“Mujeres silenciadas”… permiso para llorar

“Es más fácil sacar al niño del útero de su madre que sacárselo de su pensamiento"(J.C. Willke)

Cuando la editorial Sekoita me pidió que redactara una breve sinopsis sobre Mujeres silenciadas: Como se explica el sufrimiento de la mujer que aborta, de Theresa Burke y David C. Reardon, me pareció una tarea rápida y sin complicaciones. Unicamente , me dije, era cuestión de leer el libro y escribir un breve resumen para atraer la atención del lector a su lectura.

Pero, reducir a unas líneas el mensaje valiente y desgarrador de esta obra, su profundo valor, su desdichada novedad, y su planteamiento, no me ha resultando tan fácil como me imaginaba.

En primer lugar, porque, como mujer y madre, la sobrecogedora verdad del aborto que muchos intentan silenciar,y que gracias a Mujeres silenciadas conocemos de primera mano, no me deja indiferente. Es más, gracias a ellos, comprender el dolor y el desasosiego que sufren mis congéneres tras un aborto, sus emociones silenciadas por miedo o confusión, sus depresiones, los pensamientos suicidas, la ingesta de drogas, alcohol para tratar de olvidar , o incluso, los trastornos alimentarios con los que pretenden distraer este acto traumático, perturba mi mente y estremece mi corazón.

Puesto que, en palabras de Theresa Burke: “Cuando una madre es desconectada de su hijo de modo precipitado y violento, hay un trauma natural. Ella experimenta una muerte no natural.
En muchos casos, ella viola su ética moral y sus instintos naturales. Se da un golpe terrible a su imagen de «madre» que nutre, protege y sostiene la vida.
Hay pena, tristeza, angustia, culpabilidad, vergüenza y cólera.
Han aprendido a callarse a sí mismas con el alcohol y las drogas, o a dominar su trauma a través de repetírselo. Algunas renuevan el dolor de su aborto a través de la promiscuidad y de volver a abortar, atrapadas en ciclos traumáticos de abandono y rechazo.
Otras rellenan sus sentimientos a través de desórdenes alimentarios, ataques de pánico, depresión mental, ansiedad e ideas de suicidio. Algunas han sufrido daños físicos y reproductivos permanentes que las hacen incapaces de tener hijos en el futuro.
El aborto es una experiencia de muerte. Es el fallecimiento del potencial humano, de la relación, de la responsabilidad, del apego maternal, de la conectividad y de la inocencia.
Tal pérdida raramente se experimenta sin conflicto y ambivalencia.
Seríamos cortos de mente si pensáramos que puede realizarse sin complicaciones”.

Y en segundo, porque los testimonios íntimos, sobrecogedores y valientes de cientos de mujeres, con secuelas emocionales provoca¬das por abortos, que se recogen en sus páginas, me permite reflexionar acerca del concepto central del libro: “el dolor tras un aborto ni se espera ni se permite en nuestra sociedad”.

Tanto es así, que Theresa Burke afirma en una enrtrevista: “cuando se ponen delante las polémicas, las marchas, las políticas de libertad y derechos, hay aspectos emocionales del aborto que desafían las palabras.
La agonía psicológica y espiritual del aborto es silenciada por la sociedad, ignorada por los medios, rechazada por los profesionales de la salud mental, y despreciada por el movimiento de mujeres.
El trauma post-aborto es una enfermedad grave y devastadora, que no tiene ningún portavoz famoso, ni una película para la televisión, ni ningún show televisivo que sirva de plataforma para hablarlo.
El aborto toca tres temas centrales del propio concepto de mujer: su sexualidad, moralidad e identidad maternal. También implica la pérdida de un hijo, o al menos la pérdida de una oportunidad de tener un hijo. En cualquier caso, esta pérdida debe enfrentarse, procesarse, llorarse”

En definitiva, Mujeres silenciadas, es un libro de lectura obligatoria. Más aún,a pesar de ir más allá de cuestiones políticas, ideológicas, religiosas o morales, en las que debería primar el valor de la vida humana del no nacido, este libro reclama el derecho a la vida del no nacido, el derecho a ayudas que apoyen la maternidad, y por supuesto, el derecho de la mujer a ser informada adecuadamente, y sin tapujos, de lo que es un aborto provocado y de las graves secuelas físicas y psicológicas que produce.

Puesto que: “Hay un lugar en la mujer que
ningún hombre ha conocido.
Un lugar al alcance sólo de Dios,
escondido detrás de los recuerdos del corazón.
(…) Un lugar al alcace sólo de Dios
y unas pocas almas valientes,
con las manos enfermeras,
y corazones orantes.
Que se atreven a acompañarla,
a llorar con ella,
y a mecerla suavemente,
llevándola de vuelta a sí misma…”

Nota: No quisiera acabar esta “no tan breve” reseña sin regalar unas entrañables palabras de Juan Pablo II, a vosotras, mujeres que habéis recurrido al aborto: “Sabemos cuántos condicionamientos pueden haber influido en vuestra decisión, y no dudamos que en muchos casos se ha tratado de una decisión dolorosa e incluso dramática. Probablemente la herida no ha cicatrizado en vuestro interior. Es verdad que lo sucedido fue y sigue siendo profundamente injusto (es decir, que el aborto es un acto grave por cuanto destruye a un ser humano no nacido). Sin embargo, no os dejéis vencer por el desánimo y no abandonéis la esperanza. Antes bien, comprended lo ocurrido e interpretadlo en su verdad. Si aún no lo habéis hecho, abríos con humildad y confianza al arrepentimiento: el Padre de toda misericordia os espera para ofreceros su perdón y su paz en el sacramento de la Reconciliación. Os daréis cuenta de que nada está perdido y podréis pedir perdón también a vuestro hijo que ahora vive en el Señor. Ayudados por el consejo y la cercanía de personas amigas y competentes, podréis estar con vuestro doloroso testimonio entre los defensores más elocuentes del derecho de todos a la vida. Por medio de vuestro compromiso por la vida, coronado eventualmente con el nacimiento de nuevas criaturas y expresado con la acogida y la atención hacia quien está más necesitado de cercanía, seréis artífices de un nuevo modo de mirar la vida del hombre”.

Para más información:

http://www.sekotia.com/libros/libro-mujeres-silenciadas.htm

http://www.youtube.com/watch?v=5mIri6OwzK0

El viñedo de Raquel

15 comentarios

  
crispopa
Un drama, las pobres mujeres.... pero hay esperanza, perdón para todas ellas.

¡qué interesante el libro! gracias Reme
19/04/10 5:22 PM
  
Angeles Robles
Duelo muchas veces provocado por gente externa a la situaciòn, duelos forzados construidos por organizaciones religiosas que insisten en decirle a las mujeres que y como deben sentirse. Asì, una mujer convencida de su decisiòn y sin un gramo de culpa es obligada a sentirse mal a fuerza de repeticiòn, como cuando uno se siente bien y 10 personas le dicen que se ve enfermo, lo mismo; "aunque n o quieras aceptarlo te sientes mal" "aunque lo niegues eres muy infeliz por lo que hiciste" Hay muchisimos estudios psicològicos formales que demuestran que la culpa o duelo que vive na mujer despuès de abortar dependerà de la situaciòn que la haya llevado al aborto, cuando la misma mujer tomò la decisiòn la culpa es nula, las estadìsticas van en un 50-50 a este respecto. Asì que a apoyar a las que viven un duelo y a dejar tranquilas a las que no lo viven, que aunque no les guste o no puedan comprenderlo, no todas las mujeres viven culpas o duelos despuès de abortar, asì como tambièn està cientìficamente comprobado que el instinto materno no es general en las mujeres
19/04/10 6:03 PM
  
Victor Doominical
Realmente deberian aconsejar a todas las mujeres que fueran a abortar sobre todos los trastornos psicológicos que les puede producir.
19/04/10 9:59 PM
  
Luigi

Debemos preocuparnos por el sufrimiento de los maridos que asesinan a sus esposas, sí, o por el arrepentimiento de los terroristas que matan, pero... que se arrepientan tras las rejas.

Lo mismo en el caso de las mujeres que abortan. El supuesto sufrimiento por sus criminales acciones no debe exentarlas de castigo penal.
21/04/10 5:43 PM
  
Hervas
Lo que está científicamente comprobado es que el instinto de matar al hijo no es natural en las mujeres, Angelines.
21/04/10 11:57 PM
  
Elena
El instinto maternal SÍ es general en las mujeres, prueba de ello es que las lesbianas están moviendo mar y tierra para lograr la adopción, y así poder desplegar, aunque egoístamente, una forma adulterada de maternidad. General significa mayoritariamente. Obviamente los márgenes extremos existen en toda la naturaleza humana, y se reconocen, precisamente como fuera de la MEDIA, es decir de lo GENERAL.
22/04/10 7:26 PM
  
Victor Doominical
Hola Elena, con forma adulterada de la maternidad tambien te puedes referir a las instituciones formadas por monjas que cuidan a niños huérfanos, que al fin y al cabo es lo mismo, un grupo de mujeres cuidando con todo el amor y el cariño a unos niños.
23/04/10 11:42 AM
  
cynthia
quiero comprar este libro pero me encuentro en mexico!necesito que me ayuden a conseguirlo por favor
29/04/10 11:57 PM
  
Reme

Cynthia

Pincha el link de la tienda virtual de Sekotia

http://tuslibrosymas.com/product_info.php?cPath=38&products_id=181
30/04/10 4:06 AM
  
Equipo Técnico de InfoCatólica
comentario de prueba de juanjo
01/05/10 10:45 AM
  
mujer
*****
El secreto de la percepción es darse cuenta que que el día de San Valentín o de los enamorados no es más que un capricho comercial para ganar dinero los comerciantes y todos caen en el engaño de que el 14 de febrero hay que comprar un regalo a la pareja, sin embargo se le puede comprar cualquier día del año, o solo se ama verdaderamente en esa fecha?
21/12/10 11:39 PM
  
V28P
*****
Los que dicen que abortar es lo mismo que matar a una mujer o el terrorismo: solo espero que no os veáis jamas en esa situación.
Las mujeres que abortan no lo hacen por gusto, lo hacen por miedo. Un marido que mata a su mujer no la mata por miedo. Un terrorista no mata a miles de personas por miedo.
No opinéis sobre un tema del que no tenéis ni puta idea.
28/04/11 12:48 AM
  
Yolanda
*****
Qué necesario es este libro para todos nosotros, no se puede negar que el aborto es matar a un niño, no me vengan con mentiras, ya está bien, una madre mata a su hijo, nada en este mundo le podrá arrancar desde lo más profundo de su ser ese sentimiento de haber quitado la vida a su propio hijo, mentira lo contrario.
Siempre debe quedar un camino para el arrepentimiento, a pesar de ese dolor, decirlo y admitirlo, porque ese silencio no es más que el interés de los que siguen promocionando que las madres maten a sus hijos, sin cadáver no hay delito, pues sí lo hay y una víctima.
Bravo por el libro y por destapar la realidad que está escondiendo esta sociedad del placer y la felicidad a costa de cualquier cosa.
05/08/11 6:57 AM
  
Johanna
*****
What's up, its fastidious paragraph on the topic of media print, we all know media is a enormous source of information.

Infrared Thermometers
29/10/12 10:24 AM
  
Galsuinda
En España tenemos: proyecto-raquel.com/es

El libro se puede adquirir en: criteriaclub.es/tiendaonline/es/social/869-mujeres-silenciadas-theresa-burke-y-david-c-reardon-9788496899322.html

Sirven a América, también.
24/06/14 8:29 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.