivoca, porque es obediente a la Santa Madre Iglesia. Y la Iglesia Católica está guiada por el Espíritu Santo, entonces.

Yo siempre defiendo recibir a Jesús de rodilla y en la boca. También conozco a personas que recibe de ese modo a Jesús, y por otra parte, suele enojarse mucho con otros. Se trata de que nuestro corazón en verdad esté bien dispuesto para recibir al Señor con toda dignidad y respeto. De nada me valdría a mí, ante el Señor, que yo recibiese de rodilla y en la boca la Sagrada Comunión, si por otra parte siempre estoy en discordia con el prójimo.

Nosotros debemos obrar conforme a los ojos de Dios, no a los del mundo, que nuestro corazón debe estar siempre bien dispuesto para el Señor.
También he observado en otras partes, que hay personas que reciben unos de pie y en la boca, también discuten con otros, o de pie y en la mano, se muestran un tanto violentos con otros.
Por eso, es el corazón, que si lo preparamos para el Señor, nuestra fe aumenta, nuestra devoción se perfecciona, y es el Señor quien nos ayuda como debemos comportarnos, y cuando escuchamos a nuestro ángel de la guarda, si nos dice, «Ahora es el tiempo que debes arrodillarte ante el Altísimo, y arrodillarte», comprender que también nuestro ángel de la guarda se arrodilla ante el Señor, debe llenarnos de alegría.


A nuestro hermano Diacono,

En el Señor le animo a que se familiarice con las enseñanzas de los Santos Padres. No hay necesidad de incomodarse con las enseñanzas del Espíritu Santo, en los Santos Padres, y la Sagrada Tradición.

Y para termina, no seamos instrumentos para la cizaña del demonio nuestro enemigo.

Releyendo de nuevo este interesante capítulo del padre Javier, veo que lo que trata es que amemos más al Señor Jesús, que vivamos más auténticamente la vida espiritual. Y a partir de ahí, el Señor irá obrando maravillas en cada uno de nosotros.
14/08/17 4:07 PM
  
JAHC
Jonathan:
Creo que no me he explicado correctamente. Habitualmente, comulgamos bajo las dos especies. Primero recibimos el pan ácimo (le guste a usted o no, está permitido por la Iglesia) y tras comulgar el Cuerpo de Cristo, el sacerdote va pasando a los comulgantes el cáliz con la Sangre. Evidentemente, esto lo hacemos en grupos pequeños. En la Parroquia, en alguna ocasión especial puede hacerse por intinción, evidentemente en la boca. Le garantizo a usted que no desperdiciamos ni una sola partícula por minúscula que sea; es algo en lo que tenemos cuidado muy especial. Me parece muy respetable su opinión de prohibir la comunión en la mano; cuando eso suceda, independientemente, de lo que no crea o deje de creer, obedecerá a la Iglesia, que es lo que nos toca.
Espero que haya aclarado sus dudas, que ya lo había hecho don Javier, pero quiero hacerlo personalmente para que esté perfectamente claro.
14/08/17 9:06 PM
  
Curro Estévez
Que cada uno comulgue como le dé la gana.


******************
JAVIER:

Sí, mientras se siga lo dispuesto por la Iglesia.
14/08/17 11:45 PM
  
Diácono
Lo mejor es ir directamente a los documentos eclesiales que hablan sobre el tema: Memoriale Domini y Redemptionis Sacrametum. Ahí viene todo claro. Ésas son las normas de la Iglesia.
15/08/17 8:38 AM
  
Miguel García Cinto
José Luis:
Cierro con usted los comentarios en este post. Me dice que le parece que me he excedido, defiende a Manu Argento y al mismo tiempo alaba al Padre Javier, la verdad no le entiendo. Mire usted, comulgo en la boca y de rodillas donde hay reclinatorios, pero respeto a los que comulgan en la mano como nos recomienda el Magisterio de la Iglesia, al respecto las enseñanzas del Padre Javier, nos ilustran sobre las correctas actitudes que se deben adoptar.
Lo mismo que a Manu Argento, le deseo que Dios le bendiga.
Paz y Bien.
15/08/17 2:08 PM
  
José Luis
Miguel García Cinto

Que el Señor te de la paz, y la alegría en tu corazón.


Me refería a esto, que comentaba a "Manu Argento: "Según usted que acepta las revelaciones particulares y opiniones de peso, expresa: "Aquella persona que tras leer esto siga comulgando en la mano....¡que duró tiene su corazón!!! e incluso increpa a Padre Javier, diciéndole literalmente: "Padre sacerdote Javier Sánchez Martínez. Rezo por usted para que se convierta". "

La palabra increpar, según algún diccionario, es "reprender con dureza y severidad".

Pero nosotros no debemos responder con dureza, y aprendemos de la Palabra de Dios y la doctrina de los Santos Padres, que nuestras respuestas, siempre con la verdad, con ternura, sin agresividad. Es posible que el otro, vea unas palabras agresivas, pero no podrían serlo.

Por otra parte, yo siempre he defendido la comunión de rodillas y en la boca, pero esto debe hacernos más humildes y comprensivos. He comprendido, que recibir a Jesús de rodilla y en la boca, nos ayuda a preparar mucho mejor nuestra vida espiritual y complacer al Señor. Si nos esforzamos que a que sea más perfecta cuando recibimos al Señor, aprenderemos a ser más humildes.

Es verdad que hay comportamientos que endurecen el corazón, pero esto que ha dicho: " ¡que duró tiene su corazón!!!", no, lo que debemos hacer es que comprenda, y no se sienta atacado por unas palabras así.

El comulgar de rodilla y en la boca, es una buena disposición interior, si luego, no queremos alimentar un enojo ni enfados contra nadie.

Comulgo de rodillas y en la boca, aunque ha habido algunos sacerdotes que me lo han prohibido. Pero comulgar de rodillas y en la boca es reconocer al Rey de reyes, que verdaderamente está en la Eucaristía.

Si yo llevara una vida tibia, disipada, diría también, "yo comulgo como me de la gana" esto no procede del amor a Dios, sino de nuestra hipocresía. Es irreverencia que yo reciba a Jesús en la mano y de pie, no me ayudaría a acércame al Señor, aunque me lo imaginase.

Si la Iglesia que está al servicio de la Palabra de Dios, también nosotros debemos estarlo interiormente, y perseverar. A veces se llega a confundir el deseo de los hombre, "esto lo manda la Iglesia", que puede ser distinto al deseo del Espíritu Santo. Y el Espíritu Santo, no nos manda, "comulgar como queráis". Muchas veces nuestros pastores no llegan a escuchar claramente la voz del Espíritu Santo. Pero si reflexionamos las siete cartas que van dirigida a las iglesias, (Apocalipsis capítulos 2 y 3. Porque las iglesias no tenían claro como obrar, y los cristianos de esas iglesias, católicas, claro, iban cada cual a los propios intereses, no los de Cristo, y andaba equivocadas. Como hoy día, esa inclinación a la tibieza que le impide arrodillarse ante Jesús y recibirle.

Debemos aprender a escuchar al Espíritu Santo, y echar un repaso al Apocalipsis.

16/08/17 11:05 AM
  
José Luis
¡Ah!, otro detalle:
«Porque ha llegado el momento en que el juicio comience por la Casa de Dios; y, si empieza por nosotros: ¿cuál será el fin de los que no creen en el Evangelio de Dios? (1P 4,17)»

La Iglesia debe ser fiel al Señor, hasta el fin de los tiempos. Debemos vivir como si estuviéramos viendo siempre a Dios, visiblemente. Pues aunque no le vemos ahora, sabemos que Él está presente. Y no podemos presentarnos ante Él, de manera mundana, indigna, en el momento de la Sagrada Comunión. La indiferencia y la frialdad en la Sagrada Comunión verdaderamente llega a endurecer nuestro corazón.
16/08/17 11:17 AM
  
Gastón Martinez
+Sit Laudate Jesum et Sit amare Mariam+
Sinceramente, a mí, lo que más me preocupa es: las partículas pués creemos que en cada partícula está presente CRISTO enteramente en su Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad...
El punto 6 de CÓMO COMULGAR lo indica: Cuidemos de que no quede ninguna partícula en nuestra mano...
Entiendo la buena intención pero aquí falta más CELO de nosotros sacerdotes "muchas veces". La persona puede cuidar de que no queden partículas...Y nosotros sacerdotes ¿No debemos también cuidar usando la PATENA?
No se, "si uno realmente CREE en la PRESENCIA REAL DE JESÚS uno pone "todos los medios" para que no se haga ningún sacrilegio...
Más allá de toda la historia de CÓMO se comulgaba, haría más hincapié en buscar la manera más CUIDADOSA de proteger el Cuerpo de Cristo...
Lamentablemente "en la práctica" es desastroso...
Se que esta forma está permitida PERO oro a Dios Nuestro Señor que se comulgue en la boca y de rodillas...
Creo que, en nosotros sacerdotes, no nos puede dar lo mismo que una partícula se caiga y sea pisoteada...En la mano, es tan riesgoso de que se profane el Cuerpo...Obviamente, se debe tener un CELO y AMOR EUCARÍSTICO sino NO se entendería...
Gracias por permitirme comentar...En realidad, no espero respuesta porque NO hice ninguna pregunta SINO solo mostré mi preocupación...
Bendiciones!!!

19/08/17 12:58 AM
  
Met88
Para Juanlui:

Para mi comulgar no es un signo...ni tiene la misma importancia que el rito de la paz. Estamos tontos o q? ¡¡La Hostia consagrada es presencia real de Jesucristo!!

Tampoco me enseñaron a comulgar sentado sino de pie, a hacer una inclinación ante el Señor y a poner las manos en forma de trono para recibir al Rey de reyes, tal y como ha escrito el padre Javier.

Lo de estar en Gracia ni lo comento...para mi se deberia dar por supuesto, ya que es condición sine qua non.

Lo que hace usted es juzgar desde el desconocimiento y desde el prejucio. Como muchos otros que se oponen a la comunión con la mano (recuerdo que aceptada por la Igesia como válida) poniéndose por encima de los propios Papas que así lo han aceptado; como si tuvieran una relación y/o revelación divina mayor.

Dejaos de puritanismos que es lo que subyace de todo esto y aceptad y obedeced a la Iglesia que es Madre y Maestra. Si acepta la comunión en la mano por qué algunos la rechazan??
20/08/17 3:24 PM
  
Met88
Se me olvidaba...
por supuesto también me enseñaron a decir Amén como profesión de fe en que Cristo está presente e la forma.

Lo del poblado en los años sesenta mejor lo dejamos para evitar ponerle en ridículo...aunque ya se ha puesto usted mismo
20/08/17 3:35 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.