9.12.13

Nuestra Señora del Adviento

Hoy por casualidad he descubierto una advocación de la virgen que no conocía y que me gustaría compartir con todos ustedes. Se trata de la advocación “Nuestra Señora del Adviento”.

Cuentan que fue el arzobispo Francis Stafford, en 1991, el que solicitó al Vaticano un día de fiesta dedicado a Nuestra Señora del Nuevo Adviento para la archidiócesis de Denver. La fecha que asignaron como día de su festividad fue el 16 de diciembre.

Tras conocer que el 16 de diciembre se celebraría esta festividad , encargaron al jesuita Padre McNichols la creación de un icono que fue presentada y bendecida por Juan Pablo II durante la
Jornada Mundial de la Juventud de 1993 celebrada en Denver.

Es bonito pensar, ahora que todos los cristianos nos preparamos para una nueva venida del Señor, con qué alegría y estremecimiento se preparó María, la gran protagonista del Adviento, para tan gran acontecimiento, para la fiesta más señalada de su maternidad. Una auténtica maternidad biológica, humana y natural, y, al mismo tiempo, una maternidad sobrenatural. Con su fe, su amor y su cuerpo, da luz a la Vida divina en una maternidad enteramente humana, porque el cuerpo humano de Jesús creció y se desarrolló realmente durante nueve meses en el seno virginal de María. La Virgen Madre aportó a la humanidad de Cristo todo lo que las otras madres aportan a la formación y crecimiento de sus hijos.

Es más, en la exhortación apostólica Marialis cultus, de Pablo VI, recuerda que “los fieles que trasladan de la liturgia a la vida el espíritu del Adviento, al considerar el inefable amor con que la Virgen Madre esperó al Hijo, se sienten animados a tomarla como modelo y a pre­pararse, vigilantes en la oración y jubilosos en la alabanza, para salir al encuentro del Salvador que viene. (…)El tiempo de Navidad constituye una prolongada memoria de la maternidad divina, virginal, salvífica de Aquella “cuya virginidad intacta dio a este mundo un Salvador” (16): efectivamente, en la solemnidad de la Natividad del Señor, la Iglesia, al adorar al divino Salvador, venera a su Madre gloriosa: en la Epifanía del Señor, al celebrar la llamada universal a la salvación, contempla a la Virgen, verdadera Sede de la Sabiduría y verdadera Madre del Rey, que ofrece a la adoración de los Magos el Redentor de todas las gentes (cf. Mt 2, 11); y en la fiesta de la Sagrada Familia (domingo dentro de la octava de Navidad), escudriña venerante la vida santa que llevan la casa de Nazaret Jesús, Hijo de Dios e Hijo del Hombre, María, su Madre, y José, el hombre justo (cf. Mt 1,19)”.

Leer más... »

27.11.13

Yo SI lo he leído

Como Costanza Miriano, soy mujer, esposa, madre, periodista, trabajo dentro y fuera de casa, y por supuesto, soy católica. Pero, a diferencia de ella, no me autoproclamo sumisa, entendiendo por este término la interpretación que la autora de “Cásate y sé sumisa” nos trasluce en su libro: “para elegir una buena mujer hace falta estar seguro de que fuera una mujer “que guste, que se calle y que se quede en casa””.

Es verdad que leyendo su libro- yo si lo estoy leyendo-, coincido con algunas de sus afirmaciones respecto al importante y fundamental papel del genio femenino para la familia y la humanidad; así como la distinción y complementariedad de lo femenino y lo masculino como un todo armonioso, o la difícil situación actual de la mujer al intentar conciliar familia y trabajo, la educación de los hijos, y un largo etcétera de temas planteados.

Leer más... »

20.11.13

Matrimonio:la armonía de las diferencias

El término «armonía» deriva del griego ἁρμονία (harmonía), que significa ajustamiento, unión y combinación de sonidos simultáneos y diferentes, pero acordes.

A esta armonía se refería el Santo Padre Francisco en la homilía que dirigió a los asistentes del Encuentro de las Familia el pasado 27 de octubre:“la verdadera alegría que se disfruta en familia viene de la armonía profunda entre las personas, que todos experimentan en su corazón y que nos hace sentir la belleza de estar juntos, de sostenerse mutuamente en el camino de la vida.

Sólo Dios sabe crear la armonía de las diferencias. Si falta el amor de Dios, también la familia pierde la armonía, prevalecen los individualismos, y se apaga la alegría”.

Así pues, solo si aceptamos, unimos y combinamos los sonidos diferentes, pero acordes, viviremos en armonía. Una armonía, que como bien dijo Benedicto XVI, se realiza sólo gracias al empeño paciente, fatigoso, que requiere tiempo y sacrificios, con el esfuerzo de escucharse mutuamente, evitando excesivos protagonismos y privilegiando el mejor éxito del conjunto.”

Pues bien, el matrimonio es como la música. Cada sonido diferente se necesita para crear una melodía agradable y extraordinaria, un todo, lleno de ritmo, pausas, equilibrio, tiempos, tensión, reposo,…

Leer más... »

29.10.13

10 trucos para recorrer un «Buen Camino»

10 trucos para recorrer un «Buen Camino»

En la Jornada Mundial de la Familia celebrada este domingo, el Papa Francisco nos recordó que «la verdadera alegría que se disfruta en familia no es algo superficial, no viene de las cosas, de las circunstancias favorables… la verdadera alegría viene de la armonía profunda entre las personas, que todos experimentan en su corazón y que nos hace sentir la belleza de estar juntos, de sostenerse mutuamente el camino de la vida. A la base de este sentimiento de alegría profunda está la presencia de Dios en la familia, está su amor acogedor, misericordioso, respetuoso hacia todos. Sólo Dios sabe crear la armonía de las diferencias».

Como muchos de vosotros sabéis hace una semana contrajo matrimonio una de mis hijas. Como no podía ser de otra manera, aprovecho este entrañable acontecimiento para compartir con vosotros la gratitud y felicidad que siento.

Leer más... »

7.10.13

No confundamos el fundamental papel de las mujeres en la Iglesia!!!!

¿Y el papel de la mujer en la Iglesia? – le pregunto al Papa Francisco el P. Antonio Spadaro sj, director de la revista La Civiltà Cattolica, en la entrevista, durante el viaje de vuelta de Río de Janeiro, publicada el pasado 19 de septiembre.¿Cuál debe ser el papel de la mujer en la Iglesia? ¿Qué hacer hoy para darle una mayor visibilidad?

Desde luego, constituir una plataforma política a lo Teresa Forcades… Va a ser que NO!!!

Al contrario. La contestación de Su Santidad fue muy clara.Vino a decir algo asi como que no hay que confundir la función con la dignidad. Y continuaba exhotando en la necesidad de ampliar los espacios para una presencia femenina más incisiva en la Iglesia. Temo la solución del ‘machismo con faldas’, porque la mujer tiene una estructura diferente del varón. Pero los discursos que oigo sobre el rol de la mujer a menudo se inspiran en una ideología machista. Las mujeres están formulando cuestiones profundas que debemos afrontar. La Iglesia no puede ser ella misma sin la mujer y el papel que esta desempeña. La mujer es imprescindible para la Iglesia. María, una mujer, es más importante que los obispos (…) En los lugares donde se toman las decisiones importantes es necesario el genio femenino. Afrontamos hoy este desafío: reflexionar sobre el puesto específico de la mujer incluso allí donde se ejercita la autoridad en los varios ámbitos de la Iglesia.

Y es que…estoy harta de repetirme, es muy cansino, pero parece que hay quien no quiere darse cuenta, las mujeres tenemos un papel especial en “abrir las puertas al Señor, en seguirlo y en comunicar su Rostro, porque la mirada de fe necesita siempre la mirada sencilla y profunda del amor”. Como nos recordaba Juan Pablo II: “la mujer se encuentra en el corazón mismo del acontecimiento salvífico”.

¿Les parece poco? Pues a mí, mujer-esposa, mujer- madre, mujer-profesional, y por supuesto, mujer- católica, me parece que mi papel en la Iglesia tiene mucha más influencia, mucho más peso, que cualquier majadería que se les pueda ocurrir a personajillos… ummm …mejor dejo esta frase sin acabar….

Como se afirma en el mensaje de conclusión del Concilio Vaticano II : “¡Reconciliad a los hombres con la vida … Velad por el porvenir de nuestra especie…. sed guardianas de la pureza, del desinterés, de la piedad… ayudadlos una vez más a guardar la audacia de las grandes empresas, al mismo tiempo que la paciencia y el sentido de los comienzos humildes… a vosotras, que os está confiada la vida, en este momento tan grave de la historia, vosotras debéis salvar la paz del mundo…La sociedad os llama por todas partes”.

Casi ná!!!!