7.06.17

Madrileño despatarre

La señora Carmena dirá lo que quiera, pero cuando alguien se refiere a una situación diciendo que “esto es el despatarre”, no se está refiriendo a mayor o menor abertura de piernas de varón o de mujer, que no se me tache de discriminador a estas alturas, sino a una situación esperpéntica, absurda, rocambolesca: “es que esto ya es el despatarre”.

Despatarre es lo que llevamos contemplando en estos últimos días en las ocurrencias del ayuntamiento de Madrid. A fuer de querer ser modernos y rompedores, nos estamos encontrando con el mayor de los ridículos. Hace un par de días los semáforos más sexistas y estereotipados que yo recuerde. Ya saben: los hombres llevan pelo corto y pantalón, las mujeres falda y coleta. Esto yo creía que lo teníamos superado.

Leer más... »

6.06.17

A ver si nos aclaramos con lo de las inmatriculaciones a favor de la Iglesia Católica

No soy licenciado en derecho, pero de papeles entiendo algo, y me parece que en esto de las inmatriculaciones de bienes a favor de la iglesia católica hay mucha desinformación, mucha manipulación y ganas de confundir al personal haciéndole creer que matricular un bien a favor de alguien es estafa pura y dura, especialmente si quien inscribe el susodicho bien a su favor es la iglesia católica. Es decir, la iglesia está robando los bienes al pueblo.

Leer más... »

5.06.17

Rafaela: para semáforos anti discriminación, los de tiempos de Franco

Es lo que tiene Rafaela, que lo mismo desaparece una temporada, que toma el teléfono y no da tregua. Me dice que acaba de ver en internet, que nunca se imaginó ella lo entretenido que podría llegar a ser un ordenador, que en Madrid, con motivo del día ese de los gays -ella lo dice de otra manera-, van a renovar algunos semáforos para que sean más políticamente correctos. En lugar del muñequito -siempre varón- los va a haber con muñequitos hombres y muñequitos mujeres, que van a ir de la mano entre ellos. En la imagen lo pueden ver.

Rafaela, que es más moderna de lo que parece, y años hace que las tareas de casa las tiene repartidas perfectamente con su marido, está indignada. Lo explica a las mil maravillas. Hay que jorobarse -dice- años llevan explicándonos eso de los estereotipos o como se diga, lo de los juguetes sexistas, lo de no hacer diferencia con la ropa, eso de las etiquetas, y ahora nos vienen los modernos esos del ayuntamiento con los semáforos esos de las narices (su marido lo expresaría de forma más ruda y rotunda). 

Leer más... »

2.06.17

Rafaela: que lo busquen en internet

Rafaela está estupendamente, lúcida, alegre, vital y peleona como siempre. Nos llamamos alguna vez, comentamos cosas, pero sabe que yo ando con mucho lío y ella tampoco quiere quemarse la sangre.

Desde hace dos meses me cuenta que está fuera don Jesús, su párroco. Problemillas de salud y un curso de “no sé muy bien qué”, pero el caso es que no volverá al pueblo hasta después del verano. Atiende la parroquia el P. Efrén, que va lo que puede y que los habla mucho de los pobres y de acoger a los emigrantes y esas cosas, que dice Rafaela que ella no conoce un solo caso de un morito de los que hay en el pueblo que haya tenido problemas. Al revés, siempre se los ha ayudado.

Leer más... »

31.05.17

EXCLUSIVA: por fin alguien se atreve a poner una querella

Si es que no tienen costumbre. Llevan años constatando que sacudir a la Iglesia es gratis y se nos han envalentonado. Se pueden profanar capillas, nada. Se puede insultar y agredir a obispos, sacerdotes, religiosos. Nada. Calumnias, difamación, poner en solfa a cualquiera. Gratis. Hasta que un día una religiosa, que se ha sentido calumniada por una señora, posible caso de bebé robado, en lugar de callar, llorar y limitarse a rezar por su perseguidora, que posiblemente también lo haya hecho, se fue con la toca “mu bien artornillá” al juzgado y puso una querella por injurias y calumnias contra aquella que la acusó de un delito con nombre y apellidos.

Leer más... »