« La Resurrección histórica de Jesús según exégetas bíblicosHuevos de Pascua en la Casa Blanca, Europa y Ciberespacio »

14.04.09

¿Qué significa "Aleluya"?

A las 12:00 AM, por María Lourdes
Categorías : Importado
El lector Noby comentó al anterior artículo sobre el “¡Aleluya!”como un símbolo pascual. Es una expresión originalmente del hebreo que solía ser cantada en la liturgia cristiana sólo el Domingo de Resurrección, luego a lo largo del tiempo pascual y finalmente a lo largo del año como hoy en día. Pero, se omite a lo largo de la Cuaresma y la Semana Santa hasta la Vigilia Pascual, según ordenó el Papa S. Gregorio (Papado de 590-604).

Según la Enciclopedia Católica, es “una especie de aclamación y una forma de ovación que los simples gramáticos no pueden explicar satisfactoriamente, motivo por el cual los traductores del Antiguo Testamento lo han dejado sin traducir”. Aparece en el Nuevo Testamento sólo en el Apocalipsis como alabanza de Dios en el Cielo.

¿Sabe lo que significa esa expresión?

“[Está] compuesta por la forma verbal de aclamación divina Allelu y el pronombre divino la. Así, preservando su sentido radical y su sonido, e incluso la sugerencia mística de su construcción, la expresión puede ser traducida literalmente como «¡Todo el honor a Él que es!», tomando la expresión «Todo el honor» como un equivalente del «Gloria en las alturas», y la expresión «que es» en el sentido que Dios dijo a Moisés: «así dirás a los israelitas: “Yo soy” me ha enviado a vosotros». […Es una] “suprema expresión de las actitudes de acción de gracias, de alegría y de triunfo”(“Aleluya”, Enciclopedia Católica)

La mañana de la primera Pascua, al ver la tumba vacía, Sta. María Magdalena y las mujeres que le acompañaban corrieron a anunciar a los apóstoles la noticia. S. Pedro y el Discípulo Amado, según el evangelio del Domingo de Resurrección, al oírlo fueron a la tumba y “los dos corrían juntos” (Jn. 20, 4), aunque el Discípulo Amado llegó a la tumba antes. No avanzamos solos hacia el Señor en esta vida, sino que la fe viva y alegre se contagia y se comparte en todo momento. Los apóstoles investigaron juntos en la duda, corriendo juntos hacia la tumba, y al llegar a la Verdad compartieron juntos la alegría pascual de la Resurrección sin poder contenerse. Su preocupación se convirtió en acción de gracias, alegría, triunfo, multiplicados por la Caridad que ardía en ellos: ¡Aleluya!

———————————————————————————————————————————————————————————–

Los católicos hacemos lo mismo cuando el rezo del “Ángelus” se sustituye durante el tiempo pascual por la oración “Regina Coeli”, en la que felicitamos a la Virgen María, que acompaña a sus hijos, compartiendo su alegría. El himno remonta al s.XII, y es de autor anónimo, pero una bella leyenda cuenta que S. Gregorio Magno añadió el cuarto verso después de oír los tres primeros versos cantados por ángeles una mañana de Pascua mientras seguía descalzo en una procesión la imagen de la Virgen atribuida a S. Lucas. [Fuente: “Regina Coeli”, Enciclopedia católica]

Se puede oír en este vídeo “Regina Coeli” de Mozart, cantada por el Coro de niños de Viena:

“Regina Coeli” (en latín, como se oye en el vídeo)

Regina caeli, laetare, alleluia:
quia quem meruisti portare, alleluia:

resurrexit, sicut dixit, alleluia;
ora pro nobis Deum, alleluia.

Gaude et laetare Virgo María, alleluia.
Quia surrexit Dominus vere, alleluia.

Oremus: Deus, qui per resurrectionem Filii tui, Domini nostri Iesu Christi, mundum laetificare dignatus es: praesta, quaesumus; ut, per eius Genetricem Virginem Mariam, perpetuae capiamus gaudia vitae. Per eundem Christum Dominum nostrum. Amen.

Traducción de “Regina Coeli”

Reina del cielo, Alégrate, aleluya.
Porque el que en tu seno llevaste; aleluya.

Resucitó, como dijo; aleluya.
Ruega a Dios por nosotros; aleluya.

Gózate y alégrate, Virgen María; aleluya.
Porque ha resucitado verdaderamente el Señor; aleluya.

Oremos. Oh Dios, que por la resurrección de tu Hijo, nuestro Señor Jesucristo, te has dignado dar la alegría al mundo, concédenos que por su Madre, la Virgen María, alcancemos el goce de la vida eterna. Por el mismo Cristo Nuestro Señor. Amén.


“Dichoso quien no tiene más gozo y alegría
que las palabras y obras del Señor.”

San Francisco de Asís

Preguntas del día [Puede dejar su respuesta en los comentarios]: ¿Canta u oye con frecuencia “Aleluya” u otros cánticos de Pascua? ¿Nota una alegría pascual en el ambiente? ¿Cómo o por qué no?

Mañana – La resurrección histórica - “vio y creyó” (Jn. 20, 8)

6 comentarios

María Lourdes,

La aclamación Aleluya es la palabra más bonita con la que contamos los creyentes para alabar a Dios. Es, además, una reminiscencia clara de nuestros orígenes judios, tantas veces menospreciados y ocultados.

San Agustín relaciona la liturgia con el tiempo celestial diciendo que los que en la Tierra digan "Amén" para aceptar a Dios plenamente, en el cielo dirán "Aleluya" para cantar su gloria y su poder.

Recuerdo una canción que dice algo así como "Aleluya cantará quien perdió la esperanza". La enciclica Spe Salvi de Benedicto XVI nos invita a recobrar la esperanza en la figura de Cristo resucitado, salvador de los hombres, y que mejor manera de hacerlo que alabandole con el cantico del Aleluya, especialmente ahora en el tiempo Pascual.

Termino recordando el salmo del Domingo de Resurrección: "Alleluia Pascha nostrum inmolatus est, Christus Alleluia"

+ Que Dios te bendiga
15/04/09 9:27 AM
Comentario de anarico
María, yo pensaba que aleluya significaba literalmente alabad al Señor; pero me parece mejor la traducción que tú señalas. Lo que sí tengo más claro, es que el tiempo mejor empleado, es el que dedicamos a las alabanzas a nuestro Dios invisible.
15/04/09 9:45 AM
Comentario de María Lourdes
Ugl1820, ¡qué cita más bonita la de S. Agustín y qué hermoso lo que expresa la canción que menciona! La Pascua nos recuerda que nuestra esperanza está en la victoria de Cristo, que Dios nos ama tanto que nos quiere consigo para toda la eternidad. Todo lo que pertenece a este mundo se puede ver con la debida perspectiva cuando se vislumbra el Cielo.
15/04/09 2:03 PM
Comentario de María Lourdes
Anarico, en efecto, también se puede decir que significa "Alabad al Señor" porque la gloria que se da al Señor no es sólo la que le damos nosotros, sino la que esperamos contagiar a todos. Tan grande es nuestro gozo que el Domingo de Pascua de Resurrección se celebra en la liturgia toda una octava como si fuera el mismo día.

Sobre la necesidad de alabar al Señor los domingos..."No podemos vivir sin el domingo", nos recordó el Papa Benedicto XVI al clausurar el XXIV Congreso Eucarístico Nacional italiano, repitiendo las palabras de los 49 mártires de Abitene que fueron condenados a muerte por reunirse a celebrar la Misa un domingo a pesar de una prohibición. Se puede leer toda la maravillosa homilía en este enlace.

Además, dice S. Agustín: "No entones las alabanzas divinas sólo con la voz, acompaña también la voz con las obras. Si cantas sólo con la voz, por fuerza tendrás al fin que callar; canta con la vida para no callar jamás."

15/04/09 2:22 PM
Muchas gracias por la explicación, María.
¿Podías explicar también qué significa "Hosanna"?
Permíteme un par de correcciones: En "Vio y creyó", solo creyó lleva acento, "vio" no lo necesita por ser monosílaba.
Cuando dices "al oirlo fueron a la tumba", oírlo debe llevar acento, porque si no se pronunciaría cargando la voz en la primera "o".
Ejemplos de palabras difíciles que requieren acento: oír, reír, leído, oído, prohíbe, mohíno.
Sin embargo, se escribe sin tilde, porque se pronuncia sin acento en la "i": coito, Teide, celuloide, androide
23/04/09 12:35 PM
Comentario de María Lourdes
Luis, de nada por la explicación. Gracias por sugerir una explicación de " Hosanna", que haré en un artículo fechado este sábado, 25 de abril.

Le agradezco muchísimo sus correcciones y el haber explicado tan bien las reglas de ortografía. Me ayudarán mucho. No dude en corregirme en el futuro, para que así aprenda mejor el idioma, que después de todo salí de España muy pequeña y habrá mucho que no sé. Un saludo.
23/04/09 2:03 PM

Los comentarios están cerrados para esta publicación.

María Lourdes Quinn

María Lourdes Quinn

Bienvenidos a este espacio, en que la Palabra de Dios oída en el Evangelio dominical nos acompaña a lo largo de la semana y el ejemplo de los santos nos ayuda a ponerla en práctica.

Un saludo desde los EE.UU. (donde vivo con mi esposo y dos hijos) y que el Señor les bendiga siempre con Su Paz y Amor.
Puede ponerse en contacto en

Quiénes somos | Contacta con nosotros | Política de Cookies | Aviso Legal y Condiciones de Uso