« Amenazas contra la familia y la vida en el Uruguay de hoyGalilea y la misión universal »

23.11.10

El hombre es un ser religioso

A las 10:24 AM, por Daniel Iglesias
Categorías : Sin categorías

Hace algunos años, uno de mis interlocutores en un foro de religión en Internet me escribió diciendo que la religión se ha vuelto un comercio y preguntándome qué motivos hay para tener una religión y si es necesario tener una religión cuando uno lleva una “vida sana".

La primera afirmación es muy injusta. Es cierto que existen “patologías de la religión": superstición, magia, esoterismo, sectas con fines comerciales, etc. Pero existe también -y es algo muy frecuente- la religiosidad auténtica.

Mi interlocutor planteaba la cuestión de la religión desde un punto de vista utilitario: si la finalidad de la vida es “llevar una vida sana” y si esa finalidad se puede alcanzar sin necesidad de abrazar una religión, entonces ¿para qué molestarse en tener una?

Creo que, para plantear correctamente la cuestión, deberíamos responder las siguientes dos preguntas:
1. ¿Cuál es el verdadero sentido de la existencia humana?
2. ¿Qué relación tiene la religión con el sentido de la existencia?

En cuanto a la primera cuestión, la fe cristiana nos responde que el hombre ha sido creado por Dios para que viva en comunión con Él, participando de su vida divina. Si ése es el fin último del hombre, entonces una “vida sana” (mejor sería decir una vida santa) será aquella que nos conduzca a la comunión con Dios y una “vida enferma” será aquella que nos aleje de esa comunión, llevando al hombre a su frustración radical, la muerte espiritual. El Nuevo Testamento nos enseña que Dios es Amor y que el que permanece en el amor, permanece en Dios y Dios en él. Por tanto una vida santa, moralmente recta, será una vida regida por el amor verdadero a Dios y a los hombres.

Hemos adelantado ya mucho de la respuesta a la segunda cuestión. Si el sentido último de nuestra existencia está en Dios y la “religión” es la relación personal con Dios, entonces es evidente que somos seres esencialmente religiosos y que la religión es la dimensión trascendente de la persona humana. Según la fe cristiana, la relación religiosa del hombre con Dios está basada en un don gratuito de Dios, don que, acogido libremente por el hombre, engendra una vida de fe, esperanza y amor. Dios nos amó primero, hasta el extremo de entregarse completamente por amor a los hombres en la Encarnación y la Pascua. El amor de Dios recibido con fe engendra una alianza de amor entre Dios y los hombres, sellada por la muerte y resurrección de Cristo. Para el hombre, vivir conforme a esa Alianza, unido a Dios en Cristo, es el Camino para su plena realización.

En definitiva, el motivo más sólido para tener una religión es que hay una religión verdadera, que responde verdaderamente a las aspiraciones más profundas del hombre. Si de verdad hay un Dios que nos ha creado y que nos ama como a hijos, entonces no es de extrañar que el corazón del hombre que conoce a Dios sea movido por un fuerte impulso de gratitud, alabanza y adoración hacia ese Dios que es nuestro Padre.

Daniel Iglesias Grèzes

22 comentarios

Comentario de Johan Liebhart
somos seres esencialmente religiosos y que la religión es la dimensión trascendente de la persona humana
Somos seres esencialmente curiosos, y nos inventamos la religión para controlar nuestros impulsos.

---

DIG: Eso no basta afirmarlo. Habría que demostrarlo, pero no es posible. El Ser Absoluto no es un invento nuestro. La verdad de su existencia se impone a nuestra mente, porque no hay nada relativo sin un absoluto que lo sustente.
23/11/10 10:29 AM
Comentario de Vicente
el hombre es un ser esencialmente religado. Dios lo llama, lo busca para que viva en el amor.
23/11/10 10:50 AM
Comentario de Johan Liebhart
La idea de religación se refiere a un tipo de nexos o de relaciones internas que los sujetos humanos (individuos o grupos) mantienen con otros sujetos o realidades humanas o no humanas
Tras esta definicion cualquier tipo de animismo o cualquier tipo de religion que tenga entes superiores no vistos tan solo imaginados esta al mismo nivel que la religion catolica segun vicente.
Dios lo llama, lo busca para que viva en el amor.
Ummmmm, como??? matando a los enemigos??matando a los primogenitos??? Pues vaya dios de amor, ademas de sacrificar a su propio hijo, que mania de sacrificar a los hijos...

---

DIG: No has entendido la Biblia. No hay peor ciego que el que no quiere ver. No tiene ningún sentido poner a Dios, el Ser Perfectísimo, en el banquillo de los acusados.

Por favor manténganse dentro del tema. Aquí no estamos discutiendo sobre la santidad de la Biblia.
23/11/10 11:13 AM
Comentario de marcial

Un interesante complemento, sobre la "vida sana" fuera de la religión:

http://fvoluntaria.blogspot.com/2010/11/la-moral-atea.html

Saludos.
23/11/10 11:49 AM
Comentario de Ricardo de Argentina
Sí Daniel, el hombre es un ser religioso. Pero ya no hay Fe en Occidente. Fe verdadera. Porque por ser religioso, el hombre cree más que respira. Pero ahora cree en ídolos, o sea en criaturas: en sí mismo, en la Naturaleza o en el Azar. O en la Evolución. Y queda tan pancho.

Como la Fe proviene de Dios y Él evidentemente se la está negando a miles de millones, cabría preguntarse por qué hace tal cosa, terrible ciertamente, pues sin Fe no hay salvación eterna. Quizás la respuesta me la haya proporcionado (involuntariamente) mi párroco cuando, hace unos domingos predicó en la homilía que "si nos creemos buenos, no necesitamos los auxilios de la Religión".

Es posible que venga por ahí la cosa, pues ese "creerse buenos" es una manifestación escandalosa de soberbia, y bien sabemos que Dios resiste a los soberbios.

---

DIG: Hay una crisis de fe, pero la fe cristiana sigue existiendo y dando frutos abundantes de santidad y justicia.

La actual crisis moral se debe en parte al oscurecimiento de la noción de pecado.
23/11/10 1:12 PM
Comentario de marcial

Ricardo: la mera sustitución de unos ídolos por otros demuestra la religiosidad connatural al hombre. Así que, ciertamente, todo hombre tiene una religión. Por consiguiente, la única diferencia que puede establecerse es: seguir la religión verdadera o seguir alguna de las innumerables falsas religiones.

A su vez, todas las religiones se pueden dividir en dos grandes grupos. El primer grupo es el de las religiones materialistas, cuyos ídolos son o bien las cosas o bien el propio hombre. La religión verdadera no está en ese grupo. El segundo grupo es el de las religiones trascendentes. La religión verdadera está en ese grupo.

Las religiones del primer grupo no pueden fundarse más que en el mundo terreno, y por tanto no pueden ofrecer fundamento sólido para nada. De tejas abajo todo es mudable y al quedar excluidas las garantías y obligaciones trascendentes, como se dice en el enlace que dejé antes, el hombre puede declinar una obligación con la misma libertad con que se obligó antes.

Y es por eso que los ateos tienen un excelente concepto de sí mismos. Al carecer de medida objetiva, se apoyan en una arbitraria creada por ellos mismos, cada cual la suya, y por eso todos se ajustan a esa medida. Falso: es la medida la que es ajustada.

Por contra, el católico tiene una medida objetiva a la cual tiene que ajustarse. Y esta medida es de una excelencia tal que pocos lo consiguen.

Y por eso es curioso que cualquier juan lanas de profesión ateo se considere a sí mismo bueno, mientras que los grandes santos, esos de vidas sobrehumanas e irrepetibles, se consideraban a sí mismos muy poca cosa: y tanto menos cuando más grandes fueron.
23/11/10 1:55 PM
Comentario de marcial
Por otra parte, la religión es un fenómeno universal. Desde Mesopotamia a las llanuras de Norte América y desde la península escandinava al cabo de Buena Esperanza: Toda cultura ha tenido una religión.

Esta universalidad también es en el tiempo, e incluso salta entre distintas especies de hombre pues, por lo que sabemos de los neandertales (la orientación de los pocos enterramientos encontrados) estos hombres de distinta especie de la nuestra ya tenían creencias trascendentes.

El ateísmo es en realidad una enfermedad moderna. Y es sintomático que haya nacido en el seno del cristianismo y no genéricamente contra las religiones, sino específicamente contra la religión verdadera. Un indicio.

Pero, según el ateo, la universalidad en el espacio y en el tiempo de la religión se explica por dos causas: a) la estupidez congénita de las innumerables generaciones anteriores y b) una suerte de conspiración universal. Y de ambas cosas se ofrecen generosamente a rescatarnos.

Menos mal que han llegado ellos a enseñarnos el camino.


---

DIG: Muchas gracias, Marcial.

Yo no diría que el ateísmo nació en el seno del cristianismo. Ya el salmista rezaba: "Dice en su corazón el insensato: no hay Dios". Había algunos ateos en la antigüedad pagana. Pero sí es cierto que el ateísmo comenzó a difundirse más en el seno de la civilización cristiana, llegando luego a prevalecer y a crear una especie de civilización anti-cristiana (o anti-civilización). Juan Pablo II la llamó "cultura de la muerte".

¿Por qué ocurrió de este modo? Misterio de iniquidad. El trigo y la cizaña crecen entremezclados.
23/11/10 2:12 PM
Comentario de gringo
Daniel:
Responde ud. a la segunda pregunta con la primera, y a la primera la responde con el argumento de la fe, que es irracional.
Vamos, que no ha dicho nada.

Marcial:
El ateísmo es tan antiguo como la religión.
En todas las momias de gente rica se han encontrado las vendas revueltas ¿Por qué? Porque los egipicios momificaban a sus seres queridos con sus mejores galas para que las disfrutaran en el más allá, y en las funerarias los trabajadores aprovechaban para urgar bajo las telas y robar las joyas que ellos consideraban que muerto ya no necesitaba. A ellos las advertencias de los sacerdotes de que se arriesgaban a provocar la cólera divina se las traía al pairo. Preferían disfrutar en esta vida.
Pero además hay que tener en cuenta lo que señalaba el demonio (Richard Dawkins): "Todos somos ateos respecto a la mayoría de dioses, yo solo voy un dios más allá".
Y es cierto. Seguro que a ti te da igual entrar como turista en la tumba de un faraón egipcio a pesar de todas las maldiciones de sus dioses. Y te ríes ahora de las profecías del santuario griego de Delfos ¿Y quién te dice que dentro de tres mil años el cristianismo no será una atracción para turistas?

---

DIG: No es verdad que no he dicho nada. He mostrado la respuesta cristiana, aunque no la haya justificado aquí.
23/11/10 3:52 PM
Comentario de marcial

Siempre han habido indudablemente individuos ateos; pero el ateísmo, como movimiento, es una enfermedad moderna. Por otro lado, no es igual impiedad que ateísmo. El ladrón de tumbas es indudablemente un impío, pero de ahí a decir que era ateo hay un gran trecho. Porque es igual a decir, en el contexto de la religión verdadera, que es equivalente ser pecador a ser ateo. Lo cual es falso.
23/11/10 4:07 PM
Comentario de Vicente
Dios no manda matar. Pero por amor a nosotros el Hijo se dejó matar.
23/11/10 5:06 PM
Comentario de gringo
Mira que yo tengo mala fama por estos lares, sin embargo nadie puede encontrar un solo comentario mío parecido a "la religión es una enfermedad".
Y sin embargo vemos que nuestro contertulio marcial considera que el ateísmo no es una concepción de la vida, ni parte de un sistema filosófico, ni una actitud frente a la realidad del mundo, simplemente es que estamos enfermos.
Y luego se quejarán de laicismo agresivo.
De todas formas esta "enfermedad nueva" del ateísmo comenzó en Oriente y llegó a Europa por culpa del contagio de unos señores griegos llamados Protágoras, Diágoras, Critias, Demócrito...
De tal forma que podríamos llamarla "la fiebre helena", y su principal síntoma es que a la gente se le nrecalienta la cabeza porque se pone a pensar.

---

DIG: La gran mayoría de los grandes filósofos de la antigüedad griega y de otras épocas y lugares no fueron ateos.

La moral tiene dos dimensiones, una objetiva y otra subjetiva.

Desde el punto de vista objetivo, el ateísmo es un mal moral, un pecado contra la religión.

Desde el punto de vista subjetivo, en cambio, el ateísmo puede ser culpable o inculpable, o más o menos culpable, en función de una infinidad de circunstancias (la educación y la cultura que uno ha recibido, los testimonios buenos o malos de los creyentes que uno conoce, etc., etc.).

En cada caso concreto, sólo Dios sabe con absoluta certeza si un ateo es ateo por ignorancia inculpable o por una decisión basada en último análisis en su rechazo al Sumo Bien (se "mata" a Dios para poder pecar libremente).
23/11/10 7:43 PM
Comentario de Ricardo de Argentina
Marcial, muy acertadamenta has señalado que el ateo/agnóstico se cree bueno, mientras el creyente sincero y piadoso SE SABE malo. El ateo/agnóstico es esencialmente fariseo, de la especie de ése que se alababa ante Dios mientras menospreciaba al humilde publicano. Ahora ya no se alaban ante Dios, ahora lo hacen alnte el qué dirán y ante sí mismos, autojustificándose.

Yo creo que el planteo que haces se ajusta mucho a al realidad. El ateo/agnóstico no es "alguien que no cree en nada" o "alguien que no cree en Dios", no , eso no es una buena definición, porque no responde a lo que el ateo/agnóstico realmente "es". No se puede definir algo por lo que no es, no alcanza.

Ahora bien, siempre que indago en estas cuestiones me topo con una gran dificultad : el término "Religión". Tal término implica una "religación" con Dios y fue acuñado en tiempos en que la soberbia desatada que hoy vemos en el hombre democrático no sólo que era rarísima, sino que se la consideraba una insoportable infamia, una afrenta no sólo a Dios sino a la misma sociedad.

Pero a partir del Iluminismo y la Revolución Francesa el hombre empezó a creer que era bueno por naturaleza. Este soberbio desafío hizo que perdiera la fe (Dios se la quitó) y ahora vemos al Homo Democraticus viendo a ver en qué puede creer para poder seguir viviendo.

¿Puede decirse a ciencia cierta que las numerosísimas idolatrías modernas son "religión"? Es difícil, porque al H.D. no sólo que no le interesa "religarse" con Dios, sino que a esta altura ya no tiene ni pálida idea que qué cosa significa eso.

---

DIG: El ser humano es bueno por naturaleza, es decir, en virtud de su creación por parte de Dios. Pero la suya es una "naturaleza caída" por el pecado original y redimida objetivamente por Cristo.
23/11/10 7:57 PM
Comentario de marcial

Pues Ricardo, he empleado antes la palabra "religión" en el sentido laxo de cualquier conjunto de axiomas de donde se extraiga una cosmovisión. En ese sentido, el materialista tiene un axioma (sólo existe la materia) y extrae de ahí conclusiones que abarcan desde la moral hasta la historia.

Otra cosa es que, por algún motivo, el materialista esté incapacitado para contrastar su axioma y conclusiones con la realidad. Realidad que incluye la conciencia, la moral, la justicia y otros muchos trascendentes que de ninguna forma son función de las unidades físicas del sistema internacional. Si lo fuesen, existirían procedimientos para determinar la justicia o el bien usando sólo un metro, un cronómetro, una balanza y un amperímetro... Así que, en efecto, al HD no le interesa religarse con Dios, pero habría que saber hasta qué punto el motivo es que ni llega a sospechar qué cosa es eso.

23/11/10 8:12 PM
Comentario de gringo
El militar argentino Adolfo Scilingo declaró a TVE que al confesar los remordimientos de conciencia por los asesinatos durante la dictadura militar, un capellán castrense le tranquilizó diciéndole que ellos solo cumplían con lo ordenado en las Escrituras "separar el trigo de la cizaña".
Supongo que algunos se sienten más incómodos con los Homo Democraticus que con los "caballeros" de la Junta tan apreciados por Borges. En cualquier caso yo aprecio que algunos ateos se consideran buenos, e intentan ser buenos. Mientras que algunos creyentes se saben malos, y no tienen el más mínimo propósito de enmienda o peor aun, intentan escudarse tras la idea de Dios para hacer buena su maldad.

---

DIG: La existencia de cristianos hipócritas no prueba nada contra la verdad del cristianismo. El abuso de la religión no invalida su "uso" legítimo.

Es verdad que hay ateos de buena voluntad, pero son buenos debido a una feliz incoherencia. Buscando la Verdad y el Bien, buscan a Dios sin saberlo, a ese mismo Dios al que rechazan teóricamente.

De todos modos, su posición es muy frágil, porque en vez de terminar pensando de acuerdo con lo que viven, pueden terminar viviendo de acuerdo con lo que piensan: si no hay un Ser Absoluto, no hay un Bien absoluto, y todo está permitido; en ese caso, no estoy absolutamente obligado a obedecer la voz de mi conciencia moral.
23/11/10 8:51 PM
Comentario de marcial

Durante muchos años los telediarios en España abrían con alguna noticia sobre las dictaduras en sudamérica. Fue un machaque totalmente desproporcionado. A mí me llamaba aquello la atención. Ahora sé por qué: estaba ocultando el genocidio en Camboya, donde 1/4 de la población fue asesinada. Dos millones de personas. No nos enteramos. La primera noticia la tuvimos con el estreno de "Killing fields". Han pasado más de 20 años y Camboya, de nuevo, ha sido olvidada. Pero la memoria de las dictaduras de Chile y Argentina siguen vivas entre los ciegos voluntarios que nada quieren saber: ni siquiera de los más de 20.000 muertos del terrorismo rojo en sudamérica que fue, a la postre, lo que provocó la reacción.

Y en ese no querer saber, se engañan a sí mismos con falacias bastante endebles. Pretenden destruir la norma acudiendo a la excepción. Más todavía: convirtiendo la excepción en norma.

Dice gringo que aprecia el que algunos ateos se consideran buenos e intentan ser buenos. Ya, pero ¿qué es ser bueno? Acostumbrados a fijar cada uno la norma ética según sus preferencias y a juzgar si alcanzan o no esa norma, se convierten en juez y parte, como alguien ha escrito en otro lugar. Es decir, en jueces prevaricadores.

Si la exigencia les parece muy alta, no tardarán mucho en rebajarla. Si les incomoda, no tardarán en rebajarla. Si el uso de la razón les conduce a conclusiones no deseadas, la sustituirán por el sentimentalismo, y volverán a rebajarla. Como carecen del concepto de pecado no podrán saber si pecan o no, pero como son bastante hipócritas estarán atentos para señalar a algún católico que cae, las más de las veces por debilidad, y le llamarán hipócrita.

Y así, de Franco a Pinochet y de Pinochet a Videla y vuelta a Franco. Se pasa la vida y ellos en la infancia eterna.
23/11/10 9:11 PM
Comentario de Ricardo de Argentina
Efectivamente Marcial, hablar de cosmovisión suena muy acertado. Nuestra cosmovisión está in-formada por la Religión, la cual nos responde las preguntas fundamentales, como ¿De dónde venimos y hacia adónde vamos? ¿Cuál es la misión del hombre (para qué nacimos, vivimos, sufrimos y morimos)? ¿Qué hay luego de la muerte?, etc.

Preguntas que acucian también al A/A (ateo/agnóstico), faltaba más. LA diferencia es que ellos, por no tener Fe, no pueden dar crédito a la Iglesia y deben conformarse con creerles a los filósofos, a los ideólogos, a los demagogos y a los periodistas. No faltando quienes prefieren los productos artesanales y se fabrican su propia cosmovisión.

Pero reitero lo dicho arriba: Dios ofrece el don de la Fe a TODOS, y todos están llamados a ser hijos Suyos e hijos de la Iglesia. Entonces, la pavorosa realidad que constatamos, con multitudes incontables de hombres sin Fe, sólo es explicable por la soberbia del hombre que se considera "bueno", esencialmente bueno. Y así jamás recibirá la gracia de la Fe.

Pues no, la realidad nos muestra que somos malos. Malísimos. Bueno esencialmente sólo es Dios. Lo más que podemos hacer y que tantos hacen es "creerse" buenos, puesto que el hombre vive creyendo ya que, como bien dice Daniel, el hombre es esencialmente religioso. O quizás mejor dicho, es esencialmente "creyente".

El problema es que creer que somos buenos no nos hace buenos y al contrario, puede hacernos más malos de lo que somos. ¿Ejemplo? Los santos. Ellos fueron y son la flor y la nata de la humanidad, y jamás de los jamases se creyeron buenos porque eran realistas y sabían de sus miserias. Y ese realismo (humildad, por más señas) es el que les ganó las gracias de Dios para que pudiesen ser santos.

Por el lado contrario puedo citar a los reportajes que suelen hacerse a los más renombrados e infames delincuentes en las cárceles. Dicen ellos que son muy "buenos" y que no se arrepienten de lo que han hecho, y no entienden por qué la sociedad los persigue a ellos. Pues a eso se puede llegar creyéndose "bueno".

Ahora bien, ¿cuántos H.D. "buenos" llegan a sufrir cárcel humana? Muy pocos , ciertamente. Y cada vez menos según pasa el tiempo. Así, ladrones, pervertidos, estafadores, narcotraficantes, asesinos y tantísimos "buenos" zafan olímpicamente en la Democracia de los Derechos Humanos y de la No Discriminación. Pero además existen multitudes de "buenos" a los que no alcanzan las leyes humanas pero pecan "a lo pavote", como solemos decir por aquí.

¿Cuál es el problema? El problema es que existe una "cárcel" reservada para todos los "buenos" que, soberbiamente, han rechazado el amor providente de Dios, su gracia. Y a esa "cárcel" se va con una única y exclusiva condena, no indultable : cadena eterna.

La cual condena puede llegarnos a ti y a mí, pues somos malísimos a los ojos de Dios.

Que Dios nos de la gracia para evitarla.

---

DIG: Dios ama infinitamente a cada ser humano. Somos ontológicamente buenos ("muy buenos", dice Génesis 1). No debemos despreciar lo que Dios aprecia.

Sin embargo, desde el punto de vista moral, la cosa es diferente. Todos nosotros (los seres humanos que habitamos hoy la Tierra) somos pecadores en mayor o menor grado. Yo no diría que todos "somos malísimos a los ojos de Dios", porque eso parecería insinuar que todos estamos en pecado mortal, lo cual no es cierto. Hay personas en estado de gracia y personas en estado de pecado mortal. Pero en todos hay mezcla de bien y de mal, de trigo y cizaña. Oremos y trabajemos para cultivar el trigo y combatir la cizaña en nosotros y a nuestro alrededor.
23/11/10 10:28 PM
Comentario de Ricardo de Argentina
Daniel, como puedes comprobar en mi respuesta a Marcial, mientras tú has señalado en el post el "motivo más sólido para tener una religión", yo he señalado el menos sólido pero más contundente, el cual fue varias y numerosas veces mencionado por NSJC: la Zaranda Final. Que tiene una trama especialmente complicada para los "buenos".

Y ni me digas, porque bien me lo sé, que hay necios que en su insensatez llegan a pensar (si eso puede llamarse "pensar") que porque ellos no creen, a ellos no les va a tocar. Poeque ellos se van a sublimar vaporosamente en la Nada. Pues lo dicho a Marcial: creernos buenos no nos hace buenos. Creer que no existe el infierno para TODOS los que lo merezcan, no lo cierra por tiempo indeterminado. Ni mucho menos lo hace desaparecer.
23/11/10 10:50 PM
Comentario de Jordi Morrós
Por aquí Barcelona tenemos a un estudioso llamado Marià Corbí que ha montado un centro llamado CETR (Centro de estudio de las tradiciones religiosas) que se dedica al estudio de estas tradiciones desde una perspectiva laica y no confesional.

Como muestra de su línea os enlazo a uno de sus documentos:

http://www.cetr.net/es/articulos/calidad_humana/el_cultivo_de_la_gran_calidad_humana

Hasta la próxima.
24/11/10 10:34 AM
Comentario de Johan Liebhart
Eso no basta afirmarlo. Habría que demostrarlo, pero no es posible
Como no es posible, te posicionas en el lado del fanático, creer sin pruebas, cuando se demuestre que la religión es fruto del cerebro del genero Homo, en ese momento que?
No has entendido la Biblia. No hay peor ciego que el que no quiere ver. No tiene ningún sentido poner a Dios, el Ser Perfectísimo, en el banquillo de los acusados.

Por favor manténganse dentro del tema. Aquí no estamos discutiendo sobre la santidad de la Biblia

Como siempre, echando balones fuera, que le vamos a hacer, los caminos de dios son inescrutables....
Habria que demostrar aquello de ser perfectísimo...la justicia pone en el banquillo de los acusados a todos los elementos del cosmos, habidos y por haber..

---

DIG:

1) Por esta vez dejo pasar tu insulto ("te posicionas en el lado del fanático"), pero dejo sentado mi repudio al mismo.

2) Los cristianos no creemos sin razones. En gran medida este blog es un empeño por mostrar las "razones para nuestra esperanza". Pero no se puede volver a decir todo en cada artículo.

3) La religión no es un fruto del cerebro, aunque tenga manifestaciones (o consecuencias) también en el cerebro.

4) Si yo no pusiera un poco de orden, este espacio de comentarios de mi blog sería a menudo un caos.

5) Dios no es un elemento del cosmos, sino el Creador de todo lo visible y lo invisible.
24/11/10 3:15 PM
Comentario de Juan Carlos
Lo que parece indudable es que al juez que siente a Dios en el banquillo, le conviene pertrecharse con una buena biblioteca de Teología. C. S. Lewis lo hizo y se convirtió al cristianismo [P.Antonio Orozco]
25/11/10 12:29 AM
Comentario de Ricardo de Argentina
3) La religión no es un fruto del cerebro, aunque tenga manifestaciones (o consecuencias) también en el cerebro.
---

Exacto Daniel.
Loa AA tiene por norma y dogma que la religión es fruto de la imaginación.
O sea que, como ellos no creen, no están dispuestos a aceptar que carece de algo que los demás sí tienen.
Esto tiene más gravedad de lo que aparenta, no es una simple envidia -que también -, sino que llegaría incluso -y esto no lo afirmo dado mi gran indigencia teológica, sólo lo sospecho - a rozar el pecado contra el Espíritu. Porque Dios da la Fe a quien quiere. Quien no la tiene, tiene que pedirla y si la pide como corresponde, la recibirá. Pero si se cierra afirmando que la Fe es una patología de la mente o un cáncer de la imaginación, como tantísimos afirman, yo considero absolutamente imposible (humanamente hablando) que esa persona reciba el don de la Fe.

Y bien sabemos que la Fe es condición sine qua non para la salvación eterna.
25/11/10 3:52 PM
Comentario de Juan Carlos
Es una fe que busca entender (“fides quaerens intelectum”, S. Anselmo).
02/12/10 5:36 AM

Los comentarios están cerrados para esta publicación.

Daniel Iglesias Grèzes

Guillermo Juan Morado

Fiel católico laico, uruguayo, nacido en 1959, casado con María Alejandra, con tres hijos: María Inés, Juan Pablo y Santiago José. Ingeniero Industrial, Magister en Ciencias Religiosas y Bachiller en Teología. Secretario de la Obra Social Pablo VI y del Centro Cultural Católico "Fe y Razón", asociaciones con sede en Montevideo. Autor de varios libros de teología.
Su e-mail es: .

En este blog

Libros de Daniel Iglesias


En el Principio era el Logos

Daniel Iglesias

Precio: 17,90€ papel

Precio:  4,00€ electr.

Libros recomendados por Daniel


Septiembre 2014
Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
 << <   > >>
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30          
Quiénes somos | Contacta con nosotros | Política de Cookies | Aviso Legal y Condiciones de Uso