¿Cómo realizar un momento de adoración con NIÑOS?

Este texto fue preparado para los docentes de las escuelas donde soy capellán, pensando en cómo introducir a los alumnos -niños y jóvenes- en la adoración al Santísimo. Me pareció oportuno compartirlo, ya que puede ayudar a vivir esos momentos no sólo en el ámbito de la Escuela Católica sino también en la catequesis parroquial y en los movimientos y grupos de pastoral infantil.


“El Maestro está aquí y te llama” (Jn 11, 28)

Algunas recomendaciones para realizar un momento de Oración con niños y jóvenes en el Oratorio de la Escuela.

 

Niños adorando

El presente texto tiene como finalidad ayudar a los docentes a realizar un momento de Oración-Adoración con niños y jóvenes en el Oratorio de una Escuela Católica.

Las sugerencias generales necesitan ser adaptadas y adecuadas a la realidad concreta de cada grupo, sea del nivel inicial, primario o secundario.

 

El testimonio del docente

Un elemento muy importante es que la fe y el amor se transmiten no sólo ni principalmente con palabras y discursos. Antes de las palabras, podemos decir que la conciencia de la Presencia Real de Jesús se comunica por el contacto vital entre el educador y los alumnos.

La unción y reverencia con que los docentes realicen la genuflexión (saludo a Jesús Eucaristía doblando la rodilla derecha hasta tocar el suelo), la piedad con que se hace la señal de la Cruz, la actitud y el porte reverente y sosegado, la verdad e intensidad de las palabras que se utilicen, crean un clima idóneo para todo momento de oración con los alumnos. Un docente que mira con amor el Crucifijo, que tiene un gesto de ternura cariñosa hacia una imagen de María, que manifiesta reconocer en el Sagrario la Presencia Real, educa a sus niños o jóvenes en la fe casi sin proponérselo.

 

La Preparación

Conviene que si se lleva a un grupo de alumnos a hacer un momento de oración, se los prepare al menos brevemente. No conviene pasar, por ejemplo, directamente del recreo al oratorio, porque es probable que estén un tanto agitados e inquietos.

En el salón, antes de ir al encuentro de Cristo, se les puede recordar brevemente el sentido de ese espacio y a quién vamos a ver. Siempre conviene detenerse antes de ingresar, y recordarles –sin temor a ser pesados, con insistencia pedagógica- con quién vamos a estar, qué vamos a hacer, cómo saludar a Jesús presente en el Sagrario (genuflexión), qué importancia tiene el silencio… Esto puede parecer redundante y un tanto agotador, pero es un trabajo necesario para que ellos puedan ir interiorizando la importancia de su Presencia.

 

La Periodicidad

Es conveniente que cada grupo de niños tenga su visita semanal o quincenal a Jesús eucaristía. En lo posible, es conveniente reservar una hora determinada de la semana, y mantener ese día, creando el hábito y a la vez suscitando la expectativa. La periodicidad le permitirá al docente planificar los momentos de adoración, evitando caer en la improvisación y/o en la repetición de aquellos que puede variar, como son los texto s bíblicos o los cantos.

 

Entrar en oración

Al ingresar al oratorio, es conveniente esperar que todos hagan serena y devotamente su genuflexión, y se ubiquen en los bancos. Se puede invitarlos a dejar el cuerpo en reposo, a hacer silencio de la boca y del corazón. En el caso de los niños es conveniente reiterar siempre la recomendación de no mirar hacia atrás, ni hacia los costados, de no molestar al de al lado ni al de adelante…

Sin pretender descender a todos los detalles, será oportuno observar que no queden tan juntos en los bancos, ya que esta incomodidad corporal no puede menos que repercutir negativamente en la posibilidad de que hagan oración. Y también recordarles, sobre todo a los niños más pequeños, no balancear los pies…

No estará de más invitarlos a que cierren los ojos un momento, e incluso que respiren serena y hondamente por la nariz, lo que puede favorecer mucho su quietud externa e interna.

 

Cantar para iniciar… o escuchar un canto.

La música ha sido y sigue siendo una “herramienta” valiosísima para introducir a la oración. Teniendo en cuenta la diversidad de los grupos en cuanto a la edad y hábitos de oración, es conveniente usar durante cierto tiempo la misma canción para abrir el momento de adoración, de modo que puedan llegar a aprenderla y cantarla, pensando en el contenido de la letra y en Aquel a quien se dirige.

Los niños más pequeños suelen cantar con mucho entusiasmo. Ya en los últimos años de la educación primaria la participación activa disminuye, hasta casi desaparecer en la escuela secundaria, por diferentes motivos,

Para los jóvenes, entonces, hay que contar con que no van a cantar con tanta facilidad, pero escuchan con gusto y suelen ser “tocados” por canciones bien elegidas y reproducidas con cierta calidad.

Los cantos pueden usarse también en el medio de las oraciones para hacer un corte de las palabras y silencios, y también para finalizar, donde siempre será valioso invocar a María Santísima.

 

El Espíritu Santo

Nunca debemos olvidar las palabras que San Pablo nos ha legado en la Primera Carta a los Corintios: “Nadie puede decir Jesús es el Señor si no es movido por el Espíritu Santo”. Y en la de los Romanos afirma: “no sabemos pedir como conviene, pero el Espíritu viene en ayuda de nuestra debilidad, e intercede por nosotros con gemidos inefables”.

Por eso es importante invocar al Espíritu Santo al iniciar el momento de oración, pidiéndole que ilumine nuestra inteligencia e inflame nuestro corazón. Se les puede hacer repetir una oración breve, o una canción sencilla al Espíritu que puedan aprender fácilmente.

 

María

María es “Mujer Eucarística”. Es la primera que adoró. Es también maestra de oración. En algún momento de la oración, o en varios, es conveniente pedirle que venga a estar al lado y en medio nuestro. Más aún, se le puede pedir que nos ayude a adorar a Jesús estando en su regazo.

Probablemente el mejor momento sea al finalizar el momento de oración y confiar a María los propósitos e inspiraciones que el Señor haya puesto en nuestro corazón. También es conveniente enseñar a los niños algún canto sencillo, que les permita expresar su cariño con piedad.

 

 Siempre utilizar la Palabra de Dios.

Luego de invitar a los alumnos a hacerse la señal de la Cruz piadosamente y pensando en lo que hacen, es siempre conveniente utilizar un texto bíblico que inspire la oración. Se buscará un texto que se adapte a la finalidad que tenga ese momento de oración, ya sea que se quiera instruir a los niños en la fe en la Presencia de Jesús, se les quiera hablar sobre algún aspecto de la vida moral (los mandamientos), se los quiera prepara para una Confesión…

También es importante adaptar la extensión del texto leído a la edad y capacidad de atención de los chicos. Con los más pequeños, siempre es eficaz acompañar el texto con alguna imagen impresa o proyectada (si es que el oratorio ofrece esa posibilidad)

También los salmos –recitados o cantados- pueden ser expresión espléndida de la oración.

Antes de leer el texto bíblico, conviene introducirlo, invitando a los niños y jóvenes a abrir el oído y el corazón, y a imaginar y hacer un acto de fe de que es el mismo Jesús que está en el Sagrario el que habla a sus corazones, y les habla a cada uno de ellos. De acuerdo a las posibilidades reales, se puede entonar también el Aleluya

 

Hablar de Jesús, hablar desde Jesús, hablar a Jesús.

Los docentes serán cuidadosos de alternar de modo adecuado las diferentes “orientaciones” de sus palabras.

Algunas veces serán palabras que el maestro dirige a sus alumnos, diciendo, por ejemplo: “queridos jóvenes, estamos delante de Jesús, Él nos ha llamado a su presencia” o “en el texto se nos cuenta que un hombre fue a postrarse delante de Jesús, y nosotros estamos también así”.

Otras veces, teniendo cuidado de hacer notar el cambio de dirección –introduciéndolas, por ejemplo, al decir “Jesús desde el Sagrario te invita… te dice…” pueden ser palabras dichas por Jesús a los allí postrados, como cuando se dice, por ejemplo: “querido joven… yo sé que has venido cansado, que traes en tu corazón muchas cosas para entregar. Aquí estoy yo, tu Señor, tu Creador. Adórame y encontrarás tu perfecta libertad”. “Querido niño… confía en mí… eres único, eres valioso para mí”

Por último, muchas veces –este es tal vez el modo que más tiempo debería ocupar a medida que los alumnos estén más acostumbrados- dará voz a la oración de todos, adorará y alabará en nombre de la asamblea: “Jesús, hijo de David, hijo de Dios, ten piedad de nosotros. Acuérdate de nosotros cuando llegues en tu Reino. Tú lo sabes todo, sabes que te queremos…”

 

Espontáneo-preparado

Otro elemento a tener en cuenta es la alternancia entre la lectura de un texto preparado y la oración espontánea. Los docentes que tengan mucha experiencia de conducir momentos de oración, pueden aventurarse a él con sólo la Sagrada Escritura e ir improvisando la reflexión, la oración…

No obstante, y no sólo para los que recién incursionan en este campo, puede ser valioso tener a mano algún texto de soporte y brindar materia a la oración cuando pueda faltar la inspiración.

Más allá de esos momentos  los escritos de los santos o de orantes que hayan ya hecho un camino, leídos con corazón orante, pueden enriquecer notablemente el momento.

 

Participación de los chicos en la oración

Sobre todo en los momentos en que el que guía invoca al Espíritu Santo y le habla a Jesús, puede invitar a los chicos a hacerlo también en alta voz, no sólo con el canto, sino emitiendo su propia plegaria de modo espontáneo. 

Puede hacerlo simplemente invitando a la asamblea: “alabemos al Señor, sin temor, sin vergüenza: Él nos escucha”,

Es probable que a los chicos no les resulte fácil orar de modo espontáneo, y por eso puede introducirse esta participación invitando a los chicos a que las repitan una frase todos juntos (como las oraciones de los fieles de la Misa). Por ejemplo: “ayúdanos Jesús” “Te adoramos Señor” “Ten Piedad de nosotros”

 

Silencios

Es muy importante ir habituando a los niños y jóvenes a orar en silencio. Se les puede ayudar explicándoles que en ese silencio ellos pueden escuchar la Voz de Jesús. También en ese momento pueden reflexionar sobre su propia vida y aquellas cosas que la Palabra de Jesús les haya hecho ver que deben mejorar. También se les puede explicar que en ese silencio pueden hablar con Jesús en su interior.

Es bueno que el docente tenga una verdadera fe en la presencia y acción del Espíritu, y no caiga en la tentación de querer monopolizar el diálogo con el Señor, como si dudara de que Él habla a los corazones… mucho mejor que nosotros.

Este silencio se introducirá para los niños y jóvenes diciendo: “ahora vamos a hacer un instante de silencio. Jesús quiere hablarte al corazón. Puedes cerrar nuevamente los ojos, o mirar fijamente la hostia consagrada o la cruz”

 

Cuidado del lugar

Es importante que el oratorio o capilla sea siempre un lugar acogedor. Que este limpio y ventilado, y que tenga una iluminación suficiente. No es necesario que haya potentes reflectores: a veces una luz tenue invita más a la oración

Conviene recordar que la luz que emanan los cirios tiene un valor estético y simbólico inigualable. En un cirio que se consume delante del Santísimo hay toda una catequesis sobre la vida cristiana y la vida de oración. La luz de la llama simboliza la fe que ilumina; el calor, la caridad que adora; la orientación de la llama siempre hacia lo alto, la esperanza, que pese a cualquier dificultad tiende hacia lo alto. El cirio adora. Sí, aunque suene raro.

 

Posturas, gestos corporales y signos

En algunos momentos de la Adoración, puede ser más conveniente sugerir posturas corporales, como invitar a ponerse de pie o invitar a ponerse de pie o de rodillas

Lo mismo vale para los gestos, como puede ser el extender las manos, levantarlas o juntarlas.

Con los niños conviene simplemente decirles: “ahora todos nos ponemos de rodillas” o “todos juntamos las manos”. Con los jóvenes conviene más bien sugerir, ya que forzar gestos de piedad puede ser contraproducente en ellos.

Para los niños más pequeños, puede ser útil imaginar algún gesto que manifieste su entrega a Jesús, ya sea llevando algo ante el Sagrario, o pasando y dando un beso, o arrodillándose delante del Señor uno por uno.

Un recurso que puede ayudar es el de hacerlos dibujar o escribir, lo primero para los niños y lo segundo tanto para ellos como para los jóvenes. También podría ser otros gestos o signos como encender o llevar una vela. Sin desdibujar el momento de adoración (donde el centro siempre debe ser Jesús) se abre aquí un espacio legítimo de creatividad.

 

2 comentarios

  
Percival
Esto vale también en cualquier catequesis: de niños, jóvenes y adultos. Debería ser parte imprescindible, central e irrenunciable de toda catequesis.
En las catequesis solemos hablar mucho DE Jesús, pero no le conoceremos ni le haremos conocer bien jamás si no hablamos CON ÉL (y nos disponemos a escucharlo).
29/08/17 7:09 PM
  
Rita María Suárez Ramírez
Muy bueno padre, doy gracias a Dios por haberlo encontrado, me es muy útil todo el material( soy Catequista)y esto lo voy a poner en práctica el 30 de septiembre.que tenemos retiro con los niños, gracias, que Nuestro Dios le bendiga abundantemente y le provea de salud.
14/09/17 3:12 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.