“Los que nos dedicamos a las sectas somos buenos... hasta que molestamos”

Reproducimos a continuación un artículo que ha escrito Luis Santamaría del Río en torno al trabajo que muchas personas desarrollan para alertar sobre el fenómeno sectario y las consecuencias con las que se encuentran. Para conocer otra apreciación del autor sobre este tema como misión eclesial, recomendamos leer el artículo titulado “¿Sectas? Anda y haz tú lo mismo” (Unomasdoce, 11/07/16).

Sectas, verdad y mentira

Con ocasión del X aniversario de la fundación de la Red Iberoamericana de Estudio de las Sectas (RIES) y de su boletín InfoRIES, y en torno a la puesta en marcha de la Biblioteca-Centro de Documentación “José María Baamonde” en Zamora, he recibido toda clase de felicitaciones y agradecimientos, tanto a la RIES corporativamente como a mí personalmente. Se reconoce así una década de trabajo para informar, formar, prevenir y ayudar en torno al fenómeno sectario y de la nueva religiosidad.

Entonces, ¿dónde está el problema? Los que nos dedicamos a un tema tan complejo somos unos valientes, somos muy buenos… hasta que empezamos a molestar. ¿Cuáles son las molestias? Decir las cosas claras y por el bien de las personas. En los últimos tiempos he sido testigo indirecto y afectado directo en algunos casos en los que, cuando se alerta sobre el carácter sectario de una actividad o de un movimiento, o los riesgos que éstos pueden tener para los más débiles –estoy pensando en los enfermos, por ejemplo, y en otros colectivos vulnerables–, el que destapa el problema es a veces ignorado, cuando no descalificado o incluso amenazado.

Pero no quiero centrarme en los casos más recientes que me han afectado a mí. Conozco a varias personas que se dedican a esto desinteresadamente. A veces porque han vivido en carne propia o en su familia las consecuencias del fenómeno sectario. Otras veces porque sienten la responsabilidad de denunciar algo que clama al cielo, y no cuentan más que con el poco tiempo que pueden robar a sus ocupaciones y con las grandes posibilidades que ofrecen ahora las redes sociales de Internet en clave de activismo e información.

La historia se repite, una y otra vez. Siempre pasa lo mismo: les pasa a ellos y me pasa a mí. Primer paso: descubrir una convocatoria que presenta un riesgo de difusión de falsedades o de proselitismo engañoso. Segundo paso: reunir la información pertinente para alertar a los organismos implicados, sean públicos o privados. A partir de aquí, empieza el laberinto: unas veces nadie atiende al teléfono ni contesta al correo electrónico. O se pasan la pelota unos a otros. O se responde diciendo simplemente que la asociación que organiza la actividad es legal. O que llevan muchos años haciéndolo…

A veces queda la cosa ahí, y otras veces se da el efecto rebote: el que se ha tomado la molestia de informar y prevenir –a los que, si son una administración pública, tienen una importante responsabilidad que están abandonando– se ve acusado de difamación. Ejemplo real reciente: “hemos preguntado a los acusados y lo han negado todo. No son una secta ni nada parecido”. Imagino la conversación, propia de Les Luthiers, si no fuera porque dan ganas de llorar.

Incluso este trayecto surrealista puede ir más allá cuando el que ha alertado sobre el peligro es amenazado de denuncia, demanda, querella o lo que se quiera. Cuando esto se hace desde universidades, ayuntamientos, diputaciones u otros organismos que deben velar por el bien común y que se mantienen del erario público, el asunto adquiere dimensiones escandalosas. Y no digamos si pasa en instituciones de la Iglesia católica, especialmente empeñada en la felicidad de cada persona.

Cuando publicamos –y ahora me vuelvo a incluir– noticias o alertas sobre sectarismo, manipulación psicológica, abuso de la debilidad, pseudoterapias y otros muchos temas semejantes, no lanzamos alegremente acusaciones infundadas ni emprendemos cazas de brujas o nuevas inquisiciones –algo que a muchos les gusta airear, dada mi condición de cura–. Hablamos con conocimiento de causa. Con bibliotecas y archivos y años de trabajo detrás. Con el testimonio de personas heridas y familias rotas. Con informaciones y documentos que “los otros”, los del otro lado, siempre rebatirán y desmentirán.

“¿Has ido a escuchar las conferencias de las que alertabas? ¿Acusas sin saber lo que se ha dicho?”, le decían hace unos días a uno de estos denunciantes –que dejó de ser valiente y ejemplar cuando comenzó a ser molesto– desde una administración pública. Lo acusaban de falta de ética periodística por dar a conocer una sola versión. A lo que contestó que “los otros” ya tienen sus medios, sus redes, sus abogados, sus lobbies. En este caso esos “otros” son los que dicen que las enfermedades en el fondo no son más que trastornos de naturaleza emocional. Y que están llegando cada vez a más gente. Convenciendo a muchísima gente.

En una brillante tercera de ABC, la escritora Mercedes Monmany ha escrito que vivimos “en una época en que a la verdad y la mentira se las pone en una misma y ligera balanza, que es la hipnótica seducción de la mentira. Señala que “una verdad, para ser defendida, razonada y argumentada, es siempre un trabajo pesado, costoso, a veces incluso tedioso y no siempre fácil y agradable”. Mientras que, por otro lado, la mentira, “libre de ataduras, desbocada, exhibida con total y despreocupado cinismo, sería mucho más rápidamente asimilable y desde luego seductora”.

Tiene razón la señora Monmany. Y no sólo en lo general del planteamiento o en lo particular del tema al que lo aplica –en concreto, a la política populista actual, tan en boga–. Sino también en el tema del que escribo: las sectas, o más bien los nuevos disfraces que emplea el sectarismo para seducir al ser humano de hoy. Los que aún intentamos, con esfuerzo, distinguir la verdad de la mentira, seguiremos poniendo luz en un lugar tan oscuro, en el que mucha gente sigue sufriendo sin que nadie le sirva de ayuda. Aunque nos llamen inquisidores. Aunque nos acusen de difamación. Aunque digan que vemos fantasmas donde no los hay. Aunque nos denuncien.

Y para terminar, no puedo olvidar un agradecimiento sincero y profundo a las instituciones y personas que sí nos hacen caso. A los que tienen la humildad de reconocer su error o su ignorancia y de solucionar un mal antes de que suceda. A los que no les importa desdecirse o pedir perdón, o cerrar la puerta de sus instalaciones y espacios a los que se aprovechan de las vulnerabilidades de los demás… que somos todos.

11 comentarios

  
burjurilote
¿Y el Opus lo estudia? Porque ésa sí que es una secta peligrosa, reaccionaria, manipuladora... Un lastre para la Iglesia.
___

Esos temas sí los estudio. Le recomiendo, por ejemplo, estos dos artículos:

http://es.aleteia.org/2016/02/04/puede-haber-sectas-dentro-de-la-iglesia/

http://es.aleteia.org/2016/02/08/que-puede-hacer-la-iglesia-ante-los-comportamientos-sectarios-en-su-interior/
31/10/16 11:13 AM
  
Ricardo Barreto A.
Me complace saber la manera profesional de combatir el sectarismo tan aceptado inclusive x los llamados o contratados a enrumbar a los demas
En nuestros paises el sectarismo se difunde con lo q ha venido ser CHURCH OF NICE donde la doctrina molesta.
31/10/16 11:40 AM
  
Pepe
Eso sucede con quienes denunciamos a la secta el Yunque y sus organizaciones pantalla-tapadera.

Enseguida nos tachan de ir contra los "católicos", como si el Yunque y sus organizaciones fueran católicos...
31/10/16 12:33 PM
  
Echenique
¿Y ha estudiado usted la secta de los burjurilotes ? Esa sí que es peligrosa. A sus miembros les saca todo el dinero posible y hay pederastia a mansalva. Se habla muy poco de ella. Por eso mismo es tanto más peligrosa.
31/10/16 4:19 PM
  
Luis Piqué Muñoz
Defender el Bien y la Verdad siempre trae Persecución ¡Injusticia! y Sufrimiento ¡Precisamente por eso el Hombre ¡la Masa! que es Mediocre en general ¡hay pocos Buenos y Malos! ¡yo soy Mediocre! acostumbra seguir el Mal y los Malos ¡El Triunfo en este Mundo, el Príncipe de este Mundo! Incluso a estos valientes católicos ¡estos sí, Católicos, la mayoría sólo lo presumen, quizá yo también! les llamarán Secta por ser Católicos ¡Y Fanáticos, y ¡Ay! que Discriminan ¡el Pecado de lesa Modernidad! o sea el Bien del Mal! como en la Antiguedad que los Romanos llamaban Secta a los Cristianos y los perseguían Cruelmente ¡no como ahora que en el Tercer Mundo Mueren y son martirizados ¡Perseguidos! por millones, frente a la mayor persecución de la Antiguedad que sólo tuvo 10.000 Víctimas! ¡Ah, el Progreso, los nuevos Paganos de Occidente que ocultan, son complacientes y Fomentan la matanza de Cristianos! Estas Sectas modernas, con frecuencia, ocultan Sectas satánicas ¡y a veces, en los casos más horrendos, sacrificios satánicos de Víctimas Inocentes, generalmente Niños y Recien Nacidos, de los Omnipotentes Ricos Avaros, con patente de Corso, y que están ocultos y desconocidos, por los Medios satánicos controlados por los Ricos Avaros ¡Cada Año en España desaparecen ¡sin hallazgo! ¡para siempre! 100 Personas! Sólo que diez sean asesinadas, el Resto huirían ¡aunque la Policía Persigue y localiza a los Huídos por miles en España cada Año! ya tenemos las Víctimas de las espeluznante Ceremonias. Se que me he ido del Tema, porque las Sectas acostumbran a Crear Dependencia y sacar Fortunas con sus Engaños ¡sobretodo la Manía de la Salud moderna, ah el Culto al Cuerpo y el Desprecio del Espíritu! ¡y también la falsa Espiritualidad para apartar al Hombre de Dios y su Unica Iglesia Verdadera, la Católica! Pero todo esto tiene un transfondo satánico, y no me extrañaría que mis posibles Disparates sobre Sectas satánicas ¡no lo fueran, pues este ¡el Perverso Occidente! es el Mundo de Satán! y la Finalidad del Culto a Satán, en último extremo es ofrecerle Víctimas, almas Condenadas, sobretodo, pero también Sangre y Salvajadas de Inocentes. No espero que me Publiquen, porque reconozco que me he pasado ¡y apartado del Tema esencial! Nada más ¡Muchas Gracias por permitirme expresarme y desahogarme a Gusto! ¡Con eso me Basta, amables Amigos!
31/10/16 4:29 PM
  
Juan G. Biedma
Aunque moleste, aunque no agrade, no se puede silenciar la verdad. Cierto que siempre será nuestra verdad, sobre la persona, sobre su sana espiritualidad, sobre su libre exposición de sus más íntimas creencias. Pero es también una verdad confrontada, enraizada en los valores y derechos que fundamentan al ser humano en plenitud. Y por eso el RIES en su conjunto, es decir, quienes lo componen como miembros activos, quienes simpatizan con su difícil cuando no incomprensiva labor, y la apoyan, sumado a todos los que se benefician de ella, no puede cejar en su digno y arduo servicio, a pesar de las tachas negativas que algunos puedan o quieran aplicar.
Un servidor, que conoce a la mayor parte de sus miembros fundacionales por haber estado, trabajado y apoyado su creación en sus inicios, no puede más que dar testimonio de la importante labor, que tanto para la sociedad como para la Iglesia cristiana, y para un buen elevado número de organizaciones religiosas, espirituales o filosóficas legítimas, lleva a cabo, sin especiales ayudas, los miembros del RIES, a quienes aplaudo y deseo éxito, traducido en la salvaguardia del derecho a la verdad y el crecimiento personal y espiritual sin cercenamientos sectarios destructivos.
¡Ánimo y felicidades!
31/10/16 5:05 PM
  
JHK
Muchas gracias Luis, y todos los que trabajáis para alertar del peligro de las sectas.

Las sectas peligrosas existen y muchos incautos caen en sus redes. Los profesionales que dedican a atender a las víctimas de las sectas, conocen bien el daño que causan.
01/11/16 8:45 AM
  
Pararrollos
Gracias D. Luis por su dedicación. ¡Bienaventurados los perseguidos! La peor secta se llama Ignorancia y RIES es un maravilloso proyecto para acabar con ella. Lo mejor que podemos hacer es recomendar esta página y los libros del Padre Santamaría, o del Padre Guerra. Por cierto, aprovecho para preguntar: ¿no es una broma macrabra el teléfono habilitado para los niños desaparecidos? El 900 300 330 tiene mucho de masonería y ésta mucho de rituales satánicos con niños... Muy bueno el comentario de Echenique. Aunque tal vez deberíamos tener un poco de misericordia e invitar a los burjurilotes a pasar el veranito en Castelgandolfo.
01/11/16 6:59 PM
  
Vicente Jara, OP (RIES)
@Juan G. Biedma
Se agradece leerte Juan, uno de los 3 expertos en sectas con los que aprendí tanto y en mi juventud en estas lides fuisteis mi orientación, junto con Pedro Melero (psicólogo) y cómo no, el sacerdote don Julián García Hernando en el Centro Ecuménico de Madrid.
Más tarde aparecería el psicólogo José María Baamonde desde la Argentina, por si no había ya buen equipo. Y por allí asomaba un seminarista de vez en cuando, un tal Luis Santamaría... :)
Sin duda conoces la RIES como nadie, pensando en ella en sus inicios y en cómo darle forma, elaborando tú y yo los estatutos en el inicio.
Quede aquí en este comentario todo mi agradecimiento, así como las palabras que compartí siempre con Baamonde, cuando éste me dijo "Juan siempre tendrá su sitio en la RIES".
Colega y amigo, desde la RIES, que es tu casa, gracias.
02/11/16 9:22 AM
  
Faby Mata
Dios los bendice x su trabajo!! Gracias!!
..."Bienaventurados los que padecen persecución por la justicia, porque de ellos es el Reino de los Cielos.
Bienaventurados seréis cuando os injurien, os persigan y os calumnien de cualquier modo por mi causa. Alegraos y regocijaos, porque vuestra recompensa será grande en el Cielo: de la misma manera persiguieron a los profetas que os precedieron"...
28/07/17 7:43 PM
  
Jorge Gómez
La palabra "secta" no tiene sentido jurídico, solamente sirve para denostar a aquellos grupos que n comulgan con nuestras ideas. Padre Santamaría, he leído varios artículo tuyos y como sé que no eres un ignorante concluyo que eres un desinformante, publicas datos no confirmados o alterados, quizás con el propósito de generar miedo y que tus lectores pierdan capacidad de ver por sí mismos si tal o cual grupo es peligroso. Dentro de la misma Iglesia hay una multidiversidad de grupos, si es cierto que existe el llamado Yunque creo que tu comulgarías con ellos, por supuesto que no veo en ti una línea de humanismos progresista, tolerante y fiel al amor cristiano como la de Francisco. Que Dios te bendiga y te aminore esa carga de odio que guardas contra todo aquello que es ajeno.
___

Precisamente Luis Santamaría ha escrito sobre El Yunque, qué curioso:
http://centroeu.com/yunque/libro.html
09/09/17 12:57 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.