¿Un cisma en la Iglesia Católica?

Fr. Dwight Longenecker

Recientemente Fr. Dwight Longenecker ha escrito en su blog personal un artículo que me ha parecido muy interesante porque trata de forma prudente pero a la vez valiente, un tema que aunque es evidente muchas veces evitamos tocar. Al final del artículo comparto, para quienes no le conocen, una breve biografía de este sacerdote católico converso desde el anglicanismo.

¿Cisma? ¿Qué cisma?

Los titulares de la semana pasada en los noticieros comentaban que un grupo de cardenales cree que el Papa Francisco debe renunciar para evitar un cisma catastrófico en la Iglesia Católica.

Es un hecho que la Iglesia Católica en la actualidad ya está en el cisma, pero es un cisma interno, oculto para la mayoría de las personas.

La división es muy clara y sin embargo prácticamente tácita. Nadie se atreve a hablar de ello. La división existe entre cardenales, entre obispos y arzobispos, entre teólogos y entre párrocos. Existe también entre liturgistas y catequistas, trabajadores de iglesias, músicos, maestros, periodistas y escritores.

No es realmente una división entre conservadores y liberales, entre tradicionalistas y progresistas.

Es una división entre quienes creen que Jesucristo es el Hijo de Dios, nacido de la Virgen, y que como la segunda persona de la Trinidad Santa e indivisa estableció su iglesia en la tierra sobrenaturalmente llena del Espíritu Santo que permanecería firme hasta el fin de los tiempos, y los que creen lo contrario.

Los que creen lo contrario son los modernistas. Ellos son los que piensan que la iglesia es una institución de construcción humana. Un accidente histórico que ocurrió hace dos mil años y que tuvo éxito por algunos giros del destino y algunas circunstancias felices. Desde esa perspectiva la iglesia “puede y debe adaptarse y cambiar para cada edad y cultura en la que se encuentra.

Esta es la gran división. Este es el cisma que ya existe.

Pero ¿es la iglesia una institución divinamente designada y establecida para la salvación eterna de las almas o es una construcción social en donde las personas sinceras se han juntado para hacer del mundo un lugar mejor?

Esta es la división que existe dentro de la iglesia hoy y cada conflicto que ocurre -desde la música, la arquitectura, el arte, la educación católica, la liturgia, la literatura, las devociones a las disciplinas y las doctrinas- todo vuelve sobre esta división básica.

Por supuesto yo estoy de acuerdo con los primeros: en que la iglesia fue establecida por el Hijo de Dios, nuestro Señor Jesucristo para la derrota de Satanás, la salvación de las almas y la redención del mundo a través de las gracias sobrenaturales potenciadas por la muerte sacrificial de Jesucristo en la cruz.

Todo lo demás, desde salvar el medio ambiente hasta alimentar a los hambrientos, desde la igualdad de derechos de los trabajadores hasta la apertura de un comedor de beneficencia, desde la educación de los jóvenes hacia el logro de la paz y la justicia, todo eso es secundario y depende de esta primera y eterna prioridad.

El cisma ya existe.

Todo lo que se requiere es que cada católico decida en qué lado está.

¿Quién es Fr. Dwight Longenecker?

Fr. Dwight Longenecker

Según el propio Fray Dwight Longenecker cuenta, es un americano que ha pasado la mayor parte de su vida viviendo y trabajando en Inglaterra. Fue educado en un hogar protestante evangélico en Pensilvania, y luego de graduarse de la Universidad fundamentalista Bob Jones estudió teología en la Universidad de Oxford. Finalmente fue ordenado sacerdote anglicano y trabajó como presbítero capellán de la escuela en Cambridge y fue párroco en la Isla de Wight.

Sin embargo, posteriormente se dio cuenta de que él y la Iglesia Anglicana estaban en caminos divergentes, y en 1995 Dwight y su familia fueron recibidos en la Iglesia Católica. Quienes entiendan inglés y quieran conocer más de su historia de conversión pueden leerla de su propio blog.

El padre Dwight pasó los siguientes diez años trabajando como escritor independiente, contribuyendo con más de veinticinco revistas, periódicos en Gran Bretaña, Irlanda y Estados Unidos.

Su primer libro ha sido el más vendido relacionado a historias de conversión en inglés llamado «The Path to Rome - Modern Journeys to the Catholic Faith». Posteriormente escribió con éxito más libros relacionados a la apologética apreciados por presentar un enfoque amigable y no conflictivo, como por ejemplo «Mary-A Catholic Evangelical Debate» que contiene un debate con su amigo de la Universidad Bob Jones, David Gustafson, un evangélico episcopaliano.

El Padre Dwight también ha contribuido con un capítulo del tercer volumen de la exitosa serie de libros «Surprised by Truth» del reconocido apologista Patrick Madrid.

En diciembre de 2006 fue ordenado sacerdote católico bajo la provisión pastoral especial para el ex clero anglicano casado. Actualmente es párroco de la parroquia de Nuestra Señora del Rosario en Greenville.

——————————————————————————————————————

Suscríbete a nuestra revista digital gratuita Apologeticum

27 comentarios

  
Denisovic
El cisma es real en el interior de la Iglesia, pero todavía NO ES OFICIAL a nivel de los laicos y de la propia iglesia, es decir, que falta el detonante (por decirlo de alguna forma), que rompa la iglesia definitivamente en dos bandos irreconciliables. No creo que el CISMA OFICIAL tarde más allá de finales de este año en que se haga efectivo.
06/03/17 6:33 PM
  
Gabriela de Argentina
Siguiendo el comentario de Denisovic, yo sinceramente no creo que se produzca un cisma oficial. Quien lo decretaría? Por qué haria de hacerlo? En el estado actual de cosas, donde el papa Francisco hace caso omiso de las dubia presentadas respetuosamente por cuatro cardenales preparados e ilustres, y aqui no pasa nada, no veo quién vaya a decretar oficilamente un cisma. O cual sería el detonante precipitaría un decreto de tal naturaleza. Saludos.
06/03/17 6:58 PM
  
María
Un cisma es difícil que haya la mayor parte de los obispos, al menos en España vamos no mueven un dedo por nada, a ellos con que les dejen mangonear las ONGS de los pobres y les den el concierto de los colegios, ya les vale. El resto cosas de viejas antiguas e intransigentes. Pero cuidado que no escupan al cielo porque como les quiten las ONGS y cierren el grifo de la concertada. Los lamentos se van a oir hasta en el cono sur.
06/03/17 7:29 PM
  
gambino
José Miguel, estoy de acuerdo con las definiciones de los dos bandos que hay hoy en día en la IC. Desde que me di cuenta de esa división pensaba que era entre progres y tradicionalistas, pero creo que lo que dices es la definición acertada.

Si se declara el cisma (Dios no lo quiera) tengo claro el bando en el que voy: con el que dice la verdad. El que dice sí cuando es sí y no cuando es no. El otro bando en lugar de decir sí te suelta una respuesta que dura horas y horas, donde todo es relativo.
06/03/17 7:30 PM
  
Fernando Sánchez
Sí, puede ser, sin embargo, hay que aclarar en todo caso, que ese cisma existe desde siempre. Desde siempre han existido ambos bandos, aquellos que realmente saben por qué se es cristiano, y los otros, que son por conveniencia, en lo que les conviene. No es nuevo.
06/03/17 7:44 PM
  
Gregory
Teniendo en cuenta la diversidad de opiniones sobre música, formas de pastoral social uno pensaría que existe un cisma pero en lo personal no lo comparto lo considero diversidad de opiniones, ahora cuando entramos en el área teológica la cosa se complica. Recuerdo un sacerdote que solía quejarse por la poca libertad que existía dentro de la Iglesia contrario al espìritu cristiano, esto es delicado porque no se trata de posiciones encontradas en pastoral donde las diferencias pueden sobrellevarse y debemos pedir a Dios una mayor apertura.
06/03/17 7:52 PM
  
Opinando
Siempre queda fatal echarse flores, pero como siempre digo, los conversos vemos las cosas más claras y ajustadas a la realidad que los creyentes de toda la vida. Además, los que hemos vivido una religiosidad sin sacramentos y sin Verdad, conocemos de primera mano el páramo espiritual y los errores a los que lleva.
06/03/17 7:58 PM
  
Luis López
Mientras no haya una abierta e indiscutible herejía en algún documento salido de Roma no habrá cisma. Y una explícita herejía -toquemos madera- creo que no lo habrá nunca. Hasta el progre más revolucionario que tenga mayor poder para redactar o proponer al Santo Padre los documentos romanos sabe que no puede actuar así. Para destruir la fe, es mucho más inteligente ser "modernista sinuoso" que "hereje explícito".

Por eso -y salvo alguna feliz excepción- desde el Concilio Vaticano II demasiados documentos incluyen una calculada ambigüedad, de modo que aunque haya continuas praxis heréticas basadas en esos mismos documentos (praxis heréticas que casi nunca se combaten, con la excusa de la primacía de la misericordia frente a la verdad), siempre podrá decirse que queda salvada la ortodoxia. La A.L. es paradigmática de lo que digo.

Es la táctica huidiza del modernismo que niega todo si negar nada específicamente. Y con eso logra -ya lo ha logrado- pudrir la fe en el pueblo , y a la vez salvaguardar (como en un frasco de formol o en una estantería de un museo) la Verdad que la Iglesia tiene el deber de guardar y transmitir. Un museo hoy devorado por telarañas, pero antaño un paraíso floreciente donde todos los fieles acudían para nutrir su esperanza.

Verdaderamente : "Mi pueblo muere por falta de conocimiento"
06/03/17 8:02 PM
  
Rosario
Conviene reflexionar el capítulo 3 de la 1a Carta de San Pablo a los Corintios. Y tener la certeza de que el fundador de la Iglesia es el mismo Cristo. Y Él siempre va a estar y no la dejará a la deriva.
06/03/17 8:03 PM
  
Gabriel Araceli
No creo que se declare ningún cisma. Bajo el manto de la misericordia tienen cabida las posturas tradicionales y las modernistas. Es por eso que no se contesta a las dubia. No nos pronunciamos ni en contra, ni a favor de "esto", sea lo que sea.
En la Iglesia Católica, según la formación recibida y el pastor que te toque, vivimos la fe en un sentido o en el otro.
Hasta la primera mitad del XX la Iglesia fue una fortaleza ante el acoso del Modernismo. Abiertas las puertas, en la segunda mitad del siglo pasado, ambas tendencias coexisten en pie de igualdad.
Y cuando hablo del enfoque de los temas controvertidos, desde la misericordia, no me refiero al Papa Francisco. Esa postura es muy anterior. No hablo de lo que debe ser, si no de lo que al día de hoy ES.
06/03/17 8:12 PM
  
DylanBob
No hay pie de igualdad en las tendencias. El mal y el bien no están en plano de igualdad. Cristo en el Sagrario es nuestra luz. Y nada ni nadie está en pie de igualdad con EL.
06/03/17 9:00 PM
  
Pedro Alejandro Reza Arellano.
El cisma siempre ha existido, desde los inicios del Cristianismo, con las perspectivas muy particulares de los grupos que integran la Iglesia, desgraciadamente los mismos Padres de la Iglesia, tuvieron puntos a favor y en contra, ya en los orígenes de la comunidad eclesial, surgió una división que hasta la fecha no se ha podido terminar con los judíos mismos.En tiempos de pablo, continuaron estas divisiones al grado tal que según narran los hechos de los apóstoles, a los cristianos se les llamaba "secta". Las persecuciones del imperio romano hasta la llegada de Constantino, decretan la religión católica permitida en el imperio romano, sin embargo el oriente siempre ha mantenido una distancia entre el papado y ha sido en la mayoría de las veces por cuestiones dogmáticas. Los gnósticos continúan la división en el año 117 aproximadamente, después comtinuaron los Ebionitas, Cerinto, los Docetas, Arrio, Pelagio, Mani, Donato etc, etc, etc. Y hasta nuestros días todas aquellas asociaciones religiosas registradas en gobernación han encontrado en la ignorancia religiosa de nuestro país, tierre buena para sembrar doctrinas contrarias a las de Cristo.
06/03/17 9:13 PM
  
Martinna
No sé cómo dicen que hay o habrá un cisma, estamos como siempre.

España habrá hecho guerras de religión, habrá firmado acuerdos con el Vaticano y demás, pero anticlerical ha sido y será la gente.

Muchos místicos, santos, doctores, mártires de la Iglesia, vale, unos cuantos, pero millones de españoles que nada, lo mínimo aparente.
Pocos católicos son cristianos sinceros y formados, la inmensa mayoría por ahí esta sin saber y sin querer saber, evitan hablar de religión, o dicen burradas los que están en contra, o los que están a favor no tienen ni idea.

Antiguamente si alguien decía una herejía se le excomulgaba, pero hoy ya saben que los cismas no arreglan nada y todo empeora.
Así que aguantar y esperar soluciones divinas porque humanas no las habrá.



06/03/17 9:49 PM
  
José Luis
Para los que tienen fe, no es posible contribuir con ningún cisma. La Iglesia es de Cristo Jesús, renunciar a la Iglesia Católica es entregarse al demonio. Seguimos a Cristo que lo es todo para todos.
06/03/17 9:55 PM
  
Rafael
Todo el supuesto cisma arranca de esto: “Los titulares de la semana pasada en los noticieros comentaban que un grupo de cardenales cree que el Papa Francisco debe renunciar a evitar un cisma catastrófico en la Iglesia Católica.” Será “el titular”, no “los titulares”. Bajo el titular se inventan a doce cardenales misteriosos y secretos. Como si otro quiere inventarse que todos los cardenales son una piña y coinciden en todo. La “noticia” es pura brujería, que obliga a tener fe ciega en el autor para creer lo que dice. Y la brujería está condenada por la Iglesia. Sigue vigente el octavo mandamiento. Si hay doce cardenales que tal, o los que sean, que diga los nombres, que los cardenales no son espectros sino personas de carne y hueso. Sino es brujería.

---------------------------
JM: En mi traducción puse el enlace al artículo original, y dice "Headlines" en plural, por lo que he puesto "titulares". Imagino que se debe a que más de un medio ha reseñado la noticia. En cualquier caso, de eso no trata del artículo, el sacerdote solo parte del hecho de que hay temores de cisma, para decir que él cree que desde hace mucho ya existe un cisma de facto.

Y no veo que tenga que ver la mención a la brujería aquí. Podrá acusarse al que dio pie a la noticia que menciona el sacerdote de dar credibilidad a fuentes que quieren permanecer anónimas, o en el peor de los casos de inventarla, pero confundir eso con brujería es una solemne tontería.
06/03/17 10:11 PM
  
Olman
Perdón por ser simple y sencillo ,pero cual cisma?. No debería haber un equlibrio de ambas? La primera indudable, pero en la segunda quitando la relatividad, veo positivov el tema de ayuda al projimo y ver en Dios la misericordía infinita.

------------------
JM: ¿Equilibrio en pensar que la Iglesia es una institución divina, y pensar que es una hechura meramente humana? No veo que pueda ver equilibrio en ideas opuestas. O es cierta una o es cierta la otra.
06/03/17 10:14 PM
  
Rafael
Me parece que hay un conato de cisma, sólo un conato. Coincido en que no es entre “tradicionalistas” y “progresistas”. Es entre los que creen en la Iglesia fundada por Jesucristo y los que creen que la Iglesia debe ser un instrumento de poder y pretenden controlarla para que sirva a sus fines de poder.
06/03/17 10:15 PM
  
gustavo perez
De todas maneras es muy triste tener que vivir la fe en una iglesia que no sabe para donde va o en qué cree definitivamente. Bajo el paraguas de la misericordia se escudan todas las tendencias, las buenas y las malas, y también todas la herejías. La táctica siempre será la ambigüedad y la indefinición. No el si si, ni el no no de que habla el Señor en el evangelio.

--------------------------
JM: La iglesia es indefectible, los defectibles somos nosotros.
06/03/17 10:30 PM
  
Luis Fernando
Nihil novum sub sole. Yo escribí hace diez años sobre el cisma de facto que lleva viviendo la Iglesia desde hace décadas. Lo que ocurre es que ahora es bastante más visible. Y hay posibilidades reales de que sustancie.

Mi post de mayor del 2007:
http://infocatolica.com/blog/coradcor.php/cisma_de_facto
06/03/17 11:09 PM
  
SursumCorda
Amén de las turbulentas contingencias históricas a las que estamos obligados a atravesar por el hecho de que nuestra amantísima Iglesia aparece en la historia, recordemos que aquí lo importante no son los nombres sino las esencias. Católico es quien profesa la Fe de la Iglesia, quien adhiere a su depósito tradicional e inmodificable. ¿Cuántos profesan esta Fe? ¿Cuántos se llaman católicos? ¡Ay! La disparidad en las cantidades demuestra que el nombre de católico no es sino apariencia.
A veces nos vemos tentados a hacer vanos razonamientos a partir de situaciones históricamente confusas, pero esto solo es tentación del infierno, porque en realidad la cosa es demasiado sencilla: «Si alguno me ama, guardará mi Palabra, y mi Padre lo amará, y vendremos a él y habitaremos en él».
Carísimos hermanos en Cristo, nos tocan tiempos difíciles, pero... ¿Qué tiempo no lo fue? No demos lugar al miedo, no demos lugar a la confusión. ¿Por qué temer? ¿Acaso Cristo no resucitó? ¿Por qué dudar? ¿Acaso la doctrina no es clara? ¿Acaso los Apóstoles hablaron en vano, los mártires señalaron el camino en vano, los Santos recordaron las cosas en vano? Ay, considero que esta hora de verdadero cisma no la permite Dios sino para una nueva purificación de las almas sencillas, y para filtrar a los lobos. ¿Qué ocurrirá? Miren, no lo sé. Pero el camino es muy claro y no hay ninguno nuevo ni distinto. «Si nosotros o algún ángel del cielo les anunciara otro Evangelio del que nosotros les hemos anunciado, no le sigan» porque hay quienes «salieron de entre los nuestros, pero no eran de los nuestros». ¿Por qué Pablo habla de que incluso «nosotros» (es decir, los Pastores) pueden anunciar otro evangelio?
Siempre Satanás sembrara la discordia, pero eso ocurre porque en la misma Iglesia militante concurren a la vez los Santos y los mundanos, y todos somos pecadores. Pero la discordia y la confusión solo afecta a quien no está seguro y firme en Cristo Jesús. No importa quién sea el agente de iniquidad, ni su jerarquía, ni su número. Solo importa ser fiel a Cristo, y ser fiel a Cristo es ser fiel a su Cuerpo.
Solo las almas sencillas seguirán el camino correcto, aquellas que no se dejan atribular por la división y que, firmes en la fe, ven claro el error y lo rechazan. ¿Cuántas almas sencillas habrá? Ojalá que seamos hallados entre ellas. Desembaracémonos de los problemas que no nos corresponde a nosotros cambiar, y ocupémonos de obrar nuestra santificación personal «con temor y temblor». No seamos vírgenes imprudentes, estemos constantes en la espera del Esposo, que en cualquier momento puede llegar. Ayuno, mortificación, limosna, oración, obras de misericordia, corazones contritos y humillados, trato dulce y delicado, amor al prójimo, búsqueda de la verdad con desapasionamiento y serenidad, estudio y piedad.
Que la Santa e Indivisa Trinidad nos conduzca, acoja y conserve fieles, obedientes y sinceros en el seno y gremio de la Santa Madre Iglesia, que es Una, Santa, Católica y Apostólica, penitentes y alegres, graves, serios, sobrios y serenos con el corazón levantado hacia el Señor. Amén.
06/03/17 11:10 PM
  
king crimson
Yo apoyo a Francisco, el camino que ha tomado me parece el correcto. que un grupúsculo amague con una secesión sólo porque se les niegan sus prerrogativas, es pueril.
07/03/17 1:44 AM
  
enri
Desde mi punto de vista creo que todos, los que buscamos con intensidad a Dios, anhelamos la VERDAD.

La Verdad se expresa en nuestro interior, en nuestra alma, cuando está en plena sintonía con Dios. No es un mérito, propiamente, de cada uno de nosotros, es la ESENCIA de Dios que reside en nuestro interior la que se expresa si somos receptivos a ELLA.

El diálogo interreligioso será cada vez más profundo porque la profundidad es la ESENCIA de nuestra alma y todos, absolutamente todos, tenemos un alma creada a imagen y semejanza de Dios.

No creo que haya un Cisma en breve. En todo caso ocurriría si en lugar de diálogo sólo existieran monólogos.

Un abrazo.
07/03/17 9:28 AM
  
W.F.
Bien por el Fr Longenecker que reconoce la situación grave en que estamos... pero las noticias le llegan con atraso. LF hace 10 años que hablaba de este cisma de facto, y otros tantos periodistas y filósofos llevan denunciando la apostasía dentro de la iglesia desde algún tiempo después del CVII. Por decir más o menos lo mismo que el Fr Longenecker mucho tiempo antes, soportaron las mofas de algunos y fueron tachados de tremendistas: el síndrome de Casandra que le dicen.

Antes que el cisma va a venir una depuración: los que no adhieran a esta "nueva iglesia" van a quedar fuera. Vean lo que ocurre en Malta con los seminaristas.

----------------------
JM: Su visión me parece pesimista, porque asume que los modernistas se impondrán. Yo no lo daría por hecho.
07/03/17 9:42 AM
  
W.F.
Puede que para Ud. sea pesimista, pero yo me considero optimista: le explicó por qué. La Iglesia tiene que padecer su Pasión, lo dice el mismo catecismo. Solo una intervención divina puede salvarnos: de ésta no se sale por meras fuerzas humanas. Gracias a esta crisis estamos vislumbrando hasta dóde se ha extendido el mal del modernismo. Admitamoslo, mucho más de lo que muchos hubieran imaginado... y como estos destructores se sienten con poder seguirán haciendo de las suyas. Para mi es evidente que se seguiremos por algún tiempo en caida libre, soportando mala doctrina y malos pastores. Pero bendita la crisis que permitirá el triunfo de la fe verdadera!!

07/03/17 1:59 PM
  
María de las Nieves
La esencia de la Verdad caólica -JesucrIsyo- prevalecerá para siempre, estudiar profundizar AT Y NT Tradición Santos Padres y Magisterio. Oracón y agradecer lo dado que nos abre a la vida sobrenatural
07/03/17 2:40 PM
  
Vladimir
Llámesele cisma o como se quiera, un hecho es indiscutible: en la Iglesia hay división interior; cada día es más evidente, para los que estamos dentro, como para los que están afuera.
Las opiniones a favor o contrarias a la ortodoxia, se vierten públicamente, en cualquier medio. Todo el mundo va constatando que lo que se dice en un lugar se contradice en otro, que lo que permite un obispo lo desaprueba otro, que lo que aquí es absoluto allá es relativo.
Esto está minando peligrosamente la autoridad magisterial de la Iglesia y al final todo va a terminar en que no se le va a prestar atención a nadie y cada quien va a hacer como le parezca.
El Papa Francisco nunca responderá las Dubia, porque él sabe que su respuesta será la declaración oficial del cisma y Benedicto nunca intervendrá porque él sabe también lo mismo.
07/03/17 8:34 PM
  
Silvia
Un católico no puede decidirse por el error. Tiene obligación de formar su conciencia y buscar la Verdad en la Iglesia católica.
Y estoy de acuerdo con W.F. La Iglesia tendrá que pasar por la pasión y se dice que hasta los elegidos serán engañados y Dios tendrá que intervenir.
08/03/17 10:42 AM

Los comentarios están cerrados para esta publicación.