Conversando con mis amigos evangélicos sobre llamar al sacerdote "padre"

DiálogoContinuando con la serie de conversaciones entre amigos sobre temas de apologética, les comparto un nuevo diálogo ficticio tomada del libro “Conversaciones con mis amigos evangélicos” (capítulo 23) en donde se analiza la objeción frecuente que hacen nuestros hermanos evangélicos respecto a si es lícito llamar al sacerdote “padre". En esta ocasión, los argumentos los he tomado de algunas Webs de apologética protestante. Los nombres de quien participan no son reales.

Miguel: Ya entiendo por qué creen que el Papa es el sucesor del apóstol Pedro, pero ¿y los títulos que le dan, que en algunos casos solamente corresponden a Dios?

José: ¿Cómo cuales?

Miguel: Como por ejemplo, el de “Santo Padre”. ¿No ordena Jesús claramente en el evangelio “No llaméis a nadie “Padre” vuestro en la tierra, porque uno sólo es vuestro Padre: el del cielo.” (Mateo 23,9)

Marlene: Realmente eso no sólo lo hacen con el Papa, sino con todos los sacerdotes, a los que llaman “padre”.

José: Ok, vamos por partes. En primer lugar, me imagino que no me objetaran que le llamemos “santo”, porque así llama la Biblia a todos los miembros de la Iglesia, que es el cuerpo de Cristo [1]. Por tanto, si los cristianos pueden ser llamados “santos” no veo por qué no pueda serlo el Papa.

Miguel: De acuerdo, pero además le llaman “padre”.

José: Allí vamos, pero antes les pregunto: ¿ustedes creen que este texto se pueda interpretar de una manera absolutamente literal? Después de todo, dice “No llames a NADIE “padre” en la tierra”. ¿Aplica en todos los sentidos?

Marlene: Estamos claros en que no, porque de ser así no podríamos llamar padres ni a nuestros progenitores biológicos. En mi opinión Jesús no estaba prohibiendo eso, sino solamente usar esta palabra en “sentido espiritual”, tal como la utilizan los católicos para referirse a sus sacerdotes.

José: Nosotros los católicos en cambio, no creemos que esa interpretación sea viable ni esté acorde  al resto del Nuevo Testamento.

Miguel: ¿Por qué?

José: Porque de ser así, inclusive los apóstoles violaron ese mandato, ya que numerosas veces llamaron “padre” en sentido espiritual a muchos hombres, e incluso a sí mismos. Recuerda por ejemplo, como Jesús llama a Abraham “nuestro padre”. (Lucas 16,24.30; Juan 8,56, etc.), o recuerda…

Marlene: Heee…espera un momento… en el Nuevo Testamento se llama “padre” a Abraham no en sentido espiritual, sino en sentido carnal, como antepasado de los judíos según la carne, de manera similar en que se designa a los padres biológicos. El mismo San Pablo lo aclara cuando dice: “¿Qué diremos, pues, de Abraham, nuestro padre según la carne?” (Romanos 4,1)

José: Pero no sólo en ese sentido, sino también en sentido espiritual, como padre también de los creyentes en la fe. Por esto San Pablo dice también: “y recibió la señal de la circuncisión como sello de la justicia de la fe que poseía siendo incircunciso. Así se convertía en PADRE DE TODOS LOS CREYENTES incircuncisosa fin de que la justicia les fuera igualmente imputada; y en padre también de los circuncisos que no se contentan con la circuncisión, sino que siguen además las huellas de la fe que tuvo nuestro padre Abraham antes de la circuncisión.” (Romanos 4,11-12)

San Pablo se llama también a si mismo padre espiritual cuando dice: “Pues aunque hayáis tenido diez mil pedagogos en Cristo, no habéis tenido muchos padres. He sido yo quien, por el Evangelio, os engendré en Cristo Jesús.” (1 Corintios 4,15) o también cuando dice: “Te ruego en favor de mi hijo, a quien engendré entre cadenas, Onésimo.” (Filemón 1,10) [2]

Analicemos ahora el siguiente texto donde San Juan escribe a los fieles y creyentes en la Iglesia: “Os he escrito a vosotros, hijos míos, porque conocéis al Padre, Os he escrito, padres, porque conocéis al que es desde el principio. Os he escrito, jóvenes, porque sois fuertes y la Palabra de Dios permanece en vosotros y habéis vencido al Maligno” (1 Juan 2,14).

Ahora cabe preguntarse, ¿a quién se refirió San Juan cuando saludó a los “padres”? no parece lógico que se haya referido a los padres biológicos, porque había comenzado saludando a “sus hijos” no biológicos sino espirituales, por tanto, es muy probable que cuando se refiere a los “padres” se está refiriendo a aquellos que como él, son padres espirituales de los fieles (obispos y presbíteros de la Iglesia).

Miguel: José, pero entonces ¿a quién prohíbe Jesús que se le llame padre, sino es a los líderes de la Iglesia?

José: Lo que sucede es que Jesús allí estaba utilizando una figura literaria que se conoce como “hipérbole”, la cual es una exageración intencionada con el objetivo de plasmar en el oyente una idea o una imagen difícil de olvidar. En el evangelio encontramos en la predicación de Jesús numerosas hipérboles: “Si, pues, tu ojo derecho te es ocasión de pecado, sácatelo y arrójalo de ti; más te conviene que se pierda uno de tus miembros, que no que todo tu cuerpo sea arrojado a la gehena” (Mateo 5,29);  “Y si tu mano derecha te es ocasión de pecado, córtatela y arrójala de ti; más te conviene que se pierda uno de tus miembros, que no que todo tu cuerpo vaya a la gehena” (Mateo 5,30); “Si alguno viene donde mí y no odia a su padre, a su madre, a su mujer, a sus hijos, a sus hermanos, a sus hermanas y hasta su propia vida, no puede ser discípulo mío.” (Lucas 14,26). Por medio de esa hipérbole, trataba de enseñar a los discípulos una lección: en la Iglesia, quienes ocupen puestos de autoridad deben hacerlo para servir, a diferencia de los fariseos que buscaban los puestos de autoridad para recibir honores y alabanzas. Si leemos el texto completo veremos como el contexto lo confirma:

Entonces Jesús se dirigió a la gente y a sus discípulos y les dijo: «En la cátedra de Moisés se han sentado los escribas y los fariseos. Haced, pues, y observad todo lo que os digan; pero no imitéis su conducta, porque dicen y no hacen. Atan cargas pesadas y las echan a las espaldas de la gente, pero ellos ni con el dedo quieren moverlas. Todas sus obras las hacen para ser vistos por los hombres; se hacen bien anchas las filacterias y bien largas las orlas del manto;  quieren el primer puesto en los banquetes y los primeros asientos en las sinagogas,  que se les salude en las plazas y que la gente les llame “maestro”. Vosotros, en cambio, no os dejéis llamar “Rabí”, porque uno sólo es vuestro Maestro; y vosotros sois todos hermanos. Ni llaméis a nadie “Padre” vuestro en la tierra, porque uno sólo es vuestro Padre: el del cielo. Ni tampoco os dejéis llamar “Directores", porque uno sólo es vuestro Director: el Cristo. El mayor entre vosotros será vuestro servidor. Pues el que se ensalce, será humillado; y el que se humille, será ensalzado.” (Mateo 23,1-12)

Observen que no sólo prohíbe llamar “padre”, sino también “rabí” o “maestro”, a pesar de que ser “maestro” es uno de los ministerios de la Iglesia (1 Corintios 12,28-29). Pensando de la misma manera, tampoco deberían llamar a sus pastores “pastor”, pues uno sólo es el pastor de nuestras almas: Jesucristo. Particularmente, tengo muy claro, al igual que los primeros cristianos, que no se trataba de una prohibición literal de usar una palabra, sino de evitar la tentación de querer ejercer la autoridad en busca de gloria personal y no para gloria de Dios.


NOTAS

[1] La Biblia llama “santos” a los miembros de la Iglesia (Mateo 27,52; Hechos 9,13.32.41; 26,10; Romanos 1,7;  8,27;  12;13; 15;25.26.31; 16,2.15; 1 Corintios 1,2; 6,1.2; 7,14; 14,33; etc.), incluso a los profetas (Hechos 3,21) y a los ángeles (Mateo 25,31; Marcos 8,38). En la Iglesia Católica se utiliza el término “santos” en ocasiones en este sentido, y otras veces para hacer referencia a los santos canonizados. Los hermanos evangélicos generalmente creen que cuando un católico habla de santos, se refiere solamente a éstos últimos.

[2] Hay muchos otros textos en el evangelio donde los apóstoles adoptan el rol de padre espiritual (1 Pedro 5,13;  1 Juan 2,1.12.18.28; 3,7; etc.)

 

Suscríbete a nuestra revista digital gratuita Apologeticum

9 comentarios

  
Luis
Hermano José Miguel:

No tengo clara esta argumentación que das aquí. Aceptar que Cristo hablaba con hipérbole al dar mandatos claros es una pendiente muy escurridiza. Si aceptamos que Cristo hablaba con hipérbole en estos casos, ¿qué podremos rebatir a los "progres" que también aseguran que Nuestro Señor hablaba con hipérbole o simbólicamente en otros muchos casos?

Con mi mejor fe te digo que no veo claro esto.

Un abrazo en Cristo.

----------------------
JM: Precisamente para eso tenemos la exégesis y la hermenéutica. En este caso en particular se hace evidente que Cristo hablaba en hipérbole, porque: 1) sus propios apóstoles lo entendieron de esta manera al no ver una prohibición literal que les prohibiera utilizar para sí y otras personsa el título de padre, 2) el análisis del contexto, en donde lo que se cuestiona es la actitud de quienes ostentan dichos títulos. La solución al problema de que alguien haga una mala exégesis de algún texto no es caer en otro error, como el de interpretar literalmente todo lo que dijo Jesús, de lo contrario, tendríamos que sacarnos los ojos y cortarnos las manos para alejarnos de las ocasiones de pecado.
26/10/14 2:22 AM
  
Franco
Impecable. No se puede añadir mucho más, creo yo. No hay que olvidar, José, cómo llaman los protestantes a sus pastores.
26/10/14 3:34 PM
  
jose 2 catolico
---EDITADO---

-------------------------------
JM: Su comentario no es constructivo. El diálogo con cristianos de otras denominaciones sólo es peligroso cuando uno no conoce bien su fe y está preparado para compartirla.
26/10/14 10:26 PM
  
anscelo
En una ocasión le pregunté a un sacerdote, religioso de esos progres con muy poca formación y de liturgias inventadas, ¿porqué en la Plegaria Eucaristía cuando se reza por nuestro Papa...,sólo decía el nombre, en este caso :"Recemos por Benedicto" y omitía el título ? La repuesta que me dio fue alucinante, la misma con la que corresponden los evangélicos. Como sé un poco de Biblia le respondí con el discurso de Esteban antes de ser lapidado en el que se refiere a sus hermanos y padres, tomándolos como maestros. Lo mismo Pablo al referirse a Onésimo, Tito y Timoteo, los llama hijos engendrados, pero en la fe no en la carne. Ahí creo que Pablo está muy claro.

¿Entonces a qué viene a interpretar tan literalmente la cita de Mt.23, 9?. Es lo mismo cuando aseguran que el Apóstol Pedro nunca estuvo en Roma; sinó en Babilonia. Cualquier erudito protestante entiende que Pedro se refiere a Roma. La antigua Babilonia hacía 5 siglos que había sido arrasada por los asirios. En tiempo de Jesús sólo quedaban ruinas y algunas tribus de beduínos pastoreando sus ganados. No creo que fuera a un desierto a predicar. Por lo que entiendo que estas afirmaciones son sólo para atacar a la Iglesia Católica de la forma que sea. No todo está en la Biblia, la arqueología y la tradición también escfiben la historia.
27/10/14 11:04 PM
  
Francisco
Es la primera vez que entro a esta pagina y la verdad me ha gustado mucho ya que con toda claridad y basados firmemente en la santa biblia qque es la palabra de Dios dan respuesta a todas las calumnias por parte de los hermanos separados a la Santa madre iglesia católica. Espero poder seguir estas publicaciones y continuar formándome en la fe verdadera . Un abrazo y que Dios los bendiga y los siga iluminando su espíritu.
31/10/14 9:29 AM
  
TH
El problema fundamental es el desconocimiento del verdadero sentido de la Biblia entre los evangélicos fundamentalistas. A mi parecer un fundamentalista no entiende casi nada de la Bibla. En primer lugar, no hay que entrar en la cancha de argumentos de ellos acerca de temas como éste. Más bien hay que intentar hacerle ver los puntos flacos del protestantismo acerca de la Biblia. Primero está la Iglesia que es la que aprobó el canon bíbllco. El primer escrito del Nuevo Testamento, la Primera Carta a los Tesalonicenses, es de alrededor del año 50. Los evangelios son posteriores. Es obvio que primero está la Iglesia fundada sobre los apóstoles. Tertuliano, ya en el siglo III, argumenta en si De Praescripctione que sólo la Iglesia tiene autoridad para interpretar auténticamente la Biblia precisamente porque Dios nos la dio a través de ella. Además, según el protestantismo la Biblia es el criterio último de autoridad en cuestiones de fe. ¿Pero donde en la Biblia se afirma tal cosa? Pues, en ninguna parte. Si la Iglesia con su autoridad pudo abandonar la celebración del sábado y sustituirlo con el domingo, si pudo descartar las normas de pureza ritual del Antiguo Testamento y las leyes sobre dieta, si estableció en canon bíblico ¿cómo no iba a tener autoridad de interpretar otros aspectos con la ayuda del Espíritu Santo según la promesa de Jesucristo, siendo el mismo Espíritu que inspiró a los autores bíblicos?

¿Con qué autoridad pudo Lutero declarar en el siglo XVI que la Carta de Santiago no formaba parte del Nuevo Testamento, o que se tenía que rechazar el canon vetertestamentario de los fariseos, reunidos en Yamnia en Palestina en 107, por encima del que las Iglesias de Oriente y Occidente había aceptado bastado en la versión griega de los LXX, utilizada por los apóstoles y todos los Padres de la Iglesia?

Hay que intentar hacer reflexionar a los evangélicos sobre los puntos flacos fundamentales de su posición y no entrar en la cancha de ellos con argumentos sobre detalles.

--------------------------
JM: En mi opinión, que está basada en mi experiencia en la práctica apologética por mas de una década, atrincherarse en el trillado "esto es así porque lo dice la Iglesia y la iglesia es la única que tiene autoridad para interpretar..." no tiene muchas probabilidades de éxito. En cambio si me consta que tratar estos temas es importante porque he recibido a lo largo de estos años muchos testimonios de personas que se convirtieron precisamente porque en nuestra Web encontraron respuesta a cada uno de las objeciones que en conciencia les impedían abrazar la fe católica. Hasta que no superaron todas y cada una no abrazaron la plenitud de la fe, por lo que para ayudarles a ellos simplemente no era suficiente quedarse estancado en la estrategia que propone. Estrategia que dicho sea de paso, no le funcionó ni a Tertuliano que finalmente terminó por abandonar la Iglesia él mismo abrazando una secta.

Eso sin mencionar, que si me quedase tratando sólo el tema que propone, ya hace mucho tiempo se me hubiese acabado el material en el blog. Así que gracias por sus consejos apologéticos, pero no gracias.

31/10/14 9:55 PM
  
emoga
En resumen tanto JM como SH, en el fondo tiene razón, tenemos que dar razón de nuestra fe en los todos los terrenos, en la actualidad muchas veces nos va corresponder dar explicaciones teológicamente, históricamente y filosóficamente, pero sobre todo dar testimonio con nuestras obras, dando testimonio de que sabemos lo que está en el Sagrario de la Iglesia fundada por Nuestro Señor, un protestante diría mi iglesia, pero nosotros sabemos dónde está el fundamento de la Verdad, quién estableció ese fundamento.

---------------------
JM: Es que el problema no está en hacer aquello, sino en quedarse sólo con aquello pensando que es suficiente y no hacer esto.
01/11/14 4:01 AM
  
aranda hector
----EDITADO-----

JM: Este tema no trata sobre las imágenes sagradas. Entiendo que para muchos evangélicos ese es el tema casi monotemático a tratar debido a que consideran erróneamente que las adoramos aunque no sea cierto, y de alguna manera justifican así profesar una fe a su medida. Pero ese tema ha sido tratado en otros post y la regla del blog es atenerse a cada tema.

09/12/14 3:47 AM
  
HVC
Mucho de los problemas de interpretación se dan porque usamos la Biblia para validar nuestro entendimiento previo... y en eso se puede caer todos.
Hay un detalle cuando el apóstol Pablo dice hijo espiritual, no es porque les enseña ( pues en tal caso no sólo llamaría hijo a Timoteo, sinó a toda las congregaciones donde el enseñó). Él llama hijo a quien lo ha conducido personalmente al conocimiento del evangelio y el ministerio.
Por otro lado, la regla general de interpretación bíblica es que se aplica en forma literal; está claro que no, en los casos de uso de figuras literarias, así que no veo claro que Jesús esté usando figuradamente el uso de la palabra padre aquí. En todo caso a qué se refiere exactamente?, Es sólo asunto de merecimiento o no de la persona a quien se le puede llamar padre?... en fín, hay mucho más todaviá en cuanto a esto. Un abrazo .
01/08/15 3:31 PM

Los comentarios están cerrados para esta publicación.