La Reforma hizo un gran daño a la comprensión de la Escritura

En su discurso en Lund (Suecia) con motivo del 500º aniversario de la Reforma protestante, el Papa Francisco dijo ayer: “Con gratitud reconocemos que la Reforma ha contribuido a dar mayor centralidad a la Sagrada Escritura en la vida de la Iglesia”.

Entiendo que, en este tipo de ocasiones, los discursos son protocolarios y tienden a evitar todo aquello que pueda molestar a los anfitriones, pero, con todo el respeto, me gustaría señalar que la realidad es exactamente la contraria. El bienintencionado deseo de llevarnos bien con los protestantes no puede justificar que nos traguemos la leyenda negra que los antepasados de esos mismos protestantes inventaron como propaganda en favor de sus tesis heterodoxas.

Los protestantes generalmente piensan, y afirman sin el menor rubor, que la Iglesia Católica ocultó la Biblia durante siglos al pueblo cristiano, hasta que llegaron los grandes héroes Reformadores, que tradujeron la Biblia para que todo el mundo pudiera entenderla. Hasta cierto punto, es normal que los protestantes se crean su propia propaganda, pero lo triste es que muchos católicos se hayan tragado ese bulo, que no tiene más que un lejanísimo parecido con la realidad.

En España, por poner el ejemplo que nos resulta más cercano, la Biblia estaba ampliamente difundida gracias a la labor de la Iglesia desde los orígenes del cristianismo. No olvidemos que la lengua vulgar de la época era el latín. ¿Y qué hizo la Iglesia? Lo que haría innumerables veces después, traducir la Escritura a esa lengua vulgar latina para que la gente que la entendiera, ya que no hablaban griego. Del siglo III data una versión propia española, la Vetus Latina Hispana, en uso hasta que se generalizó la Vulgata de San Jerónimo en el siglo V.

De la Baja Edad Media se han conservado muchas biblias, como por ejemplo la Biblia Gótica Emilianense del siglo VII, conservada en San Millán de la Cogolla (además de otras dos biblias, tres salterios, tres exposiciones del Apocalipsis, dos comentarios a los salmos y varios evangeliarios de distintas épocas), diversas biblias mozárabes como la Biblia Visigótica del Colegio de San Ildefonso de Alcalá del siglo IX (que recogía tanto la Vulgata como la Vetus Latina, con notas al margen en árabe), el códice legionense del siglo X y la Biblia de Ávila, la Biblia Románica de Burgos y la Biblia de la Colegiata de León del siglo XII, entre otras muchas.

Contra las leyendas protestantes, durante la Edad Media la Biblia era sin duda el libro más leído en Europa. O mejor dicho, los libros de la Biblia, porque a menudo circulaban por separado, debido a lo voluminoso de los libros manuscritos. Cuando uno lee a los autores medievales, lo que más llama la atención es su uso constante de los textos bíblicos. En muchos autores, sobre todo los monásticos gracias a la repetición constante del oficio divino, prácticamente la mitad de las frases son citas explícitas o implícitas de la Escritura. Como la mayor parte de las personas no sabían leer (en ningún idioma), el arte medieval se empeñó en divulgar la Escritura por medio de las pinturas, vidrieras, estatuas y tallas religiosas. Cualquiera que conozca algo de la cultura medieval sabe que tanto los textos literarios, como los teológicos y la misma cultura popular rebosaban de contenido bíblico a un nivel prácticamente inalcanzable para los cristianos modernos.

Conforme el latín se fue haciendo menos comprensible para la gente, la Iglesia se fue adaptando a la nueva situación. Al comienzo mismo de la aparición de las lenguas romances como lenguajes separados del latín, el Concilio de Tours del año 813, por ejemplo, aprobaba ya y fomentaba las traducciones a las nuevas lenguas romances y bárbaras (rusticam romanam linguam aut theodiscam quo facilius cuncti possint intellegere quae dicuntur). En el año 863, los santos Cirilo y Metodio tradujeron la biblia al eslavonio antiguo, inventando para ello el alfabeto cirílico.

En España, ya durante la dominación árabe, la Biblia fue traducida al árabe para los cristianos mozárabes. En cuanto al castellano, la Biblia se tradujo a esta lengua romance en el siglo XIII, en tiempos de Alfonso X el Sabio (la famosa Biblia alfonsina). Se trató de la primera Biblia completa en un idioma europeo que no fuera el latín, aunque antes ya se había traducido el Nuevo Testamento (biblias prealfonsinas). También en el siglo XIII, el rey Alfonso III de Aragón encargó la traducción de la Biblia de Montjuich al catalán (medio siglo después, Fray Romeu Bruguera publicó el Salterio en mallórquín). A eso hay que añadir otras traducciones parciales, como el salterio de Hermán obispo de Astorga, de la escuela de traductores de Toledo, realizado a partir del texto hebreo y latino.

Posteriormente, en el siglo XV, el rey de Aragón Alfonso V mandó traducir de nuevo la Biblia al castellano, esta vez utilizando el texto hebreo. También en el XV, como uno de los primeros libros impresos en España, se publicó la primera Biblia en valenciano, con traducción del cartujo Fray Bonifacio Ferrer, hermano de San Vicente Ferrer. Asimismo, la Orden de Calatrava encargó otra traducción del Antiguo Testamento a un erudito judío, Moisés Arragel, con comentarios de dos teólogos católicos (Fray Arias de Encinas y D. Vasco de Guzmán), la llamada Biblia de la Casa de Alba. La denominada Biblia del Rabino Salomón, obra probablemente de un converso, contiene una traducción castellana del Antiguo Testamento. El Marqués de Santillana encomendó asimismo una traducción del Evangelio y las Epístolas paulinas a Martín Lucena, judío converso toledano.

A comienzos del siglo XVI, el sacerdote español D. Ambrosio de Montesinos publicó una recopilación de casi un millar de textos bíblicos traducidos al español. Por esa misma época, el cardenal Cisneros promovió la monumental obra de la Biblia Políglota Complutense, que ofrecía el texto hebreo, arameo (caldeo, en la terminología de la época), latín y griego, junto con un diccionario hebreo-latino y un diccionario etimológico bíblico (su texto griego fue el primero impreso del mundo). En 1527, se publicó la Biblia de Quiroga, una traducción al castellano del Antiguo Testamento de la Vulgata, llamada así por el cardenal Quiroga. También los misioneros católicos en el nuevo mundo fueron traduciendo textos bíblicos a las lenguas indígenas; es especialmente relevante el caso del Evangeliario de Fray Bernardino de Sahagún escrito en latín, nahuatl y otomí (lenguas mexicanas), descubierto recientemente en Toledo.

Cosas similares podrían decirse de otros países europeos. La primera biblia portuguesa, o Biblia del Rey Dionisio I, se publicó en el siglo XIII. En francés, tras la versión inacabada de Jean le Bon a mediados del siglo XIII, se publicaron la Bible historiale de Guyart des Moulins en 1297, la Biblia de Carlos V en el siglo XIV y Nouveau Testament de Buyer y la Bible de Jean de Rély en el XV. Las primeras traducciones parciales polacas datan del siglo XIII y posteriormente destacan el Salterio de San Florián y la Biblia de la Reina Sofía, entre otras. En italiano y sus dialectos, podemos citar la Biblia de Malermi de 1471 o el Nuevo Testamento de Fray Zacarías de Florencia en 1542. En inglés, hubo múltiples traducciones (completas o de algunos libros bíblicos) al inglés antiguo, como las de Beda el Venerable, Aldhelmo de Sherborne o el Abad Aelfrico, el salterio Vespasiano, el Psalterium Triplex (latín, inglés antiguo y anglonormando), los preciosos Evangelios de Lindisfarne o los Evangelios de Wessex (en el dialecto del sajón occidental), entre otros. En inglés medio, podemos recordar el Ormulum o el salterio de Richard Rolle. Finalmente, en inglés moderno, no podemos olvidar la majestuosa versión Douay-Rheims del siglo XVI.

En alemán… Mucha gente piensa que Lutero fue el primero en traducir la Biblia al alemán. ¡Ja! Se han conservado un millar de manuscritos de traducciones medievales al alemán de los libros de la Biblia anteriores a Lutero. Desde la primera, hecha por Wulfila en tiempos de los godos, pasando por Carlomagno, hasta la Biblia de Ausburgo, la Biblia de Wenceslao o la Biblia de Mentel (que tuvo 13 reediciones antes de la Reforma protestante), con un total de unas veinte versiones diferentes de la Biblia completa, más un centenar de versiones de los Evangelios y una quincena de salterios. Asimismo, hubo versiones en los distintos dialectos alemanes, como el renano, el bajo alemán, el dialecto de Lübeck o el bajo sajón.

A partir del siglo XVI, sin embargo, estas traducciones se hicieron mucho menos frecuentes en el catolicismo. ¿Qué sucedió? La Reforma protestante, que fue un durísimo golpe para esta labor de traducción. Y no era para menos. La herejía protestante, que dividió a Europa en dos, se basaba precisamente en interpretaciones privadas de la Biblia, contrarias a la Tradición de la Iglesia, que es la única que permite entender la Escritura en su contexto. Cada reformador hacía su propia traducción, introduciendo en ella sus propios prejuicios y herejías, ya fueran wycliffitas, hussitas, lolardos, anglicanos, calvinistas, luteranos, zuinglianos, presbiterianos o anabaptistas. Lutero, por ejemplo, introdujo el inexistente “sola” junto a la fe en su traducción de Rom 1,17 porque lo decía él, “contra todos los asnos papistas”. La Biblia protestante Reina-Valera, si no recuerdo mal, tiene el dudoso honor de haber traducido la misma palabra griega παράδοσις (paradosis) por “tradición” cuando la frase era peyorativa y por “doctrina” cuando era elogiosa, como en 2Tes 2,15.

Ante esa situación, multiplicada por la difusión de la imprenta, la Iglesia tuvo que poner el freno a las traducciones, para evitar que fueran una vía de introducción de herejías. Ya había pasado anteriormente: el Papa Inocente III y los sínodos provinciales de Tolosa y Tarragona habían tenido que prohibir las versiones no autorizadas de la Biblia en el siglo XII para evitar los errores cátaros y valdenses que se introducían en el pueblo cristiano. Con la Reforma protestante, que coincidió con el auge de la imprenta, este peligro se multiplicó por mil. Las traducciones en lenguas vulgares se hicieron sospechosas y, en varios momentos y lugares, tuvieron que prohibirse. Varias de las traducciones hechas anteriormente se retiraron, como la primera Biblia valenciana. Los traductores bíblicos también resultaban sospechosos y, por ejemplo, traductores profundamente católicos como Fray Luis de León o Fray José de Sigüenza fueron denunciados ante la Inquisición, aunque resultaron absueltos. Así se pasó del florecimiento medieval de traducciones a lenguas vernáculas a la casi desaparición de las mismas en el catolicismo a partir de la Reforma.

En España, cuando Felipe II mandó publicar una nueva versión de la Sagrada Escritura, la Biblia Regia o Biblia de Amberes, lo hizo en latín y griego. Fray José de Sigüenza, que gozaba de la admiración del rey, hizo una traducción al castellano de los Evangelios, pero con una circulación muy restringida. El benedictino P. Juan de Robles tradujo también los Evangelios, utilizando la versión griega de la Biblia Políglota, pero de nuevo tuvo que limitarse a una difusión privada de la obra. Lo mismo se puede decir de la traducción que hizo Fray Luis de León del Cantar de los Cantares y el libro de Job. En América, dejaron de traducirse las Escrituras a los idiomas indígenas, aunque siguieron utilizándose catecismos en lenguas nativas americanas (y el P. Díaz SJ tradujo parcialmente las Escrituras al chino en el siglo XVII).

El protestantismo había creado anticuerpos y las traducciones de la Biblia al español se reanudaron de forma muy lenta y con muchas precauciones. Por ejemplo, en el siglo XVIII, Carlos III encomendó una nueva traducción española al P. Felipe Scío y Riaza de San Miguel, basada tanto en el latín de la Vulgata como en los textos griego y hebreo, que se publicó en 1793 y se reeditó infinidad de veces. En la misma época, el P. Anselmo Petite, abad de San Millán de la cogolla, tradujo e hizo ediciones baratas de los Evangelios y los Salmos. Unos años después, en Nueva España, el impresor Mariano Galván publicó con ayuda de varios sacerdotes católicos una traducción al español en veinticinco tomos basada en la versión francesa del abate De Vence. A comienzos del siglo XIX, se publicó la versión de Torres Amat traducida a partir de la Vulgata (que recuerdo con cariño porque estaba entre los libros de mis abuelos paternos). Hubo que esperar a finales del siglo XIX y a la primera mitad del XX para que empezara a incrementarse de forma rápida el número de traducciones modernas al español de la Escritura: Juan José de la Torre, Carmelo Ballester, Jünemann, Biblia Cristera, Nacar-Colunga, Straubinger, Bover-Cantera, etc. En la segunda mitad del siglo, las traducciones se hicieron demasiado numerosas para reseñarlas.

Con estos breves apuntes, queda claro un hecho innegable: la consecuencia de las herejías de Lutero fue que la Escritura se leyera menos en la Iglesia, con muchas más cortapisas, precauciones y desconfianzas. Como hemos visto, no es cierto que la Iglesia Católica hubiera ocultado la Biblia. Al contrario, la había traducido en innumerables ocasiones a las lenguas vulgares. Al menos hasta que el mal uso que los protestantes hicieron de la Biblia obligó a restringir muchísimo las traducciones, que esos mismos protestantes utilizaban como vehículo de transmisión de sus errores. Del mismo modo que, cuando se produce un envenenamiento masivo por alimentos en mal estado, el gobierno endurece la regulación de esos alimentos, la Iglesia tuvo que frenar durante más de un siglo las nuevas traducciones a lenguas vernáculas para evitar la infiltración protestante, lo cual fue, sin duda, una desgracia.

Todo esto, en el aspecto cuantitativo de la cuestión. En cuanto al aspecto cualitativo, el desastre bíblico que supuso la Reforma es mucho más profundo. Conviene tener en cuenta una verdad que los partidarios de un ecumenismo buenista se empeñan en negar: las doctrinas de los reformadores, además de erróneas, eran radicalmente contrarias a la Biblia. En lugar de buscar lo que decía la Escritura, lo que hacían era realizar elucubraciones teológicas e introducir con calzador sus conclusiones en el texto bíblico. La misma idea de “sola Scriptura” que es la base de todo el protestantismo, no se encuentra en ningún lugar de la Biblia; es puro invento protestante.

No es de extrañar que una de las primeras cosas que hicieran fuera redefinir la propia Escritura. Así, eliminaron siete libros que no les gustaban, los llamados deuterocanónicos del Antiguo Testamento, que defendían con claridad doctrinas como la de la oración por los muertos. Lutero no se atrevió a eliminar varios libros del Nuevo Testamento, pero enseñó que, de alguna manera, había libros de la Escritura que eran “mejores” y otros que eran “peores”, como la epístola de Santiago (a la que llamó “epístola de paja”, porque se atrevía a decir, contra la interpretación luterana, que la fe sin obras es una fe muerta), la carta a los Hebreos (demasiado sacerdotal para él), la carta de Judas y el Apocalipsis. Aún hoy, muchos protestantes anteponen las cartas de San Pablo al Evangelio, porque supuestamente la predicación evangélica de Jesús estaba dedicada a los judíos y no a los cristianos (así explican, por ejemplo, que diga que en el Juicio final va a haber un examen de las obras, “tuve hambre y me disteis de comer”, en lugar de sobre la fe).

También negaron la Tradición de la Iglesia, que evidentemente les era contraria, porque refutaba todas sus innovaciones. Al abandonar la Tradición, los reformadores hicieron imposible entender la Escritura, porque ningún texto se puede entender sin su contexto vital. La Tradición es el contexto propio e insustituible de la Escritura, la tierra de la que nació y el lugar en el que se hace vida. Sin Tradición, la Escritura se convierte en mera letra, a la que cada uno puede dar el sentido subjetivo que prefiera. Sin Tradición, lo único que queda son tradiciones humanas, que anulan la palabra de Dios. Es decir, en la práctica y como es tan frecuente entre los revolucionarios, lo que hicieron (y siguen haciendo hoy en día sus sucesores) los Reformadores era lo que ellos mismos criticaban en los católicos: someter la Biblia a sus propias tradiciones humanas protestantes.

Al igual que decir Señor, Señor no es lo mismo que cumplir la voluntad de Dios (cf. Mt 7,21), hablar mucho de sola Scriptura no es lo mismo que dar un lugar central a la Biblia. Lo primero que hace falta para que la Escritura tenga un lugar central en la vida de la Iglesia es comprender lo que realmente quiere decir, en lugar de introducir en ella nuestras propias opiniones. En ese sentido, Lutero y los demás reformadores no sólo no contribuyeron a dar un papel más central a la Escritura, sino que, al contrario, sustituyeron el papel central que siempre tuvo la Escritura en la Iglesia por un subjetivismo exacerbado. El mismo Lutero se dio cuenta horrorizado de ello al final de su vida: el protestantismo había dado lugar a tot capita quot sententiae, tantas opiniones como cabezas. Como signo claro de esa confusión, cuando los principales reformadores se reunieron en 1539 para adoptar una posición común sobre algo tan básico como la Eucaristía, fueron incapaces de ello y terminaron peleados, porque cada uno introducía en la Biblia su propia teoría sobre lo que sucedía en la Cena del Señor.

Comprendo perfectamente que el Papa desee llevarse bien con los protestantes, pero de nada sirven esos deseos si pretendemos que se cumplan a costa de la verdad. Y la verdad es que el día que Lutero (supuestamente) clavó sus tesis en la puerta de la iglesia de Wittenberg fue un día funesto para la comprensión de la Escritura. Aunque fuera inconscientemente, pocas personas en la historia habrán dañado más que Lutero la verdadera comprensión cristiana de la enseñanza de la Biblia. No caigamos en el mismo gravísimo error sólo por intentar llevarnos bien con todo el mundo. Recordémoslo una vez más: la verdadera caridad siempre está basada en la verdad.

89 comentarios

  
JCA
Además hay otro aspecto de los que la gente se olvida, y es el tecnológico: antes de la invención de la imprenta de tipos móviles, la producción de libros era MUY CARA: un libro era un producto que no estaba al alcance de todos los bolsillos. Era un producto típicamente heredable.

Razón de más para que sean muy meritorias todas las ediciones antiguas de la Biblia, y comprensible su difusión más restringida.
01/11/16 2:04 AM
  
Ricardo de Argentina
Totalmente de acuerdo Bruno.
Dicho lo cual es ocioso recordar que NSJC no dejó un Vicario para que se llevase bien con todo el mundo. Y menos que menos a costa de la Verdad.
01/11/16 3:14 AM
  
kalel
Bueno en defensa del Papa (y dicho sin ironía), creo que no es mala fe, ni querer disimular las cosas verdaderas, si no que simplemente tiene una gran ignorancia sobre estos hechos históricos.
01/11/16 4:18 AM
  
Mª Virginia
Dios te bendiga, Bruno; ¡brillante y muy necesario post para difundir!!
01/11/16 4:43 AM
  
Cjuarez
Es que ya cruzamos la raya entre ser políticamente correctos y ser culpables de alimentar los prejuicios y perpetuar las mentiras y la leyenda negr que los separados se han tragado por cinco siglos. Es más parece que ya nos las creímos nosotros mismos que tenemos que agradecerles y pedirles perdón.
01/11/16 5:05 AM
  
Blanca
Felicidades, ¡ qué erudición! Un post para guardar. Salgamos todos a defender la verdad, con los talentos de cada uno.
01/11/16 7:42 AM
  
Roblete
La Reforma no ha contribuido a dar mayor centralidad a la Sagrada Escritura, sino a dar mayor centralidad al subjetivismo y éste es causa de superficialidad y soberbia.
01/11/16 8:18 AM
  
misael
Felicidades! Que conocimiento tan profundo ! Y que rapidez para responder a quien proclama el error que en este caso es ni mas ni menos que...

Feliz dia de Todos los Santos
01/11/16 8:55 AM
  
Juanjo
Muchas gracias por la labor apologética tan buena que estáis haciendo, con claridad y con caridad.

Que Dios os premie, según aquel "a quien Me confesare delante de los hombres, Yo lo confesaré delante de mi Padre" (escribo de memoria)
01/11/16 9:00 AM
  
FJ
Pues así vamos, siempre viendo el "lado bueno" de todo y corrigiendo a Pedro sin corregirlo.

De nada sirven miles de posts si no hay un Pablo que se plante delante de todo el Vaticano a decir las cuatro verdades, que son las que allí están faltando con tanto "bienquedas".

El post es bueno, pero si los obispos y cardenales no le dicen al Papa, alto y claro: "estudia y sé humilde. Luego habla, porque tu hablar sin lo previo, confunde", de esta no salimos y seguirá en este camino de superación.

Porque ¿qué será lo próximo? Ya ha tocado demasiados palos y en la barca está entrando agua.
01/11/16 9:06 AM
  
rastri
Los católicos tenemos un Credo, que con más o menos fe y claridad de conocimiento recitamos en nuestras asambleas de Iglesia. Lo demás es derivación hacia el sincretismo

Lo escrito: no se puede sonreír al mundo y sus intereses sin menospreciar a Dios y sus intereses.

Llevarse bien con el Mundo, de por sí, cuando no es menospreciar, es olvidarse que existe un Dios su creador.

Vale lo expuesto. Aunque una exposición diferenciada de entre lo que pregona la Biblia Protestante y la Biblia Católica más exhaustiva, hubiera sido, por lo menos, más interesante.

Al pan, pan y al vino, vino. Y esto es castellano que yanto se entiende tanto acá como allende de allá.



01/11/16 9:51 AM
  
Luis Fernando
Bruno:
La misma idea de “sola Scriptura” que es la base de todo el protestantismo, no se encuentra en ningún lugar de la Biblia; es puro invento protestante.

---

No, a ver, el SOLA FIDE SÍ SE ENCUENTRA EN LA BIBLIA. Una SOLA VEZ. Pero precisamente para NEGARLO.

Stg 2,24
Ya veis que el hombre queda justificado por las obras y no por la fe solamente.

Es decir, los del SOLA SCRIPTURA se pasan la Escritura por el forro para sostener su SOLA FIDE herético.
01/11/16 9:57 AM
  
rastri
A tenor de la ciencia actual y el resultado presente y posible futuro de la investigación de la genética: Básteme leer los evangelios para entender que, muy a pesar del libre albedrío, los elegidos y los réprobos, de antemano y por principio de herencia genética como hijos de Dios, o del experimento científico están predestinados a ser lo que al final serán.

Cuestión de inercia temporal física y moral. Así como hay enfermedades del cuerpo que llegadas a un estadio son incurables; así hay enfermedades del alma que nunca se convertirán.

01/11/16 10:04 AM
  
Jesús Mari
Muy agradecido por todo el artículo.
En este día en que conmemoramos a nuestros hermanos mayores en la fe pedimos su intercesión para que nuestro Señor siga orando por Pedro para que su fe no decaiga y nos ayude a todos a llegar a la verdad plena.
Que Dios te bendiga.
01/11/16 10:09 AM
  
Roberto Ibarra Videla
Bruno. Gracias por enseñarnos estas cosas. En cuanto a la formación de los Presbiteros en Latinoamérica , muchos de ellos se han Educado con la llamada Biblia Latinoamericana, una biblia popular y pastoral de tan mala traducción, que había un Jesuita que decía que le resultaba falso, incluso para el, después de proclamarla, sostener que era palabra de Dios. A rezar por el Papa, eso sí, sugiero dejar por esta semana fuera sus intenciones....La paz
01/11/16 10:27 AM
  
Guillermo
Lo que yo no entiendo es por qué la apologética protestante moderna intenta encontrar asideros en los Padres. A Lutero ya se le dijo que sus innovaciones eran contrarias a las enseñanzas de los Padres y Lutero respondió que aun a pesar de ellos él estaba en lo cierto. Para el que sostenga la "sola Scriptura" nada debería importar las enseñanzas posteriores, incluso de discípulos de los autores sagrados, ¿no?
01/11/16 10:36 AM
  
Alfonso
Sólo cabe definir este artículo con un término: Espectacular. Modestamente, yo también le envié un artículo a Bruno Moreno que análizaba este mismo mito, el de la inexiste prohibición de la Biblia, basandome en el gran biblista Riccioti.
01/11/16 10:53 AM
  
Luis Fernando
Mejor no hablamos de las actuales Biblias católicas y sus notas a pie de página...
01/11/16 11:13 AM
  
Emilio
Muy oportuno y, a pesar de la erudición, clarito, clarito, lo cual tiene doble mérito. ¡Gracias!
01/11/16 11:57 AM
  
Hermenegildo
Bruno: ¿cuál era la normativa oficial de la Iglesia sobre la traducción de la Biblia al vernáculo después de la Reforma protestante?
01/11/16 12:09 PM
  
Hermenegildo
En cuanto a la "centralidad" que los protestantes dieron a la Biblia, hay que reconocer que hasta hace poco, y aún hoy, la leían mucho más que nosotros y eran capaces de recitar pasajes enteros de memoria, lo que no era muy común entre los seglares católicos. Ahora bien, si leen y memorizan una Biblia tergiversada, sujeta a innumerables interpretaciones subjetivas, no sólo no construyen nada santo sino que pueden buscase su propia condenación.

Tras el Concilio Vaticano II, en la Iglesia Católica se puso muy de moda leer la Biblia y asistir a cursos bíblicos, sin que se note la misma ansia por conocer la doctrina de la Iglesia. Yo he oído auténticas herejías en los cursos bíblicos de mi parroquia. Es absurdo preocuparse tanto en leer y conocer la Biblia sin estudiar a la vez el magisterio de la Iglesia, pues sólo a la Iglesia corresponde interpretar la Biblia de forma auténtica y verdadera.
01/11/16 12:15 PM
  
Néstor
Excelente artículo, muchas gracias.

Saludos cordiales.
01/11/16 12:35 PM
  
José María Iraburu
El "libre examen" luterano de la Biblia hace imposible escuchar en ella real e inequívocamente la Palabra de Dios, porque independizada la Escritura de la Tradición católica y del Magisterio apostólico, y dejada a las entendederas subjetivas del lector, cuando éste la lee, se oye a sí mismo, no oye a Dios.

Forman un triángulo equilátero, en el que cada lado sostiene a los otros dos, -la Biblia -la Tradición católica -y el Magisterio apostólico (Vaticano II, Dei Verbum 10), siendo la Biblia el lado horizontal-básico.

Un ejemplo concreto:
LA BIBLIA enseña como Palabra divina sobre las parejas homosexuales: "Por esto [por dar culto a las crituras en lugar de al Creador] Dios los entregó a pasiones vergonzosas, pues sus mujeres cambiaron las relaciones naturales por otras contrarias a la naturaleza. Y de igual modo los hombres, abandonando las relaciones naturales con la mujer, se abrasaron en sus deseos, unos de otros, cometiendo la infamia de las relaciones de hombres con hombres y recibiendo en sí mismos el pago merecido por su extravío" (Rom 1,26-27).

LOS LUTERANOS, por el contrario, enseñan con palabra humana falsa que esas relaciones son perfectamente lícitas. Quizá en su viaje a Suecia el Papa Francisco haya sido saludado por la Obispa luterana de Estocolmo, la Sra. Eva Brunne, "casada" con la luterana presbítera Gunilla Linden. (Luis Fernando lo refiere en "Al encuentro con Eva", en el post de ayer en su blog).

El libre examen de la Biblia da para esas degradaciones doctrinales y prácticas y otras muchísimas más.
Lutero convierte de hecho la Palabra divina verdadera en mera Palabra humana falsa, y lo consigue mediante "el libre examen". Es por tanto uno de los mayores enemigos que la Biblia ha tenido en la historia.
01/11/16 12:45 PM
  
Rosario Quiroz
GRACIAS muy muy interesante y real
01/11/16 12:49 PM
  
Luis Fernando
Como ya indica Bruno, la Reina Valera, que es la Biblia más usada entre los evangélicos de habla española, traduce "paradosis" como tradición cuando el pasaje es contrario a la idea de tradición y de otra manera cuando es favorable.

Estos son los ejemplos. Biblia católica:

1ª Corintios 11,2
Os alabo porque en todas las cosas os acordáis de mí y conserváis las tradiciones tal como os las he transmitido.

2ª Tesalonicenses 2,15
… manteneos firmes y conservad las tradiciones que habéis aprendido de nosotros, de viva voz o por carta.

2ª Tesalonicenses 3,6
… que os apartéis de todo hermano que viva desordenadamente y no según la tradición que de nosotros recibisteis.

Así lo traducen ellos, ocultando el término tradición:
1ª Corintios 11,2
Os alabo, hermanos, porque en todo os acordáis de mí, y retenéis las instrucciones tal como os las entregué.

2ª Tesalonicenses 2,15
Así que, hermanos, estad firmes, y retened la doctrina que habéis aprendido, sea por palabra, o por carta nuestra.

2ª Tesalonicenses 3,6
... que os apartéis de todo hermano que ande desordenadamente, y no según la enseñanza que recibisteis de nosotros.

Al hacer tal cosa, les pasa lo que a Balaam, que quería maldecir a Israel y le salía una bendición. Ellos traducen tradición por "instrucciones, doctrina y enseñanza". Es decir, dan la definición exacta de lo que es la Tradición cristiana.
01/11/16 12:59 PM
  
Hector Bogado de Ciudad del Este
que buen articulo, muy bien explicado, lleven en cuenta la ultima frase: No caigamos en el mismo gravísimo error sólo por intentar llevarnos bien con todo el mundo. Recordémoslo una vez más: la verdadera caridad siempre está basada en la verdad.
01/11/16 1:18 PM
  
Bruno
JCA:

"Además hay otro aspecto de los que la gente se olvida, y es el tecnológico: antes de la invención de la imprenta de tipos móviles, la producción de libros era MUY CARA: un libro era un producto que no estaba al alcance de todos los bolsillos. Era un producto típicamente heredable"

En efecto. De hecho, no estaba al alcance de casi ningún bolsillo. Por eso fue tan importante la labor de la Iglesia por medio de los monasterios al preservar la Biblia en innumerables códices (y la gran mayoría de los libros de la antigüedad que se han conservado). Vivían en pobreza pero conservaban nuestras riquezas más preciadas.

Curiosamente, los reformadores reservaron su odio más profundo (después del Papa) para los monjes, que habían conservado la Biblia para ellos y habían dedicado su vida a estudiarla y ponerla en práctica. Quizá porque eran la refutación viva de sus tesis.

"Razón de más para que sean muy meritorias todas las ediciones antiguas de la Biblia, y comprensible su difusión más restringida".

Su difusión fue amplísima... por los medios adecuados de su época: copias y más copias manuscritas, predicación, estudio, teología, liturgia, impregnación de la cultura popular, etc. Por algo los protestantes realizaron su labor en un continente cristiano que había sido cristianizado desde cero por la Iglesia Católica.
01/11/16 1:40 PM
  
Bruno
FJ:

"El post es bueno, pero si los obispos y cardenales..."

A mí, el día del Juicio, el Señor me preguntará por lo que hice yo, no por lo que hicieron obispos y cardenales. Y bastante tengo con eso. Dios tenga misericordia de mí.

Tenemos que rezar mucho por los obispos, para que se robustezcan las rodillas vacilantes, como dice Isaías.
01/11/16 1:59 PM
  
Bruno
Una lectora me envía el siguiente comentario por correo electrónico:

"Agradezco mucho su articulo, está muy interesante y muy fundamentado. Lamentablemente creo que toda su fundamentación está fuera del texto y de su contexto ya que, al parecer, el papa dijo: “Con gratitud reconocemos que la Reforma ha contribuido a dar mayor centralidad a la Sagrada Escritura en la vida de la Iglesia”. Le escribo mi opinión personal. A mi me parece que el autor no entendió para nada el comentario del papa y lo interpretó a su modo: Si el papa dijo: “Con gratitud reconocemos que la Reforma ha contribuido a dar mayor centralidad a la Sagrada Escritura en la vida de la Iglesia”, no entiendo desde ningún punto de vista que este diciendo que no existían biblias en lenguas vernáculas, que no se leía etc. como presupone y fundamenta Bruno M. L a afirmación está diciendo que le dio mayor centralidad... puesto que el acento estaba puesto en otras cosas. Además, es verdad, quien leía eran los monjes, no el pueblo, el pueblo escuchaba".

Mi respuesta:

Gracias por su comentario. Si quiere opinar sobre el artículo, en general lo mejor es que lo haga en el blog, para que se pueda contestar públicamente.

Hasta donde puedo ver, no es cierto que el acento estuviera puesto en otras cosas. Como he mostrado, ya antes de Lutero la Iglesia se había encargado de preservar la Biblia, traducirla a todas las lenguas que pudo, y catequizar sobre ella a varios continentes. Basta leer cualquier libro medieval para darse cuenta de que la cultura medieval (tanto la académica como la popular) estaba incomparablemente más empapada de la Escritura que la actual.

No es verdad que quien leía eran los monjes. Leía la Escritura todo aquel que sabía leer, ya fueran monjes, sacerdotes, religiosos, estudiosos o simples seglares. Y la Iglesia, que no se conformaba con eso, llevaba la Escritura por medio de la predicación, la liturgia, las devociones y el arte a todos aquellos que no sabían leer. Además, de hecho, la Escritura está hecha ante todo para ser proclamada litúrgicamente. Su lectura es algo bueno, pero subordinado a esa proclamación.

Finalmente, como he señalado en el artículo, el resultado de la Reforma protestante fue, de hecho, disminuir durante más de un siglo el papel de la Escritura dentro de la Iglesia (por precaución necesaria contra la infiltración protestante) y destruirlo entre los propios protestantes (que sustituyeron la verdadera Escritura por su interpretación errónea de la misma). Es decir, la afirmación criticada es completamente ajena a la realidad, por muy bienintencionada que sea.
01/11/16 2:24 PM
  
Bruno
Luis Fernando:

Muy bueno lo de Balaam.
01/11/16 2:29 PM
  
Esperando a Cristo
¿Y la comunión en la mano , arma fortísima para la desacralización de la Eucaristía, de dónde viene Bruno?
01/11/16 2:32 PM
  
Myrna Popescu
La postura de Bergoglio pareciera ser la de un político o aún "estadista" que busca puentes efectistas y demagógicos (suelen ir de la mano no?) para acercar partes distanciadas - ¿partidos? - . Pero dejando en el camino la verdad histórica, la teológica y los que es la tradición y la enseñanza bimilenaria de la Iglesia y fiel a NSJC. Justamente eso hace que sea dificil verlo como el Representante de Cristo y sucesor de Pedro. Confiemos en la Sabiduría del Dios Uno y Trino; "todo contribuye al bien de los que Dios ama!" (San Pablo) y San Agustin agregaba ("aún el pecado").
01/11/16 2:48 PM
  
Miguel Antonio Barriola
L. Bouyer, que fuera luterano, antes de convertirse al catolicismo y que, por tanto, conocía bien el ambiente que dejaba, ilustraba cabalmente lo siguiente: "La Tradición y la Escritura no son dos fuentes independientes, que se complementarían desde el exterior. Si nosotros lo creemos así es porque no hemos escapado a las desafortunadas separaciones de protestantismo. Al contrario, para los antiguos cristianos la Biblia es tan poco separable de la Tradición, que ella forma parte de ésta: ella es el elemento esencial (de la Tradición), el núcleo, si se quiere. Pero, por otra parte, arrancada del conjunto viviente de la Iglesia, siempre alerta, siempre activa, la Biblia llegaría a ser incomprensible. En efecto, estaría arrancada de la vida de los objetos de los que ella habla. - La Biblia y la Tradición, para un católico, no es pues, la Biblia más un elemento extraño, a falta del cual ella quedaría incompleta. Es la Biblia situada, o mejor, la Biblia y nada más que la biblia, pero la Biblia toda entera y no su letra sola; la Biblia con el Espíritu que la dictó y que no cesa de vivificar su lectura. Y, en efecto, ¿dónde se encontrará el Espíritu de Cristo (pregunta S. Agustín), sino en el cuerpo de Cristo? Es, pues, en la Iglesia, cuerpo de la Palabra viviente de Dios hecha carne, que la Palabra inspirada antiguamente a los hombres de carne, permanece Espíritu y Vida" ("Bible et Évangile", Paris / 1958 / 11 - 12).
Los protestantes pretendieron ensalzar la Biblia, como quien expone la belleza de una rosa, colocándola en un vaso de Murano. Pero, cortada de sus raíces, su hermosura ya está condenada a muerte.
Además, recordemos la muy oportuna pregunta del ministro de la reina Candaces de Etiopía, al ser preguntado por el diácono Felipe: "¿Entiendes lo que lees?" - "¿CÓMO VOY A ENTENDER SI NADIE ME LO EXPLICA?" (Hech 7,30 - 31). Ya la Biblia misma nos indica que ella "sola" (SOLA SCRIPTURA), no alcanza, para que sea comprendida rectamente.
01/11/16 3:02 PM
  
Bruno
D. Miguel Antonio:

Estupenda cita. Muchas gracias.

Lutero mutiló la Biblia, arrancándole siete libros, y después la convirtió en una caricatura de sí misma, desgajándola de la Tradición, que es el único lugar en el que puede ser leída como Dios quiso que se leyera.

Todas las buenas intenciones de católicos o protestantes no pueden cambiar ese hecho.
01/11/16 3:06 PM
  
Bruno
Myrna Popescu:

"La postura de Bergoglio pareciera ser la de un político..."

Un Papa tiene el deber de ser un político en el noble y etimológico sentido de la palabra, porque uno de sus tría múnera es el de regir o gobernar la civitas Dei en este mundo, la ciudad de Dios. Por eso, la prudencia es una virtud fundamental para un Papa.

Por supuesto, la verdadera prudencia, igual que la verdadera caridad, no está reñida con la defensa de la Verdad, sino que la requiere necesariamente.
01/11/16 3:10 PM
  
Bruno
Jesús Mari:

"En este día en que conmemoramos a nuestros hermanos mayores en la fe pedimos su intercesión para que nuestro Señor siga orando por Pedro para que su fe no decaiga y nos ayude a todos a llegar a la verdad plena".

¡Amén!
01/11/16 3:16 PM
  
Palas Atenea
Que yo sepa San Antonio de Padua es Doctor Evangélico y sus conocimientos y citas bíblicas en sus sermones son muy conocidos. Otra cosa es que este hecho sea poco conocido por ser un santo muy popular. Pero, a diferencia de San Francisco de Asís, que tenía otro carisma, San Antonio de Padua fue llamado "Arca del Testamento" por el Papa Gregorio IX.
01/11/16 3:19 PM
  
Bruno
Roberto Ibarra Videla:

"En cuanto a la formación de los Presbiteros en Latinoamérica , muchos de ellos se han Educado con la llamada Biblia Latinoamericana, una biblia popular y pastoral de tan mala traducción, que había un Jesuita que decía que le resultaba falso, incluso para el, después de proclamarla, sostener que era palabra de Dios".

Las pocas veces que he leído algún texto de esa Biblia me pareció malísimo. Y las notas tenían muy poco de católico. Debe de ser de lo peor en ediciones de la Biblia y eso que el listón está bastante bajo.

"A rezar por el Papa, eso sí, sugiero dejar por esta semana fuera sus intenciones..."

Me ha hecho reír.

Lo bueno de la oración es que es todopoderosa para el bien. Es como una bomba nuclear que el Padre ha puesto en manos de sus hijos pequeños, pero asegurándose antes de que no puedan hacer daño con ella. Incluso si el Papa se equivoca en sus intenciones, las oraciones por ellas serán utilizadas por Dios para el bien.
01/11/16 4:24 PM
  
Almudena 1
La Reforma hizo un gran daño a La Escritura y mucho más.
Ahí están los resultados de los reformadores, no hay más que asomarse y ver como va esa iglesia luterana. Y el dolor de cabeza que tenemos muchos y la cantidad de almas confundidas, desorientadas, patitiesas y boquiabiertas. Un veneno que nos envuelven en caramelos ecuménicos.
El daño que hizo y no te pierdas de vista el que sigue haciendo.
01/11/16 4:36 PM
  
Feri del Carpio Marek
Más allá de hechos históricos, y de la conveniencia o no de las palabras del Papa comentadas aquí --que no tengo interés en discutir porque no soy ni historiador ni experto en ecumenismo ni en gobierno de la Iglesia Universal--, debo comentar que la realidad indiscutible, al menos en América Latina, es que un protestante promedio tiene mucho más conocimiento, amor y reverencia por la Sagrada Escritura que un católico promedio. Que el Señor tenga misericordia por tan grave descuido en la Iglesia, nos dé la gracia de reconocerlo con dolor, y de hacer lo que nos corresponde a cada uno para enmendarlo... Bien puede ser esa una de las cosas por las que Dios aún posterga el don de la unidad.
01/11/16 4:45 PM
  
Pedro Antonio
"Toda la escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra" 2 Timothy 3:16-17 En todo este hermoso texto dónde aparece la tradición o el "magisterio de la iglesia" Dediquemos hermanos a buscar con sinceridad la voluntad de Dios y guardemos sus mandamientos (Éxodo 20:3-17; Marcos 12:29-31)
01/11/16 4:59 PM
  
Carolina Martino
Estimados todos,
Estoy de acuerdo con lo que ha planteado Bruno en relación con la Historia. Sin embargo considero que los dos puntos destacados; la "Reforma" sana y no la que acaba en una ruptura y la difusión de las Escrituras son cosas puntuales y reales. Por supuesto que sobre ello se puede ahondar. Pero no es ni cinismo, ni ignorancia ni pactar a costa de la verdad. NO es eso lo que los Papas vienen buscando sino el diálogo.

Es más fácil marcar lo que divide que tender puentes. FIrmar un acuerdo en el que la Iglesia Luterana y la Católica dejen de mantener relaciones tan tensas que llevan a mencionar no más odios es my fuerte. Algo no está bien. Y además, considero que está en la línea de lo que todos los últimos papas desde Pio XII y más en particular desde CVII con San Juan XXIII se viene trabajando. Por tanto, más que ignorancia considero que el Papa Francisco está caminando por la misma senda que sus predecesores.
Es más fácil derrumbar o mantener abismos que seguir por senderos que buscan construir puentes, insisto. Está claro que no es ceder en el Credo, esos doce artículos de nuestra Fe Católica NO son los que están en juego. Pero la falta de UNIDAD sobre la que San Juan Pablo II marcó con fuerza que era un escándalo para el mundo sigue siéndolo.

Un saludo cordial a todos y que la Virgen nos ayude a comprender los signos de cada tiempo pero siempre pegados a ELLA.
SCM

Copio una parte corta del texto firmado entre Papa Francisco y el Obispo Munib Yunan, Presidente de la Federación Mundial Luterana firmaron una declaración conjunta al término de la oración conjunta que celebraron en la catedral luterana de Lund el primer día de la visita del Pontífice a Suecia.

“Exhortamos a todas las comunidades y parroquias Luteranas y Católicas a que sean valientes, creativas, alegres y que tengan esperanza en su compromiso para continuar el gran itinerario que tenemos ante nosotros”, dice el texto.

Y más adelante...........Estamos agradecidos profundamente por los dones espirituales y teológicos recibidos a través de la Reforma, también reconocemos y lamentamos ante Cristo que Luteranos y Católicos hayamos dañado la unidad vivible de la Iglesia. Las diferencias teológicas estuvieron acompañadas por el prejuicio y por los conflictos, y la religión fue instrumentalizada con fines políticos. Nuestra fe común en Jesucristo y nuestro bautismo nos pide una conversión permanente, para que dejemos atrás los desacuerdos históricos y los conflictos que obstruyen el ministerio de la reconciliación. Aunque el pasado no puede ser cambiado, lo que se recuerda y cómo se recuerda, puede ser trasformado. Rezamos por la curación de nuestras heridas y de la memoria, que nublan nuestra visión recíproca. Rechazamos de manera enérgica todo odio y violencia, pasada y presente, especialmente la cometida en nombre de la religión. Hoy, escuchamos el mandamiento de Dios de dejar de lado cualquier conflicto. Reconocemos que somos liberados por gracia para caminar hacia la comunión, a la que Dios nos llama constantemente............etc
01/11/16 5:08 PM
  
Bruno
Feri:

Iba a responder, pero me ha salido tan larga la respuesta que la publicaré como un post.
01/11/16 5:13 PM
  
Bruno
Estimado Pedro Antonio:

"En todo este hermoso texto dónde aparece la tradición o el "magisterio de la iglesia"

¿Y dónde aparecen en ese hermoso texto la Trinidad, la justificación, la resurrección, la predestinación, el Espíritu Santo, la creación y otras mil doctrinas cristianas? Y si esas doctrinas cristianas no aparecen, ¿por qué tendrían que aparecer la Tradición y el Magisterio precisamente en ese único versículo?

Aparecen en muchos otros versículos de la Biblia. Por ejemplo,

1 Cor 11,2: Os alabo porque en todas las cosas os acordáis de mí y conserváis las tradiciones tal como os las he transmitido.

2 Tes 2,15: Manteneos firmes y conservad las tradiciones que habéis aprendido de nosotros, de viva voz o por carta.

2 Tes 3,6: Que os apartéis de todo hermano que viva desordenadamente y no según la tradición que de nosotros recibisteis.

1 Tim 3,5: Esta es la iglesia del Dios viviente, columna y fundamento de la verdad.

Mt 16,18: Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella.

Lc 10,16: Quien os escucha me escucha a mí.

Y una infinidad de citas más.

Saludos.
01/11/16 5:19 PM
  
guillermo
Suscribo algunos comentarios y digo algo más: El Papa regresa, los católicos hermanos nuestros quedan. La verdad plena suscita la convivencia fraterna cuando al dicho le sigue conflicto malentendidos y maltratos a inocentes es que lo dicho no es la Verdad es una verdad parcial, la herejía fue y es esto una acentuación de una parte cierta pero una parte tan solo de la verdad. Dios guíe al Papa y a nosotros también.
01/11/16 5:50 PM
  
fred
Me parece que muchos están siendo un poco duros contra el Papa, no se puede defender la Verdad a costa de señalar a un hermano, porque la Verdad es lo único que puede ser probado, ahora bien el Papa a tenido el atrevimiento de hacer algo que a muchos de nosotros nos da cobardía, y es acercarnos al dialogo con aquellos que piensan diferente a nosotros, aun sabiendo que será, luego, blanco de feroces ataques y señalamientos aun de parte de los suyos; en mi opinión, el comentario del Papa es correcto, reforzado con la clase de historia (por cierto gracias), cierto que las herejías de los protestantes hizo darnos cuenta de la necesidad de proteger en el ceno de nuestra iglesia con mas celo la Palabra del Señor, y ciertamente que aunque la iglesia cumplía con su deber de llevar la Buena Nueva a todas partes, también es cierto que habían otras cosas que estaban en primer lugar, en esos tiempos, la vida de los consagrados no era del todo un ejemplo a seguir.(obviamente, como ahora había esepciones).
01/11/16 5:57 PM
  
rastri
Dice Feri

debo comentar que la realidad indiscutible, al menos en América Latina, es que un protestante promedio tiene mucho más conocimiento, amor y reverencia por la Sagrada Escritura que un católico promedio.

¿Sobre qué Sagrada Escritura, Feri, tiene el protestante de promedio más conocimiento, amor y reverencia: de la que proviene de la Biblia : protestante, o de la que proviene del catolicismo?

Porque si es de la Biblia protestante pues, bueno, que siga. Yo he leído algo al respecto, de la Biblia protestante y la verdad es que ni me movió, ni menos, su lectura, me tranquilizó.

Y eso que yo me casé con una mujer digamos protestante, aunque fuera repudiada por parte por su familia,.. protestante ; al saberse casada con un católico; Que se negaba casarse a menos que no fuera por mi Iglesia.
Y sin ánimo de ser proselitista que según parece hoy día es pecado, mi mujer es católica.



01/11/16 6:02 PM
  
susi
Felicidades por este interesantísimo artículo. He aprendido mucho sobre lo que escribes. Dios te lo pague.
01/11/16 7:00 PM
  
Pablo Z.
Pedro Antonio, ese texto que ha citado usted dice que la Escritura es "útil", no dice que sea "suficiente".
01/11/16 7:04 PM
  
Antonio1
Todo eso está muy bien, pero mi abuela jamás leyó la Biblia y era una devota creyente. Mi madre empezó a leer la Biblia tras el Vaticano II y gracias a que se interesó por aprender tantísimas cosas que no me habían enseñado. Familiares míos veían con desconfianza a los que leían la Biblia. Yo he enseñado más cosas sobre la Biblia y cómo leerla de lo que ella pudo enseñarme a mí. Y siempre se quejaba de que pese a haber ido a un colegio de monjas nadie le enseñó a leer la Biblia
La Biblia durante mucho tiempo se consideró en manos de los fieles un peligro mayor que El manifiesto comunista.( Entiéndaseme la broma)

Decir que los protestantes se han preocupado mucho más por formarse en la lectura de la Biblia y por darle la importancia que merece es una realidad evidente, por muy distorsionada que en determinados aspectos esté esa realidad.

Los católicos no leían la Biblia en España, memorizaban el Carecismo Ripalda.
Y estaban inenrmes cuando les llegaban unos mormones o unos Testigos de Jeová con su cháchara.

Si no fuera por em Vaticano II la dituación en este campo sería insostenible.
01/11/16 7:30 PM
  
Bruno
Antonio1:

No veo que eso contradiga en nada el artículo, en el que se muestran básicamente dos cosas: 1) que el factor más importante que hizo que durante mucho tiempo se restringiera la lectura directa e individual de la Biblia entre el común de los católicos fue precisamente el protestantismo y 2) que los protestantes, a pesar de su buena voluntad, no se forman sobre la Biblia, sino que se de-forman, porque han abandonado el único lugar en el que se puede entender, que es la Tradición de la Iglesia y lo que hacen es transmitir ideas erróneas sobre lo que afirma la Escritura. Eso son hechos, no opiniones mías.

En cuanto a estar inermes cuando llegaban unos mormones o unos testigos de Jehová, el hecho es que esos católicos conservaron la fe, mientras que los de ahora, supuestamente tan formados, abandonan la fe por millones para hacerse testigos de Jehová, mormones, protestantes o, más frecuentemente, agnósticos. Luego algo debe de estar mal en tu razoamiento.

Por supuesto, nada tengo que objetar a la magnífica Dei Verbum, aunque no entiendo que omitas, por ejemplo, la Providentissimus Deus de León XIII o la Divino Afflante Spiritus de Pío XII, que parecen igualmente relevantes para el tema.

En cuanto a lo de tu abuela, lo trataremos en el próximo post (no a tu abuela, por supuesto, sino el tema que mencionas relacionado con ella).

Saludos.
01/11/16 7:48 PM
  
Bruno
Palas:

Un artículo interesante sobre el tema: San Antonio de Padua, Doctor Evangelicus
01/11/16 7:59 PM
  
clara
Gracias, Bruno, didáctico artículo.

Antonio1... Pues mi abuela, nacida en 1900, nos recitaba a los nietos el Cantar de los Cantares de pe a pa y se sabía los Salmos de memoria. Y mis padres tenían en la mesilla de noche la Biblia y la leían.
En cambio, a mi generación, hijos del postconcilio, EGBy BUP, en clase de religión nos hablaban sobre Martin Luther King y Ghandi y nada de Historia Sagrada a partir de 1970. Más bien fue el postconcilio el que trajo el olvido de la Historia Sagrada. Basta, en España, con ver cómo eran los libros de religión de primeros de los 60 y los años 70...
01/11/16 8:00 PM
Lo lamento, pero este artículo me lo tengo que robar para la próxima edición de Apologeticum. Muahahahahahaaaaaa.
01/11/16 8:31 PM
  
Disidente
Axioma Protestante.- Sólo es teológicamente admisible aquello que figura en las Sagradas Escrituras.

PROPOSICIÓN. El Protestantismo constituye un suicidio teológico.

Demostración.

(A) El Axioma Protestante no figura en las Sagradas Escrituras, luego, en virtud de sí mismo, no es teológicamente admisible.
(B) Qué constituye las Sagradas Escrituras no figura en las Sagradas Escrituras. En consecuencia, no es teológicamente admisible.

Q.E.D.

COROLARIO. Las Escrituras Protestantes no son teológicamente admisibles.

Demostración. Inmediata, por (B) de la Proposición anterior.

Q.E.D.
01/11/16 8:39 PM
  
JesUs Lima
Para entender la frase del Papa, deben considerar el contexto histórico teológico del Concilio de Trento y recorrer al evolución hasta hoy después del Concilio Vatinaco II (CVii), solo entonces verán que esta frase no se refiere a las traducciones de la Biblia ni aspectos de simple Doctrina, que son ciertos tal cual lo describe el articulista, sino a otros aspectos más relacionados con "piedad religiosa" y "acercar" la Biblia y la Liturgia al Pueblo llano, en lo cual, en mi opinión, la Iglesia Católica superó a los Protestantes luego del CVii.
01/11/16 8:50 PM
  
Bruno
Jesús Lima:

Como la frase en cuestión habla de la Reforma y la Reforma fue anterior al Concilio de Trento y obviamente muy anterior al Concilio Vaticano II, no puede referirse a eso. La realidad es que la Reforma no sólo no contribuyó a dar mayor centralidad a la Sagrada Escritura en la vida de la Iglesia, sino que contribuyó precisamente a lo contrario, como muestra el artículo.

Saludos.
01/11/16 8:55 PM
  
Tineo
Bruno:

Impagable trabajo de síntesis sobre la Biblia en la vida, tradición e historia de la Iglesia. ¡Gracias!

PD: En el tema polémico, mejor no entro... Saludos
01/11/16 9:09 PM
  
Palas Atenea
En 1452 Gutenberg empieza a imprimir la Biblia en Maguncia, Lutero nace en 1483 también en Alemania. Es decir, Lutero y la imprenta fueron al unísono. Ahora bien, el asunto no está tanto en que los luteranos fueran impulsados por la Reforma a leer la Biblia sino en el número de analfabetos que hubiera por aquel tiempo en Alemania. No dudo que los burgueses alemanes leyeran la Biblia más que los católicos-cosa que también tiene que ver con el gran número de burgueses, porque, entre otras cosas, el protestantismo impulsó la burguesía con tanto ímpetu como la lectura de la Biblia-pero el pueblo llano oía los pasajes bíblicos como los católicos. Para los pobres del s. XV, XVI, XVII e incluso XVIII el lenguaje oral seguía siendo más importante que el escrito. Otra cosa es que se aprendieran de memoria pasajes enteros como hacen los musulmanes con el Corán.
Si a lo que se refiere Antonio1 es a los Testigos de Jehová, evidentemente no hay forma de hablar con ellos porque su táctica es hablar, no escuchar. En todo caso una discusión con algunos protestantes es echarse unos a otros versículos de aquí y de allá como si fuera un concurso de la tv. Todavía no se ha dado entre nosotros gente como el predicador de "La noche del cazador" que perseguía a sus víctimas a golpe de citas bíblicas. Y hay muchas películas en que la Biblia parece, por la forma de manejarla, una relato de terror. También hay un sesgo ridículo en el protestantismo si se quiere ver, cosa que nosotros casi nunca sacamos. Estoy segura que el conocimiento bíblico del KKK es infinitamente superior al mío.
01/11/16 9:20 PM
  
Palas Atenea
Aclaro: Si a mi alguien me dice "Proverbios 11: 7" no sabré contestar porque no he memorizado todo el libro pero, estoy segura, de que si a un miembro del KKK le dices eso contestará sin dudar: "Cuando muere el hombre impío, perece su esperanza; y la expectación de los malos perecerá" (versión Reina-Valera). ¿Se trata de memorizar toda la Biblia?
01/11/16 9:45 PM
  
Alfonso
Incluso un famoso documento, citado por siglos en contra de la Iglesia por los librepensadores, sacerdotes apóstatas, protestantes y últimamente por los Testigos de Jehová es apócrifo. El "Consilium quorundam episcoporum Bononiae congregatorum quod de ratione stabilendae romana ecclesiae", más conocido como "advertencias sobre los medios más adecuados para apoyar a la Iglesia Romana", publicado en 1553 y que aún se conservan en la Biblioteca Nacional de París. Según la crítica histórica moderna y textual (y por la misma Biblioteca Nacional ), el texto sería una sátira inventada, fabricada y vendida por Pier Paolo Vergerio (1498-1565), obispo de Mondrusch y Koper, apóstata de la fe católica en 1549 y protestante a partir de entonces. El documento, con un tono cínico y sarcástico, pretende que tres cardenales católicos, habrían advertido al papa Julio III en 1550 (o en 1553 según otras versiones) sobre la conveniencia de prohibir la Biblia a la gente, con el fin de cerrar el paso al libre examen de las Escrituras, para mantener la fieles en la ignorancia y restaurar la autoridad de la Iglesia., Lo que los testigos de Jehová no saben - y al parecer ni siquiera sabía la misma Sociedad Watchtower que citó este trabajo - es que es una falsa historia, cuyo autor fue como dijimos Pier Paolo Vergerio (1498-1565). Un obispo católico que, después de haber sido depuesto por el episcopado, en 1549, huyó a los países protestantes, se unió a la Reforma y se destacó por la producción de numerosos escritos polémicos contra la Iglesia Católica.
01/11/16 9:51 PM
  
Alfonso
que Calvino pensaba como Lutero, Melanchthon y Zwinglio si se trataba de establecer diques para la inmensa mayoría de los cristianos ante la lectura de la Biblia: “Para Calvino, la Biblia no era directamente accesible a todos. Como explicaba en un sermón, era un pan con costra gruesa. Para nutrir a los suyos, Dios quiere ‘que el pan nos sea cortado, que los pedazos nos sean puestos en la boca, y que nos los mastiquen’.” (Gilmont, 2001:388). De hecho como señalan apologistas como Bertrand L. Conway e historiadores del rigor y erudición de Hubert Jedin Lutero demostró poco aprecio por la palabra de Dios: Lutero se mofaba del Eclesiastés, rechazó la Epístola a los Hebreos y negó que el Apocalipsis fuese apostólico. Omitió los dos libros de los Macabeos porque hacen mención de las oraciones por los difuntos y ridiculizó la Epístola de Santiago, porque alaba las buenas obras. Donde San Pablo dice que basta la fe para salvarse (Rom III, 28), Lutero añadió «sola».
01/11/16 9:53 PM
  
Alfonso
La Iglesia Católica siempre ha alentado a los creyentes la lectura y meditación de la Biblia. Por ejemplo, en Italia la Biblia Martini , fue re-autorizada (y se volvió a publicar con imprimatur en Venecia en 1822 y en 1830, en Prato en 1832 y Florencia en 1836 y Milán en 1840). Gregorio XVI enseña de forma tajante después de haber desenmascarado los propósitos proselitistas de las sociedades bíblicas: “Son muchos los testimonios de la más absoluta claridad que demuestran el singular empeño que los Romanos Pontífices, y por mandato suyo los demás Obispos de la Cristiandad, han puesto en los últimos tiempos para que los católicos de todos los países traten de posesionarse con afán de la palabra divina, tal como aparece en la Sagrada Escritura y en la Tradición”. Los católicos de Italia tenían por lo tanto a disposición de la Palabra de Dios en tan sólo siete volúmenes y a un costo relativamente bajo. Precisamente para facilitar la lectura de la Biblia los eclesiásticos medievales procedieron a su división en capítulos, fue el cardenal y arzobispo de Canterbury Esteban Langton (que murió en 1228), quien introdujo esta división por primera vez la Biblia llamada "Parisiense" y luego con la aprobación de la Iglesia, en todas las Biblias, hasta en las protestantes. Aún así, era complicado el manejo de la Biblia, por lo que en 1551, el impresor Roberto Estienne y el fraile dominico Pagnini la dividen en versículos con la aprobación de la Iglesia. Por si fuera poco, León XIII, en 1893, con la encíclica Deus Providentissimus, fomentó el estudio de las lenguas orientales y el uso de la crítica textual y, por decreto del 13.12.1898, se ofreció a los católicos devotos no menos de 500 días de indulgencia por 15 minutos de lectura diaria del Evangelio y de la indulgencia plenaria para una lectura regular de toda la Sagrada Escritura .Pío X no desea más que la lectura diaria de la palabra de Dios. Benedicto XV repite la misma intimación en la Encíclica llamada de San Jerónimo del 15 de Sept. de 1920: "Toda familia debe acostumbrarse a leerlo y usarlo (el Nuevo Testamento) todos los días". En nuestra nación el cardenal Isidro Gomá se distinguió especialmente por haber difundido ampliamente en España la lectura del Nuevo Testamento, sobre todo los Evangelios concordados.
01/11/16 9:56 PM
  
Alfonso
SAN PEDRO DAMIAN, año 1072: "Dedícate siempre a la lectura de la sagrada Escritura. Entrégate enteramente a esto. Vive y persevera en ello" (Epist. a Steph., 29).
SAN ANSELMO, año 1109: "Nuestro sermón resulta sin provecho... si no tiene su fuente y orientación en las sagradas Escrituras.
SAN BERNARDO, año 1153: "Si te combaten ejércitos de enemigos, toma la espada del espíritu que es la Palabra de Dios, y con ella, fácilmente alcanzarás la victoria" (Sermón 14).
HUGO DE SAN VICTOR (teólogo), año 1141: "La sagrada Escritura es como un maestro público que siempre ha de estar en medio del pueblo" (Miscel, I).
PAPA INOCENCIO III, año 1216: "Acudamos a las sagradas Escrituras, cada vez que tengamos que luchar con graves tentaciones" (Sermón Cuar. III Dom.).
PAPA GREGORIO IX, año 1241: "Todos tienen que leer o escuchar las sagradas Escrituras, siendo que está probado que la ignorancia de la Escritura ha originado muchos errores y herejías" (Ep. 6 ad Gerranum).
ALEJANDRO DE HALES (teólogo) año 1245: "El fin de toca especulación teológica es penetrar profundamente en el conocimiento: la sagrada Escritura" (Sum. T. p. 1).
SAN BUENAVENTURA, año 1274: "Todo nuestro saber debe tener como fundamento el conocimiento de las sagradas Escrituras" (En Las Artes y la Teología).
01/11/16 10:00 PM
  
Luis Fernando
Pedro Antonio, a ver si tú eres capaz de decirme en qué parte de la Biblia aparece la lista completa de los libros que la conforman. Y no me vale que me digas que en el índice, porque el texto bíblico va sin índice, je je.

Si la respuesta, como sospecho, es que no existe al lista, va a resultar que necesitas de la Tradición para saber qué libros son bíblicos y cuáles no.

Solo con eso salta hecho pedazos el Sola Scriptura. Es un Sola que no sirve para saber qué es Scriptura y qué no.
01/11/16 10:52 PM
  
Luis Fernando
A todo esto, como dice la Escritura, la fe viene por el oír la Palabra de Dios. Si se puede leer, mejor, pero si uno no sabe leer o no puede, le basta con oírla. Y todos los católicos escuchaban la palabra de Dios. El que va a Misa todos los días escucha mucho más palabra de Dios que lo que suelen leer los protestantes.
01/11/16 10:54 PM
  
Tulkas
Para Calvino su Institución era una "llave para la Escritura", con lo que de acercamiento directo del fiel a la Palabra, en el protestantismo, nada de nada.

01/11/16 11:04 PM
  
Rosita
Muy bueno este recorrido por la historia de la Iglesia. Para aprender a defender nuestra fe, porque, aunque no recuerdo quién lo dijo, la frase es elocuente: " católico ignorante, futuro protestante"...
02/11/16 12:40 AM
  
Feri del Carpio Marek
Bruno:

gracias por la (futura) respuesta, que la gracia te dé escribir algo edificante para todos, como es habitual. Por cierto, la plena consciencia de la "gracia" en nuestras vidas es algo inexistente en un católico promedio, en cambio algo muy tenido en cuenta, que se manifiesta hasta en su forma de hablar, en un protestante promedio... porque el protestante promedio va al culto y escucha predicar sobre la Palabra de Dios en las Sagradas Escrituras, en cambio que el católico promedio suele reducirse a un consumidor ocasional de sacramentos, devociones y fiestas de fe inculturadas, con lo que cree, y a veces lo dice a los cuatro vientos, que es muy católico, quizás porque eso, y nada más que eso, es lo que siempre ha visto hacer a su abuela y a su madre, de quienes siempre escuchó decir que son muy católicas.

Todo lo que elogiamos --con razón-- del lugar que tiene la Palabra de Dios en la Iglesia, y del conocimiento y maravillosos escritos que nos han dejado los grandes doctores y padres de la Iglesia, de poseer la única interpretación auténtica garantizada por el Magisterio, sólo es motivo para echarnos más ceniza, y comenzar a tomarnos más en serio la predicación de la Palabra... comenzando por la formación de nuestros sacerdotes, quienes deberían ser los principales predicadores de la Palabra de Dios. En esto tenemos mucho para aprender de los protestantes, que sin tener la Biblia completa, con traducciones adulteradas, y sin contar con la riquísima Tradición de la Iglesia ni con la unción del sacramento del orden sacerdotal, muestran un servicio mucho más diligente y eficaz en la predicación... Algo de cambio he tenido la oportunidad de notar en la Renovación Carismática (con todos los errores y abusos que pueden darse en ese movimiento o corriente), que no es casualidad que vino de las Iglesias protestantes.

A este respecto, el padre Guillermo Juan Morado comenta algo pertinente en un post de Luis Fernando del año pasado, extraigo sólo lo más relevante:

«Pero, en serio, ¿no nos dicen nada las iglesias ortodoxas con su liturgia?, ¿no nos dicen nada los protestantes que siguen tomando en serio la Biblia?, ¿no podemos aprender de ellos, de los buenos cristianos (aún o formalmente) no católicos?»
02/11/16 2:26 AM
  
Luis Fernando
Cita Feri:
«Pero, en serio, ¿no nos dicen nada las iglesias ortodoxas con su liturgia?, ¿no nos dicen nada los protestantes que siguen tomando en serio la Biblia?, ¿no podemos aprender de ellos, de los buenos cristianos (aún o formalmente) no católicos?»

Digo:
De algunos de los protestantes evangélicos y los ortodoxos podemos apreciar muchas cosas que, en todo caso, han estado presentes en el acervo católico a lo largo de los siglos. De los protestantes liberales, que ordenan lesbianas que participan en marchas del orgullo gay, no tenemos NADA que aprender. Y del heresiarca Lutero, tampoco.
02/11/16 7:41 AM
  
Rafa
Muy bueno el artículo y el nivel de los comentarios. Como otros ya han señalado antes, creo que uno de los factores que ayudó a la paralización de las versiones en lengua vernácula fue el desarrollo de la imprenta. Hasta ese momento la Iglesia podía controlar el proceso de traducción de los textos bíblicos y por tanto dar fe de que se trataba de traducciones hechas con rigor. A partir de la invención de la imprenta eso se hizo imposible, y más aún cuando surgió la ruptura, con sus cientos y miles de heresiarcas cada uno intentando dar su toque personal al texto bíblico (quito unos versículos por aquí, otros libros por allá, esta palabra no quiere decir esto sino lo otro...). El problema es que, una vez difundida la imprenta, el proceso se hizo imparable y quizá habría sido mejor atajarlo con sus propias armas, esto es, publicando traducciones verdaderamente ortodoxas e inundar los mercados protestantes con ellas.
02/11/16 8:57 AM
  
Chimo de Valencia
Excelente artículo, Bruno. Gracias. Si no nos confirma en la fe quien tiene la obligación de hacerlo - más bien lo que hace es confirmar en sus prejuicios al que vive alejado de la fe -, es bueno y de agradecer que en este portal se nos den razones y argumentos para vivir como hijos fieles de la Iglesia Católica
02/11/16 1:48 PM
  
Gustavo Lino

De Lutero, y del cualquier hereje, siempre hay algo que aprender.

Si cristaliza una herejía solo es posible porque tiene un fondo de verdad.

Cuando se condena el luteranismo se corre el riesgo de pasarse de frenada, y junto el error a condenar a veces también se obscurece el fondo de verdad que necesariamente trae. Por ejemplo, el retraso en el acceso a la Sagrada Escritura ,que es algo todavía bien visible hoy en día entre los católicos, por la reacción exagerada en este punto a Lutero, pero hay otras cuestiones también.

Si Lutero hubiera permanecido en la Iglesia católica habría sido un gran teólogo sin ningún género de dudas, de los más grandes de la historia de la teología, pues el demonio tienta especialmente a los más grandes, para arrastrar con ellos a miles entre los humildes.

El artículo de Bruno es deslumbrante, pero tiene algún error precisamente por pasarse de frenada.

Es el pueblo cristiano quien en su totalidad tiene que estudiar la Biblia para que el Espíritu Santo lo lleve a la comprensión progresiva de sus misterios hasta que alcance a ser completa en el final de los tiempos.

Lo que hace la jerarquía es seleccionar entra las interpretaciones de la Biblia que hace el Pueblo de Dios la correcta, y una vez fijada por el Magisterio el Pueblo ha de darla por buena y seguir progresando en su estudio hasta la comprensión final.

Si alguien espera a que el Magisterio Papal vaya a tener el papel central para señalar cual es la interpretación correcta del Apocalipsis ya puede coger un buen sillón. Ese papel central es posterior a lo que subjetivamente los diversos cristianos aventuran respecto a los misterios de la escritura.






02/11/16 2:31 PM
  
clotilde
Excelente!!
Soy profesora de historia y he tenido y tengo que lidiar tanto con este tema que usaré el artículo en todos lados. Muchas gracias y que Dios te bendiga
02/11/16 3:59 PM
  
Vladimir
Puede que sea cierto lo que dicen algunos, de que a los católicos, que ya peinamos canas, no se nos relacionó mucho con la Biblia, ni en la Liturgia ni en la Catequesis. Pero eso no impidió que conociéramos la Palabra de Dios: a todos se nos enseñaron los Mandamientos, se nos predicaron las virtudes, se nos hablaba del Cielo y del Infierno y de nuestros deberes para con el prójimo; etc.
Podemos afirmar, sin lugar a dudas, que aún sin ver una Biblia, conocimos la Palabra de Dios a la perfección, al estilo de los primeros cristianos, que vivieron su Fe en Cristo y murieron por ella (muchos de ellos) sin haber visto en su vida una Biblia.
Todos los Apóstoles predicaron y encarnaron la Palabra de Dios en sus vidas y, ninguno de ellos tuvo una Biblia en sus manos.
Gracias a la Tradición Apostólica y al Magisterio de la Iglesia es que posteriormente se compiló la Biblia, la cual siempre necesitará de aquellas otras dos realidades, para ser comprendida en su verdadero sentido.
Cristo, María y José nos bendigan.
02/11/16 8:11 PM
  
Luis Fernando
Gustavo:
Si Lutero hubiera permanecido en la Iglesia católica habría sido un gran teólogo sin ningún género de dudas, de los más grandes de la historia de la teología,

LF:
No, Lutero, no. Calvino, sí. Lutero como teólogo era poca cosa. Calvino fue el que dio empaque teológico, aunque errado, a todo el protestantismo.
02/11/16 9:37 PM
  
JesUs Lima
Bruno: primero investiga bien las razones de la convocatoria del Concilio de Trento, y de sus tantas dificultades en iniciarse, que se relacionan con la Reforma, los Reformistas y separatistas, y su impacto en la Iglesia y los Reinados de la época, y luego de Trento, el proceso por el que se establecieron equipos de traducción de la Vulgata a otros idiomas distintos al Latin con permiso oficial de impresión y uso en la Liturgia, y luego te darás cuenta, que el Concilio Vaticano II ha superado con creces las heridas que propició la Reforma, los separados y sus argumentaciones. La realidad es que, históricamente, los protestantes de a pie leyeron biblias en su idioma natal en sus Ritos y en los pueblos antes que nosotros los Católicos en nuestra Santa Misa. El hecho de que dichas traducciones conlleven interpretaciones distintas a nuestra doctrina Católica es otro asunto teológico.
02/11/16 10:40 PM
  
JesUs Lima
Este asunto se discierne luego de leer completamente el Documento elaborado por una comisión mixta de católicos y luteranos para conmemorar el 500º aniversario de la Reforma Luterana: «Luteranos y católicos: del conflicto a la comunión» (19-VI-2013).

www.vatican.va/roman_curia/pontifical_councils/chrstuni/lutheran-fed-docs/rc_pc_chrstuni_doc_2013_dal-conflitto-alla-comunione_sp.pdf

Saludos.
03/11/16 2:37 AM
  
Gustavo Lino
Gustavo:
Si Lutero hubiera permanecido en la Iglesia católica habría sido un gran teólogo sin ningún género de dudas, de los más grandes de la historia de la teología,

LF:
No, Lutero, no. Calvino, sí. Lutero como teólogo era poca cosa. Calvino fue el que dio empaque teológico, aunque errado, a todo el protestantismo.
____________________________________________

No lo discuto. Quizá a Lutero le tocaba ser un Santo Domingo de Guzman, y a Calvino ser un Santo Tomas de Aquino.

Lutero podía haber sido más bien el iniciador de una gran obra santa -el fundador- en la que Calvino hubiera sido llamado a ser el culmen de la misma.

En todo caso fueron grandes personalidades, y precisamente por ello, al desviarse, han resultado ser tan funestos.





03/11/16 9:34 AM
  
José Luis
San Antonio María Claret, obispo. Había escrito una exhortación, para prevenir a los católicos de los protestantes, Escuchar a los Santos es muy importante para el fiel cristiano. Si un cristiano no atiende a las enseñanzas de los verdaderos hijos e hijas de Dios, los Santos y Santas, terminarán por corromperse por causa del espíritu protestante. Ya sabemos ahora, donde la gangrena del protestantismo ha llegado, hasta perder por completo la fe de la Iglesia Católica por esto de los 500 años de Martín Lutero, solamente cuando ya se pierde a Cristo en el corazón, se admite cualquier tipo de herejías.
San Antonio María Claret tenía claro, que Lutero no era reformador, y por tanto, no es ejemplo de evangelización. Como cristianos, la mentira no cabe en nosotros.

San Antonio, me parece que nos ofrece alguna pista que Lutero y sus seguidores terminan en el infierno. Nosotros no debemos ir por ese camino de condenación. Los protestantes tienen la posibilidad de aceptar la fe de la Iglesia Católica como único medio de salvación, porque es en la Iglesia Católica donde tenemos la Sagrada Tradición de los Apóstoles y Santos Profetas, tenemos al Sucesor de Pedro, para permanecer a Cristo Jesús en la unidad verdadera, y debe ser espiritual. No se trata de ser una unidad con protestantes ni con la mundanidad, lo que nos cerraría las puertas del cielo.

Martín Lutero era un hombre animal, no espiritual, fuera de la Iglesia Católica no podemos hallar el camino espiritual.

La Iglesia Católica tiene los sacramentos como camino de salvación eterna, fuera de la Iglesia Católica no hay sacramentos

De la exhortación de San Antonio María Claret:
• «Lutero y Calvino, son dos relajados, haraganes y abandonados, que no quieren celebrar ni oír Misa; por eso la suprimen. Rehúsan administrar y recibir los sacramentos; por eso los niegan; les cansan el rezar; les repugna mortificarse; por eso lo desprecian todo y concluye que todas las buenas obras no son necesarias para salvarse, que basta solo la fe tan regalona como la vida que llevan; fe que reciben tantas formas como son los vicios y pasiones que quieran encubrir cohonestar con su manto. Puede decirse que estos dos cómodos creyentes a su manera que están en el último paso para llegar a perder con la fe la Religión. Dominados por esa fatal indiferencia, viven como animales irracionales, y se cumple la sentencia del Apóstol: «el hombre animal no percibe aquellas cosas que son del Espíritu de Dios» (1Cor 2,14). Por esto nos exhorta el mismo Dios por el profeta en el Salmo 31,v.,9: «Guardaos de ser semejantes al caballo y al mulo, los cuales no tienen entendimiento» Y luego añade: «Sujeta, ¡oh, Señor!, con cabestro y freno las quijadas de los que se retiran de ti o rehúsan obedecerte. Muchos dolores le esperan al pecador; más al que tiene puesta en el Señor su esperanza la Misericordia le servirá de muralla». Ved aquí hermanos e hijos muy queridos en Jesucristo, explicada aquella palabra Misterio (cf. Ap 17,5), que está escrita en la frente de la fe falsa que con copa dorada en la mano, pero llena de abominación, convida a todos a apurarla y hacen eternamente desgraciados a los que le siguen. Visten de púrpura, pero esa púrpura es como la vestía el Epulón, de quien habla el Evangelio (Lc 16,19) y nos dan muestra de los que se van al infierno.
(San Antonio María Claret, de los escritos pastorales; «Exhortación pastoral sobre las biblias protestantes». Págs. 339s. Biblioteca de Autores Cristianos, 1997.)

03/11/16 10:23 AM
  
José Luis
EN la misma exhortación, ya al comienzo, San Antonio María Claret sobre la fe de los protestantes, no es la misma que las de los hijos de Dios, es decir, de los católicos. Estas palabras no deberían enojar a los protestantes, si leen esto, sino que sepan que Dios les espera en la Iglesia Católica, los luteranos tienen derecho a ser fieles a Cristo, y fuera de la Iglesia nadie tiene posibilidad de honrar a Dios, solamente cuando estamos todos en la unidad de la fe de la Iglesia Católica.

• Esa fe tan encomiada por los protestantes no es aquella fe del que vive el justo (Heb 10,38), sino la que tienen los demonios, como dice Santiago: “demones credunt, et contremiscunt” (Santiago 2,19) « también los demonios creen, y tiemblan ». Pues así como los demonios tienen fe sin obras buenas y sin penitencia de las obras malas, así se halla inculcada en los libros prohibidos que os regalan. Esta fe es un cuerpo en esqueleto, que no tiene carne mortificada, ni espíritu de vida; todo es hueso; todo es aridez y frialdad. No tiene el espíritu de vida por la falta de obras buenas, y es corrompida porque no tiene penitencia de las obras malas. (San Antonio María Claret, escritos pastorales, «exhortación pastoral sobre las biblias protestantes» pág. 337. Biblioteca de Autores Cristianos. 1997).

Yo invito a leer por completo esta exhortación pastoral de San Antonio, pues hay consideraciones muy importantes, que el alma buscadora de Dios termine aceptando a Cristo como católico.

Este Santo dice en otro lugar, que no es suficiente llamarse católico, si no cumple la voluntad de Dios. Y lo vemos en el Evangelio, que muchos ya creen haberse ganado el Reino de los cielos, y escucha aquellas palabras de Dios, que no le reconoce. Claro, es que no se ha identificado esa alma con Cristo, no se ha hecho semejante a Él y ahora descubre, en el momento del juicio particular, que llamándose católico, pero que no se ha esmerado por la vida espiritual, la humildad, la mansedumbre, las buenas obras de caridad, y todo los demás valores santificantes.
03/11/16 10:31 AM
  
Ricardo
Excelente escrito Bruno. Sigue iluminando con ellos como siempre lo haces. Cordialmente. Ricardo.
03/11/16 3:45 PM
  
Legna
Creo que a la luz de lo expuesto en el artículo adjunto, muchos están creyendo que los protestantes/evangélicos creemos que antes de las traducciones de la Biblia hechas por protestantes, no se habían hecho otras traducciones. Pero eso sí es una gran mentira. Nadie niega lo que es evidente a la luz de los hechos históricos; y eso lo sabemos los que hemos leído algo de la historia de la Biblia en la Iglesia.

Pero a la vez, hay que reconocer lo que en el mismo artículo se afirma: que "la mayoría de la gente no sabía leer", es decir era analfabeta y, por tanto, "presos de lo que les enseñaron..." hasta que aprendieron a leer. Y lo que les enseñaron, no fue precisamente la palabra de Dios, sino un montón de prácticas que nada tenían que ver con las enseñanzas de Jesús, que si las enumeráramos todas “no cabrían en el mundo los libros que habrían de escribirse”.

Qué lástima que en vez de enseñar a leer al pueblo, velando por su libertad a través del conocimiento de las Escrituras y otras lecturas, se preocuparan más de esas "tradiciones" que, de una forma o de otra, lo único que contribuían era al "engordamiento" de la clase religiosa (en todos los sentidos) mientras que la gente perecía en la miseria de su ignorancia: moral, espiritual y física, por falta del conocimiento liberador de las Escrituras. Puestos a elegir, entre "aquello" y la liberación que supuso el conocer al Jesús de las Escrituras, sin dudarlo, me quedo con lo segundo. Y que nadie me venga a decir que aquí en España, país en el cual vivo, se ha dado valor a las Sagradas Escrituras. Las "tradiciones" religiosas han sido de muchísimo más valor y lo seguirán siendo, hasta que "el velo" se les caiga y vean cuál es el origen de dichas tradiciones y dónde está la verdadera fuente de la vida, que es en Cristo Jesús.

Al menos, el autor del artículo, debería haber roto una lanza en favor de esos despreciados "protestantes", por el bien que trajeron al pueblo que, deseoso de poder leer las Escrituras, raudo y veloz aprendieron a leer para poder hacerlo. Privilegio que era solo de unos pocos durante siglos. Y eso, aunque todo lo que siguió después a la Reforma, no fuera positivo. Pero qué bueno, que ahora todos podemos leer para no ser presos de nadie, excepto del que queramos serlo.

Lo de la traducción de Reina-Valera sobre el término que hace referencia a las "tradiciones", ni merece la pena comentarlo; parece una broma. Como si las "tradiciones" las cuales hizo referencia el apóstol Pablo, tuvieran algo que ver con las que después se introdujeron a lo largo de los siglos en la iglesia del Señor. ¡Para nada! Pero en fin, cada uno defiende sus tradiciones como “más antiguas” pretendiendo que su institución es “más auténtica” por esa razón. ¿Ante quién?.

03/11/16 6:55 PM
  
David Altamirano
Sostener la frase "Ave María Madre de Dios" con la obvia intención de apoyar la deidad de Maria.. Y luego decirse ser los que basan sus creencias en la correcta interpretación de la Biblia.. Es de lo más incoherente.. Y cuando digo Biblia me refiero también a cómo habrían reaccionado Juan, Pedro, Pablo, y María misma si les presentaremos esa frase como una verdad Bíblica.
04/11/16 4:04 AM
  
Legna
Para José Luís, el que ha hecho el comentario más arriba y que le he copiado y pegado más abajo. Siempre se ha dicho que la ignorancia es la madre de toda superstición; pero además, en la base sobre la cual se dicen muchas tonterías y hasta mentiras monumentales. Aunque peor sería la ignorancia voluntaria, que, espero no sea este el caso, porque de otra forma, sí que tendría que hacer "penitencia" por su malvado proceder. Prefiero creer lo primero: ignorancia involuntaria, porque los "protestantes" somos tan "despreciables" que no merece la pena tan siquiera acercase un poquito par conocerles.
Como si nosotros los protestantes no creyésemos que "la fe sin obras está muerta"; como si nosotros no creyésemos que, como dice el apóstol san Pablo, "somos creados en Cristo Jesús, para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas" (Ef.2.8-10); Como si nosotros no supiéramos lo que dijo el Señor Jesús, respecto de "ser sal" y se "luz en el mundo... así vean los hombres vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos". (S. Mt. 5.13-16)

Será por eso que dice el tal José Luís, que un estudio hecho el año 2015, resultaba que el pueblo protestante-evangélico, va por delante de todas las demás ONG e instituciones religiosas en la obra social en España. ¡Qué pena de pueblo protestante que "menosprecia las buenas obras"!. Pero en fin, parece que después de decir lo fenómenos que somos "nosotros" y "los nuestros" nos quedamos tan a gusto, y eso aunque estemos diciendo una gran mentira.

Seguramente el tal José Luís, ha contado los comedores sociales que hay en España fundados por Iglesias evangélicas; Y también los hogares de ancianos, así como los centros de rehabilitación que, desde la década de los 70 han estado funcionando en España, rescatando jóvenes de la droga, antes que ninguna institución se haya preocupado de ellos; también se habrá dado cuenta de los equipos que están trabajando para el rescate de las mujeres explotadas sexualmente por las mafias, como Rescate; y sin duda, se habrá percatado también de la organización Redime que trabaja con personas que han sido abusadas sexualmente, y los bancos de alimentos y... y... ¿Sigo?. Pobres y despreciables "protestantes" que hemos puesto eso de "la justificación por la sola fe" como almohada para descansar de las buenas obras. En fin... Lo despreciable y "diabólico" es hablar y acusar de diabólicos a los demás sin saber lo que se dice y, además, hacerlo de forma pública.

Más abajo, el comentario al cual me refiero de un tal, "José Luis". Que le aproveche:

"Esa fe tan encomiada por los protestantes no es aquella fe del que vive el justo (Heb 10,38), sino la que tienen los demonios, como dice Santiago: “demones credunt, et contremiscunt” (Santiago 2,19) « también los demonios creen, y tiemblan ». Pues así como los demonios tienen fe sin obras buenas y sin penitencia de las obras malas, así se halla inculcada en los libros prohibidos que os regalan. Esta fe es un cuerpo en esqueleto, que no tiene carne mortificada, ni espíritu de vida; todo es hueso; todo es aridez y frialdad. No tiene el espíritu de vida por la falta de obras buenas, y es corrompida porque no tiene penitencia de las obras malas. (San Antonio María Claret, escritos pastorales, «exhortación pastoral sobre las biblias protestantes» pág. 337. Biblioteca de Autores Cristianos. 1997)."
04/11/16 8:16 PM
  
Carlos Augusto Nuñez cruz
Por ser tan extenso el articulo publicado,refutare cada una de las falcedades que aqui se escriben no sin antes sentirme apenado por los demas hnos. catolicos romanos que al ver aparentemente una investigacion que no esta al elcance de las mayorias de catilicos lo toman como una "verdad" sin refutacion.
Pues yo comenzare de a poco dando partida de defuncion a cada una de estas falcedades o medias mentiras , pues como teologo lo voy ha hacer con creces.
Comenzare con que Aunque el objeto oficial de la Inquisición era combatir las herejías, y
aunque no tenía competencias sobre los no bautizados, ya de paso,
empezó a vigilar “muy de cerca” a los judíos conversos, los cristianos
nuevos, pues sospechaba, a veces con razón, que los conversos,
practicaban en secreto los ritos judíos, aparentando que eran buenos
cristianos; eran los llamados marranos. Por consiguiente, en años
posteriores, aparte de castigar y perseguir a los erasmistas, luteranos,
calvinistas, anglicanos, los que practicaban la brujería, la sodomía y la
bigamia, incluyó en su “catálogo” de “objetivos no deseables” a toda
clase de judíos. Daba igual que fueran o no conversos.

Seguire para que UDS. vayan tomodo forma paulatinamente que lo escrito por el autor del articulo se desvaneceran como agua entre los dedos.
dejo mi segunda intervencion para mañana y asi hasta que sistematicamente todo caiga por su propio peso,Hasta Mañana.
06/11/16 3:49 AM
  
Carlos Augusto Nuñez cruz
NO POR MUCHO ESCRIBIR TENGO LA RAZON.
06/11/16 3:50 AM
  
Patricia Diazgranados
La salvacion es por el creer o por tener FE y el creer o la fe viene por el oir la palabra de Dios o el mensaje del evangelio o de salvacion antes de ser bautizado porque se tiene que tomar una decision y esa decision se tiene que hacer con el entendimiento. Un niño NO tiene la capacidad para entenderlo. Primero hay que instruir o hacer discipulo y despues si se cree que necesitamos reconciliarnos con Dios, damos el paso del bautismo que es para el perdon de los pecados. " Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. El que CREYERE y fuere bautizado, sera salvo; mas el que no creyere, sera condenado." Marcos 16: 15 - 16
20/04/17 6:32 PM
  
Bruno
Patricia:

Los niños no tienen sabiduría para saber que deben ir al colegio y preferirían quedarse todo el día jugando, pero van al colegio por la sabiduría de los padres. Del mismo modo, los niños se bautizan por la fe de los padres.

Eso es lo que ha hecho la Iglesia desde el principio, la Iglesia de los Apóstoles y los Padres de la Iglesia, que habían recibido la fe del mismo Cristo. Supongo que algo sabrían del tema, ¿no? Usted, en cambio, argumenta simplemente con lo que a usted le parece personalmente que dice la Escritura. Francamente, entre la Iglesia de los Apóstoles y su opinión personal, me quedo con la Iglesia de los Apóstoles.

Saludos.
21/04/17 2:22 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.