Martirio por la verdad

Leo, medito, rezo y, como de pequeño, sueño despierto. Y en el sueño a veces parecen querer deslizarse palabras del cielo que llaman a una cruzada, a la que se ha de partir no con las armas de hierro y acero, sino con las descritas en Efesios 6,13-18.

Y sin embargo, aunque el tiempo se acerca, todavía estamos en fase de preparación, de simple rumor de cascos de caballos inquietos deseosos de salir del castillo hacia la batalla. Martirio por la verdad. Ese es el destino de los nuevos cruzados.

No será un martirio de sangre, sino de desprecio, de soledad, de burla, de incomprensión, de abandono. Mas nada de eso ha de amilanar al que reza, al que estudia, al que adora, al que limpia su alma de pecado, al que aprende a vivir por y para el Señor. Jóvenes, maduros y ancianos, no hay edad para esa milicia. Todos pequeños a los ojos del Padre. Todos gigantes por la gracia de Cristo. Todos valientes por el fuego del Espíritu. Quemarán, pero no destruirán. Vencerán, pero no harán rapiña.

Ecce ego sum, mitte me.

Luis Fernando Pérez Bustamante

28 comentarios

  
rastri
No te creo. Luis Fernando que sueñes con tiempos de Cruzada. Ni que veas esos cuatro caballos en río de pedregal entrabados; nerviosos, relinchando, por salir de tanta sequedad.
No te lo creo porque veo que aunque tu espíritu así te llama. Tu carne es más floja. Y le asusta la sangre.

Ni creo que sueñes con caballos tales como los que aparecen en Ap.19,11-21. Claro que esto no quiere decir que no existan. Y algunos, en su fuero interno, sienten el rumor de la batalla.
21/08/09 10:01 AM
  
Luis Fernando
Cuando, muy de vez en cuando, escribo sobre estas cosas, no lo hago para que se me crea, rastri.
21/08/09 10:19 AM
  
ciudadano
Creo que está muy bien descrita la situación actual de la Iglesia.
Parece claro que los tiempos que se avecinan, si no serán de martirio físico, si lo van a ser en lo espiritual, si serán tiempos de cruzadas, serán tiempos de demostrar y demostrarnos cual es la fuerza de nuestra fe.
Recientemente comentaba con mi párroco esta situación y me hacia ver que estos tiempos con ser malos no lo son tanto como otros tiempos que la Iglesia ha vivido y que, como no puede ser de otra manera, no solo los sobrevive sino que se alza como garante de la Verdad.
En realidad creo que es una buena oportunidad para profundizar y afianzar nuestra fe, y hacer apostolado, tanto con nuestro ejemplo como con nuestra labor y testimonio.
Por otro lado las personas tendemos a unirnos ante las dificultades. Le pido a Dios que este tiemnpo de prueba nos sirva a los católicos, a los cristianos, para resolver nuestras diferencias (a veces pqueñas y mezquinas).
21/08/09 11:22 AM
  
P Nicolás
Muchos Padres santos han hablado de estas persecuciones de los tiempos que nos tocan vivir. En todas partes se perseguirá a los cristianos que sean fieles al Evangelio de Cristo y que rechacen los pseudo evangelios inventados por aquellos que llmandose cristianos lo que hacen es despreciar y desvirtuar el auténtico mensaje del Redentor. Entonces la vivencia de los verdaderos cristianos denuciará la presencia de estos lobos disfrazados de corderos. Lo más duro y triste es que la persecución surgirá dentro del seno de las Iglesias.

Ante todo ello, ante las persecuciones, las injurias, los sufrimientos, no hay que tener temor pues el Señor no abandonará a sus siervos fieles. No es la primera vez que los cristianos somos perseguidos ni la última, el enemigo d elas almas rabia pero no puede hundir la barca de la Iglesia.

Demos gracias a Dios si somos incómodos para los hombres, eso quiere decir que se está haciendo bien.
21/08/09 11:52 AM
  
Catholicus
El tiempo se acerca LF, así es. Amén. Que la sangre de los Mártires de todos los tiempos, pero especialmente de los de nuestra patria sea la mediadora en nuestro favor.
21/08/09 12:28 PM
  
Miriam de Argentina
Luis Fernando: me encanta tu manera de escribir, porque como todo buen converso, sos "martillo de herejías". Muchas veces leo críticas infundadas (y despiadaddas) hacia vos. Y digo ¿le importará mucho?, por lo visto no, y creo que esa es la fuerza de haber estado en oscuridad (antes) y ahora en la LUZ. Yo nací católica, aún con muchos pecados encima mío, nunca me fui de ella (gracias a Dios), pero el ejemplo de personas como vos (aquí en mi ciudad hay una chica - Andrea), me ayudan a amar con más fuerza, a defender a Cristo y su Iglesia con más garra, y fundamentalmente me llena de Esperanza. Gracias por ser para mi motor de Esperanza!, gracias por este hermoso sitio! (al que llegué por recomendación del P.Horacio Bojorge). Una duda ¿es usted casado y con niños, verdad?
21/08/09 1:48 PM
  
Matatías
Hace poco pensaba en lo que echaba de menos los artículos apologéticos de Luis Fernando, que tanto me inspiran y que hasta he utilizado para catequesis...

Aunque corto, éste ciertamente inspirado. Celebro su regreso, que espero no sea fugaz.

Se acerca el martirio por la verdad, que en realidad nunca ha dejado de estar, pero también será de sangre Luis Fernando, también... El colofón del desprecio, de soledad, de burla, de incomprensión, de abandono... es la sangre, de la cual este mundo está embebido como aquelarre pagano y luciferino.

Pidamos sólo que el Señor se apiade de nosotros y no nos abandone el el momento preciso.

Saludos cordiales.
21/08/09 1:54 PM
  
Eleuterio
De todas formas, la sangre de los mártires siempre será semilla de nuevos cristianos, como sabemos.

21/08/09 2:37 PM
  
Hypatia
Matatías:
Más parece escatológico en todos los sentidos. Más y cuando después de lo que anuncia vendrá el fin del mundo.
21/08/09 2:55 PM
  
uno de tantos
Hace ya muchos años, pude sufrir en propia carne las consecuencias de defender la verdad por estar en contra del aborto: calumnias, expedientes, ataques en los medios de comunicación, manifestaciones delante de casa, pintadas en el trabajo...No me considero mártir, pero ya sé cómo se las gastan ellos y hasta dónde pueden llegar. Y yo sólo tenía 24 años y buena fe.Volvería a hacerlo, sí señor.
21/08/09 4:31 PM
  
Matatías
Ciertamente, estimada Hypatia, el artículo es escatológico, mas no por ello no apologético... De hecho, la mejor apologética suele ser la escatológica en cuanto que predica los Novísimos (Paraíso, Purgatorio, Infierno), sea en la vertiente individual o en la comunitaria.

No será sin embargo lo que está por venir el fin del mundo, sino el fin de lso tiempos (no es lo mismo). Tras el fin de lso tiempos adviene definitivamente el Reino de Cristo, tras el cual, habiendo transcurrido un plazo más o menos largo de tiempo, llegará el fin de este mundo.

Saludos cordiales.
21/08/09 4:34 PM
  
Luis Fernando
Miriam, sí, estoy casado y tenemos tres hijos. Uno de ellos ya mayor de edad.

21/08/09 5:32 PM
  
Alguno
Sinceramente no creo que haya existido un tiempo peor que el que hay hoy en día en la Iglesia. Sólo comparable es la crisis de arrianismo, cuando San Atanasio fue excomulgado por el propio Papa por oponerse a la herejía arriana, y este Papa finalmente fue excomulgado por herejía, aunque luego hubo un concilio que cambió la denominación de "excomulgado por herejía" a "excomulgado por no hacer nada frente a la herejía", finalmente, San Atanasio fue canonizado 400 años después, declarado Padre de la Iglesia, Columna de la Ortodoxia, y tambien Doctor de la Iglesia. Y durante muchísmos años estuvo prohibido (sí, prohibido) recitar el Credo de San Atanasio, también conocido como el Credo "Quicumque". Hacer notar también que este santo, con otros como San Eusebio de Samosata ordenaron Obispos, y al decir de San Teodoro Estudita "ambos impusieron las manos más allá de los límites (de su jurisdicción). En el momento presente advertimos que ocurre lo mismo con la herejía actual”. (San Teodoro Estudita, Patrologiae Graecae, Migne, T. XCIX, col. 1645-48)"

En este momento que vive la Iglesia la herejía es enseñada desde la propias cátedras episcopales, como en la época de arrio, y desde los ambones de las capillas también, ya sea por los propios sacedotes, diáconos o por los "ministros y ministras de la Comunión". Pero cuando hay gente que trata de hacer las cosas tal y como la Iglesia siempre las hizo, entonces es una bolsa de basura que se puede patear a gusto. Por eso creo qe la primera cruzada es interna, para desenmascarar y eliminar a los lobos vestidos de oveja que pululan por todas partes. Hubo una historia que ocurrió en el siglo XX que se parece mucho a la de San Atanasio, no se si ustedes sabrán cuál es. Monseñor Lefevbre, excomulgado por el propio Papa, peseguido, ordenó Obispos sin mandato pontificio, pero con la convicción profunda de que lo hacía por el bien de la Iglesia (situación que según el Código actualmente vigente impide que le sea aplicada un pena latae sententiae), igualito que San Atanasio (excpto en lo del Código). Por eso, la primera cruzada es contra los enemigos internos,definitvamente convencido.
21/08/09 7:52 PM
  
Ana Becerril
Alguno: necesito datos concretos porque no le creo nada. Y necesito que me indique cómo acceder a sus fuentes.
1. Qué Papa exomulgó a San Atanasio.
2. Donde consta ese decreto de excomunión.
3. En qué documento puedo ver que ese mismo Papa fue excomulgado por herejía.

He estudiado bastante historia de la Iglesia y conzco bien los casos de los Papas Honorio y Liberio, pero no se ajustan a lo que Ud. dice y después interpola a Monseñor Lefebvre.

Por último, es necesario que Ud. diga hora, día y cita donde la herejía es enseñada "desde las propias cátedras episcopales".
21/08/09 8:36 PM
  
gonzalo
Hay mucha soledad, el hombre en España, se está quedando sólo, quiere estar sólo ya que se encuentra omnipotente. Al final , depresión, desesperanza y medicación. Me acuerdo de una escena de una película de actores chinos y alguien en misiones, hace mucho tiempo, que unaseñora tenía una fonda y daba de comer al viajero. Mientras estos comían , para distraerlos les contaba un cuento: el Niño Jesús de Belén. Siempre meacuerdo. Hay que hablar, decir comentar saber y estar, sin miedo. No hemos de ser cobardes, y aveces lo somos. Hay que evangelizar


salud
21/08/09 9:56 PM
  
Antonio García
Alucinante.
21/08/09 10:47 PM
  
asun
Un poco, sí.

No estaba segura del texto al que se refería. Lo copio:

13 Por lo tanto, pónganse toda la armadura de Dios, para que cuando llegue el día malo puedan resistir hasta el fin con firmeza.14 Manténganse firmes, ceñidos con el cinturón de la verdad, protegidos por la coraza de justicia,15 y calzados con la disposición de proclamar el *evangelio de la paz.16 Además de todo esto, tomen el escudo de la fe, con el cual pueden apagar todas las flechas encendidas del maligno.17 Tomen el casco de la salvación y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios.
18 Oren en el Espíritu en todo momento, con peticiones y ruegos. Manténganse alerta y perseveren en oración por todos los *santos.

Bueno, a mí este texto me da bastante paz. Me parece casi una lista de recursos con los que contamos para resistir toda clase de males.

22/08/09 12:02 AM
  
Luis Fernando
Sí, pero no se suele hacer uso de ellos, asun.

¿El qué es alucinante, Antonio?
22/08/09 12:55 AM
  
Luis Fernando
Por si vale:

Tomado de "Los Papas de la Edad Antigua y Medieval"
por Luis Suárez, Ccatedrático de Historia Medieval y miembro de la Real Academia de la Historia

Liberio (Papa desde el 17 de mayo 352 al 24 de septiembre de 366)

Las disputas teológicas.

La querella cristológica, una vez que los emperadores eran oficialmente cristianos, llegaba a su punto culminante: se trataba de acomodar el pensamiento helenístico, todavía muy vivo (Juliano, 361-363, sucesor de Constante II, 337-350, recurriría a él en su proyecto para prescindir del cristianismo en la reconstrucción del Imperio), a la fe cristiana. Constancio II, convertido en emperador único, estaba absolutamente decidido a luchar en esta línea, favoreciendo un arrianismo mitigado, por razones políticas: evitar la tremenda disociación que el cristianismo reclamaba. Liberio, nacido en Roma, se mostró defensor absoluto del Símbolo de Nicea, que garantizaba una fe en la divinidad de Jesucristo (omousios = consustancial al Padre), pero buscaba también vías de entendimiento entre las Iglesias. Pidió al emperador Constancio, como solución, la convocatoria de un concilio que decidiese, como ya sucediera en Nicea. Los consejeros de Constancio se mostraban vehementes enemigos de San Atanasio, en quien veían el principal protagonista de la radical oposición.

Los obispos occidentales se mostraron cada vez más partidario de san Atanasio; algunos de ellos escribieron al Papa pidiendo que se opusiera a su deposición. Constancio II aceptó la propuesta de convocatoria de un concilio, señalando la ciudad de Arles y el año 353; le influían poderosamente Ursacio y Valiente, que no habían renunciado a su posición antiniceana. La asamblea no se ocupó de aclarar la doctrina, sino de juzgar a Atanasio. Las presiones fueron tan fuertes que incluso los legados pontificios acabaron admitiendo la sentencia condenatoria. Liberio protestó, desautorizando a sus legados y reclamando una nueva convocatoria del concilio, esta vez en Milán (octubre 355). Se había producido entre los arrianos una división: mientras que los radicales afirmaban que Cristo era anomoios (= desemejante al Padre), un sector mayoritario se mostraba dispuesto a admitir una cierta omoia (= semejanza), aunque no extensiva a la esencia divina. Nuevamente en Milán triunfó la maniobra de centrar los debates en torno a la personia de Atanasio y no en la doctrina. Quienes se negaron a ratificar la sentencia, fueron desterrados. Tropas imperiales ocuparon Alejandría para capturar al "terco" patriarca, que pudo huir al desierto. Liberio fue conducido a Milán y, cuando se negó a capitular, se le aplicó la pena reservada a los funcionarios desobedientes: el confinamiento en Beroea (Tracia).

Cuando un funcionario imperial, culpable de desobediencia, era desterrado, perdía automáticamente su oficio. Así se hizo con Liberio: los partidarios del emperador procedieron a elegir un nuevo papa, Félix, el cual tardó bastante tiempo en aceptar, consciente de la impopularidad que despertaba su persona. El emperador se encontraba ante un nuevo problema: la consagración de Félix por tres obispos arrianos provocó un verdadero levantamiento en Roma: sus calles eran campo de una guerra civil. Constancio pensó que era conveniente propiciar el regreso de Liberio, haciéndole aceptar una fórmula, lo cual al parecer consiguió a principios del año 357. Así surge "la cuestión del Papa Liberio", que sería esgrimida en el Concilio Vaticano I como un argumento contra la infalibilidad pontificia. La pregunta es: ¿capituló el papa sometiéndose a una doctrina no ortodoxa? Sozomenos dio ya una explicación que dejaba a salvo la integridad del papa, aunque autores como San Anastasio, san Jerónimo o Filostorgia hablan de una verdadera capitulación.

La cuestión de Liberio.

G. Moro ("La cuestión del papa Liberio", Revista Eclesiástica, 1936) entiende que para comprender lo sucedido es necesaria una referencia a los debates internos de los arrianófilos. Éstos, reunidos en Ancira (Ankara) en el año 358 habían hallado una fórmula que permitía decir de Cristo que era homoiousios (=semejante en esencia al Padre), la cual, traducida al latín, parecía compatible con la ortodoxa. Esta fórmula, conocida como la "tercera de Sirmium", fue la presentada precisamente en esta ciudad (la actual Mitrovica) y pudo ser aceptada por este. Quedaban matices muy fundamentales, pero había una posibilidad de entendimiento, algo que el propio Liberio buscaba. Los arrianos la rechazaron.

Constancio II autorizó el retorno de Liberio a Roma, aunque imponiendo la condición de que Félix conservara su condición de obispo, estableciéndose una especie de diarquía. El papa fue recibido con grandes aclamaciones ("un Dios, un Cristo, un obispo") y Félix tuvo que huir de la ciudad. Le debilitación del prestigio de Liberio fue la consecuencia de tan desdichados sucesos. Cuando el año 359 el emperador convocó un concilio en Rímini para intentar imponer en Occidente sus puntos de vista, no invitó al papa. Bajo la dirección de Constancio y de su equipo, la templada "tercera fórmula de Sirmium" parecía triunfar, revelando además que la "semejanza" se inclinaba más del lado de la distinción entre las esencias del Padre y del Hijo que del de la identidad. En este momento falleció Constancio II (3 de noviembre del 361) y su sucesor, Juliano, al rechazar a la Iglesia -será llamado "apóstata"- la dejó al mismo tiempo en libertad para resolver sus querellas. Liberio recobró la dirección y su energía. Restableció la comunión con Atanasio, que pudo regresar a Alejandría. En esta ciudad se reunió un sínodo que, reclamando el Símbolo de Nicea, acordó sin embargo medidas conciliatorias para que los disidentes pudieran retornar sin traumas a la unidad. Liberio operó de la misma manera: invitó a la comunión a todos los presentes en Rimini con la única salvedad de que debían aceptar el Símbolo de Nicea. Desde el 366 dicho Símbolo iba a convertirse en signo de identidad para la Iglesia universal.

Aunque la memoria posterior le haya sido desfavorable, hasta el punto de omitirse su nombre en la lista de santos, es evidente que su pontificado se cerró con un gran servicio a la unidad de la Iglesia y que su transitoria debilidad dialogante fue eficaz a la hora de evitar una ruptura entre Oriente y Occidente.
22/08/09 1:05 AM
  
Antonio García
"¿El qué es alucinante, Antonio?", me pregunta el blogger.

Pues francamente todo. El título del artículo, su contenido, la mentalidad que refleja, algunas de las frases de algunos de los contertulios y sus ideas: Martirio, si no físico, sí espiritual; "En todas partes se perseguirá a los cristianos que sean fieles al Evangelio de Cristo ", "Que la sangre de los Mártires de todos los tiempos, pero especialmente de los de nuestra patria sea la mediadora en nuestro favor"; en fin, no sigo transcribiendo.

Parto de que todos ustedes creerán a pie juntillas lo que escriben. Yo, sinceramente, es que lo leo y no lo creo. Tengo que frotarme los ojos.
22/08/09 10:17 AM
  
Luis Fernando
Es normal lo que le pasa, Antonio. Lo raro sería que lo entendiera:

1Co 2,14
Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente.

Aunque eso tiene solución, por supuesto.

22/08/09 11:08 AM
  
Catholicus
Es que no tienes Fe Antonio, por eso no entiendes nada. No nos creemos lo que escribimos, sino que escribimos lo que nos dijo Jesús y por eso lo repetimos. Lee el Nuevo Testamento y ahí está todo.

Chico, la inmensa mayoría de la humanidad cree en cosas similares. Tus padres, abuelos y antepasados - los de toda Europa- han creído lo mismo durante siglos. Ya, ya no estaba Tele 5 para culturizarte (ni Wyoming) pero aun así no eres más culto que todos ellos por principio. Y son muchos millones...

¿Te has parado a pensar que quizás el rarito eres tu?
22/08/09 11:11 AM
  
Catholicus
"No hay mayor Amor que el que da la vida por sus amigos" Jesús de Nazaret

¿Te cuesta mucho digerir eso Antonio?

«También hoy creer en Jesúsconlleva una opción por Él y, no pocas veces, es como un nuevo martirio: el martirio de quien, hoy como ayer, es llamado a ir contra corriente para seguir al divino Maestro»

"Quizás a vosotros no se os pedirá la sangre , pero sí ciertamente la fidelidad a Cristo. Una fidelidad que se ha de vivir en las situaciones de cada día. Estoy pensando en los novios y su dificultad de vivir, en el mundo de hoy, la pureza antes del matrimonio. Pienso también en los matrimonios jóvenes y en las pruebas a las que se expone su compromiso de mutua fidelidad. "

Juan Pablo II.

Psst, Antonio, eran millones los jóvenes que se reunían para escuchar eso. De hecho, no hay nadie en el mundo con mayor poder de convocatoria de jóvenes como el Papa. Ni el más afamado artista.

Así que abre un poco tu mente. Be water my friend.
22/08/09 11:22 AM
  
Antonio García
Luis Fernando: Lo que usted escribe no son "cosas del Espíritu de Dios" (yo me cuidaría mucho de decir que lo que escribo es eso); lo que usted describe es una realidad virtual, que puede compartir más o menos personas sin que por ello deje de ser virtual; es la realidad que a ustedes les gusta pensar por un sentido, que yo creo equivocado, de victimismo y búsqueda del martirologio a toda costa. Pero la realidad y la vida son otra cosa y van por otra vía. No sé si los que aquí escriben son mayoría dentro de la Iglesia. Si lo son, le digo a usted lo que usted me dice al final de su mensaje: "eso tiene solución, por supuesto". Lean el Evangelio. Jesús les da infinitas razones para enfocar la vida de otra manera.

Catholicus: Le recomiendo que no vaya por la vida adjudicando la Fé a los demás. Ni usted ni nadie es quien para dictaminar sobre los demás. Por lo demás, aplíquese lo que le digo al blogger. ¡Y NO ME LLAME CHIQUITO NI RARITO NI NADA DE ESO! Y, por favor, mantenga el usted para dirigirse a mí como yo lo mantengo para dirigirme a usted.
23/08/09 11:22 AM
  
Luis Fernando
No he dicho que lo que yo escribo son cosas del Espíritu de Dios. Pero todo lo referente al martirio, la confesión de la fe, la oposición del "mundo", etc, etc, sí que son cosas del Espíritu de Dios.

De todas formas, hablo de algo futuro, no presente. Como quiera que, hasta donde yo sé, no he recibido el ministerio profético, pues no pasan de ser intuiciones personales y no oráculos del Señor.
23/08/09 11:49 AM
  
Catholicus
Antonio, yo no adjudico nada a nadie ni hago juicios temerarios o i-rracionales, como ese tuyo con el que has comenzado.

Que los más de mil millones de católicos y los más de mil millones de musulmanes creen en determinadas cosas grandiosas y horrorosas al final de los tiempos, es un hecho constatado por los sociólogos y científicos de todos lados. Que bastante más del 90% de la humanidad afirma creer en Dios , o dioses, lo es también por todo tipo de agencias internacionales en todo tipo de estudio. Que en todas las culturas y religiones existe un ámbito profético y "mítico" sobre las cosas últimas por venir, tres cuarto de lo mismo. Lo sabe cualquiera con un mínimo de culturilla.

Los raros - así como si hablásemos de especímenes animales- son las personas como tú que irracionalmente no parecen creer en nada, contra toda evidencia, y que para colmo hablan despectivamente del de creyentes reclamando por contra anticuados usos de respeto cuando hay que dirigirse a ellos.

Buenos dias, chaval.
24/08/09 5:20 PM
  
Antonio García
Estimado Catholicus:

1º - Su primer mensaje dirigido a mí en este tema comenzaba con las palabras "Es que no tienes Fe Antonio, por eso no entiendes nada". Diga usted lo que diga, eso es adjudicar a una persona una falta de algo basándose en que no tiene la misma opinión que usted sobre este tema. Así que sí me ha adjudicado algo.

2º - Ignoro en qué se basa para afirmar que mis opiniones al respecto son "juicios temerarios o i-rracionales". En cualquier caso tengo el mismo derecho que usted a opinar sobre el tema que el blogger proponga. Decir que quien disiente de usted es porque mantiene " juicios temerarios o i-rracionales" lo dice todo sobre su capacidad de admitir opiniones contrarias a la suya.

3º - De la misma forma ignoro en qué se basa para afirmar que yo pertenezco a ese grupo de personas que usted califica de "raros" (en la anterior ocasión de "raritos"), a los que adjudica que "son las personas como tú que irracionalmente no parecen creer en nada, contra toda evidencia", aunque hay que reconocer que resulta coherente con que para usted quien no coincide con su opinión es porque no tiene Fe.

4º - Dice usted de mí "que para colmo hablan despectivamente del de (sic) creyentes"; me sorprende tremendamente esta frase suya; en este blog se habla despectivamente de mucha gente; de personas objeto de los artículos y de otros foreros. Analice mis mensajes y no verá ninguna intención despectiva, ninguna como las que frecuentemente tengo que leer.

5º - Finaliza usted hablando sobre mi "rareza" cuando reclamo "por contra anticuados usos de respeto cuando hay que dirigirse a ellos".

Ya dije en una anterior ocasión que heredé de mi padre la inalterable costumbre de hablar de usted a cualquier persona en tanto no me autorice a apear el tratamiento. Además, lo normal en los foros de internet es mantener el tratamiento de usted. El mismo Luis Fernando tomó nota y se lo agradezco. Me sorprende que a una persona como usted, que mira tanto hacia tiempos pasados en tantas cosas, no le atraiga la idea de tratar con algo de cortesía a los demás intervinientes. Ya en una anterior ocasión recuerdo que le pedí que no me llamara "señorito" (creo que era ese el calificativo que me dirigió) así como que mantuviera esa mínima norma de tratarme de usted, tratamiento que, como podrá comprobar, mantengo inamovible hacia su persona. Sé que eso no va con los tiempos y que si habláramos en inglés no existiría ese problema. Pero como hablamos y escribimos en español, lo mantengo. Me gusta y no creo que sea excesivamente difícil de mantener. Yo no soy de los que hablan de tú a los curas en plan colega - progre, salvo que alguno, por mayor trato, me lo acabe indicando. Igual que con los Obispos a los que he tratado.
24/08/09 7:21 PM
  
Cruzado
Me ha encantado. No hace falta decir más
27/03/11 12:17 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.