Mi primer viaje a Lourdes

Hace 7 años y medio que tomé la decisión de unirme a la Iglesia Ortodoxa. Tras haber sido protestante durante los ocho años anteriores, aquel paso de fe no estaba exento de dificultades. Una de ellas era precisamente el papel que se le daba a María en la teología y religiosidad ortodoxa. Un papel que poco tiene que envidiar al que tiene en la Iglesia Católica.

Fue precisamente entonces cuando descubrimos que mi madre tenía un cáncer de hígado que estaba entrando en la fase terminal. Tomé la decisión de no decirle la gravedad de su estado a menos que ella me lo preguntara directamente. Ya le había compartido mi intención de abandonar el protestantismo para hacerme ortodoxo, lo cual le produjo una alegría poco disimulada aunque mitigada por el hecho de que no regresaba a la Iglesia Católica. Su concepto de la Iglesia Ortodoxa era el mismo que tienen muchos católicos y protestantes: es como la Iglesia Católica pero sin Papa.

El caso es que ella había sido una habitual peregrina al santuario de Lourdes desde la muerte de mi padre hace 17 años. Su intención era acudir ese mismo año con el grupo de Guadalajara pero a última hora no pudo asistir porque tenía que hacerse unas purebas médicas. Entonces ella dijo que asistiría en el mes de septiembre con la gente de Madrid. Yo sabía que lo más probable era que no viviera para ver cumplido su deseo. Entonces, sin meditarlo mucho, se me ocurrió ofrecerme para llevarla en coche a Lourdes, en un viaje de un fin de semana largo. Se le iluminaron los ojos y aceptó. Antes de seguir, conviene que aclare una cosa. Desde que me convertí en evangélico yo había tenido auténticas discusiones con mi madre acerca de muchas doctrinas católicas y muy especialmente las relacionadas con la Virgen María. En más de una ocasión le dije que creía que las apariciones de Lourdes eran auténticas pero preternaturales (o sea, de origen no bueno precisamente), lo cual provocó el que mi madre estuviera a punto de cortar toda relación conmigo. Por tanto, os podéis hacer idea de lo que para ella supuso el que yo la ofreciera llevarla en coche a Lourdes. Ahora bien, una vez que yo reflexioné sobre lo que le había ofrecido, me entró un temor no pequeño. Me dije: "Luis, ¿no estás yendo demasiado deprisa?" "¿no crees que debes madurar un poco como católico ortodoxo antes de embarcarte en la aventura de visitar un santuario mariano aunque sea con la intención de satisfacer a la madre que se te está muriendo?"

Lourdes iba a ser la prueba de fuego de mi conversión al catolicismo ortodoxo a pesar de que, curiosamente, la Iglesia Ortodoxa no acepta como dogma la Inmaculada Concepción de María -aunque la llaman Inmaculada y sin pecado-. Siendo Lourdes el santuario de la Inmaculada Concepción, mi situación no dejaba de ser una especie de ironía del destino. Ahora bien, yo sabía que si llegaba a Lourdes y me encontraba con un culto mariano inaceptable para mí, no podría seguir siendo católico ortodoxo. Se puede ser ortodoxo o católicorromano y no tan devoto a la Virgen como los rocieros. Pero no se puede ser ni ortodoxo ni católico sin venerar y honrar a la Teotokos.

Durante todo el trayecto hasta Francia fui orando a Dios para que, fuera en la dirección que fuera, Él me mostrara el camino a seguir durante mi estancia en Lourdes y, sobre todo, después. Salimos tempranito de Madrid y tras comer en la frontera con Francia, nos dirigimos hacia Lourdes. Llegamos a primera hora de la tarde y nuestra primera precoupación fue encontrar lugar donde alojarnos, no porque no hubiera hoteles sino porque había tal cantidad de ellos que no sabíamos bien cuál podría ser el más apropiado para nosotros. No en vano mi madre se trasladaba en muletas o en silla de ruedas y por tanto el hotel tenía que estar preparado para minusválidos. Una vez que nos instalamos los tres -mi madrina nos había acompañado- decidimos dar un paseo por la zona comercial del pueblo. A mí me recordaba a las calles llenas de tiendas de recuerdos propias de los pueblos costeros del Levante español donde yo había veraneado de niño. La diferencia es que en Lourdes todos los regalitos y recuerdos giraban alrededor del tema mariano. Tras cenar a una hora mucho más temprana de lo habitual en España, nos retiramos a descansar.

A la mañana siguiente, nos acercamos al santuario. Una de las cosas más increíbles era el ver la cantidad de nacionalidades que estaban allá presentes. Franceses, españoles, mejicanos, argentinos, polacos, italianos, chilenos, colombianos, irlandeses, alemanes, norteamericanos, etc, etc…. aquello parecía la ONU. Ahora bien, nada más bajar la rampa que da acceso a la explanada principal, uno entra en otro mundo. Las tiendas, los regalos, el comercio, todo eso se queda fuera. Dentro está la enorme basílica y, sobre todo, la gruta. Puedo asegurar que yo sentía auténtico miedo de acercarme a la gruta. Temía encontrarme con algo que me hiciera salir corriendo de allá o quedarme por respeto a mi madre pero con el corazón y el alma puestos en otra parte. Sin embargo encontré una paz como pocas veces en toda mi vida he llegado a experimentar. Me impresionó el silencio y la sacralidad de aquel lugar. Tuve la sensación clara y nítida de que me encontraba en un lugar santo. Es difícil expresar con palabras todo lo que sentí y viví en esos momentos. Mi mente racional, llena todavía de los argumentos que yo había usado meses atrás para atacar la veneración de María, empezó entonces a buscar justificaciones del tipo "no te fíes de tus sensaciones", "esto puede ser pasajero", "ya sabes que engañoso es el corazón así que no confíes en lo que él te dice ahora", etc, etc. Pero no, no había manera de enterrar aquello que había resucitado en mí al entrar en aquel lugar santo.

El resto del día estuvo marcado por mi silencio ante todo lo que mi alma estaba redescubriendo. Y también por la constatación de la inmensa labor que hacen los voluntarios al ayudar a los enfermos. Era curioso. El lugar estaba lleno de personas enfermas, muchas de ellas inválidas, pero allá se respiraba esperanza y vida y no falsa religiosidad y muerte. Cuando por la tarde asistimos a la procesión de las antorchas, quedé impresionado por su belleza, su simbolismo, su espíritu cristiano reflejado en los rostros de todos los que estaban alrededor nuestro. La celebración nocturna fue también inolvidable.

Cuando esa noche me acosté para dormir, fui consciente de que allá en la gruta había muerto lo poco o mucho que me quedaba de protestante. Aquella Inmaculada Concepción cuya veneración había sido combatida por mí había intercedido a Dios para que me hiciera entender la verdadera esencia cristiana de la veneración a la Madre del Salvador, causa de nuestra salud.

El día siguiente presenciamos la procesión del Santísimo Sacramento. Yo visité junto con mi tía las estaciones del Vía Crucis, de una belleza artística indudable. Pero nuevamente fue en la gruta donde aprecié el porqué aquel lugar ha atraído a tantos millones de visitantes de todas las partes del mundo. Esa tarde mi madre se bañó en las piscina del manantial. Yo sabía que ella no se curaría de su enfermedad terminal, no tanto porque el Señor, respondiendo a la intercesión de María, no pudiera hacerlo sino porque era consciente de que Él quería llevarse pronto a mi madre junto a su lado.

El domingo por la mañana empredimos la vuelta a casa. Mi madre no mejoró de su enfermedad pero, incomprensiblemente para los médicos, sus últimos días de vida los pasó sin un solo dolor, sin necesidad de que la sedaran. Para los que estábamos acostumbrados a verla sufrir dolores intensísimos en los últimos años a causa de una afectación del nervio ciático causado por una operación de cadera (tuvo que ingresar en la unidad del dolor del hospital Gómez Ulla), el ver que moría sin sufrir fue una bendición del cielo. A las pocas semanas de que mi madre muriese, mi esposa Lidia y yo regresamos a la Iglesia Católica.

A Lourdes llegó un Luis Fernando diferente del que salió. Probablemente muchos juzgarán este testimonio desde muy diferentes perspectivas. Bien sé que sólo Dios sabe en qué consistió ese cambio y cómo afectó a mi forma de vivir la fe que una vez fue entregada a los santos. Hice un viaje para complacer a mi madre carnal y Cristo me premió con la madre que ofreció a su discípulo amado en la cruz. Sin duda es uno de los mayores regalos que el Señor puede ofrecer a los que le aman y procuran guardar sus mandamientos.

Luis Fernando Pérez Bustamante

17 comentarios

  
José Luis
Ir a Lourdes es una experiencia divina. Cuando yo fui (años 80) a una peregrinación con enfermos. Y después de llevar a la persona que yo tenía al cuidado al hospital, con un grupo de compañeros, marchábamos caminando, y la conversación que ellos mantenían no era precisamente lo correcto, pero si fuimos a Lourdes, lo más razonable y justo era dedicarnos aunque sea caminando a rezar el Santo Rosario, y así que todos lo comprendieron y aceptaron.

Ya por la noche, cuando todos se habían recogidos, yo salí de la residencia y me encaminé nuevamente a ese lugar, ya no había casi nadie, las pocas personas que habían se retiraban, me fui a la Gruta, y me quedé, pero no estaba sólo, la Santísima Virgen María también estaba allí, y no la vi porque era invisible; aquel momento fue un remanso de paz y alegría.

Gracias por tu testimonio, Luis Fernando, lo colocaré donde ya sabes.
07/10/06 10:06 AM
  
Luis Fernando
Gracias José Luis.
Sugiero a los lectores que se pasen por el grupo de MSN de José Luis

Él ha recogido mucho buen material ahí.

07/10/06 10:18 AM
  
José Luis
Sobre la devoción de los rocieros no me convence que sea auténtica, en el sentido, que cuando salen en una procesión zarandean con graves irreverencias a la Santísima Virgen María. Y lo que es triste, cuando van en peregrinación, se dedican a cantar canciones que no invitan a la piedad ni santidad. Desde luego, que a mí no me sirve. Y contra ese tipo de devoción rociera, San Luis María de Grignión, no la considera como verdadera, y lo mismo piensan otros santos Padres y Doctores de la Iglesia.
07/10/06 10:25 AM
  
nachet
Hermoso testimonio, Luis Fernando, gracias.

Se me da a mí, aunque sin fundamento alguno, que cuando muramos todos y vayamos a rendir cuentas al Padre, descubriremos que Cristo y su Santa Madre, desde el cielo, habrán sonreído, como se sonríe viendo a los hijos pequeños cuando se pelean por fruslerías, cuando nos escuchan a católicos, protestantes, ortodoxos o rocieros, manteniendo agrias discusiones sobre la veneración, la adoración o la frialdad mostrada con la Virgen, faltando a nuestro deber principal de la Caridad con los hermanos.

Un abrazo.
08/10/06 10:09 AM
  
Luis Fernando
Quién sabe, nachet, quién sabe. Pero puede que no andes muy desencaminado.

Por razones obvias tengo una cierta querencia a exponer determinados temas buscando dar argumentos a los protestantes en favor de las tesis católicas. Les cuesta mucho entender la devoción a María y los santos porque piensan que le roba la gloria a Dios. Pero no son pocos a los que ya he logrado hacer entender que el amor que profesamos a los santos y, más aún, a la Madre del Señor no lo restamos del amor a Dios. Todo lo contrario. Es un fruto del mismo.

Yo a Cristo lo que le pido es que me permita amar a su Madre como Él la amó. Sé que a tanto no podré llegar pero qué meta tan bonita es esa, ¿verdad?
08/10/06 10:34 AM
  
José Luis
--"descubriremos que Cristo y su Santa Madre, desde el cielo, habrán sonreído, como se sonríe viendo a los hijos pequeños cuando se pelean por fruslerías..."--

No te olvides, Nachet, Cristo y María no pueden sonreír cuando sus hijos se pelean, pues detrás de las peleas se encuentra el pecado… El pecado venial también ofende a Dios.

Estemos prevenido contra el padre de la mentira: «…no seamos engañados por Satanás, ya que no ignoramos sus propósitos» (2Co 2, 11).

Pero hablando de Lourdes, cuando llegué allí con un dolor muy fuerte de cabeza, y que no encontraba remedio para quitarme ese dolor, me fui a una de las fuentes de esa agua milagrosa, bebí un poco, y en breve se me quitó. Para mí fue una sorpresa grata, porque tomando de otra agua, el dolor y la pesadez permanecían.

Me sentí aliviado y sin cansancio.
08/10/06 2:55 PM
  
Josep
Luis Fernando te comprendo y entiendo mas de lo que puedas suponer.
En Lourdes vivi algo que no te lo podria explicar con palabras, pero lo vivi y todavía vive en mi.
Te diste cuenta de que el agua del rios pasa en silencio delante del Santuario?.
09/10/06 12:20 AM
  
Luis Fernando
Sí, estuve sentado a la orilla de ese río durante unas cuantas veces en aquellos días. Desde allí contemplaba a la gente que se acercaba a la gruta y también la imagen de la virgen. El silencio del río era "sonoro"
09/10/06 12:29 AM
  
angel
Gracias por tu testimonio: todo cuanto has manifestado me parece poco: Lourdes es un encuentro maravilloso con lo más grande y profundo del corazón del hombre: es la luz, la verdad y el amor de la mujer mas admirable de la historia: ¡la madre!
Gracias.
09/10/06 12:33 AM
  
nachet
Estimado José Luis, estoy completamente de acuerdo contigo. Nuestro Señor no sonrie ante nuestras peleas y discusiones. Con mi, tal vez, desafortunada comparación, trataba de decir que probablemente nos peleamos entre hermanos por cosas que tienen menos importancia de lo que pensamos.

Que María Santísima os de un buen día.
09/10/06 5:22 PM
  
nelson rodas i.
Totalmente extasiado de felicidad por el testimonio, soy ecuatoriano y en Cuenca sentimos igualmente mucha alegria porque nuestra Madre la Virgen del Cajas nos ha regalado mucha paz y alegria, me encantaria llegar a Lourdes si mi madre me permite, porque sentimos ese llamado delamor maternal de Maria.
gracias por aquel testimonio.
05/08/07 11:32 PM
  
paqui
hola, yo hace cuatro años que voy a lourdes. el primer año fuí con un hijo que tengo enfermo, y allí prometi a la madre que volvería mientras ella quisiese.cuando estoy allí, siento una paz que nunca he encontrado en otra parte.voy siempre a cuidar de enfermos.
05/10/07 11:24 AM
  
Luiscar
Precisamente hace unos dias, he rescatado mi foto portando la bandera de la hospitalidad de Palencia,en la procesion de las antorchas y la he puesto al lado de una estatuilla de la Virgen de Lourdes,que tengo en mi habitacion.
Que testimonio tan precioso Luis F. .Su narracion ha evocado vividamente ,hasta las lagrimas,lo que yo tambien senti en ese Santo lugar.Fui a darla las gracias el año 2010 ,por la conversion que obro en mi el Señor,que duda cabe,por la insistencia de las plegarias a la Virgen de Lourdes,de mi madre y demas familiares,que llevaban bastantes años visitando.Era politoxicomano,con 20 años de adicciones(las mas duras,y tambien las mas blandas) a cuestas.
Todo las personas que conozco y que han estado alli,ni en una sola,ha faltado de sus labios esta frase;" no se que es,pero se siente una Paz alli, increible" .Indudablemente,es la Paz sobrenatural de la Santidad. Es algo inexplicable para la razon,pero que la Fe lo explica a traves del corazon,donde reside el Espiritu de Dios.

Yo tambien le he pedido a Dios que me de devocion por la Señora,pero se ve que la Señora le pide al Padre que me de locura de Amor por SU Hijo,y obviamente,siempre gana Maria Santisima,pues es su Hijo el que siempre esta en mis pensamientos,desde que me levanto,hasta que me acuesto.
La Paz de Cristo.

----

LF:
:-)
Paz y bien.
22/05/13 7:56 PM
  
Alejandro
Esto es como respuesta a un amigo católico que me ha mandado el presente artículo.

Saludos a mis hermanos de la fe católica.

Mi creencia:

"Orar al Padre y pedir en nombre de Jesús"

---

LF:
Por curiosidad, ¿usted reza por otros?
05/07/13 12:12 AM
  
Alejandro
Por supuesto.

Santiago 5:16

Confesaos vuestras ofensas unos a otros, Y ORAD UNOS POR OTROS, PARA QUE SEAIS SANADOS. La oración eficaz del justo puede mucho.


De todas las maneras,y sin que te lo tomes a mal L:F. te voy a poner un ejemplo, porque creo que ya se por donde me quieres pillar. "Si tu casa se está quemando, ¿A quien llamarías? ¿A la madre del bombero para que por favor pidiese a su hijo que te ayudase o directamente al bombero?

---

LF:
Si la madre del bombero es también bombera, llamo a los dos. Es más, llamaría a todos mis vecinos para que echen una mano para apagar el incendio.

Lo que le quiero decir es que pedir a alguien que interceda ante Dios por uno mismo, no solo no va en contra de la fe cristiana, sino que forma parte de la misma. Y eso no significa que no se pidan las cosas también directamente a Dios.
05/07/13 9:18 AM
  
Alejandro
Muy buena respuesta L.F., pero espiritualmente, a mi entender, las cosas no funcionan asi. Pedir a alguien aquí en la tierra, que esté vivo, que ore por ti, efectivamente eso es parte del cristianismo. En la Biblia tememos muchos ejemplos de ello: Efesios 6:19; Efesios 1:16; 2 Timoteo 1:3; 2 Corintios 1:11; Filipenses 1:19; etc… Pero que alguien que esté vivo en la tierra pida a alguien que esté en el cielo o que alguien que esté en el cielo ore por alguna persona o personas que están vivas en la tierra, en ningún lugar de la Biblia se enseña. Cristo es nuestro intercesor, continuamente está intercediendo por nosotros delante del Padre, el oye todas las oraciones de los justos porque es omnisciente y nadie, fuera de Dios, tiene este atributo. Por eso insisto, ¿Dónde pone que Moises, Enoc, o Elias, por ejemplo, que sabemos por la Biblia que están en el cielo, o María, que según la doctrina católica, por dogma, también está, pueden escuchar nuestras oraciones e interceder por nosotros? ¿Son también ellos omniscientes?.

Nota: Siendo consciente de que estoy en un foro católico, por respeto y no queriendo herir sensibilidades te agradecería que no publicases mi opinión. Esto va dirigido únicamente a ti L.F. Que Dios te bendiga.



---

LF:
La respuesta a tu pregunta está en el libro del Apocalipsis. Busca.
15/07/13 12:29 AM
  
Tikhon
Ya se que este comentario está fuera de fecha y no se si quedará registrado pero no puedo por menos que agradecerte este relato de conversión que releo casi cada año al llegar las fechas de la Virgen de Lourdes.

Nunca agradeceré lo suficente el vivir relativamente cerca de ese santo lugar que tanto ha tenido que ver con mi conversión. Una o dos veces al año me acerco a respirar y vivir sumergido en lo que es una Ciudad Santa donde todo gira alrededor de Dios y de su Madre Santísima.

Los ratos ante la cueva o en la capilla de la adoración, o paseando y rezando por el bosque. Las noches a la orilla del rio rezando el rosario. Las Visperas y Completas en las Clarisas. Todo ello es un regalo. Somos privilegiados de vivir a apenas unas pocas horas de ese lugar.

Que Dios te bendiga a tí y a tus seres queridos.

Un abrazo.
12/02/15 6:40 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.