InfoCatólica / Cor ad cor loquitur / Categoría: Antiguo Testamento

26.03.17

Caminad como hijos de la luz

Segunda lectura del domingo de la Cuarta Semana de Cuaresma:

En otro tiempo erais tinieblas, ahora en cambio sois luz en el Señor: caminad como hijos de la luz, porque el fruto de la luz se manifiesta en toda bondad, justicia y verdad.
Sabiendo discernir lo que es agradable al Señor, no participéis en las obras estériles de las tinieblas, antes bien combatidlas, pues lo que éstos hacen a escondidas da vergüenza hasta el decirlo.
Todas esas cosas, al ser puestas en evidencia por la luz, quedan a la vista, pues todo lo que se ve es luz.
Por eso dice: «Despierta, tú que duermes, álzate de entre los muertos, y Cristo te iluminará».
Efe 5,8-4

San Pablo nos llama a ser consecuentes con el milagro que ha obrado Dios en nosotros, llevándonos de las tinieblas del pecado a la luz de la santidad. En el evangelio de hoy leemos que el Señor sanó a un ciego de nacimiento. Pero no solo puso luz en sus ojos sino en su alma:

Leer más... »

23.03.17

La verdad ha desaparecido, ha sido arrancada de su boca

Primera lectura del jueves de la Tercera semana de Cuaresma:

Así habla el Señor: Esta fue la orden que les di: Escuchen mi voz, así yo seré su Dios y ustedes serán mi Pueblo; sigan por el camino que yo les ordeno, a fin de que les vaya bien.
Pero ellos no escucharon ni inclinaron sus oídos, sino que obraron según sus designios, según los impulsos de su corazón obstinado y perverso; se volvieron hacia atrás, no hacia adelante.
Desde el día en que sus padres salieron de Egipto hasta el día de hoy, yo les envié a todos mis servidores los profetas, los envié incansablemente, día tras día. Pero ellos no me escucharon ni inclinaron sus oídos, sino que se obstinaron y obraron peor que sus padres.
Tú les dirás todas estas palabras y no te escucharán: los llamarás y no te responderán. Entonces les dirás: “Esta es la nación que no ha escuchado la voz del Señor, su Dios, ni ha recibido la lección. La verdad ha desaparecido, ha sido arrancada de su boca“.
Jer 7,23-28

Israel, pueblo elegido por Dios, sacado de la esclavitud, guiado, alimentado en el desierto, asentado en una tierra rica, receptor de la ley divina para prosperar y de profetas para su conversión… y como pago a semejantes dones, respondió con la rebeldía.

Leer más... »

19.03.17

Siendo todavía pecadores, Cristo murió por nosotros

Segunda lectura del Tercer domingo de Cuaresma:

Justificados, por tanto, por la fe, estamos en paz con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo, por quien también tenemos acceso en virtud de la fe a esta gracia en la que permanecemos, y nos gloriamos apoyados en la esperanza de la gloria de Dios.
Una esperanza que no defrauda, porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por medio del Espíritu Santo que se nos ha dado. Porque Cristo, cuando todavía nosotros éramos débiles, murió por los impíos en el tiempo establecido. 
En realidad, es difícil encontrar alguien que muera por un hombre justo. Quizá alguien se atreva a morir por una persona buena. Pero Dios demuestra su amor hacia nosotros porque, siendo todavía pecadores, Cristo murió por nosotros.
Rom 5,1-2.5-8

No es el hombre quien se acerca a Dios. Es Dios quien se acerca y salva a los hombres. Es Él quien toma la inciativa. Es Él quien dispone nuestro corazón para acoger su don. Es Él quien nos da la fe por la que somos justificados. Es Él quien prepara las buenas obras para que andemos en ellas. Y es Él quien nos concede poder obrar conforme a la fe recibida.

Leer más... »

18.03.17

Tú arrojarás en lo más profundo del mar todos nuestros pecados

Primera lectura del sábado del Segundo Día de Cuaresma:

Apacienta con tu cayado a tu pueblo, al rebaño de tu herencia, al que vive solitario en un bosque, en medio de un vergel. ¡Que sean apacentados en Basán y en Galaad, como en los tiempos antiguos!
Como en los días en que salías de Egipto, muéstranos tus maravillas.
¿Qué Dios es como tú, que perdonas la falta y pasas por alto la rebeldía del resto de tu herencia? El no mantiene su ira para siempre, porque ama la fidelidad.
El volverá a compadecerse de nosotros y pisoteará nuestras faltas. Tú arrojarás en lo más profundo del mar todos nuestros pecados. Manifestarás tu lealtad a Jacob y tu fidelidad a Abraham, como juraste a nuestros padres desde los tiempos remotos.
Miqueas 7,14-15.18-20. 

¿Cuándo entenderemos que Dios está siempre dispuesto a perdonar y enterrar nuestros pecados? ¿cuándo entenderemos que aunque nosotros seamos infieles, Él permanece fiel? ¿cuándo entenderemos que Él quiere más que nosotros mismos nuestra salvación?

Leer más... »

16.03.17

Maldito el hombre que confía en el hombre mientras su corazón se aparta de Dios

Primera lectura de la Santa Misa del Jueves de la segunda semana de Cuaresma:

Así habla el Señor: ¡Maldito el hombre que confía en el hombre y busca su apoyo en la carne, mientras su corazón se aparta del Señor! 
El es como un matorral en la estepa que no ve llegar la felicidad; habita en la aridez del desierto, en una tierra salobre e inhóspita. 
¡Bendito el hombre que confía en el Señor y en él tiene puesta su confianza! 
El es como un árbol plantado al borde de las aguas, que extiende sus raíces hacia la corriente; no teme cuando llega el calor y su follaje se mantiene frondoso; no se inquieta en un año de sequía y nunca deja de dar fruto. 
Nada más tortuoso que el corazón humano y no tiene arreglo: ¿quién puede penetrarlo? Yo, el Señor, sondeo el corazón y examino las entrañas, para dar a cada uno según su conducta, según el fruto de sus acciones. 
Jer 17,5-10

No son pocas las veces en que se entiende mal esta enseñanza del Señor dada por boca de su profeta Jeremías. Dios no pretende que no confiemos en hombres que nos aventajan en madurez en la fe o tiene la gracia de estado sacramental. La clave del pasaje está en “mientras su corazón se aparta del Señor". El drama es dejar de lado a Dios, Autor de la Vida, fuente de Sabiduría, alegría para el alma.

Leer más... »