Los malos cristianos y la Ciudad de Dios de San Agustín

En su libro titulado “La Ciudad de Dios”, San Agustín nos alerta del hecho de que hay ciudadanos que son de la ciudad del mundo que se encuentran infiltrados dentro de la Iglesia. Se trata de cristianos falsos que atacan el misterio de la Encarnación. Un misterio de iniquidad que lucha por la destrucción del orden de la gracia y que se ejerce con muchísimo poder dentro de la Iglesia. Como un abismo de tinieblas que lucha en el interior de cada hombre concreto.

El problema es que estos enemigos de Cristo y de la Iglesia, odian esencialmente a la Iglesia y a los predestinados de la ciudad de Dios. De suerte que su objetivo es acabar con el mundo de la gracia consituyendo una gran tragedia en cada individuo concreto.  Por eso es vital comprender la importancia del orden de la gracia. Porque los cristianos sin gracia, transportan en sí mismos el misterio de iniquidad corroyendo desde dentro el Cuerpo Místico de Cristo. Al respecto dice San Pablo, en la segunda carta a los Tesalonicenses (II Tes. 2,7) que el misterio de iniquidad que consiste en la apostasía general, está ya en acción. Y siguiendo a San Pablo, San Agustín se refiere a los malos e hipócritas que hay en la Iglesia diciendo que llegarán a ser tantos que van a constituir un verdadero pueblo del Anticristo.[1]

El problema que señala San Agustín es que la imagen de estos falsos cristianos es un disfraz o fingimiento que engaña a todos, porque hacen que profesan la fe, pero viven infielmente fingiendo lo que realmente no son. Se dicen que son cristianos porque así lo aparentan, pero en realidad pertenecen a la bestia. Se trata de la cizaña que se recogerá de la Iglesia al final de los tiempos. Veamos las palabras textuales de San Agustín al respecto: “Y su imagen, a mi parecer, es el disfraz o fingimiento de las personas que hacen como que profesan la fe y viven infielmente, porque fingen que son lo que realmente no son, y se llaman, no con verdadera propiedad, sino con falsa y engañosa apariencia, cristianos. Pues a esta misma bestia pertenecen no sólo los enemigos del nombre de Cristo y de su gloriosa ciudad, sino también la cizaña que se ha de recoger de su reino, que es la Iglesia, en la consumación del siglo”.[2]

Pero por si eso fuera poco, el gran mal no queda ahí, sino que también hay justos y verdaderos cristianos que son expulsados de la congregación cristiana debido a la acción de los perversos que están disfrazados de cristianos dentro de la Iglesia.[3] El sufrimiento de estos cristianos es muy grande porque sus almas son laceradas.  Viven una auténtica crucifixión dentro de la Iglesia de Cristo, pero en el fondo reciben la paz de Dios que es el amor de Dios. Por eso es muy importante recordar, que la visión de Dios no es como la de los hombres que se limita a lo externo, sino que Dios ve en lo secreto, en lo más recóndito del hombre. Y es que los que pertenecen a la bestia, buscan la paz del mundo que consiste en el amor de sí. Es así que los miembros de la ciudad de Dios y los miembros de la ciudad del mundo viven divididos en los que aspiran a la paz de Dios y los que aspiran a la paz del mundo.  

La paz de los hijos de Dios que es la paz interior de la que habla San Agustín[4] consiste en el orden establecido del mismo Dios en el que lo menos perfecto ha de ordenarse a lo más perfecto, y por tanto, en última instancia a la Verdad misma que es la Sabiduría del Padre, es decir, a Cristo. Leamos las palabras de San Agustín: “La paz del cuerpo, es la ordenada conformidad y concordia de la parte intelectual y activa. La paz del cuerpo y del alma, la vida metódica y la salud del viviente. La paz del hombre mortal y de Dios inmortal, la concorde obediencia en la fe, bajo de la ley eterna. La paz de los hombres, la ordenada concordia. La paz de la casa, la conforme uniformidad que tienen en mandar y obedecer los que viven juntos. La paz de la ciudad, la ordenada concordia que tienen los ciudadanos y vecinos en ordenar y obedecer. La paz de la ciudad celestial en la ordenadísima y conformísima sociedad establecida para gozar de Dios, y unos de otros en Dios. La paz de todas las cosas, la tranquilidad del orden y el orden no es otra cosa que una disposición de cosas iguales y desiguales, que da a cada una su propio lugar.”.[5]

Los miembros de la ciudad de Dios que se encuentran todavía en peregrinación en este mundo, gozan de cierta paz interior con miras a la paz de la ciudad celeste en la que todo estará ordenado. Sin embargo, aquí hay que precisar que existe una paz temporal aquí en la Tierra, que es común a los ciudadanos de las dos ciudades (la de Dios y la del mundo). Y es que la paz terrena se encuentra en el orden de la paz de Dios. La diferencia radica en que los ciudadanos de la ciudad de Dios ven la paz temporal como un medio en orden a la paz que trasciende este mundo. En cambio, los ciudadanos de la ciudad del mundo tienden a la paz del mundo concibiéndola como su fin absoluto, de modo que todo lo ordenan a la paz del mundo.[6] Por eso, aquí es muy importante resaltar, que los ciudadanos de la ciudad de Dios que se encuentran en el mundo deben someterse a las leyes de la ciudad pero siempre y cuando esas leyes no vayan en contra de la paz de Dios.



[1] Cfr. San Agustín. De Civ. Dei. 20,19,3, col.686.

[2] San Agustín. De Civ. Dei, 20,9,3, col. 674.

[3] Cfr. San Agustín. De Vera Relig, 6,10.

[4] San Agustín. De Sermone Domini in monte, I,2,9.

[5] San Agustín. De Civ. Dei., 19,13,1, col.640.

[6] Cfr. San Agustín. De Civ. Dei., 19,20, col.648.

5 comentarios

  
chico
Hay varias clases de malos cristianos. Los insensibles, los mundanos, los fariseos, los apóstatas. En el escrito, parece que los malos cristianos son mostrados como los que oprimen a los buenos. Yo a los malos los incluyo en el grupo de los fariseos: aparentan, mandan, obligan, pasan por puros, que al final son los tontos con poder sobre los buenos. La solución está en Confesarse frecuentemente. Nos tenemos que Confesar con el Cura, aunque huela a tabaco o tenga alitósis. Pero es Cristo y la Iglesia los que perdonan de veras y ya no somos fariseos ni malos. Osea, que los buenos cristianos son los que luchan por ser buenos y los malos cristianos son los que se abandonan y viven como lo dice la gente de la tele .
22/03/17 6:05 PM
  
chico
Pero... ¿ quién tiene , hoy, compasión de su alma ?. ¿ Cuántos se preocupan de su eterna salvación ?. ¿ Cuántos tienen deseos de conocer mejor su Fe católica ?. No ataco, ni culpo. Sólo afirmo lo que presiento: La gente vive en la luna de Valencia, vive como si fueran extraterrestres, no se enteran ni por dónde les da el aire. Impotentes para todo bien espiritual propio. Bueno, rezaré más rosarios, pues.
24/03/17 7:52 AM
  
Thomas Hennigan
En respuesta al que hace el comentario anterior, creo que conviene dejar en paz a los fariseos, pues ellos como cualquier persona tenían sus cualidades y defectos. Despotricar contra supuestos fariseos, pues, puede ser un modo de reconocernos a nosotros mismos como mejores que otros.
24/03/17 10:18 AM
  
Jackob ben Avhrahamowitz
I prefer being an apostate than a fake Christian. I resigned to a Catholic Church because I dislike frequent fightings and condemnations of Christ in the Bible and of Catholic Church and others Christians during two thousand years. I prefer being in hell than being under tyrannical, despotic, manipulative and totalitarian ruling of God, Jesus, Catholics and other Christians. Prefiero ser un apóstata que un falso cristiano. Renuncié a la Iglesia Católica porque me desagradan las peleas, condenaciones, sambenitos y anatemas frecuentes de Cristo en la Biblia y de la Iglesia Católica y otros Cristianos durante los pasados dos mil años. Prefiero estar en el infierno que estar bajo el tiránico, despótico, manipulador y totalitario gobierno de Dios, Jesucristo, los Católicos y otros Cristianos. You can refuse to publish my comment, but you can refuse the abuses of Catholics and Christians during the last two thousand years. Ustedes podéis rechazar publicar mi comentario, pero ustedes no podéis rechazar los abusos de Católicos y Cristianos durante los pasados dos mil años. You, Catholics, You, Christians, you don't love nothing. Love is only the best word to fish somebody to totalitarian, manipulative and tiranic ruling of yours... to exploit and destroy everybody. Ustedes, Católicos, ustedes, Cristianos, ustedes no aman a nadie. El amor es solamente la mejor palabra para pescar algunos a su totalitario, manipulador y tiránico gobierno de ustedes.. para explotar y destruir a todos.
25/03/17 12:24 AM
  
Hortensia
En el siglo IV habla S. Agustín como si viviera ahora. A mí me sirve de consuelo esta visión perfecta de la realización en la historia de las Palabras de Jesús cuando habló del trigo y la cizaña. A Tus Pies Señor escuchándote. Porque ni una jota tiene desperdicio!
01/04/17 5:12 PM

Esta publicación tiene 2 comentarios esperando moderación...

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.