Segunda edición de mi libro sobre la actual crisis de la Iglesia Católica

Vínculo: https://www.createspace.com/6845222

Portada del libro

Tengo el agrado de comunicarles que esta semana he publicado la segunda edición de mi libro: Columna y fundamento de la verdad. Reflexiones sobre la Iglesia y su situación actual. Este libro de 175 páginas ayuda a los católicos preocupados por la actual crisis de la Iglesia a comprender sus causas principales y a buscar caminos de solución. En la nueva edición, la obra ha pasado de 12 a 27 capítulos, a saber:                         

  1. La actual crisis de la Iglesia Católica en Uruguay y América Latina
  2. Reflexiones sobre el descenso de la participación en la Santa Misa
  3. Con Dios o sin Dios todo cambia
  4. Reflexiones sobre la apologética, la catequesis y la teología
  5. La religión verdadera y su estructura fundamental
  6. Una sola fe
  7. Fe y duda son incompatibles entre sí
  8. La descalificación del lenguaje católico tradicional
  9. El oficio profético del cristiano
  10. Creo en la Iglesia Católica
  11. Danos, Señor, sacerdotes santos
  12. La Iglesia es comunión de los santos
  13. Las obras de misericordia más olvidadas
  14. La “laicidad positiva”
  15. El Concilio Vaticano II y el ecumenismo: ¿renovación o ruptura?
  16. Siete errores sobre el diálogo ecuménico
  17. La doctrina protestante es insostenible
  18. Controversias varias
  19. La familia en la Iglesia y en el mundo de hoy
  20. Un diálogo revelador sobre los dos Sínodos de la Familia
  21. Una reflexión postsinodal
  22. Cristo es el mismo, ayer, hoy y siempre
  23. ¿Hacia un ecumenismo moral?
  24. ¿Quiénes son hijos de Dios?
  25. El proselitismo de la Iglesia primitiva
  26. Lo que está en juego en la actual crisis de la Iglesia
  27. La “Opción Benito”

De momento, Columna y fundamento de la verdad está disponible sólo como libro impreso, en: https://www.createspace.com/6845222 (precio: US$ 8.00 más envío).

Próximamente, Columna y fundamento de la verdad estará disponible también como libro electrónico en formato Kindle.

Los invito a comprar y leer un ejemplar de este libro, que reúne estudios, reflexiones y discusiones que he desarrollado a lo largo de bastantes años de apostolado como apologista católico en Internet.

A los lectores habituales de este blog, les ruego que tengan la amabilidad de difundir este post.

Desde ya muchas gracias a todos. Que Dios los bendiga.

Daniel Iglesias Grèzes


InfoCatólica necesita vuestra ayuda.


Para suscribirse a la revista virtual gratuita de teología católica Fe y Razón, por favor complete y envíe este simple formulario. Recomendamos dejar el formato HTML. Se enviará automáticamente un mensaje a su email pidiendo la confirmación de la suscripción. Luego ingrese a su email y confirme la suscripción, presionando el enlace correspondiente.


Libros de Daniel Iglesias Grèzes disponibles en Amazon:

  1. Todo lo hiciste con sabiduría. Reflexiones sobre la fe cristiana y la ciencia contemporánea (impreso)
  2. Todo lo hiciste con sabiduría. Reflexiones sobre la fe cristiana y la ciencia contemporánea (ebook)
  3. Columna y fundamento de la verdad. Reflexiones sobre la Iglesia y su situación actual (impreso)
  4. Columna y fundamento de la verdad. Reflexiones sobre la Iglesia y su situación actual (ebook)
  5. Proclamad la Buena Noticia. Meditaciones sobre algunos puntos de la doctrina cristiana (impreso)
  6. Proclamad la Buena Noticia. Meditaciones sobre algunos puntos de la doctrina cristiana (ebook)

11 comentarios

  
Luis Fernando
Merece mucho la pena adquirir este libro de Daniel. Ya están ustedes tardando en comprarlo, :)

---

DIG: Muchas gracias, Luis Fernando. No viene nada mal este estímulo tuyo. :-))
09/01/17 12:55 PM
  
Ricardo de Argentina
Sólo a juzgar por la denominación de los capítulos, se ve que es un libro comprometido que aborda las cuestiones eclesiales más candentes.
09/01/17 8:35 PM
  
HojaVerde
Muy interesantes los capítulos. Me gustará saber cuando esté disponible en libro electrónico para adquirirlo. ¡Gracias!

---

DIG: Si Dios quiere, el libro electrónico aparecerá la semana próxima. Lo anunciaré en este mismo blog.

---

Respecto al último capítulo, me parece que hemos llegado a un punto donde es la única opción "humanamente" posible.
09/01/17 10:50 PM
  
Juan Sebastían.
Ay hombre... Pues yo ya tengo una fe adulta (en referencia a un post anterior, que tiene que ver con el tema de este post).

Pero comenzaremos con algo sencillo (todos los ejemplos con los que voy a contrastar es con referencia al debate entre ustedes los de Infocatólica con Alejandro Bermúdez puesto que es e caso que se me viene a la cabeza al momento de escribir esta objeción).

Usted dice:

"Para quienes, por la gracia de Dios, conservamos la fe católica, es evidente que los comentarios bíblicos del P. Raymond Gravel están llenos de herejías y abundan en críticas injustas a la Iglesia Católica, su jerarquía y su magisterio". Pero resulta que hoy en día sabemos (y esto lo reconocen inclusive los teólogos más ortodoxos) que los concilios definen como herejía negar que Dios castigue porque en esas épocas la gran mayoría de los padres conciliares que definieron que si castiga (es decir con el infierno) se beneficiaban económicamente de atormentar a la gente con que Dios te manda al infierno, y por ello con las indulgencias para perdonar los pecados exigían dinero o bienes materiales. Como ve las críticas no son tan injustas como parece (ahora otras si son muy injustas).

¡Y no me vaya a venir con esa resuesta trasnochada de que los que dicen eso son modernistas o no son católicos!

---

DIG: Lo que usted dice es un completo disparate teológico e histórico. ¿Nunca leyó los Evangelios? Lea por ejemplo Mateo 25:

"31 Cuando el Hijo del hombre venga en su gloria rodeado de todos los ángeles, se sentará en su trono glorioso.

32 Todas las naciones serán reunidas en su presencia, y él separará a unos de otros, como el pastor separa las ovejas de los cabritos,

33 y pondrá a aquellas a su derecha y a estos a su izquierda.

34 Entonces el Rey dirá a los que tenga a su derecha: "Vengan, benditos de mi Padre, y reciban en herencia el Reino que les fue preparado desde el comienzo del mundo,

35 porque tuve hambre, y ustedes me dieron de comer; tuve sed, y me dieron de beber; estaba de paso, y me alojaron;

36 desnudo, y me vistieron; enfermo, y me visitaron; preso, y me vinieron a ver".

37 Los justos le responderán: "Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te dimos de comer; sediento, y te dimos de beber?

38 ¿Cuándo te vimos de paso, y te alojamos; desnudo, y te vestimos?

39 ¿Cuándo te vimos enfermo o preso, y fuimos a verte?".

40 Y el Rey les responderá: "Les aseguro que cada vez que lo hicieron con el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo".

41 Luego dirá a los de su izquierda: "Aléjense de mí, malditos; vayan al fuego eterno que fue preparado para el demonio y sus ángeles,

42 porque tuve hambre, y ustedes no me dieron de comer; tuve sed, y no me dieron de beber;

43 estaba de paso, y no me alojaron; desnudo, y no me vistieron; enfermo y preso, y no me visitaron".

44 Estos, a su vez, le preguntarán: "Señor, ¿cuando te vimos hambriento o sediento, de paso o desnudo, enfermo o preso, y no te hemos socorrido?".

45 Y él les responderá: "Les aseguro que cada vez que no lo hicieron con el más pequeño de mis hermanos, tampoco lo hicieron conmigo".

46 Estos irán al castigo eterno, y los justos a la Vida eterna»."

Jesús es el Hijo de Dios hecho carne y su palabra es Palabra de Dios, y por tanto verdadera. Si usted no cree en su Palabra, simplemente no es cristiano, no es católico.

Y, por cierto, cuando Jesús enseñó esto no había "Padres conciliares", ni se había desarrollado aún la doctrina y praxis de las indulgencias (de paso, según la doctrina católica las indulgencias no perdonan los pecados, así que hasta en eso usted está equivocado). Dar testimonio de la Verdad de Dios no le dio a Jesús ningún "beneficio económico", sino que lo llevó a la Cruz. Y algo análogo puede decirse de la Iglesia primitiva y sus legiones de mártires.

Así que -lo siento mucho, pero debo decírselo por su bien- su "fe adulta" es una fe adulterada (si nunca leyó u oyó hablar de Mateo 25) o, peor aún, una fe muerta (si conoce Mateo 25 pero no cree en esas enseñanzas de Jesús).

12/01/17 10:38 PM
  
Juan Sebastían.
He leído muy bien mateo 25.

---

DIG: Bien. Entonces, ¿cómo es que, llamándote cristiano, no crees en el infierno?

13/01/17 6:05 PM
  
Militia Christi
En cuanto esté el libro electrónico me hago con uno. Tiene muy buena pinta. El envío por correo a España sería caro y lento.
14/01/17 3:42 AM
  
Juan Sebastían.
Pues de que el infierno existe...

Eso nadie lo pone en duda:

MC 9, 43-44:

"Si tu mano es para ti ocasión de pecado, córtatela. Más te vale entrar manco en la vida que con las dos manos ir a parar al infierno, al fuego inextinguible. Donde el gusano no muere y el fuego no se apaga”.
14/01/17 9:41 PM
  
Juan Sebastían.
(Usted disculpará lo largo de este comentario)

Si el infierno es dogma de fe, el infierno existe, aunque yo soy de los que pienso que la interpretación correcta de lo que dicen Cristo y el magisterio de la iglesia es que el cielo y el infierno existen, pero no como lugares físicos sino solo como estados que Cristo y la iglesia lo definen con palabras netamente alegóricas, es decir que el fuego no es literalmente candela ardiendo. Y sí, sí creo en el infierno.

Pero volviendo al punto al que yo le quiero mostrar sobre este tema… Pues lo vuelvo a decir: He llegado a una verdadera fe adulta.

Usted me pone como ejemplo para refutar lo que yo le dije MT 25.

Resulta que buscando en internet sobre el asunto encontré este texto en Catholic.net (del cual citaré solo un apartado:

Texto ¿Existe realmente el infierno? (Escrito por Lucrecia Rego De Planas):

“¿Cómo es posible que exista el infierno si Dios es infinitamente misericordioso?

"Dios quiere que todos los hombres se salven" nos lo dice San Pablo en la primera carta a Timoteo. Esto nos puede llevar a pensar que si Dios quiere que todos nos salvemos entonces no debería existir el infierno. Pero el apóstol nos dice que Dios "quiere", no que Dios "afirma" que todos los hombres se salvarán. Es como si yo dijera: "quiero aprobar mi examen final", ese "quiero" no significa que aprobaré. De mí depende el que pase o no.

Muchas veces se oye entre estudiantes: "El profesor me reprobó". Pero no es verdad, el profesor no le reprobó, él se reprobó a sí mismo al no estudiar lo suficiente para pasar el examen. Y así sucede con Dios. Él no nos condena. Respeta nuestra libertad. De nosotros depende si queremos prepararnos para el examen final o seguir tan campantes esperando aprobarlo sin tocar un libro. Dios cuando nos crea, nos crea para que nos salvemos, puso dentro de nosotros unas leyes que debemos respetar y nos mandó a su Hijo para enseñarnos cómo respetarlas, pero no puede hacer nada si nosotros no queremos colaborar.”

Resulta que si buscamos en el catecismo de la iglesia católica, no dice otra cosa que lo anteriormente citado (pero con otras palabras):

“1033 Salvo que elijamos libremente amarle no podemos estar unidos con Dios. Pero no podemos amar a Dios si pecamos gravemente contra El, contra nuestro prójimo o contra nosotros mismos: "Quien no ama permanece en la muerte. Todo el que aborrece a su hermano es un asesino; y sabéis que ningún asesino tiene vida eterna permanente en él" (1 Jn 3,15). Nuestro Señor nos advierte que estaremos separados de El si omitimos socorrer las necesidades graves de los pobres y de los pequeños que son sus hermanos (cf. Mt 25, 31-46). Morir en pecado mortal sin estar arrepentido ni acoger el amor misericordioso de Dios, significa permanecer separados de El para siempre por nuestra propia y libre elección. Este estado de autoexclusión definitiva de la comunión con Dios y con los bienaventurados es lo que se designa con la palabra "infierno".

1034 Jesús habla con frecuencia de la "gehenna" y del "fuego que nunca se apaga" (cf. Mt 5, 22.29; 13, 42.50; Mc 9, 43-48) reservado a los que, hasta el fin de su vida rehúsan creer y convertirse, y donde se puede perder a la vez el alma y el cuerpo (cf Mt 10, 28). Jesús anuncia en términos graves que "enviará a sus ángeles que recogerán a todos los autores de iniquidad..., y los arrojarán al horno ardiendo" (Mt 13, 41-42), y que pronunciará la condenación:" ¡Alejaos de mí, malditos al fuego eterno!" (Mt 25, 41).

1035 La enseñanza de la Iglesia afirma la existencia del infierno y su eternidad. Las almas de los que mueren en estado de pecado mortal descienden a los infiernos inmediatamente después de la muerte y allí sufren las penas del infierno, "el fuego eterno" (cf DS 76; 409; 411; 80 1; 858; 1002; 135 1; 1575; SPF 12). La pena principal del infierno consiste en la separación eterna de Dios en quien únicamente puede tener el hombre la vida y la felicidad para las que ha sido creado y a las que aspira”.

Los numerales anteriormente citados confirman lo que el apartado del texto anterior interpreta de la doctrina católica sobre el infierno y la condenación de los pecadores. Para ser más claro, la Iglesia Católica cree que el infierno no es un castigo propiamente hablando, somos nosotros los seres humanos los que elegimos el infierno, y la sentencia que Dios dicta, no es en realidad más que la mera confirmación de dicha elección.

Ahora, también la escritura nos hace evidente que el infierno no es un castigo de Dios:

“El que cree en él, no es juzgado; pero el que no cree en él ya está juzgado, porque no ha creído en el hijo unigénito de Dios. Y el juicio está en que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas.” (Jn 3, 18-19)

“El señor creó el hombre al principio y lo entregó el poder de elegir; si quieres guardarás sus mandatos, porque es prudencia cumplir su voluntad; ante ti están puestos fuego y agua: elige lo que quieras; delante del hombre están muerte y vida: le darán lo que el escoja. (Eclesiástico 15, 14-17)

En la cita del eclesiástico (cuyo contexto es que el pecado no viene de Dios) habla muy claramente que las consecuencias del pecado no vienen de Dios, sino del propio pecado (exceptuando cuando las consecuencias de ese pecado que suframos las estemos sufriendo porque Dios nos esté disciplinando).

La Biblia y La Iglesia Católica enseñan que el infierno es un auto castigo, e inclusive, MT 25 no solo no contradice la anterior afirmación, sino que incluso es posible interpretarlo concorde a la afirmación anterior.

Inclusive negar la posibilidad de una concordancia entre lo anteriormente dicho y MT 25 es hacer de Dios un ser absolutamente infantil y caprichoso que no nos trata como hijos sino como esclavos que si o si tenemos que complacer al amo para que no nos castigue.


---

DIG: Ante todo vuelvo a tu primer comentario. Si dices que un Concilio definió un dogma de fe errado y además lo hizo para que los Padres Conciliares pudieran beneficiarse económicamente, no tienes la fe católica. Ésta implica creer firmemente todo lo que la Iglesia Católica propone para ser creído como divinamente revelado. Y "todo" significa todo, de verdad. Si no, no es la fe, sino mi propia razón, la que decide si aceptaré cada una de las verdades de fe. Entonces aplicaría el "libre examen" y no sería católico, sino protestante, aunque creyera en todos los dogmas de fe excepto uno.

En cuanto al castigo divino, no hay contradicción alguna entre sostener que un condenado eligió libremente el pecado y así se hizo él mismo merecedor del castigo y sostener que Dios le aplica la pena que Él mismo estableció para casos así. "Castigo" no es sinónimo de "castigo arbitrario". Más aún, un castigo arbitrario no es un verdadero castigo, porque un verdadero castigo se impone en razón de una falta, no por capricho.

Para ahondar en este tema, te recomiendo dos artículos míos:
1) Dios castiga: http://infocatolica.com/blog/razones.php/1104271149-dios-castiga
2) Cuatro reflexiones sobre el castigo divino: http://infocatolica.com/blog/razones.php/1406140203-cuatro-reflexiones-sobre-el-c
15/01/17 8:10 AM
  
Juan Sebastían.
Ahora, usted tiene la razón en las críticas que le hace al modernismo con respecto a los otros asuntos. Por ejemplo en el asunto del divorcio, dice la sagrada escritura (palabras que salieron de la boca del mismo cristo, y que después las “ratifica” San Pablo): “Ahora bien, os digo que quien repudie a su mujer –no por fornicación-y se case con otra, comete adulterio” (MT 19,9); “A los casados les ordeno, no yo, sino el Señor, que la mujer no se separe del marido; pero si se separa que no se case con otro o se reconcilie con el marido, y que el marido no se divorcie de su mujer”(1 Cor 7, 10-11). Pero, los modernistas argumentan que las palabras de Cristo con respecto a esto es que Cristo dijo estas palabras pero solamente con validez para su época, y no se dan cuenta que al argumentar esto están indirectamente negando que Cristo sea Dios o que Dios sea infalible, puesto que decir lo que ellos dicen es decir o que Dios cambia o que se equivoca. Y si Dios cambia, o no es infalible, ¿puede ser Dios? Pues por supuesto que para que Dios sea Dios tiene que ser infalible o inmutable.
15/01/17 8:27 AM
  
Juan Sebastían.
Caballero he leído los dos artículos de este tema, y creo que la argumentación es un poco floja.

---

DIG: Podría dejar esta discusión en este punto, porque rechazaste mis muchos argumentos sin dar ningún argumento; pero diré una última cosa. La Divina Revelación se transmite por dos medios: la Biblia y la Tradición de la Iglesia. Y tanto la Biblia como la Tradición concuerdan clarísimamente en que Dios castiga a los malos, como lo demostré en los dos artículos citados. Así que esa afirmación ("Dios castiga a los malos") es Palabra de Dios y por ende verdadera, y ha de ser creída por todo católico.
15/01/17 6:18 PM
  
Juan Sebastían.
Señor Daniel, buenos días.

Con respecto a la afirmación comentario, solo diré lo siguiente: que tenga que ser creído no quiere decir que tenga que ser entendido al pie de la letra.

---

DIG: Las verdades de fe reveladas tienen que ser creídas en el sentido en que la Iglesia Católica las propone para ser creídas.

---

Pero bueno dejemos este tema ahí, y pasemos al otro.

Y eso otro son estas dos preguntas (que están relacionadas con la actual crisis en la iglesia):

1) De esa crisis que usted menciona, lo que me preocupa es que, en parte, de esa crisis, con respecto a lo que ha venido pasando en estas últimas semanas, muchos dicen que es causada por la Amoris Laetitia. Unos dicen que Francisco es hereje porque lo que dice en Amoris Laetitia (específicamente en lo que respecta a la comunión de los adulteros) estaría cambiando lo que ha venido diciendo la tradición y la revelación desde siempre, y las palabras de cristo (A mí en lo personal, aunque no he leído la encíclica, no creo que el Papa este yéndose en contra de la tradición o las palabras de Cristo). Ahora, acá en Colombia existe una televisión católica que al denunciar las herejías de Muchos cardenales católicos (Como Kasper, etc) incluyen al Papa Francisco dentro de esos herejes, pero lo hacen desde una perspectiva del cumplimiento de las profecías de Fátima, perspectiva desde la cual ya se estarían viendo los falsos Cristos (pero sin que necesariamente afirmen que el actual papa sea un falso Cristo). La pregunta es, cuando un católico al “renegar” del Papa lo hace teniendo como perspectiva lo dicho en las profecías de Fátima (tercer secreto, tres días de oscuridad, etc), ¿cómo se refutan sus críticas al Papa?

---

DIG: Primero, puntualizo una cuestión de hecho: ni yo ni nadie en InfoCatólica ha dicho que el Papa Francisco sea hereje. Sí hemos criticado determinados aspectos de la Amoris Laetitia que a nuestro entender han generado una gran confusión doctrinal por su ambigüedad y por su opción de no reiterar explícitamente algunas enseñanzas del Magisterio de la Iglesia.

Dicho esto, cabe agregar a nivel teórico que la infalibilidad papal no abarca todo lo que un Papa dice o hace y que no existe para el católico el deber de no criticar a un Papa jamás. La doctrina católica no enseña que todos los Papas sean sabios, santos y prudentes, y la historia de la Iglesia muestra sin lugar a dudas que no pocos Papas no han sido sabios, o santos, o prudentes. Una corrección fraterna al Papa por unas palabras o acciones suyas erróneas, hecha con el debido respeto a la alta investidura del Sumo Pontífice, no puede pues ser descartada a priori como algo anticatólico.

---

2) Debido a que los artículos del señor Néstor Martinez sobre el documento Amoris Laetitia, que de hecho me parecieron que para explicar el texto usa un lenguaje bastante abstracto, ¿Qué artículo o post me podría recomendar usted en donde se explique pero usando un lenguaje más cotidiano?

---

DIG: Le recomiendo la lectura de los Capítulos 21 y 22 de mi libro "Columna y fundamento de la verdad", segunda edición.

---

Muchas gracias.


---

DIG: Que Dios lo bendiga.
19/01/17 6:11 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.