Jesús no abolió lo sagrado (Sacralidad - II)

Una mala teología, de influencia protestante liberal, insiste y repite que Cristo abolió lo sagrado y ya no hay diferencia ni distancia entre lo sagrado y lo profano. Por eso la liturgia cristiana debería despojarse de sacralidad, solemnidad y belleza, y se profana, simplista, convencional, más parecida a una reunión de amigos y colegas, sin un lenguaje litúrgico sino tomando las expresiones coloquiales de la vida cotidiana, los gestos de lo cotidiano, y cuanta menos diferencia exista, mejor.

¿Responde esto a la verdad de la fe? ¿La sacralidad de la liturgia es un invento humano y ya fue abolida por Jesucristo? ¿Lo sagrado de la liturgia es una barrera, un impedimento, un obstáculo? ¿Cuánto menos sagrada sea la liturgia y más informal y populista, es más fiel al deseo e intención de Cristo?

Aporta mucha luz a esta cuestión la palabra de Benedicto XVI:

Cristo “no ha abolido lo sagrado, sino que lo ha llevado a cumplimiento, inaugurando un nuevo culto, que sí es plenamente espiritual pero que, sin embargo, mientras estamos en camino en el tiempo, se sirve todavía de signos y ritos, que sólo desaparecerán al final, en la Jerusalén celestial, donde ya no habrá ningún templo. Gracias a Cristo, la sacralidad es más verdadera, más intensa, y, como sucede con los mandamientos, también más exigente. No basta la observancia ritual, sino que se requiere la purificación del corazón y la implicación de la vida” (Hom. en el Corpus Christi, 7-junio-2012).

 Esa plenitud del culto que el hombre puede tributar a Dios, llamada liturgia cristiana, posee una observancia ritual, unas normas y un modo de celebrar la liturgia, que, a un tiempo, es espiritual, orante, y que transforma la existencia cristiana, incide en la vida. La sacralidad de la liturgia está llena de genuina espiritualidad, santificando al hombre y convirtiendo su vivir diario en un culto en Espíritu y verdad (cf. Jn 4,23).

Son muchos los elementos que convergen en la sacralidad de la liturgia: el seguimiento exacto (y no arbitrario) de las normas litúrgicas; el ambiente y el modo de celebrar con unción y recogimiento; la música sagrada, litúrgica, sin introducir ritmos profanos o instrumentos ruidosos más propios de una sala de fiestas o un concierto pop; el material y diseño de los elementos litúrgicos (vasos sagrados, altar, sede y ambón, el incensario y los candelabros, las vestiduras litúrgicas…); la sabia combinación de lecturas bíblicas, oraciones y silencio; los gestos litúrgicos (santiguarse, arrodillarse, hacer la genuflexión, imponer las manos, inclinarse…).

Todos estos elementos y realidades de la liturgia dan forma a la sacralidad y logran que la liturgia sea solemne y hermosa, sin los visos de lo trivial, o de la dejadez, o de lo vulgar, o de lo anodino, o de lo informal y descuidado, o de lo chabacano. La solemnidad en la liturgia favorece la vivencia interior, ayuda a orar espiritualmente, sitúa ante el Misterio de Dios en Jesucristo:

“No es ciertamente triunfalismo la solemnidad del culto con el que la Iglesia expresa la belleza de Dios, la alegría de la fe, la victoria de la verdad y la luz sobre el error y las tinieblas. La riqueza litúrgica no es propiedad de una casta sacerdotal; es riqueza de todos, también de los pobres, que la desean de veras y a quienes no escandaliza en absoluto” (Ratzinger, J., Informe sobre la fe, Madrid 1985, 143-144).

La belleza de la liturgia está al servicio del Misterio. No es emoción ni exaltación de los sentimientos y la emotividad (como los aplausos o las intervenciones espontáneas…); es serenidad pacífica del alma, invitación a la trascendencia y alabanza a Dios. Existen modos de hablar, de predicar, de moverse en el altar, que son informales, descuidados; existen cantos que buscan el ritmo casi frenético que aturde; se dan estilos de celebrar que en vez de elevar a Dios, abajan más, distraen, entretienen, porque carecen de belleza, de hermosura, de verdad y de solemnidad.

 Por el contrario, la solemnidad y la belleza son notas inherentes y propias de la liturgia, acompasadas con la dignidad y la devoción-recogimiento:

“Las liturgias de la tierra, ordenadas todas ellas a la celebración de un Acto único de la historia, no alcanzarán jamás a expresar totalmente su infinita densidad. En efecto, la belleza de los ritos nunca será lo suficientemente cuidada, elaborada, porque nada es demasiado bello para Dios, que es la Hermosura infinita. Nuestras liturgias de la tierra no podrán ser más que un pálido reflejo de la liturgia, que se celebran en la Jerusalén de arriba, meta de nuestra peregrinación en la tierra. Que nuestras celebraciones, sin embargo, se le parezcan lo más posible y la hagan presentir” (Benedicto XVI, Hom. en Vísperas, Notre-Dame (París), 12-septiembre-2008).

 La sacralidad de la liturgia, con su solemnidad y belleza, intenta plasmar la liturgia del cielo, elevándonos. Pensemos en las hermosas descripciones del libro del Apocalipsis sobre la liturgia celestial ante el trono de Dios y del Cordero (4,10; 5,9; 11,16-17; 19,4); se postran, adoran, cantan himnos, el incienso como oración, las túnicas blancas, etc. Esa es la realidad que quiere copiar, lo más perfectamente posible, la liturgia terrena de la Iglesia peregrina.

Cultivar hoy la sacralidad de la liturgia, potenciar su solemnidad, realizarla bellamente, es lo más pastoral y creativo que podemos y debemos hacer.

 

 

 

4 comentarios

  
josep
Cristo inauguró el nuevo culto en espíritu y verdad.
07/04/17 11:35 AM
  
misael
Amén, padre.
07/04/17 12:26 PM
  
claudio
Brillante, muchas gracias. La Sacralidad Cristocéntrica, hacer visible lo invisible. Siempre recuerdo un dicho, una afirmación, si una persona europea del siglo V o VI apareciera de pronto en la actualidad cómo sabría dónde se encuentra, si está en la Tierra. En la Iglesia, en un Templo Católico, en la Misa, en la Eucaristía, en lo Sacro. Tus bendiciones.
07/04/17 6:21 PM
  
maria
A veces, viendo algunas celebraciones, algunasveucaristias, parece que hay varias formas lutúrgicas, en vez de una sola. Qué gran verdad, cuando Benedicto XVI dijo q no habria nada tan bello ante la infinita hermisura de DIOS y que pena q muchis celebrantes, muchos sacerdotes, no le ofrezcan al Señor cuanta más belleza mejor, cuando en una liturgia bien realizada hay tanta belleza. Gracias P. Javier por hacerlo saber.
07/04/17 6:32 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.