« Cristo me esperaba en la soledad¿Sobra alguien en la Iglesia? »

19.08.08

La perfecta alegría a las tres de la mañana

A las 7:18 PM, por Bruno
Categorías : General

No sé si los lectores conocerán la historia que contaba San Francisco para definir la perfecta alegría. Creo que merece la pena recordarla (la cuento de memoria):

San Francisco dijo una vez al hermano León: “Escribe el secreto de la perfecta alegría”.

Una vez que el hermano León estuvo preparado, San Francisco le dijo: “Si un día viniera un mensajero a traer la noticia de que todos los maestros de la Universidad de París, los grandes sabios de nuestro tiempo, han entrado en nuestra orden… no estaría ahí la verdadera alegría”.

“Si también todos los obispos, arzobispos y clérigos de Europa y, además, los reyes de Francia y de Inglaterra quisieran formar parte de nuestra orden… no estaría ahí la verdadera alegría“.

“Si mis frailes fueran a tierra de infieles y convirtieran a todos a la fe católica y, además, yo tuviera tanta gracia de Dios que pudiera curar a los enfermos y hacer milagros… en todo eso no estaría tampoco la perfecta alegría“.

El hermano León (algo mosqueado ya) le preguntó: “Entonces, ¿cuál es la verdadera alegría?”

“Pues mira, hermano León. Imagina que un día vuelvo, de noche, de un viaje a pie, en medio de un invierno tan frío y húmedo que vengo cubierto de barro, llevo el hábito empapado y me sangran las piernas, y, por fin, llego a la puerta de nuestro convento. Llamo y llamo y nadie me responde, hasta que, finalmente, después de mucho llamar, sale el hermano portero y pregunta: ¿Quién está ahí? Yo le respondo entonces: el hermano Francisco, pero él me dice: vete de aquí, ¿qué horas son éstas de llamar a nuestra puerta? No te dejaremos entrar. Después de insistir, él me vuelve a decir: no te necesitamos, somos muchos y tú no eres más que un simplón y un ignorante. Y yo me humillo y le suplico: Por el amor de Dios, dadme cobijo por esta noche, pero él me vuelve a rechazar y me grita que vaya a pedir a otro sitio.

Si, después de todo esto, yo tuviese paciencia y no me enfadase, sino que lo sufriese por amor de Dios, en eso está la verdadera alegría, la verdadera virtud y la salvación del alma.

Esta historia de San Francisco es, a mi entender, una página magistral y muy profunda del santo de Asís que, además, se aleja bastante de la imagen edulcorada y ecológico-ingenua que se ofrece a veces del mismo. Como todos los santos, San Francisco no se escandalizaba del misterio de Cristo crucificado en el que los cristianos encontramos la salvación.

La cruz es algo esencial para los cristianos, por ello hay que tener mucho cuidado con afirmaciones como la de “bajar a los pobres de la cruz” de La Asociación Ecuménica de Teólogos/as del Tercer Mundo. Es cierto que es justo y necesario trabajar para ayudar a los desfavorecidos, de hecho es un deber para todos los cristianos. Sin embargo, es necesario que seamos conscientes de que eliminar totalmente los sufrimientos de cualquier hombre es imposible. El mismo Jesucristo no vino a quitarnos la cruz, sino a transformarla, a hacerla gloriosa, muriendo por nosotros para que tengamos vida. De ahí la perfecta alegría de San Francisco, que no excluye el sufrimiento, sino que va más allá de él.

Esa perfecta alegría es algo que Dios nos llama a vivir a todos los cristianos. Aunque la Iglesia nos repite a menudo que todos tenemos vocación a la santidad, a ser verdaderos santos con la gracia de Dios, es cierto que al leer la vida de los santos canonizados como San Francisco podemos pensar que lo que ellos hacían es imposible para nosotros.

En parte tenemos razón al pensar así, ya que muchas cosas que Dios pidió a algunos santos no nos las va a pedir a nosotros. Por ejemplo, es muy poco probable que Dios planee una vida de ermitaño como la de San Antonio para un padre de familia. Sin embargo, por otra parte, el hecho de que lo que hacían los santos nos parezca imposible es también señal de que no está al alcance de nuestras fuerzas sino que tiene que ser efecto de la gracia de Dios. Es un regalo y, por escasas que sean nuestras fuerzas o habilidades, de recibir regalos siempre somos capaces.

Voy a contarles como Dios me permitió experimentar el otro día, para mi sorpresa y a muy pequeña escala, esa perfecta alegría de la que hablaba San Francisco.

Para que entiendan los lectores la historia, debo explicar que tengo el sueño muy pesado y que soy bastante vago. Por todo ello y porque generalmente no tiene que despertarse pronto por la mañana, es mi mujer la que se suele levantar por la noche cuando uno de nuestros hijos se despierta y se pone a llorar.

Hace algunos días, me encontraba yo en medio de un periodo de mucho trabajo, que hizo que me tuviera que quedar todas las noches trabajando muy tarde. Una de esas noches, me acosté cansadísimo a eso de la una de la mañana y tras un día de duro trabajo, pensando que al día siguiente me tenía que levantar muy temprano. Como siempre sucede, mi hija eligió esa noche para desvelarse y ponerse a llorar.

Mi mujer se levantó, como suele hacer, y fue a consolarla hasta que se durmiera de nuevo. Esta vez, sin embargo, nada de lo que hacía tenía resultado y, al cabo de un buen rato mi mujer se cansó y vino a despertarme para que fuera yo a dormir a nuestra hija. Supongo que hay personas que, por naturaleza, tienen buen carácter y no se habrían molestado por ello. Yo no soy de esas personas. Me levanté, es cierto, pero iba renegando por lo bajo, pensando en lo cansado que estaba y en el poco tiempo que me quedaba para dormir.

Sin embargo, en ese momento, me acordé de Dios y, en un instante y sin necesidad de ningún esfuerzo de la voluntad ni de ningún buen propósito, me llené de una profunda alegría. Tuve la clara conciencia de que estaba haciendo lo que Dios quería y podía descansar en él, de que ningún problema me podía separar del amor de Cristo. Pude dar gracias a Dios por mi hija, por mi mujer y por mi vida y pasarme rezando todo el tiempo que tuve que estar con mi hija hasta que por fin se durmió. Pocas veces he sentido tanta paz como en esa hora en vela a las tres de la mañana.

Tal como lo he experimentado, lo cuento. La verdadera alegría no se encuentra en vivir bien o en tener todos los problemas resueltos. Dios la regala a quien quiere. Sólo hay que acordarse de Él y, a pequeña escala, podremos experimentar algo de lo que vivió San Francisco. No se lo pierdan.

37 comentarios

A petición de Cristhian, que quería que escribiera algo sobre la alegría, recupero este artículo que escribí hace tiempo.

Se pueden decir muchísimas más cosas sobre la alegría cristiana, claro está, pero quizás esto anime a los lectores a hablar un poco de su experiencia.
19/08/08 7:19 PM
Tomo nota de la esencia de lo que dices y no estoy en desacuerdo básicamente.

Pero me ha molestado mucho lo que has dicho respecto a la expresión "bajar a los pobres de la cruz". Claro que es nuestro deber bajar a los pobres de la cruz. Tenemos que pasar como Jesús haciendo el bien y librando del sufrimiento a quienes podamos aliviárselo. El sufrimiento inevitable que conlleve esa actitud será la cruz que habrá que llevar con alegría, no otra.
De modo que mientras que no pongamos toda nuestra inteligencia y energía a la labor de discurrir cómo evitar que mueran de hambre o de sida montones de seres humanos ante la indiferencia general, no creo que tengamos derecho a andar matizando las expresiones de los demás, expresiones totalmente justas, porque somos nosotros los que estamos volviendo a crucificar a Jesucristo al permitir esa cruz del prójimo.
Paz y bien.
19/08/08 7:47 PM
Comentario de cristhian
La alegria cristiana, bien lo pones es un don, y es algo que al que Dios se lo da y se vuelve "efecto permanente" jajajaja es algo impresionante.

Conozco a uno, que ni siquiera es católico creo yo o a saber, pero es uno de los pocos que yo podría decir este hombre hoy este día es cristiano. Pues bien a ese tipo tu lo ves y te lo transmite, no te estoy hablando de alguien que anda sonriendo baratamente.

Es algo que se huele, que lo transpiran, sin esfuerzo, algo que te contagia paz, que te recuerda que Dios es bueno.

Yo he tenido también mis chispazos, y como no, con quien mas jejejeje esposa e hijos y la comunidad, pero han sido cosas puntuales, aun no ha vencido Dios tanto mi naturaleza como para hacerlo un modo de vida.

La alegria cristiana es una maravilla. (iba a decir fantastica pero RNA me lincha jajajajaja ;) )

19/08/08 7:59 PM
Asun:

No es realmente el tema del artículo, pero intentaré responderte.

Supongo que es evidente que no niego que haya que ayudar a los demás en sus sufrimientos (de hecho, digo explícitamente que hay que hacerlo), lo que critico es hablar de "bajar de la cruz" a los demás.

Razones por las que creo que es inapropiada:

- Es una forma de hablar totalmente ajena a la Escritura y a la Tradición de la Iglesia, que hablan, generalmente de lo contrario ("Estoy crucificado con Cristo", "la Cruz es el árbol de la salvación", etc.)

- En el momento en que Cristo podría haber bajado literalmente de la cruz a alguien (el Buen Ladrón), no lo hizo. Lo que hizo fue transformar su sufrimiento, dándole la esperanza y la promesa del Paraíso en su compañía

- Esa expresión supone que el verdadero problema fundamental de los que viven en países pobres es su pobreza (por eso, aliviar esa pobreza sería "bajarlos de la cruz"). Los cristianos sabemos que el problema fundamental de todo hombre, rico o pobre, es mucho más profundo y radica en su separación de Dios por el pecado y la muerte. Cristo ha salvado al hombre transformando la cruz, por su propia entrega al Padre, de elemento de muerte en camino de Vida eterna.

Por todo eso, creo que el cristiano debe ayudar a los demás todo lo que puede y aún más que lo que puede (con la ayuda de Dios), pero no debe tener la soberbia de pensar que va a solucionar la vida de los demás, "bajándoles de la cruz". Me da la impresión de que es una sutil tentación de soberbia, haciéndonos a nosotros mismos salvadores de los demás, en lugar del único Salvador que es Jesucristo.

Quizá Cristhian, que viven en un país con mucha pobreza, pueda darnos su opinión.

Espero haberme explicado bien.
19/08/08 8:19 PM
Cristhian:

He oído decir alguna vez que el cristianismo se transmite por "envidia". Una persona ve a un cristiano que tiene esa alegría que es un don de Dios y dice: "Yo quiero tener lo mismo".
19/08/08 8:21 PM
Comentario de deprisaycorriendo
Siempre que oigo este relato comprendo lo lejos que estoy de santificar mi vida. Hay algo dentro de mí que no desea sufrir. Me quejo como Job. Sin embargo, sigo el camino de Francisco, ofrezco la situación a Dios.

Pero ahí no hay alegria. Aunque si creo en la perfecta alegría y en la comunión con Dios. Lo he podido percibir, a pesar de mis debilidades. Y he sentido un enorme gozo por ello.

Gracias, Bruno.

Respecto a los pobres, sólo puedo decir lo mismo que asun. Hay que poner todos los medios posibles, aunque sabiendo bien que somos seres limitados. Algunos se creen que pueden solucionar el mundo. Y en el mundo está el mal que venció Cristo con la Resurrección no sin antes someterse a la muerte y muerte de cruz.

19/08/08 8:40 PM
Bruno:

ya que no es el tema, simplemente me sumo a asun y discrepo de los párrafos 1º y 3º con guioncitos de tu explicación posterior. Dejémoslo para otra ocasión

Me ha encantado el ejemplo de alegria cristiana que pones porque hace años fue una tortura que de no haberse ofrecido a Dios no habríamos aguantado tantos años: mis hijos jorobaban una noche detrás de otra, especialmente en los días más agobiados de trabajo, estrés o dolor de muelas.

Conozco una persona que sabe transformar su propio dolor en alegría tan admirablemente y, algo aún más heróico: transmitirla a los demás, no ya para aliviarles las penas, sino para que las olviden, para que se les diluyan. No estará en un santoral nunca pero para mí es un ejmplo de lo que es la santidad. Y lo de admirable es literal: te deja suspensa el alma sin que te sepas explicar cómo puede transformarse y transformar a los demás en el dolor.

Y gracias a esa actitud y aptitud ha hecho meditar a más de una persona no creyente acerca de la razón última de tan poderosa aceptación alegre de lo que la mayoría de la gente viviría con una rebeldía rabiosa. Es una fuente de paz conocer personas así, si es que hay más.
19/08/08 10:00 PM
Comentario de cristhian
Hablando de la pobreza, creo que hay que quitarle el "romanticismo" al asunto, porque te diré algo que he visto con mis ojos: ni todos los pobres son "humildes" ni todos los ricos son "soberbios" jajajajaja es mas muchas veces es todo lo contrario.

He visto gente vivir años en la iglesia, ser reedifcados por ella, reconstruidas sus vidas, encontrada la alegria y sin embargo seguir tanto o mas pobres que antes (economicamente hablando).

Siempre que oigo lo de quitarle la pobreza a la gente o peor aun decir lo mas soberbio de todo "quitarle el sufrimiento". Me acuerdo de una iglesia que no se si llamarla evangélica que se anuncia aca por televisión con un su gran rotulo que dice PARE DE SUFRIR por $15 dolares le mandamos medio litro de aceite santo de israel para esto y aquello, jejeje o por $20 dolares le enviamos este crucifijo hecho con la madera sagrada del Jordan jajajajajaja.

Por eso me encanta la iglesia, hace caridad con los pobres pero nunca pierde de vista que lo que mas necesitan es el amor y la redención que solo Dios puede dar.
19/08/08 10:22 PM
Comentario de cristhian
La alegría cristiana es contagiosa, tienes razón Bruno. ¿Quien va a querer entrar a un lugar donde todos son unos amargados y gruñones? El primer gran testimonio silente es la alegría.

Hay gente que se empeña en ser un "cristo de estampita" esos que tienen los ojos como vistos para arriba, en actitud sufriente. Y andar clavados en detallitos y detallitos y detallitos y mucha ley y poco amor.

Cuando el evangelio es la buena noticia, algo que te lleva a la verdadera alegria, no a la alegria alienante del mundo, si no a la verdadera, a esa que te cambia el modo de ver todo.

Y antes de intentar cambiar el mundo, hay que empezar a ver los de cerquita: la esposa o el esposo, los hijos, los compañeros de trabajo. es decir con los que vivo mi dia a dia en la vida real, ¿que les transmito yo del evangelio a todos con mis actitudes?
19/08/08 10:29 PM
Estimado Bruno,

sencillamente, NO se puede bajar a nadie de la Cruz.
Están, estamos, clavados.

19/08/08 11:40 PM
Comentario de Juan Antonio
Bruno,

En lo de "bajar de la cruz" estoy teniendo un "dejà vu". Deberías haber empezado el post definiendo, como en el anterior.

Respecto al post, me ha gustado mucho la historia. Y lo que más me llama la atención es lo siguiente. Si en vez de poner a San Francisco pusieras a un monje budista, un gurú o similar, y modificaras convenientemente la historia, pasaría perfectamente, ¿no crees?

Lo cual es una prueba de que no hay que irse a Oriente para buscar sabiduría (como está tan de moda, qué rabia me da) sino que la tenemos más cerca, sólo que minusvalorada.
20/08/08 12:17 AM
Comentario de cristhian
jajajaja no te parece Juan Antonio que hasta en eso nos parecemos al hijo prodigo, nos vamos lejos a buscar lo que siempre hemos tenido y siempre ha sido nuestro.
20/08/08 12:25 AM
Comentario de Unitas
Gracias, Bruno. El Señor te visitó y te visita con las interrupciones del sueño y con los montones de obras de misericordia hechas por tus hijos día a día. Y en ese día te visitó además con esa especial experiencia de alegría en la Cruz. Se me ocurre también que agradecer al Señor sus dones es recordarlos, así que en otras noches en que no tengas-tengáis esa paz y alegría sensibles, recordaréis que en verdad estás-estáis haciendo lo que Dios quiere y así descansar en Él, con paz y alegría aunque sin sentirla.
20/08/08 12:47 AM
RNA:

Me ha gustado que Cristhian propusiera lo de la alegría cristiana, porque creo que, cuando es verdadera, es un signo clarísimo de la presencia de Dios, ya sea a pequeña escala, como el ejemplo que contaba, o de forma "sobreabundante", como la persona que tú mencionas.

También me gusta siempre escuchar que tienes presente a Dios en tu matrimonio y que ves las cosas que pasan en él a la luz de la fe.

Un saludo
20/08/08 9:52 AM
Por cierto, tras las repetidas peticiones de todo el mundo, hoy tendremos otro relato de conversión.
20/08/08 9:59 AM
Gracias, Bruno:

te advierto que el caso que cuentas de las tres de la mañana es también un ejemplo de "sobreabundancia". Lo de lsas 3, las 4, las 5 de la mañana, y na que con dolor de muelas rabioso, o con una una gastroenteritis, o teniendo que entregar un tarbajo aún inacabado, y tener sueño atrasado de semanas, y el niñito llorando... un día, otro día, otro día... O te asiste Dios acompañado de toda la corte celestial o acabas pidiendo la canonización de Herodes.
20/08/08 10:16 AM
Comentario de ricardo
Al leer el relato de san Francisco, me ha venido al pensamiento, una frase del diario de Gabriela Bossis El y Yo, que relata sus conversaciones con Jesus, y que es un modelo para la oración contemplativa, que dice lo siguiente:

"Despréndete de las cosas pequeñas. Ten el valor de darlas. Mas tarde encontrarás otras mas grandes..."
20/08/08 10:18 AM
Comentario de anarico
Además de los consabidos, ya tópicos de: ".. El mismo Jesucristo no vino a quitarnos la cruz, sino a transformarla, a hacerla gloriosa, muriendo por nosotros para que tengamos vida. De ahí la perfecta alegría..." Creo este post nos introduce y permite tratar con cierta propiedad, de lo que S. Pablo nombra como " la doctrina de la justicia" en Hebreos 5, (13-14)...(El que todavía está en la leche, no tiene experiencia de la doctrina de la justicia, porque es aún niño....¿ Era S. Francisco suficientemente experimentado? ¿Qué tenía S. Francisco en su inteligencia en el momento que cuenta la historieta? Para mí, ésta es una cuestión clave, pues hasta que no tengamos ésa inteligencia, vamos a estar fuera de los que de verdad cuentan en el Cielo. Creo que alguién que sepa: nos debe una explicación.
20/08/08 3:33 PM
Quizá no hay que bajar a nadie de la cruz pero sí podemos ser cireneos y veónicas; ¿no es un deber serlo?
20/08/08 4:50 PM
JA:

Lo que dices de irse a oriente a buscar lo que hay aquí, lo señala muchas veces Chesterton, por propia experiencia. En Europa, muchas veces la gente es incapaz de ver el cristianismo como es, porque lo ven con ojos de rutina, aburrimiento, falsos prejuicios heredados, etc., por eso es necesario, a veces, alejarse muchísimo de la Iglesia para, al volver, ver el cristianismo otra vez como algo nuevo.

En cuanto a que el relato funcionaría igual con un monje budista, sólo estoy de acuerdo en parte. Todas las religiones, como es lógico, intentan responder al problema del sufrimiento humano. Sin embargo, la respuesta que dan no es ni mucho menos la misma.

El budismo busca, ante todo, evitar el sufrimiento y, para ello, está dispuesto a renunciar a cualquier cosa, a los deseos e incluso a la misma persona humana, que debe desaparecer fundiéndose en el Nirvana.

En cambio, el cristianismo se encuentra con la inmensa sorpresa de que Dios ha intervenido en nuestra Historia y ha "quitado el aguijón" a la muerte y el sufrimiento, convirtiéndolos en camino de amor a los demás y de vida eterna. Por eso, el cristiano no tiene como finalidad fundamental huir del sufrimiento, sino vencerlo con Cristo, unir su propia cruz a la Cruz gloriosa de Cristo. El sufrimiento de cada uno, unido al ofrecimiento de Cristo, tiene un valor infinito para la salvación del mundo.

Un saludo.
20/08/08 6:57 PM
Anarico:

Me temo que no te he entendido.

RNA:

Totalmente de acuerdo.

Ricardo:

Nunca había oído hablar de Gabriela Bossis, pero lo que acabo de ver en Internet me ha gustado mucho.
20/08/08 7:14 PM
Comentario de cristhian
Jejejejee esto de los post es toda una divierta bruno jejejeje si ves empezamos hablando de la alegria, después nos pasamos al sufrimiento, y de alli a la conveniencia de la cruz (Que en el cristianismo casi que sinonimos los tres pero igual divertida la traslacion jejejeje)

Pero igual empezamos hablando de algo y no se como ni porque terminamos hablando de otra cosa jejejejeje
20/08/08 7:24 PM
Cristhian:

Es interesante. Como cada persona tiene sus propios puntos de vista y sus propias preocupaciones, nunca se sabe dónde vamos a terminar.

Por cierto, ¿conoces al P. Omar, que es sacerdote en una parroquia de San Salvador? Es un buen amigo de mi familia.
20/08/08 7:54 PM
Comentario de anarico
Bruno:
Me parece que está clara mi pretensión. A partir de las experiencias que nos cuentas, propia y de S Francisco, de cansancio (sacrificio) y la resultante alegría; me pregunto si existe una relación más profunda e interesante a tener en cuenta. Y me ha venido a la memoria en este momento lo de "la doctrina de la justicia" que así llama también S. Pablo al Cristianismo. Y me pregunto, ¿puede existir relación entre una cosa y la otra?
Prácticamente, a todo el mundo le he oído eso de" Cristo murió para que tengamos vida",... y todas esas cosas que tanto se dicen, amor amor amor, y que yo creo que, a veces, demaseado a la ligera, etc, etc. Pues aprovechando la ocasión, le pido a cualquiera de los visitantes de este blog, que tengan la bondad de aclararnos un poquito eso de la doctrina de la justicia que dice S. Pablo; porque, como, repito y no censuro, lo de amor amor amor lo oímos todos los días. Y tal vez, sería conveniente para todos escuchar todas las partes de la doctrina, pera así comprenderla mejor y, ser más eficaces en todo.
Saludos
20/08/08 8:12 PM
Comentario de cristhian
Omar? que apellido tiene, aca hay muchos sacerdotes y seminaristas españoles, no sabes en que parroquia esta?
20/08/08 8:27 PM
Pues yo tampoco entendí a anarico y sigo sin entenderlo ahora. Es que no sé aqué te refieres con "oír todos los días amor amor amor"
20/08/08 9:00 PM
Comentario de anarico
"Pues aprovechando la ocasión, le pido a cualquiera de los visitantes de este blog, que tengan la bondad de aclararnos un poquito eso de la doctrina de la justicia que dice S. Pablo". Así queda el soneto más cortito.
20/08/08 9:16 PM
Cristhian:

No es español, es salvadoreño. Vino aquí a España a estudiar la licenciatura en Teología. Es joven, profesor de patrística en el Seminario y coadjutor en la parroquia de Nuestra Señora de la Luz.

Anarico:

Ahora tengo que acostar niños, etc. Intentaré dar mi opinión mañana por la mañana.

Un saludo.
20/08/08 9:43 PM
Comentario de cristhian
acostar niños a las diez de la noche????? madre mia!!!! nunca voy a entender los horarios de los españoless jjajajaja un dia de estos que RNA contaba que veian television a las 2 d ela mañana pensaba que diferentes son las rutinas de todos nosotros segun los paises.

Aca oscurece a las 6 de la tarde (todo el año) y ya a las 9 o 9 y media ya no circulan los buses, hay poca gente en la calle y todos en sus casa durmiendo jejejejeje.

Mis hijos se acuestan a las 7 y media o mas tardar 8 y se levantan a las 6. Nosotros por cosas de la iglesia a veces andamos despiertos tipo 11 o 12 pero eso ya es desvelada y al dia siguiente ando como que me hubiera atropellado un camion jajajaja
20/08/08 10:18 PM
Cristhian, no creas que lo de las 2 de la mañana es habitual: son vacaciones y mis hijos ya tiene 17 y 11 años, los de Bruno son pequeñitos. Pero durante el curso los míos tampoco se acuestan antes de las 10. Nosotros, los españoles, seremos raros,pero vosotros... vaya unas horas de retirar los buses
20/08/08 11:51 PM
Comentario de cristhian
Es que aqui la delincuencia es brutal RNA, BRUTAL.

Hechale pluma casi 4 mil muertos anuales solo por delincuencia comun, es decir 12 muertos diarios en un pais de 20,000 km cuadrados y 4 millones de habitantes.

Los motoristas de bus tienen que pagarle cuota diaria a los de las pandillas para que los dejen circular, de lo contrario los matan (como en la pelicula de mafiosos mas violenta que hallas visto).

Lo bueno es que aquí te acercas rápido a Dios, jejejejeje o te acercan otros a El jajajajaja.
20/08/08 11:58 PM
Cristhian,
De todas maneras, nosotros cambiamos el horario oficial. Aquí en verano se pone el sol cerca de las diez de la noche, porque en realidad deberían ser las 8 por la luz solar. En invierno tenemos una hora de desfase y en verano dos. En pleno invierno sí que oscurece a las 7 de la tarde, que son las 6 por luz solar.
Te hablo del sur de España.
Pero a parte de eso somos un país trasnochador, especialmente en verano.
Aunque cuando no se sale no es habitual seguir despierto tan tarde.
Buenas noches.
21/08/08 1:12 AM
Comentario de cristhian
aca cuando oscurece tarde, digamolo asi, es que el sol se esta poniendo a las 6 y media y temprano a las 5 y 45.
21/08/08 1:15 AM
Pero entonces amanecerá tempranísimo. También a las 6, supongo.
Aquí en verano es posible que amanezca antes de esa hora por el sol, pero la difencia con el horario oficial hace que a las 6 sean las 8. En invierno los días son mucho más cortos.
21/08/08 11:54 AM
Comentario de Juan Antonio
Bruno,

si hilas tan fino estoy de acuerdo contigo, la forma de pensar en el cristianismo no es la misma, por supuesto.

Hoy me ha sido bastante útil recordar este post para no cabrearme demasiado cuando el perro ha vomitado en mi coche. No he conseguido alegrarme pero bueno... no me he enfadado ni mucho ni mucho rato.
21/08/08 4:15 PM
JA:

Solo era una pequeña precisión, que me parecía relevante. Sin duda, en lo esencial que señalabas (que se busca la novedad por la novedad y lo exótico por lo exótico), no podía estar más de acuerdo contigo.

Lo siento, pero no he podido evitar reírme cuando he leído lo del perro.

En el coche, que es una fuente habitual de enfados para casi todo el mundo, a mí me resulta muy útil, cuando algún otro conductor me hace una mala pasada, en lugar de quejarme, protestar o ponerle verde, decir: Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo. A fin de cuentas, yo quiero que mi vida entera sirva para gloria de Dios y no para llegar pronto a los sitios, para conducir cómodo o para que todo sea perfecto, así que, si esa mala jugada del otro hace que yo dé gloria a Dios, bienvenida sea. Es una tontería, pero a mí me sirve.

...quizá podrías ir pensando en colocar bolsas para el mareo para perros en tu coche. :)

Un saludo.
21/08/08 6:31 PM
Comentario de Antonio
Me ha gustado mucho tu historia... Sí, esa es la perfecta alegría, basada en el amor, conocedora de cuánto nos da Dios. Leí en una ocasión que Jesús, durante su agonía, estaba inmerso en un mar de amargura pero también en un abismo de gloria. Él Mismo decía: "Ahora va a ser glorificado mi Padre". Gracias por compartir esta vivencia.
27/11/12 2:07 PM

Dejar un comentario


Tu dirección email NO será mostrada en este sitio.
(Los saltos de línea se conviertan a <br />)
(Nombre, email y página web)
  • No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.
  • Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Bruno Moreno

Bruno Moreno

Bruno Moreno es laico y ha sido bendecido por Dios con tres hijos y una esposa mucho mejor de lo que merece. A pesar de su escasa habilidad literaria, se empeña en ofrecer al mundo sus ocurrencias sobre todo y nada en este blog, siempre desde la fe católica y la razón. También colabora regularmente con Radio H.M. Para purgar sus pecados, forma parte del Consejo de Redacción de InfoCatólica.

Su correo electrónico es espadadoblefilo@hotmail.com.



En este blog

Libros escritos por Bruno Moreno


Romero a Roma

Bruno Moreno

Precio: 12,50€ papel

Precio:  4,00€ electr.

Carmina Catholica

Bruno Moreno

Precio: 10,90€ papel

Precio:  4,00€ electr.

El hilo invisible

VV. AA.

Precio: 12,95€ papel

Precio:  4,00€ electr.

El aborto: la vergüenza de nuestra época

Bruno Moreno

Precio: 12,50€ papel

Precio:  4,00€ electr.

-

Libros recomendados por Bruno


Julio 2014
Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
 << <   > >>
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      
Quiénes somos | Contacta con nosotros | Política de Cookies | Aviso Legal y Condiciones de Uso