11.06.15

Algo sobre el conocimiento humano

 

El conocimiento vulgar, empírico, técnico, prudencial, científico y sapiencial son distintos grados de profundidad del conocimiento humano. Pero el hombre no es el único ser cognoscente, es decir, el hombre no es el único ser que puede conocer puesto que, en primer lugar, la experiencia nos muestra que existen otros seres, a saber, los animales irracionales que también conocen, aunque de manera sensible y no intelectual como lo hace el hombre y en segundo lugar el raciocinio discursivo nos permite saber sobre la existencia de otros seres superiores al hombre como es el caso de Dios que conocemos tanto por la fe como por los efectos que produce y que necesariamente nos conducen a su Causa y los ángeles o formas puras, cuyo conocimiento es intuitivo aun cuando de ellos no tengamos certeza sino por la fe pero que, sin embargo, podemos concluir que dada la escala de los seres que va desde los minerales, vegetales, animales irracionales, el hombre y luego Dios, siendo el hombre un ser corpóreo espiritual, lo natural es que entre éste y Dios existan formas puras espirituales en una gradación que culmina en Dios cuya distancia de las criaturas siempre será infinita por ser  necesario a diferencia de la contingencia de todos los demás entes.

Leer más... »

28.05.15

El respeto a la buena fama y al honor

Hoy en día y por diferentes medios vemos que se falta contra la buena fama y el honor de las personas. Por esta razón he decidido dedicar estas líneas a una breve reflexión sobre la fama y el honor.

Respetar la fama y el honor pertenece al orden de la justicia y consiste en no dar malos testimonios contra otras personas que lesionan o afectan su fama y en ocasiones sus intereses materiales.

Leer más... »

19.05.15

El amor desinteresado del matrimonio

En el plano meramente natural y no sobrenatural, es un hecho que el eros o amor erótico no basta para soportar todas las pruebas del matrimonio. También es un hecho que el amor desinteresado, paciente y benigno que algunos han llamado agape (1 Cor 13, 4-8)  debe ir creciendo con el tiempo y muy lentamente en los matrimonios, porque de lo contrario, si el matrimonio se funda exclusivamente en el eros, tarde o temprano fracasa y el amor erótico acaba con el matrimonio.

Leer más... »

8.04.15

La solidaridad

Uno de los errores del mundo moderno y contemporáneo es estar organizados sobre la creencia de que la sociedad es algo artificial y creado por el hombre. Pero la realidad es que la sociabilidad humana es algo natural; el hombre es sociable por naturaleza desde que se concibe y nace de una pareja humana conformándose así la célula de la sociedad que es la familia. La personalidad y la sociabilidad del hombre significan un recíproco estar unidos y obligados unos con otros.

Leer más... »

27.03.15

El alma de la persona humana

En estas breves líneas pretendo ofrecer a los lectores, algunos argumentos sobre la naturaleza del alma humana. Y para esto he creído conveniente aclarar que cuando dos cosas encierran propiedades opuestas, se concluye que son de distinta naturaleza. Si observamos, nos daremos cuenta que en las personas humanas se dan dos categorías de fenómenos perfectamente distintos: por un lado los fenómenos materiales, que se reducen a movimientos que se pueden medir cuantitativamente como son: el peso, la talla, la inercia, etc., y por otro lado fenómenos que son cualitativos como el pensamiento, la voluntad, los sentimientos que, aunque implican cambios fisiológicos, no pueden reducirse a movimientos físicos. De esto se sigue que fenómenos tan opuestos no puedan proceder de un sólo principio, por lo que es necesario admitir que en el hombre hay un cuerpo y un alma unidos en un compuesto con unidad de composición y unidad de totalidades. La unidad del hombre no puede ser totalmente simple porque su naturaleza no es simplemente ser, sino ser humano. De donde se sigue que su naturaleza no es absolutamente simple sino compuesta.

Leer más... »