Sencillas recomendaciones a los lectores

Es bueno recordar cosas sencillas, porque en ocasiones las damos por ya sabidas, y tal vez no se saben, o porque recordándolas, las podemos afianzar. En este caso la catequesis va dirigida a los lectores de la Palabra de Dios en las celebraciones litúrgicas

Es un servicio litúrgico de gran importancia, nunca una excusa para intervenir, ni tampoco un ‘derecho’ de nadie. Es un servicio litúrgico de quien sabiendo la importancia de lo que lee, sabe proclamar en público la Palabra de Dios sin arrogancia, ni protagonismo alguno. No todos pueden ni deben leer, porque no todos lo saben realizar adecuadamente.

Ofrecemos unas recomendaciones sencillas para los lectores. Tal vez imprimirlas y difundirlas podría ser un apostolado litúrgico sencillo pero eficaz.

* El lector debe entender la Palabra que proclama; si no la entiende, no puede darle el sentido que tiene. Primero debe ser oyente de esa Palabra -haberla leído antes, captado, rezado- y luego será el portavoz para la Iglesia.

* Clara conciencia de que en ese momento se convierte en portavoz de la Palabra de Dios, en su altavoz, para que todos escuchen la Revelación que se da. En consecuencia debe ser fiel transmisor de una Palabra que procede de Dios, escrita por los autores sagrados (: hagiógrafos) y cuyo último eslabón es el propio lector para que llegue esa Palabra a la Iglesia, aquí y ahora, en la celebración de los Santos Misterios.

* Hay que tener especial cuidado con las palabras difíciles, nombres inusuales, estilo de la misma lectura (poético, narrativo, exhortativo, etc.), y por eso es bueno repasar ante las lecturas.

* El lector comunica la Palabra de Dios no sólo con las palabras pronunciadas correctamente (correctamente, claro, no precipitadamente) sino también con el convencimiento, el tono, el volumen, las inflexiones de voz según las frases. No es “hacer teatro", sino comunicar adecuadamente, porque es distinto leer para uno mismo que leer para los demás en alta voz haciendo que los oyentes y el propio lector se enteren bien de la lectura.

* La preocupación de lector debe ser que todos se enteren y escuchen bien la Palabra de Dios: para ello procurará leer despacio, alto y claro, con ritmo (ni demasiado lento que distrae, ni demasiado rápido que aturde), vocalizando, ya que el sonido llega más lento al oído del oyente. Para eso, además, hay que mirar que el micrófono esté encendido y a la altura adecuada para recoger la voz, sin pegarlo a la boca.

* Antes de comenzar, cerciorarse de que es la lectura correcta: el libro debe estar abierto (y si no abrirlo por la cinta que debe estar de modo lateral), fijarse en el día de la semana en que se está o en qué fiesta o solemnidad. Se ha dado el caso de que el que ha leído en la misa anterior no ha dejado la cinta en su lugar adecuado, y el que lee en la siguiente Misa no se da cuenta y lee la lectura del día siguiente o del anterior. También esto es señal de que no se ha preparado antes la lectura ni se ha mirado el leccionario, tristemente.

* Al comenzar la lectura no se lee nunca lo que está en rojo, con tinta roja: “IV Domingo de Cuaresma", ni el orden de las lecturas tampoco se lee porque está en rojo: “Primera lectura", “Salmo responsorial", “Segunda lectura". Es decir, nunca se lee lo que esté escrito en letra roja, porque son indicaciones, no texto para leer en alta voz.

* Se comienza diciendo: “Lectura de…” y se termina haciendo una pequeña pausa con “Palabra de Dios”, no seguido, como si formase parte del texto, o leído como si fuera una pregunta “¿Palabra de Dios?", sino con tono de afirmación-aclamación: “Palabra de Dios". Como es una aclamación, y no una información, no se dice: “Es Palabra de Dios", ni tampoco se dirá “Esto es Palabra de Dios".

* El salmo habitualmente debe ser cantado, o al menos, el estribillo o respuesta. Lo excepcional debería ser que se leyese, porque la naturaleza del salmo es la de ser un poema cantado, una plegaria con música. Si hay que leerlo, no se dirá “Salmo responsorial” (porque está escrito en rojo) sino directamente lo que todos van a repetir, por ejemplo: “Mi alma tiene sed del Dios vivo", dando tiempo a que los demás puedan responder después de cada estrofa. Ayudará mucho que el lector repita cada vez la respuesta para facilitar los fieles que la recuerden mejor.

* El Aleluya no se lee. Si no se canta, es mejor omitirlo porque es absurdo convertir una aclamación musical en algo fugaz leído en voz alta.

* Lo ideal será que en todas las Misas haya un lector y a ser posible un lector distinto para cada lectura. El salmista es el cantor del salmo; si no lo hay, mejor un lector distinto que aquel que haya leído la primera lectura.

* El lector o los lectores deben acercarse dignamente al ambón para leer, sin carreras ni precipitación, con dignidad. Lo harán cuando los fieles hayan respondido “Amén” a la oración colecta que el sacerdote ha recitado, y no antes. Si son varios lectores, mejor que entonces vayan todos juntos, hagan inclinación profunda al altar al mismo tiempo, y suban a la vez hacia el ambón para evitar las idas y bajadas entre lecturas.

* Al final, dejar la cinta del leccionario bien colocada, de manera lateral y no hacia abajo, evitando que desaparezca entre las hojas del libro y evitar confusión alguna al siguiente lector.

38 comentarios

  
Tyto Alba
¿Se comienza diciendo "Lectura de..."?

Decir "de la profecía de Isaías" ¿no es correcto?

*****

JAVIER:

No, no es correcto. Se anuncia entero: "Lectura del libro de la profecía de Isaías".
21/01/17 3:51 PM
  
JacinTonio
"Es un servicio litúrgico de gran importancia, nunca una excusa para intervenir, ni tampoco un ‘derecho’ de nadie. "

Sin haber leído el Posts, porque ahora no tengo tiempo, diré que si bien no es un derecho de nadie, nadie que pueda y sepa leer como es debido debe escabullirse de hacerlo, como un servicio a Dios y a los hombres, no como derecho.

*****

JAVIER:

¡Sin duda! No es un derecho (evitando "carreras" a ver quién sube antes al ambón), sino un servicio, y por tanto, tampoco parece muy correcto escabullirse cuando se sabe leer y hace falta.
21/01/17 4:08 PM
  
Teresa T
Soy lectora ocasional en verano, en una parroquia de un pueblito de Castilla, más que nada por echar una mano al sacerdote, que es mayor y se ahoga cuando tiene que leer él solo las tres lecturas más el evangelio. No tenía ni idea de estas indicaciones, a partir de ahora pondré especial cuidado en hacerlo así. Muchas gracias por el post.
21/01/17 4:25 PM
  
Feri del Carpio Marek
¿algún comentario sobre la antifona al Evangelio? A veces la hace el lector, otras veces el sacerdote, otras veces nadie... al final, ¿cómo debe ser?

*****

JAVIER:

Esa antífona es el versículo del Aleluya. Si no se canta, mejor omitirse. Por ello, si la canta el lector con el Aleluya, mejor; si el lector no canta... pues que cante el sacerdote (o el diácono) el Aleluya con su versículo.
21/01/17 4:59 PM
  
Guillermo PF
¿Podría explicar la diferencia entre "palabra de Dios" y "es palabra de Dios"? Gracias.

*****

JAVIER:

"Palabra de Dios" es aclamación, tal vez más visible si la pusiéramos así: "¡Palabra de Dios!". Sin embargo, "Es Palabra de Dios" o "Esto es Palabra de Dios" es una explicación no una aclamación.

¡Viva España!... gritará un militar, pero no ¡Es viva España!
21/01/17 6:44 PM
  
Rosa María
Muchísimas gracias, P. Javier, por este artículo. Lo he disfrutado a rabiar.
Hace años fui alumna del Instituto Diocesano de Ciencias Religiosas de Valencia. Teníamos tres años de "tronco común" (Fe y cultura, Sagrada Escritura. T. Moral, T. Dogmática...) El cuarto año era la "especialidad" la cual constaba en el diploma que nos daban. Tuve que esperar dos cursos hasta que en mi sede se dio "Animador litúrgico". Yo tenía que hacer liturgia como fuese. Después "repetí curso" por dos veces en sedes diferentes y con profesores diferentes. Todo era lo mismo pero todo era nuevo para mí. Cuando veo y oigo las barbaridades que se dicen y hacen me pongo enferma.
Una vez que fui a la boda de un familiar me tuve que salir de la iglesia. En mi pueblo tienen la (mala) costumbre de que las lecturas las hacen las amigas de la novia, que no suelen saber de que va el asunto. Las que yo vi subieron al ambón con la misma fotocopia que les habían dado para que repasaran los textos, toda doblada y arrugada. La primera que leyó dejó el papel sobre el leccionario y se puso los brazos "en jarras". No pude seguir. Me fui. Tal vez lo hice mal pero...
Cuando yo decía en la parroquia lo que se hacía mal y cómo se tenía que hacer bien me decían que no había que ser tan perfeccionistas. A mi me lo enseñaron tal como usted lo ha dicho, por supuesto.
Cuando me tocaba leer a mí me pasaba horas y horas repasando para dar la entonación adecuada. Me estrené como lector con la "Secuencia" de Pentecostés. No puede imaginarse los días que me pasé "ensayándola" para poder darle el tono tan maravilloso de poesía que tiene.

Laudetur Iesus Christus.




******

JAVIER:

1) En mi diócesis, el ISCR no tiene como tal -dependemos de San Dámaso- una especialidad en liturgia... pero este año el Director y yo (como profesor y miembro de la Delegación de Liturgia) hemos montado un Curso diocesano de Liturgia, semanal, con un ciclo de dos años...

2) Lo de las bodas es mal generalizado, incluida la mala vocalización y la fotocopia arrugada que sale del bolsillo. Es insufrible.
21/01/17 7:58 PM
  
Tyto Alba
Gracias, P. Javier.
Hice un mini-cursillo con un sacerdote hace años (precisamente para lectores y acólitos) y nos decía que podía hacerse de las dos maneras, pues "ya se sabe que es una lectura" y sólo es necesario indicar la procedencia.

Permítame abusar con otra pregunta.
Cantar el Aleluya y la antífona del Evangelio, ¿tiene alguna recomendación de tiempo?. Es decir, ya sé cuando NO debe hacerse Aleluya porque no lo permite el tiempo litúrgico.

Pero, fuera de eso, ¿un día de feria de tiempo ordinario, es aconsejable, permisible? Por ejemplo, para diferenciar la solemnidad del domingo...
Se lo digo porque también he oído opiniones contrapuestas.

Gracias.

*************

JAVIER:

Pues enseñaron mal en ese mini-cursillo. Toda lectura se anuncia de forma solemne ("Lectura de la segunda carta del apóstol san Pablo a los corintios") y no simplemente señalando su procedencia ("De la segunda a los corintios").

Sobre el Aleluya:
Digamos más bien que preferible el uso de la "solemnidad progresiva", que es pedagógico. Cantar el Aleluya todos los días de la cincuentena, pero, por ejemplo, en Tiempo Ordinario reservarlo para el domingo únicamente y no las ferias...
21/01/17 8:16 PM
  
César
Agradezco mucho este artículo, primero por lo que podemos aprender con él, y segundo porque de unos años a esta parte, el servicio de lectura se ha convertido en muchas parroquias en una especie de obligación sobre voluntarios elegidos a la fuerza.

Se ha convertido en habitual dirigirse a algún fiel y preguntarle "¿quieres leer?" con una connotación como de quien está pidiendo limosna. A veces incluso con una segunda insistencia en caso de que el fiel diga que prefiere no hacerlo.

Hace unas décadas, casi siempre leía el sacerdote, y cuando lo hacía algún laico, solían ser buenos lectores. Hoy en día parece que haya una ley no escrita diciendo que queda terminantemente prohibido que el sacerdote lea las lecturas, y que los laicos están obligados a hacerlo si se les pide. No entiendo por qué ha sucedido este cambio, pero ya lleva una década o más.
21/01/17 9:47 PM
  
JAHC
Tema oportuno y que aclara mucho una de las carencias que vivimos en las parroquias. Me parece muy interesante lo que indica Tyto Alba de lo que les enseñaron en el mini cursillo, que demuestra que también los presbíteros tienen necesidad de una preparación práctica de liturgia. Esperemos que vuelva a tomarse en serio en los seminarios.
Me ha encantado, por su sencillez, el resumen que hace: en negro lo que se lee, en rojo lo que no se lee"; más claro y más sencillo, imposible.
Muchas gracias, P. Javier.
21/01/17 9:48 PM
  
Tyto Alba
Permítame que insista, P. Javier. No quiero resultarle pesado o impertinente, pero es que está ilustrándome mucho.

Entonces, en una feria de Tiempo Ordinario: ¿se lee solamente el versículo (puesto que el Aleluya, si no se canta es mejor no leerlo)? ¿O no se lee nada?

Gracias.

*****

JAVIER:

Si no se canta el Aleluya, no se lee ni se canta el versículo nunca.
21/01/17 9:51 PM
  
Inmaculada
En mi parroquia se canta el salmo los domingos y festivos, pero no los días entre semana. ¿Debería cantarse siempre?
Gracias por el artículo. Me ha gustado mucho.

****

JAVIER:

Si en la Misa diaria se canta habitualmente, entonces sí convendría cantar el salmo o al menos la respuesta, el versículo. Si no se canta habitualmente, entonces mejor que no.
21/01/17 9:54 PM
  
Beatriz Mercedes Alonso (Córdoba - Argentina)
Muchísimas gracias, Padre, por sus enseñanzas tan necesarias y oportunas. A veces se suscita un problema cuando una persona que no lee bien se ofrece para hacer la lectura. ¿Cómo se puede hacer para que no se tome la selección de lectores como una forma de discriminación? Que el Espíritu Santo lo siga iluminando.

****

JAVIER:

¿Seleccionar? Por supuesto. Con mucho tacto y mucha delicadeza, porque algunos que piensan que leen bien, realmente lo hacen fatal, sin vocalizar, etc., y no deben sentirse molestos porque no se les llame.
21/01/17 10:12 PM
  
Diácono
¿Y qué decir de las dichosas misas con niños es las que el sacerdote se empeña en que tooooodos participen, aunque no lean nada bien? Incluso se inventan partes, moniciones o textos para meter a más y más niños junto al altar (cada uno con su dichoso papelito). En mi parroquia, a veces no nos enteramos de las lecturas ni de nada que se lea por culpa de la mal entendida "participación". Todos lis domingos se empeña el párroco en que los niños de catequesis lean, pero no están preparados, sacrificando la Palabra de Dios para que a los papás vean a sus retoños en el presbiterio.
Y como servidor es un simple diácono... Pues a aguantar el tirón y chorradas varias.

******

JAVIER:

¡Cómo le entiendo! Es un horror, un abuso... y realmente muy poco pastoral. Esas Misas son insufribles.
21/01/17 10:27 PM
  
Oriol
Apreciado P. Javier, soy catalán y en las misas a las que asisto oigo decir casi siempre al final de las lecturas "És paraula de Déu" (esto es, "Es palabra de Dios" en catalán), y no "Paraula de Déu" ("Palabra de Dios"). ¿Podemos achacarlo a la diferencia de idioma, tradición litúrgica, etc., o se trata claramente de una incorrección? Me temo esto último, pero de todos modos le agradecería que me lo confirmara.

****

JAVIER:

Simple y llana incorrección, no por diferencia de idioma o tradición litúrgica.
21/01/17 11:57 PM
  
MariCris de Jesús Ocds
Muchísimas gracias, Padre. Todo esto lo sé y lo sufro, pues en mi parroquia suelen leer las mismas personas las cuales lo hacen, en su mayoría, a la buena de Dios. Algunas veces me he acercado a quienes son las guías de misa y les he hecho las aclaraciones pertinentes, pero hacen caso omiso de mis palabras, de modo que opté por callarme.
Quisiera, si le es posible, nos enseñe cuáles son los momentos en que debemos pararnos durante la misa (desde luego es sabido que se debe hacer cuando el sacerdote o el diácono lee el Evangelio). Me refiero a los otros momentos, y si es posible con palabras sencillas y no con palabras "eclesiales" pues a veces no son conocidas por todas las personas.
Muchas gracias.

****

JAVIER:

No entiendo su pregunta: ¿momentos en los que debemos pararnos? ¿A qué se refiere?
22/01/17 4:32 AM
  
Tyto Alba
Padre Javier,

Muchísimas gracias por sus enseñanzas. Me han aclarado mucho y me han ayudado a perfeccionar el conocimiento de la Liturgia de los Ministerios.

Dios le bendiga.
22/01/17 4:24 PM
  
Guillermo PF
Padre, a mí hay otra introducción que me desagrada profundamente: en lugar de "Lectura del Santo Evangelio", "Proclamación de la Buena Noticia".
Ya a partir de ahí, de poco me sirve esa misa, porque ya empezamos con mala disposición espiritual. Ni que fuera un periódico.
22/01/17 4:48 PM
  
Oriol
Apreciado P. Javier, muchísimas gracias por su respuesta. Por cierto, tengo la impresión de que "MariCris de Jesús" escribe desde América Latina. En algunos países de ese continente, "pararse" significa "ponerse en pie".
22/01/17 5:08 PM
  
Rosa María
Padre: El cura de mi parroquia de origen (ahora vivo en otro pueblo) el mismo que ofició el sepelio de mi hermano como le comenté anteriormente, cuando termina la proclamación del Evangelio coge el leccionario lo levanta, le da la vuelta hacia los fieles: "es Palabra de Dios" (bueno ahora lo de "es" ya no lo dice)
Espero que se lea bien las rúbricas de misal nuevo y que las explique a los fieles porque... por ejemplo, el Rito de la Paz... ¿hablamos otro día de él?

Laudetur Iesus Christus.
22/01/17 9:13 PM
  
MariCris de Jesús Ocds
Oriol, muchas gracias por entender lo que he querido manifestar. Mi error, consiste en que creí que el Padre era de Córdoba, Argentina, y resulta que debe ser de Córdoba, España. Al leer su aclaración comprendí mi error.
De modo que le pido al Padre Javier perdón, y sí, lo que quisiera que nos aclarase es en cuáles momentos debemos ponernos de pie durante la celebración de la misa.
Es probable que incurra yo en algún error. Personalmente estoy de pie cuando comienza la misa, luego durante la proclamación del Evangelio y de ahí en más viene el desconcierto, pues estoy de pie cuando le acercan (dos fieles) el pan y el vino a consagrar, luego cuando termina la presentación de los mismos, al "oremos", y mientras se comulga hasta que el Señor es guardado en el Sagrario, y en la oración final. Mi duda es, especialmente, al acercar el pan y vino al sacerdote. No sé si me habré explicado mejor. Si no lo hice, pido humildemente perdón.

****

JAVIER:

Sí, Córdoba pero de España...

Le copio sobre las posturas corporales en la Misa lo que señala la Introducción General del Misal Romano:

"Los fieles están de pie desde el principio del canto de entrada, o bien, desde cuando el sacerdote se dirige al altar, hasta la colecta inclusive; al canto del Aleluya antes del Evangelio; durante la proclamación del Evangelio; mientras se hacen la profesión de fe y la oración universal; además desde la invitación Oren, hermanos, antes de la oración sobre las ofrendas, hasta el final de la Misa, excepto lo que se dice más abajo.

En cambio, estarán sentados mientras se proclaman las lecturas antes del Evangelio y el salmo responsorial; durante la homilía y mientras se hace la preparación de los dones para el ofertorio; también, según las circunstancias, mientras se guarda el sagrado silencio después de la Comunión.

Por otra parte, estarán de rodillas, a no ser por causa de salud, por la estrechez del lugar, por el gran número de asistentes o que otras causas razonables lo impidan, durante la consagración. Pero los que no se arrodillen para la consagración, que hagan inclinación profunda mientras el sacerdote hace la genuflexión después de la consagración" (IGMR 43).
23/01/17 4:34 AM
  
Pensador
Estimado padre:

Ud. dice que la antifona del Aleluya si no se canta es mejor omitirse, entiendo las razones, pero ¿donde dice el misal que puede omitirse? Segun tengo entendido y partiendo de la liturgia tradicional, el Aleluya es un texto liturgico mas que acompaña al Graduale (en la misa tridentina) y que debe ser rezado si o si. Supongo que deberia ser igual en la misa nueva.

Otro cambio que no comprendo (no tiene que ver con el post) es el introito: en la misa tradicional se lo situa dentro de la misa luego de la señal de la cruz (y de las oraciones iniciales) y es obligatorio. Por otra parte, en la misa nueva esta antes de la señal de la cruz (es decir, ¿antes de la misa?) y casi siempre se omite.

Otro matiz es ese: puede decirse que las leturas se leen, pero no lo diria asi de los salmos; los salmos se "rezan", lo cual da otro tenor distinto a la cuestion. Muchas partes mas de la misa se "rezan" y no simplemente se leen, esto hace pensar al fiel que de alguna manera puede omitirse o cambiarse a piacere (y a algunos sacerdotes tambien lamentablemente)

muchas gracias


*****

JAVIER:

La respuesta en la Introducción General del Misal Romano: "El Aleluya o el versículo antes del Evangelio, si no se canta, puede omitirse" (IGMR 63c).


23/01/17 2:11 PM
  
Javier
Muchas gracias por el artículo Javier. Muy necesario y más en celebraciones populares.
Una duda respecto a la "inclinación profunda" al altar. Yo suelo hacer genuflexión a Cristo en el sagrario (porque suele estar detrás del altar), y al bajar del presbiterio (tiene 3 escalones) hago de nuevo la genuflexión.
¿Qué es lo conveniente, inclinación al altar antes y después? ¿Es mejor la genuflexión cuando se pueda? ¿Esta se debe realizar abajo del presbiterio antes y después de leer?
Gracias


****

JAVIER:

Durante la celebración de la liturgia, inclinación al altar antes y después de subir. Siempre al altar.
24/01/17 10:08 AM
  
Javier
Muchas gracias.
Y al Cirio en Tiempo Pascual, ¿verdad?

****

JAVIER:

¿Inclinación al cirio pascual???? NO.
24/01/17 1:44 PM
  
María Sauras
Muchísimas gracias por su artículo, padre! Yo soy otra "sufrida"lectora que creo que la liturgia en nuestras parroquias es tratada de forma cuanto menos irrespetuosa. Ya he desistido de formar un grupo de Liturgia para que las personas que quieren leer sepan como hacerlo correctamente.Las mayores no hacen inclinación ante el altar,los de mediana edad empiezan con "primera lectura ",o "salmo responsorial"...y a mi se me erizan los pelos (expresión aragonesa),y ya cuando salen voluntarios (ppadres o madres de niños de comunión es para morirse...alguna hasta marcando chicle!todo con la anuencia sacerdotal de la iglesia participativa,en la que todos caben.De todas formas yo seguiré haciéndolo con el respeto que se debe a la Palabra de Dios,y le reiteró las gracias por sus aclaraciones.Que el Señor le bendiga.
25/01/17 12:16 PM
  
Mercedes María
Estimado P. Javier: muchísimas gracias por sus explicaciones claras y precisas. En muchas ocasiones puede que incurramos en situaciones incorrectas simplemente por no refrescar nuestra memoria.
Nuevamente Gracias y que el Señor lo bendiga.
27/01/17 7:43 PM
  
FELIX ALFREDO PINEDA
Entonces no es liturgico cuando el lector despues de leer dice "Hermanos y hermanas esta es palabra de Dios".
27/01/17 7:55 PM
  
Luis Chinchilla
Padre, lei con mucho cariño el articulo, porque sabia que habian muy buenas recomendaciones. Le queria comentar que en la Parroquia donde yo sirvo como Lector, respetamos y seguimos las indicaciones del que preside la Eucaristia, principalmente si es el Parroco asignado. Y hay diferencias en la forma en que llevan la Liturgia. Eso se debe a la formacion, a que hay cierta libertad liturgica, etc., me gustaria conocer su opinion acerca de porque entre los mismos sacerdotes hay esa diferencia?

Bendiciones.
27/01/17 8:28 PM
  
Olga Arias S.
Gracias Padre, excelente e interesante artículo. Frecuentemente el Sacerdote de mi parroquia me llama a leer la palabra y creía que lo estaba haciendo incorrecto ya que (sin dramatismo ni teatro), me esfuerzo por hacer énfasis para que todos entiendan la lectura. Me ayudó mucho el artículo ya que, aunque el sacerdote me decía que no dijera ciertas cosas (como aleluya) no sabía el por qué.Gracias a Ud y a su interesante artículo ya lo sé.Dios le siga bendiciendo.
27/01/17 9:21 PM
  
José Gabriel
Muy atinadas sus palabras. Me gano la vida escribiendo y con mi voz. Me gusta, como indica, preparar bien la lectura, sintiéndola y poniendo toda el alma, pues es palabra viva, palabra del Dios vivo. Desgraciadamente no puedo leer tantas veces como quisiera, pues me lo impiden venerables mujeres, que se consideran con más derecho que nadie. Y en la Iglesia no hay derechos, hay un servicio que se ofrece para el bien de todos. Tampoco podemos exigir derechos ni en la lectura ni en los sacramentos. Todo lo que recibimos es una gracia infinita de Dios.. Otro sobre la música, con letras algunas veces de poco gusto. Hemos perdido en esto con el cambio litúrgico. No hay tiempo para el silencio, necesario, en primer lugar, para adorar y venerar a Dios y ese misterio de fe que es la misa, sacrificio incruento del altar. A veces me da la sensación que hemos transformado la santa misa en un espectáculo más o menos afortunado. Y no es eso. Me asombra que muchos hermanos permanezcan de pie, como si nada, mientras el sacerdote pronuncia las palabras de la consagración. Otro tanto ocurre con la recepción de la sagrada comunión. Todos a comulgar, a tropel, sin el debido respeto, de pie o recibiendo la sagrada comunión en la mano y consumiéndola mientras se dirige a su banco. Tal cual. He escrito a los obispos, reiteradamente. La Misa, la Liturgia no se puede celebrar de manera arbitraria, según el leal entender y saber del celebrante. Y eso me parece grave. Debería volver ese silencio y recogimiento necesario, los tiempos de silencio tal como la Iglesia pide, y, sobre todo, cumplir con lo que manda igualmente la iglesia sobre la recepción de la Comunión. Se está perdiendo entre el pueblo fiel esa fe en la presencia real de nuestro Señor en las sagradas especies. Y todo esto me parece muchísimo más graves que el ejercicio correcto del oficio de lector, que debía por supuesto cuidarse.
27/01/17 9:35 PM
  
Marian Rios
Y la vestimenta del lector?
27/01/17 9:50 PM
  
LILIANA GODOY
ESTIMADO PADRE JAVIER. LE ESCRIBO DESDE MENDOZA, ARGENTINA PARA AGRADECERLE POR TAN CLARAS ENSEÑANZAS Y ACLARACIONES QUE DEBEMOS TENER EN CUENTA LOS LECTORES DE LA PALABRA DE DIOS. QUE TENGA UN BENDECIDO AÑO Y LE REITERO MI AGRADECIMIENTO. LO SALUDO EN CRISTO Y MARÍA!
27/01/17 11:31 PM
  
José
Hay algunos libros litúrgicos que no traen el "Lectura de..."
Sólo, por ejemplo "De la primera carta de..."
Sobretodo los libros que edita la editorial san Pablo.

****

JAVIER:

Esas son ediciones manuales, privadas, no las oficiales de los libros litúrgicos y entonces no lo han hecho bien. Los libros litúrgicos oficiales sin excepción pondrán "Lectura de..."
28/01/17 1:39 AM
  
blanky higueros
Hola padre buena noche le saludo del bello pais Guatemala

Gracias por estos consejos le comento soy lectora y si que ay que tener bien encuenta estos detalles.....gracias por escribirlos Dios le bendiga... saludos
28/01/17 3:29 AM
  
vicky
me gusto mucho su explicacion,gracias,me gustaria saber q me aconseja tenemos un ministerio de niños q sirven en la misa una vez al mes,y yo les enseño a ser proclamadores de la palabra,q , me aconseja ami para yo enseñarles a ellos a ser buenos proclamadores
28/01/17 4:24 PM
  
Magdalena Guerrero
EXCELENTE ARTÍCULO PADRE, LA VERDAD ES QUE ME FASCINO. MUY CLARA Y OPORTUNA SUS ACLARACIONES, HOY EN DIA HAY MUCHAS DEBILIDADES EN LAS PARROQUIAS Y DEBEMOS DE SER PORTAVOCES DE ESTE ARTÍCULO SUYO. BENDICIONES DESDE SAN PEDRO DE MACORIS, REPÚBLICA DOMINICANA.
29/01/17 12:53 AM
  
Margo
Excelentes aclaraciones, es sagrado para mi, la preparación de las lecturas, cuando se lee cuesta mucho entender el mensaje de la palabra , lo contrario de la proclamación, esto vale para muchos sacerdotes, es notorio cuando no preparan la Homilía antes de llegar al lugar sagrado para dicha Celebración. Nuestro Vicario nos ha enseñado mucho al respecto. Gracias.
31/01/17 1:59 AM
  
Tomazewsky
Un pero: creo que nadie nace sabiendo todo. Los procesos de aprendizaje pasan por el error, la equivocación, y, lo mejor de todo, es que no pasa nada. Me pongo en la piel de un chaval de catorce años de primero de confirmación que lee por primera vez delante de su comunidad. Lo normal es que se equivoque, que lo haga mal y, lo normal, también, es que la comunidad, le acompañe en el proceso de aprendizaje y le perdone sus errores. Quizá nuestras iglesias se vacían debido a eso, al exceso de normas, y al olvido de lo que realmente estamos celebrando y con quién lo estamos haciendo. Un saludo.

************

JAVIER:

Precisamente porque no nos olvidamos de lo que celebramos y con Quién, hemos de cuidar la liturgia. En el ejemplo que vd. aduce, la respuesta es fácil: que ensayen con el chico de catequesis de confirmación, que lea varias veces con alguien en voz alta... no que improvise y salga al ambón sin más.
06/02/17 6:50 PM
  
carolina
Solamente quiero preguntar si los niño de 6 a 9 años deben, pueden proclamar las lecturas?

unos dicen que es antiliturgico
otros dicen que el sacerdote debe autorizarlo solo en misas de niños

saludos!


********

JAVIER:

Es sorprendente esa práctica; unos niños que aún ni han completado los sacramentos de la Iniciación cristiana, ¿ejercen un ministerio litúrgico? La práctica no es adecuada. A lo que hay que sumar que a esas edades no saben leer fluidamente y con entonación en voz alta.
26/02/17 5:28 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.