« La hora de Dios: Para comprender Luz del mundo de Benedicto XVI¿De qué se alarma Bibiana Aído? Sembraron vientos y cosechamos tempestades »

5.11.10

Polvo y ceniza. Consideraciones sobre la incineración cada vez más solicitada

A las 12:08 AM, por Joan Antoni
Categorías : General

Hace muy poco recibí una pregunta sobre la compatibilidad o no de la incineración de cadáveres con la fe cristiana.Una persona que había viajado recientemente viaje por EEUU y Canadá pudo observar que en algunos templos había criptas donde se depositaban las cenizas de los fieles. Me contaba que esto, por una parte le sorprendió, pues parecería que la Iglesia alentaba la práctica de la incineración que antes estaba prohibida, pero por otra parte le parecía una cosa muy buena que, como en otras épocas, los restos mortales de los cristianos pudieran reposar cerca de las iglesias. De hecho, ésta es una pregunta frecuente. Y las estadísticas demuestran la creciente demanda de la incineración.

En primer lugar hay que aclarar que la Iglesia ya no niega las exequias cristianas a los fieles que optan por la incineración. Yo mismo he comprobado, como párroco, como numerosas familias cristianas optan por inicinerar los restos de sus familiares y depositan piadosamente las cenizas en el cementerio, y, lo más importante, se acuerdan de ofrecer sufragios por sus difuntos, particularmente la Santa Misa.

En otros momentos históricos es cierto que la práctica de la incineración acostumbraba a ir acompañada por una profesión de fe nihilista incompatible con la esperanza cristiana, pero esto ya no es así, al menos en los casos de los fieles que lo solicitan. Es cierto que la Iglesia prefiere la inhumación de los cadáveres, pero es una recomendación a menudo poco práctica. En los grandes cementerios de las ciudades, las enormes construcciones de nichos poco tiene que ver con la inhumación tradicional de entregar el cuerpo a la tierra.

El Directorio para la piedad popular, en sintonía con el Catecismo de la Iglesia Católica dice textualmente: “Separándose del sentido de la momificación, del embalsamamiento o de la cremación, en las que se esconde, quizá, la idea de que la muerte significa la destrucción total del hombre, la piedad cristiana ha asumido, como forma de sepultura de los fieles, la inhumación. Por una parte, recuerda la tierra de la cual ha sido sacado el hombre (cfr. Gn 2,6) y a la que ahora vuelve (cfr. Gn 3,19; Sir 17,1); por otra parte, evoca la sepultura de Cristo, grano de trigo que, caído en tierra, ha producido mucho fruto (cfr. Jn 12,24). Sin embargo, en nuestros días, por el cambio en las condiciones del entorno y de la vida, está en vigor la praxis de quemar el cuerpo del difunto. Respecto a esta cuestión, la legislación eclesiástica dispone que: “A los que hayan elegido la cremación de su cadáver se les puede conceder el rito de las exequias cristianas, a no ser que su elección haya estado motivada por razones contrarias a la doctrina cristiana“.
Respecto a esta opción, se debe exhortar a los fieles a no conservar en su casa las cenizas de los familiares, sino a darles la sepultura acostumbrada, hasta que Dios haga resurgir de la tierra a aquellos que reposan allí y el mar restituya a sus muertos (cfr. Ap 20,13)”.

De acuerdo con estas enseñanzas de la Iglesia yo veo loable la práctica de “enterrar” piadosamente las cenizas de los fieles en estas criptas de los templos y que allí se ofrezcan periódicamente sufragios para su eterno descanso. Infinitamente mejor que tirar las cenizas de los difuntos en ríos, montes o en el mar como muchos hacen. Y tal vez se recuperaría el sentido de aquellos cementerios ubicados junto a la Iglesia. Unas criptas o espacios dignos para esta finalidad en los templos propiciarían la vivencia de la comunión de los santos y el sentido cristiano del cementerio. Por otra parte, la incineración simplemente aceleraría el proceso natural de destrucción del cuerpo que con el tiempo queda reducido a polvo y ceniza.

7 comentarios

Sobre la aceptación de la incineración por parte de Pablo VI ha escrito muy bien Romano Amerio en su día. Le recomiendo leerlo.
10/11/10 4:43 PM
Comentario de Silvia
Buenos días!
Podría informarme cuales son las Iglesias de Capital Federal que se podría dejar las cenizas de un ser muy querido y de esta manera visitarlo en dicha Iglesia.
Cordialmente.
Silvia Frione
04/12/10 1:37 PM
Comentario de Joan Antoni
A Silvia: No dispongo de esta información. Tal vez en el Obispado le puedan informar.
04/12/10 11:18 PM
Què opina la iglesia de esparcir las cenizas en algun lugar que el difunto haya pedido o porquè es mejor depositarlas en una cripta
còmo explicarle a un niño de 4 años porque se depositan los restos de su papà en espacio, es necesario?
Gracias


____

Lo importante es explicarle al niño el sentido cristiano de la muerte. Que las cenizas sean depositadas en una cripta o cementerio ayuda más a entender la fe en la resurrección.
19/08/11 7:44 AM
Conozco una iglesia donde hay mucha criptas,originalmente se pensaba fuera un templo expiatorio, hoy poca gente entra a hacer oración por tanto muerto, y algunos entran a rezar a sus difuntos ignorando al Sagrario , que cosa rara en estos tiempos está al centro
19/11/12 1:42 PM
Comentario de Sandra
No creo que este bien embalsamar un difunto, podria darme mas informacion sobre este tema, quiero tener una buena explicacion para educar a otras personas

______

Desde el punto de vista de la fe, nada obsta a ello.
08/03/13 2:42 PM
Las sagradas escrituras no oponen objeción alguna a la cremación de los difuntos ,ni tampoco así al esparcimiento de éstas en cualquier lugar.
No entiendo la fijación católica con regular hasta el último extremo de la vida del fiel ,cuando este goza en este apartado de la libertad de elegir. Si a vd. Le parece bien guardarse junto a un templo, muy bien, pero tan correcto es confundirse con el polvo de un camino o con el agua del mar de donde si Dios quiere, un día seremos llamados a resucitar para gloria o para eterna condenación . La Verdad os hará libres nos dijo, y libre quiero ser.

_____

Mire, en el lago de mi pueblo, algunos bañistas se han encontrado con urnas cinerarias en la orilla o flotando... Concuerdo con usted que nada de dogmático hay en el tema, pero, por favor, un poco de sentido común...
25/06/13 5:09 PM

Dejar un comentario


Tu dirección email NO será mostrada en este sitio.
(Los saltos de línea se conviertan a <br />)
(Nombre, email y página web)
  • No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.
  • Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Joan Antoni Mateo García

Joan Antoni Mateo García

El Dr. Joan Antoni Mateo gestiona una sección muy popular del semanario Cataluña Cristiana: El Consultorio.
Es sacerdote de la Diócesis de Urgell en Cataluña donde ejerce su ministerio sacerdotal. Profesor en el Instituto de Teología Espiritual de Barcelona y en el Instituto Santo Tomás de la Fundación Balmesiana de la misma Ciudad. Se doctoró en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma bajo la dirección del conocido teólogo P. Jean Galot, S. J. También es miembro de la Sociedad Mariológica Española.
Puedes enviar preguntas a don Joan Antonio, hágase al siguiente email: .

En este blog

Abril 2014
Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
 << <   > >>
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30        
Quiénes somos | Contacta con nosotros | Política de Cookies | Aviso Legal y Condiciones de Uso