4.01.17

Debacle de la Iglesia Católica en Brasil

Cuentan de un sabio que un día… Pues eso nos pasa a los católicos españoles. Ya ven cómo nos van las cosas. El otro día lo contaba en un post que lleva un buen número de visitas y un abundantísimo puñado de comentarios. Los datos son los que son.

Pero tranquilos, no pasa nada, aún hay gente que lo tiene bastante peor. Por ejemplo, Brasil. Y vuelvo a eso de que los datos son tercos. En dos años la Iglesia católica en Brasil ha perdido nueve millones de fieles, pasando de aglutinar a un 60 % de la población, a un 50 %. Diez puntos de pérdida en dos años.

Leer más... »

2.01.17

Triste record: España el quinto país del mundo con más ateos

Los quintos, y subiendo. España ha conseguido el triste avance de llegar a un 25 % de sus habitantes que se declaran ateos, cuando en los años 80 apenas se llegaba al 8,5 %. Ya solo tenemos por delante a China (61%), Hong Kong (34%), Japón (31%) y la República Checa (30%). Esto sí que es avanzar, y lo demás, bobadas. En poco más de treinta años, del 8,5 al 25 %. Y subiendo.

Pero no pasa nada. Aquí nunca pasa nada. Mejor dicho, no solo no pasa nada, sino que estamos en un momento eclesial de dulce. Hace poco lo afirmaba el obispo electo de Teruel y Albarracín: “La Iglesia nunca en la historia ha estado tan bien como ahora”. El sentido del humor que no falte.

Entiendo que hacer una evaluación crítica de la vida de la Iglesia en España en estos últimos años a nadie nos apetezca especialmente. Pero los datos son tercos. Punto.

Leer más... »

29.12.16

Antes muertas que de hinojos

No acabo de explicarme la aversión que en los colectivos eclesiales más progresistas produce el gesto de arrodillarse en la liturgia. Me dicen que en alguna ocasión un discípulo del siempre admirado Higinio Fernández (hay quien sostiene que el propio Higinio en persona) explicó en un retiro ofrecido a las reverendas gundisalvas, y al que acudieron también los padres misericordinos, que eso de arrodillarse era propio de esclavos, y que como los bautizados somos hijos, pues que se arrodillen los otros.

Tal entusiasmo suscitó el sensacional hallazgo, que a la primera sorpresa siguieron las lágrimas de emoción, a las lágrimas el arrobamiento espiritual y al arrobamiento un aplauso atronador mientras se coreaba entre palmas el nombre de Higinio, sensacional descubridor de horizontes jamás intuidos.

Leer más... »

26.12.16

Hoy. Treinta y siete años de cura desde la fragilidad

Si. Hoy. Treinta y siete años desde el día de mi ordenación sacerdotal. De ellos, casi treinta ejerciendo como cura párroco. La verdad es que cuanto más lo pienso, más me espanta el oficio. Los sacerdotes nos podemos dedicar a mil cosas dependiendo de lo que nos pida nuestro obispo. Lo de ser cura párroco es una tarea a la vez emocionante y de enorme responsabilidad.  

Lo pensaba estos días. Un capellán de colegio puede dar clases, llevar la dirección espiritual de los alumnos… pero llega a donde llega, a una parcela de su vida. Lo mismo podría afirmar del capellán de un hospital. Atiende a los enfermos mientras están ahí y los conforta especialmente en caso de enfermedad grave o fallecimiento tanto al enfermo como a la familia. Los profesores dan sus clases y lo que pueden después. Igual los que ostentan cargos curiales. El párroco es aquel a quien se confía una porción concreta del pueblo de Dios para su atención, cuidado y llevarlos al cielo. A todos. Niños, grandes, ancianos, los fijos, los de paso. Todos.

Leer más... »

24.12.16

Navidad, Socio y el baño

¡Vaya mezcolanza, padre! Pos sí, que me ha dado por ahí, ya saben. Cosas mías.

Hace un rato he bañado al buenazo de Socio. La verdad es que no le gusta, hasta el punto que se lo huele y sabe esconderse haciendo uso de sus conocimientos geométricos innatos: es decir, que se mete bajo la cama en el punto geométrico exacto donde no lo puedo atrapar por parte alguna. 

Es de buen conformar. Así que sale despacito de la cama y se deja. No le gusta, pero acepta lo inevitable y además hasta con una dosis de perruna resignación. Tras el baño hacemos un ritual que hoy me hacía pensar mucho en esta víspera de la Navidad, cuando estamos casi a punto de cenar en familia.

Leer más... »