La mujer que pudo con la paciencia de Santa Teresa

LA PRINCESA DE ÉBOLI Y LA FUGAZ FUNDACIÓN DE PASTRANA

EboliVarios autores nos ayudan a reconstruir este duro episodio de la vida de Santa Teresa de Jesús. J. L. García de Paz en su reseña biográfica de esta interesante princesa española, nos explica que Ana de Mendoza y de la Cerda (1540-1592) era hija única de Diego de Mendoza, Príncipe de Mélito y nieto del Gran Cardenal Mendoza. Diego se casó en 1538 con Catalina de Silva, hermana del entonces Conde de Cifuentes. Ana nació en Cifuentes y murió en Pastrana, por lo que puede considerarse propiamente como alcarreña. Por su educación tuvo un caracter dominante y altivo. Pero también voluble, rebelde y apasionado, como el de los antiguos Mendozas. No hay noticias destacadas de su infancia, salvo la leyenda referente a la pérdida de un ojo por causa de una caida o de la esgrima. Pero este dato no es claro, quizá no fuera tuerta sino bizca. Ciertamente alabaron su belleza, a pesar del parche que la adornaba. El caso es que cuando su boda se la describe como que la novia era “bonita aunque chiquita".

ebSu educación fue nuy influida por las peleas y separaciones entre sus padres, en gran parte debidas al caracter mujeriego de Diego. Ana tomaría partido por su madre. Esta rica heredera fue casada muy joven en 1552 con Rui Gómes de Silva (1516-1573), noble segundón portugués mucho mayor que ella. El matrimonio no se consumó hasta 1557. Ana y Rui vivieron definitivamente juntos desde la vuelta de éste en 1559 y tuvieron seis hijos vivos en los trece años de matrimonio.

Fue una de las mujeres de más talento de su época, y aunque perdió un ojo a causa de un entrenamiento de esgrima, se la estimaba como una de las damas más hermosas de la corte española. Entre las teorías que se barajan sobre la pérdida de su ojo derecho, la más respaldada es la que asegura que la princesa fue dañada por la punta de un florete manejado por un paje durante su infancia. Pero este dato no es claro, quizá no fuese tuerta sino estrábica, aunque hay pocos datos que mencionen dicho defecto físico. En cualquier caso, su defecto no restaba belleza a su rostro; su carácter altivo y su amor por el lujo se convirtieron en su mejor etiqueta de presentación, y ejerció una gran influencia en la corte.

Esta indómita mujer era profundamente celosa de su marido al que amó hasta el fallecimiento del mismo en 1573. Previamente, habían adquirido el señorío de Pastrana (Guadalajara) dispuestos a engrandecerlo, por lo que el soberano concedió a don Ruy el título de duque de Pastrana. Para ello no escatimaron dinero en construir talleres textiles regentados por reconocidos artesanos flamencos y con moriscos expulsados de las Alpujarras como mano de obra. Además enriquecieron la Colegiata a la vez que reurbanizaron la ciudad. La de Éboli quería que su ciudad se convirtiera en un faro de sabiduría por lo que en 1569 no dudó en llamar a Santa Teresa de Jesús para que fundara allí dos conventos.

La gran bioógrafa de la Santa, Marcelle Auclair, nos explica el origen de este proyecto: ”Doña Ana de Mendoza y La Cerda estaba acostumbrada a que sus caprichos se convirtieran en órdenes. Había conocido a Teresa de Jesús allí en Toledo, en casa de su tía doña Luisa, y se había encaprichado con la idea de disponer enseguida de un convento fundado por ella en su ducado de Pastrana… Algo así como exigir a un modista de moda que le hiciera un vestido de la noche a la mañana“. El hecho era que a la puerta del convento había una carroza y el mensajero tenía órdenes de no regresar a Pastrana sin la Madre Fundadora.

Pero desde el principio comenzaron los problemas entre la Princesa y Santa Teresa, pues aquella quería construir los conventos según su gusto personal y no según las exigencias de la Regla del Carmelo reformado. Pero los problemas no pararon allí, como nos narra Auclair:

Doña Ana de Mendoza se empeñaba en imponerle una monja agustina que ella rechazaba porque no estaba dispuesta a recibir en la Orden a religiosas formadas en la observancia de otra Rega; regateaba un día sobre la cuantía de la renta que ella misma había ofrecido otro; discutíoa constantemente sobre los donativos, encontrando mil temas de controversia que hacia degenerar en disputa...”

Los problemas se multiplicaban pero el marido de la Princesa, Don Rui, suavizaba las excentricidades de su mujer, como recuerda la misma Santa Teresa en el Libro de su Vida, fuente directa para conocer los hechos:

“Estaría allí tres meses, adonde se pasaron hartos trabajos, por pedirme algunas cosas la princesa que no convenían a nuestra religión, y así me determiné a venir de allí sin fundar, antes que hacerlo. El príncipe Ruy Gómez, con su cordura, que lo era mucho y llegado a razón, hizo a su mujer que se allanase; y yo llevaba algunas cosas, porque tenía más deseo de que se hiciese el monasterio de los frailes que el de las monjas, por entender lo mucho que importaba, como después se ha visto".

Entre sus caprichos, uno de ellos fue el obligar a la Santa a usar un carromato de lujo para sus desplazamientos. Y ocurrió que un dia, un sacerdote desconocido increpó a Teresa por usar esos lujos y ella se llevó un gran sofocón, prometiéndose no volver a usar sino carros destartalados, lo que cumplió hasta el final de su vida. Ella dejó la fundación con gran congoja de ver lo que allí sucedía, pero lo peor tenía todavía que llegar con la muerte de Don Rui

Explica el autor de “Historia con minúsculas” que tan afectada quedó la noble señora de la muerte de su marido que en medio de su dolor no dudó en querer meterse a monja bajo el nombre de Sor Ana de la Madre de Dios. Cuando la priora del convento se enteró de la noticia horrorizada y de su inminente llegada al convento exclamó: “¡La Princesa monja, ya doy por deshecha la casa!” Sus temores no fueron infundados pues aunque la de Éboli sí ingresó en el convento no lo hizo como una monja más sino que se trajo consigo todo lo que quiso: sus ricas pertenencias, sirvientas, cocineros propios… todo, evidentemente, alejado de la sobriedad y pobreza que predicaba la orden.

Pero pronto se le pasó la congoja pues a los dos meses ya se había aburrido de aquel mundo volviéndose a su palacio. Aun así, mientras estuvo entre aquellos muros siguió comportándose como una persona que estuviera por encima de las demás imponiendo una fuerte disciplina a sus hermanas en oración. Es por ello que cuando Teresa de Jesús se enteró de que la se había ido no dudó en escribir: “He gran lastima a las de Pastrana. Aunque se ha ido a su casa la Princesa están como cautivas… no hallo por qué se ha de sufrir aquella servidumbre.”

Las pobres monjas que se quedaron en Pastrana, en cuanto pudieron, una noche se escaparon a tierras segovianas buscando acomodo en otros conventos carmelitas. Santa Teresa cuenta todas estas peripecias en el Libro de su Vida:

“hasta que murió el príncipe Ruy Gómez, que el demonio, o por ventura porque el Señor lo permitió –Su Majestad sabe por qué– con la acelerada pasión de su muerte entró la princesa allí monja. Con la pena que tenía, no le podían caer en mucho gusto las cosas a que no estaba usada de encerramiento, y por el santo Concilio la priora no podía dar las libertades que quería.

Vínose a disgustar con ella y con todas de tal manera, que aun después que dejó el hábito, estando ya en su casa, le daban enojo, y las pobres monjas andaban con tanta inquietud, que yo procuré con cuantas vías pude, suplicándolo a los prelados, que quitasen de allí el monasterio, fundándose uno en Segovia, como adelante se dirá, adonde se pasaron, dejando cuanto les había dado la princesa, y llevando consigo algunas monjas que ella había mandado tomar sin ninguna cosa. Las camas y cosillas que las mismas monjas habían traído llevaron consigo, dejando bien lastimados a los del lugar.”

Fue en ese momento cuando la princesa se convirtió en enemiga acérrima de Santa Teresa de Jesús. Tanto odió tuvo que en la corte no paraba de intrigar contra ella llegando incluso a acusarla de hereje ante el Santo Oficio por su obra Libro de la Vida a la Inquisición. Aquella aventura religiosa de la princesa por poco hizo que la Santa acabara en la hoguera.

La vida posterior de la Princesa es conocida. Olvidados sus deseos de retiro espiritual, se metió de lleno en las intrigas de la Corte de Felipe II a través de su estrecha amistad con el polémico secretario, Antonio Pérez. De nuevo J. L. García de Paz explica que junto con Antonio, Ana instigó el asesinato de Juán de Escobedo (secretario de D. Juán de Austria) en 1578, logrando la aquiescencia del Rey al convencerle de unas supuestas intrigas de Escobedo. Felipe II conoció los manejos políticos de Antonio Pérez y, con paciencia, fue preparando su caida. Finalmente Ana fue arrestada con Antonio en 1579, desterrada por Felipe II a Pinto, Santorcaz y luego a Pastrana en 1581, donde morirá atendida por su hija menor Ana de Silva (llamada Ana como la hija mayor de la Princesa, se haría monja luego) y tres criadas. En 1582 Felipe II despoja a Ana de la custodia de sus hijos y de la administración de sus bienes. Es curioso que mientras la actitud de Felipe hacia Ana podría tildarse de cruel, siempre protegió y cuidó de los hijos de ésta y su antiguo amigo Rui. Felipe II nombró un administrador de sus bienes y más adelante llevaría las cuentas su hijo Fray Pedro ante la ausencia de sus hermanos.

Tras la fuga de Antonio Pérez a Aragón en 1590, Felipe II mandó poner rejas en puestas y ventanas del palacio Ducal de Pastrana. La Princesa de asomaba una sola hora al día por la reja que daba a la Plaza, que se llama desde entonces Plaza de la Hora. No está tampoco muy claro el porqué de la mencionada actitud cruel de Felipe II para con Ana, quien en sus cartas llamaba “primo” al monarca y le pidiera en uno de ellos “que le protegiera como caballero". Felipe II se referiría a ella como “la hembra". Ana y Rui están enterrados en juntos en la Colegiata de Pastrana.

6 comentarios

  
frayescobabcn
Muy interesante, no sabía de la relación de esta mujer con Sta Teresa..
21/04/15 3:16 AM
  
Guillermo P.F.
Gente tóxica que hay.
21/04/15 6:18 AM
  
Gregory
Hace tiempo pude ver la miniserie sobre Santa Teresa de Jesús protagonizada por Concha Velasco, la princesa de Eboli es presentada como una mujer caprichosa que gustaba de coleccionar místicos de la Iglesia o personas con fama de misticismo.
22/04/15 8:08 PM
  
fermento
Es importante destacar que la Santa, enterada de la caída en desgracia de la princesa y de su prisión, sentía gran compasión por ella y encomendó mucho a sus monjas rezar por ella.
23/04/15 5:11 AM
  
AMM
Muchas gracias, como siempre muy interesante e ilustrativo. Es importante conocer la historia, y, gracias a este blog, podemos conocer tantas cosas que nos son desconocidas.
29/04/15 5:53 PM
  
Luis López
Creo algo exagerada la expresión de que "por poco la Santa acabara en la hoguera".

Lo cierto es que la inquisición, por la denuncia de la voluble, díscola y caprichosa Princesa de Éboli, hizo una indagación y examinó el Libro de la Vida, pero el asunto no llegó más lejos.

No sólo porque el Libro de la vida era ortodoxo (y una verdadera maravilla para los que queremos profundizar en la vida de fe y oración) . También porque la santa, aparte de serlo, gozaba de muy buenas y poderosas amistades.
03/05/15 1:25 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.