« La señora Rafaela, presidentaDos axiomas y un corolario (o eso de "estar con los pobres") »

27.08.12

Moniciones en misa: cuidado...

A las 11:51 AM, por Jorge
Categorías : Sin categorías

Se puede definir “monición” como “un texto breve que se lee y sirve de introducción o explicación en algunos momentos de la misa o de alguna otra celebración litúrgica”. Parto del principio que no son elementos indispensables en la celebración, sino simples posibilidades. Por tanto, usar las moniciones y la forma de hacerlo, depende de quien preside la celebración.

A partir de aquí, quería comentar cómo las utilizo y para qué creo que pueden ser convenientes o no. Insisto. Pura apreciación personal de un servidor que no tiene más sentido que ofrecer mi personal punto de vista por si a alguien le puede ser útil. Nada más.

Por principio apenas las utilizo. Para empezar me parecen innecesarias la mayor parte de las veces (la gente que va a misa habitualmente ya sabe lo que es cada cosa), y en no pocas ocasiones un incordio que no te deja vivir la celebración en paz. Cuántas veces no nos ha tocado “sufrir” moniciones sin parar a lo largo de toda la celebración: en la entrada, antes del acto penitencial, del gloria, en cada una de las lecturas, al credo, ofrendas, plegaria, padrenuestro, paz, comunión, post-comunión, despedida… y festival de avisos parroquiales. Esto no hay quien lo aguante ni en viernes de cuaresma. Creo que en esos casos más que ayudar contribuyen a poner de los nervios a los fieles. Bien está un día destacar algo, pero hacerlo habitualmente se puede convertir en algo insoportable.

Pero es que además hacer una buena monición es todo un arte. La experiencia, sin embargo, nos muestra como en la mayor parte de las ocasiones las moniciones son o morcillas del párroco que va haciendo casi una serie de mini homilías a lo largo de toda la celebración, o una forma de destripar la propia celebración.

Seguro que todos recordamos las lecturas de ayer domingo. Imaginen una monición que dijera más o menos esto: “en la primera lectura escucharemos como Josué pregunta al pueblo que si desean servir al Señor o a otros dioses; en la segunda lectura Pablo nos recordará que hombre y mujer son una sola carne, finalmente en el evangelio Jesús preguntará a los discípulos si también ellos desean marcharse”. Esto es como si uno va al cine a ver una película de suspense y al empezar sale un señor y nos dice: “la película comienza con un asesinato, después contemplaremos dos chantajes, que se resolverán finalmente bien, para acabar con la detención del asesino que, evidentemente, es el mayordomo”.

Servidor para las moniciones suelo aplicar estos criterios:

1. Las menos posibles para evitar que vayan rompiendo el ritmo de la celebración. Por ejemplo, cuando vamos a empezar el padrenuestro una monición cortando el ritmo y explicando por enésima vez el sentido del padrenuestro, puede ser irritante.

2. Me parece interesante y generalmente muy conveniente una monición de entrada sobre todo en fiestas litúrgicas especiales, jornadas diocesanas y nacionales (domund, manos unidas, día del seminario…), y fiestas y memorias de los santos. Para los santos, por ejemplo, el libro de la sede es un tesoro.

3. Creo que las moniciones son imprescindibles en celebraciones especiales para que los fieles puedan comprender mejor los distintos ritos: vigilia pascual, viernes santo, dedicación de una iglesia, toma de posesión de un nuevo obispo o párroco…

4. Las moniciones SIEMPRE por escrito, para evitar la improvisación y morcillas innecesarias.

5. En alguna ocasión un pequeño detalle en un momento de la celebración puede ayudar. Antes hablaba del padrenuestro. Supongan que hemos leído justo ese evangelio. Quizá merezca la pena ese día recordar que es una oración recibida del Señor y que por eso tiene una riqueza especial y se debe rezar con toda el alma. Pero sólo ese día.

Insisto que es como yo lo veo. Y lo veo así después de escuchar a mucha gente. A veces los sacerdotes o los equipos de liturgia hacemos las cosas según nos parece dependiendo de nuestros gustos personales. Nos falta escuchar más a los fieles. En muchas ocasiones a los fieles, tanta monición, tanta introducción, tanta explicación… en lugar de ayudarles a vivir la misa con devoción, les pone de los nervios.

Para acabar. La mejor monición, una misa bien celebrada. La mejor monición a las oraciones del misal es ese “oremos” y conseguir un silencio que se masca.

23 comentarios

Comentario de maria-a
Exelente,padre!
Si me permite, voy a pasar este a varios...

Bendiciones!!
27/08/12 12:06 PM
Comentario de Forestier
Como no pude leerlo al estar fuera, le felicito por su artículo sobre la pobreza de Jesús, y pienso que ya era hora que alguien se atreviera a rebatir con contundencia y claridad este falso axioma. Sólo quería añadir que este concepto de pobreza cuantitativa que se le aplica a Jesús, procede de una concepción marxista y materialista de la pobreza, y no se tiene en cuenta que la pobreza que predica el Señor, más que en "tener" más o menos cosas, consiste en estar desprendidas de ellas.
27/08/12 1:00 PM
Comentario de rastri
Para acabar. La mejor monición, una misa bien celebrada. La mejor monición a las oraciones del misal es ese “oremos” y conseguir un silencio que se masca.
_____________________

-Totalmente de acuerdo.

-La mejor monición, la que no me distrae del oficio de la misa, es la que está escrita en el misal.

-Y sea leida por el oficiante como si fuera su primer día de oficio.



27/08/12 1:25 PM
Comentario de Alejandro Galván
Dos orejas y vuelta al ruedo.

OLE!!!


27/08/12 1:27 PM
Comentario de Percival
Sí: pocas, precisas y breves. Y son "moniciones" es decir llamadas de atención, ayudas para focalizar la celebración o alguno de sus aspectos.

Yo uso alguna, breve, para catequizar sobre la liturgia misma. Porque hay muchos que participan en la Eucarístía, que saben lo que viene, pero no saben por qué. Y muchos que no saben nada de nada.

La proliferación de moniciones es un pretexto para darle "participación" a los laicos en las celebraciones, con la convicción de que "participar" significa que todos hagan algo. Así se multiplican al infinito moniciones y ministros (y ofrendas procesionales). Y todo es un jolgorio y un bazar. Y un ministerio... peor que los públicos: mucha gente haciendo cosas que no corresponden.
27/08/12 1:30 PM
Totalmente de acuerdo. AÑado una más: los avisos parroquiales, darlos siempre después de la bendición de la misa: el que quiere, se queda a oirlos y el que tiene que marcharse, se va con la Santa Misa completa y no atacado de los nervios porque a veces los avisos se alargan.
27/08/12 2:01 PM
Comentario de José Jacinto Verde Colinas
Puede que lleve usted su parte de razón, padre Jorge, aunque tengo mis dudas sobre si ciertas moniciones (si están bien hechas y tienen una longitud adecuada) quizás pudieran ayudar a estar más atentos en las misas o celebraciones litúrgicas.

En lo que creo que no estoy de acuerdo con usted es en lo siguiente: a mi entender, es más conveniente y preferible realizar moniciones antes de cada una de las lecturas bíblicas de las misas o celebraciones litúrgicas. Creo que estas moniciones ayudan a centrarse mejor en el sentido y en la comprensión de las lecturas, siempre que estén bien hechas, por supuesto (cosa que probablemente no siempre se consigue, por excesiva brevedad o longitud de las moniciones, por no haber captado debidamente el sentido de las lecturas, o por cualquier otra causa).

A modo de ejemplo, puedo decirle (espero que sin descubrir nada que no deba decirse) que en las misas (o eucaristías, como las llamamos nosotros) y en las celebraciones litúrgicas del Camino Neocatecumenal siempre se realizan moniciones, a diferencia de lo que ocurre en la mayor parte de las demás misas, y creo que es un acierto. Otra cosa es, como ya he dicho antes, que los que algunas veces hemos monitado hayamos acertado debidamente o no con el sentido de las lecturas, o que la hayamos hecho de la longitud adecuada, etc.

Quizás sí sería conveniente que las moniciones pudieran leerse, pero no es menos cierto que, si uno las dice de memoria (como estamos obligados a hacer los neocatecumenales) se favorece más que lo que se diga en la monición se ajuste mejor a lo que el Espíritu Santo desea, y no tenga por qué corresponder necesariamente a lo que uno lleva preparado de antemano. Además, así uno se da cuenta de si ha preparado bien o no la monición, si ha tenido la longitud adecuada, o si uno ha "metido la pata" en algún aspecto concreto.
27/08/12 2:45 PM
Comentario de José Jacinto Verde Colinas
Se me olvidaba añadir en mi comentario anterior que, por supuesto, si uno se equivoca total o parcialmente en la monición, evidemente el sacerdote, en las misas o eucaristías, o el presidente, en las celebraciones litúrgicas, siempre tiene la posibilidad de realizar todos los comentarios o las correciones que considere oportuno cuando realice la homilía de la misa o la explicación de la Palabra de Dios celebrada.
27/08/12 2:54 PM
Comentario de Norberto
...en las celebraciones litúrgicas del Camino Neocatecumenal siempre se realizan moniciones...

Que no son tales sino proclamas de 5-6´del monitor que supone, desacertadamente, que si el no comenta, con sus desahogos y notas personalísimas, la cosa, como que no ...

Por otra parte el OGMR dice

31. También corresponde al sacerdote que ejerce el ministerio de presidente de la asamblea congregada, hacer algunas moniciones previstas en el mismo rito. Donde las rúbricas lo determinan, está permitido al celebrante adaptarlas hasta cierto grado para que respondan a la capacidad de los participantes; procure, sin embargo, el sacerdote conservar siempre el sentido de las moniciones que se proponen en el Misal y expresarlo en pocas palabras. Al sacerdote que preside le compete también moderar la Palabra de Dios y dar la bendición final. A él, además, le está permitido introducir a los fieles, con brevísimas palabras, a la Misa del día, después del saludo inicial y antes del rito penitencial; a la Liturgia de la Palabra, antes de las lecturas; a la Plegaria Eucarística, antes del Prefacio, pero nunca dentro de la misma Plegaria; e igualmente, dar por concluida toda la acción sagrada, antes de la despedida.

Más claro, agua.
27/08/12 4:07 PM
Por puntualizar un poco, y con su permiso, el comentario de José Jacinto y, también con su permiso el de Norberto. Las moniciones, en el Camino Neocatecumenal o fuera de él, deben ser eso, una ayuda breve que invite o incite a escuchar o poner atención, siempre breve, sin quitar en absoluto protagonismo a la propia palabra o a la misma liturgia. Deben ser breves, no ser en absoluto catequesis, ni vivencias personales, ni pseudohomilías. No contradeciré del todo a Norberto en cuanto a que en no pocas ocasiones los hermanos que hacemos el Camino, nos podamos pasar en la duración o confundamos el sentido de lo que puede ser una monición, pero no es menos cierto que catequistas y sacerdotes están siempre recordando lo uno y lo otro. En el Camino se suelen hacer por parte de los laicos una monición ambiental o de entrada y las moniciones a las Palabras de la Eucaristía (Vicente, Eucaristía y Misa es exactamente lo mismo y no es que nosotros la llamemos de una forma o de otra son lo que son y se celebren en el contexto que sea y por quien sea siempre que se haga válidamente y con ministros ordenados), no se hacen moniciones a otras partes de la liturgia. Además se suelen preparar con antelación y en equipo por lo que aunque no se escriban no son totalmente improvisadas, esto creo que es más importante que el que estén o no escritas. Y con las de los sacerdotes a las distintas partes de la misa pues vale casi lo mismo, a veces son muy convenientes y oportunas pero no conviene pasarse y hay que saber cuándo y cómo hacerlas. La Paz.
27/08/12 6:38 PM
Comentario de Eduardo Jariod
En todo, sentido común. Con las moniciones, también. Aunque no soy quién para opinar sobre este tema, me parece su posición llena de sentido común.
27/08/12 6:47 PM
Comentario de Gerardo
Excelente!!!!! siempre había pensado lo mismo y hoy encuentro este artículo.

Ojala muchos sacerdotes lo lean

Saludos.
27/08/12 7:12 PM
Comentario de melillo
Siguiendo el tema de las moniciones en el CN pues concuerdo con lo dicho anteriormente.

Solo quiero dar mi opinion sobre los escritos. Ya sean moniciones, preces o homilias.

SON INSOPORTABLES, para mi es como si me leyeran un discurso, eso si muy bien dicho, tiene un principio, un nudo y un desenlace. Pero son frios, son esquematicos, no dan oportunidad a que obre el Espiritu Santo.

Al igual que ocurre tambien en el CN, el problemas de las moniciones, preces y homilias es que a veces no se preparan por quien las tiene que decir y claro se empieza a divagar que es lo que al fin y al cabo trata el post.

La cosa es decirlo con fe, con amor hacia los hermanos, pero siempre hay que preparar algunas ideas para no perderse sin caer tampoco es llevar discursos escritos.

Creo que me he explicado, y mi opinion a las moniciones es que generalmente enriquecen muchos mas la liturgia y ayuda a aterrizar las palabras a nuestra vida.



27/08/12 8:09 PM
Comentario de Javier
En general muy de acuerdo, pero en mi experiencia una buena monición ayuda a la gente a "situarse" en la misa...Como ya lo han dicho, una monición de entrada sobretodo si es alguna fiesta, PERO CREO QUE ESPECIALMENTE, que las moniciones a las lecturas, breves y claras, ayudan muchísimo a que los oyentes sepan del tema de estas -por lo general pocas veces se enteran , si no es que se comentan en la homilía-AUNQUE es cierto que cuando se convierten en comentarios, son insoportables.

Subrayo alguna opinión anterior, que no se debe caer en el exceso de utilizarlas como pretexto para darle "participación" a los laicos
27/08/12 10:02 PM
Comentario de Dahrendorf
Personalmente las que más me ponen nervioso son las anteriores a las lecturas, ésas en las que se hace un resumen de lo que después se lee. Imaginemos: una monición resumiendo el Evangelio. Se lee el Evangelio. Y finalmente el sacerdote en la homilía hace un comentario prácticamente repitiendo lo que dice el Evangelio, solo que dándole vueltas. Para volverse loco. Y además, a veces se reparte una hojita con el texto...
27/08/12 11:31 PM
Comentario de Dahrendorf
Ah, se me olvidaba. Aunque supongo que no serán en sentido estricto moniciones, acerca de los "avisos parroquiales", por favor, señores sacerdotes, le ruega humildemente un sencillo feligrés que sean breves. Dos o tres. No se peguen media hora anunciando la reunión de la Comisión de Economía. Sé que somos impacientes y a veces algo irrespetuosos, pero a veces ya excede de lo normal.
27/08/12 11:37 PM
Comentario de moisés
No sólo las moniciones sino que también creo que hoy en día faltan homilias breves y con sentido. los sacerdotes deberían prepararse haciendo una busqueda exegetica y patristica sobre el sentido de la palabra proclamada y abandonar el estilo moralista y social con el que cargan a los fieles.
27/08/12 11:48 PM
Comentario de Carlos
¡Excelente artículo! Saludos.
28/08/12 4:35 AM
Comentario de Gregory
Lo mejor de una monición es que sea breve y consisa es decir no ponerse a decir de todo al punto que el celebrante tenga que solo agregar algo porque el monitor "lo dijo todo".
28/08/12 5:07 AM
Comentario de Percival
Lo peor es la monición que prepara la intervención del monitor. Y luego las palabras del sacerdote para refrendarla, con una nueva monición. Un desesperante fractal de palabras...
28/08/12 1:22 PM
Comentario de José Jacinto Verde Colinas
Efectivamente, como dice Saulo, se me olvidó decir que también se realizan en el Camino Neocatecumenal moniciones ambientales al inicio de las misas (o eucaristías) o de las celebraciones litúrgicas. Creo que son una buena idea, si se hacen debidamente, como las demás moniciones. Yo he tenido la ocasión de hacer unas cuantas de de cada tipo.

Como todas las demás moniciones, creo que debemos intentar "dar en el clavo". No siempre nos salen debidamente: algunas son demasiado cortas, otras demasiado largas, y puede que no siempre consigamos decir lo que deberíamos.
29/08/12 12:16 AM
Comentario de carlos g
Saludos a todos, las moniciones son muy importantes porque nos da una introducción a las lecturas, claro una monición corta y concisa y ojala sean espontaneas. Dios los vendiga a todos
30/08/13 4:17 PM
Comentario de María
me entristece leer algunos comentarios que lejos de estar de acuerdo con el verdadero sentido que el Padre Jorge le da a su explicación, únicamente están desesperados por salir rápido de Misa como que se tratará de un deber nada más y no ven que es más que eso, es un acto de amor donde nos encontramos con Jesús, y cuando uno esta con su mejor amigo, le da el tiempo debido y recordemos que los avisos de nuestra parroquia son importantes para estar al tanto de las actividades que se ralizan, conocer las necesidades que hay en nuestra Iglesia y así involucranos más. dejemos ya de ser Católicos de nombre.
28/11/13 6:19 PM

Dejar un comentario


Tu dirección email NO será mostrada en este sitio.
(Los saltos de línea se conviertan a <br />)
(Nombre, email y página web)
  • No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.
  • Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Jorge González Guadalix

Jorge González Guadalix

Sacerdote diocesano de Madrid. Se presenta y se define como cura. Licenciado en teología pastoral, lleva más de treinta años ejerciendo su ministerio en parroquias de la diócesis, algunos de ellos como párroco rural. Arcipreste varias veces, ha pertenecido por dos legislaturas al consejo presbiteral de Madrid y al consejo diocesano de pastoral.
Como añadido a su labor de párroco ha hecho un poco de todo: coordinador de pastoral de un colegio de más de dos mil alumnos, director espiritual de un gran colegio mayor, profesor de religión, profesor de teología pastoral... internauta y bloguero por libre y desde ahora en Infocatólica .
Si quieren ponerse en contacto con él: parroquiamogas@telefonica.net

En este blog

¿Quieres recibir el correo semanal que envío a todos los feligreses?


Es muy sencillo, menos de la mitad de medio minuto. Pulsa en este enlace y deja tus datos:


Suscribete

Agosto 2014
Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
 << <   > >>
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
Quiénes somos | Contacta con nosotros | Política de Cookies | Aviso Legal y Condiciones de Uso