« Sobre la Diócesis de Urgell y su Arzobispo Obispo, Príncipe de Andorra. Observaciones a "Oriolt"¿COMULGAR SIN CONFESAR? Comulgar bien: Un objetivo pastoral prioritario y permanente (2) »

4.03.10

Después de comulgar: la acción de gracias.

A las 10:28 PM, por Joan Antoni
Categorías : General

En los dos últimos artículos hemos tratado de la preparación a la Comunión mediante la fe y la conversión. En numerosos comentarios los lectores han expuesto muy bien las indicaciones de la Iglesia sobre el modo de recibir la Sagrada Comunión. No voy a insistir en ello, pues ya lo traté en escritos anteriores. Hoy quisiera considerar un aspecto importante y muy olvidado por la mayoría: el recogimiento, adoración, acción de gracias y petición que deberían seguir a la Sagrada Comunión cuando Cristo nos ha unido tan íntima y profundamente a Él por medio de la recepción de su Cuerpo hecha con fe, fervor y conciencia pura.

Recuerdo como hace unos años, era costumbre muy observada, después de comulgar, recogerse unos momentos de rodillas o sentados en oración con el Señor que se acababa de recibir, y también, después de la bendición final de la Misa, muchos fieles se quedaban prolongando la acción de gracias. Hoy, es frecuente ver en la mayoría de los templos como la casi totalidad de los fieles, después que el sacerdote ha dicho “podéis ir en paz", salen con tal celeridad como si se hubiera producido un incendio en el recinto.

Y, lamentablemente, esto no acontece sin que se resienta la vitalidad espiritual de muchos cristianos y los frutos mismos de la Sagrada Comunión.

Comulgar, recibir la Comunión, como indica el mismo concepto, implica una fuerte unión, adhesión personal, del creyente con Cristo. Adhesión que difícilmente se puede dar sin la necesaria dedicación temporal que requiere una relación interpersonal. Cristo acaba de entrar en nosotros, incluso físicamente, ¿como podríamos negligir el prestarle la debida atención y homenaje sin pecar de gran superficialidad e insensibilidad?

La presencia eucarística de Cristo en nosotros permanece mientras permanecen las especies. Podríamos calcular unos quince minutos. Grandes teólogos, incluso con criterios dispares como Galot y Rahner, no han desdeñado escribir artículos sobre este tema. Cuentan del gran Obispo San Carlos Borromeo que, molesto por el comportamiento de una señora que abandonaba el templo apenas acababa de comulgar, hizo escoltarla por la calle con dos managuillos proveidos de cirios encendidos en honor del Señor que era así transportado por aquella inconsciente custodia…

A un huesped, a un amigo querido que nos visita en nuestra casa, no dudamos en prodigarle tiempo y atenciones, ¿por qué se los regateamos a Jesucristo?

Dedicar un tiempo a Jesucristo en dulce coloquio con Él después de comulgar nos hará grande bien a nuestra vida cristiana y, no lo dudemos, será, para muchos motivo de edificación y crecimiento en la fe y vivencia de la Sagrada Eucaristía. A menudo, en el foro, abundan las lamentaciones y críticas a abusos deplorables. Está bien, pero no es suficiente. Hay que evangelizar con el apostolado del ejemplo. Ojalá que muchos, viéndonos celebrar la Santa Misa, comulgando con fervor, transfigurados en intensa adoración y acción de gracias, puedan llegar a redescubrir y gustar la importancia capital de recibir a Jesucristo en la Sagrada Comunión como Él merece. Invito nuevamente a los lectores a aportar el testimonio de su experiencia sobre este último aspecto tratado.

16 comentarios

Comentario de ricardo
Procuro estar en su Dulce Compañia mas tiempo del que normalmente nos dan en las Iglesias.
Y aunque me distraigo a veces,intento compensarlo con el mayor tiempo de recogimiento.
04/03/10 11:49 PM
Comentario de jose de maria
Tuvimos un sacerdote de parroco que nos educo un poco. Haciamos lo que comenta el articulo y el muchas veces bajaba solo del altar o sea ya nos habiamos ido, empezo por pedirnos que no salieramos hasta que el recorriera el pasillo principal para esperarnos en la puerta y platicar con los que lo desearan. Y asi las cosas cambiaron. Igual despues de la comunion el tambien meditaba 2 o 3 minutos en silencio. Buen ejemplo
05/03/10 5:37 AM
Pues mi experiencia es que como te quedes dos minutos después de misa dentro del templo, rápido viene el cura o el sacristán con las llaves en la mano diciendo que tiene que cerrar.
05/03/10 5:38 AM
Comentario de Luis López
En la parroquia donde suelo asistir a la Santa Misa, tras la comunión el sacerdote se sienta durante unos largos minutos, y en ese largo silencio podemos meditar con sosiego y profundidad.

Yo creo que habría que potenciar más esa posibilidad. A veces entre entre la administración de la Comunión y el rito de despedida, transcurren segundos; el sacerdote limpia rápidamente los objetos litúrgicos, y casi mirando el reloj entona el "Oremos".

En cuanto a irse tras concluir la Eucaristía, a mi juicio es de mero respeto esperar que el sacerdote, tras las oportunas reverencias, se haya alejado ya del Altar. Luego -si éste nos ha dado el suficiente tiempo tras la comunión para la oración- no veo negativo marcharnos, tras -eso sí- hacer una genuflexión en señal de adoración y agradecimiento por el bien infinito que hemos recibido.

Y sería muy conveniente también que se universalizara la costumbre de que el sacerdote despidiera a los fieles en la puerta de la Iglesia.
05/03/10 11:07 AM
Suelo hacer lo mismo que dice Ricardo en el primer comentario.
ANtes, me sentaba, pero ahora, necesito arrodillarme:es una demostración de mi adoración ante este Divino Misterio de Amor.
Me voy a misa ahora y rezaré por todos ustedes.
05/03/10 5:22 PM
También yo suelo qedarme un ratito en la iglesia tras comulgar y no sólo por delicadeza hacia el Señor. También porque me gusta estar con Él. Lo hago por los dos, por Él y por mí.

Fenomenal tema para un artículo, padre. Le felicito.
06/03/10 12:31 AM
Comentario de Vicente
antes de la Misa preparación, en la Misa fructuosa participación, tras la Misa la acción de gracias y la adoración.
06/03/10 1:13 PM
Efectivamente, eso es lo que el alma apetece. Una vez recibido el cuerpo de Cristo, entregarse a un amoroso diálogo con Él. Pero,... ¿por qué en muchas iglesias es el propio párroco quien no lo tolera? Un llamado coro se pone a berrear delante de un sistema sonoro a todo volumen, imposibilitando el ansiado recogimiento. El resultado es que en lugar de conseguir los beneficios espirituales que de la acción de gracias se derivan, se comete un pecado desde ese instante inicial, al indignarse uno contra ese atropellado no sólo consentido, sino propiciado por la autoridad eclesial. Es intolerable. De este modo, a los simples fieles se nos quitan las ganas de comulgar y nos quedamos sentados en nuestro banco, con la mente en blanco para no pecar encima, mientras los graznidos a todo volumen atruenan en el templo.
Afortunadamente, a determinadas horas y en ciertos templos no hay coro a la hora de la acción de gracias y ahí es donde hemos de ir ¿Soy yo el único a quien le pasa esto?
12/03/10 11:49 AM
Comentario de Eva S Montenegro
VERDADERAMENTE DUELE EN EL ALMA,HOY COMO CORRE LA SOCIEDAD Y CREEN QUE LA SANTA MISA SE VIVE HIGUAL
Y NO ES ASI.
AQUI TENEMOS UN NUEVO SACERDOTE JOVEN Y VIVIE HA LAS CORRIDA,CREO QUE TAMBIEN VIENE DE QUE SON POCOS LOS SACERDOTES QUE TIENEN TIEMPO,PARA ATENDER Y CONFEZAR.
AMAR DE VERDAD AL SAT SACRAMENTO DEL ALTAR Y LA SAT EUCARISTIA DIARIA,PARECE UNA OBLIGACIÒN PARA ALGUNOS.
SE QUIERE HACER Y NO SE HACE,HACER BIEN Y VIVIR LA SANTA MISA CON ADORACIÒN,DEVEMOS MORIR A NOSOTROS MISMO,COMO MUERE EL GRANO DE TRIGO,ASI PODAMOS VER LS FRUTOS DE LA ADORACIÒN A MI AMADO MAS AMADO A JESÙS AMEN,EVA DESDE ARGENTINA.
14/03/10 5:54 PM
Comentario de Catecúmeno
Soy relativamente nuevo en estas "lides"; me refiero a la recepción de la comunión, al menos de forma más frecuente que antes (que pasaban años sin acercarme a confesar y comulgar). Me gustaría vivir más intensamente la comunión, sacarle más partido, vivirla en plenitud... pero la verdad es que no se cómo hacerlo, cómo dirigirme al Señor tras recibirle.

La verdad es que tengo mucho que aprender sobre todo, pero en especial sobre la Eucaristía. ¿Podría aconsejarme alguna lectura u otro medio por donde empezar?.

Gracias por dedicar su atención a estos temas de tanta importancia para nuestra vida espiritual.
15/03/10 8:40 PM
Comentario de catolico
negligir no es admitido por ninguno de los diccionarios actuales de la lengua; no es verbo usado en nuestra elngua y no parece haber existido en ningún momento de la formación del romance castellano.
17/03/10 10:00 AM
Comentario de Joan Antoni Mateo García
A catecúmeno: Le recomiendo vivamente Ecclesia de Eucharistia de Juan Pablo II
19/03/10 11:43 PM
Comentario de Tulkas
A Catecúmeno:

Tu pseudónimo suena a Neocatecumenal. Varias cosas:

a.-La "vivncia" de la que tú hablas no es una vivencia emocional o afectiva.

b.-Aunque estés dentro del CN yo te recomendaría que en ningún caso te olvides que hay mundo a tu alrededor, es decir, conoce la Liturgia en su plenitud. Conoce la Forma Extraordinaria y también la Liturgia de san Juan Crisóstomo, medita sus textos.
05/04/10 11:02 PM
Comentario de roxy kely soto churata
me parece muy bonita que haygan personas que si se interesen en la iglesia
25/05/13 7:38 PM
Comentario de roxy kely soto churata
me parece muy agradable y ami me sirvio de mucha ayuda
25/05/13 7:39 PM
Comentario de Alejandro Galván
Por mucho que el tema ya esté viejo, dejo esta referencia de la Congregación del Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, donde dice que SI se puede hacer la acción de gracias de rodillas

lexorandies.blogspot.it/2014/05/depues-de-comulgar-de-rodillas-o.html

Multis in locibus christifidelibus solent in privata oratione genibus flexis sistere vel sedere postquam repetunt suas sedes, cum singuli recepissent sacram Eucharistiam in Missa. Utrum statuta editionis typicae tertiae Missalis Romani prohibeant hanc usum?

R/. Negative et ad mentem.

Mens est ut per praescripta Institutionis Generalis Missalis Romanis, n. 43, intenditur ex una parte praestare latis terminis aliquam uniformitatem habitus corporis in congregatione pro variis partibus celebrationis sanctae Missae, simulque ex alia parte non moderari habitum corporis ita rigide, ut qui velint genibus flexis sistere vel sedere non amplius ad id liberi sint.

Congregatio pro Cultu Divino et Disciplina Sacramentorum

(RPD: Notitiae 39-2003: 533)
22/06/14 2:05 PM

Dejar un comentario


Tu dirección email NO será mostrada en este sitio.
(Los saltos de línea se conviertan a <br />)
(Nombre, email y página web)
  • No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.
  • Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Joan Antoni Mateo García

Joan Antoni Mateo García

El Dr. Joan Antoni Mateo gestiona una sección muy popular del semanario Cataluña Cristiana: El Consultorio.
Es sacerdote de la Diócesis de Urgell en Cataluña donde ejerce su ministerio sacerdotal. Profesor en el Instituto de Teología Espiritual de Barcelona y en el Instituto Santo Tomás de la Fundación Balmesiana de la misma Ciudad. Se doctoró en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma bajo la dirección del conocido teólogo P. Jean Galot, S. J. También es miembro de la Sociedad Mariológica Española.
Puedes enviar preguntas a don Joan Antonio, hágase al siguiente email: .

En este blog

Julio 2014
Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
 << <   > >>
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      
Quiénes somos | Contacta con nosotros | Política de Cookies | Aviso Legal y Condiciones de Uso