Estrategias para el buen uso del tiempo

El santo de hoy, S. Miguel Febres Cordero (1854-1910), el segundo ecuatoriano canonizado, nació con pies deformes y no empezó a andar hasta los cinco años cuando recibió una visión de la Virgen María que le llamaba. Fue educado por los Hermanos Cristianos de la Salle, a quienes se unió. S. Miguel imitó muy bien al Señor, que según el Evangelio del 5o. domingo de Tiempo Ordinario : “se levantó de madrugada” (Mc. 1, 35). No perdía el tiempo y después de la escuela estudiaba y ayudaba a los religiosos. Su vida ilustra estas otras estrategias para aprovechar bien el tiempo:

1) Evitar distracciones
Su familia, de buena posición social, no quería que fuera un religioso pobre, pero cuando se enfermó gravemente el santo a los pocos meses de entrar en el seminario, accedieron. Le trasladaron a Quito donde las insistencias de su padre para que dejara la Orden no le pudieran distraer de su vida productiva.

2) Poner los medios para alcanzar metas concretas

Se educó a sí mismo y, sin descuidar sus obligaciones religiosas, además de dar clases de catequesis (que hizo 26 años) y de otras asignaturas y de cuidar a los enfermos(ayudó a convertir a un primo que estaba en su lecho de muerte), encontraba tiempo para estudiar idiomas (llegó a hablar cinco) y escribir libros (más de cien en tres años, incluyendo adaptaciones).

3) Mantener un horario fijo, pero flexible
Estaba convencido de que una buena lectura podía transformar a la gente, abriéndoles a la gracia divina. En 1907 dirigió la publicación de libros para la comunidad desde Bélgica, donde siguió trabajando mucho a pesar de que el clima le afectó la salud. Le trasladaron a Premiá del Mar, (cerca de Barcelona) donde murió de una pulmonía.

4) Poner a Dios sobre todo (lo más importante)
Poco antes de morir, cuando sus hermanos religiosos empezaron a echar de menos su productividad, les dijo que otros lo harían mejor que él y citó las palabras de Jesús: “Cuando hayáis hecho lo que se os ha encomendado, decid: siervos inútiles somos. Sólo hicimos lo que teníamos que hacer” (Lc. 17, 10)

Ver también estos artículos de www.aciprensa.com y www.lafamilia.info:

1) “Falta de previsión = la pérdida del tiempo”
2) “Elabora tu horario de trabajo”
3) “El adecuado manejo del tiempo, clave para triunfar en la Universidad” (con una tabla para visualizar el tiempo que uno dedica a diversas actividades)
4) “Ladrones del tiempo”
5) “Disciplina en las empresas:¿Qué es el ‘Time Management?’”
6) Decálogo de la utilización del tiempo
7) “Manejo del tiempo libre”

Esos artículos ayudan a uno a organizar mejor el tiempo, para que haya tiempo para lo más importante: “Plan de vida cristiana para el que quiera servir a Dios y santificarse”.

Preguntas del día [Puede dejar su respuesta en los comentarios]: ¿Qué recomienda para usar bien el tiempo? ¿Cómo sacaban provecho los santos de su tiempo?

Mañana: Santa Escolástica – “Todo el mundo te busca” (Mc. 1, 37)

10 comentarios

  
María Lourdes
Noby y Católico comprometido, recuerdo que comentaron en otro artículo que la falta de tiempo era una de las complicaciones de la vida moderna. Pienso que quizás lo que contribuye más al estrés de no tener bastante tiempo (algunos usan eso como una excusa para no ir a Misa los domingos, por ejemplo) sea la falta de orden en cómo la gente usa su tiempo (y me incluyo aquí) más que el número de actividades que hace uno al día. Nuestro Señor y S. Miguel fueron muy productivos sin agobiarse porque planeaban bien su tiempo según la Voluntad de Dios, dedicando tiempo al Creador del tiempo.
10/02/09 12:38 AM
  
Noby
ML
Es posible que Dios pida a algunas personas un horario rígido y una planificación detallada,pero no para hacer más, sino para llevar mejor sus planes.Lo mismo ata una maroma que un hilo,lo misma ata la pereza desdeñosa que la perfecta planificación.Y Dios nos quiere sin ataduras,libres para volar a su encuentro diario.
10/02/09 7:53 AM
  
anarico
María, creo que no tenemos todos la misma percepción de lo que es "perder el tiempo", y además creo que a lo largo de la vida de una persona, también cambia dicha percepción, evidentemente en unos más y en otros menos.
Ya tengo mis añitos y personalmente he llegado a la conclusión y estoy convencido, que todo el tiempo que no dedicamos a la contemplación divina es para el hombre tiempo perdido.
10/02/09 10:29 AM
  
Noby
anarico
Contemplativos en el mundo, si somos laicos.
10/02/09 11:45 AM
  
anarico
Noby:
No te he compredido. ¿Me puedes aclarar un poco más lo que quieres decir?
10/02/09 11:58 AM
  
María Lourdes
Noby, estoy de acuerdo con usted. La imagen del hilo me recuerda lo que decía S. Juan de la Cruz sobre cómo el hilo más fino ata tanto como la cuerda más gruesa cuando un pájaro intenta volar hacia el cielo.

La planificación (como también se suele decir sobre la penitencia) es sólo un medio para llegar al Señor, siempre que Dios sea la meta de los planes. Por eso me parece que el enlace más importante que dejo es el último sobre el plan de vida. Los religiosos y sacerdotes ya tendrán uno, pero la información está más bien dirigida a laicos como yo, que desean incorporar unas prácticas cristianas en sus vidas.

S. Josemaría Escrivá recomendaba: "Guarda el orden y el orden te guardará" pero además: "ten pocas devociones, pero constantes". [Si menciono mucho a este santo es porque www.escrivaobras.org facilita mucho la búsqueda de citas sobre cualquier tema del fundador del Opus Dei (movimiento al que no pertenezco), cuyos escritos me parecen muy interesantes]
10/02/09 12:51 PM
  
María Lourdes
Anarico, también valoro mucho la vida contemplativa, pero como mujer laica con esposo e hijos, sé que el Señor me pide ciertas cosas (como cuidar de mis hijos) y que estaría mal si no las hiciera para pasarme todo el día en la iglesia. Eso, a mi entender, recomendaba S. Francisco de Sales en "Introducción a la vida devota" (que escribió para una mujer laica). Pero, eso no significa que no pueda guardar la presencia de Dios a lo largo del día (aunque no llego a eso personalmente).

Mis obligaciones han cambiado también a lo largo de los años y me doy cuenta de que no sería prudente si siguiera el mismo plan de vida que antes de casarme, que antes del nacimiento de mis hijos. En cada etapa hay que ser flexible, pero con los ojos puestos en la meta del Cielo que es Dios mismo. Es una pérdida de tiempo hacer por hacer, sin hacer por Dios, pero Él pide a cada uno cosas diferentes, según su estado en la vida.

Por lo que leo de la vida de santas que fueron esposas o madres, el Señor les mostraba que le agradaba cuando interrumpían su oración para servir a su familia por Caridad. Eso no significa que rezaban menos, sino que buscaban momentos oportunos para hacerlo y si no podían porque les interrumpían, pues ofrecían ese sacrificio al Señor.
10/02/09 1:24 PM
  
Noby
anarico
Vivir en presencia de Dios
Llevar la vida a la Eucaristía y la Eucaristía a la vida.
Llevar la oración a la vida y la vida a la oración.
Hacerlo todo por amor.(Theresita)
"Dios mío,resultábame dulce en medio del esfuerzo,sentir que al desarrollarme a mi mismo aumentaba vuestra posesión sobre mi;me era grato, también, bajo el crecimiento interior de la vida,o entre el juego favorable de los acontecimientos, abandonarme a vuestra Providencia"(P.Teilhard de Chardin).
"Y todo lo que hacéis, sea de palabra o de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él."Col3:17

Espero haberte complacido

10/02/09 5:10 PM
  
anarico
Noby

Está bien. No seré yo quién le pueda enmendar algo a personas tan eminentes. Pero sí considero muy necesario, decir éstas cosas con palabras sencillas y adecuadas a la mentalidad del hombre de nuestro tiempo.
Todos los días se dicen en los púlpitos y demás tribunas eclesiásticas, en su literalidad, verdades como puños pero que no dicen nada al que las oye porque son palagras "gastadas" a base de repetirlas personas que no saben lo que dicen, pues no conocen su significado ni de manera remota. Y como a María en su blog no le gustan las polemicas no digo más. Pero lo repito, como no puede ser de otra manera, estoy muy complacido con tu amable aclaración.

María, lo necesario, como bien dices que nos enseña san Fco. de Sales, no entorpece la contemplacióm; además, aconseja S. Pablo: "que cada uno se mantenga en el estado de cuando lo visito el señor..." Sobre todo cuando tenemos claro que las cosas del mundo son para el uso y las del cielo para el deseo.
Y me gustaría añadir algo que recuerdo, me parece que de Fco. de Osuna: "El alma es espiritual y no se sastisface con nada del mundo", que cuando se tiene clarito, es algo que imprime caracter como los sacramentos o muy parecido. Los hombres tenemos alma que es espiritual (no material) que goza y se fortalece comunicando y contemplado al Padre de todas las Misericordias, que es para nuestro espíritu, como un infinito panal de miel para las abejas, como todos sabéis; pero que conviene, recordándolo revivivirlo en la memoria. Y animarnos más si es posible.

Pregunto: ¿Se puede decir todavía, Feliz Navidad? Saludos.

10/02/09 11:33 PM
  
María Lourdes
Noby, a mí también me hizo bien leer las citas que dejó. Muchas gracias.


Anarico, gracias por animarnos a buscar lo que verdaderamente satisface al alma: a nuestro dulce Señor Dios. Por lo tanto, le deseo una muy feliz natividad del Señor en su alma todos los días, posible por medio de la Sagrada Comunión y la gracia divina.
11/02/09 11:47 AM

Esta publicación tiene 1 comentario esperando moderación...

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.