InfoCatólica / Cor ad cor loquitur / Categoría: Antiguo Testamento

23.06.17

Tú eres un pueblo consagrado al Señor, tu Dios, a ti te ha elegido el Señor

Primera lectura en la Solemnidad del Corazón de Jesús:

Moisés habló al pueblo diciendo: tú eres un pueblo consagrado al Señor, tu Dios, a ti te ha elegido el Señor, tu Dios, para que seas el pueblo de su propiedad entre todos los pueblos que hay sobre la faz de la tierra.  El Señor se ha prendado de vosotros y os ha elegido, no porque seáis el pueblo más grande de todos los pueblos, puesto que sois el más pequeño, sino que ha sido por el amor del Señor y por su fidelidad a la promesa que hizo a vuestros padres. Por eso es por lo que el Señor os sacó con mano fuerte y os liberó de la casa de la esclavitud, del poder del Faraón, rey de Egipto.
Por tanto, reconoce que el Señor, tu Dios, es el Dios, el Dios fiel, que guarda por mil generaciones la alianza y el amor con quienes le aman y cumplen sus mandamientos; y que sin demora retribuye con la perdición a los que le odian; no se retrasa en dar su merecido a quien le odia.  Guarda, pues, los mandamientos, leyes y normas, que yo te ordeno hoy que pongas en práctica.
Deut 6,6-11

Dios elige a quien quiere y por las razones que quiere. Israel era un pueblo pequeño que acabó sometido a una gran nación. Pero había ser el pueblo de quien nos llegaría la salvación, como bien se encargó Cristo de recordar a la samaritana: “…porque la salvación viene de los judíos” (Jn 4,22).

Leer más... »

3.06.17

El Señor examina al justo y al impío

Salmo del sábado de la séptima semana de Pascua

Pero el Señor está en su Templo santo, el Señor tiene su trono en los cielos, sus ojos están observando, sus pupilas otean a los hijos de los hombres.
El Señor examina al justo y al impío, y aborrece al que ama la violencia.
El Señor es justo y ama la justicia; los rectos verán su rostro.
Sal 11,4-5.7

Ni un pájaro del cielo cae sin que lo vea Dios. Tanto más las acciones de los hombres. Y un día seremos juzgados conforme a nuestras obras. Lo dijo Cristo:

No os sorprenda esto, porque viene la hora en que los que están en el sepulcro oirán su voz:
los que hayan hecho el bien saldrán a una resurrección de vida; los que hayan hecho el mal, a una resurrección de juicio.
Jn 5,28-29

Y lo advirtió el apóstol San Pablo:

No os engañéis: de Dios nadie se burla. Lo que uno siembre, eso cosechará. El que siembra para la carne, de la carne cosechará corrupción; el que siembre para el espíritu, del Espíritu cosechará vida eterna.
Gal 6,7-8

Concédenos, Padre, ser justos en el Justo, y obrar conforme a lo que has dispuesto para tus santos.

Luis Fernando

13.05.17

Y creyeron todos los que estaban destinados a la vida eterna

Primera lectura del sábado de la cuarta semana de Pascua:

El sábado siguiente se congregó casi toda la ciudad para oír la palabra del Señor. Cuando los judíos vieron la muchedumbre se llenaron de envidia y contradecían con injurias las afirmaciones de Pablo.
Entonces Pablo y Bernabé dijeron con valentía: -Era necesario anunciaros en primer lugar a vosotros la palabra de Dios, pero ya que la rechazáis y os juzgáis indignos de la vida eterna, nos volvemos a los gentiles. Pues así nos lo mandó el Señor: “Te he puesto como luz de los gentiles, para que lleves la salvación hasta los confines de la tierra". 
Al oír esto los gentiles se alegraban y glorificaban la palabra del Señor, y creyeron todos los que estaban destinados a la vida eterna. Y la palabra del Señor se propagaba por toda la región. 
Pero los judíos incitaron a mujeres piadosas y distinguidas y a los principales de la ciudad, promovieron una persecución contra Pablo y Bernabé y los expulsaron de su territorio. Éstos se sacudieron el polvo de los pies contra ellos y se dirigieron a Iconio. Los discípulos quedaron llenos de alegría y del Espíritu Santo.

Hech 13,44-52

Ante una misma predicación, los elegidos por el Señor para la vida eterna se convierten y los impíos se llena de ira y la rechazan. 

Leer más... »

4.04.17

Si no creéis que "Yo soy", moriréis en vuestros pecados

Evangelio del martes de la quinta Semana de Cuaresma:

De nuevo les dijo: «Yo me voy y me buscaréis, y moriréis por vuestro pecado. Donde yo voy no podéis venir vosotros».
Y los judíos comentaban: «¿Será que va a suicidarse, y por eso dice: “Donde yo voy no podéis venir vosotros”?».
Y él les dijo: «Vosotros sois de aquí abajo, yo soy de allá arriba: vosotros sois de este mundo, yo no soy de este mundo. Con razón os he dicho que moriréis en vuestros pecados: pues, si no creéis que “Yo soy” ° , moriréis en vuestros pecados».
Ellos le decían: «¿Quién eres tú?».
Jesús les contestó: «Lo que os estoy diciendo desde el principio. Podría decir y condenar muchas cosas en vosotros; pero el que me ha enviado es veraz, y yo comunico al mundo lo que he aprendido de él».
Ellos no comprendieron que les hablaba del Padre. Y entonces dijo Jesús: «Cuando levantéis en alto al Hijo del hombre, sabréis que “Yo soy”, y que no hago nada por mi cuenta, sino que hablo como el Padre me ha enseñado. El que me envió está conmigo, no me ha dejado solo; porque yo hago siempre lo que le agrada».
Cuando les exponía esto, muchos creyeron en Él.
Jn 8,21-30

Cuando Moisés preguntó a Dios cómo debía presentarse ante el pueblo de Israel, esta fue la respuesta:

Moisés replicó a Dios: «Mira, yo iré a los hijos de Israel y les diré: “El Dios de vuestros padres me ha enviado a vosotros”. Si ellos me preguntan: “¿Cuál es su nombre?”, ¿qué les respondo?». Dios dijo a Moisés: «“Yo soy el que soy”; esto dirás a los hijos de Israel: “Yo soy” me envía a vosotros»
Ex 3,13-14

Por tanto, cuando Cristo dice “si no creéis que “Yo soy", moriréis en vuestros pecados", está haciendo una declaración de su plena divinidad. Cristo es el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob, el Dios del Antiguo Testamento. Y quien no cree en Dios, ¿cómo va a ser salvado por Dios?

Leer más... »

2.04.17

Los que viven según la carne no pueden agradar a Dios

Segunda lectura del domingo de la quinta Semana de Cuaresma

Los que viven según la carne no pueden agradar a Dios. Ahora bien, vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios habita en vosotros. Si alguien no tiene el Espíritu de Cristo, ése no es de él.
Pero si Cristo está en vosotros, ciertamente el cuerpo está muerto a causa del pecado, pero el Espíritu tiene vida a causa de la justicia. Y si el Espíritu de Aquel que resucitó a Jesús de entre los muertos habita en vosotros, el mismo que resucitó a Cristo de entre los muertos dará vida también a vuestros cuerpos mortales por medio de su Espíritu, que habita en vosotros.
Rom 8,8-11

No nos engañemos. Si vivimos igual que aquellos que están sin Dios, es que no somos de Dios. O nuestras obras corresponden a lo que profesan nuestros labios, o estamos jugando un farsa, un juego muy peligroso que puede acabar con nuestra condenación eterna.

Leer más... »