Benedicto XVI: “Después de 50 años, también hoy estamos felices, pero con una alegría más sobria y humilde”

*

Para recordar la noche del 11 de octubre de 1962 en la que, después de la inauguración del Concilio Vaticano II, una multitud con antorchas colmó la Plaza San Pedro haciendo que el Papa Juan XXIII se asomara por la ventana del Palacio Apostólico y pronunciara espontáneamente aquellas inolvidables palabras que luego pasarían a la historia como el “discurso de la Luna”, la diócesis de Roma organizó, ayer por la noche, una procesión con velas hacia la Plaza en la que, luego de un momento de oración, desde la misma ventana del Palacio Apostólico, el Papa Benedicto XVI pronunció unas bellas palabras de saludo y bendición, que ahora ofrecemos en nuestra traducción al español.


***

"Cincuenta años atrás, en este día, también yo estuve aquí en la Plaza con la mirada hacia esta ventana donde se asomó el Papa bueno, el Beato Papa Juan, y nos habló con palabras inolvidables, palabras llenas de poesía, de bondad, palabras del corazón. Estábamos felices, llenos de entusiasmo.


El gran Concilio Ecuménico estaba inaugurado, estábamos seguros de que debía venir una nueva nueva primavera de la Iglesia, un nuevo Pentecostés, una nueva presencia fuerte de la Gracia liberadora del Evangelio.


También hoy estamos felices, traemos alegría en nuestro corazón, pero diría que una alegría tal vez más sobria, una alegría humilde. En estos cincuenta años hemos aprendido y experimentado que el pecado original existe y se traduce siempre de nuevo en pecados personales que pueden también convertirse en estructuras de pecado. Hemos visto que en el campo del Señor hay siempre también cizaña. Hemos visto que en la red de Pedro se encuentran también peces malos. Hemos visto que la fragilidad humana está presente también en la Iglesia, que la barca de la Iglesia está navegando también con el viento en contra, con tempestades que amenazan la barca. Y alguna vez hemos pensado: ¿El Señor dónde está? ¡Nos ha olvidado! Esto es una parte de las experiencias de estos cincuenta años.


Pero hemos tenido también la nueva experiencia de la presencia del Señor, de su bondad, de su fuerza. El fuego del Espíritu Santo, el fuego de Cristo, no es fuego devorador, destructivo, es un fuego silencioso, es una pequeña llama de bondad, de bondad y de verdad que transforma, de luz y calor. Hemos visto: el Señor no nos olvida, también hoy con su modo humilde, el Señor está presente y da calor a los corazones, muestra vida, crea carismas de bondad y de caridad que iluminan el mundo y son para nosotros garantía de la bondad de Dios. Sí, Cristo vive, está con nosotros también hoy y podemos estar felices también hoy porque su bondad no se apaga y es fuerte también hoy.


Finalmente me animo a hacer mías las inolvidables palabras del Papa Juan. Id a casa, dad un beso a los niños y decidles que es de parte del Papa. Con esto, de todo corazón, os imparto mi bendición".

***

Fuente: Korazym


Traducción: La Buhardilla de Jerónimo

***

6 comentarios

  
Maricruz Tasies
A mi, todo esto, lo que me provoca son ganas de llorar.
Gracias, Buhardilleros.
12/10/12 11:55 AM
  
Angel
A mí, como a nuestro venerado Papa Bnedicto XVI, me ha producido la entreñable remembranza de un momento mágico en el sentido místico de la palabra, al recoger con humildad la luz de las antorchas que llevarón a Juan XXIII a pronuciar su espontáneo discurso de La Luna, y portar aquella luz, con nuestras velas de ayer 11-11-2012,sin que se apaguen hasta que se enciendan otras renovadas en otra nueva conmemoración, que ya se hará centenaria,
12/10/12 2:07 PM
  
Gregory
Creo que las palabras del papa reflejan mucho de la alegria del momento de la apertura del Concilio esperanza y alegría un nuevo Pentecostes así se vio y se vivio. Hoy en día no podemos estar tristes sino confirmar que el camino sigue solo que hemos experimentado muchas cosas que nos deben hacer más sabios pero no menos alegres ni nmenos llenos de esperanza que entonces.
12/10/12 3:52 PM
  
Jorge
Yo ni existía en esas épocas, pero con tan solo leer al papa me he sentido en la plaza de San Pedro, con el corazón dilatando de emoción, de nostalgia, de alegría; me he sentido como hace 50 años los critianos se sintieron en esa misma plaza, escuchando al Beato Juan XXIII.

Dios, escúchanos, escúchanos, no abandones a Tu Iglesia Santa, bendice este Año de la Fe, regálanos buenos frutos, y que Tu Evangelio crezca en cantidad y en calidad. Asiste siempre al buen Pedro, el papa.
12/10/12 4:04 PM
  
Pepito
El Concilio aún no ha sido vivido y aplicado en toda su extensión. Falta mucho por desarrollar aún de las propuestas conciliares. Pero sin duda se hará.

Una de las cosas que falta por desarrollar es que los laicos se tomen en serio la construcción del Reino de Dios en la Tierra, es decir, nos decidamos realmente a ordenar todos los asuntos temporales, política y economía incluídas, según el plan o la voluntad de Dios. Es tarea harto difícil esta de hacer en la Tierra el Reino de Dios, pero es nuestra obligación el intentarlo al menos, pues de lo contrario rezaríamos en vano "hágase Tu voluntad así en la Tierra como en el Cielo."
13/10/12 11:04 AM
  
Mª Pilar
Que paz dan las palabras del Papa. Que bueno leer sus palabras de primera mano.

Que diferente la sensacion de la perplejidad y confusión que me dan ciertas cronicas triunfalistas y superficiales de la efemerides del Vaticano II, que he oido estos dias.

Por cierto, sobre el Concilio y el Post concilio me parece muy bueno el libro "Confusión y Verdad" de Philp Trower.
16/10/12 1:46 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.